Mundo

miércoles 6 jul 2022 | Actualizado a 12:31

Condenan en EEUU a tres años de cárcel a los hermanos Martinelli por sobornos de Odebrecht

Los hermanos se habían declarado culpables de las acusaciones en diciembre pasado, tras ser extraditados a Estados Unidos.

Foto: PanAm Post

/ 20 de mayo de 2022 / 19:49

Un tribunal de Brooklyn condenó este viernes a tres años de cárcel a Luis Enrique y Ricardo Martinelli, hijos del expresidente panameño Ricardo Martinelli, a quien culparon de estar detrás del esquema montado en Panamá para recibir dinero de la multinacional brasileña Odebrecht.

La sentencia del juez Raymond J. Dearie, que incluye una multa de 250.000 dólares, es muy inferior a los 9 a 11 años que pedía la fiscalía, que los acusó de recibir 28 millones de dólares en sobornos de la multinacional brasileña, de los cuales 19 millones habían transitado por cuentas estadounidenses.

Los hermanos se habían declarado culpables de las acusaciones en diciembre pasado, tras ser extraditados a Estados Unidos.

De los 36 meses de la sentencia habrá que descontar los casi 23 meses que han estado detenidos primero en Guatemala mientras aguardaban la extradición y luego en Centro de Detención Metropolitano en Brooklyn.

El abogado de Ricardo Martinelli hijo (42), Sean Hecker, declaró a la prensa al final del juicio que por «buena conducta» espera que solo tengan que cumplir «seis meses».

En la hora y media de juicio, ambos acusados, vestidos con un uniforme verdoso raído y camiseta marrón por debajo, flanqueados de sus abogados, admitieron sus actos y pidieron perdón por ello.

«Rica» Martinelli, como le llama su abogado, fue el primero en manifestar sus «remordimientos para el resto de su vida» con la gente que más sufre, en particular sus compatriotas, su pareja, su familia, y especialmente su hermana Carolina, que acaba de tener un bebé y no pudo estar ahí para acompañarla.

Después Luis Enrique Martinelli (40) aseguró con la voz quebrada «no tener palabras para expresar lo que lamento los delitos que cometí».

Comparte y opina:

La policía neoyorquina detiene al sospechoso del tiroteo del metro

"Lo atrapamos", dijo el alcalde de Nueva York, Eric Adams, en una rueda de prensa.

Foto: CNN en Español

/ 13 de abril de 2022 / 16:40

La policía detuvo este miércoles al sospechoso del tiroteo en el metro de Nueva York que dejó 23 heridos, diez de ellos de bala, el martes, y será juzgado por «ataque terrorista» por atentar contra el sistema de transportes colectivo, anunciaron las autoridades.

«Lo atrapamos», dijo el alcalde Eric Adams en una rueda de prensa.

Según la jefa de la policía, Keechant Sewell, Frank Robert James fue detenido en el sur de Manhattan a raíz de la información recibida de ciudadanos que lo reconocieron, sin que el sospechoso opusiera resistencia.

«El señor James se enfrenta ahora a una acusación federal por sus actos. Un ataque terrorista contra el (sistema) de transporte colectivo», dijo Michael J. Driscoll, asistente del director en funciones de la oficina del FBI en Nueva York.

El fiscal de Nueva York, Breon Peace, dijo en un comunicado que James ha sido acusado «de violar (el artículo) 18 USC 1992, que prohíbe el terrorismo y otros ataques violentos contra los sistemas de transporte colectivo».

Durante más de 24 horas, la policía buscó frenéticamente a este afroestadounidense nacido en Nueva York hace 62 años, que se volatilizó tras activar granadas de humo y abrir fuego contra los pasajeros de un vagón de metro que entraba en la estación «36 Street» en Brooklyn, en hora punta el martes por la mañana.

Las autoridades ofrecieron 50.000 dólares de recompensa por toda información para su detención.

Su tarjeta de crédito y las llaves de la camioneta que había alquilado fueron encontradas en el lugar del ataque.

Historial delictivo

Según el jefe de detectives de la policía neoyorquina, James Essig, el sospechoso tiene un largo historial de detenciones por posesión de herramientas para robos, actos sexuales criminales, robo, manipulación criminal o desórdenes de conducta.

James había publicado varios videos en YouTube en los que aparece dando largas, y a veces agresivas, arengas políticas y críticas al alcalde de Nueva York, Eric Adams. Su página fue cerrada el miércoles por «violar las directrices» de YouTube.

La hermana de James, Catherine James Robinson, dijo al diario The New York Times que estaba «sorprendida» de ver a su hermano

onsiderado como el sospechoso. «Nunca pensé que podría hacer algo así», reconoció, tras precisar que hace tiempo que no tiene contacto con él.

«Normalidad»

El metro presentaba el miércoles un «servicio normal» y «completo en todas las líneas después de que la NYPD (Policía de Nueva York) completó su investigación», dijo la autoridad de tránsito de la ciudad, de casi nueve millones de habitantes.

Pero en algunos usuarios cundía el miedo. «Estaba reticente y esperé 20 minutos para conseguir un taxi y no llegó ninguno y Uber costaba como 60 dólares, por lo que me dije ‘es ok, me arriesgaré en el metro'», dijo a la AFP Zeina Awedikian, de 38 años.

«Mucha gente que vive lejos no tiene elección. Depende del metro, no puedes dejar de tomarlo, independientemente de que haya un incidente o no», dijo por su parte Daniela, de 29 años, originaria de Bosnia, que reconoce que no puede evitar pensar «que un día puede que no vuelva a casa con mis hijos».

Pero otros se mostraron más desafiantes, como Dennis Sughrue, un neoyorquino de 56 años: «Nadie me va a hacer desistir del metro. El metro está en mi ADN y me siento más comprometido que nunca con Nueva York y con el metro», dijo a la AFP emergiendo de uno de los nudos neurálgicos del metro neoyorquino en Grand Central Station.

Pistola, municiones y un hacha

Armado con una pistola, el sospechoso realizó 33 disparos, había dicho la víspera Essig. La policía encontró en el lugar del ataque una pistola Glock 17 de 9 mm, tres cargadores de municiones adicionales y un hacha. 10 personas resultaron heridas de bala -no se teme por su vida- y otras 13 por inhalación de humo y otros daños sufridos cuando huían del lugar.

«Lo que se ve es como una bomba de humo, humo negro que estalla, y luego… la gente (que) se abalanza hacia la parte de atrás», describió para la CNN una de las víctimas de los disparos, Hourari Benkada, refiriéndose a la estampida de los pasajeros hacia la puerta del final del vagón.

Benkada dijo que se subió al primer vagón en la calle 59 y se sentó al lado del sospechoso.

«Fui empujado y ahí fue cuando recibí un balazo en la parte posterior de mi rodilla», dijo.

Nueva York viene registrando este año un aumento de los tiroteos y el repunte de los delitos violentos. Hasta el 3 de abril, los incidentes con armas se elevaron a 296, contra 260 en el mismo período del año pasado, según las estadísticas de la policía.

Leyes laxas y el derecho constitucional a portar armas han complicado los intentos de poner coto a la proliferación de armas en manos privadas en Estados Unidos, pese a que la mayoría de los estadounidenses son partidarios de un mayor control.

Comparte y opina:

‘¡Basta ya!’ de violencia, dice Biden en Nueva York

Al menos 64 menores han resultado heridos con armas de fuego en lo que va de año y 26 han perdido la vida, aseguró Biden quien llegó a Nueva York acompañado del fiscal general Merrick Garland.

Joe Biden, presidente estadounidense

Por Ana Fernández,AFP y Sebastian Smith

/ 3 de febrero de 2022 / 16:50

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se rebeló este jueves contra la violencia de las armas que sacude a todo el país en un encuentro con el alcalde de Nueva York, una urbe impactada por varios homicidios, entre ellos los de dos policías.

«Basta ya! porque sabemos que podemos hacer algo contra esto», dijo Biden ante un centenar de responsables de la ciudad y del estado de Nueva York, reunidos en la sede la policía a invitación del nuevo alcalde Eric Adams, partidario de la mano dura contra la criminalidad pero con programas sociales para prevenirla.

Al menos 64 menores han resultado heridos con armas de fuego en lo que va de año y 26 han perdido la vida, aseguró Biden quien llegó a Nueva York acompañado del fiscal general Merrick Garland.

Más allá de las estadísticas, ha sido la multitudinaria presencia de policías el miércoles y el pasado viernes en los funerales de dos agentes asesinados en Harlem, que mostraron el descontento que hay en sus filas, lo que ha puesto la presión en el flamante alcalde de Nueva York Eric Adams, un expolicía, y en Biden.

En línea con el programa presentado por Adams la semana pasada, basado en la «intervención y la prevención», el plan de Biden es inyectar 500.000 millones de dólares a ciudades y estados, más policía en las calles y programas para prevenir la violencia a nivel comunitario y más legislación para combatir el tráfico de armas.

No se trata, dijo, de «desfinanciar a la policía» sino de «darle herramientas, formación, fondos, que sean socios, protectores» porque «la comunidad la necesita».

«No estamos desfinanciando, estamos financiando y proporcionando servicios adicionales que se necesitan más allá de tener a alguien con un arma al hombro», recalcó antes de agregar que se necesitan más trabajadores sociales y más trabajadores de la salud mental.

«Hoy estamos realizando una estrategia integral para combatir el crimen en ciudades como Nueva York, Filadelfia, Atlanta, San Francisco y otras muchas», dijo el presidente, criticado por la izquierda de su partido y por los republicanos.

«Armas fantasma»

Pero lo primero es «combatir el flujo de armas», aseguró, en particular el de las «armas fantasma» que se pueden comprar por partes y ensamblarlas en casa y que no tienen número de serie, por lo que oficialmente no existen.

Asimismo, se trata, como están haciendo un grupo de estados del noreste del país, a iniciativa de la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, de elaborar una estrategia para frenar el ingreso de armas por la denominada «Iron Pipeline» (Autopista de Hierro), procedentes del sur del país, más laxos con la tenencia de armas.

Los delitos graves en la Gran Manzana aumentaron 38% en lo que va de año, igual que ocurre en las principales áreas urbanas de Estados Unidos. Según un estudio divulgado en enero por el Consejo de Justicia Criminal, los homicidios en 22 ciudades aumentaron 5% en 2021 respecto a 2020, y 44% respecto a 2019.

Ya sean los robos de autos en Washington DC o los saqueos violentos en grandes almacenes de San Francisco, los noticieros muestran una imagen lúgubre en un país que lucha por recuperar su equilibrio tras los devastadores efectos de la pandemia de covid-19.

Expertos vinculan la ola criminal a las consecuencias sociales que ha dejado la pandemia y al impacto de desastrosas intervenciones policiales contra ciudadanos negros.

No obstante, pese al deterioro actual, las ciudades estadounidenses son en general mucho más seguras que en las décadas de 1980 y 1990.

La culpa del deterioro se la echan a Biden. Según una encuesta de ABC/Ipsos publicada la semana pasada, el 69% de los estadounidenses desaprueba las políticas de Biden sobre violencia armada y el 64% su manejo del crimen.

«Nuestras ciudades son zonas de guerra, nuestro país está en crisis y los policías son perseguidos en las calles. ¿Dónde está, señor presidente?», dijo el vicepresidente nacional de la Orden Fraternal de la Policía, Joe Gamaldi, en Fox News la semana pasada.

Equilibrio

Biden está bajo presión no solo de la derecha, que lo califica de débil en materia de delincuencia, sino también de la izquierda, que busca reformar e incluso desmantelar los departamentos de policía, sobre todo a raíz del movimiento Black Lives Matter.

Los republicanos, a la espera de tomar el control del Congreso en las elecciones de medio término de noviembre, consideran que culpar a Biden y a los demócratas de «desfinanciar a la policía» les dará rédito.

Asociarse con Adams brinda a Biden la oportunidad de demostrar que puede buscar una tercera vía para ganarse a los partidarios de izquierda y a los críticos de derecha.

«Necesitamos una reforma de la justicia en esta ciudad y en el país pero no deberíamos hacerlo en detrimento de la seguridad pública», dijo Adams este jueves a la cadena CBS.

Comparte y opina:

Banco digital brasileño Nubank se estrenó en bolsa de Nueva York con subida

Su Oferta Pública Inicial (IPO por sus siglas en inglés) incluye unos 40 millones de dólares en BDRs, certificados equivalentes a acciones negociadas en la bolsa paulista.

/ 9 de diciembre de 2021 / 18:44

El banco en línea brasileño Nubank se estrenó este jueves en la Bolsa de Nueva York con una subida que llevó su valor a unos 47.000 millones de dólares, consolidándose como uno de los grandes bancos latinoamericanos.

El alza fue de más de 14,5% sobre el precio fijado para su salida a bolsa, de 9 dólares, para un cierre en 10,33 dólares. Al inicio de las transacciones cotizó a 11,25 dólares.

El banco digital, fundado en 2013 por el colombiano David Vélez, el estadounidense Edward Wible y la brasileña Cristina Junqueira, puso en el mercado unos 289,2 millones de acciones, lo que le permitió levantar unos 2.603 millones de dólares de capital.

La entidad también se reserva la posibilidad de vender otros 28,5 millones de acciones adicionales durante los próximos 30 días al precio inicialmente fijado.

Su Oferta Pública Inicial (IPO por sus siglas en inglés) incluye unos 40 millones de dólares en BDRs, certificados equivalentes a acciones negociadas en la bolsa paulista.

Para el director ejecutivo de la fintech brasileña, el colombiano David Vélez, la salida a la bolsa estadounidense es una «consecuencia del crecimiento» que la firma tuvo «durante 8 años». Es «una forma de acelerar nuestro impacto», dijo en un programa retransmitido en Youtube.

El dinero recaudado permitirá a Nubank ampliar su actividad en países como Colombia y México donde ya está implantado.

Nueva etapa

El salto a la bolsa neoyorquina es el «comienzo de otra fase, que permite tener un impacto mucho mayor que el tuvimos hasta ahora», aunque el banco sigue con la misma «misión y los mismos valores que nos trajeron hasta aquí», subrayó Vélez, formado en la Universidad estadounidense de Stanford.

Para los clientes, la ampliación de capital «no cambia nada», señaló por su parte Junqueira, encargada de apretar el botón que dio inicio simbólicamente a la sesión del New York Stock Exchange (NYSE) en Wall Street.

El banco brasileño, que hoy vistió de morado el parqué neoyorquino, cotiza en Wall Street con la referencia «NU» y en la Bolsa de Sao Paulo con el símbolo NUBR33.

Nubank atrajo en junio una inversión de 500 millones de dólares del fondo Berkshire Hathaway de Warren Buffet, reconocido por sus inversiones exitosas. Su respaldo se sumó al de fondos renombrados como Sequoia (inversor de Airbnb) y el chino Tencent.

«El dinero bajo el colchón»

Nu Holdings, convertido en dueño de uno de los mayores «neobancos» del mundo junto al británico Revolut, compite en capitalización bursátil con el tradicional Itaú Unibanco, hasta ahora el más grande de Brasil en el sector privado.

Ayudada por la agilidad que permiten los smartphone, la fintech brasileña nació con el propósito de eliminar la burocracia y las altas comisiones y está enfocada en los servicios de pago con tarjetas de crédito sin costos asociados.

Con 48 millones de clientes en Brasil, además de Colombia y México, el banco en línea todavía tiene amplio margen para crecer.

«Todavía hay 200 millones de personas en América Latina que no tienen acceso a los bancos y todavía guardan su dinero bajo el colchón», dijo Vélez a la cadena CNBC.

Solo en Brasil, unos 182 millones de los 213 millones de habitantes acceden a servicios bancarios, según datos oficiales.

El cierre de buena parte de los servicios por la pandemia del coronavirus ha contribuido al cambio de comportamiento de la población.

«El concepto de ahorrar en un banco digital y en un banco sin agencias le daba miedo a mucha gente», recordó Vélez. Ahora han empezado a «probar con nosotros y han encontrado que es una mejor opción».

Desde marzo de 2020, cuando empezó la pandemia, solo en Brasil se sumaron 17 millones de nuevos clientes, especialmente para recibir ayudas gubernamentales. En ese periodo de pandemia, Nubank casi duplicó sus clientes locales, a 41 millones.

En sus ocho años de vida, Nu Holdings no ha tenido todavía beneficios. En los primeros nueve meses de 2021, publicó unas pérdidas de 99 millones de dólares pese a que el volumen de negocios se duplicó en un año a 1.060 millones (+105%).

En este tiempo, Vélez se ha convertido en uno de los multimillonarios listados por Forbes, con una fortuna valorada en 5.200 millones de dólares. Junto con su esposa, ha asegurado que donará la mayor parte.

Comparte y opina:

Nueva York endurece lucha contra el COVID-19 con vacunación obligatoria de todos los trabajadores

A partir del 27 de diciembre, "todos los trabajadores del sector privado en Nueva York están sujetos a la obligación de vacunarse", anunció Bill de Blasio en la cadena de televisión MSNBC.

/ 6 de diciembre de 2021 / 20:19

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, decidió este lunes dar un paso más allá que el presidente estadounidense, Joe Biden, y ha extendido la obligatoriedad de vacunarse a todos los trabajadores del sector privado tras haberlo hecho con los funcionarios públicos.

A partir del 27 de diciembre, «todos los trabajadores del sector privado en Nueva York están sujetos a la obligación de vacunarse», anunció Bill de Blasio en la cadena de televisión MSNBC.

La vacunación obligatoria abarcará a todos los trabajadores del sector privado de la ciudad más poblada de Estados Unidos -en la costa este, lo cual afecta a unas 184.000 empresas y comercios.

Esta medida supone un intento de frenar la propagación del covid-19, y en particular la nueva variante ómicron, de la que ya se han registrado una decena de casos en el estado de Nueva York.

De Blasio, que concluye su mandato el 31 de diciembre, adoptó una postura más estricta que la de Biden, cuya orden de vacunación obligatoria para los trabajadores de empresas con más de 100 empleados, programada para entrar en vigor el próximo 4 de enero, está actualmente suspendida por la justicia.

«Aquí, en Nueva York, hemos decidido lanzar un ataque preventivo» (contra el coronavirus), dijo de Blasio . «La vacuna es la única forma de salir de esta pandemia», subrayó.

Mayores de 12 años, dos dosis

Los menores tampoco se libran. A partir del 14 de diciembre, aquellos de entre 5 y 11 años que quieran participar en actividades extracurriculares de alto riesgo como actividades deportivas, bandas, orquestas y danza, tendrán que haber recibido al menos una dosis de la vacuna.

Y a partir del 27 de diciembre, todos los mayores de 12 años «tendrán que mostrar dos dosis de la vacuna» para poder entrar en lugares públicos como restaurantes y teatros, precisó.

«Pienso que es una buena idea (…) para el bien común», declaró a la AFP Sarah Dejam (de 30 años), quien trabaja en el sector jurídico. «Mucha gente se enferma con este virus, incluso con la vacuna», justificó.

Pero otros no están de acuerdo con las medidas del impopular alcalde, que será reemplazado el 1 de enero por Eric Adams, electo en noviembre.

«Me sorprende que nuestro alcalde utilice una forma tan brutal, que ignora nuestras tradiciones» de protección de la libertad individual, comentó por su parte Jeff Bollerman, un hombre en el entorno de los 40 años que trabaja en el sector financiero local. «Ya no me sorprende nada de lo que hace», dijo a la AFP.

Ciudad en alerta

Fuertemente golpeada por la primera ola de la pandemia, Nueva York quiere evitar que se repitan las imágenes insoportables de morgues improvisadas, la economía totalmente paralizada y la ciudad cerrada en confinamiento. Al menos 34.000 personas han perdido la vida por el coronavirus en esta ciudad.

Las autoridades locales ya habían obligado a vacunarse primero a profesores y personal sanitario y a partir del pasado 1° de noviembre, la obligación se hizo extensiva a todos los empleados municipales, incluida la policía, donde más retiscencia había, so pena de perder el empleo.

El resultado de esta política de presión es que hasta la fecha, el 94% de los trabajadores de la municipalidad están vacunados y el 89% de los adultos y más de 125.000 menores de entre 5 y 12 años han recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas disponibles.

Actualmente, no se puede entrar en ningún restaurante, teatro o cine sin el certificado de vacunación, y en muchos comercios también se lo exige.

La ciudad se prepara para la presencia confirmada de la variante ómicron del coronavirus en vísperas de la Navidad, momentos en que las calles se han llenado de nuevo de gente, los turistas están de regreso y el fervor consumista está en plena efervescencia.

Además de Nueva York, una quincena de estados han confirmado la presencia de la altamente contagiosa variante ómicron.

El presidente Joe Biden, anunció el jueves último una campaña de invierno contra el covid-19, con nuevos requisitos de pruebas para los viajeros que entren al país y un aumento de los esfuerzos por ampliar la vacunación.

En plena recuperación económica y en un país profundamente dividido, la administración central se enfrenta a la resistencia de muchos estadounidenses a vacunarse para frenar la progresión del virus.

Cerca del 40% del país aún no está completamente vacunado y alrededor de 110 millones de personas no ha recibido ninguna dosis.

Comparte y opina:

Ucrania, ébola y medio ambiente se suman a la agenda económica del G20

Pese a la situación en Oriente Medio, en el este de Europa y a los problemas "terribles" del África occidental, el mensaje que deben dar los líderes al término de dos días de reunión es el de "esperanza y optimismo", dijo el primer ministro australiano,Tony Abbott.

/ 15 de noviembre de 2014 / 14:20

La reactivación de la alicaída economía mundial y la creación de empleo son los principales asuntos de la agenda del G20, que se reúne este fin de semana en Brisbane (Australia), pero Ucrania, el ébola o el medio ambiente han empezado a rivalizar con la economía.

El anfitrión australiano de la reunión, el primer ministro Tony Abbott, insiste en que la atención se centre en cómo hacer para que la economía crezca dos puntos adicionales en los próximos cinco años y crear empleo.

Ante los partidarios de las reformas estructurales y la austeridad, hay una voz que se alza en pro de los incentivos a la demanda mediante la inversión masiva en infraestructuras, el fomento del comercio y la regulación del sistema financiero.

Asimismo, el G20 quiere perseguir agresivamente la evasión fiscal y cerrar lagunas en la legislación que utilizan las empresas para pagar el mínimo de impuestos o hacerlo en el lugar más favorable.

«Esperanza y optimismo»

Pese a la situación en Oriente Medio, en el este de Europa y a los problemas «terribles» del África occidental, el mensaje que deben dar los líderes al término de dos días de reunión es el de «esperanza y optimismo», dijo el primer ministro australiano.

«Sí, nuestro mundo puede crecer y sí, nuestro mundo puede crear los empleos que la gente quiere», aseguró Abbott, pese a que la experiencia demuestra que las buenas intenciones del G20 suelen quedar en papel mojado.

El presidente estadounidense, Barack Obama, fortalecido por el acuerdo alcanzado en Pekín esta semana con China, quiere poner el medio ambiente en el centro de la agenda de las economías más desarrolladas, que juntas producen casi el 90% del PIB mundial y el 84% de las emisiones contaminantes.

«Si China y Estados Unidos pueden ponerse de acuerdo, el mundo también puede llegar a un acuerdo», dijo Obama en un discurso en la Universidad de Brisbane en el que anunció que su país aportará 3.000 millones de dólares al fondo verde de la ONU para el clima.

También ha recordado que Estados Unidos no puede «tirar de la economía mundial solo», urgiendo a los líderes de este club en el que participan Brasil, Argentina y México, a que trabajen duro para reavivar el crecimiento tras la peor crisis económica desde los años 1930.

La presidencia australiana, que ha pedido a los participantes que se llamen por su nombre de pila para romper el hielo y ha organizado una barbacoa para facilitar los contactos, también quiere fomentar la colaboración energética y sentar las bases para una reforma de las instituciones energéticas que podría abocar a la creación de una agencia energética mundial.

Putin, protagonista

Pero el gran protagonista de la cumbre sin duda es el presidente ruso, Vladimir Putin, por su papel en la crisis de Ucrania, que ha despertado los peores fantasmas de la Guerra Fría y le han valido críticas sobre sus ambiciones zaristas y del régimen soviético.

El primer ministro británico, David Cameron, dijo el viernes que Rusia se expone a más sanciones occidentales si no se compromete a resolver la crisis de Ucrania y Abbott criticó la multiplicación de demostraciones de fuerza militares que llegan hasta el Pacífico sur, después de haber pedido a Putin que entone su «mea culpa» por el derribo en territorio separatista del este de Ucrania de un avión de Malaysia Airlines con 298 ocupantes, de ellos 38 australianos.

Putin instó a su homólogo francés, François Hollande, a «minimizar los riesgos y las consecuencias negativas» de las tensiones internacionales para las relaciones entre los dos países.

Según la prensa canadiense, el primer ministro de Canadá, Stefan Harper, le habría dicho a Putin cuando éste vino a estrecharle la mano: «Bueno, imagino que te tengo que estrechar la mano pero solo tengo una cosa que decirte: tienes que salir de Ucrania», a lo que el presidente ruso no habría respondido positivamente.

Ébola y el riesgo de crisis alimentaria

El G20 se comprometió a «erradicar» el ébola y «hacer frente al coste económico y humanitario a medio plazo».

«Vamos a trabajar mediante cooperaciones bilaterales, regionales y multilaterales y en colaboración con los actores no gubernamentales», añade el comunicado del G20, que no especifica aportes financieros.

El secretario general de Naciones Unidas y de oenegés como Oxfam o Save the Children habían advertido del riesgo de que la crisis sanitaria que ha ocasionado el ébola en países como Sierra Leona, Liberia y Guinea se transforme en una crisis alimentaria.

Por otro lado, al menos tres personas han sido detenidas a raíz de las múltiples manifestaciones de protesta por la desaparición de 43 estudiantes en México, cuyo presidente Enrique Peña Nieto, regresa esta noche al país, por los derechos humanos en Tíbet, el cambio climático, el tráfico de órganos en China o el G20, en una ciudad tomada por la policía.

Comparte y opina: