Nacional

sábado 4 dic 2021 | Actualizado a 04:00

Adepcoca celebra 35 años acusando al Gobierno de fomentar producción de coca ilícita

La organización cocalera cumplió este viernes 35 años. Su dirigente, Franklin Gutiérrez, fustigó al Gobierno por autorizar los cultivos de la hoja en el Chapare mediante la Ley general de la Coca. Anunció cárcel para las actuales autoridades si llega a ser presidente.

/ 20 de julio de 2018 / 19:11

La Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) celebra este viernes 35 años de existencia con fuertes acusaciones en contra la administración del presidente Evo Morales a la culpan de fomentar la producción de coca “ilegal” en el Chapare de Cochabamba y en los parques nacionales.

La postura fue exteriorizada por su máximo dirigente, Franklin Gutiérrez, quien en medio de un acto de festejo que se instaló en su sede ubicada en el barrio de Villa Fátima y que fue matizado con conjuntos musicales, advirtió con la cárcel para los funcionarios del gobierno si llegara a ser Presidente.

“El único sector que producía coca era Sud Yungas, Nor Yungas e Inquisivi, pero ahora el Gobierno ha incrementado coca en el Chapare, en los parques nacionales y en diferentes sectores a nivel nacional, por eso estamos preocupados, como yungueños, como bolivianos”, señaló.

A su juicio, “pareciera que este gobierno quisiera llegar a la cantidad que tienen diferentes países que cultivan la hoja de coca” y dijo que la hoja que se produce en esas zonas cochabambinas, reconocida en la Ley General de la Coca de marzo de 2017, “solo va al sector ilícito”.

El miércoles 18 de julio, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su sigla en inglés) presentó el Informe Mundial sobre las Drogas 2018 en el que detalla que “la cocaína producida a partir de la producción de hoja de coca en Perú y Bolivia también aumentó en 2016, aunque a un ritmo más lento”.

La investigación ubica al país como el tercer productor del arbusto en el mundo (10%) después de Colombia (68,5%) y Perú (21%).

Para el ministro de Gobierno, Carlos Romero, “estos son logros muy significativos que nos deben enorgullecer como país”, más comparado con las “millonarias” inversiones que hace Estados Unidos en los otros países que no se comparan con el presupuesto de las arcas bolivianas destinadas para la interdicción.

Gutiérrez considera, sin embargo, que con esos argumentos “pareciera que este Gobierno quisiera llegar a la cantidad” de producción de Colombia y Perú.

Adepcoca se vio sumida en la crisis en marzo pasado, cuando ocurrieron pugnas por la dirigencia en las que estaba involucrado el dirigente, a quien algunos de afiliados cuestionaron por permanecer como titular pese a que su gestión había concluido.

Al respecto, el cocalero acusó al Ejecutivo de la “intervención” lo responsabilizó por intentar “tomarla para beneficios de esos sectores excedentarios ilegales”.

Tras el conflicto, Gutiérrez fue ratificado en el cargo y anunció su candidatura, aunque no formal, para las elecciones generales de 2019 con la premisa de “cambiar al país” tras vencer a su principal contendor, el presidente Evo Morales. Hoy inclusive anunció cárcel para sus colaboradores.

“Si Dios y el país me va a dar la oportunidad, lo primero que vamos a hacer es transformar el país y pedir siempre que los bolivianos estemos unidos para que todos estos ministros, viceministros y autoridades del gobierno tienen que llegar a (la cárcel de) San Pedro, a Chonchocoro”, dijo. (20/07/2018)

Comparte y opina:

Gobierno aguarda informe final sobre el ‘jet abandonado’; indagan a la tripulación

Se descartó el microaspirado de la aeronave debido a una pesquisa previa hecha por la fuerza antinarcóticos cuando la nave arribó al país en abril de 2017. Solo resta un informe de México referido a los antecedentes de los tripulantes.

/ 18 de julio de 2018 / 16:42

El Ministerio de Gobierno aguarda un informe final sobre el “jet abandonado” al que le restan los antecedentes internacionales de la tripulación. Al momento solo falta el reporte de México y los datos recabados hasta la fecha dan cuenta que el personal no tiene ninguno. Se descartó el microaspirado de la aeronave debido a una pesquisa previa hecha por la fuerza antinarcóticos.

“Otro tema que estamos esperando para tener un informe final es si los tripulantes tienen un antecedente o no”, indicó el ministro de Gobierno, Carlos Romero, en una rueda de prensa improvisada en Palacio de Gobierno al término del habitual gabinete ministerial de los miércoles.

Explicó que a la fecha, con base en la información internacional ya recabada, los operadores del avión “no tienen ningún tipo de antecedentes”, aunque “está pendiente una información que hemos pedido a México y que espero que nos den curso en las siguientes horas”.

La aeronave arribó el 7 de abril de 2017, de acuerdo con registros de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y un año después se puso a conocimiento de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB).

Fue esta última entidad la que verificó que no contaba con ninguna autorización, por lo que se la calificó como contrabando por no regularizar su estadía en el país y, bajo esa tipificación y sobre la base de normativas nacionales e internacionales, se la decomisó.

La presidenta de la ANB, Marlene Ardaya, ratificó la semana pasada que el avión “no se va a devolver (…) la posición de la administración aduanera es clara: es una avión de contrabando”.

Como parte de las indagaciones en este caso, se había evaluado efectuar un microaspirado a la aeronave para establecer si se usó para el tráfico de sustancias ilícitas. Esa tarea no se cumplió por negativa de la Fiscalía, que no consideró necesaria una pericia complementaria por una inspección que hizo la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) cuando piso suelo boliviano.

“El microaspirado no ha sido admitido por el Ministerio Público bajo el argumento de que no ha sido abierta una casusa especifica en ese campo y tomando en cuenta que por protocolo la FELCN ha hecho la revisión de la aeronave en el momento que ha arribado al país”, detalló Romero.

Hasta el 13 de diciembre de 2017 los dueños la aeronave, con matrícula N557 JK, mantuvieron contacto con Aasana y pagaron Bs 75.371 por costo de pernocte. De esa fecha hasta hoy perdieron contacto y la deuda acumulada ahora asciende a poco más de Bs 63.000. (18/07/2018)

Comparte y opina: