Mundo

Saturday 10 Dec 2022 | Actualizado a 01:16 AM

Boris Johnson, frente a la ira creciente dentro de su partido por el escándalo de la fiesta

El jueves, el primer ministro canceló en el último minuto un viaje oficial al norte de Inglaterra, alegando que un miembro de su familia había dado positivo al COVID-19

Boris Johnson, primer ministro de Gran Bretaña

Por Anna Cuenca, AFP

/ 13 de enero de 2022 / 22:57

Boris Johnson parecía no haber convencido el jueves a propios y ajenos con su muy mesurada disculpa por haber permitido y participado en una fiesta durante el confinamiento, nuevo capítulo en una serie de escándalos que atizó los llamados a su dimisión.

Mientras resuenan en las filas conservadoras de Westminster los llamados a lanzar una moción de censura interna contra el controvertido primer ministro, el líder del partido de Johnson en Escocia, Douglas Ross, se sumó a al menos cuatro diputados de la bancada derechista para pedir directamente que dimita.

La mayoría de los miembros del gobierno respaldó a Johnson tras haber reconocido ante el Parlamento el miércoles su «responsabilidad» por los «errores» en la celebración de una multitudinaria fiesta en los jardines de Downing Street en mayo de 2020, en pleno primer confinamiento.

Sin embargo, el apoyo de algunos, como el poderoso ministro de finanzas Rishi Sunak, cuyo nombre suena desde hace meses para reemplazarle en las riendas del partido y por consiguiente del gobierno, fue menos que tibio.

Uniéndose a los llamados de los tres principales partidos de la oposición para que Johnson renuncie, algunos diputados conservadores como Roger Gale, que lo calificó de «muerto viviente», pidieron que su propia formación actúe para echarlo.

Y el escándalo se agrava por momentos. Según revela el viernes el conservador The Telegraph, personal de Downing Street celebró una fiesta en abril de 2021, también en medio de un confinamiento y en la víspera del funeral del príncipe Felipe.

La ceremonia quedó deslucida por las restricciones sanitarias, que provocaron la impactante imagen de la reina Isabel II sentada en solitario en un banco de la iglesia para despedir a su esposo.

«Corresponde al partido» decidir

El jueves, el primer ministro canceló en el último minuto un viaje oficial al norte de Inglaterra, alegando que un miembro de su familia había dado positivo al covid-19, aunque ahora Reino Unido ya no imponga cuarentena a las personas totalmente vacunadas en estos casos.

Luchando por sobrevivir en un mar de escándalos, que incluyen corrupción y amiguismo, y en caída libre de popularidad, Johnson pidió el miércoles «sinceras disculpas» por la imagen que daba la fiesta en un momento en que los 67 millones de británicos tenían «totalmente prohibido reunirse con sus seres queridos».

Sin embargo, provocó una mofa generalizada al decir que había creído que se trataba de «un evento laboral», pese a que el email de su secretario particular, Martin Reynolds, que Johnson aseguró no haber leído, pedía al centenar de invitados «traer sus propias bebidas».

Tras día y medio de silencio desde que el lunes por la noche la prensa reveló esa celebración, que se suma a una decena de otras presuntas fiestas ilegales durante el confinamiento en locales gubernamentales, cada palabra en la respuesta del primer ministro pareció cuidadosamente calibrada para evitar responsabilidades legales.

Afirmó que muchas reuniones de trabajo se realizaban entonces en el jardín debido al virus y que el encuentro del 20 de mayo de 2020 «técnicamente podría decirse que estaba dentro de las normas».

«No va a dimitir», dijo después a los periodistas su portavoz, pidiendo, como el propio Johnson, esperar al resultado de una investigación interna encargada a la alta funcionaria Sue Gray, cuyas conclusiones pueden ser determinantes.

Pero para el diputado conservador William Wragg, vicepresidente del poderoso Comité 1922, responsable de la organización parlamentaria de la formación y en su caso de organizar un eventual voto de censura, «la posición del primer ministro es insostenible».

«No creo que debamos dejar que las conclusiones de una funcionaria determinen su futuro», dijo a la BBC. «Corresponde al Partido Conservador, si no lo hace el propio primer ministro, tomar esa decisión», añadió.

Muy criticada por su política de no investigar a posteriori las infracciones a las reglas anticovid, la policía londinense dijo el jueves por la noche que revisaría su postura si la investigación de Grey descubre posibles delitos.

Johnson, que fue elegido triunfalmente en 2019 y alabado por haber arrebatado a los laboristas buena parte de sus bastiones posindustrializados del norte de Inglaterra, con la promesa de realizar un Brexit que llevaba años estancado en manos de su predecesora Theresa May, ahora no deja de caer en las encuestas.

Un sondeo de YouGov, realizado para el diario The Times antes de su petición de disculpas, daba al Partido Laborista una ventaja de diez puntos respecto a los conservadores, algo inédito en casi una década.

Comparte y opina:

Djokovic y Jabeur sufren pero pasan a semifinales de Wimbledon

La experiencia se impuso a la juventud en el duelo intergeneracional sobre la hierba de Wimbledon entre Novak Djokovic, defensor del título, y el italiano Jannik Sinner

Novak Djokovic

/ 5 de julio de 2022 / 16:55

Novak Djokovic y Ons Jabeur se habían paseado para llegar a cuartos de final de Wimbledon, pero este martes el vigente campeón y la N.2 del mundo sufrieron para sacar su boleto a semifinales.

La experiencia se impuso a la juventud en el duelo intergeneracional sobre la hierba de Wimbledon entre Novak Djokovic, defensor del título, y el italiano Jannik Sinner, que en octavos de final había eliminado magistralmente a Carlos Alcaraz.

Djokovic, de 35 años y en busca de su séptimo trofeo de Wimbledon, remontó un partido en su contra frente al joven prodigio, al que acabó venciendo por 5-7, 2-6, 6-3, 6-2 y 6-2 para meterse de nuevo en semifinales.

El serbio necesitó tres horas y media para superar el ímpetu del espigado pelirrojo de 20 años que en la fase previa había dominado con nervios de acero a Alcaraz, quinto cabeza de serie y un año menor que él.

«Muchas felicidades a Jannik por una gran batalla, es muy maduro para su edad, tiene mucho tiempo por delante» para ganar torneos, aseguró Djokovic.

Sinner «fue el mejor jugador durante dos primeros sets, pero al final del segundo fui al baño, me refresqué, me hablé a mí mismo en el espejo», afirmó el serbio bajo las risas del público, considerando que ahí recompuso «los pensamientos para enfrentarse al adversario de la mejor manera posible».

Dijo haber sentido un «subidón de confianza» al quebrarle el saque por primera vez en el tercer set y «ver un poco de dudas en su movimiento».

Al final, la experiencia del exnúmero uno del mundo, ganador de 20 títulos de Grand Slam, ganó el pulso en la pista central, presenciado desde el palco de honor por el príncipe Guillermo, segundo en la línea sucesoria el trono británico, y por su esposa Catalina.

«He tenido la bendición de jugar al tenis profesionalmente durante 20 años», afirmó el serbio, convencido de que «podía darle la vuelta al partido, ya lo he hecho en bastantes ocasiones».

Djokovic se apuntó así su 26ª victoria consecutiva en Wimbledon, con su última derrota en el All England Club londinense remontándose a hace 5 años.

El jueves se enfrentará en semifinales al británico Cameron Norrie (N.12 del mundo), que derrotó al belga David Goffin 3-6, 7-5, 2-6, 6-3, 7-5.

En ese partido Nole buscará un pase a la final donde espera poder apuntarse su cuarto Wimbledon consecutivo -tras los de 2018, 2019 y 2021- para sumarse al exclusivo club formado por Bjorn Borg, Pete Sampras y Roger Federer.

Ons y Maria

En el cuadro femenino, la tunecina Ons Jabeur, número dos del mundo, se convirtió este martes en Wimbledon en la primera jugadora del continente africano en alcanzar las semifinales de un torneo de Grand Slam desde la sudafricana Amanda Coetzer en 1997, al derrotar a la checa Marie Bouzkova (66ª) 3-6, 6-1, 6-1.

Jabeur (27 años), que era la primera jugadora árabe en alcanzar los cuartos de un Grand Slam, en 2020 en el Abierto de Australia, se enfrentará el jueves por un puesto en la final con la alemana Tatjana Maria (103ª), que pasó imponiéndose a su compatriota Jule Niemeier.

«Estoy muy, muy feliz, sobre todo porque haya pasado en esta pista que adoro», comentó la tunecina al término de su partido, que duró 1 hora y 47 minutos en la pista Central.

«Tengo la piel de gallina, es un sueño vivir esto con mi familia, con mis dos niñas. Hace menos de un año, estaba dando a luz… es una locura», aseguró por su parte Maria, que logró remontar un partido en que comenzó perdiendo el primer set y se encontró con una rotura de desventaja en el segundo.

Entre los tenistas latinoamericanos, los colombianos Juan Sebastián Cabal y Robert Farah se metieron en semifinales de dobles al imponerse por 6-3, 6-3, 6-7 (3/7) y 1-1 a los estadounidenses Denis Kudla y Jack Sock.

Cabal y Farah a un paso de la final

La veterana pareja, sextos cabeza de serie, se enfrentó durante dos horas y 21 minutos a los estadounidenses, ambos de 29 años.

Kudla sintió una dolencia en la zona intercostal por la que tuvo que recibir atención del fisioterapeuta. Y, tras realizar una doble falta cuando servía en el tercer juego del cuarto set, decidió retirarse del partido entre expresiones de dolor.

Exnúmeros unos del mundo en dobles, Cabal y Farah, de 36 y 35 años respectivamente, levantaron el trofeo de Wimbledon en 2019, año en que también ganaron el Abierto de Estados Unidos.

El jueves se enfrentarán a los croatas Nikola Mektic y Mate Pavic por un pase a la final.

El miércoles, el chileno Cristian Garín buscará su primer pase a una semifinal de Grand Slam enfrentándose a Nick Kyrgios.

El sulfuroso australiano, que ha dado que hablar en Wimbledon por su controvertido comportamiento, fue citado a comparecer en agosto ante un tribunal de Canberra por agresión a una mujer «en el contexto de una relación privada», según informó su abogado este martes a un diario local.

Comparte y opina:

Serena Williams pierde en primera ronda en su regreso a Wimbledon

La siete veces campeona del Grand Slam sobre hierba y exnúmero 1 del mundo descendió al puesto número 1.204 tras un año sin jugar y había sido invitada por los organizadores a participar en Wimbledon.

/ 28 de junio de 2022 / 18:45

La leyenda del tenis estadounidense Serena Williams, de 40 años, fue eliminada el martes en su retorno a Wimbledon tras un año sin jugar un torneo de individuales, al perder en primera ronda contra la francesa Harmony Tan por 7-5, 1-6 y 7-6 (10/7).

La siete veces campeona del Grand Slam sobre hierba y exnúmero 1 del mundo descendió al puesto número 1.204 tras un año sin jugar y había sido invitada por los organizadores a participar en Wimbledon.

Tan, 115ª jugadora del mundo surgida de la fase calificatoria previa, se impuso a Williams en un enfrentamiento demencial que duró tres horas y 11 minutos sobre la hierba de la pista central del All England Club londinense.

La francesa, de 24 años, reconoció tras el partido haberse visto impresionada cuando el sorteo le impuso jugar contra una leyenda a la que admira desde niña y ser la primera «sorprendida» por su victoria.

En julio de 2021, Williams se vio obligada a retirarse en la primera ronda de Wimbledon por una lesión en el muslo. Era entonces octava raqueta mundial.

Tiene en su posesión 23 títulos de Grand Slam, más que cualquier hombre del circuito y uno menos que el récord histórico de la australiana Margaret Court a la que lleva años intentado emular sin éxito.

La estadounidense fue aclamada por el público cuando volvió a pisar la hierba, pero rápidamente falta de práctica y sufrió un quiebre de su primer de servicio en su primer juego.

Inicialmente muy por debajo de su mejor nivel y aparentemente en baja forma física, se recuperó y rompió el saque se su adversaria en el cuarto juego para empatar a 2-2, jalonada por el público.

Genio y errores inimaginables

Tras perder el primer set pareció recuperar el genio, se concentró en el saque y subió a la red para terminar varios puntos con gran determinación.

Pero algo oxidada también cometió errores otrora inimaginables, en los golpes cortados o al restar el saque de una jugadora sin experiencia pero que la hizo correr hasta el agotamiento.

Sin embargo, mejoró la precisión al buscar las líneas, en reveses cruzados con grandes ángulos que le permitieron empatar a dos mangas con un rápido 6-1.

Pese a estar a un paso de ganar el encuentro en el décimo juego del tercer set, se acabó viendo con un punto de partido en contra que salvó con una potente y eficaz volea.

Llegó así a un tie-break que empezó dominando con precisión y acabó perdiendo con varios errores.

«Estoy muy emocionada», aseguró Tan. «Es una superestrella. Cuando era niña, la veía tantas veces en la televisión».

«Pensé que si podía ganar un juego, dos juegos, sería muy bueno para mí», dijo casi sin poder creerse su proeza.

Tras un año alejada de las pisas, la semana pasada Williams calentó motores formando pareja con Ons Jabeur en el torneo de dobles de Eastbourne, donde tuvieron que retirarse tras ganar dos rodas por una lesión de la tunecina.

La estadounidense ganó el último de sus siete títulos de Wimbledon hace seis años, pero llegó a la final en 2018 y 2019.

Comparte y opina:

Nadal avanza en un Wimbledon atrapado por el COVID-19

El español, segundo cabeza de serie, que no jugaba en Wimbledon desde 2019, debutó contra el argentino Francisco Cerúndolo, de 23 años y número 41 del mundo, al que venció por 6-4, 6-3, 3-6 y 6-4 en tres horas y 33 minutos

Rafa Nadal, tenista español

Por Anna Cuenca, AFP

/ 28 de junio de 2022 / 16:47

Rafa Nadal avanzó el martes, al igual que la número uno del mundo Iga Swiatek, a la segunda ronda de Wimbledon, donde ya no tendrá que enfrentarse al italiano Matteo Berrettini, afectado por un covid que sembró la polémica en el torneo.

El español, segundo cabeza de serie, que no jugaba en Wimbledon desde 2019, debutó contra el argentino Francisco Cerúndolo, de 23 años y número 41 del mundo, al que venció por 6-4, 6-3, 3-6 y 6-4 en tres horas y 33 minutos de rocoso enfrentamiento.

Cerúndolo debutaba en el Grand Slam sobre hierba 19 años después de que lo hiciera el español, pero eso no le impidió librar batalla y arrebatar un set a la leyenda.

«Fran empezó jugando muy bien y ha sido un gran rival», reconoció Nadal ante un público puesto en pie para ovacionar a ambos jugadores.

«Hoy ha sido una prueba muy importante para mí», agregó, dado que el frío y el viento hicieron que las bolas fueran muy pesadas sobre el césped.

Además, «no es una superficie en la que juguemos muy a menudo» y «en los tres últimos años yo no había pisado la hierba», explicó el número 4 del mundo.

Pero «cada día que sobrevivo me permite mejorar mi juego», afirmó después en rueda de prensa. «Mañana otro entrenamiento y, luego, otra oportunidad pasado mañana», agregó.

Campeón de 22 Grand Slam, Nadal, que ha ganado dos veces el torneo inglés (2008 y 2010), se encuentra a medio camino en su ambición de sumar cuatro Grand Slam en un año.

Y vio su camino despejado cuando el Berrettini, número 11 del mundo, finalista en 2021 y uno de grandes favoritos, anunció que se retiraba tras dar positivo al coronavirus.

«No tengo palabras para describir la extrema decepción que siento. El sueño ha terminado por este año, pero volveré más fuerte», afirmó.

Nadal dijo «sentirlo mucho por él, porque hasta ahora estaba jugando fantástico». «Sé lo triste que debe sentirse hoy».

Ambos había estado practicando el pasado jueves, pero el español aseguró no sentir ningún síntoma y no quiso entrar en la polémica sobre si corresponde a los jugadores decidir hacerse un test y jugar o no con el covid-19, motivo por el que también se retiró el croata Marin Cilic.

Regresa Serena

De lograr su 23º Gran Slam, Nadal igualaría a la estadounidense Serena Williams, que el martes regresó a la competición individual enfrentándose a la francesa Harmony Tan tras un año de ausencia.

«Es una de las mayores atletas en la historia de todo el deporte», dijo el español, considerando que «solo estar aquí demuestra que tiene mucho amor por su trabajo».

En julio de 2021, Williams se vio obligada a retirarse en la primera ronda de Wimbledon por una lesión en el muslo. Era entonces octava raqueta mundial. Un año más tarde ha descendido al número 1.204 de la clasificación y recibió una invitación para el torneo.

A sus 40 años sigue intentando apuntarse un 24º Gran Slam para igualar el récord absoluto, entre hombres y mujeres, de la australiana Margaret Court. Y Wimbledon, donde ganó siete veces, es su mejor ocasión, aunque en 2018 y 2019 ya fracasó en sendas finales.

La retirada de Berrettini también benefició al chileno Cristian Garín, que debía enfrentarse a él en primera ronda pero en su lugar lo hizo contra el sueco Elias Ymer, repescado de la ronda calificatoria, al que venció en poco más de dos horas.

También pasaron a la segunda ronda la polaca Swiatek, de 21 años, y la española Paula Badosa, cabeza de serie número 4, que avanzó con paso firme tras haber sufrido varias dolorosas derrotas en los últimos tiempos.

La española de 24 años celebró haber «empezado con buen pie» y haber entrado por primera vez este año en el Top 10. Si todo va bien podría enfrentarse a Swiatek, la gran favorita, en semifinales.

Avanzaron asimismo a segunda ronda los españoles Roberto Bautista y Sara Sorribes, el colombiano Daniel Elahi Galán y los argentinos Diego Schwartzman y Sebastián Báez.

Comparte y opina:

RESULTADO FINAL

Isabel II cancela su participación en la misa de su jubileo debido a un ‘malestar’

El anuncio reaviva la preocupación por el deterioro de salud de la popular monarca de 96 años, que tiene dificultades para caminar y cuyas apariciones oficiales son cada vez más raras

Isabel II del Reino Unido nació en abril de 1926

Por Anna Cuenca, AFP

/ 2 de junio de 2022 / 17:32

Aclamada el jueves por una inmensa multitud en Londres, Isabel II canceló, debido a «cierto malestar» de salud, su asistencia a la misa del viernes por sus 70 años de reinado, una longevidad sin precedentes para la monarquía británica.

«La reina ha apreciado mucho el desfile por su aniversario hoy (jueves) y el desfile aéreo pero ha sentido un cierto malestar», afirmó el Palacio de Buckingham en un comunicado.

«Teniendo en cuenta el trayecto y la actividad necesaria para la misa de acción de gracias en la catedral de San Pablo, su majestad ha concluido a regañadientes que no participará», añadió.

El anuncio reaviva la preocupación por el deterioro de salud de la popular monarca de 96 años, que tiene dificultades para caminar y cuyas apariciones oficiales son cada vez más raras desde que pasó una noche en el hospital en octubre.

El jueves, vestida con abrigo y sombrero azul, la monarca apareció en el balcón del Palacio de Buckingham sonriente y de pie junto a su primo, el duque de Kent, coronel de la guardia escocesa, mientras 1.500 soldados, con bandas musicales y cientos de caballos, marcharon en el tradicional «Desfile del Estandarte».

Pese al anuncio de su ausencia en la misa, Isabel también participó el jueves por la noche en la iluminación a distancia de una inmensa escultura, delante de Buckingham, que representa un árbol de 21 metros de alto.

Al mismo tiempo, más de 3.000 señales luminosas se encendieron en todo el Reino Unido, incluido el Palacio de Buckingham y el Castillo de Windsor, a 40 km de Londres, donde vive la monarca.

Organizado anualmente desde hace 250 años para conmemorar el cumpleaños oficial del monarca británico -pero cancelado en 2020 y 2021 por la pandemia- este año coincidió con el inicio de los cuatro días de festejos por las siete décadas en el trono de Isabel II, coronada con solo 25 años.

«Espero que los próximos días sean una oportunidad para reflexionar sobre todo lo que se ha logrado durante los últimos setenta años, mientras miramos al futuro con confianza y entusiasmo», afirmó la reina en un mensaje divulgado antes de las celebraciones.

«Un símbolo que une»

Cientos de miles de personas se agolparon en los alrededores del palacio, acordonados con barreras metálicas y vigilados por policías con sus característicos cascos abombados.

Las banderas británicas eran omnipresentes, ofrecidas por vendedores ambulantes o estampadas en banderines, globos, chaquetas o gorras que llevaba la multitud, en contraste con los trajes de chaqué y chistera que lucieron los invitados a la ceremonia oficial.

«A esta reina o la odian o la quieren pero al final es un símbolo que une a la sociedad», dijo a la AFP la mexicana Ana Ruiz, licenciada en medicina de 27 años y quien vive en Londres.

Los 70 años de reinado también merecieron felicitaciones internacionales. El papa Francisco envió un mensaje deseándole a la reina, a su familia y a su pueblo «unidad, prosperidad y paz».

Salvas de cañón y señales luminosas

Hasta hace poco, Isabel II saludaba a las tropas montada a caballo.

Pero este año, por sus problemas de movilidad, fue remplazada por su heredero, el príncipe Carlos, que a sus 73 años va asumiendo funciones en una progresiva transición que suscita dudas por su menor popularidad en un momento en que la monarquía es criticada, sobre todo en las excolonias, por el pasado esclavista del Imperio británico.

En la céntrica explanada de la «Horse Guards Parade», cerca de Downing Street, Carlos inspeccionó las tropas en nombre de la reina, acompañado por su hijo Guillermo, de 39 años, y su hermana Ana, de 71. Iban vestidos con uniforme de gala y los dos hombres lucían el tradicional gorro alto de pelo de oso negro de la guardia real.

Otros miembros de la familia real, incluida las esposas de Carlos y Guillermo, Camila y Catalina, de 74 y 40 años respectivamente, llegaron en carruajes para presenciar el pomposo desfile, que recorrió The Mall hasta llegar al palacio de Buckingham.

El acto terminó con unos 70 aviones de las fuerzas aéreas, incluida la patrulla acrobática Red Arrows, sobrevolando el palacio y una segunda aparición de la reina para saludar a la multitud. Estuvo flanqueada por los principales miembros de la familia real, incluidos los tres hijos pequeños de Guillermo y Catalina, el menor de los cuales, Luis de 4 años, hizo las delicias del público con su comportamiento.

Salvas de cañón resonaron en Londres y todo el Reino Unido.

Andrés, Enrique y Meghan

Evitando polémicas y tensiones en un evento que busca mejorar la imagen de la monarquía, no apareció en el balcón el príncipe Andrés, de 62 años, tercer hijo de la reina alejado de la vida pública por acusaciones de agresión sexual contra una menor en Estados Unidos. También estará ausente de la misa el viernes por tener covid-19.

Tampoco salieron al balcón el príncipe Enrique, de 37 años, y su esposa, la exactriz estadounidense Meghan Markle, que provocaron un terremoto en la monarquía cuando en 2020 decidió distanciarse e irse a vivir a California, desde donde han criticado a la familia real.

Viajaron a Londres para participar en los festejos pero el jueves se mantuvieron alejados de las cámaras de televisión.

Las celebraciones se prolongarán hasta el domingo con desfiles, carreras de caballos y conciertos.

Comparte y opina:

Tormenta Eunice se abate sobre Europa y deja seis muertos

Dos personas -una de ellas en un coche- murieron por la caída de árboles en Holanda, según los servicios de emergencia locales que elevaron su nivel de alerta al máximo.

Foto: CNN

/ 18 de febrero de 2022 / 16:44

La tormenta Eunice se abatió con violencia el viernes sobre el Reino Unido e Irlanda antes de desplazarse hacia el norte del continente europeo, dejando seis muertos e importantes perturbaciones en los transportes.

Cientos de enlaces aéreos, ferroviarios y marítimos fueron cancelados en el noroeste de Europa, debido a los fuertes vientos que superaron récords en el sur de Inglaterra con más de 195 km/h, menos de 48 horas después de la tormenta Dudley, que dejó al menos a cinco muertos en el continente.

Un hombre de 60 años falleció en el sureste de la República de Irlanda al ser golpeado por la caída de un árbol, informó la policía.

Dos personas -una de ellas en un coche- murieron por la caída de árboles en Holanda, según los servicios de emergencia locales que elevaron su nivel de alerta al máximo.

En Bélgica, un hombre de 79 años que vivía en un barco en el puerto deportivo de Ypres (oeste) murió al caer al agua, según la prensa.

En Londres, una mujer de unos 30 años falleció por la caída de un árbol sobre su auto y un hombre de unos 50 años murió cerca de Liverpool (norte) cuando su vehículo fue impactado por escombros, según la policía británica.

En las costas del sur de Inglaterra la tormenta levantó un violento oleaje. Tierra adentro, en Londres las calles estaban casi desiertas.

«Insto a todos los londinenses a que se queden en casa, no corran riesgos y no viajen a menos que sea absolutamente esencial», pidió el alcalde Sadiq Khan, advirtiendo de que los «vientos extremadamente fuertes en la capital podrían provocar caída de escombros y daños en los edificios».

Dominando la ciudad desde la orilla sur del río Támesis, el emblemático London Eye, la noria más alta de Europa y la tercera mayor del mundo con sus 135 metros de altura, permaneció cerrada por «la seguridad de los visitantes».

El servicio meteorológico británico había puesto la víspera en alerta roja -el nivel más alto- el suroeste de Inglaterra y el sur de Gales, pero el viernes por la mañana emitió una inhabitual segunda alerta máxima, esta vez para el sureste del país, que por primera vez afecta a Londres desde que en 2011 empezó a utilizarse este sistema.

Más de 70.000 hogares estaban privados de electricidad en Inglaterra y unos 80.000 en Irlanda.

Las autoridades advirtieron del riesgo de graves inundaciones y «riesgo particularmente alto» de accidentes en las autopistas y numerosas escuelas permanecieron cerradas.

«Todos debemos seguir los consejos y tomar precauciones para mantenernos a salvo», tuiteó el primer ministro Boris Johnson, mientras el secretario de Estado de Seguridad, Damian Hinds, pedía a la población que «se mantenga a salvo», subrayando que el ejército estaba listo para hacer frente a los efectos de Eunice, una de las tormentas más violentas en la zona en tres décadas.

Cerca de 130.000 hogares estaban privados de electricidad el viernes en la tarde al norte de Francia, según indicó la red eléctrica Enedis en comunicado.

Europa del norte en alerta

Tras azotar el Reino Unido, la tormenta se dirigió por la tarde hacia Dinamarca, donde el puente de Storebaelt, uno de los más largos del mundo, era probable que permaneciese cerrado la mayor parte de la noche, advirtió su operador.

Con olas de cuatro metros en su costa Atlántica, Francia puso a cinco departamentos en alerta naranja y su operador ferroviario anunció interrupciones en sus líneas regionales.

En Holanda, cientos de vuelos fueron cancelados, según medios locales, y los trenes debían permanecer parados.

El tráfico ferroviario también fue interrumpido en el norte de Alemania y en Bélgica, donde el viento, de hasta 140 km/h, desprendió una parte del tejado del estadio de fútbol de Gante (Ghelamco Arena), provocando que se aplazara un partido de primera división previsto para la noche del viernes.

También en Londres las violentas ráfagas rasgaron buena parte de la lona que recubre el estadio O2 Arena, dejando imágenes de desolación.

Aunque el cambio climático aumenta y multiplica en general los fenómenos extremos, su impacto no es tan claro en el caso de violentos vientos y tormentas (excluyendo los ciclones tropicales), cuyo número varía mucho de un año a otro.

El último informe de los expertos sobre el clima de la ONU (IPCC) publicado en agosto estima, con un grado de certeza muy bajo, que puede haber un aumento de las tormentas en el hemisferio norte desde la década de 1980.

También estima que es probable que las precipitaciones relacionadas con las tormentas aumenten, pero que la intensidad de las mismas, incluida la velocidad del viento, se mantenga más o menos igual.

Comparte y opina: