Nacional

domingo 18 abr 2021 | Actualizado a 19:19

En el cabildo de El Alto llaman a defender y no permitir la toma de la Casa Grande del Pueblo

Organizaciones afines al MAS se concentraron en un cabildo organizado en El Alto, ciudad donde un día antes hubo enfrentamientos tras la llegada del cívico Fernando Camacho.

El secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, toma la palabra en el cabildo de El Alto. Foto: captura Bolivia Tv

/ 7 de noviembre de 2019 / 20:01

Ante un multitud congregada en la avenida 6 de Marzo, el secretario general de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, llamó este jueves a los habitantes de El Alto a hacer frente a quienes exigen la renuncia del presidente Evo Morales. "No podemos estar mirando", arengó y advirtió que no permitirán la toma de la plaza Murillo y de la Casa Grande del Pueblo.

Huarachi habló en el cabildo denominado "Por la democracia", que determinó una vigilia permanente en defensa del actual proceso de cambio y ratificar el respaldo a la administración de Morales.

"El Alto se ha dormido", reclamó el máximo dirigente de los trabajadores de Bolivia, quien segundos antes recordó el ingreso de los mineros a esa ciudad en 2003 cuando como consecuencia de una revuelta social se provocó la dimisión de Gonzalo Sánchez de Lozada.

"El símbolo de lucha es El Alto; hoy tenemos una nueva responsabilidad, no podemos estar mirando mientras hay muertos en Cochabamba y Santa Cruz, humillando a la mujer de pollera, haciendo arrodillar a una mujer gremial, ¿qué está pasando compañeros?", cuestionó.

Los cívicos y líderes de oposición exigen la renuncia de Morales y la anulación de las elecciones del 20 de octubre. Cumplen un paro indefinido y decidieron tomar las instituciones públicas para evitar ingresos económicos al Gobierno, como parte de una estrategia.

Huarachi dijo que todos son conscientes de que no hay que despertar al león dormido, porque "El Alto, si despierta, va a hacer respetar la democracia".

"Alteños y mineros somos una dinamita y vamos hacer respetar la democracia y el proceso. Ahora más que nunca nos necesita el país, nos necesita el pueblo boliviano", remarcó en su discurso.

El resto de discursos de diferentes dirigentes sociales coincidió en la línea de defensa de la democracia y del gobierno.

El cabildo se realiza un día después de los conflictos desatados fuera del aeropuerto de El Alto ante la llegada del dirigente cívico cruceño Luis Fernando Camacho, quien este jueves dijo que no volverá a Santa Cruz hasta lograr el objetivo de dimisión del presidente Morales.

(07/11/2019)

Comparte y opina:

Morales alude de traidora a Copa y ella responde: ‘Traidor es quien deja indefenso al pueblo’

Evo Morales contó que Eva Copa se reunió el 15 de abril con Luis Fernando Camacho y antes con Manfred Reyes Villa, con quien incluso habló de candidaturas para 2025.

Evo Morales y Eva Copa fueron correligionarios en el MAS. Fotos: AFP y APG

/ 18 de abril de 2021 / 18:34

Un inesperado cruce verbal ocurrió este domingo luego de que el expresidente Evo Morales aludiera a la alcaldesa de El Alto, Eva Copa, de traidora. La respuesta no se dejó esperar, la exsenadora del Movimiento Al Socialismo (MAS): No mienta, presente pruebas y traidor es quien “deja indefenso al pueblo”.

En entrevista con radio Kawsachun Coca, el también presidente del MAS y jefe de campaña en las elecciones subnacionales, hizo una evaluación de la derrota de su partido en segunda vuelta para la elección de gobernadores y contó detalles de una reunión partidaria del viernes.

“En la reunión se aclaró perfectamente por qué se ha perdido: por traidores; siendo senadores, siendo alcaldes, siendo concejales del MAS, se van a la derecha, eso es una traición”, dijo Morales sin señalar específicamente a nadie.

Sin embargo, luego dijo que, en ocasión del aniversario de la Batalla de La Tablada, el 15 de abril en Tarija, varias autoridades electas fueron invitadas a los actos, entre ellas Copa. “En un hotel de Tarija se han reunido (en la tarde del 15 de abril) con (Luis Fernando) Camacho, Damián Condori, Eva Copa, (Óscar) Montes y otros los que han ido. Una reunión; los traidores reunidos con Camacho”, contó.

“Quiero que sepa el pueblo boliviano, especialmente los movimientos sociales, porque algunos están diciendo: ‘Nosotros, como no nos han tomado en cuenta en el MAS, nos hemos prestado la sigla, seguimos siendo del MAS; (pero) qué falso, reunidos con los golpistas los traidores, quiero que sepa la población”, insistió Morales.

Es más, el líder político dijo que quiere denunciar “que la gente de Eva Copa y la gente Manfred (Reyes Villa) hace dos o tres semanas se han reunido y planificaron ir juntos a las elecciones de 2025, ni siquiera están pensando en buena gestión y ya están pensando en 2025”.

En su respuesta a través de sus redes sociales, Copa se expresó molesta y nose guardó adjetivos. “Señor Evo Morales, no mienta al pueblo boliviano, tampoco quiera cubrir la derrota de su partido lanzando injurias y falsedades. Si usted afirma que mi persona se reunió con el señor Camacho, presente pruebas y demuestre dónde y a qué hora sostuve dicha reunión”, desafió.

“Con valentía de mujer, lo desafío a que corrobore sus aseveraciones, caso contrario usted quedará como un político mentiroso”, insistió Copa.

La exsenadora fue más allá, aludió a Morales de traición. “Y si de traidores hablamos, traidor es aquel que huye y deja abandonado e indefenso a su pueblo”, refutó Copa.

Un cruce verbal así entre Morales y Copa no había ocurrido antes. La exsenadora fue desahuciada por el MAS como candidata de ese partido; en su lugar había sido elegido Zacarías Maquera.

Para las elecciones del 7 de marzo, Copa se sumó a la alianza Jallalla, sigla con la que ganó los comicios con el 68% de los votos. Consultada sobre cómo fue separada de la candidatura del MAS, la exsenadora dijo a La Razón que no entendía ese criterio y no sabía quién creer. Había hablado por teléfono con Morales sobre su situación; dijo que él le aclaró que la decisión fue tomada por la dirigencia del MAS en La Paz.

Comparte y opina:

Revelan mensajes de Characayo y García en los que coordinan reunión con sus víctimas

La conversación entre los dos exfuncionarios fue registrada durante la misma noche que fueron sorprendidos con $us 20.000 en pleno centro de la ciudad de La Paz.

El exministro Edwin Characayo y el exdirector de Desarrollo Rural, Hiper García. Fotos: Ministerio de Gobierno.

/ 18 de abril de 2021 / 15:03

En las últimas horas fue difundida parte de una conversación que sostuvieron el exministro de Desarrollo Rural y Tierras Edwin Characayo y el exdirector General de Desarrollo Rural Hiper García a través de la aplicación WhatsApp y en los que coordinan la reunión con sus víctimas de presunta corrupción.

El “desdoblamiento” de los mensajes fue realizado por un perito especialista de la División Informática de la Policía, según un documento al que accedió el periódico Los Tiempos.

El primer mensaje que se observa es el enviado por García a Characayo a las 20.02 del 13 de abril y en el que le pregunta si ya terminó su reunión porque los “amigos”, entonces, ya habían llegado a La Paz.

Un minuto más tarde, el exministro responde que sigue en la oficina y el exdirector le consulta “dónde nos reunimos”.

Characayo, en un principio, sugiere que sea en su oficina, es decir, en el mismo Ministerio de Desarrollo Rural. Pero más adelante, a las 20.19, el extitular del Ministerio de Desarrollo Rural cambia de opinión y dice: “O en mi ‘depa’ sería”.

Luego, a las 21.00, el exministro consulta si finalmente “ya vienen o nada”, y ocho minutos después, el exdirector asegura que “recién llegaron al Prado”.

Asimismo, en el documento, se observa que a las 21.18, García mandó una ubicación a Characayo y hasta le pidió: “venite solo y mejor si vienes con chulo o canguro”.

Según un informe policial al que accedió La Razón en pasados días, el 13 de abril, a las 21.30, el Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) tomó conocimiento de una presunta comisión de los delitos de cohecho pasivo propio, concusión y beneficios en razón del cargo que estarían siendo cometidos por funcionarios del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

Luego se activó un operativo y la Policía sorprendió al entonces todavía ministro de Desarrollo Rural y al director general de Desarrollo Rural con $us 20.000, que minutos antes habían recibido de una mujer y su abogado, que estaban realizando un trámite de saneamiento de tierra de una propiedad, ubicada a cuatro kilómetros antes de llegar a  San Ramón, en Santa Cruz.

El hecho ocurrió en pleno centro paceño (El Prado), altura café Alexander, donde —de acuerdo a ese reporte policial— García ubicó a la víctima y a su abogado en unas banquetas y luego les procedió a quitar sus teléfonos móviles bajo la amenaza de que no intenten grabar nada.

Y es así que después de unos minutos se acercó a las banquetas otra persona que estaba vestida con buzo deportivo color plomo, “totalmente encapuchada”, y quien resultó ser el Ministro de Desarrollo Rural y Tierras.

Después, tras unos minutos de conversación, la víctima y su abogado entregaron los $us 20.000 “en mano propia a Edwin Characayo y éste a su vez (…) agarró el dinero y lo ingresó a la mochila que tenía García”, detalla el informe.

Se conoció que posteriormente todos se despidieron y es ahí que fueron aprehendidos ambos los ahora exfuncionarios públicos, que en horas posteriores fueron imputados y enviados a distintas cárceles para que guarden detención preventiva mientras continúan las investigaciones.

Comparte y opina:

Morales devela que hay ‘antievistas’ en el Gobierno y admite división y corrupción en el MAS

“Cómo es posible que algunas autoridades nuestras, y que están dentro del Gobierno, estén hablando contra Evo Morales, ¿qué daño les he hecho?”, cuestionó el exmandatario.

Evo Morales. Foto: APG.

/ 18 de abril de 2021 / 14:32

El expresidente Evo Morales denunció este domingo que existen “antievistas” dentro del actual Gobierno que, con el pretexto de renovación y el argumento del “dedazo”, pretenden vetarlo de la estructura del Movimiento Al Socialismo (MAS). Además, admitió que en su partido “hay división y corrupción”.

La exautoridad, en una entrevista con la radio Kawsachun Coca, precisó que estos problemas fueron identificados en una reunión a puertas cerradas que sostuvo el viernes con las principales autoridades del país, dirigentes del MAS y candidatos que ganaron y perdieron en las elecciones subnacionales.

“La reunión duró más de nueve horas y, en resumen, yo diría que detectamos dos problemas en el MAS y (en esto) quiero ser muy sincero porque detectamos que hay división y también hay corrupción”, afirmó.

Morales contó que en ese encuentro se propusieron enfrentar, inicialmente, el problema de la división.

Pues, si bien “el desprecio a Evo no es ninguna novedad, (…) algunos dirigentes ya empezaron con el antievismo so pretexto de renovación y con (el argumento) del dedazo (en la designación de candidaturas para las elecciones subnacionales)”, remarcó.

Además, en la reunión —de acuerdo a la misma versión del exmandatario— los candidatos, dirigentes del MAS y también del Pacto de Unidad informaron “que el antievismo (incluso) ya está en el Gobierno” y la representarían, principalmente, algunos viceministros.

“Pero de dónde viene el dedazo y la llamada renovación, viene de la derecha (y ese contexto) cómo es posible que algunas autoridades nuestras, y que están dentro del Gobierno, estén hablando contra Evo Morales, ¿qué daño les he hecho?”, cuestionó.

Consideró también que con el pretexto de renovación estas personas quieren enfrentar “a los viejos y a los jóvenes” del partido oficialista. Pero “en el fondo (buscan) cómo vetar a Evo (y), por supuesto, hay alguien responsable (de eso en) el Gobierno y por si acaso no es el compañero (presidente Luis) Arce”, aclaró el exmandatario.

Añadió que, todos esos cuestionamientos en su contra, aguantó con “mucha paciencia” para mantener la unidad del MAS en la campaña electoral; sin embargo, es momento de “poner freno” a esos “hermanos que están equivocados”.

“Entonces, hemos tenido un debate profundo (…) y todos coincidimos (en que si bien no se hará como) una purga, pero se tiene que poner orden a esta situación que viene de algunos viceministros de nuestro gobierno (y algunos dirigentes)”, ratificó Morales, al asegurar que, además, esas personas ni siquiera son oficialmente militantes del MAS.

También afirmó que existe la necesidad de cambiar el estatuto del MAS y adelantó que se ha sugerido al Pacto de Unidad realizar un congreso del partido oficialista entre 3 y 4 de junio próximo, porque, según su versión, “todos observaron qué hacemos con algunos dirigentes e inclusive algunos asambleístas que permanentemente hablan contra exministros, contra Evo Morales y hasta contra el Gobierno”.

Pero “ya nos damos cuenta de que no son ni militantes, porque el militante tiene que tener disciplina y (…) ahí están los infiltrados, entonces vamos a debatir profundamente este tema”, confirmó.

Sobre la corrupción, consideró que es producto del cuoteo de cargos. Es decir, “el tema del cuoteo de (parte de) algunos dirigentes (y por eso se ha registrado), por ejemplo, (la corrupción en) el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, donde el primer ministro duró solo algunas semanas y el segundo unos meses”, señaló el exjefe de Estado.

Así hizo referencia a la destitución de Wilson Cáceres y Edwin Characayo, que fueron echados de sus cargos respectivamente por presunto nepotismo y por cobrar $us 20.000 para un trámite de saneamiento de tierras.

Morales es presidente del MAS, y para las elecciones subnacionales fue designado jefe de campaña.

Comparte y opina:

Bolivianos denuncian detenciones y torturas tras salida de Morales en 2019

Durante el gobierno de Áñez no se hicieron investigaciones a las denuncias sobre abusos policiales, mientras que el actual gobernante, Luis Arce, prometió, bajo el eslogan de "justicia y no venganza", aclarar los hechos.

La madre de una de las víctimas de 2019. Foto: AFP.

/ 17 de abril de 2021 / 20:22

Bolivia vivía en el desgobierno el 11 de noviembre de 2019, el día después de la renuncia de Evo Morales, un escenario que las fuerzas del orden aprovecharon, según varios ciudadanos, para cometer abusos. Un año y medio después, las víctimas de aquel nefasto lunes buscan justicia.

Morales volaba rumbo a México un día después de su renuncia. La segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, se proclamaba presidenta interina del país el 12 de noviembre en una Asamblea Legislativa semivacío, un movimiento avalado por la Constitución.

En esas confusas horas de una Bolivia acéfala y que acumulaba casi tres semanas de protestas, a veces violentas, Agamenón Espejo dice que fue detenido, golpeado y amenazado por agentes del orden en la ciudad de El Alto.

Este comerciante de 45 años asegura que fue detenido a media tarde cuando caminaba con un amigo para verificar el estado de su puesto de venta. Fue atrapado por vecinos que vigilaban las calles asustados ante rumores sobre la llegada de saqueadores.

Lo entregaron a la Policía de esa ciudad en la que en 2003 se gestó la revuelta que acabó por derrocar al entonces mandatario conservador Gonzalo Sánchez de Lozada, que se saldó con más de 60 muertos.

«Nos agarraron (los policías) directamente a golpes, con palazos, nos patearon. Nos metieron en un cuarto y nos echaron gas (lacrimógeno), nos dieron con toletes (porras), con la cacha (culata) de las armas, nos intimidaron diciendo que nos iban a matar y a botar nuestros cuerpos», explica Agamenón a la AFP.

Dice que los vecinos lo confundieron con quienes, horas después, incendiaron la misma infraestructura policial a la que fue llevado.

Así comenzó el calvario de Agamenón, semejante al narrado por otros detenidos en circunstancias parecidas esos días.

Fue llevado al Comando de la Policía en La Paz, donde los efectivos del orden lo mostraron ante la prensa, junto a otras 20 personas, con granadas y dinamita que presuntamente llevaban encima. De allí les trasladaron a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, donde Espejo asegura que les aplicaron descargas eléctricas.

Madre desesperada

Aquel 11 de noviembre, Cecilia Mamani, de 40 años, despidió a su hijo Ismael Chirino, de 23, cuando salió en la mañana a rendir un examen en la universidad, donde estudiaba Trabajo Social.

Como no había transporte público debido a las protestas que agitaron al país después de las elecciones presidenciales de octubre de 2019, el joven volvió a casa caminando. Un grupo de vecinos lo detuvo, lo interrogó y lo golpeó. Luego llegaron unos policías que pensaron que era un saqueador, denuncia Cecilia.

Chirino acompañó a los uniformados para esclarecer los hechos, pero una vez en dependencias policiales lo «torturaron, gasearon, le pusieron una bolsa en la cabeza y le apuntaron con un arma», afirma la madre a la AFP.

Sigue teniendo dolores por las palizas recibidas, afirma la mujer. «Me dice ‘mami, no sé qué hacer’. Trato de curarle con medicinas naturales, pero aún siente dolor. Y por los traumas llora y no sé cómo consolarlo», comenta Cecilia entre lágrimas.

Como Ismael y Agamenón, otros detenidos en esa jornada también denuncian que sufrieron diversos abusos a manos de policías sin saber por qué.

Manos amoratadas

Joga Marconi, de 23 años, regresaba con su hermano y dos colegas albañiles de la obra donde trabajaban cuando fueron agarrados por unos vecinos, que los entregaron a la Policía afirmando que eran delincuentes.

Su madre, Natividad Mamani, de 40 años, indica a la AFP que todavía no puede creer la suma de abusos que toleró para evitar que vulneraran más los derechos de su hijo tras las rejas.

Cuando Joga llevaba 15 días detenido, ella logró introducir clandestinamente un teléfono celular a la prisión, con el que tomó fotos que lo muestran con las manos amoratadas por los golpes recibidos.

Natividad dice que la familia no tenía dinero para pagar los sobornos que imponían otros reclusos para darle cierta seguridad a su hijo. El joven y los demás detenidos del 11 de noviembre recibían golpizas de otros presos por órdenes «desde arriba», asegura. Joga salió de prisión dos meses más tarde.  

Un año medio después de esas protestas, que culminaron con una veintena de muertos y cientos de heridos, Agamenón, Ismael y Joga están en libertad, pero otros siguen tras las rejas, y ningún policía ha sido llevado ante la justicia.

«Para la gente pobre y humilde no hay justicia (…). Mi hijo perdió su trabajo, sus estudios, sus amigos, perdió todo», dice Natividad. «Vulneraron todos sus derechos y no hay justicia hasta el día de hoy».

Durante el gobierno transitorio de Áñez no se hicieron investigaciones a las denuncias sobre abusos policiales, mientras que el actual gobernante, Luis Arce, prometió, bajo el eslogan de «justicia y no venganza», aclarar esos incidentes. Los casos están en la Fiscalía.

Comparte y opina:

Morales denuncia que Áñez pretendía instalar una junta militar para evitar a Arce

“Queremos decirles a los golpistas: ¡aquí está el pueblo boliviano; los vendepatrias nunca más volverán!”, respondió Evo Morales en una concentración del MAS.

Evo Morales habla en la concentración del MAS en Cochabamba. Foto: APG

/ 17 de abril de 2021 / 15:00

El expresidente Evo Morales denunció este sábado que a dos semanas de la posesión de Luis Arce, quien ganó las elecciones de 2020 con el 55,1% de los votos, el gobierno de Jeanine Áñez pretendía instalar una junta militar para impedir el juramento del mandatario electo.

“La penúltima semana para la posesión del hermano Lucho, la dictadura de los golpistas —qué ‘gobierno de transición’, ningún gobierno de transición— tenía el plan de dejar el gobierno a una junta militar”, contó el exmandatario, ahora titular del Movimiento Al Socialismo (MAS, en una concentración de ese partido en Cochabamba.

“Saludo a algunos militares, se rebelaron a su comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general (Sergio Orellana)”, remató.

Morales, dimisionario en la crisis poselectoral de 2019, fue sustituido el 12 de noviembre de ese año por la entonces senadora de minoría Jeanine Áñez, que se proclamó mandataria en sendos se actos de la Cámara de Senadores y de la Asamblea Legislativa sin quorum ni presencia de los dos tercios del MAS. Protestas políticas a raíz de “irregularidades” detectadas por la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones del 20 de octubre habían desembocado en un quiebre institucional.

Es más, el expresidente consideró que un grupo militar “golpista” intentó cohesionarse a una semana de la posesión de Arce, acto que sucedió en la Asamblea Legislativa el 8 de noviembre del año pasado. “La última semana, antes del 8 de noviembre, otra vez intentaron cohesionar militares golpistas para que el hermano Lucho no tome posesión. Hasta el último día la batalla”, dijo.

Ese grupo especializado de Sanandita quería venirse a La Paz. ¿Para qué a La Paz? Seguramente era para tomar la Asamblea Legislativa o para detener a Lucho y no se posesione”, especuló Morales.

“Es larga la historia, hay que repasar esa historia”, insistió.

Morales llamó a defender al gobierno de Luis Arce. “No podemos estar con las manos cruzadas, ya sabemos cuál es la intención de la derecha boliviana. Cuando no nos ganan elecciones, golpe de Estado”, afirmó.

Recordó que en las últimas semanas aparecieron amenazas desde fuerzas detractoras del oficialismo. Una de ellas fue la del ahora gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho. “Voy a decir algo al señor Arce: no se olvide cómo salió Evo Morales, que aprenda a respetar nuestras instituciones”, arengó el 20 de febrero en una comparecencia con periodistas tras la aprobación de la Ley de Emergencia Sanitaria.

El 1 de abril, al saberse de la detención de la exministra de Medio Ambiente María Elba Pinckert, el presidente del Comité pro Santa Cruz advirtió al Gobierno: “Señores, no jueguen con fuego, se van a quemar”.

Le han dicho: “Lucho, cuidado que te vaya como a Evo Morales, amenazando con golpe de Estado. Queremos decirles a los golpistas: ¡aquí está el pueblo boliviano; los vendepatrias nunca más volverán!”, respondió Morales.

“No hemos convocado, saben que es importante acompañarnos, nos acompañamos y no nos abandonamos; estamos presentes para no abandonar nuestra revolución democrático-cultural”, dijo el expresidente.

El MAS evalúa su situación político días después de conocerse los resultado de la segunda vuelta de las elecciones subnacionales, en las que no consiguió una sola de las cuatro gobernaciones en disputa electoral.

Comparte y opina:

Últimas Noticias