Mundo

Thursday 20 Jun 2024 | Actualizado a 05:20 AM

‘Quiero que mi país salga adelante’: Venezuela vota pensando en sanciones o presidenciales

Se eligen 23 gobernadores y 335 alcaldes, así como legisladores regionales y municipales, entre más de 70.000 candidatos.

/ 21 de noviembre de 2021 / 21:46

Doris León fue a votar este domingo acompañada de su vecina Olga Viana en una barriada de Caracas: la primera es chavista, la otra simpatiza con la oposición y vuelve a participar tras años de boicot electoral y llamados de abstención de sus líderes.

Las elecciones regionales, más que elegir gobernadores y alcaldes, pueden servir como nuevo punto de partida tanto para el presidente Nicolás Maduro, que busca el levantamiento de sanciones, como para la oposición, que vuelve a la vía electoral con la mirada puesta en una elección presidencial «transparente» en 2024, aunque el próximo año tiene la opción de un referendo para revocar el mandato del jefe de Estado.

«Yo quiero que mi país salga adelante, como ella quiere que salga. Siempre vamos a tener un sentir que haya un país próspero para nuestros hijos y nuestros nietos, así gane su candidato o gane el mío», comentó Viana a la AFP.

Los centros de votación comenzaron a cerrar a las 18.00 (22.00 GMT), aunque habitualmente el lapso se extiende en aquellos en los que aún hay electores en espera, y los resultados se anuncian bien entrada la madrugada.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla, pronosticó «una muy buena participación». Los centros de votación en Caracas tenían filas, una imagen muy distinta de los desiertos en las dos previas elecciones, las presidenciales de 2018 y legislativas de 2020, en las que la oposición se marginó denunciando «fraude» y llamó a la abstención.

Estas elecciones, en las que están convocados unos 21 millones de los 30 millones de habitantes, marcan igualmente el retorno de observadores internacionales tras más de una década de ausencia.

«Ya es una victoria para Venezuela», celebró Maduro luego de votar en una instalación militar en Caracas. Su poder no está en riesgo con estos comicios.

«Resistencia»

Se eligen 23 gobernadores y 335 alcaldes, así como legisladores regionales y municipales, entre más de 70.000 candidatos.

La oposición regresó a la vía electoral fracturada, debilitada, y sin candidaturas unitarias en la mayoría de las regiones, y expertos coinciden en que el chavismo ganará la mayoría de los cargos.

La oposición se negó a participar en la elección presidencial de 2018, en la que Maduro fue reelegido, y en las legislativas de 2020, en las que el oficialismo recuperó el Parlamento.

Ambos procesos tuvieron amplio rechazo internacional, liderado por Estados Unidos y la UE.

«Lo de hoy no es una fiesta electoral ni una fiesta democrática», dijo el dirigente Henrique Capriles, dos veces candidato presidencial después de votar. «Lo de hoy es el reencuentro del ejercicio de un derecho que llamaría en resistencia».

Daniel Rey, un médico de 25 años de San Cristóbal, en Táchira, fronterizo con Colombia, llamó precisamente a votar «así sea como una manera de protesta».

En el también fronterizo estado Zulia, se reportó un muerto y dos heridos por un tiroteo «en las adyacencias» de un centro de votación, según una minuta policial, aunque el ministro del Interior rápidamente lo catalogó como un «hecho delictivo aislado al proceso electoral».

«A la altura»

La UE -que acompaña las votaciones con 130 observadores ya desplegados en el país- no trabajaba en una elección en Venezuela desde hacía 15 años, pues las autoridades venezolanas optaron por «misiones de acompañamiento» de países y organizaciones cercanas al chavismo.

Para esta elección se instalaron igualmente paneles de expertos de Naciones Unidas y el Centro Carter.

«Todo transcurre tranquilamente», dijo a periodistas la jefa de la misión europea, Isabel Santos, durante su visita a un centro electoral en una zona popular de Caracas.

La UE tiene previsto presentar un informe preliminar el martes. Maduro, que ha advertido que el bloque no puede «dar veredicto», dijo este domingo que la misión se ha «portado a la altura».

El regreso de la UE es, según analistas, una de las concesiones del presidente en su cruzada por lograr el levantamiento de sanciones, que incluyen un embargo petrolero de Estados Unidos; así como una nueva directiva del organismo electoral con presencia de la oposición, aunque aún dominada por el chavismo.

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por decenas de países, no votó y ha mantenido silencio durante la jornada.

Guaidó abogó esta semana por «unificar la lucha» contra Maduro después de las votaciones e insistió en buscar un acuerdo en las negociaciones emprendidas por el gobierno y la oposición en México, paralizadas desde la extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Alex Saab, cercano al gobernante chavista.

Comparte y opina:

‘The Handmaid’s Tale’ defiende su reinado en los Emmy

La cinta recibió 20 nominaciones y ya concretó tres estatuillas, incluida la de mejor actriz invitada para Samira Wiley, en un evento de premiación de los Emmy previo a la gala de este lunes en Los Ángeles.

/ 16 de septiembre de 2018 / 02:33

El invierno se adelantó con los Emmy: es «Game of Thrones» que vuelve a la competencia con ganas de arrasar, aunque «The Handmaid’s Tale» no está dispuesta a ceder terreno.

Basada en la novela de Margaret Atwood «El cuento de la criada», la serie sobre un régimen teocrático en el que la mujer está sometida a su papel reproductor captura en la pantalla la atención de Estados Unidos, mientras en las calles defensores de los derechos femeninos protestan tras la reciente nominación de un juez ultraconservador a la Corte Suprema por parte del presidente Donald Trump.

«The Handmaid’s Tale» (Hulu) recibió 20 nominaciones y ya concretó tres estatuillas, incluida la de mejor actriz invitada para Samira Wiley, en un evento de premiación de los Emmy previo a la gala de este lunes en Los Ángeles, donde se darán a conocer las principales categorías.

«Pienso que ganará ‘The Handmaid’s Tale’ por el momento que vivimos, aborda muchas preocupaciones que la gente tiene ahora, creo que será su año», afirmó a la AFP Tim Gray, editor senior de Variety.

El sitio de predicciones Gold Derby coincide. No solo la da ganadora por segundo año consecutivo del mayor premio de la noche, mejor serie dramática, sino que coloca a su protagonista, Elisabeth Moss, revalidando su título de mejor actriz y en otras dos categorías.

«Game of Thrones» (HBO) no participó en la última edición de los Emmy porque su séptima temporada se estrenó en julio de 2017, después de que cerrara el plazo de postulaciones para los considerados Óscar de la televisión.

La serie de fantasía medieval sobre familias nobles en disputa por el control de los Siete Reinos llega a la ceremonia del lunes con cuatro estatuillas de esta edición, incluidas las de mejor diseño de vestuario, efectos especiales y música. Algunos especialistas coinciden en que no ganará en las categorías de actuación, dirección y guión.

No obstante, a «Juego de tronos», como se la conoce en algunos países, la avala un pasado brillante. Es ya el programa de ficción más galardonado en la historia de estos premios.

Se disputan además el premio a mejor drama la serie de espías durante la Guerra Fría «The Americans», la serie sobre la monarquía británica «The Crown», la atrevida «Stranger Things», el drama familiar «This Is Us» y el western de ciencia ficción «Westworld».

Sin «Veep» en competencia, «Atlanta» luce como candidata para llevarse la estatuilla a mejor comedia.

Los hispanos con Versace 

En estos Emmy, Netflix buscará alzarse como la productora más ganadora, tras romper con 17 años de dominio de HBO en liderazgo de nominaciones.

La plataforma online cerró con 112 frente a 108 de la cadena de cable. Contando los premios técnicos, HBO está arriba 17 a 16 sobre el servicio streaming.

Comparte y opina:

Selena, para siempre inmortal en Hollywood

Pasaron más de 20 años desde que Selena fue asesinada en 1995, pero la gente se niega a olvidar.

/ 4 de noviembre de 2017 / 03:30

«Bidibidi bom bom», «Como La Flor» y «Amor prohibido»: los éxitos de Selena Quintanilla retumbaron en la voz de sus fanáticos, que este viernes celebraron la estrella que la reina del ‘tex-mex’ ganó en el paseo de la fama de Hollywood.

Pasaron más de 20 años desde que Selena fue asesinada en 1995, pero la gente se niega a olvidar.

Un millar de personas, vistiendo camisetas, gorros y botones, algunos con discos de vinilo de su estrella, se apostaron desde temprano en los alrededores del icónico edificio de Capitol Records, su disquera, donde quedará inmortalizado el nombre de la cantante chicana en la 2.622º estrella.

Suzette Quintanilla aceptó la estrella en nombre de su hermana.

«Selena dijo ‘la meta no es vivir por siempre sino construir algo que dure’ y creo que este es un ejemplo perfecto», dijo en la ceremonia, a la que también asistieron el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, y la actriz Eva Longoria.

«Me dio mi identidad, hizo un camino cuando no había uno», dijo Longoria en relación a la atención que ganaron los artistas hispanos con la intérprete, ganadora de un Grammy en 1993.

Garzetti, que habló en español e inglés, condimentó la noche con un discurso más político pidiendo un grito «desde Los Ángeles a Texas y de ahí a Washington DC», la capital estadounidense: «aquí estamos y no nos vamos», en un mensaje hacia el discurso anti-inmigrantes del presidente Donald Trump.

«Modelo a seguir»

Selena Quintanilla, nacida en abril de 1971 en Texas, se convirtió en un mito en Estados Unidos, no solo por su música y por su trágica muerte el 31 de marzo de 1995, sino también porque despertó una atención que hasta entonces nunca tuvo la gigantesca comunidad latina que vive en Estados Unidos.

«Es mexicana, es estadounidense, chicana como yo, y me despierta todo tipo de emociones. Amo que sea parte de nosotros, la tengo presente en mi corazón», dijo Elizabeth Martínez, de 27 años, que vestía una camiseta negra de Selena y con un vozarrón cantó la ranchera «Tú solo tú».

«Tú, sólo tú / Has llenado de luto mi vida, abriendo una herida en mi corazón…», entonaba esta chica hasta que las lágrimas le impidieron seguir.

Deena Babcock, de 30 años, la definió como un «ídolo, alguien a quien seguir, un gran modelo a seguir».

Muchos de los fanáticos son jóvenes, algunos eran muy chicos cuando Selena murió -como Elizabeth, que fue con su hermana menor Dayana y una prima- y otras incluso ni habían nacido, como Jasmin Figueroa, hoy con 15 años.

«Mi mamá me enseñaba sus películas, sus canciones, ‘she inspires me’ mucho», dijo en perfecto ‘spanglish’.

«Madonna mexicana»

Selena fue reconocida por la atención y el dinero que donó a causas de la comunidad latina.

Después de su muerte, por un disparo de arma de fuego de la presidenta de su club de fans Yolanda Saldívar, hoy en prisión perpetua, el expresidente estadounidense y entonces gobernador de Texas, George W. Bush, decretó que el día del cumpleaños de la cantante se denominara «Selena Day».

El periodista de la NBC Tom Brokaw la llamó entonces «la Madonna mexicana» y para muchos hispanos se convirtió en un mito del tamaño de Elvis Presley, Marilyn Monroe o James Dean, otros famosos trágicamente desaparecidos en la cima de su arte.

Selena Gomez, cuyo nombre estuvo inspirado en «La reina», grabó «Bidibidi bom bom» en 2012.

Con Selena, el mundo de los negocios empezó a pelearse a un público que denominaron «el mercado hispano» y las revistas empezaron por primera vez a consagrar en sus tapas a «La Generación Ñ» y a estrellas de origen latino como Ricky Martin y Jennifer López, artista que la encarnó en la gran pantalla. (03/11/2017)

Comparte y opina: