Nacional

jueves 26 nov 2020 | Actualizado a 22:54

A la par del foro, Arce y Choquehuanca exponen su propuesta en la red Uno

Los candidatos del Movimiento Al Socialismo (MAS) asistieron a una entrevista en Santa Cruz, en la que anunciaron terminar con la importación de diésel en cinco años y el cierre de las empresas públicas deficitarias.

Luis Arce y David Choquehuanca, en la red Uno.

/ 4 de octubre de 2020 / 23:36

Simultáneamente a la emisión del debate presidencial en La Paz, el candidato a presidencia del MAS, Luis Arce, ofrecía una entrevista en Santa Cruz para la red Uno junto a su acompañante de fórmula, David Choquehuanca.

Entre sus intervenciones, Arce resaltó la nacionalización lograda durante el periodo de Evo Morales y afirmó que en su gobierno se cerrarán las empresas públicas deficitarias, además de prometer que en cinco años Bolivia ya no importará diésel, porque pasaría a ser productor.

Arce también descartó la idea de “un modelo económico de Santa Cruz”, pregonada por el también candidato a la presidencia Luis Fernando Camacho, de la alianza Creemos, alegando que se tiene que “hablar del modelo económico que ha generado las condiciones para que haya crecimiento en Santa Cruz”.

Antes del final de la entrevista, en un segmento especial del programa, los presentadores pidieron a Arce reaccionar con una palabra frente a imágenes en una pantalla gigante. Enfrentado a la imagen de la presidenta Añez, el candidato dijo: “Lamentamos la gestión de la señora Añez” y sobre Luis Revilla declaró: “creo que ha cometido muchos errores y le van a costar políticamente”.

Cuando Salvador Romero, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) apareció en la pantalla, la reacción de Arce fue: “Ojalá que nos garantice unas elecciones transparentes”.

Ya antes, en el mismo programa, respecto a las pasadas elecciones, Arce declaró que “no hubo fraude, hubo golpe de Estado”, y añadió: “Eso creo que ha quedado claro”.

Arce finalizó su participación diciéndole a los bolivianos que esta vez “no podemos equivocarnos, no podemos dudar de que hay que tomar la senda adecuada”; advirtió que “con la economía no se juega” y lamentó que “hoy existe hambre, existe dolor en el pueblo boliviano”.

Por su parte, Choquehuanca resaltó que una de las prioridades del gobierno del MAS será invertir en educación, además de encarar el problema que llegará después de la pandemia del coronavirus: “la pandemia del hambre”, para la que se necesitará “garantizar producción con soberanía”.

Choquehuanca hizo énfasis en el instrumento político que lo promueve. “Hemos construido para recuperar nuestra identidad, nuestra autoestima, los bolivianos”. Y culminó su participación en la entrevista afirmando que “votar por el hermano Luis en las próximas elecciones es votar por nosotros mismos”, y llamó al cese de enfrentamiento entre bolivianos.

Arce se excusó de asistir al foro-debate que diversas organizaciones propiciaron a la misma hora en el Círculo de Oficiales del Ejército (COE), en La Paz, al que tampoco asistió Camacho, de Creemos.

(04/10/2020)

Comparte y opina:

‘Archivo Cordero’, un documental en preestreno durante la clausura del Festival Radical

Miguel Hilari, productor del filme, aseveró que el público paceño podrá reconocerse en esta película sobre uno de los archivos visuales más importantes del país.

Del 'Archivo Cordero'. Foto: Miguel Hilari

/ 26 de noviembre de 2020 / 09:14

Recién salido de edición llega el preestreno de Archivo Cordero, un documental dirigido por la mexicana Gabriela Zamorano que sigue a Julio Cordero, homónimo y heredero del fotógrafo que retrató la vida cotidiana y los distintos grupos sociales de la ciudad de La Paz.

La función será presencial este sábado 28 de noviembre en la Cinemateca Boliviana (c. Óscar Soria, esquina Rosendo Gutiérrez), durante la clausura del Festival de Cine Radical, segundo evento no virtual de esta edición del festival, el cual todavía se está celebrando con actividades y exhibiciones en línea.

Las fotografías de Julio Cordero se han convertido en uno de los principales referentes al pasado urbano de La Paz. Según Miguel Hilari, productor del documental, estas fotos retratan diferentes estratos de la sociedad, haciéndolo uno de los archivos visuales más importantes de la ciudad y hasta del país.

Para Hilari, quien ha recibido mucho reconocimiento internacional por su propio documental Compañía, Archivo Cordero es una excavación arqueológica en la que su directora encontró en esas imágenes antiguas algo que nos remitirá al presente.

“Mucho hace la música de Miguel Illanque, un trabajo que complementa a cada toma de las fotos. Es una música que no llama la atención sobre misma, sino que acompaña a la imagen y la realza”.

Producidad de manera intermitente, la película empezó a filmarse hace aproximadamente 10 años y ahora se estrena en Radical, pues es un festival que Zamorano e Hilari aprecian mucho por el tipo de cine arriesgado y reflexivo que privilegia.

“Es un espacio que se está abriendo, para pensar el cine desde una visión que va un poco en contra del cine pseudoindustrial muy común en Bolivia y que le da lugar al documental y obras más experimentales. De alguna manera, nos sentimos en esa línea”, dijo el productor de Archivo Cordero a La Razón.

El documental no tiene una fecha de estreno en digital o en salas, pero este preestreno está abierto a todos los que asistan a la clausura del Radical, este sábado 28 a las 18.00, en una función con aforo al 50% en la Cinemateca.

(26/11/2020)

Comparte y opina:

El Espacio Patiño brinda concierto virtual sobre la importancia del saxofón

El evento estará a cargo del destacado saxofonista boliviano Luis Alarcón.

El saxofonista boliviano Luis Alarcón Zabala en concierto. Foto: Espacio Simón I. Patiño

/ 26 de noviembre de 2020 / 09:13

Saxofón: entre lo clásico y lo moderno, un recorrido por los ámbitos donde el saxofón cobró importancia como uno de los instrumentos más importantes en la historia de la música es la propuesta de Luis Alarcón Zabala, destacado saxofonista boliviano, este 26 de noviembre en el Espacio Simón I. Patiño.

El actual docente del área de saxofón moderno y clásico del Conservatorio Plurinacional de Música (COPLUMU), además de instructor de saxofón en el Colegio Alemán “Mariscal Brown” y músico de diferentes grupos en La Paz, será acompañado por Gabriela Ruiz (piano), Araceli Quelali (saxofón) y Pablo Soria Galvarro (guitarra eléctrica), como invitados especiales.

El evento será solamente virtual, a las 20.00 de este jueves por la página de Facebook del Espacio Simón I. Patiño, quienes habilitaron el número 76737008 para brindar más información.

(26/11/20)

Comparte y opina:

Joaquina Revollo interpreta su disco solista en un concierto en línea

Con Sesión en Vivo, una experiencia audiovisual, la cantante busca acercarse al público que no la pudo escuchar en vivo a causa de la cuarentena por COVID-19.

Joaquina Revollo alista su concierto virtual. Foto: JaGonzales

/ 25 de noviembre de 2020 / 17:12

Joaquina Revollo, exvocalista de la banda Walkman, está lista para impulsar su carrera de solista. Por eso, este 27 y 28 de noviembre ofrecerá un concierto en línea llamado Sesión en Vivo, una interpretación especial de Joaquina su primer disco, en dos presentaciones únicas que serán transmitidas por la plataforma Bolivia Emisión en Vivo.

Finalizado en agosto del 2019, el disco homónimo de la cantante iba a ser la base para una gira nacional promocionando este primer álbum como solista, pero entonces llegaron los conflictos políticos de octubre y luego la cuarentena rígida, que frustraron todos los planes.

Con Joaquina —a secas— como nombre artístico, esta vocal coach en diferentes escuelas de música dijo a La Razón que ha notado una tendencia tras la cuarentena en la que diferentes artistas sacan una versión en vivo de sus discos para que la gente sepa cómo es que la banda suena fuera del estudio.

“Es una forma de acercarme al público que, a nivel nacional, no ha podido escuchar al disco en vivo. Y también funciona mucho para acceder a festivales internacionales, donde les interesa saber cómo es que suena la banda de verdad”.

El costo de las entradas a Sesión en Vivo es de Bs 25 y están a la venta por las redes sociales de Joaquina o llamando al número 62426266 para consultas sobre los combos y otra mercadería que la cantante entrega en persona.

Rock boliviano

Para Revollo su disco es “música de gimnasio” pues motiva y energiza con sus ritmos eclécticos y su mensaje optimista. Al hablar de a qué género musical pertenece, la artista declara a su disco Joaquina y a su concierto Sesión en Vivo como rock boliviano, una propuesta nacional que siempre se interpretará en español.

La presentación cuenta con la participación especial del rapero boliviano Alandino, famoso por sus letras que cuestionan el machismo, que en este concierto interpreta junto a Joaquina la canción Fuertes, dedicada a la fortaleza de las mujeres en Bolivia y el mundo, pero también una muestra del horizonte sonoro al que la cantautora quiere llegar.

Si bien la cantante y compositora planea sacar un video con metraje del concierto, además de estrenarlo como disco en Spotify, esta será la única oportunidad de sus seguidores para ver el concierto completo.

Filmado por la productora Diferencias Creativas, enfocada en producir cortos y videos musicales, Sesión en vivo es parte de los productos únicos que Revollo saca para terminar de darle empuje a su debut solista y centrarse en material nuevo para fin del 2021.

(25/11/2020)

Comparte y opina:

Square Enix quiere hacer permanente el teletrabajo

La compañía japonesa de videojuegos afirma que esta medida mejora la productividad y creatividad en el trabajo.

La ilustración del juego japonés. Foto: GAMERANX.COM

/ 25 de noviembre de 2020 / 16:49

La compañía japonesa de videojuegos Square Enix, mejor conocidos como los responsables de la saga de juegos Final Fantasy, mediante un comunicado escrito anunció que permitirá a sus empleados la elección de trabajar desde casa permanentemente, según el portal Kotaku.

“Al hacerlo, la compañía espera no solamente crear un ambiente de trabajo flexible y diverso, pero también mejorar la productividad y ayudar a nuestros empleados a alcanzar un balance vida-trabajo óptimo”.

Desde el uno de diciembre Square Enix implementará esta gran medida, en una industria en la que muchas empresas son acusadas de practicar el Crunch, práctica laboral en la que los desarrolladores de videojuegos pasan días, incluso meses, atrapados en el trabajo, alejados de sus familias y trabajando casi sin descanso.

Esta es una movida muy significativa de Square Enix pues, durante la pandemia, muchas compañías de videojuegos, entre ellas la también japonesa Nintendo, alegaron que el teletrabajo no solo crea problemas de seguridad —pues esta industria protege su confidencialidad muy celosamente—, sino que también afecta a la calidad del trabajo final.

Sin embargo, en Square Enix creen que esta opción podría ayudar a que sus desarrolladores alcancen su mayor potencial creativo al brindar flexibilidad con un 80% del trabajo realizable desde casa y pocas instancias presenciales en la oficina.

Square Enix lleva trabajando desde casa desde febrero de este año. Los números de productividad y bajos índices de contagio entre sus trabajadores fomentaron la implementación de esta medida.

(25/11/2020)

Comparte y opina:

Chaco: La fluidez de hablar tu propio idioma

El director Diego Mondaca se impuso el reto de filmar su primera película de ficción con soldados como actores

Una de las escenas del filme que se estrenó de forma virtual a través de Multicine

Por Adrián Paredes

/ 25 de noviembre de 2020 / 10:45

Era 2012 cuando el cineasta Diego Mondaca volvía a Bolivia y de pronto recordó a Pastor Gutiérrez, su abuelo, benemérito de la Guerra del Chaco. Recién había terminado de filmar su documental Ciudadela, llevaba un tiempo fuera del país y volvía con la ilusión de hacer algo en memoria de aquel familiar.  El director del corto La Chirola (2008) deseaba recorrer como mochilero la línea fronteriza entre Bolivia y Paraguay, tal vez pisando los mismos terrenos que recorrió su abuelo durante el combate. Según el mismo Mondaca, ahí fue que comenzó a escribir Chaco, su más reciente película, que fue producida por Color Monster, Pasto y Murillo Cine.

El filme sigue a un grupo de soldados bolivianos, la mayoría de orígenes aymara y quechua, bajo el mando de un general alemán, completamente extraviados en el Chaco, sin un solo enemigo a la vista.

Plasmar esa sinopsis le costó años a Mondaca. Fue tiempo que invirtió en investigar sobre la guerra para entender las dimensiones de su horror y, a la vez, lograr dar con una imagen más allá de todas esas fotografías en blanco y negro, tomadas por oficiales de clase media que no entendían nada de quienes estaban fotografiando.

“Puedes imaginar el horror, pero muchas veces no lo puedes describir”, dice el director recordando esa primera etapa.

El cineasta Diego Mondaca. Foto: Marcos Soto

Por eso el director se tomó su tiempo. Se dedicó a formarse para un proyecto que le obligaba a dar un giro a sus habilidades como cineasta, pero que también le exigía aprender a leer aquello que no estaba escrito: todo lo que esos soldados campesinos e indígenas tuvieron que vivir, sin nunca recibir ningún tipo de reconocimiento histórico, fuera de alguna con veniencia política de temporada.

Finalmente todo se juntó.  El pensar en la sonoridad de la película, en el terreno, la imagen, los recursos; era saltar de los documentales a la ficción, era honrar no solamente a su abuelo, sino a los familiares de todo un equipo de producción con el que pronto tendría que adentrarse en el Chaco para realizar un filme.

Escena de la película ‘Chaco’. Foto: Marcos Soto

La ruptura del cristal

Mondaca se adentró a la región Ibibibo, cerca a Villamontes, junto a su equipo de filmación y un montón de jóvenes, reclutas del cuartel, que serían sus actores, sus extras y, con el tiempo, su más fiero equipo de producción. Pero aquel primer día parecían ausentes, empecinados en un mutismo que contrastaba con el entusiasmo con el que les hablaba el director. 

“No había posibilidad de diálogo hasta que hice que se cuenten cómo eran sus vidas en sus casas, pero en quechua o en aymara. Ahí comenzaron a soltarse más, a contarse chistecitos. Quizás estaban hablando de mí —ríe—, pero había ya una fluidez. Se había roto un cristal”.

Aquella comodidad alejó al grupo del rol de soldados en un cuartel y los acercó al de soldados de una guerra que pelearon sus antepasados. Era el quiebre de la barrera lingüística, el saber que podían hablar en sus propias lenguas y que el director, ayudado por otros compañeros que traducían todo, los escucharía y los dejaría proponer,  pues todos ahora tenían la posibilidad de explicarse mejor.

Mondaca lo admite: mucho de eso se logró gracias a la astucia de Raymundo Ramos, actor que interpreta a Liborio en el filme, cuya mediación logró que el grupo de actores siempre hicieran más de lo que se les pedía. “Sean extras o el director o el productor, tienen que sentir que son parte. Que el estar parado desde las cinco de la mañana hasta que caiga el sol tiene que tener sentido y es muy difícil de sostener”.

Esta compenetración del equipo se fue profundizando a lo largo de 21 días de rodaje en una región en plena cola de surazo, con días a 30 grados de temperatura y de un cielo lechoso con un velo de nube que barnizaba la luz. Tanto así que, poco a poco, algunos soldados comenzaron a hacer de asistentes de cámara, de ensayo, de maquillaje.

“Era hermoso ver a un uniformado de la Guerra del Chaco siendo maquillado por otro uniformado, pero con el camuflado actual. Uno representando un limbo y el otro viviendo ese limbo”.

Ibibibo se reveló para Mondaca como algo más que esa imagen de calor y monotonía desértica que se suele tener del Chaco. Para él se convirtió en una región llena de colores locos, raros, y de una belleza solo comparable con la de un canto de sirena.

Pero en los últimos dos días el sol desapareció con el surazo y la lluvia comenzó a arruinar la cinematografía de cada toma. Lo que es peor, cuando retornaron a una locación previamente alistada, descubrieron que un tractor había arrasado todo con el fin de hacer una fosa para almacenar agua para el ganado.

“Yo pensaba que era un sabotaje. Estaba completamente decepcionado, no sabía qué hacer. Encima estaba lloviznando sin esperanzas de que se despeje y si esas escenas no salieron mal fue gracias a esa voluntad que había detrás de los actores. Fueron ellos, no fui yo, que ya estaba muy nervioso, mudo porque me falló todo”.

Gran parte del elenco fue integrado por jóvenes soldados estacionados en Ibibibo, cerca de Villamontes. Foto: Marcos Soto

Tiempo para conversar

“Al menos en cine nunca sabes qué va a pasar. Por mucho que hayas hecho películas antes, la siguiente es una página en blanco, muy jodida”, afirma Mondaca.

Ahogado bajo la lluvia de Ibibibo, Mondaca tuvo que recordar sus palabras. Fueron sus actores, el constante Raymundo Ramos y también Omar Calisaya, junto al equipo de producción, quienes lo despejaron de sus miedos y lo alzaron cuando más lo necesitó. Gracias a ellos entendió que si en la pantalla un actor no queda bien, no es un problema del actor, es una deficiencia del director.

“Y lo digo desde la posición de director, porque si tú no instruyes y no apasionas a tu equipo, ellos no van a saber qué hacer. Y eso se logra dándose tiempo para conversar, siempre manteniendo una horizontalidad en todo momento. Sea en el desayuno, almuerzo, trabajo o fiesta”.

Lo que es más curioso para Mondaca es que de algún modo los entieron desde el primer día, cuando casi todos los involucrados se retiraron discretamente y en grietas escondieron hojitas de coca, “ch’allando con singanitos”, encomendándose para que todo vaya bien. Juntos, pero, por el momento, separados. “En el fondo estábamos todos muy nerviosos. No sabíamos a lo que nos estábamos metiendo. No sabíamos qué nos deparaba el Chaco”.

Aquel primer día tan complicado , la fortaleza y el entusiasmo vinieron del director. Pero en el último día, cuando la lluvia y un tractor arrasaron con Diego Mondaca, se terminó de filmar gracias a los lazos establecidos mediante la comunicación horizontal que pregona Mondaca.

Hoy, ese filme se llama Chaco y se exhibe a través de la plataforma digital de Multicine en todo Bolivia.

Otra escena de Chaco. Foto: Marcos Soto

Comparte y opina:

Últimas Noticias