Nacional

martes 22 sep 2020 | Actualizado a 19:22

El inicio de la campaña se focaliza en Santa Cruz con caravanas y nulo distanciamiento social

Según el calendario electoral, los frentes políticos tienen hasta el 14 de octubre para la difusión de propaganda electoral en actos públicos de campaña

/ 6 de septiembre de 2020 / 13:27

El candidato de Creemos, Luis Ferando Camacho, hoy en Santa Cruz

Santa Cruz focalizó este domingo el inicio de la campaña electoral de los frentes políticos Creemos, Juntos y el Movimiento Al Socialismo (MAS) con masivas caravanas y con nulo distanciamiento social como ordenan los protocolos de bioseguridad por la pandemia del coronavirus.

“Hoy empieza esa carrera y la verdadera encuesta está en las calles. Hoy día vamos a finalizar con la dictadura de las encuestas, no nos van a engañar más ni nos van a conducir el voto. Nosotros soñamos con otro país”, dijo el candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, en la inauguración de una casa de campaña.

El expresidente del Comité pro Santa Cruz lideró la caravana de Creemos conduciendo un tractor rumbo a la rotonda del Cristo Redentor, desde donde lanzó su campaña nacional. Se lo vio sin barbijo al igual que muchos otros militantes. Motocicletas y vehículos acompañaron el paso del aspirante a la silla presidencial en un acto donde no faltaron los abrazos para el exdirigente cívico, algo aún prohibido por las normas de bioseguridad por el coronavirus.

Similar ambiente vivió la alianza Juntos, cuyo candidata a la Presidencia es la actual mandataria Jeanine Áñez, que también organizó una caravana por la capital cruceña sin cumplir protocolos de seguridad como el principal distanciamiento social, aunque el lanzamiento oficial de la campaña se lo hizo a través de las redes sociales.

Campaña de Juntos en Santa Cruz. Foto: ABI

“Arrancamos con muchísimo entusiasmo, con muchísima energía, con esa energía que va a garantizar el triunfo no de Jeanine Áñez sino de toda Bolivia (…); hoy, esta magnífica caravana ratifica de que en Santa Cruz vamos a poner todo nuestro mayor esfuerzo para lograr un triunfo”, advirtió el candidato a senador por Juntos Tomás Monasterio.

Luis Arce, exministro de Economía de Evo Morales y candidato a la presidencia por el MAS, apareció por el Plan 3000, Villa Primero de Mayo y otros barrios cruceños al mando de otra caravana. Oficialmente, el lanzamiento de la campaña se la hará a través de la red social Facebook la noche de este domingo.

“Reiniciamos la campaña para recuperar la democracia y darle al pueblo boliviano estabilidad económica, política y social (…); el pueblo boliviano está cansado de los partidos de los partidos de derecha y quiere volver a tener un país tranquilo con estabilidad económica que es lo que garantizamos nosotros”, arengó.

Según el calendario electoral, los frentes políticos tienen hasta el 14 de octubre para la difusión de propaganda electoral en actos públicos de campaña. Las elecciones generales fueron definidas y blindadas finalmente para el 18 de octubre a través de la Ley 1315.

Ocho son los aspirantes a la silla presidencial; además de Añez, Arce y Camacho están: , Carlos Mesa, Jorge Quiroga, María Cruz Bayá, Chi Hyun Chung y Feliciano Mamani.

Luis Arce, candidato del MAS durante el reinicio de campaña en Santa Cruz.

(06/09/2020)

Comparte y opina:

El servicio premilitar 2020-2021 será presencial y se eleva su costo a Bs 1.300

En la pasada gestión el costo estaba fijado en Bs 800. Se prevé reclutar al menos a 18.000 conscriptos.

/ 22 de septiembre de 2020 / 14:44

El Ministerio de Defensa informó que la prestación del servicio premilitar 2020- 2021 será de manera presencial y con las mismas características que en pasadas gestiones, sin embargo, se indicó que el costo se incrementó a Bs 1.300.

“El servicio premilitar 2020-2021 se va a desarrollar al igual que en las gestiones anteriores sin ninguna variante, las fuerzas son las que programan la instrucción del premilitar y está a cargo de ellos lo que va ser la planificación durante el transcurso de todo el servicio”, explicó el general José Luis Salazar, director de Territorial Militar, según una nota institucional.

Respecto al costo del servicio que incluye el uniforme, sacón, polera, morral, correaje, libreta, portalibretas, seguro y otros ítems, Defensa comunicó que para esta gestión será de Bs 1.300, es decir, que se aplicará un incremento de Bs 500 respecto al costo en la gestión 2019-2020. “Es por la calidad del servicio, hay nuevos precios”, justificó Salazar, en la red Unitel.

El reclutamiento se encuentra en la última fase de convocatoria y empezará el 3 de octubre. Se prevé que al menos 18.000 conscriptos serán reclutados.

Para este 25 de septiembre se prevé el licenciamiento de 15.489 jóvenes premilitares de la gestión 2019-2020, pero por la pandemia del COVID-19 el evento será interno.

(22/09/2020)

Comparte y opina:

La CIDH completa misión que verificará, tras las elecciones de octubre, violación a los DDHH en Bolivia

El grupo interdisciplinario de expertos llegará una semana después de los comicios del 18 de octubre. Su quinto integrante es la abogada colombiana Magdalena Correa Henao.

/ 22 de septiembre de 2020 / 10:59

La represión en la localidad cochabambina de Sacaba, el 15 de noviembre de 2019.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) nombró a Magdalena Correa Henao como la quinta integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que llegará al país una semana después de las elecciones del 18 de octubre para indagar las denuncias de violaciones a los derechos humanos en el conflicto poselectoral de 2019.

“Felicito a la profesora Magdalena Correa Henao. Ella fue nombrada como quinto miembro del #GIEI de la @CIDH, creado para investigar las graves violaciones a los derechos humanos en #Bolivia y anunciado para instalarse en la semana siguiente a las elecciones en el país”, escribió en su cuenta de Twitter Paulo Abrao, exsecretario ejecutivo de la entidad que es parte de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La colombiana Magdalena Correa Henao. Foto: asuntoslegales.com.co

Correa Henao es doctora en Derecho y experta en Derecho Constitucional Económico. Es asesora jurídica para temas constitucionales de entidades del Estado y organizaciones del tercer sector de Colombia. Actualmente es catedrática e investigadora universitaria, directora del Departamento de Derecho Constitucional de la Universidad Externado de Colombia.

El GIEI fue propuesto por la CIDH al gobierno transitorio de Jeanine Áñez como un “mecanismo de investigación, con garantías de autonomía e independencia, para asegurar el derecho a la verdad e identificar debidamente a los responsables de violaciones de los derechos humanos”. La firma del acuerdo para su creación, entre la canciller Karen Longaric, a nombre del Estado boliviano, y la CIDH fue el 23 de enero en Washington DC. Y se nombró a Julián Burger, Juan Méndez, Patricia Tappatá Valdez y Marlon Weichert como integrantes del GIEI.

La conformación de este grupo se dio tras la protestas del Gobierno boliviano sobre un primer informe de la CIDH que denunció “graves violaciones de los derechos humanos” y condenó las “masacres de Sacaba y Senkata”, ocurridas el 15 y el 19 de noviembre, respectivamente, en medio de operaciones conjuntas de las Fuerzas Armadas y la Policía, salvaguardadas por un decreto supremo de Áñez que garantizaba la “impunidad” de los uniformados.

Aparte, “personas entrevistadas por la delegación de la Comisión reportaron la participación directa en la violencia de grupos privados de diferente tamaño y con distintos niveles de armamento”, indicó el documento de la entidad internacional.

Luego, el gobierno de Áñez objetó la presencia de Tappatá y Méndez en la comisión investigadora por haber calificado los sucesos ocurridos en octubre y noviembre del año pasado en Bolivia como un “golpe de Estado”, y señaló que estas opiniones son un riesgo para la parcialidad del GIEI y muestran una “peligrosa tendencia política de ambos integrantes”.

Tras las elecciones de octubre de 2019, el discurso del fraude fue alimentado por un informe preliminar de la OEA, que fue el tiro de gracia para el entonces presidente Evo Morales, que renunció el 10 de noviembre, asfixiado por las protestas cívicas, un motín policial y la sugerencia de las Fuerzas Armadas para que presente su dimisión.

(22/09/2020)

Comparte y opina:

Congresistas de EEUU piden revisión de los informes de la OEA sobre las elecciones de 2019 en Bolivia

Con una carta al Secretario de Estado de los Estados Unidos, expresan su preocupación por la participación de la OEA en los comicios bolivianos del 18 de octubre y le piden “medidas correctivas” para que las misiones de la OEA funcionen de manera imparcial.

/ 22 de septiembre de 2020 / 09:49

El senador Bernard Sanders, del Partido Demócrata. Foto: AFP

Mediante una carta al secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, congresistas del Partido Demócrata le instaron a buscar mediante “recursos diplomáticos” la revisión de las declaraciones e informes de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre los comicios de octubre de 2019 en Bolivia, y que se tomen “medidas correctivas” para que las futuras misiones electorales de esta entidad cumplan funciones de manera independiente e imparcial.

La misiva está fechada este martes 22 de septiembre, en Washington DC. “Estamos profundamente preocupados por la falta de rendición de cuentas y transparencia con respecto al papel de la OEA en las elecciones y la crisis política del año pasado en Bolivia. Como señaló recientemente el New York Times, las denuncias de fraude electoral de la OEA tras las elecciones de octubre de 2019 en Bolivia fueron ‘aprovechadas’ por los opositores políticos del presidente Evo Morales ‘para intensificar las protestas, obtener apoyo internacional y expulsar al señor Morales del poder con apoyo militar semanas después’”.

Los comicios del 20 de octubre del año pasado derivaron en conflictos y violencia por las denuncias de fraude tras la victoria de Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS), sin necesidad de un balotaje por la diferencia de más de 10 puntos porcentuales con su inmediato contrincante, Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), candidato que enarboló la tesis sobre las supuestas irregularidades en el trabajo del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Ello provocó la expansión de las protestas cívicas, que luego fueron alimentadas por un motín policial, la presión de las Fuerzas Armadas para la dimisión de Morales y el informe preliminar de la misión de la OEA que apoyó el discurso del fraude. Todo ello desembocó en la renuncia de Morales, el 10 de noviembre, y dos días después, en la polémica posesión de la entonces senadora opositora Jeanine Áñez, con aval del Tribunal Constitucional Plurinacional.

Pese a que su misión era solo convocar y garantizar nuevos comicios, el gobierno transitorio de Áñez se opuso a la realización de éstos bajo el alegato de que son un riesgo ante la pandemia del coronavirus. Asimismo, pese a que había prometido lo contrario, lanzó su candidatura en enero. Eso sí, dejó de lado esta intención el pasado jueves, ante la caída de su preferencia en las encuestas y, según dijo, para evitar la dispersión del voto en aras de que el MAS no vuelva al poder.

Al final, los comicios se llevarán a cabo el domingo 18 de octubre, y la OEA anunció que su misión estará nuevamente liderada por Manuel González, excanciller de Costa Rica, quien fue precisamente el que sembró dudas sobre la votación, el 21 de octubre, al expresar sus reparos sobre el cambio de tendencia en el conteo que daba el triunfo a Morales. Su futura presencia ha provocado la inquietud tanto del oficialismo como de la oposición.

“Dado que la OEA ha sido invitada a monitorear las próximas elecciones de Bolivia, programadas para el 6 de septiembre y pospuestas hasta el 18 de octubre, instamos a la administración (de Estados Unidos) a utilizar su voz en la OEA para abogar por una evaluación exhaustiva e independiente de las declaraciones e informes de la OEA sobre” los comicios de 2019 en Bolivia, continúa la carta de este martes de los congresistas estadounidenses.

“Como probablemente sepa, las autoridades de facto que tomaron el poder tras la renuncia forzada de Morales han promovido una agenda racista y anti-indígena y han desplegado al Ejército para reprimir violentamente las protestas, lo que resultó en la muerte y heridas de muchos civiles. El secretario general de la OEA, Luís Almagro, se apresuró a reconocer a la presidenta no electa, Jeanine Añez, y no se ha pronunciado sobre el deterioro de los derechos humanos y la persecución de los opositores políticos que tienen lugar bajo su gobierno”.

Los representantes del Partido Demócrata que firman el documento mencionan un estudio del diario The New York Times, de junio, que siembra dudas sobre la auditoría realizada por la OEA al proceso electoral boliviano, en coincidencia con otros análisis independientes de entidades internacionales que indican que la observación de la OEA sobre un “cambio inexplicable” en la tendencia del conteo tras los comicios de octubre, “se basan en un análisis estadístico aparentemente defectuoso”.

La carta remarca que en lugar de responder a esta y otras críticas, “el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se ha involucrado en ataques ad hominem contra sus autores, así como en un ataque a los informes del New York Times, sugiriendo que es un proveedor de noticias falsas. La OEA también se ha negado a responder preguntas básicas de investigadores, medios de comunicación o miembros del Congreso sobre sus comunicados de prensa, los datos que utilizó o cómo llegó a sus conclusiones”.

Los congresistas estadounidenses recuerdan que en febrero, el gobierno de México recibió el respaldo de otros gobiernos para que Almagro autorice una revisión independiente de la auditoría de la OEA, a la par de una evaluación sobre las denuncias de violaciones de derechos humanos en el mandato de Áñez que derivaron precisamente de las “afirmaciones erróneas” del organismo multilateral sobre los comicios bolivianos; un pedido que aún no obtuvo respuesta de Almagro.

“A la luz del hecho de que la OEA ha sido invitada a monitorear las próximas elecciones presidenciales de Bolivia, es particularmente preocupante que el secretario Almagro y sus colegas continúen evitando respuestas por las declaraciones y acciones que puedan haber contribuido a la erosión de la democracia y los derechos humanos en Bolivia. El Congreso de los Estados Unidos aporta con la mayor parte del presupuesto de la OEA. Por lo tanto, tenemos la responsabilidad de garantizar que los dólares de los contribuyentes estadounidenses se utilicen para respaldar organizaciones que funcionan de manera transparente y que defienden las normas democráticas en lugar de socavarlas”.

“La OEA está preparada para tomar una determinación sobre la libertad, la justicia y la integridad de las próximas elecciones en Bolivia, incluso cuando bajo el gobierno no electo de Áñez, varios opositores políticos de alto perfil, incluido el principal candidato presidencial Luis Arce (MAS), enfrentan cargos dudosos que incluyen corrupción, terrorismo y sedición. Los críticos del gobierno en los medios de comunicación y los líderes indígenas y sindicales también han sido detenidos y amenazados, mientras que se ha desplegado fuerza militar contra manifestantes no violentos”, subraya el documento.

“Dada esta preocupante situación, lo instamos (a Pompeo) a utilizar los recursos diplomáticos del Departamento de Estado para buscar de inmediato una revisión completa e independiente de las declaraciones e informes de la OEA sobre las elecciones de 2019 en Bolivia. Además, nuestro gobierno debe trabajar con otros miembros de la OEA para asegurar que se tomen medidas correctivas para asegurar que las futuras misiones de observación electoral de la OEA desempeñen sus funciones de manera independiente, imparcial y profesional”.

La carta lleva la firma de los congresistas demócratas Bernard Sanders, Jan Schakowsky, Henry C. Johnson y Deb Haaland, y la adscripción de otras dos docenas de colegas.

(22/09/2020)

Comparte y opina:

Con procesos en la Justicia, Reyes Villa dice ahora que volverá antes del 18 de octubre

El exprefecto se fue hace tres semanas a Estados Unidos, apenas se reactivó un proceso por supuesta corrupción, en el cual se determinó su arraigo. Días después fue beneficiado por un “desarraigo judicial”.

/ 22 de septiembre de 2020 / 08:34

Manfred Reyes Villa, cuando retornó en enero al país.

Manfred Reyes Villa abandonó intempestivamente el país, nuevamente, el 1 de septiembre, en medio de la reactivación de un proceso por supuesta corrupción y el arraigo dictado por un juez en Cochabamba. Se benefició de un “desarraigo judicial” y se fue a Estados Unidos. A tres semanas de ello, señaló ahora que volverá antes de las elecciones del 18 de octubre.

“Los 15 o 20 procesos que tengo son políticos. Yo retorné en enero, luego salí de nuevo por la boda de mi hija”, señaló el exlíder del desaparecido Nueva Fuerza Republicana (NFR). Cuando se fue hace 10 años, lo hizo asfixiado por los juicios y sentencias por irregularidades en su gestión como prefecto cochabambino. Volvió en enero con la intención de quedarse, afirmó.

Sin embargo, la demanda de mala administración en la construcción de la represa Kecoma, con un proceso que ya se alista para el juicio oral, provocó, en agosto, que un tribunal de sentencia determine su arraigo y que se presente cada 15 días ante la autoridad fiscal y tener dos garantes. Por ello sorprendió que días después Reyes Villa obtenga un “desarraigo”.

Primero dijo que se ausentaba por motivos de salud, luego se lo vio en fotos en la boda de su hija. “Para mis detractores y perseguidores políticos a quienes les molesta que alguien tenga mérito por trabajar de verdad: mi salida del país es temporal, no se hagan ilusiones ni fantasías con mi ausencia, yo regresé a #Bolivia para quedarme, les guste o no (sic)”, escribió en Twitter.

Este martes, en una entrevista con la Red ATB, ratificó su posición de que todos los procesos en su contra son políticos. “Estaré muy pronto en Bolivia, estaré la subsiguiente semana, para llegar el 18 de octubre en el reinicio de la democracia”. Y ratificó su apoyo a la candidatura del exdirigente cívico cruceño Luis Fernando Camacho, de Creemos. “Es un proyecto nuevo”.

Reyes Villa volvió en enero, tras 10 años y en medio de sentencias y juicios abiertos en su contra. “El que nada hace, nada teme, por eso estoy aquí”, dijo a su retorno, decisión que tomó al igual que otros políticos autoexiliados que se declararon perseguidos en el gobierno de Evo Morales, como el exprefecto tarijeño Mario Cossío o el excívico cruceño Branko Marinkovic.

El excandidato presidencial tiene al menos 15 procesos en contra por casos que involucran a su gestión prefectural, de los cuales siete cuentan con sentencia condenatoria y están pendientes de ser ejecutados, según los datos que la Gobernación de Cochabamba, por incumplimiento de deberes, enriquecimiento ilícito, contratos lesivos al Estado, entre otros.

Los delitos que pesan sobre el exprefecto por el caso de la represa Kecoma son incumplimiento de deberes y conducta antieconómica. Está en la mira por la modificación de un contrato sin el aval de un consejo técnico, durante su gestión como máxima autoridad de Cochabamba, lo que derivó en una represa con bastantes deficiencias, con un supuesto daño económico al Estado.

Ante el viaje de Reyes Villa, el Gobierno salió de inmediato a aclarar que no hay nada ilegal. El director de Migración en Cochabamba, Samir Aliss, confirmó que el excandidato tenía la autorización judicial para tramitar un “desarraigo temporal”, por lo cual no tenía ningún impedimento para abandonar el país, según una nota de la agencia estatal ABI.

“Es importante mencionar que aquí no funcionan las llamadas de castigos o amenazas de quienes gobiernan, pues hay independencia de los poderes», indicó el funcionario, que ratificó lo dicho por el director general de Migración, Marcel Rivas, quien sostuvo anteriormente que Reyes Villa no tenía un arraigo en su contra a la hora de partir hacia Estados Unidos.

(22/09/2020)

Comparte y opina:

Candidato Camacho: ‘Con el dolor de mi alma, votamos con miedo’ en 2019 por Mesa

El exdirigente cívico y candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, explicó que en las elecciones de 2019 no había otro candidato que podría hacerle frente al MAS. Era, dijo, “lo mejor de lo peor que podíamos tener”

/ 21 de septiembre de 2020 / 23:54

A la izquierda el candidato de Creemos durante un acto en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Por Carlos Corz

El candidato de Creemos, Luis Fernando Camacho, reveló que en las elecciones de 2019 votó “con el dolor de su alma” por Carlos Mesa, porque estuvo motivado por lo que llamó el “voto miedo” para evitar que Evo Morales permanezca en el poder.

“Tengo que decirlo que sí (voté por Mesa), con el dolor de mi alma, es la realidad, votamos con miedo y en 21 días tuvimos que tener la valentía de decir: se acabó”, confesó en una entrevista en PAT sobre la situación de las elecciones anuladas de 2019.

En esas justas, dijo, no había otra opción para evitar que el MAS de Morales permanezca en el poder por más tiempo. “Casi todos los bolivianos tuvimos el gran dolor de votar con los ojos cerrados”, era “lo mejor de lo peor que podíamos tener”.

Camacho aseguró que ahora hay opciones para garantizar que Morales no volverá al poder e insistió en que Mesa no es garantía para frenar al partido que gobernó por cerca de 14 años.

El exlíder cívico lideró las protestas de 21 días que sumados a otros hechos derivaron en la dimisión de Morales, quien ahora se encuentra en Argentina.

Se encuentra tercero en la preferencia electoral, según la encuesta de Jubileo. La encuesta de ATB y Uno, elaborada por Focaliza SRL, también ubica a Camacho en tercer lugar con el 10,2%, detrás del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, con el 28,7%, y Mesa con el 19,7%.

(21/09/2020)

Comparte y opina:

Últimas Noticias