Nacional

viernes 5 jun 2020 | Actualizado a 23:45

HRW advierte que disposición en el decreto de Áñez sobre el coronavirus amenaza la libertad de expresión

Pide al Gobierno que derogue la amenaza de procesos a quienes “critiquen políticas públicas” insta a autoridades a activar un recurso de inconstitucionalidad

/ 7 de abril de 2020 / 16:34

Miguel Gómez/La Paz

La entidad defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) advirtió este martes que una de las disposiciones del decreto que endurece las medidas para contener la propagación de la coronavirus en el país, amenaza la libertad de expresión al ser “excesivamente amplia y vaga”, y por habilitar a las autoridades a procesar penalmente a quienes critiquen políticas públicas. Ante ello, demandó derogarla y recomendó activar recursos de inconstitucionalidad.

“El gobierno interino de Bolivia aprovecha la pandemia para arrogarse el poder de sancionar penalmente a quienes publiquen información que las autoridades consideren ‘incorrecta’, y esto viola el derecho a la libertad de expresión”, denunció José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW. “El debate público es el mejor antídoto contra la información errónea o la desinformación, no encarcelar a quienes hacen críticas”, añadió, según una nota de prensa.

La presidenta Jeanine Áñez promulgó la norma el 25 de marzo, que extiende la emergencia sanitaria y la cuarentena total hasta el miércoles 15 de abril. En el segundo parágrafo del artículo 13 se indica que “Las personas que inciten el incumplimiento del presente Decreto Supremo o desinformen o generen incertidumbre a la población, serán sujeto de denuncia penal por la comisión de delitos contra la salud pública”, sancionados con hasta 10 años de cárcel.

“Altos funcionarios bolivianos han mencionado expresamente a opositores políticos como posibles blancos de procesamiento por ‘desinformar’. El decreto no precisa qué acciones o declaraciones podrían considerarse como ‘desinformación’ o como actos que ‘generen incertidumbre a la población’. Este lenguaje ambiguo, sin una clara definición legal, podría dar lugar a abusos para silenciar opiniones o comentarios plenamente protegidos por el derecho a la libertad de expresión”, remarca el comunicado de Human Rights Watch.

La institución indica que el artículo 216 del Código Penal boliviano, referido al tema, “no contempla delitos de opinión, como desinformar ni generar ‘incertidumbre a la población’, tal como se señala en el decreto, ni tampoco otras hipótesis en que se pueda incurrir cuando se hagan comentarios públicos”. Por esta razón, solicitó al Gobierno que se derogue esta disposición “que atenta gravemente contra la libertad de expresión en el país”.

“A su vez, los senadores, diputados, la Defensoría del Pueblo o las autoridades de las entidades territoriales autónomas, que se encuentran legitimadas procesalmente para actuar ante el Tribunal Constitucional Plurinacional, deberían interponer un recurso de inconstitucionalidad para que la corte revise la constitucionalidad de esta disposición”, complementa la nota de prensa.

Asimismo, HRW hace un repaso a declaraciones de autoridades del Gobierno que tienen relación con su advertencia sobre el decreto. Por ejemplo, cuando el 18 de marzo, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció que ordenó a las Fuerzas Armadas, la Policía y al personal de su cartera a hacer “ciberpatrullaje” en las redes sociales para identificar a quienes “desinforman” a la población sobre el coronavirus, bajo la amenaza de entablarles acciones penales.

“Advirtió a los políticos, y mencionó específicamente a Luis Arce (del MAS), sobre su obligación de ‘no desinformar’. Arce, rival político de la presidenta Áñez, encabezaba las encuestas realizadas a principios de este año para los comicios presidenciales, programados inicialmente para mayo. A causa de la pandemia del COVID-19, la elección se ha pospuesto hasta una fecha a determinar entre el 7 de junio y el 6 de septiembre”, complementa la entidad.

También menciona que Murillo insistió en que algunas personas hacían un “mal uso de la información” relativa a la pandemia para conseguir “rédito político” e instó al Ministerio Público a activar todos sus mecanismos contra las personas responsables de “desinformación”. Luego, el 23 de marzo, dice HRW, Rafael Quispe, quien dirige el Fondo de Desarrollo Indígena, acusó a “la gente del MAS” (Movimiento Al Socialismo), partido político al cual pertenecen Arce y el expresidente Evo Morales, de promover “desinformación” sobre el COVID-19.

Más todavía, rememora que el 27 de marzo, el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, advirtió que quienes publiquen “información falsa” en las redes sociales “van a ir a la cárcel 10 años” y serán llevados a hospitales a cuidar de pacientes infectados con la enfermedad. “Human Rights Watch no tiene conocimientos de casos en que el gobierno haya invocado expresamente el decreto del 25 de marzo para procesar a alguna persona por el ejercicio de su libertad de expresión”, señala la nota de prensa de la entidad internacional.

“Si bien hasta ahora el gobierno ha acusado de ´desinformación´ únicamente a miembros del MAS, sin aportar pruebas, el decreto y las declaraciones amenazantes de algunas autoridades podrían tener un efecto intimidatorio para el resto de la población”, sostuvo Vivanco. “Periodistas, profesionales de la salud, personas que denuncien irregularidades y usuarios de redes sociales en general pueden razonablemente temer ser procesados penalmente si critican o dan a conocer fallas en la respuesta del gobierno al COVID-19”, subrayó.

Comparte y opina:

Francia entrega 400 almuerzos a personal de salud del Hospital del Norte

La iniciativa se realizó junto a la Escuela Manq’a y es parte de un programa de cooperación para Bolivia que incluye la donación de $us 1 millón para compra de materiales, un préstamo de $us 100.000 y un plan para la Chiquitanía

/ 5 de junio de 2020 / 13:03

Personal de salud del Hospital del Norte en El Alto recibe almuerzos de parte de la Embajada de Francia en Bolivia.

En solidaridad con el personal sanitario que hace frente al coronavirus en el país, la Embajada de Francia entregó, con el apoyo de la Escuela de Gastronomía Manq’a, 400 almuerzos a los trabajadores en salud del Hospital del Norte de El Alto, que brinda atención a pacientes con la enfermedad.

La iniciativa se llevó a cabo entre el jueves y este viernes, y es parte de un amplio programa de solidaridad que Francia elaboró para ayudar a Bolivia, que incluye la donación de $us 1 millón en materiales, que está en proceso de implementación con el Ministerio de Salud, y un préstamo de $us 100.000 para socorrer a las poblaciones más vulnerables.

Además, se apunta a un plan específico en la Chiquitanía para permitir su recuperación, una región azotada por los incendios forestales, lo que toma en cuenta el impulso de sus posibilidades turísticas cuando llegue el momento.

“Para Francia, que acaba de vivir su peor crisis sanitaria desde hace décadas, era necesario este modesto homenaje al personal sanitario de Bolivia, así como también al personal administrativo y técnico que lo rodea. Nos llena de admiración el valor que todos ellos demuestran en esta difícil situación y su compromiso determinado con los enfermos”, indicó el embajador de Francia, Denis Gaillard.

“Nos sentimos muy complacidos por haber implementado esta acción con la Escuela Manq’a, mediante un programa de formación de jóvenes en situación de vulnerabilidad que Francia apoya desde el año pasado. En efecto, el sector se encuentra actualmente en serias dificultades en Bolivia luego del cierre de los restaurantes, y nos alegra profundamente que este gesto de solidaridad sea también la oportunidad de realzar la calidad de la gastronomía boliviana, sus productos y tradiciones”. (05/06/2020)

Comparte y opina:

Nueve de cada 10 industrias prevén caída en ventas y el 74% no tramita plan de créditos estatal

La CNI y la CAINPAZ realizaron una encuesta para ver los efectos de la pandemia en el gremio. Plantean seis medidas al Gobierno, entre ellas la flexibilidad laboral y el ajuste de los salarios mediante un diálogo tripartito

/ 5 de junio de 2020 / 11:46

Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias.

El 93% de las industrias en el país prevé una caída en sus ventas por el impacto de la pandemia del coronavirus y el 74% no tramita el plan de créditos propuesto por el gobierno de Jeanine Áñez, por las dificultades para su acceso.

Son parte de los resultados de la encuesta llevada a cabo por la Cámara Nacional de Industrias (CNI) y la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (CADINPAZ), entre el 19 y 20 de mayo, para evaluar los efectos de 60 días de emergencia sanitaria.

De acuerdo con una nota de prensa, se realizaron 424 encuestas en el sector industrial manufacturero del país, “que representan alrededor del 80% del aparato productivo nacional considerando el nivel de ventas”.

“Entre sus hallazgos, figuran la alta paralización de actividades industriales a nivel nacional que genera problemas de iliquidez en las empresas para atender obligaciones salariales, crediticias, impositivas, entre otras obligaciones”.

La encuesta indica que el 55,9% de las industrias paralizó 100% de su capacidad instalada utilizada, el 22,9% lo hizo entre 61% a 80%, mientras que el 11,1% entre 41% y 60%, el 5,2% entre 21% y 40% y el restante 5%, entre 10% y 20%.

El 93% prevé una caída en sus ventas para este año, el 2% dice que subirán y el 5% pronostica ningún cambio. Además, el 29% señala que las ventas caerán entre 51% y 90%, y el 51% de las unidades productivas calcula que disminuirán entre 21% y 50%.

“Los créditos contraídos por el sector industrial anteriormente a la cuarentena del COVID-19 tienen un 75% de probabilidad de entrar en mora o ingresar en reprogramación en el sistema financiero”, añade el documento.

En cuanto al plan de crédito gubernamental dispuesto para pago de salarios y/o funcionamiento de operaciones, el 74% de las industrias no accedió o no tramita ello porque consideran que hay dificultades para el acceso a esta propuesta.

Asimismo, el 91% de las unidades productivas de este gremio prevé que por la paralización de actividades provocada por la crisis sanitaria del coronavirus se enfrentarán problemas para el pago de las obligaciones tributarias.

Paralelamente, el sector plantea seis medidas al Gobierno para hacer frente a estas dificultades. Primero, la flexibilidad tributaria, con la condonación, diferimiento y/o la reducción de alícuotas de impuestos.

Segundo, créditos con garantía estatal y/o diferimiento de pago de créditos bancarios en condiciones blandas de tasa de interés y plazos, aparte de un fondo estatal para la concesión de créditos.

Una tercera propuesta es el fomento a la producción y el consumo de los productos con el sello “hecho en Bolivia”, para aliviar la caída de la demanda de bienes y servicios.

Cuarto, plantear la flexibilidad laboral, que permita la negociación entre el empleador y el empleado para ajustar la demanda a la oferta laboral en el nuevo contexto de la recesión económica.

El gremio pide también aplicar medidas de bioseguridad para retornar al trabajo y aliviar la asfixia económica a las industrias. Y sexto, ajustar los salarios mediante la participación entre el Estado, el empresario y el trabajador. (05/06/2020)

Comparte y opina:

Bolivia está antepenúltima en Iberoamérica en índice sobre ‘gobierno tecnológico’

Es el primer ranking de este tipo y fue elaborado por CAF y Oxford Insights. Toma las variables startups digitales, políticas de los gobiernos y sistema de adquisiciones

/ 2 de junio de 2020 / 23:31

El ranking es liderado por España, con una puntuación de 6,6 sobre 10, seguido por Portugal (6,2)

Por Miguel Gómez

Bolivia está antepenúltima en el primer índice sobre “gobierno tecnológico” (govtech) en Iberoamérica, solo por encima de Paraguay y Venezuela. El trabajo fue elaborado por CAF —banco de desarrollo de América Latina— y Oxford Insights.

El indicador analiza “la integración de los ecosistemas emprendedores de base tecnológica vinculados a la gestión pública de los gobiernos y que mide el grado de madurez de los ecosistemas govtech, el dinamismo de los mercados de startups y mimypes digitales con vocación pública y el grado de innovación de las instituciones públicas”, explica una nota de prensa.

El documento, titulado “Índice GovTech 2020: Potenciando de los ecosistemas govtech en Iberoamérica”, toma tres variables: startups digitales, políticas de los gobiernos y sistema de adquisiciones. La conclusión es que los países de la región “necesitan aplicar más masiva y eficientemente las nuevas soluciones digitales basadas en datos para ofrecer mejores servicios a los ciudadanos y ponerlos en el centro de su gestión”.

El ranking es liderado por España, con una puntuación de 6,6 sobre 10, seguido por Portugal (6,2), Chile (5,3), Brasil (5,2), México (5,2), Uruguay (5,1), Colombia (5), Argentina (4,1), Costa Rica (4), Perú (4), Panamá (3,9), República Dominicana (3,7), Bolivia (3,6), Ecuador (3,6), Paraguay (3,4) y Venezuela (2,3).

El documento sugiere que las naciones más digitalizadas están mejor posicionadas para aprovechar los ecosistemas govtech. “Las ciudades tienen un mayor potencial para aprovechar estas nuevas tendencias, dado el dinamismo de las startups digitales tradicionales y las políticas de fomento del emprendimiento digital, como se ha visto en ciudades como Buenos Aires, Ciudad de México y Sao Paulo”.

“La recomendación más importante del Índice GovTech 2020 es el enorme potencial y el creciente dinamismo de estas startups digitales que tienen vocación pública y quieren mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Las govtech proponen nuevas alianzas público-privadas para acelerar la transformación digital de las administraciones públicas. Su contribución será clave para la recuperación de la crisis del COVID-19, que estará marcada por la aceleración de la transformación digital del Estado”, indicó Carlos Santiso, director de la Dirección de Innovación Digital del Estado de CAF.

Comparte y opina:

Equipos donados para luchar contra el COVID-19 están varados en Madrid

Son cuatro respiradores y un ecógrafo que debían llegar a hospitales de cinco departamentos. El proyecto Unidos Bolivia los compró con fondos de una campaña.

/ 2 de junio de 2020 / 13:47

El acto de entrega de la donación de los equipos, el 26 de mayo.

Cuatro respiradores y un ecógrafo donados desde Francia por el colectivo Unidos Bolivia se encuentran varados en Madrid (España), a la espera de ser trasladados a territorio boliviano para ayudar en la lucha contra el coronavirus, que hasta el lunes 1 de junio llevaba 343 fallecimientos y más de 10.500 casos confirmados en el país.

El proyecto se activó ante la carencia de equipos médicos en Bolivia, impulsado por los franco-bolivianos Bernardo Tribeño, Erika Aliaga, Claudia Coste y Enrique Córdova, este último un médico urgentista que brindó el apoyo técnico para la compra de los aparatos, por su experiencia al enfrentar el COVID-19 en Francia.

Campaña

La campaña fue lanzada el 2 de mayo y apuntó a la recaudación de 7.000 euros ($us 7.800) para la adquisición de dos respiradores, pero los fondos recaudados llegaron a 16.285 euros ($us 18.200). Con eso se compraron cuatro respiradores y un ecógrafo, y el hospital Saint Vincent de Paul, en Lille, donó cuatro monitores.

Se pidió colaboración para el envío. La Embajada de Bolivia en Francia atendió a la solicitud para que los equipos lleguen al país en un vuelo con compatriotas, que partió este martes 2 de junio de Madrid a suelo boliviano. Para ello, el proyecto Unidos por Bolivia hizo la entrega formal de los aparatos el martes 26 de mayo.

Grande fue la sorpresa cuando se notificó al colectivo que los cuatro respiradores y el ecógrafo siguen en Madrid, y que solo se enviaron a Bolivia los cuatro monitores. Se desconoce si hubo una descoordinación entre la embajada y la línea aérea Wamos, aunque se maneja el dato de que el avión no tenía autorización para llevar carga.

Ante esa situación, Unidos por Bolivia pide una solución a este problema, ante la necesidad de los hospitales de El Alto, Oruro, Cochabamba, Tarija y Trinidad a los cuales debía llegar este equipamiento. Más aún, no se sabe si serán transportados al país, aunque “se habla de un hipotético vuelo el 13 de junio, sin confirmación alguna”.

“Cada minuto cuenta en esta batalla contra el COVID-19 y el retraso en la entrega de los respiradores perjudica el trabajo de los profesionales de salud que siguen a la espera de material eficiente para esta lucha”, señala un comunicado del proyecto. (02/06/2020)

Comparte y opina:

BoA dice que cumplió protocolos y que puso en cuarentena a la tripulación del vuelo 2445

Información de radio Fides señaló que tres pasajeros del vuelo del 29 de mayo dieron positivo al coronavirus y que no se cumplió con las medidas de bioseguridad para detectar a sospechosos.

/ 1 de junio de 2020 / 15:32

Un simulacro que realizó BoA.

Por Miguel Gómez

Mediante un comunicado, Boliviana de Aviación (BoA) señaló este lunes que cumplió con todos los protocolos de bioseguridad en el vuelo solidario 2445, del 29 de mayo, pero, como medida de prevención, la tripulación fue puesta en cuarentena luego de la información de que tres pasajeros dieron positivo al coronavirus.

Radio Fides informó que dos mujeres y un varón que fueron parte del vuelo de Trinidad (Beni) a La Paz y Cochabamba se encuentran internados en hospitales de La Paz y El Alto después de confirmarse que tienen el COVID-19. Además, indicó que no se cumplieron los protocolos para la detección infectados ni en el ingreso a la aeronave ni en las paradas en los otros dos departamentos.

Sanitización

“Boliviana de Aviación en cumplimiento con los protocolos de bioseguridad, desinfecta todas sus aeronaves al inicio y al final de cada operación mediante un proceso de desinfección profunda y durante escalas intermedias mediante desinfección de tránsito. Conforme a esto la aeronave CP2926 cumplió de manera rigurosa con todas las exigencias de sanitización en cada estación”, remarca el comunicado.

Lea además: Tres pasajeros de BoA dan positivo al COVID-19; no se cumplió el protocolo en vuelo solidario

El documento añade que “la tripulación cumple con todos los procedimientos establecidos por las normativas y entes reguladores a nivel nacional e internacional. Sin embargo, como medida preventiva toda la tripulación del vuelo 2445 ha sido puesta en cuarentena”.

“Es importante mencionar que los pasajeros realizan todos los controles de bioseguridad establecidos por los administradores de aeropuertos y entidades de salud en cada estación: AASANA, SABSA y Sedes, antes de embarcar en las aeronaves”, añade el comunicado. (01/06/2020)

Comparte y opina: