Mundo

martes 5 jul 2022 | Actualizado a 23:25

Senado de EEUU fracasa en aprobar ley que garantiza acceso al aborto

Varias organizaciones progresistas han convocado a marchar en masa el 14 de mayo en Estados Unidos para proteger el acceso al aborto.

/ 11 de mayo de 2022 / 20:08

El Senado de Estados Unidos fracasó el miércoles en aprobar una ley que garantiza el acceso al aborto en todo el país, en un momento en que este derecho se ve seriamente amenazado por una próxima sentencia de la Corte Suprema.

La votación era prácticamente simbólica pues los demócratas no contaban con los 60 votos requeridos para aprobar el texto. Pero la iniciativa bloqueada por los senadores republicanos se inscribe en una batalla mayor de los demócratas liderados por el presidente Joe Biden para blindar el derecho al aborto.

«Por primera vez en 50 años, una mayoría conservadora, una mayoría extrema de la Corte Suprema está a punto de decretar que las mujeres no tengan control sobre sus propios cuerpos», alertó con tono grave el jefe de los demócratas del Senado, Chuck Schumer, justo antes de la votación.

Los republicanos se opusieron en bloque a este proyecto de ley, acusando a los demócratas, a través de su líder Mitch McConnell, de querer ofrecer «abortos a pedido». El senador demócrata Joe Manchin, ya sepulturero de varias iniciativas importantes de Biden, votó con la oposición republicana.

El presidente estadounidense criticó el resultado de la votación.

«Los republicanos en el Congreso -ninguno de los cuales votó a favor de este proyecto de ley- han optado por oponerse al derecho de las mujeres estadounidenses a tomar las decisiones más personales sobre sus cuerpos, sus familias y sus vidas», dijo en un comunicado.

Su partido organizó esta votación tras la extraordinaria filtración, el pasado 2 de mayo, de un borrador de fallo de la Corte Suprema, según la cual el máximo tribunal estadounidense se disponía a revocar la histórica sentencia de 1973 Roe vs. Wade, que consagra el derecho al aborto en todo el país.

Si la Corte Suprema revocara esa jurisprudencia, cada estado sería libre de prohibir o autorizar la interrupción voluntaria del embarazo.
Veinte estados conservadores ya han prometido volver a penalizar el aborto.

«Mi cuerpo, mi elección»

A los gritos de «mi cuerpo, mi elección», una treintena de miembros de la Cámara de Representantes, donde el proyecto de ley rechazado en el Senado había sido adoptado en septiembre, acudieron a ver la votación en la Cámara Alta para impugnar su fracaso. Dentro de este grupo, hay varias legisladoras que dijeron públicamente haber abortado.

Desde que se conoció el borrador de sentencia de la Corte Suprema, grupos de personas, más o menos densos, acuden todas las tardes a manifestar su enfado frente al templo estadounidense de la ley, un imponente edificio de mármol blanco protegido ahora por una valla. Y algunos manifestantes protestan incluso frente a la residencia de los jueces conservadores de la Corte.

Varias organizaciones progresistas han convocado a marchar en masa el 14 de mayo en Estados Unidos para proteger el acceso al aborto.

Cuatro actos importantes están previstos en Washington, Nueva York, Chicago y Los Ángeles, y se organizan cientos de mítines en el resto del país.

Biden prometió involucrarse personalmente en la batalla, e instó a los estadounidenses a «elegir candidatos a favor» del derecho al aborto en las elecciones legislativas del 8 de noviembre.

Quiere así ampliar la mayoría de demócratas en el Senado, con la esperanza de poder luego aprobar una ley federal que proteja el acceso al aborto.

Pero las elecciones de mitad de mandato son siempre muy peligrosas para el partido de gobierno, y es muy posible que los demócratas pierdan sus estrechas mayorías en el Congreso.

Comparte y opina:

Congreso de EEUU ante el desafío de evitar parálisis del Estado federal

Los legisladores intentarán alcanzar un acuerdo temporal que prolongue el presupuesto actual del gobierno hasta el 18 de febrero. Luego de largas tratativas comprende también 7.000 millones de dólares para ayudar a los refugiados afganos.

/ 2 de diciembre de 2021 / 17:10

La obligación de vacunación impuesta a las grandes empresas por el gobierno del demócrata Joe Biden amenazaba este jueves las tentativas del Congreso estadounidense de adoptar una nueva ley presupuestal, al punto de que se arriesga una parálisis o «shutdown» de la administración federal.

Los parlamentarios estadounidenses tienen apenas un día y medio para alcanzar un acuerdo para una nueva ley de finanzas si quieren evitar que se corten súbitamente los fondos públicos federales, lo cual forzaría a miles de empleados a entrar en desempleo técnico (siguen contratados pero no trabajan).

Ministerios, parques nacionales, museos y muchos organismos públicos se verían afectados por esta situación.

El presidente Joe Biden se mostró optimista de que se alcance un acuerdo, y señaló a reporteros que «hay un plan en curso, a menos que alguien decida ser totalmente errático».

El «shutdown» del invierno boreal de 2018, el más largo de la historia del país, afectó por ejemplo el control de equipajes en aeropuertos, un entuerto que la mayoría de los legisladores no quiere antes de las fiestas.

«Demasiado caos»

Un puñado de parlamentarios republicanos, la mayoría cercanos al expresidente Donald Trump (2017-2021), rechazan hasta el momento dar su apoyo a una nueva ley de presupuesto, porque consideran que ayudaría a financiar la obligatoriedad de la vacuna en algunos sectores del país, un extremo al que se oponen.

Los legisladores intentarán alcanzar un acuerdo temporal que prolongue el presupuesto actual del gobierno hasta el 18 de febrero. Luego de largas tratativas comprende también 7.000 millones de dólares para ayudar a los refugiados afganos.

La Casa Blanca les exhortó a aprobar este texto sin demora.

«No paralizaremos al gobierno», tranquilizó el jefe de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, en la cadena Fox News.

Pero el escenario de un «shutdown», aunque sea por algunos días, sigue entre las posibilidades, pues luego de ser adoptado por la Cámara baja, el texto debe pasar por el Senado antes de ser promulgado por Biden. Y cualquier cambio en la otra cámara… podría retrasar significativamente la votación.

Los acuerdos de último minuto son comunes en el Congreso para el caso de presupuestos temporales.

Deuda, Ejército, guarderías

La urgencia corre en paralelo a otros rubros que atender para los Congresistas.

Además de la ley de presupuesto, los legisladores deben acordar fondos presupuestales de defensa, un ámbito en el que el consenso está muy lejos.

Pero más urgente aún, de aquí al 15 de diciembre deben subir o suspender el límite de endeudamiento de Estados Unidos si quieren evitar el primer default soberano en la historia de la mayor economía mundial.

Sin acuerdo en este punto, Estados Unidos podría quedarse sin dinero para honrar sus deudas, una situación potencialmente catastrófica para los mercados.

Si el Congreso logra ocuparse de todos estos asuntos a tiempo, podría luego ocuparse del gigantesco plan de inversiones sociales y ambientales promovido por Biden por 1,75 billones de dólares.

El plan, que prevé guarderías gratuitas para todos los niños e inversiones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el país, está bloqueado en los cajones del Congreso desde hace meses.

Biden cuenta con estas medidas, muy populares entre los estadounidenses, para revitalizar su presidencia, cuando su popularidad cae

Comparte y opina:

Últimas Noticias