Nacional

Friday 21 Jun 2024 | Actualizado a 04:12 AM

Ex jefes militares del caso «octubre negro» insistirán en pedido de indulto a Evo Morales

El 30 de agosto se cumple el primer año de la sentencia que condenó a penas de entre diez y quince años a los principales jefes castrenses del gobierno del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

/ 28 de agosto de 2012 / 22:54

El excomandante del Ejército, Juan Véliz Herrera, condenado a quince años de prisión, habló hoy a los medios de comunicación desde la cárcel de San Roque, en la ciudad de Sucre, desde donde recordó que durante las violentas jornadas de septiembre y octubre de 2003, los militares salieron a resguardar el orden público cumpliendo órdenes del capitán general de las Fuerzas Armadas, el entonces presidente de la República, Gonzalo Sánchez de Lozada.

Véliz dijo también que el propósito de la fuerza militar, en el conflicto social estallado en 2003, fue el de coadyuvar en las tareas de la Policía Nacional, la cual había sido, según el exComandante, rebasada en número y capacidad por la magnitud de la protesta social que llegó a ser denominada la «Guerra del Gas».

El exComandante reapareció vestido con un buzo deportivo y luciendo una tupida barba. Lanzó críticas a la clase política nacional cuando dijo que «quienes debían estar aquí sentados son el expresidente (Gonzalo) Sánchez de Lozada y sus socios de la coalición, Jaime Paz Zamora (expresidente entre 1989 y 1993) y Manfred Reyes Villa (excandidato a la Presidencia en 2002 y 2005)».

Germán Quiroz, exabogado defensor de Véliz, reiteró sus cuestionamientos hacia el Tribunal de Sentencia. Señaló que éste no tomó en cuenta los alegatos presentados como pruebas de descargo, entre ellas las «105 pruebas documentales y la participación de catorce testigos».

Asimismo, Quiroz recordó que el decreto de amnistía dictado por el gobierno del expresidente Carlos Mesa (2003-2005), que excluía a los considerados «incitadores» de los desórdenes, era otra causal para la extinción del proceso.

«En el mes de abril de 2006, el proceso de investigación del juicio de privilegio constitucional se extinguía por tres razones: por la ausencia del ex Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, como uno de los protagonistas de las jornadas de la «Guerra del Gas», que no fue presentado por el Ministerio Público ante la justicia boliviana.

Además, mencionó que otra de las causas para la extinción radicaba en la aprobación del decreto de amnistía que excluyó a quienes -según la defensa- habían protagonizado el alzamiento armado; y por la «inexplicable» exclusión de la Policía Nacional «que también había participado desde el inicio en las operaciones de restablecimiento del orden público; afectándose definitivamente la posibilidad de esclarecer los hechos».

Quiroz anunció que los condenados insistirán en su pedido de indulto al Presidente del Estado y no descartó un proceso por prevaricato contra los autores de la sentencia. El año pasado, un pedido similar no recibió respuesta del Jefe de Estado.

También fueron condenados a penas de entre siete y quince años los exmilitares Roberto Claros Flores, excomandante en jefe de las Fuerzas Armadas; Gonzalo Alberto Rocabado Mercado, excomandante en jefe accidental; el exalmirante Luís Alberto Aranda Granados, excomandante de la Fuerza Naval; y José Oswaldo Quiroga Mendoza, excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana.

Comparte y opina:

Rodríguez Veltzé: Fallo del TCP que anula sesión es una provocación abierta al orden democrático

“La auto prórroga judicial desafió el orden constitucional pero el fallo del TCP anulando la validez de la Asamblea Legislativa ya es una provocación abierta al orden democrático", escribió en sus redes el expresidente.

El expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé.

/ 20 de junio de 2024 / 18:13

El fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que anuló la sesión dirigida el 6 de junio por el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, sigue generando repercusiones. El expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé lo tildó como una “provocación” a la democracia.

“La auto prórroga judicial desafió el orden constitucional pero el fallo del TCP anulando la validez de la Asamblea Legislativa ya es una provocación abierta al orden democrático. Es tiempo para el diálogo político responsable”, escribió en su cuenta de redes sociales el también expresidente de la anterior Corte Suprema de Justicia, hoy Tribunal Supremo de Justicia.

Lea más: El TCP anula la sesión legislativa del 6 de junio y Rodríguez descalifica el fallo

El dictamen declara nulos todos los actos legislativos en la sesión que presidió Rodríguez, del ala evista del Movimiento Al Socialismo (MAS); al atribuirse la presidencia de la Asamblea por ser la tercera autoridad del país y ante el viaje del presidente Luis Arce a Rusia; y la entrega del mando presidencial al vicepresidente David Choquehuanca, presidente nato del Legislativo.

Rodríguez Veltzé

En dicha sesión, se sancionó la ley que anula la prórroga del mandato de los magistrados ante las fallidas elecciones judiciales; una resolución para reactivar la preselección de postulantes a las judiciales en la Asamblea, un crédito y el decreto presidencial para el indulto carcelario.

Le puede interesar: Morales defiende sesión del 6 de junio: el TCP no puede estar por encima de la Asamblea

Previo al debate del 6 de junio, minutos antes de su instalación, el TCP ya había advertido a Rodríguez con un fallo que suspendía su competencia para dirigir la sesión, remarcando que “será nulo de pleno derecho todo acto o disposición que se realice o se emita con posterioridad” a la notificación que se realizó ese día al delfín del expresidente Evo Morales.

Rodríguez se pronunció este jueves sobre la decisión. La descalificó. “Cualquier disposición, fallo, resolución o sentencia del TCP se configura como un documento que garantiza su trabajo (…). Cualquier documento que emitan será para asegurar sus pegas, su trabajo; no pueden ser juez y parte cuando la Asamblea sanciona una ley que cesa sus funciones”, subrayó.

Comparte y opina:

Asamblea confirma receso legislativo para el 7 de julio, sin comisión de turno

Las comisiones mixtas encargadas del proceso de preselección de candidatos a las elecciones judiciales continuarán con sus respectivas tareas.

Por Daniel Zenteno

/ 20 de junio de 2024 / 16:54

A través de un comunicado, la presidencia de la Asamblea Legislativa confirmó este jueves que el Receso Legislativo, que establece la Constitución, iniciará el próximo 7 de julio.

De acuerdo a la norma, la Asamblea cuenta con dos recesos, uno a mitad de año y el otro, al final. La Constitución establece que el receso debe ser de 15 días, por lo que el 22 de julio la Asamblea retomaría sus actividades.

Puede leer: El TCP anula la sesión legislativa del 6 de junio y Rodríguez descalifica el fallo

La particularidad de este receso radica en que no habrá una Comisión de Asamblea de turno, debido a que, en la sesión del martes, no se pudo instaurar las ‘condiciones necesarias’ para la designación de esta comisión.

De acuerdo con el presidente nato de la Asamblea, David Choquehuanca, Comunidad Ciudadana (CC) y la Cámara de Senadores no hicieron llegar las listas para la conformación de la comisión. En ese sentido, declaró un cuarto intermedio y luego la suspensión de la sesión.

“Los asuntos de urgencia que surjan durante este periodo serán atendidos de acuerdo a las previsiones constitucionales”, establece el comunicado como respuesta a la falta de la Comisión de Asamblea.

Comisiones mixtas

Asimismo, la nota de la Vicepresidencia señala que tanto la Comisión Mixta de Constitución, como la Comisión Mixta de Justicia, de acuerdo a la Ley 1549 de Elecciones Judiciales, deberán continuar con el proceso de preselección de postulantes a altos cargos del Órgano Judicial y Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

Los presidentes de ambas comisiones tienen previsto realizar las evaluaciones orales y escritas de los postulantes durante los primeros días de julio.

En la sesión del martes, se criticó ampliamente a Choquehuanca, debido a que varios legisladores afirmaron que el receso era innecesario, pues la Asamblea tiene, en su criterio, varios temas pendientes que deben tratarse.

Comparte y opina:

Plazo para Arce cumplido: Loza advierte que ‘el pueblo’ está listo para movilizarse

El senador evista afirmó que el no reconocimiento de las resoluciones aprobadas en la sesión del 6 de junio es algo que "ni la izquierda ni la derecha pueden permitir".

Por Daniel Zenteno

/ 20 de junio de 2024 / 16:43

Concluido el plazo de 10 días que el ala evista del Movimiento Al Socialismo (MAS) confirió al Gobierno para que apruebe los proyectos de ley que aprobó la Asamblea Legislativa el pasado 6 de junio, las organizaciones sociales están listas para movilizarse, dijeron diputados de esta corriente.

Así lo afirmó el senador evista Leonardo Loza, además de referirse a un ‘supuesto auto constitucional’ del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) que declara nula la sesión que dirigió Andrónico Rodríguez, titular del Senado, en ejercicio de la presidencia interina de la Asamblea.

“Queremos advertir que el TCP nuevamente está en camino de violar la Constitución y la independencia de poderes en nuestro país. Alerta, atentos, pueblo boliviano, vamos a entrar en estado de emergencia”, advirtió este jueves en conferencia de prensa.

Puede leer: El TCP anula la sesión legislativa del 6 de junio y Rodríguez descalifica el fallo

El 6 de junio, luego de meses sin sesión, la Asamblea, dirigida por Rodríguez, aprobó varias resoluciones, como el proyecto de ley que cesa las funciones de los consejeros y magistrados prorrogados, además de la resolución para dar continuidad al proceso de preselección para elecciones judiciales.

TCP

Sin embargo, el oficialismo calificó a la sesión como ilegal e inconstitucional, y decidió recurrir al TCP para que declare nulo todo lo que se aprobó.

Este miércoles comenzó a mediatizarse un presunto comunicado oficial del TCP en el que da la razón al oficialismo; la sesión y todas sus decisiones son nulas.

“Eso no podemos permitir ni siendo de la izquierda, ni siendo de la derecha; ni siendo del campo, ni siendo de la ciudad”, expresó Loza, respecto a las atribuciones del TCP.

Cuando se conoció la postura del TCP respecto a la sesión, la oposición denunció que, una vez más, este poder se sobreponía a los demás órganos del Estado.

“El pueblo está en estado de emergencia, en estado alerta para movilizarse inmediatamente en cualquier momento, en los nueve departamentos del país, si el presidente no promulga estas leyes se vendrán grandes movilizaciones en todo el país, peor si se anula la séptima sesión”, afirmó el legislador.

Plazo

El evismo advirtió el 10 de junio, durante su encuentro nacional que, si el Gobierno no promulgaba las leyes, habría movilizaciones. Este jueves se cumple el plazo de 10 días que establecieron.

“Ya tienen ellos sus medidas asumidas”, informó Loza.

Las movilizaciones y bloqueos de carreteras estaban programados para el 1 de julio, sin embargo, con la postura del TCP, Loza estimó que podrían adelantarse e iniciar desde el próximo lunes.

Comparte y opina:

Año Nuevo Andino, intento de ‘resignificación’ de la identidad indígena desde las ciudades

Por el Año Nuevo Andino 5532, en Bolivia, se constituye feriado nacional con suspensión de actividades, desde la promulgación del decreto del 17 de junio de 2009.

Año Nuevo Andino en La Paz. Foto: Archivo La Razón

/ 20 de junio de 2024 / 15:43

Cada 21 de junio se conmemora el Año Nuevo Andino, Amazónico y del Chaco, que es una festividad que tiene un significado cultural y espiritual para los pueblos indígena originarios campesinos del país. Se celebra esta fecha en ocasión del solsticio de invierno o el “Willka Kuti”, que significa el retorno o renacer del Sol.

Este 2024 se constituye en el año 5532 para el mundo andino. Será un día de feriado nacional con suspensión de actividades, según los decretos supremos 173, del 17 de junio de 2009, y 2750, del 1 de mayo de 2016.

El ensayista alteño Carlos Macusaya, y la documentalista Verónica Córdova asistieron al programa Piedra, Papel y Tinta, de La Razón, para hablar al respecto.

Macusaya consideró que la celebración del Año Nuevo Andino parte de una «resignificación» de la identidad indígena desde las ciudades. En su criterio, la tradicional celebración en Tiwanaku es una ceremonia por iniciativa de indígenas urbanos de finales de los 70 e inicios de los 80.

“La iniciativa del Año Nuevo Andino es que los indígenas pueden resignificar su cultura desde la ciudad”, afirmó.

En su criterio, la celebración conforma un espacio de “afirmación identitaria”, que, posteriormente, se difuminó por todo el país con la “estatalización” de las políticas del expresidente Evo Morales.

Sin embargo, atribuyó el rol del indianista fallecido Felipe «El Mallku» Quispe, que, en su opinión, personificó “un cambio de época” en el país desde cuando le planteó al dictador Hugo Banzer «hablar de presidente a presidente».

A partir de entonces, los indígenas pueden “hablar de tú a tú”, puso como ejemplo.

Para Macusaya, quien abrió el camino para la resignificación de la identidad indígena fue Quispe y, posteriormente, el cambio del sistema tradicional fue liderizado por Morales. “Felipe Quispe no era a hábil para las alianzas, quien era hábil era Evo Morales”, admitió.

Explicó que, en ese contexto de “efervescencia identitaria”, la identidad indígena se convirtió, además, en una identidad política para confrontar a quienes tradicionalmente habían gobernado el país; es decir, élites y clases medias y altas.

“Recoge en su caudal electoral esa voluntad que no tenía liderazgo, pero había voluntad de cambio”, añadió Macusaya.

Por su parte, Córdova afirmó que, si bien la celebración de Tiwanaku es una tradición «inventada», los rituales son ancestrales. “Ya existía un rito de paso anual», que coincidía con los tributos indígenas, como también ocurría el 21 de diciembre.

En su opinión, la celebración es posible debido a que las personas necesitan una espiritualidad, que, generalmente, se centra en las religiones institucionalizadas, como el catolicismo, cristianismo, entre otros. “La sociedad contemporánea evita la religión institucionalizada y trata de encontrar espacios que sean más libres, abiertos y flexibles”.

Es decir, la sociedad desea reencontrar los lazos con la identidad indígena que está ligada a la infancia. “En una búsqueda de recuperar prácticas religiosas y espirituales que no te obligan a una religión institucionalizada”, comentó Córdova.

Además, la documentalista consideró que la declaración del 21 de junio como feriado nacional es emergente de una política estatal y que impulsa un canal de escape para la práctica de la espiritualidad. “Son políticas culturales que crean una nueva tradición”.

De este modo, la celebración por el Año Nuevo Andino fue expandiéndose por todo el país, al lado de las autoridades de gobierno que, desde la asunción de Morales a la presidencia, impulsan la recuperación de la identidad indígena.

El presidente Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca viajarán este viernes a Tiwanaku, a 70 kilómetros de la ciudad de La Paz, para celebrar el Año Nuevo Andino.

El acto principal se instalará la madrugada este viernes 21 de junio en el Complejo Arqueológico de esa localidad, donde los mandatarios recibirán los primeros rayos del sol como manda la tradición.

Según el programa de la ceremonia de recibimiento, comenzará a las 04.30 con rituales y ofrendas hasta minutos después de las 07.00.

Eventos similares se desarrollarán en distintos “sitios sagrados” de Samaipata (Santa Cruz), Incallajta (Cochabamba), Chataquilla (Chuquisaca), Yunchará (Tarija), Sajama (Oruro), Parque Piñata (Pando), Roca Sagrada de los Chimanes (Beni), la Isla de Incahuasi en el salar de Uyuni (Potosí) y Caiconi (La Paz).

El otrora presidente de Bolivia Evo Morales también participaba en los rituales con que los indígenas aymaras para recibir el Año Nuevo de la cultura andina, coincidente con el solsticio de invierno del Hemisferio Sur.

Lea también: Año Nuevo Andino de La Paz en Caiconi: los buses partirán de Minasa y Plan Autopista

Comparte y opina:

Macusaya cuestiona que Choquehuanca no contribuya a la resignificación de la identidad indígena

“Él decía en 2022 que 40 días y 40 noches antes de Año Nuevo Aymara no se bebía alcohol y no se tenía sexo. Él es de Huarina” y eso no ocurre, dijo Carlos Macusaya en alusión a David Choquehuanca.

El ensayista Carlos Macusaya en Piedra, Papel y Tinta. Foto: Oswaldo Aguirre

/ 20 de junio de 2024 / 15:35

El escritor y ensayista alteño Carlos Macusaya aludió al vicepresidente y presidente nato de la Asamblea Legislativa, David Choquehuanca, de no contribuir a la resignificación de la identidad indígena.

Cuestionó de él, por ejemplo, declaraciones que, en su criterio, son una farsa y que no ayudan a fortalecer la identidad indígena. Además, lo tildó de promover una visión estereotipada y superficial de esa identidad, que “distorsiona” el verdadero proceso de cambio en Bolivia, reduciendo su historia de lucha a referencias místicas.

“Él decía en 2022 que 40 días y 40 noches antes de Año Nuevo Aymara no se bebía alcohol y no se tenía sexo. Él es de Huarina (…) Es una región donde el adventismo ha tenido mucha fuerza”, criticó en el programa Piedra, Papel y Tinta, de La Razón.

En junio de 2022, Choquehuanca recomendó “limpiar los cuerpos” a quienes visiten el templo de Tiwanaku. “40 días antes, hermanos, no carne; 40 días antes, no trago, ni una gota de alcohol; tenemos que limpiarnos; 40 días antes, no sexo, tenemos que prepararnos”, declaró.

La autoridad hizo esas declaraciones en el acto de lanzamiento del Año Nuevo Andino, Amazónico y Chaqueño “Wilka Kuti” 5530, en la plaza Murillo de la ciudad de La Paz.

Macusaya lamentó que esta visión superficial deja de lado los verdaderos procesos históricos y de lucha de los indígenas, recordando cómo los indianistas enfrentaron agresiones y discriminación en su lucha por el reconocimiento.

Además, el investigador cuestionó la ausencia de legisladores o funcionarios del Órgano Ejecutivo que promuevan esa resignificación identitaria. “Necesitamos actores que estén a la altura de poder resignificar a un indígena, no solo desde lo simbólico, sino desde las acciones prácticas”, afirmó.

En las últimas semanas, los actos de Choquehuanca, en su rol de presidente de la Asamblea Legislativa, han sido blanco de cuestionamientos. Frente al bloqueo legislativo y rezago de las elecciones judiciales en el primer órgano del Estado, el vicepresidente no fue capaz de manifestarse o convocar una sesión inmediata y, antes del 6 de junio, solo convocó a sesión del pleno de la Asamblea en dos ocasiones.

“Con ese tipo de acciones la imagen del indígena sigue reproduciéndose como un tipo que no tiene la capacidad de dirigir por ejemplo la Asamblea”, criticó Macusaya.

De ese modo, reclamó las acciones del segundo hombre del Estado. “¿Qué indígena destaca?  ¿Quién puede decir qué brillante ese indígena del Parlamento o en el ministerio? No hay nadie”, cuestionó. 

Asimismo, apuntó a Choquehuanca de no ser un apoyo para el presidente Luis Arce. “Cuando lo atacan a Arce, Choquehuanca es un ratón en su ratonera mientras los gatos están dando vueltas en la cocina”, indicó.

“Yo recuerdo que. cuando a Evo Morales lo atacaba la oposición, Morales no respondía. El que salía a dar lanzas era Álvaro García Linera”, dijo.

Por otro lado, Macusaya remarcó que el “gran líder histórico” del proceso de cambio no fue solo Morales, sino también García Linera. “Nunca fue el solo, siempre era la dupla Evo-Álvaro (…) Álvaro siempre estaba ahí defendiéndolo, dando pecho por él”. 

Consideró que el proceso de resignificación de la identidad indígena tiene antecedentes en las luchas anteriores al llamado proceso de cambio impuesto por el Movimiento Al Socialismo (MAS) y Morales.

Las luchas comenzaron en las universidades y en algunos cuadros como Quispe. “Los indianistas eran pateados en la universidad, eran escupidos por su wiphala y alguien te sale con un discurso sobre la ancestralidad de la wiphala. Y se salta el hecho para que hoy agarren la wiphala tuvieron que ser pateados y escupidos”, enfatizó.

Subrayó que la politización y educación de jóvenes indígenas, que luego regresaron a sus comunidades para movilizar a su pueblo, fue fundamental para el ascenso de Morales a la presidencia.

Además, indicó que se debe reconsiderar la forma en que se representa y se entiende la identidad indígena dentro del MAS y en la política boliviana en general. “Yo pienso que (debe) tomarse con seriedad a los indígenas”, remarcó.

El análisis de Macusaya fue expuesto en el debate sobre la importancia del Año Nuevo Aymara, del que también participó la documentalista y cineasta Verónica Córdova.

Lea también: El factor Choquehuanca

Temas Relacionados

Comparte y opina: