Nacional

viernes 15 oct 2021 | Actualizado a 16:47

Cuando policías se cuadran a Camacho y militares también

Luis Fernando Camacho revela que el entonces comandante de la UTOP, Heybert Antelo, fue quien le ayudó a irrumpir en el Palacio de Gobierno, el 10 de noviembre

Protesta. Luis Fernando Camacho tuvo un fuerte resguardo policial en La Paz.

Por Rubén Atahuichi

/ 6 de octubre de 2021 / 17:10

Ha quedado pendiente saber quién fue el general de las Fuerzas Armadas “que se movió” con Luis Fernando Camacho en las protestas de 2019 que terminaron con el gobierno de Evo Morales. Militares lo apoyaron y policías se cuadraron ante él.

Ahora gobernador de Santa Cruz, Camacho contó pasajes de su incursión en La Paz, entre el 6 y 10 de noviembre de 2019, el día en que el presidente Morales renunció presionado por movilizaciones lideradas por el entonces presidente del Comité pro Santa Cruz, denuncias de “fraude” electoral, un motín policial y la sugerencia de dimisión presidencial de las Fuerzas Armadas, de la Policía Boliviana y de la Central Obrera Boliviana (COB).

“En el segundo libro, mediante el gobierno consolidado, vamos a sacar con nombre y apellido quién fue el general que se movió en las Fuerzas Armadas”, dice Camacho en un video en el que cuenta, además, cómo su padre, José Luis, “cerró con los militares para que no salgan” a las calles y su pacto con “un minero” para “tumbar” entonces a Morales.

Camacho, en su afán de derrocar a Morales, consolidó fuertes alianzas con militares y policías. Para el 2 de noviembre, en un cabildo multitudinario en la rotonda del Cristo Redentor de Santa Cruz, ya había pactado con los policías, a quienes les prometió “jubilación al 100%”, entre otras demandas, cuando llegue el nuevo gobierno después de Morales. Le faltaba con militares.

Esa noche invocó a las Fuerzas Armadas, a las que les pidió que “deben estar al lado de su pueblo” y no dejarse amedrentar.

Prometió un “punto final” y conminó al mandatario a renunciar en 48 horas. Fue la primera afrenta al gobernante, a quien comenzó a llamar “tirano” y “dictador”, entre otros adjetivos.

En el video, Camacho admite que el paro cívico en Santa Cruz, iniciado el 21 de octubre, no iba a dar resultados; por eso es que decidió viajar a La Paz.

“Le dimos las 48 horas porque sabíamos que ya podía Santa Cruz trasladarse a La Paz, era ahí el problema. Aquí (en Santa Cruz) no iba a pasar nada, nos iban a mirar del balcón”, dice en el video, grabado a finales de diciembre de 2019 durante el acto de descubrimiento de un mural en su honor en la sede de su fraternidad.

Intentó ingresar a La Paz en dos oportunidades, el 29 de octubre y el 4 de noviembre. Luego de porfiar, logró instalarse en la sede de gobierno el 6 de noviembre; había llegado a El Alto a las 19.23.

“Fue el momento más duro que pasamos porque, en el cabildo, mi familia no sabía que yo iba a La Paz; solo sabía mi padre, nadie más. Obviamente, mi hijo y mi mujer quedaron preocupados porque lo primero que piensan es que me iban a matar”, cuenta.

“Lo que nosotros hicimos, cuando mi padre me dijo ‘qué van a hacer después de las 48 horas’, le dije: ‘Irme a La Paz’. Me dice: ‘Pero te pueden matar’. Yo le dije, yo tenía mucha fe: ‘Si no me matan, va a caer (Morales), y si me matan, se va arder el país (sic)”.

La mañana de ese día, el entonces ministro de Gobierno, Carlos Romero, garantizó “su seguridad para que Camacho pueda entregar su carta (de renuncia de Morales)”. En el cabildo del lunes 4, el líder cívico anunció la entrega de la carta de renuncia, de su mismo pulso, que pretendía que la firme el presidente.

Al llegar a La Paz, Camacho bajó a la zona de Calacoto bien resguardado por elementos de la Policía Boliviana, entre ellos “un coronel”. Se instaló en el hotel Casa Grande, donde estableció su cuartel de operaciones, de reuniones y de mítines políticos.

Fue cuando lo consideran, por seguridad, “un paquete”.

“Me agarran, me suben al jeep; había un coronel a mi lado, y salimos. Y recibe la llamada de un general de la Policía, y le dice: ‘Ubicación, coronel’. Le dice: ‘Por seguridad, el paquete no se lo puedo dar, mi general’”, cuenta.

Camacho dice que la respuesta de su escolta al general le dejó tranquilo. Era una señal de “subordinación” ante un civil. Sin embargo, relata que hubo otras llamadas incómodas.

“Nos fuimos y recibimos dos llamadas más del general, hasta que lo llamó Romero (…) y le dice ‘¿dónde está?’. Y le dice: ‘No puedo darle la ubicación por seguridad del paquete, ministro’. Y él colgó el teléfono”, recuerda.

Más llamadas y casi órdenes del “paquete”. “Seguimos avanzando, lo volvió a llamar (habla de Romero) y le dijo: ‘Tráigalo a Palacio, lo estoy esperando para que deje su carta’. Y me dice el coronel: ‘¿Qué le digo?’ ‘Dígale que la voz del pueblo no entra por la ventanilla, que no se la voy a dejar ahí, que se la voy a dejar en Palacio Quemado”, dice Camacho.

Entendido. ¿Qué más?

“Y me dice: ‘¿Dónde quiere ir?’ A mi hotel. Volvió a llamar el ministro y le dice ‘¿dónde lo están llevando?’ Al hotel. ‘¿A qué hotel?’ ‘No le puedo decir’”, continúa.

El Casa Grande comenzó a ser centro de atención. Allí incluso llegó, al mediodía del 11 de noviembre, la entonces senadora Jeanine Áñez, a conversar con Camacho antes de llegar a la plaza Murillo cual si fuera presidenta.

Camacho cuenta que cuando llegó su comitiva al hotel, los policías se pusieron a su disposición.

Predisposición.

“Fue hermoso. Llegamos al hotel, con dos movilidades, ocho policías y unas siete motos. Paran afuera del hotel. Y (el coronel) les dice: ‘Sáquense sus uniformes, sus mochilas y vístanse’. Se sacan el traje y me dice: ‘El general de la Policía (NdR: entonces era comandante Yuri Calderón) es masista, pero a partir de hoy nosotros nos hacemos cargo de su seguridad como civiles, ya no somos policías’, cuenta el entonces dirigente cívico.

Camacho continúa con su relato, al punto de la emoción frente a los suyos en la sede de su fraternidad. “Puta, fue espectacular, y era la UTOP, eran los que se amotinaron. Cuando entramos, pasó todo lo que tenía que pasar”, dice sobre los primeros policías que se “cuadraron” ante él en el hotel.

Al día siguiente, el 7 de noviembre, efectivos de la UTOP (Unidad Táctica de Operaciones Policiales) comenzaron una espiral de motines en la Policía Boliviana. Al terminar el día, eran elementos policiales de seis departamentos que se habían sumado a la medida, hecho que ahondó la crisis.

Camacho no dejaba de expresarse feliz y agradecido con los policías. Contó los detalles de su incursión en La Paz frente al mural; es un cuadro en el que se le ve de rodillas, con las manos sobre la Biblia y la carta, la misma imagen de cuando irrumpió la tarde del 10 de noviembre en el hall del Palacio de Gobierno junto con el líder cívico potosino Marco Pumari y el abogado Eduardo León.

Ahora, Camacho es acusado de sedición, terrorismo y conspiración en el caso Golpe de Estado. Fue citado a declarar, como denunciado, el jueves en La Paz. Adelantó que asistirá a la cita.

Comparte y opina:

El Gobierno se siente triunfador y no derrotado con el retiro del proyecto de ley

“No ha sido ninguna derrota, (…) nosotros nos sentimos triunfadores”, enfatizó Del Castillo. “Decir que el Gobierno estaba cercado, es un exceso”, afirmó Lima.

El ministro Eduardo del Castillo. Foto: Ministerio de Gobierno.

/ 15 de octubre de 2021 / 13:39

En medio de una ola de reacciones que todavía genera la decisión de retirar el cuestionado proyecto ley contra ganancias ilícitas, el Gobierno consideró este viernes que no fue derrotado con esa determinación política asumida por la presión de distintos sectores del país.   

“Desde luego que no ha sido ninguna derrota, (…) nosotros nos sentimos triunfadores al haber retirado este proyecto normativo porque estamos desarticulando a grupos armados, grupos que generan conflicto; (ellos) ya no tienen razón alguna para generar movilizaciones, para generar un paro que perjudique la economía y la estabilidad”, dijo el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, en una conferencia de prensa.

Mientras, el ministro de Justicia, Iván Lima, confirmó que se trata de una decisión política asumida por el propio presidente Luis Arce con el fin de seguir “gobernando junto al pueblo”.

Pero “no es una respuesta al Conade (Comité Nacional de Defensa de la Democracia) ni a los movimientos cívicos que tienen otra agenda y que el lunes (sufrieron una) clara derrota por no tener ninguna convocatoria (su llamado a un paro nacional)”, agregó Lima en una entrevista con La Razón Radio.

Lima consideró que esos grupos solo están tratando de “apropiarse” de una protesta de los gremiales, que fueron uno de los primeros sectores en empezar con movilizaciones y anuncios de más medidas de presión. 

Además, aseguró que “definitivamente” el Gobierno no estaba cercado con la serie de anuncios de medidas de presión, aunque ahora, en su criterio, “esto sea una victoria” en la mente de Luis Fernando Camacho, gobernador de Santa Cruz, y de los comités cívicos.

Pero “decir que el Gobierno estaba cercado, es un exceso; no creo que sea la realidad, porque definitivamente la situación del martes (cuando se realizó una masiva marcha en defensa de la wiphala y del gobierno de Arce) está latente (…); por tanto, decir que están cercados, luego de esa movilización, no me parece que sea una lectura adecuada de la realidad”, insistió.

También puede leer: El Gobierno retira el proyecto de ley sobre ganancias ilícitas ‘para no dar lugar a la violencia’

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Bolivia y Argentina reabren el paso fronterizo entre La Quiaca y Villazón

Los diplomáticos de ambos países prevén reabrir todos los pasos fronterizos binacionales en función al avance de la vacunación contra el COVID-19.

Conferencia de Prensa. El caniller de Bolivia, Rogelio Mayta y el embajador argentino Ariel Basteiro.

/ 15 de octubre de 2021 / 12:35

El canciller Rogelio Mayta informó este viernes de la reapertura oficial del tránsito vecinal en el puente internacional «Horacio Guzmán», que une las ciudades de La Quiaca, en Argentina, y Villazón, en Bolivia.

“Es una reapertura que va a permitir el paso de nuestros connacionales un lado y otro de la frontera (…). Se han tomado recaudos para evitar brotes (de COVID-19) infecciosos involuntarios”, dijo el funcionario en una conferencia de prensa.

Mayta exhortó a quienes transiten por esa frontera a cumplir con los protocolos de bioseguridad, para que la medida sea replicada en todos los pasos fronterizos entre ambos países en un corto tiempo.

Por su parte, el embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro, afirmó que su país decidió reabrir ese paso fronterizo tras alcanzar su país el 50% de su población vacunada con el esquema. Además, consideró que el comercio de ese sector será beneficiado.

“Hay un mundo comercial que funciona del intercambio de esas dos poblaciones y el acuerdo permite que eso empiece a funcionar”, dijo.

El alcalde de Villazón, Juan Navia, aseguró que una de las medidas de control es la “presentación del certificado de vacunación y la tarjeta de tráfico vecinal fronterizo”, aunque la población puede circular con la exposición de su cédula de identidad, en el caso de los bolivianos, y el DNI, en el caso de los argentinos.

En marzo de 2020, Bolivia cerró ese paso fronterizo en cumplimiento de las medidas establecidas por el gobierno de la expresidenta Jeanine Áñez para evitar contagios por COVID-19.

Comparte y opina:

Una eurodiputada cree que el premio Sájarov será para el ruso Navalni, no para Áñez

La diputada de izquierda Unidas-Podemos Sira Rego considera que el opositor ruso Aléxei Navalni tiene apoyo del sector conservador y de la ultraderecha europea.

La eurodiputada Sira Rego en una entreviasta con La Razón Radio.

Por Mauricio Diaz

/ 15 de octubre de 2021 / 12:14

La eurodiputada española Sira Rego consideró este viernes que el opositor ruso Aléxei Navalni tiene el mayor respaldo del Parlamento Europeo para ser designado Premio Sájarov, de derechos humanos, a diferencia de Jeanine Áñez, apoyada por Vox, de la ultraderecha.

Navalni, Áñez y las mujeres afganas resultaron finalistas del premio que otorga la Unión Europea (UE) previa nominación de los eurodiputados.
En entrevista con la Razón Radio, la eurodiputada de Unidas-Podemos cuestionó la nominación de la exmandataria transitoria, de la que dijo que tiene pocas opciones con relación a las otras dos, con mayor respaldo previo en el Parlamento Europeo.

“Es algo obsceno que se proponga para este premio a una persona que, para la gente que formamos el grupo de la izquierda, consideramos que es una golpista: por lo tanto, no entraría en la categoría que refrenda este tipo de premios”, dijo Rego.

Asimismo, afirmó que el próximo jueves se conocerá al ganador del premio Sájarov.

El Parlamento Europeo está compuesto por 705 diputadas y diputados de 27 Estados.

Por su parte, el ministro de Justicia, Iván Lima, calificó de “vergonzoso” el hecho de que Áñez reciba ese premio, debido a los “antecedentes de la expresidenta al haber vulnerado los derechos humanos en el país”.

El Premio Sájarov a la libertad de pensamiento fue creado en 1988 para honrar a las personas y organizaciones que defienden los derechos humanos y las libertades fundamentales. El ganador de esa elección también es beneficiado con 50.000 euros.

La premiación lleva su nombre en honor al físico y disidente político soviético Andrei Sakharov. Y el primer premio fue otorgado en 1988 a Nelson Mandela.

Comparte y opina:

Áñez denuncia que le impiden la visita de Carvajal, pero dejan pasar a ‘desconocidos’

La exmandataria publicó una carta en sus redes sociales, administradas por sus familiares.

Áñez está detenida desde marzo. Foto de archivo: AFP.

/ 15 de octubre de 2021 / 12:10

La expresidenta Jeanine Áñez denunció este viernes que en la cárcel de Miraflores, donde está recluida por el caso Golpe de Estado, le impiden la visita de la presidenta de la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia, Amparo Carvajal.

Según una carta de Áñez, publicada en sus redes sociales, que son administradas por sus familiares, no dejan que Carvajal la visite “para verificar su estado mintiéndole que ella no quiere verla”, sin embargo, “permiten que desconocidos irrumpan en su cuarto sin su consentimiento”.

Áñez está detenida de manera preventiva desde hace siete meses a denuncia de la exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty por los delitos de terrorismo, sedición y conspiración para esclarecer el derrocamiento de Evo Morales en 2019.

El 10 de noviembre de 2019, Morales renunció a la presidencia en medio de una serie de protestas cívicas, que denunciaban un presunto fraude electoral, un motín policial e incluso una sugerencia de las Fuerzas Armadas para que dimitiera.

Dos días después, asumió el mando del país la entonces segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, a través de un cuestionado proceso de transición.

Los abogados de Áñez intentaron obtener su libertad condicional en varias ocasiones sin conseguir ningún resultado favorable; mientras, a principios de este mes, la Justicia determinó ampliar por cinco meses más su detención preventiva.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Arce justifica el retiro de la ley: Los ‘golpistas’ pretendían desestabilizar el país

El Presidente acusó a la “derecha golpista” de organizar otra vez comités cívicos y grupos vandálicos en la búsqueda de la “impunidad” por la crisis de 2019. Se “iba a generar convulsión”, alertó.

Luis Arce en Tarija. Foto: BTV.

/ 15 de octubre de 2021 / 12:01

El presidente Luis Arce aseguró este viernes que el cuestionado proyecto de ley contra las ganancias ilícitas fue retirado de su tratamiento en la Asamblea Legislativa porque los “golpistas”, “disfrazados de cívicos”, pretendían desestabilizar el país. 

“La clase golpista, la derecha golpista que asesinó a muchos bolivianos en Senkata y Sacaba (en 2019), pretendía llevar adelante medidas de presión con una ley que pretendía más bien ordenar jurídicamente nuestro país con las ganancias ilícitas; esa derecha golpista disfrazada de comités cívicos, disfrazada de las entidades que todos conocemos, pretendía desestabilizar el país poniendo en riesgo nuestro crecimiento económico”, dijo Arce en un acto en Tarija.

La tarde del jueves, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, anunció que el Gobierno decidió retirar el cuestionado proyecto de ley y acusó a la oposición de utilizar esa iniciativa como una excusa para instalar la desinformación y sembrar temor entre los sectores populares.

“Pero nosotros venimos de sectores populares, nosotros somos un gobierno del pueblo y, por supuesto, siempre vamos a estar en sintonía con ese latir del corazón del pueblo boliviano, con sus preocupaciones, con sus temores y nunca iremos en contra de los intereses del pueblo boliviano”, afirmó la Ministra.

El pasado 2 de julio, el Gobierno envió a la Asamblea Legislativa el proyecto de ley. El 17 de septiembre fue aprobado en la Cámara de Diputados y estaba paralizado en el Senado porque empezaron a surgir una serie de cuestionamientos y amenazas de medidas de presión.

Pero “mucha gente hoy está trabajando más que nunca para poder salir de la crisis y eso estaba en riesgo, por eso es que el Gobierno nacional, (haciendo una) lectura, (ha visto) que hay muchas cosas que tenemos que sacrificar (…) y lo hemos hecho pensando en la economía, en la reactivación, porque la reactivación económica no para en el país”, añadió Arce.

Luego, en otro acto público también realizado en Tarija, Arce afirmó que la “derecha golpista” se escuda y cobija detrás de las leyes para tratar de alcanzar su principal objetivo, es decir –en criterio del Jefe del Estado– la “impunidad” por los actos de 2019.

“Ellos quieren la impunidad y hoy la impunidad la hacen organizando otra vez los comités cívicos, otra vez esos grupos vandálicos en Cochabamba y Santa Cruz para protegerse ellos, no a los más pobres, no a los más humildes, por eso ayer decidimos retirar nuestro proyecto de ley que iba a generar convulsión porque ellos estaban detrás empujando todas las movilizaciones”, ratificó el mandatario.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias