Nacional

lunes 14 jun 2021 | Actualizado a 12:16

CEPR: La OEA cometió un ‘gran error de codificación’ en su análisis sobre elecciones en Bolivia

El centro de investigación señala que es una “falla garrafal” que refuta de nuevo las afirmaciones de la OEA de que un fraude afectó los resultados electorales en octubre de 2019.

La votación en las elecciones anuladas del 20 de octubre de 2019.

/ 26 de agosto de 2020 / 16:25

Una nota del Centro de Investigación en Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés) advierte de un “gran error de codificación” en el análisis que realizó la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones de octubre del año pasado en Bolivia, que desembocó en la tesis del “fraude” tras la victoria del entonces presidente Evo Morales.

Ello “demuestra otra falla garrafal en ese análisis, lo que refuta nuevamente las afirmaciones de la OEA de que un fraude afectó los resultados electorales”, señala la entidad en su página web, indicando que el “error” fue revelado la semana pasada, cuando Irfan Nooruddin, politólogo contratado por la OEA, publicó los datos de su trabajo por primera vez.

David Rosnick, economista del CEPR se encargó de revisar la información del politólogo de la Universidad de Georgetown en Washington DC, e identificó que “las marcas de tiempo estaban ordenadas alfanuméricamente, en lugar de cronológicamente. Este fue un error vital para el análisis de la OEA, ya que sus alegaciones de un ‘cambio drástico y difícil de justificar en la tendencia de los resultados preliminares’ dependían de la cronología de cuándo se informaron los votos”, complementa la nota de prensa.

La auditoría realizada por la OEA es el sostén de la tesis del “fraude” en los comicios del 20 de octubre del año pasado, que sin duda fue el tiro de gracia para la renuncia de Morales, el 10 de noviembre, en medio de un clima de asfixia por las protestas cívicas, un motín de la Policía y la sugerencia de las Fuerzas Armadas para que presentara su dimisión.

La OEA y el gobierno transitorio de Jeanine Áñez han defendido la auditoría y criticaron al CEPR en otras oportunidades por sus informes que van en contra de los resultados del análisis del organismo internacional. En junio, el CEPR ya acusó a la OEA de haber “tergiversado” los datos y evidencia hallados en su auditoría para reforzar su tesis de una “manipulación intencional” en las elecciones de Bolivia.

Ahora, el CEPR asegura que “en su informe final de auditoría sobre las elecciones, la OEA indicó que las tendencias observadas en el conteo rápido inicial también podían apreciarse en el conteo oficial; cuando esta conclusión está basada en marcas de tiempo ordenadas incorrectamente”.

El economista Rosnick indica, al respecto, que “la OEA no tenía una cronología real del conteo de votos de Bolivia, a pesar de que hizo acusaciones sobre un cambio en la tendencia de los votos a lo largo del tiempo que sugería la existencia de un fraude”.

Y para demostrarlo hace una explicación técnica. “El error de codificación significa que cada día va de ’01:00 a.m.’ a ’12:59 p.m’, lo que significa, por ejemplo, que Nooruddin consideró actas con una marca de tiempo de ’01.00 p.m.’ antes que las actas marcadas con la hora ’01:01 a.m.’ el mismo día (21 de octubre). Esto hace imposible que Nooruddin y la OEA hayan podido analizar adecuadamente las tendencias de la votación a lo largo del tiempo”.

El CEPR remarca que pese a la revelación de este “gran error”, Gerardo de Icaza, director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la OEA, respaldó el trabajo de Nooruddin, con un mensaje en Twitter. “@irfannooruddin es uno de los mejores estadísticos electorales del mundo. Sus hallazgos sobre las recientes elecciones bolivianas se mantienen a pesar de las afirmaciones sesgadas y neófitas que optaron por ignorar los hechos”.

En apoyo al CEPR, Jack Williams, investigador electoral del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), sostuvo que “es más que sorprendente ver que estos datos salieran a la luz tan tarde y con múltiples errores, pero tampoco es tan sorprendente dado que hasta el momento nadie ha podido replicar el análisis de Nooruddin”.

El coautor del análisis de los resultados electorales de Bolivia publicado por el blog Monkey Cage de The Washington Post, en febrero de 2020, subrayó, según la nota del CEPR, que “es lamentable que hayan pasado ocho meses hasta publicar el código estadístico con errores tan básicos, incluso cuando otros investigadores y periodistas solicitaban los datos para determinar cómo el análisis de la OEA alcanzó las conclusiones a las que llegó”.

“Este increíble error dice mucho sobre la integridad del trabajo de la OEA en el seguimiento de las elecciones y de su capacidad para determinar si el fraude o las irregularidades podrían haber afectado los resultados”, complementó Williams.

Siempre según el artículo de la página del CEPR, Rosnick exigió respuestas. “Que la OEA continúe defendiendo su análisis de las elecciones bolivianas, en lugar de reconocer sus errores ― o admitir su deshonestidad en el sentido de que no tenía pruebas para afirmar que un fraude cambió los resultados de las elecciones de Bolivia ― demanda una rendición de cuentas. Los representantes políticos de Estados Unidos y de otros países miembros de la OEA deberían exigir respuestas”.

“Los países miembros también podrían querer evaluar si se está dando un buen uso a sus aportaciones monetarias a la OEA”, aseveró Rosnick, “la OEA se ha negado a responder a las preguntas de miembros del Congreso de Estados Unidos y de los medios de comunicación sobre su análisis de las elecciones bolivianas y su papel en allanar el camino para un golpe militar en Bolivia. Todo este tiempo parecía obvio que tenían algo que ocultar, y ahora estamos comenzando a ver más pruebas de que la OEA nunca podría defender sus acusaciones en contra de las elecciones de Bolivia de 2019”.

(26/08/2020)

Comparte y opina:

Huallpa afirma que había un ‘minigabinete’ de decisiones entre Áñez, Murillo, López y Núñez

El ministro de Minería en el mandato de Áñez declarará por el caso de la compra con sobreprecio de $us 2,3 millones de gases lacrimógenos.

Foto: ABI

/ 14 de junio de 2021 / 11:29

El exministro de Minería Carlos Huallpa indicó que había un “minigabinete” de decisiones en el gobierno de Jeanine Áñez, conformado por ella y los entonces ministros de Gobierno, Arturo Murillo; de Defensa, Luis Fernando López; y de la Presidencia, Yerko Núñez.

En charla con los medios este lunes, en inmediaciones de la Fiscalía de La Paz, el exministro que declarará por el caso de la compra con sobreprecio de $us 2,3 millones de gases lacrimógenos, señaló que ese espacio era exclusivo para esas autoridades.  

“Había un minigabinete, a la cabeza de Murillo, la presidenta, los ministros de Defensa, de la Presidencia. Se reunían aparte, nosotros estábamos más metidos en el trabajo del ministerio, en mi caso me correspondía (la cartera) de Minería”, señaló Huallpa.

Asimismo, aclaró que desconoce lo que se trataba en las reuniones de ese “minigabinete”.

Áñez se encuentra detenida en la cárcel de Miraflores por el caso “golpe de Estado”, mientras Murillo, López y Núñez fueron declarados prófugos de la justicia. El primero fue arrestado en Estados Unidos acusado de lavado de dinero y sobornos; del segundo se tiene datos que se encuentra en Brasil y del último, se desconoce su paradero.

Comparte y opina:

Muere Jesús Martín Barbero, un maestro de la comunicación

Su partida fue lamentada en redes sociales por colegas, académicos, facultades del mundo, tal es el caso de Raúl Trejo Delarbre, investigador de la UNAM de México, publicó ayer el diario El Universal.

Por Miguel Gómez

/ 13 de junio de 2021 / 23:51

Jesús Martín Barbero falleció el sábado, a los 84 años de edad, por el COVID-19. El destacado teórico de la comunicación, antropólogo, filósofo y semiólogo murió en la ciudad de Cali, Colombia.

Su partida fue lamentada en redes sociales por colegas, académicos, facultades del mundo, tal es el caso de Raúl Trejo Delarbre, investigador de la UNAM de México, publicó ayer el diario El Universal.

«Tristísima noticia. La obra de Jesús Martín Barbero es indispensable en el pensamiento comunicacional latinoamericano. Gracias a él entendimos mejor a los medios, sus mediaciones y sus audiencias. Generoso y brillante, amigo queridísimo. Lo vamos a extrañar mucho. Qué tristeza».

La página web de El Tiempo de Colombia señala que Barbero “nació en Cardeñosa, comunidad española cercana a Ávila, el 3 de octubre de 1937. Era el menor de una familia de seis hijos. Su nacimiento ocurrió apenas un año después del inicio de la Guerra Civil Española. Llegó a Colombia y fundó la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, en Cali 1975. Su obra más conocida y estudiada fue De los medios a las mediaciones, publicada en 1987”.

«En este proceso se mundializan imaginarios, y la televisión es el medio con mayor capacidad de originarlos. Los imaginarios son muy importantes para la mayoría de las personas porque les permiten soñar», es una de las frases ícono.

“La Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador expresa su nota de pesar ante el sensible fallecimiento del maestro, Jesús Martín Barbero, teórico que ha tenido gran trascendencia en el escenario de la comunicación con importantes aportes en la comprensión y desafíos de la modernidad en una sociedad multicultural como Latinoamérica”, publicó esa entidad en sus redes.

Comparte y opina:

Interpelación bochornosa en el Legislativo: Mensaje de Twitter, golpes, insultos y el desafío de Del Castillo

Decenas de familiares de fallecidos y heridos en las “masacres” de Sacaba y Senkata, en noviembre de 2019, en el mandato de Áñez, dijeron presente en las puertas del Palacio Legislativo y en uno de los balcones del hemiciclo.

El pugilato entre Henry Montero y Antonio Colque. Foto: APG

/ 9 de junio de 2021 / 10:17

A los golpes, a las patadas, con un incesante griterío, insultos, adjetivos calificativos… La interpelación al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en defensa de la expresidenta Jeanine Áñez, fue un bochorno en el que se trenzaron opositores y oficialistas.

“Mañana 8 de junio, fui convocado por algunos asambleístas, a una interpelación en relación al tema de Áñez y su Clan Delincuencial. Ellos tratarán de encontrar todos los mecanismos posibles para defender a Áñez y a Murillo de sus masacres y de sus robos” (sic), escribió Del Castillo el lunes en su cuenta de Twitter.

Para sus interpelantes, los diputados de Creemos Erwin Bazán, María Álvarez, Marioly Morón, Tatina Áñez y Walthy Egüez, fue una declaratoria de guerra y se prepararon para ello, en medio de su pedido de respuestas a Del Castillo sobre la detención de Áñez y dos de sus exministros, en marzo, por el caso llamado Golpe de Estado. 

“El pueblo boliviano estará presente para decirles a estos malos asambleístas que no se trata de tener un partido político, de defender un color político, sino de darle justicia a todas las víctimas del Golpe de Estado y a sus familiares”, remató el ministro en Twitter.

Decenas de familiares de fallecidos y heridos en las “masacres” de Sacaba y Senkata, en noviembre de 2019, en el mandato de Áñez, dijeron presente en las puertas del Palacio Legislativo y en uno de los balcones del hemiciclo. Las pancartas exigiendo justicia y apuntando a Áñez y sus colaboradores dominaron el ambiente.

Familiares de víctimas de las «masacres» de Sacaba y Senkata, afuera del Palacio Legislativo. Foto: Rodwy Cazón

La interpelación apuntaba a poner contra las cuerdas a Del Castillo por su participación en la aprehensión de Áñez en Beni. Los diputados de Creemos consideran que esto demuestra una injerencia del Gobierno en las investigaciones de la Fiscalía y que también se vulneró los derechos humanos de la exmandataria.

‘GOLPE’ VERSUS ‘FRAUDE’

Áñez está detenida en la cárcel de Miraflores, acusada por el derrocamiento del expresidente Evo Morales, en medio de protestas cívicas, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas. El 12 de noviembre de 2019, la entonces senadora se proclamó primero presidenta del Senado y, posteriormente, presidenta del Estado.

Para el Movimiento Al Socialismo (MAS) fue un “golpe de Estado”, mientras que los opositores defienden la tesis del “fraude” en las elecciones de octubre de 2019, y se respaldan en un polémico informe de la Organización de Estados Americanos (OEA). Estas dos narrativas volvieron a enfrentarse el martes en la Asamblea Legislativa.

Sin olvidar que el ambiente también estuvo marcado por la reciente detención de Arturo Murillo, ministro de Gobierno de Áñez, en Estados Unidos, a la par de su exjefe de gabinete y de tres empresarios acusados de lavado de dinero y sobornos en la compra de material antidisturbios, con sobreprecio de $us 2,3 millones.

El vicepresidente David Choquehuanca, como presidente nato del Legislativo, dio inicio a la sesión del martes, cerca de las 15.00. Y fue notorio que los interpelantes de Creemos tenían un libreto elaborado, por lo cual un primer impasse tuvo con ver con la exigencia para que se respete una agenda de intervenciones elaborada por ellos.

El primero en disparar los dardos fue Bazán, quien atribuyó a Del Castillo “actitudes casi pugilísticas” y lo acusó de armar un show. Retó al ministro a que lo mire. “En mi vida aprendí a permanecer de rodillas ante Dios, ningún carcelero del régimen me va a intimidar”, increpó el exvocero cruceño de la Conferencia Episcopal de Bolivia.

Los gritos dominaron el hemiciclo, de ambos bandos. Tanto Bazán como los otros cuatro interpelantes afirmaron que se vulneró los derechos de Áñez, defendieron su tesis del “fraude” y rechazaron la del “golpe”, criticaron a Del Castillo por su mensaje por las redes sociales y no se reservaron apelativos para la autoridad gubernamental.

Del Castillo los escuchó sereno, en la testera. A las 16.35, el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani (MAS), pidió un receso de dos minutos. Luego, fue el turno del ministro, quien al grito de “¡Justicia!” convocó a un minuto de silencio por las “víctimas del régimen de Áñez”, por los muertos, heridos, perseguidos, detenidos. Más aún, leyó los nombres de los fallecidos en la crisis de noviembre de 2019.

EL VIDEO DE LA DISCORDIA

Y se escuchó una trompeta que tocó una diana, acto para el cual se ausentó buena parte de los asambleístas opositores que estaban presentes. Del Castillo pidió permiso para difundir un video con imágenes de la proclamación de Áñez, la represión y otros hechos que sucedieron en la crisis de 2019, lo que causó más molestia en la oposición.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, fustiga a los opositores. Foto: APG

“¡Justicia!”, continuó gritando el ministro, incluso arengó “¡cómplices, cómplices!”, ante el rechazo de los opositores. Los ánimos se caldearon y Mamani llamó a un cuarto intermedio de 10 minutos, con reunión de jefes de bancada. En el ínterin, el senador Henry Montero (Creemos) fue a increparlo y ello derivó en una serie de discusiones.

Antonio Colque, diputado del MAS, se metió en la riña y terminó a los golpes con Montero, quien fue sujetado por otros asambleístas pero igual provocó que Colque termine en el piso. En medio, el griterío, con insultos y acusaciones entre opositores y oficialistas, y otro forcejeo entre la diputada María Alanoca (MAS)  y su colega Tatina Áñez (Creemos). Un zafarrancho.

La interpelación se convirtió en una pugna de gritos por la defensa del discurso del “golpe de Estado” y del “fraude electoral”. Lo sucedido provocó que la tensión se eleve a un punto alto, mientras Mamani intentaba poner paños fríos y era criticado por opositores de no poder obligar al orden en el hemiciclo. Fue el primer round. Y Del Castillo retomó su intervención. Se venía una nueva pulseta.

EL ‘PANFLETO’ DE LA OEA

Segundo round. A las 17.35, en el hemiciclo de la Asamblea Legislativa, fue el turno de Del Castillo, quien fustigó a sus interpelantes y a los opositores de Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos, a quienes retó a sumarse al Movimiento Al Socialismo (MAS) para apoyar un juicio de responsabilidades contra la expresidenta transitoria Jeanine Áñez.

Tras el bochorno parlamentario, con golpes de por medio, en su primera intervención, Del Castillo pidió no proteger al “clan mafioso ligado a la corrupción” de Áñez. “Lastimosamente aún rondan algunos parásitos que creen que lavarse las manos como Poncio Pilatos es suficiente. Se equivocan interpelantes, o apoyan la justicia o son cómplices de la narcodictadura de Áñez. El pueblo tiene memoria”.

En su segunda intervención, el ministro bajó los decibeles y pidió disculpas por interpelar a los opositores. Tuvo que alzar la voz en casi la totalidad de sus mensajes, por los gritos que se escuchaban a favor y en contra en la accidentada sesión. “¡Golpistas!”, gritaban de un lado los del MAS, y del otro, la oposición increpaba con “¡fraude!”, en alusión a las elecciones de 2019.

Del Castillo calificó de “panfleto” el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la denuncia de irregularidades en los comicios de 2019 que fueron anulados y que acabaron con el derrocamiento del expresidente Evo Morales, acorralado por protestas cívicas, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas.

“En nuestro país no hubo fraude electoral y toda la gente que la rodea (a Áñez) hizo todo lo posible para consumar un golpe de Estado”, aseguró el ministro y enumeró una serie de hechos que derivaron, según la versión del oficialismo, en la autoproclamación ilegal de Áñez primero como presidenta del Senado y posteriormente como presidenta del Estado. “Ustedes no pueden comprobar de que hubo fraude electoral porque pregonan una narrativa falsa”, insistió y desafió a presentar una sola acta en la que se evidencie alguna irregularidad en 2019.

EL RETO A CC Y CREEMOS

En la réplica, el diputado Erwin Bazán, de Creemos, uno de los interpelantes, aseguró que Del Castillo busca “manipular” lo ocurrido en noviembre de 2019 y le recordó que entre los nombres de los muertos que leyó no estaban los de las dos personas que participaron de las protestas cívicas y que fueron victimadas en Montero en medio de los conflictos.

“Aprendiz de Murillo, Murillito, de verdad que sí, desde ahora en adelante no vas a ser ministro, vas a ser director de cine con esas proyecciones, con esas imágenes eres un manipulador, jugando a ser ministro”, le increpó Bazán y le dijo que no está a la altura del cargo que ocupa en el gobierno de Luis Arce.

El diputado Erwin Bazán, de Creemos, en una de sus intervenciones. Foto: Álvaro Valero

Del Castillo aseguró que en el proceso contra Áñez se respetó el debido proceso y cuestionó a la oposición por la defensa de una administración que emergió de un “golpe de Estado” y que estuvo marcada por la corrupción como la compra con sobreprecio de respiradores y de gases lacrimógenos.

“¡Asesino!”, le gritaban a Bazán cuando hacía uso de la palabra, desde la bancada del MAS y los balcones donde estaban familiares de las víctimas de Sacaba y Senkata, donde en noviembre de 2019 murieron más de 20 personas por impactos de bala durante la intervención policial-militar.

“A todas las autoridades que están en este hemiciclo quiero que se comprometan a votar por un juicio de responsabilidades a la señora Jeanine Áñez y a su clan mafioso”, demandó el ministro, quien luego recibió el voto de confianza del Legislativo, apoyado en los legisladores del MAS. Y eso no fue todo, Del Castillo fue sacado en hombros.

RECUENTO DE DAÑOS

Vinieron más acusaciones y amenazas por el bochorno. La diputada por el MAS Estefanía Morales anunció que este miércoles presentará una denuncia ante el Comité de Ética contra el senador Montero por haberse agarrado a golpes con el diputado Colque.

La conferencia del MAS tras el escándalo. Foto: Cámara de Diputados

“No estamos para tolerar ningún tipo de violencia, más bien estamos para trabajar por el pueblo boliviano. Sin embargo, estas acciones nos demuestran la capacidad de estas bancadas, como ustedes pueden advertir en los videos, quienes empezaron a agredir fueron ellos, quienes los pisoteaban a mis compañeros fueron ellos, la verdad es que este tipo de acciones tienen que ser sancionadas y mañana mismo presentaremos la denuncia ante el Comité de Ética”.

En la otra vereda, la bancada de Creemos cuestionó que Del Castillo expusiera un video con los hechos de violencia antes y después de la renuncia de Morales y la toma de poder de Áñez. “No podemos permitir que el Ministro de Gobierno de entrada nos trate de asesinos y homicidas. No puede ser que un representante del Ejecutivo actúe de esa manera”, cuestionó Montero.

Montero pidió disculpas por lo sucedido, mientras que Colque y sus colegas denunciaron también discriminación. A la par, la diputada de Creemos Álvarez dijo que Del Castillo incitó por las redes sociales a que “sus partidarios” asistan hasta instalaciones del hemiciclo para protagonizar actos de amedrentamiento contra la oposición.

Mientras que el diputado Bazán increpó a legisladores del oficialismo: “¡Qué se creen, que por tener ponchos y polleras nos van a agredir!”.

Comparte y opina:

Arce subraya la eliminación de arancel para importar material gráfico educativo

El beneficio es para libros, atlas, álbumes, revistas, cuadernos de dibujo, entre otros. El Presidente señala que se incentiva la lectura de los estudiantes.

/ 7 de junio de 2021 / 09:31

El presidente Luis Arce destacó este lunes la promulgación del Decreto Supremo 4514, el 26 de mayo, con el cual se elimina el arancel para la importación de material educativo gráfico y así promover la lectura para los estudiantes.

«Con el DS 4514 eliminamos el arancel de importación exclusiva de material gráfico educativo (libros, atlas, álbumes, revistas y cuadernos de dibujo), para incentivar la lectura. Priorizamos la educación de nuestros niños, niñas y jóvenes estudiantes», escribió en Twitter.

La norma tiene un solo artículo. «Se modifica el Gravamen Arancelario para la importación de las mercancías identificadas a nivel de subpartidas arancelarias del Arancel Aduanero de Importaciones de Bolivia que en Anexo forma parte indivisible del presente Decreto Supremo» (sic).

Comparte y opina:

El poder detrás de Áñez eran sus excolegas Murillo, Ortiz, Núñez, Coímbra y Guzmán

La detención de Murillo en Estados Unidos, el hombre fuerte del mandato transitorio, por el escándalo de la compra de material antidisturbios, con acusaciones de lavado de dinero y sobornos, ha vuelto a poner sobre el tapete el papel del “núcleo duro” de Áñez.

El primer gabinete de Jeanine Áñez.

/ 4 de junio de 2021 / 08:36

Jeanine Áñez nombró a su primer gabinete el 13 de noviembre de 2019. Se rodeó de excolegas de confianza en el Senado, en el Legislativo. Detrás de la presidenta transitoria, el poder eran ellos, incluyendo a un Óscar Ortiz que lo ejercía cuando no era parte del séquito de ministros. 

La detención de Arturo Murillo en Estados Unidos, el hombre fuerte del mandato de la exasambleísta beniana, por el escándalo de la compra de material antidisturbios, con acusaciones de lavado de dinero y sobornos de por medio, ha vuelto a poner sobre el tapete el papel del “núcleo duro” de Áñez.

El recuento de daños y la investigación de la Fiscalía sobre esta adquisición con un sobreprecio de $us 2,3 millones han provocado el lanzamiento de dardos de exministros contra este círculo de confianza, al que responsabilizan de varias de las equivocaciones de la exmandataria que ahora está detenida en la cárcel de Miraflores.

Sin duda, apenas Áñez comenzó a ponerse el traje presidencial, que fue antes de su autoproclamación del 12 de noviembre de 2019 —según se desprende de reuniones extralegislativas impulsadas por un grupo de “padrinos” en instalaciones de la Universidad Católica—, decidió rodearse de “amigos” para asumir el mando.  

El periodista Julio Peñaloza, en un artículo en Nodal, afirma que Murillo y Ortiz diseñaron y ejecutaron la llegada al poder de la exlegisladora de Unidad Demócrata (UD), pese a que ello estaba viciado por la ilegalidad. Aparte, un integrante del gabinete de Áñez, quien pidió reserva en su identidad, señaló que todavía como segunda vicepresidenta del Senado, ella ya tenía su lista de ministros.

Derrocado el gobierno de Evo Morales e investida por los militares con la banda presidencial, el entorno de Áñez se conformó con sus excolegas de UD, con los que tenía una relación muy estrecha: Murillo tomó la cartera de Gobierno, Yerko Núñez la de Obras Públicas, Álvaro Coímbra (diputado supraestatal) la de Justicia y Álvaro Guzmán (diputado) la de Energías.

Los factores Murillo y Ortiz

Fue su “núcleo duro” junto a Ortiz. En segunda línea estaban, principalmente, María Elba Pinckert, senadora de UD que fue designada titular de Medio Ambiente y Agua, y Víctor Hugo Zamora, su excolega del Partido Demócrata Cristiano (PDC), cuota que es atribuida a Jorge Quiroga, precisamente uno de los que “apadrinó” a Áñez. 

La firma de tres decretos ha puesto en la mira de la Fiscalía a 16 ministros de la mandataria transitoria, normas que dieron carta blanca a Murillo y Luis Fernando López, quien dirigió el Ministerio de Defensa, para la compra de gases, estopines y balines de goma por $us 5,6 millones, de los que solo se pagó $us 3,3 millones a la proveedora brasileña Cóndor.

Exintegrantes del gabinete han reaparecido para lavarse las manos y apuntar a excolegas como Murillo, indicando que Áñez se dejó llevar por su entorno de confianza, que la “cercaron”. Una de las que enarbola ese discurso es Roxana Lizárraga, exministra de Comunicación que se fue a Estados Unidos, una defensora de Carlos Sánchez Berzaín, prófugo de la justicia por la masacre de octubre de 2003.

En el programa Encontrados, relató que Murillo asumió tanto poder que intentó conformar un Ministerio de Comunicación paralelo, junto a Érick Foronda —exasesor de la Embajada de Estados Unidos, que fue contratado por Murillo y luego fue secretario privado de Áñez— y María Landívar, senadora suplente de Ortiz, con quienes se definía toda la agenda y las visitas a la presidenta.

Lizárraga apuntó al jefe de Unidad Nacional (UN), Samuel Doria Medina, de haber sugerido a Murillo como ministro, lo que fue negado por el vicepresidenciable en la fallida candidatura de la mandataria. Precisamente sobre este tema, la exministra reveló que Murillo y Foronda dibujaron la polémica postulación de Áñez, presionando para que se destinen recursos para una encuesta a pedido, que solvente la candidatura.

Más todavía, Lizárraga contó que otro de los más influyentes era Ortiz, incluso antes de ser primero ministro de Desarrollo Productivo y luego de Economía, o sea, en su época de senador. “Era también muy cercano Óscar Ortiz, que estaba más en el Palacio de Gobierno, en el despacho de la presidenta, que en la misma Asamblea Legislativa”.

Jerjes Justiniano, quien fue ministro de la Presidencia de Áñez y es considerado una cuota del excívico cruceño Luis Fernando Camacho, exaliado del gobierno transitorio, señaló que, sin duda, Murillo era el poder detrás del trono y que ejercía una “influencia notoria” en la mandataria, al punto de que estuvo detrás de destituciones ministeriales como las de José Luis Parada y el mismísimo Ortiz, o del procurador José María Cabrera. 

Y añadió que fue testigo del poder de Ortiz. “Inclusive el senador Ortiz, que no era parte del Ejecutivo, en un principio era muy cercano a la presidenta. En varias ocasiones yo lo vi en el Palacio, en reuniones, inclusive cuando las sostuvimos con la comunidad europea; era un grupo de ministros, la presidenta y el propio Ortiz”.

El exministro no duda en afirmar que otros influyentes eran Núñez, Coímbra y Guzmán; es decir, Áñez trasladó su entorno de confianza en el Legislativo al Órgano Ejecutivo. Ellos son llamados por Lizárraga como el bloque de “los benianos”, eran amigos de la mandataria por su natal Beni y su trabajo en el Legislativo. 

Precisamente este grupo es el que acompaña a Áñez en la cárcel, por el caso denominado “golpe de Estado”. Coímbra y Guzmán se encuentran en el penal de San Pedro, mientras que Núñez, otro de los “grandes amigos” de la expresidenta, se declaró en la clandestinidad y tiene orden de aprehensión, al igual que los exministros Pinckert y Zamora, prófugos.

Murillo espera su audiencia en Estados Unidos, programada para el lunes. López, quien prefirió a Áñez a seguir siendo fiel a Camacho, huyó a Brasil, según las investigaciones. Y la Fiscalía cierra más el cerco al “núcleo duro” de la exmandataria no solo por el caso Gases, sino por otros hechos signados por la corrupción y la vulneración de derechos humanos.

Comparte y opina:

Últimas Noticias