Nacional

sábado 8 ago 2020 | Actualizado a 01:45

“Petardazo” y “cacerolazo” en el país por elecciones; se lanzan críticas a Áñez

Varias ciudades del país protagonizaron la movilización convocada por organizaciones sociales; el MAS negó su participación

/ 10 de mayo de 2020 / 22:21

Al promediar las 19.00 de este domingo, en varias ciudades del país la población se manifestó con petardos, cohetillos y golpes en cacerolas vacías que retumbaron bajo la arenga: “Elecciones ya

Desde El Alto, en el Centro y hasta en la zona Sur de la ciudad de La Paz se escuchó la manifestación que duró casi una hora. En la capital del país, Sucre, también se replicó la manifestación y en Cochabamba la convocatoria tuvo adeptos no solo en zonas urbanas como Cala Cala sino también en Sacaba y Huayllani.

Las arengas exigían que se lleven a cabo las elecciones e incluso se escucharon voces de descontento contra la presidenta transitoria Jeanine Añez y miembros de su entorno, por la gestión de la pandemia del coronavirus.

La convocatoria para esta manifestación ciudadana fue realizada por organizaciones sociales a través de las redes sociales. En Facebook circuló un comunicado que señalaba que el evento era una invitación del Movimiento Al Socialismo (MAS) e instaba a romper la cuarentena, pero la información fue desmentida y calificada como falsa por el área de prensa de este partido político.

La manifestación generó una respuesta inmediata de uniformados. En la sede de gobierno se observó movimiento de patrullas por la ciudad y en dirección hacia El Alto y desde Oruro reportaron que un contingente de soldados obligó a la gente, que salió a la calle con petardos y ollas, a retirarse e ingresar a sus casas. Mientras que en Cochabamba hubo control por aire y tierra, reportó un canal televisivo.

El Gobierno acusó esta mañana a candidatos del MAS de incentivar el incumplimiento de la cuarentena en el país, con información falsa, y consideró que la Fiscalía puede iniciar un proceso de oficio.

“La estupidez mata más; no entender lo que está pasando, eso nos mata (…) Esto es serio, no es una broma, no estamos jugando. No he visto ni una sola propuesta del MAS de respeto a la vida, solo he visto cacerolazos”, sostuvo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo. (10/05/2020)

Comparte y opina:

Roberto Choque, un guardián de la historia indígena

“La vida de Roberto Choque es tan interesante que su padre, Simón Choque Mamani, le decía que la lectura y el conocimiento eran la única arma para liberar al pueblo indígena y devolverle su historia”: Mary Money.

/ 2 de agosto de 2020 / 19:30

El historiador Roberto Choque Canqui. Foto: La Razón

En la Bolivia de los años 60 era casi imposible que un aymara realice estudios superiores, pero Roberto Choque Canqui transgredió esa regla. Siendo un joven veinteañero ingresó a la recién creada carrera de Historia de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), en La Paz, donde destacó y se dedicó a narrar la historia indígena, visibilizarla. El paceño que murió hace una semana a los 78 años, se convirtió en uno de sus guardianes,

“Habría que mencionar su condición social porque hablamos de finales de la década de los 60, estábamos a pocos años de la reforma agraria. Él era una persona ligada al mundo rural, hijo de pongos de una hacienda, eso marcó su personalidad. La experiencia que habrá sufrido cuando fue a una casa de estudios superiores y a una carrera universitaria en la que la élite se formaba para reproducir esos valores”, remarca su colega y amigo Luis Oporto.

La interferencia de su lengua materna con el castellano no fue impedimento para consolidarse como un académico respetado, un investigador riguroso. Era un hombre de espíritu muy fuerte y  un visionario para su tiempo, por lo que supo cabalgar entre dos mundos y sacar a la luz la historia de sus raíces, de su pasado.

Caquiaviri

Choque nació en Caquiaviri, en 1942, en la provincia paceña Pacajes. Debido a la opresión que enfrentaban los pongos en aquella época, su padre se enfrentó al hacendado por la defensa de las tierras comunales y fue apresado por un mes, y expulsado en 1947 de su comunidad. Siendo niño, Choque y su familia se establecieron en la localidad de Collana, donde su progenitor, pese a no tener tierras ni ganado, lo matriculó en una escuela privada adventista, para que aprenda a leer y firmar, contó en un video difundido por las redes.

“La vida de Roberto Choque es tan interesante que su padre, Simón Choque Mamani, le decía que la lectura y el conocimiento eran la única arma para liberar al pueblo indígena y devolverle su historia. Él fue hijo de un pongo que trabajaba en el campo. La madre, Agustina Canqui, era mitani, es decir cuidaba el rebaño, era cocinera y lavaba en la hacienda. Ella siempre lo apoyó y en la ciudad pagó a profesores particulares para que lo ayudaran con su español. Roberto llegó a los 17 años a La Paz, vivía con su hermanastro que era zapatero y a quien ayudaba. Siempre se quejaba de la discriminación por su lengua, pero escribía perfecto en castellano. En la universidad fue un gran intelectual, respetado por ser fino y muy educado”, relata Mary Money, otra colega y amiga.

Una tesis sugestiva

Las experiencias familiares acumuladas en su niñez y sus estudios lo llevaron a que documente la historia indígena y la introduzca en el mundo académico, desafiando otra vez a lo preestablecido. “Roberto hizo una tesis muy diferente y sugestiva. Desde la universidad existía la tendencia positivista con historias de los héroes de los actos administrativos para justificar un gobierno, pero la historia indígena no se estudiaba. Él se centró en la historia de los pueblos olvidados, mostró las verdaderas luchas de los indígenas por sus tierras de origen, expropiadas por los hacendados, para lograr buenas condiciones de vida. Fue un pionero en trabajos científicos y uso de documentos únicos que conocía al trabajar en el Archivo Histórico de La Paz”, del cual fue su confundador, relata Money.

Produjo más de una decena de títulos, pero su obra icónica es La masacre de Jesús de Machaqa (1986), su tesis que fue elegida como parte de la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia. Su huella académica está en libros y revistas, nacionales y extranjeros, señala Oporto. Fue parte del Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef), director de las carreras de Antropología-Arqueología e Historia de la UMSA, viceministro de Descolonización en 2009. Y por sus méritos, recibió el XVI Premio a la Cultura un año después.

Tanto Oporto como Money coinciden que el manejo de la lengua aymara le permitió acercarse a las fuentes de primera mano, realizar entrevistas a ancianos testigos, reivindicar las fuentes orales con su labor. “Roberto Choque, con esa forma de hacer historiografía, permite el diálogo de las ciencias que no es usual en esa época. Desentraña las causas fundamentales de un hecho social. En este caso se sabe por qué se suscitan las masacres en el mundo indígena”, describe Oporto.

Money añade que “viajar a Jesús de Machaca y hacer entrevistas orales, obviamente en lengua originaria, a abuelos y abuelitas de 80 y 90 años, que guardaban en su memoria la masacre de Jesús de Machaca por el ejército, en defensa de un hacendado en Taraco, esa fue la gran contribución”.

La también historiadora Florencia Ballivián de Romero compartió aulas y trabajo con Choque, ambos, junto a Money y René Arze, fueron cofundadores del Archivo Histórico de La Paz. “Éramos estudiantes de quinto año de Historia y nos postulamos e ingresamos al Archivo en 1971. Gracias a Alberto Crespo se consolidó el archivo y allí íbamos con mandiles a organizar los papeles. Recuerdo que vino un camión y votó los legajos del siglo XVI y XVII”.

Ballivián recuerda a su colega como discreto, siempre con una sonrisa y de un trabajo riguroso. “Su aporte es excelente, con una investigación histórica que no se parcializa, sino es objetiva. Roberto era un intelectual que trabajaba en base a los documentos”. Su labor fue reconocida en el plano internacional y fue invitado a prestigiosas universidades del mundo. Además alcanzó el grado académico de doctor.

Un profesor único

La politóloga e historiadora Reina Gonzales compartió de cerca los últimos años de Choque. En 2009 iniciaron el proceso de descolonización. “Fue una experiencia plagada de esperanzas y retos que no pudo estar mejor encaminada que de la mano de un hombre que encarnaba en su vida misma procesos de injusticia, desigualdad y exclusión, y que los había volcado en un compromiso militante a favor de la causa del movimiento indígena a través de la visibilización y reivindicación de su historia, una historia de luchas desiguales”.

Su amistad se estrechó y a ella se sumó la esposa de Choque, Cristina Quisbert, fallecida nueve meses atrás. “Desde que lo conocí en febrero de 2009 hasta el 17 de julio pasado, fecha de su lamentable fallecimiento, compartí con ellos, y algunas ocasiones con su hijo, una serie de experiencias que abarcan una multiplicidad de recuerdos laborales, académicos y personales, que ahora guardo como mi mayor tesoro”.

Gonzales indica que la admiración por Choque, a quien llamaba “profesor”,  se extendió a su esposa. “Una mujer extraordinaria como él, complemento ideal ya que ambos eran investigadores y en esa calidad comparten dos textos importantes, como coautores. Ellos siempre estuvieron juntos”. Así fue el legado de este aymara, que dejó su impronta en la historiografía nacional.

Texto original publicado en la revista Escape

Comparte y opina:

Los nómadas digitales, un oficio en auge

La crisis por el coronavirus ha cambiado la forma de trabajo

/ 20 de julio de 2020 / 19:23

Un nómada digital es un profesional que usa las nuevas tecnologías para trabajar. La tendencia se popularizó en países desarrollados y, en la actualidad, ante el brote del coronavirus o COVID- 19, se ha asentado en países en vías de desarrollo como Bolivia.

Los nómadas digitales ofrecen sus servicios desde sus áreas de conocimiento con cursos de todo tipo y elaboración de productos profesionales desde casa. Realizando una búsqueda por redes sociales, este medio constató que la oferta va desde traducciones, clases de matemática hasta clases de maquillaje, asesoramiento en ejercicios físicos o clases de cocina.

“Esta tendencia se creó en países desarrollados y usualmente quienes optaban por ello eran gente joven que viajaba mucho y podía trabajar desde donde quisiera de forma más relajada. Sin embargo, ahora que no nos podemos mover por el virus, es una excelente forma de generar ingresos desde casa”, explica Iván Aguilera, quien ofrece clases de inglés en línea.

No obstante, aclara que se debe desterrar el concepto de que ser un nómada digital es un trabajo precario, pese a que instalar la tendencia es Bolivia aún no es tan exitosa como en otros países.

“Bolivia tiene una economía pequeña, pero en países con economías fuertes existen hasta ejecutivos que son nómadas digitales y hacen consultorías en línea presentando hasta auditorías y todo por teletrabajo”, sostiene.

Por lo general, los nómadas digitales trabajan de forma remota desde la casa, cafeterías o bibliotecas públicas, en lugar de hacerlo en un lugar de trabajo convencional como una oficina. Tomando en cuenta que los espacios públicos cerraron por las crisis sanitaria, una casa es un excelente sitio para desarrollar el trabajo.

HORARIOS. Según un reporte de Owl Labs realizado en 2019, el 68% de los empleados alrededor del mundo han trabajado desde casa por lo menos una vez a la semana y de esa cifra, el 18% de los empleados trabajan de manera remota a tiempo completo.

Durante la pandemia, la cifra ha crecido y en la década siguiente se estima que más del 38% de la fuerza laboral de tiempo completo en Estados Unidos (EEUU) estará de manera remota.

Además, en línea hay muchos sitios de trabajo dedicados a este cambio en la forma de realizar, ofreciendo trabajos remotos a quienes los necesitan. “Los trabajos remotos para telefonistas, secretarias, redactores, traductores y otros también llegarán a Bolivia. Es cuestión de tiempo y esto se acelera con la crisis sanitaria y la nueva realidad del mundo y la situación que atraviesan las empresas”, asevera Iván Aguilera.

Comparte y opina:

App lúdica en Quinta Versión de Burger Week

La aplicación permite conocer la amplia oferta gastronómica

/ 20 de julio de 2020 / 13:49

La Quinta Versión de Burger Week, del 7 al 19 de julio, es el primer evento gastronómico en el país que cuenta con una aplicación “gamificada”, es decir una app que usa elementos lúdicos para la interacción con los usuarios y dar a conocer la oferta gastronómica.

“La coyuntura del COVID-19 que estamos viviendo ha llevado a acelerar la digitalización no solo de las empresas sino también de las personas que desarrollan desde el trabajo y hasta actividades sociales como cumpleaños a través de plataformas en las redes sociales. Todo se adapta a los entornos diginegociotales hasta los eventos gastronómicos para que todo siga existiendo y se reactive la economía», explicó Singui Ballivián, ejecutiva de la agencia Vértice Comunicación que desarrolló la aplicación.

La aplicación incorpora un concepto de juego y permite a los usuarios que, además de conocer los menús y restaurantes participantes, puedan registrar un progreso en el evento, coleccionar insignias, desbloquear logros, ganar puntos virtuales, marcar restaurantes preferidos, calificar hamburguesas, retar a amigos a través de las redes sociales, etcétera.

En sus primeras cuatro versiones, Burger Week registró la venta de más de 80.000 menús, lo que ha significado un movimiento económico de más de Bs 4 millones. “Esperamos que este evento en su quinta versión sea exitoso y signifique un impulso económico para uno de los sectores. El año pasado hubo una venta de más de 24.000 menús y esta es la primera vez que se usará esta herramienta digital», señaló Ballivián.

DIGITAL. Ante el golpe provocado por la emergencia sanitaria del COVID-19 en la mayoría de países de América Latina, empresas y gobiernos optaron por la digitalización para salvar negocios de comidas. Un ejemplo es el gobierno local de Ciudad de México, que lanzó la aplicación móvil “Come CdMx”, que muestra un listado de restaurantes y locales de las 16 alcaldías y en los cuales se pueden pedir alimentos o productos a domicilio ante la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus.

En Bolivia, para la Quinta Versión de Burger Week, la aplicación creada por Vértice Comunicación estará disponible en Google Play y App Store. Además, la app contará con información de los 23 restaurantes participantes, cuyos propietarios prepararon de forma exclusiva para el evento más de 50 variedades de hamburguesas.

DELIVERY. “Ante esta nueva coyuntura, en esta quinta versión las hamburguesas se podrán disfrutar a través del servicio de Delivery y Take Out (recojo en el mismo restaurante), disponible en todos los restaurantes. Serán 13 días para disfrutar del evento en casa”.

Además, en esta ocasión se incorpora un restaurante de El Alto, llamado Legends, ubicado en el patio de comidas del Centro Comercial Cinebol en el barrio de Ciudad Satélite. “Un primer paso para nuestra expansión a esta joven ciudad”.

Comparte y opina:

La Comibol, tras un socio extranjero para Vinto

Hay iliquidez en la metalúrgica, que acumula una deuda millonaria

/ 20 de julio de 2020 / 13:38

La minería nacional sufre un duro golpe ante la pandemia del COVID-19 y la falta de liquidez golpea a Vinto, empresa que tiene una deuda de más de $us 80 millones con Huanuni y Colquiri. Por este motivo, la Comibol busca un socio extranjero para la metalúrgica.

“Hay una deuda por la compra de los concentrados a la empresa Huanuni y Colquiri. En el anterior gobierno hemos visto que la empresa metalúrgica se mostraba como una empresa sólida con bastantes utilidades, pero hemos pasado de 9 dólares la libra fina de estaño a 6,7 a 8 en la cotización. Resulta cuando teníamos esa cotización no había ningún tipo de problemas y no recordábamos que la empresa metalúrgica debía una cierta cantidad de dinero a estas empresas”, explicó a La Razón el presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Joaquín Andrade Claros.

Andrade agregó que además de la baja en la cotización del metal se sumó la pandemia que generó un efecto negativo. “Las empresas mineras cuando estaban en un curso normal de su operación no tuvieron ningún problema por esta deuda. Con este problema del coronavirus prácticamente muchas de las empresas hemos pasado dos meses y no hay liquidez para continuar. Nos referimos a que no tenemos inversión para continuar en las operaciones mineras porque nosotros trabajamos con proveedores de insumos fuertes”.

Andrade realizó gestiones para rescatar la deuda de más de $us 80 millones para inyectarlas en las empresas. “En mi primera visita a Vinto nos decían que ese monto de deuda se encontraba en la misma planta. Después de hacer un análisis técnico hemos encontrado que 70 millones de dólares no existen y hemos pedido y estamos detrás de una auditoría externa para saber dónde está ese dinero”.

Ante todos esos problemas, el presidente precisó que necesitan mucha inversión para solucionar operaciones más aún con el duro golpe ocasionado por la pandemia que los paralizó durante dos meses. “Por ese motivo no se puede encontrar una inversión nacional y se debe recurrir a una inversión externa. La finalidad de encontrar una inversión externa es por eso. Hemos hecho los números y costos para la Empresa Metalúrgica Vinto y hemos encontrado que manejamos alrededor de 18 millones de dólares al mes. Tenemos que encontrar eso para la compra directa de nuestros concentrados”.

Con esa liquidez, Huanuni como Colquiri podrán seguir adelante. “Además de esos $us 18 millones, pensamos conseguir $us 20 millones para darles un liquidez a Huanuni y Colquiri y esto lo tiene que asumir la metalúrgica Vinto. Entonces no estamos pensando en privatizarlo. En ningún momento, hay que aclarar eso”.

La idea planteada por Andrade es que una vez que se tenga el metálico, se lo venda a una empresa en el extranjero y esa empresa, como socio estratégico, venda el producto en el exterior.

La Empresa Metalúrgica Vinto fue creada el 15 de julio de 1966, en la presidencia de Alfredo Ovando Candia, mediante Decreto Supremo O7695 con el nombre de Empresa Nacional de Fundiciones ENAF que comprendía la Fundición de Estaño de alta ley con la que inicia sus operaciones el mes de enero de 1971 con una capacidad de tratamiento anual de 7.500 TMF/año que se incrementa hasta 20.000 TMF/ año; y la Fundición de Antimonio, encendida en 1975, con una capacidad de 4.200 T/año. Con la aprobación de la Ley 1544 de Capitalización el mes de marzo de 1994 se dispone que la EMV, entre otras, constituya una sociedad de economía mixta con inversores privados. Sin embargo, en 1999, en la presidencia de Hugo Banzer Suárez, mediante Decreto 1982 se excluye a la Fundición de Vinto de los alcances de la Ley de Capitalización dejando en manos del Poder Ejecutivo su privatización que ocurre el mismo año.

En 2007, la Empresa Metalúrgica Vinto fue revertida al Estado boliviano por el gobierno del presidente Evo Morales Ayma, en el marco de su política de recuperación de los recursos naturales, para beneficio de todos los bolivianos. Es el Decreto 29026 denominado “Federico Escóbar Zapata”, emitido el 9 de febrero de 2007, que dispone la reversión de la Fundición tomando en cuenta las irregularidades ocurridas en su transferencia a manos privadas.

Comparte y opina:

Una carretera de pavimento rígido debe durar 60 años

Fredy Reyes, el ingeniero colombiano y docente titular de la Universidad Javeriana disertó vía Zoom en un evento organizado por Cadecocruz. El experto afirma que Bolivia está muy rezagada de los estándares mundiales en la construcción de carreteras.

/ 20 de julio de 2020 / 11:57

El ingeniero colombiano y docente Fredy Reyes es uno de los expertos invitados por la Cámara de Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz) para una serie de charlas, que se desarrollan del 6 al 9 de julio, con motivo de los 35 años de la institución. Las charlas se desarrollan por la plataforma Zoom. El profesional expuso sobre tendencias de los métodos de diseño de mezclas y pavimentos flexibles en Europa y EEUU. Se centró en el caso boliviano e indicó que se precisa adaptar materiales y conocimientos a los climas propios del país, además de contar con laboratorios para una mayor duración de las vías.

—¿Cuál es la relevancia del tema que expone?

—El tema tiene un enfoque moderno y actual para que las pavimentaciones duren muchos años. En Bolivia y en la generalidad de los países latinoamericanos, importamos tecnologías, pero no las aclimatamos a las condiciones propias de los suelos, climas y cargas. En esto se va a discutir y todos los temas en los que hay que tener mucha atención sobre las metodologías foráneas que se traigan y se pueden ir adaptando a las condiciones del país y de los materiales. Por ejemplo, en Bolivia importan asfalto del Brasil y tienen producción de cemento portland. Hay una gran variedad de pisos climáticos. Una cosa descomunal (son las) carreteras con una altitud de 4.000 y 4.500 msnm desde Bolivia hacia Perú. Tocará buscar soluciones.

¿Cuáles son los principales problemas en las carreteras bolivianas?

Tuve la oportunidad de haber conocido Bolivia y haber dado clases de maestría en dos prestigiosas universidades y conozco la problemática que tienen ustedes hacia la zona plana del país, hacia Santa Cruz, Beni y Pando y la frontera con Brasil, ya que esos suelos merecen ser estabilizados, tratados con cal y cemento por ser muy blandos. En la charla se va hacia esa parte, de decir: ‘mire ingeniero, no todo puede hacerse similar’. Es necesario establecer leyes de fatiga de materiales, pensar en modernizar laboratorios y especificaciones que tiene la Administración Boliviana de Carreteras (ABC).

¿Qué asfaltos se adaptan a las zonas bajas y altas de Bolivia?

—Repito, esto no es solo un problema de Bolivia o de consideraciones y políticas. Los gobiernos deben considerar tener gente muy capacitada en sus equivalentes al Ministerio de Transportes. En su caso, la ABC debe trabajar intensamente en modernizar especificaciones y normativas de construcción como de diseño para todas las obras de las carreteras. Disponer de laboratorios para caracterizar sus ensayos de materiales propios de Bolivia y esas normativas sean sobre materiales bolivianos. Lo que sucede muchas veces y es que traen normativas muy buenas que las traducen del inglés, pero funcionan en EEUU y no funcionan en climas como los nuestros. Yo diría que se necesita una capacitación intensa de los profesionales sobre técnicas de materiales y mejor conocimiento sobre los asfaltos. En cuanto a zonas frías y calientes, en la altura con el sol radiante hay mucha energía infrarroja y ultravioleta, por lo que se oxidan y envejecen muy rápido, entonces tienen que ser unos asfaltos blandos que se pueden mejorar por uso de polímeros. Son asfaltos adaptados a condiciones climáticas, en la parte caliente tienen que ser duros y modificados con polímeros de tipo plastomero, es decir que eviten que se den las deformaciones permanentes por paso de cargas de camiones por esas superficies asfálticas. Esto no es nuevo ya que hay unas investigaciones que ya tienen unos 20 años en EEUU y se tiene el mapa climático de temperaturas para determinar el tipo de asfalto que se tiene que buscar según la condición de temperaturas y cargas.

¿Qué recomendaciones daría para mejorar en este tema?

—Veo que las universidades están haciendo esfuerzos muy grandes y lo van logrando, pero necesitan llegar a cualificar a sus profesionales y ojalá pudieran mandar a jóvenes brillantes a que se formen a niveles altos de doctorado en Japón, EEUU y Europa, es decir en países del Primer Mundo, para traer conocimiento y tecnología.

¿Cuáles son las carreteras modelo en la región que destacaría?

—En América Latina no tenemos estándares altos de carreteras, las mejores del mundo son las europeas y las de los Emiratos Árabes Unidos que tienen mucho dinero. Esa es la realidad de nuestros países que no diría que son pobres sino que no están bien invertidos sus recursos. Esa es una generalidad de toda América Latina, fuera de esos aspectos hay un componente que pesa mucho. En Colombia lo hemos sufrido como en otros países, que es la corrupción y con empresas extranjeras nos ha ido a veces mal y otras bien como fue el tema de Odebrecht que vinieron a comprar los proyectos, aunque en Colombia técnicamente su trabajo fue bien hecho. Chile tiene muy buena infraestructura con carreteras de concreto. Este país es muy largo y delgado, además con esa Cordillera de los Andes que baja al mar más los suelos son duros, no tienen la problemática que se puede tener en la selva y en los suelos residuales. Como no tienen petróleo hacen sus vías con cemento. Otro ejemplo que se puede resaltar, aunque las dimensiones son pequeñas, es Panamá y Ecuador con buenas carreteras. México tiene una gran red de carreteras y autopistas con diseños geométricos muy buenos, aunque en parte de su superficie hay problemas que vienen solucionando. En Colombia estamos construyendo con modelos de concesión porque no hay plata. Este dinero no sale de la nación sino se paga con peajes.

¿Y las carreteras de Bolivia?

—En el caso de Bolivia siempre han estado muy rezagados de los estándares mundiales, pero en estos cursos que doy me hablaron de un plan estratégico, desde 2006 hasta 2020, de construir 5.000 km de vías nuevas y eso es muy bueno, pero las vías deben construirse con buena ingeniería y buenos diseños para que duren.

Un mensaje que daría para todos los países de la región es que en Colombia hemos tenido problemas con puentes o túneles que se nos han caído, pero son más los proyectos exitosos de buena ingeniería. Además es muy importante que haya laboratorios de caracterización de materiales. Hay varias universidades en Colombia, unas 40, que tienen laboratorios buenos y también las empresas. Así hemos podido superar esa parte que decíamos hace 20 años no nos podemos modernizar porque no tenemos los equipos.

—¿Cuánto tiempo debe durar una carretera bien hecha?

—Esto también forma parte de la charla. En el caso de los pavimentos flexibles, de asfalto, deben durar 30 años y los rígidos, concreto, de 60 a 80 años si se manejan bien los materiales y diseños.

Perfil
Nombre: Fredy Alberto Reyes Lizcano
Profesión: Ingeniero civil
Cargo: Profesor titular Universidad Javeriana

Experto en proyectos viales
Reyes es ingeniero civil de la Universidad Javeriana. Tiene una maestría y un doctorado en Ingeniería en la Ecole Nationale Supérieure de Mécanique, en Nantes-Francia. Actualmente es profesor titular en la Universidad Javeriana de Bogotá-Colombia. Cuenta con experiencia profesional de 30 años, 10 de los cuales en construcciones civiles y montajes electromecánicos. Es autor de ocho libros.

Comparte y opina: