Nacional

jueves 21 oct 2021 | Actualizado a 23:52

García Linera: Hasta una niña era considerada ‘sediciosa’ en el gobierno de Áñez

El exvicepresidente dijo que ‘estos eran los métodos nazi-fascistas’ utilizados por el gobierno transitorio y apoyados por ‘centenares de golpistas’ de apellidos ‘notables’.

/ 16 de diciembre de 2020 / 13:18

El exvicepresidente Álvaro García Linera dijo este miércoles que durante la administración transitoria de la presidenta Jeanine Áñez hasta una niña de tres años era considerada una “sediciosa y peligrosa comunista”.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, denunció el lunes que el régimen de Áñez investigó a 592 personas, entre niñas menores de dos años, intelectuales, políticos, deportistas, exautoridades y hasta personas que fallecieron hace por lo menos siete años.

Añadió que el Viceministerio de Transparencia manipuló incluso la “hoja prontuario” de familiares de los exmandatarios: la hermana de Evo Morales y la hija de Álvaro García; además de la madre de Claudia Fernández, su esposa.

“El 6 de febrero de este año (2020) el (entonces) viceministro de Transparencia (Guido Melgar) ha solicitado el prontuario de 592 personas para que sean investigadas”, reveló Del Castillo en rueda de prensa.

‘Nazi-fascistas’

García Linera se refirió este miércoles a la tarjeta prontuario que pidió el entonces ministro de Gobierno Arturo Murillo, a través del Viceministerio de Transparencia, de su hija de tres años.

“Estos eran los métodos nazi-fascistas de Áñez y Murillo. Hasta una niña de tres años era considerada una sediciosa y peligrosa comunista”, dijo el exvicepresidente, según una nota publicada en el portal de noticias Detrás de la Verdad.

“Lo terrible es que Carlos Mesa, ‘Tuto’ Quiroga, W. Albarracín, Página 7 y centenares de golpistas de apellidos ‘notables’ hayan defendido, protegido, justificado y alentado esta barbarie”, sostuvo.

Lista

LA RAZÓN pudo acceder a una lista de personalidades públicas (aunque no todas) cuyas “tarjetas prontuario” habían sido reveladas  al Viceministerio de Transparencia del gobierno transitorio.

Lo primero que llama la atención es que aparte de exautoridades, también hayan estado en la mira sus familiares, la pequeña hija de Álvaro García, la madre de Claudia Fernández, su esposa y de la hermana de Evo, Esther Morales, fallecida en agosto.

También al parecer eran investigados analistas, como la politóloga cruceña Helena Argirakis, ahora funcionaria del Gobierno; Rafael Puente o Raúl Prada, éstos últimos ahora ciertamente distanciados del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Otro grupo de personas afectadas son periodistas, como Claudia Fernández (esposa de Álvaro García), Susana Bejarano o Édgar Ramos Andrade, jefe de prensa del gobernador de La Paz, Félix Patzi, quien, por lo demás, también está en lista de investigados.

Entre las exautoridades están Reymi Ferreira, Zulman Yugar (cantante), Sebastián Michel, Magdalena Cajías, Tito Montaño; incluso Mario Gutiérrez Iriarte, exministro de Eduardo Rodríguez. (16/12/2020)

Comparte y opina:

Bolivia crece un 9,4% al primer semestre de este año y supera proyecciones

En la región, el país se ubica en cuarto lugar en crecimiento económico

La actividad minera en el país. Foto de archivo: La Razón.

/ 14 de octubre de 2021 / 14:16

Al primer semestre de este año, el Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia se expandió un 9,36% con relación a similar período de 2020. La tasa está siete décimas por encima del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), que proyectó un crecimiento del 8,7%.

El indicador, además, está arriba de la proyección de crecimiento del PIB, fijado en 4,4% en el Programa Fiscal-Financiero 2021, firmado el 18 de marzo entre el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y el Banco Central de Bolivia (BCB).

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó el sábado en su sitio web (www.ine.gob.bo) el reporte del PIB al segundo trimestre de 2021, titulado La clara recuperación de la economía boliviana.

El informe detalla que la actividad económica que registró la mayor variación acumulada en el primer semestre de 2021 fue la de minerales metálicos y no metálicos, con un aumento del 53,02%, “cifra que evidencia el proceso de clara recuperación de la actividad económica, luego de los efectos sanitarios, sociales y financieros que trajo la pandemia del COVID-19 y las medidas negativas de la política económica implementadas por la administración gubernamental en la gestión 2020”.

La tasa de crecimiento del PIB boliviano es la cuarta más alta de la región y solo está por debajo de la registrada en Perú (20,9%), Uruguay (11,3%) y Argentina (10,3%), pero por encima del desempeño mostrado por Chile (8,8%), Colombia (8,8%), Ecuador (8,4%), Paraguay (6,9%) y Brasil (6,4%). La información de los países vecinos se obtuvo a partir de una revisión de las páginas web de los institutos de estadística y bancos centrales.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Banco Mundial elevaron en sus informes de octubre la proyección de crecimiento de la economía boliviana para 2021. La primera la situó en 5,7% del PIB y la segunda en 5,5%. En tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su informe publicado el martes, la redujo de una estimación inicial de 5,5% (abril) a 5%.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El BM sube proyección de crecimiento para Bolivia de 4,7% a 5,5%

Economía. La recuperación económica es más acelerada de lo que se preveía, afirma

/ 7 de octubre de 2021 / 17:08

El Banco Mundial (BM) subió la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia de 4,7% a 5,5% para la presente gestión. La revisión al alza de esta proyección está incluso por encima del cálculo del Gobierno, que la fijó en 4,4%.

El organismo multilateral presentó ayer su informe Recobrar el crecimiento: Reconstruyendo economías dinámicas pos-COVID con restricciones presupuestarias, en el que volvió a revisar al alza su pronóstico de expansión económica en Latinoamérica y el Caribe para 2021, a 6,3% frente al 5,2% proyectado a mediados de año.

Según las perspectivas de crecimiento para los países de América del Sur (no se toman en cuenta Guyana y Surinam), Perú liderará el crecimiento en la región con una expansión de su actividad económica del 11,3%, seguido de Chile (10,6%), Colombia (7,7%), Argentina (7,5%), Bolivia (5,5%), Brasil (5,3%), Paraguay (4,3%), Ecuador (3,4%) y Uruguay (3,4%).

Respecto a su informe de junio, el Banco Mundial revisó al alza la proyección de crecimiento de todos los países, excepto de Ecuador y Uruguay, que las mantiene en 3,4% para ambos casos.

El documento del organismo multilateral, publicado en su sitio web, señala que la recuperación económica de América Latina y el Caribe “es más acelerada de lo que se preveía a principios de año, pero más débil de lo que vaticinaban los viento de cola favorables”.

“Las previsiones de crecimiento para 2021 se han actualizado durante el verano y se espera que el crecimiento regional se sitúe en el 6,3% en 2021, con lo que prácticamente se recuperarían las pérdidas del 6,7% de 2020. Sin embargo, dadas las vigorosas recuperaciones de los principales socios comerciales, las bajas tasas pasivas de interés mundiales y la perspectiva de otro superciclo de los productos primarios, habría cabido esperar que las tasas de crecimiento fueran 1,5 puntos porcentuales más altas”, añade.

Al primer semestre de este año, los países de América del Sur (excepto Venezuela, que no publica ningún dato relativo a las cuentas nacionales desde 2018) han reportado elevadas tasas de crecimiento tras una histórica contracción de la actividad económica en 2020 producto de la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

Según la revisión que hizo La Razón de los datos que publican en sus sitios web los institutos de estadística y los bancos centrales de los países analizados, Perú ha tenido uno de los mejores desempeños de su actividad económica, seguido de Uruguay, Argentina, Chile, Colombia, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Brasil. (Ver infografía). Las tasas de crecimiento de estos países están por encima del 6%.

Comparte y opina:

Hasta agosto, el oro desplaza al gas en las exportaciones

Los dos productos representan el 42% del total de las ventas al exterior del país.

Foto: oroinformacion.com.

/ 29 de septiembre de 2021 / 10:15

Las exportaciones de oro logran cifras récord. De enero a agosto de este año, las ventas al exterior del metal precioso han desplazado por primera vez al gas natural, principal producto de exportación de las últimas dos décadas.

Según el nuevo reporte oficial del Instituto Nacional de Estadística (INE), las exportaciones de oro metálico a agosto de esta gestión han llegado a $us 1.478,5 millones, seis millones más que el valor alcanzado por las ventas de gas natural ($us 1.472,5 millones).

Mientras las ventas del metal precioso se han más que duplicado en relación con similar período de 2020, las exportaciones de gas natural apenas han crecido un modesto 6,7%. (Ver infografía)

El oro metálico es exportado en presentaciones de lingotes, oro fundido y oro amalgamado. Los principales mercados son India, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Estados Unidos, Hong Kong y Canadá.

Las exportaciones del metal precioso hasta agosto de este año ya han superado todas las ventas registradas en 2020 y es previsible que, a este ritmo, superen el récord alcanzado en 2019. (Ver infografía)

En Bolivia operan unas 1.300 cooperativas mineras, de las cuales un 98% se encuentra en La Paz.

SUPERÁVIT. Las exportaciones totales a agosto de 2021 muestran un incremento del 65%, habiendo alcanzado $us 7.034 millones, cifra mayor en $us 2.764 millones a la registrada en el mismo período de 2020, cuando llegó a $us 4.270 millones, según el reporte del INE.

Las importaciones presentaron, en tanto, un incremento del 33%, alcanzando a $us 5.674 millones, es decir, $us 1.404 millones más que la cifra registrada en igual período de 2020, cuando las compras sumaron $us 4.270 millones.

Asimismo, el saldo comercial registró un superávit acumulado de $us 1.360 millones, mucho mayor que el anotado en similar período de 2020, cuando llegó a $us 0,02 millones, lo que demuestra una recuperación de la balanza comercial con relación a los últimos seis años.

Además del oro y el gas, los otros productos más exportados son los derivados de la soya, zinc, plata, estaño metálico, joyería de oro, plomo y castaña, que representan el 85,4% del total de las ventas.   

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El oro, cerca de superar al gas natural como producto más exportado del país

En ocho años, las ventas del metal precioso alcanzaron los $us 8.380,4 millones.

/ 6 de septiembre de 2021 / 10:34

La exportación de oro metálico está cerca de superar las ventas de gas natural, actualmente el principal producto que se comercializa a los mercados de Brasil y Argentina, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su sitio web.

A julio de este año, Bolivia ha exportado gas natural por un valor de $us 1.260,8 millones, lo que equivale al 21,1% del total de las ventas al exterior, cifradas en $us 5.971,8 millones. El oro metálico, en tanto, ha representado $us 1.175,1 millones en ventas, es decir, el 19,7% del total exportado.

Así, en los dos últimos años, las ventas de oro metálico se han situado por detrás del gas natural. En 2019, por ejemplo, el valor de las exportaciones del metal precioso alcanzaron a $us 1.739 millones frente a los $us 2.719,9 millones del combustible fósil. En 2020, las exportaciones del primero llegaron a $us 1.229 millones y del segundo a $us 1.980,3 millones.

Además, en los últimos ocho años (2013-2020), las ventas del metal precioso han repuntado tanto en valor como en volumen. Durante este periodo, se ha despachado a los mercados externos un total de 245,6 toneladas por un  valor de $us 8.380,4 millones.

Los principales destinos para este metal, que se extrae en su mayor parte del norte de La Paz, son India y Emiratos Árabes Unidos, por el volumen de sus compras. A estos países le siguen Estados Unidos, tradicional mercado para el oro boliviano, y últimamente Turquía, cuyas compras se han disparado a partir de la gestión pasada, constituyéndose a la fecha en el tercer mercado para la producción nacional aurífera.

Según el Consejo Mundial del Oro (WGC por sus siglas en inglés), durante la última década la demanda del metal precioso se ha movido hacia el este. “Esto ha sido impulsado no solo por la afinidad cultural, sino también por la creación de riqueza y el crecimiento de los ingresos en algunas de las economías más dinámicas y de rápido crecimiento del mundo”.

La WGC, que agrupa a las empresas líderes mundiales en extracción de oro, tiene identificados a China, India, Turquía y Estados Unidos como los principales países demandantes del metal.

En Bolivia, la mayor parte de la producción del oro proviene de la explotación aluvial y en vetas cercanas a los ríos de la región amazónica, principalmente del norte de La Paz, donde se concentra el grueso de las cooperativas auríferas.

Hasta 2019, el Ministerio de Minera y Metalurgia tenía registradas 1.275 cooperativas mineras productoras de oro en el departamento de La Paz. De este número, la Federación Regional de Cooperativas Mineras Auríferas (Ferreco) tenía inscritas a 709, la Federación Regional de Cooperativas Mineras Auríferas del Norte de la Paz (Fecoman) a 443 y la Federación de Cooperativas Mineras de La Paz (Fedecomin La Paz) a 123.

En el caso del Beni, donde también se explota el metal precioso, Fedecomin Beni tiene registradas a solo 20 cooperativas.

Las cooperativas venden el oro a las comercializadoras y éstas lo exportan en presentaciones de lingotes, oro fundido y oro amalgamado.

India desplaza a Brasil y Argentina

A julio de este año, India se ha convertido en el principal socio comercial de Bolivia, desplazando a Brasil y Argentina como los principales destinos para las exportaciones nacionales.

Según el último reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE), publicado en su sitio web (www.ine.gob.bo), la nación asiática ha importado productos de Bolivia por un valor de $us 737,8 millones. El oro representa el 99,6% del total de las compras al país.

Brasil se ubica en segundo lugar con compras por un valor de $us 731,5 millones, siendo el gas natural el principal producto que importa de Bolivia. Argentina se ubica en tercer lugar con compras por $us 633,9 millones. Al igual que el gigante sudamericano, las importaciones de Buenos Aires están centradas principalmente en el combustible fósil.

Según el Consejo Mundial del Oro (WGC por sus siglas en inglés), India es uno de los mercados más grandes de oro y la creciente riqueza está impulsando el crecimiento de la demanda. “El oro tiene un papel central en la cultura del país, considerado un depósito de valor, un símbolo de riqueza y estatus y una parte fundamental de muchos rituales”.

Entre enero y julio de este año, Bolivia ha exportado 25 toneladas de oro por un valor de $us 1.175,1 millones. El 62,6% de las ventas fueron a India, el 21,9% a Emiratos Árabes Unidos, el 9,3% a Turquía, el 4,9% a Estados Unidos, el 0,7% a Hong Kong y el 0,6% a Canadá, según los datos oficiales.

Comparte y opina:

Nueva asignación del FMI subirá las RIN hasta $us 5.000 MM

Economía. Bolivia recibió $us 326,4 MM que irán a fortalecer las reservas

La Paz. El presidente del BCB, Edwin Rojas, junto al directorio en una conferencia de prensa.

Por Carlos Corz y Miguel Lazcano

/ 25 de agosto de 2021 / 17:11

Con la nueva asignación a Bolivia de 230,1 millones ($us 326,4 millones) de Derechos Especiales de Giro (DEG) por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), las Reservas Internacionales Netas (RIN) se incrementarán hasta casi los $us 5.000 millones.

Bolivia cerró la gestión 2020 con un nivel de reservas del orden de los $us 5.276 millones, un 18,4% menos de lo registrado un año antes, cuando los fondos administrados por el Banco Central de Bolivia (BCB) llegaban a $us 6.468 millones.

Al 13 de agosto de este año, las RIN sumaban $us 4.695 millones, monto menor en 51 millones a los 4.746 millones reportados al 31 de julio, según datos oficiales.

El presidente del BCB, Edwin Rojas Ulo, informó ayer que la asignación del Fondo Monetario fue a incrementar las reservas internacionales que ahora, al 23 de agosto, llegan a $us 4.940 millones.

“Los DEG son asignaciones que realiza el FMI por la decisión de sus gobernadores (a los países miembros, entre ellos Bolivia), no comprometen rentas del Estado, no es una línea de financiamiento (como el crédito gestionado en el gobierno de Jeanine Áñez)”, explicó Rojas en conferencia de prensa.

Descartó que estos recursos tengan alguna similitud con la línea de crédito solicitada por el gobierno transitorio de Áñez, que condicionaba y comprometía las rentas del Estado boliviano.

Por decisión de la administración del presidente Luis Arce, en febrero se devolvió al organismo financiero internacional el crédito de $us 346,7 millones concedido a Bolivia en el gobierno de Áñez.

El crédito no pasó por la aprobación de la Asamblea Legislativa y, a pesar del poco tiempo de concretarse, el Estado tuvo que pagar $us 24,3 millones adicionales, 19,6 millones por variación cambiaria y $us 4,7 millones producto de comisiones a intereses. Hay un juicio de responsabilidades en curso contra Áñez por este crédito.

ANTECEDENTES.

No es la primera vez que Bolivia recibe una asignación de DEG del FMI. En 2009 el organismo internacional le asignó 137,4 millones, que, sumados a los 26,7 millones ya existentes en el ente emisor, el monto subió hasta los 164,1 millones.

Creados en 1969 para complementar las reservas oficiales de los países miembros, los DEG no suponen una moneda ni un crédito frente al FMI. Su valor se basa en una canasta de cinco monedas: dólar de EEUU, euro, libra esterlina, renminbi chino y yen japonés.

Una vez emitidos, los DEG se pueden utilizar como moneda de reserva que estabiliza el valor de la moneda nacional o se pueden convertir en monedas más fuertes para financiar inversiones.

La mayor asignación de DEG hasta ahora había sido en agosto de 2009, cuando se distribuyeron unos $us 250.000 millones para paliar la crisis financiera mundial. Antes, el FMI había distribuido DEG dos veces: en 1970-72 y en 1979-81.

Qué es un DEG

* Creación. El DEG es un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros.
* Divisas. El valor del DEG se basa en una cesta de cinco monedas: el dólar de Estados Unidos; el euro; el renminbi chino; el yen japonés y la libra esterlina.
* Canje. El DEG no es ni una moneda ni un crédito frente al FMI. Más bien representa un derecho potencial frente a las monedas de libre uso de los países miembros del FMI. El DEG se puede canjear por monedas de libre uso.
* Reserva. El DEG fue creado como una reserva internacional complementaria en el contexto del sistema de paridades fijas de Bretton Woods. El Convenio Constitutivo determina que en ciertas condiciones el FMI puede asignar DEG a sus miembros para complementar sus activos de reserva.
* Pandemia. La nueva asignación es para ayudar a los países miembros a hacer frente al impacto de la pandemia del COVID-19

Un crédito no es lo mismo que una asignación

A diferencia del crédito solicitado en 2019 por el gobierno de la entonces presidenta Jeanine Áñez, y que fue devuelto en febrero de este año por la actual administración, el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo el lunes una nueva asignación de 456.000 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG) a los 190 países miembros, entre ellos Bolivia, que recibió 230,1 millones.

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Edwin Rojas, explicó ayer en rueda de prensa que la asignación a Bolivia de 230,1 millones de DEG, que equivale a $us 326,4 millones,  no “comprometen las rentas del Estado”, porque se trata de una asignación y no de una línea de financiamiento.

El 17 de abril de 2020, el Directorio Ejecutivo del FMI aprobó la solicitud de asistencia financiera de emergencia de Bolivia de aproximadamente $us 327 millones (DEG 240,1 millones, 100 por ciento de la cuota) en virtud del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR) para ayudar al país a enfrentar necesidades de balanza de pagos derivada del COVID-19, respaldar los gastos médicos necesarios y medidas de ayuda para proteger el bienestar de la población.

En otras palabras, el gobierno transitorio contrajo el crédito con el FMI con el respaldo de los 240,1 millones de DEG que se tenía en las Reservas Internacionales Netas. El préstamo, que debía ser devuelto en un plazo de cinco años, resultó ser oneroso por la variación cambiaria y las comisiones e intereses.

El presidente del BCB dijo que esa línea de crédito, “solicitada por las autoridades del gobierno de facto”, fue devuelta porque incumplía con la normativa nacional.

Comparte y opina:

Últimas Noticias