Opinión

Monday 8 Aug 2022 | Actualizado a 05:00 AM

El factor desconfianza

Hay desconfianza en partidos, medios, comités cívicos e incluso la Iglesia Católica.

Por La Razón

/ 24 de julio de 2022 / 00:30

Un reciente estudio de la Fundación Friedrich Ebert (FES Bolivia) expone importantes percepciones sobre el actual contexto y escenarios prospectivos en el país. Preocupan en especial los datos sobre la confianza en las instituciones y la opinión acerca de liderazgos y actores políticos. No son buenas noticias para la democracia en medio de una persistente polarización.

De manera periódica, la FES realiza estudios Delphi mediante la consulta a un grupo plural y selecto de actores políticos, analistas, periodistas y especialistas en distintos ámbitos. Si bien se trata de un método más bien cualitativo (no es una encuesta de opinión pública), expresa los pareceres y sentires de personalidades que inciden directamente en la agenda informativa y de opinión. En el nuevo informe correspondiente al mes de julio hay datos relevantes para el análisis y el debate público.

Más allá del balance regular sobre la situación política y económica, los datos muestran de manera consistente un elevado nivel de desconfianza en las instituciones. Las peor posicionadas son el Órgano Judicial y la Policía, en las que casi nadie confía. Hay baja confianza también en la Asamblea Legislativa y las Fuerzas Armadas, con alguna mejora respecto al Tribunal Electoral y al Gobierno central. Pero también hay desconfianza en los partidos, los medios, los comités cívicos e incluso la Iglesia Católica.

Este factor de desconfianza institucional y en organizaciones puede ser muy crítico para el Estado de Derecho y para la democracia. Más todavía si confluye con la valoración sobre los principales liderazgos políticos. La Delphi muestra que, con la sola excepción del presidente Arce, predomina una opinión negativa, en especial respecto a los jefes de las fuerzas políticas representadas en la Asamblea: Camacho, Morales y Mesa. Se considera también que tanto el MAS como la oposición se han debilitado.

Baja confianza en las instituciones y débil adhesión a los liderazgos (percepción también presente en encuestas de opinión pública) es una combinación difícil para enfrentar los temas que preocupan no solo a quienes participaron en la consulta de la FES, sino también a la ciudadanía. La principal preocupación en el actual contexto continúa siendo la crisis económica con aumento de la pobreza, seguida de cerca por la crisis de la justicia. Ahí está también la polarización política con riesgo de enfrentamientos.

Estos y otros valiosos datos contribuyen a pensar escenarios en el corto y mediano plazo. La premisa deseable es que el Gobierno podrá mantener la estabilidad económica en un contexto regional e internacional por demás adverso. Y que la disputa política, más allá del bullicio, seguirá por cauces democráticos. Quedan en agenda entonces, con potencial de conflictividad, el postergado Censo y las venideras elecciones judiciales 2023. Y no hablemos todavía de cómo llegaremos al próximo ciclo electoral.

Comparte y opina:

Salto de tecnología: Gastroenterológico duplicará capacidad de los diagnósticos

El instituto tendrá equipamiento con inversión de al menos Bs 231 millones.

Se multiplicó la cantidad de personal para acelerar los trabajos de construcción bajo las condiciones de los equipamientos.

Por La Razón

/ 8 de agosto de 2022 / 02:21

De a poco, se consolida en La Paz el primer Instituto Gastroenterológico de cuarto nivel del país, un establecimiento que es parte del Plan de Hospitales y que tendrá como mano derecha a la tecnología para incluso duplicar la capacidad de diagnósticos.

El Gobierno destinó una inversión de más de Bs 739 millones para la edificación de este instituto, que se encuentra en fase de construcción y que se espera ingrese en su fase de puesta en marcha para 2023 y en 2024 abra la atención especializada para la población.

“Son 231 millones de bolivianos para equipamiento, es un monto muy importante. Ese monto tiene que reflejarse en última tecnología (…). En la actualidad, una tomografía utiliza rayos X con cortes (en imagen) que se hacen al paciente, los mayores cortes que se realiza al paciente son 128 por centímetro cuadrado, este equipo va a ser el único que tiene 258 cortes reales y con software vamos a llegar a 512 cortes, es decir, que no solo se va a poder utilizar a nivel gástrico, también cardiológico”, afirmó en entrevista con LA RAZÓN el director técnico de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), Alfredo Trujillo.

A mayor cantidad de cortes, es también mayor la calidad de imagen y resolución que tendrán los especialistas para hacer el diagnóstico o seguimiento a las enfermedades. El nivel de claridad es inclusive suficiente para detectar aneurismas cerebrales.

“Se va a poder diagnosticar con una certeza mayor, esa es la diferencia, el diagnóstico”, añadió.

La capacidad de detección de una enfermedad será reforzada con un equipo de resonancia magnética único en el país.

“El mayor equipo que se encuentra en Bolivia es un resonador magnético de 1,5 teslas, este resonador que va a ser implementado en el primer Instituto Gastroenterológico de cuarto nivel, va a tener 3 teslas, el doble de la capacidad que en este momento tenemos en Bolivia; la ventaja es que para poder diagnosticar los tonos de grises —en los de 1,5 teslas se tiene 32 tonos de grises— en este nuevo equipo se tendrá 92 tonos de grises, entonces se va a poder detectar un tumor en primera gestación”, aseveró el director.

Este tipo de insumos serán traídos del exterior del país. “Toda la parte de imagenología (…) son equipos americanos, alemanes, ingleses, va a haber también alguna tecnología asiática de primer orden, van a estar los mejores equipos que están en el mercado”.

El cambio de la tecnología implicará una planta especializada de profesionales, por lo tanto, la AISEM y el Ministerio de Salud planifican enviar al exterior a expertos para que sean capacitados de manera específica.

“Al hablar de tecnología, la pregunta es quién la va a manejar, quién va a poder sacarle provecho a estos equipos de tan alto costo, solamente personal especializado; entonces, no podemos hablar solo de equipamiento, sino también de ese recurso humano altamente especializado y esto lo ha contemplado el proyecto como tal en todos sus hospitales de cuarto nivel”, subrayó Trujillo.

“Estamos hablando de más de 600 recursos humanos, entre médicos, licenciadas, auxiliares, personal de apoyo, etcétera, que contempla toda la magnitud de personal que va a manejar. Estamos hablando de diferentes especialidades, más de 14 subespecialistas que tienen que atender en este centro de cuarto nivel. Estamos en coordinación directa con el Ministerio de Salud, que está previendo esta magnitud de recursos humanos”, dijo en entrevista con LA RAZÓN el director ejecutivo de la AISEM, Javier Fulguera.

Se planifica que este instituto brinde una atención integral a las personas con afecciones gastroenterológicas, es decir, que el paciente podrá tener desde su diagnóstico hasta su tratamiento.

CARACTERÍSTICA.

“Los ambientes, la infraestructura misma, todos los diferentes componentes son para dar acogida a nuestros pacientes y a los familiares, es decir, estamos viendo también el componente psicológico. Se está contemplando que el paciente ingrese acá, tenga salas iluminadas, un aspecto visual estético, cómodo y con áreas verdes, se está contemplando los albergues”, explicó el director ejecutivo de la AISEM.

En este albergue podrán acogerse los pacientes y sus familias que lleguen desde el interior del país, dado que se planifica que el servicio esté disponible para los asegurados con el Sistema Único de Salud (SUS) de todo el país. Además, la construcción prevé una guardería en el instituto.

“Debemos resaltar que se va a atender a adultos y también la parte pediátrica”, indicó a LA RAZÓN la fiscal del proyecto de la AISEM, Patricia Frutos.

La construcción de este proyecto comenzó en 2018, no obstante, en medio de los conflictos y el cambio de gestión gubernamental, hubo retrasos que obligan ahora a reforzar el personal para acelerar la entrega.

“Hemos hecho revivir este proyecto, doblamos el recurso humano que estaba trabajando; teníamos de 100 a 200 trabajadores en obra y para acelerar estos procesos y cumplir las metas se ha duplicado y casi triplicado el personal, estamos hablando de más de 500 recursos humanos que están doblando turnos”, dijo Fulguera.

 

El establecimiento se encuentra en la zona de Miraflores.

El recinto tendrá un espacio para la investigación especializada

El nuevo Instituto Gastroenterológico de cuarto nivel que estará en La Paz no solamente será referente en la atención de patologías, también será un espacio para que los profesionales en salud desarrollen investigaciones y, desde el país, se promuevan nuevos hallazgos en el campo.

“Los profesionales que están ya formándose en este tema, van a tener la oportunidad acá de hacer investigaciones. (El instituto) va a tener un bioterio, un centro específicamente de investigación, pruebas, análisis que se tienen que hacer, es decir, un laboratorio completo”, informó a LA RAZÓN el director ejecutivo de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), Javier Fulguera.

Por la tecnología y equipos que se planean implementar, la agencia incluso considera que especialistas del exterior llegarán a realizar investigación al instituto. “Eso va a dar un mayor desarrollo tecnológico en nuestro país”, aseguró el director.

La planificación contempla que en el segundo piso estará instalada la Unidad de Investigación y Cirugía Experimental (revisar mapa del instituto).

Este establecimiento de salud se proyecta como parte de una red de institutos, con la cual se pretende brindar a la población una atención en todas las especialidades, bajo un sistema integral.

“No solo se está contemplando este Instituto Gastroenterológico acá en el país, estamos hablando también de un Instituto Oncológico que está contemplado en el departamento de Cochabamba; asimismo de un Instituto Cardiológico de cuarto nivel que se está emplazando en Tarija y así una gamma de institutos que van a tener ese contexto de investigación”, complementó.

Se habla de un sistema integral, debido a que los análisis y diagnósticos que se puedan realizar en uno de los institutos serán válidos y automáticamente sincronizados con el hospital en el que se haga el tratamiento.

RED.

Apenas sea abierto, el Gastroenterológico estará comunicado con el Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia, que se encuentra en funcionamiento desde el 6 de marzo en El Alto y que es parte de una red de tres establecimientos especializados en la atención del cáncer.

Esta red de institutos, así como otros establecimientos más se proyectan dentro del Plan de Hospitales del Gobierno.

“Este plan ya se ha contemplado desde gestiones anteriores y es producto de nuestra nacionalización de los hidrocarburos, son millones y millones de bolivianos que se están invirtiendo, es un plan que contempla más de 49 proyectos hospitalarios a nivel nacional”, indicó.

Comparte y opina:

La encuesta de Camacho

Si el liderazgo cruceño sigue batiéndose puertas adentro, sin mirar y menos entender el país, no podrá ir más allá de sus murallas.

Por La Razón

/ 7 de agosto de 2022 / 00:58

La postergación del Censo nacional generó un debate más bien inútil que deja a un lado cuestiones sustantivas, tanto de carácter técnico como sobre la gestión de resultados. Se han producido también algunas desviaciones, como el anuncio del Gobernador cruceño de realizar un levantamiento estadístico. Es fundamental blindar el Censo más allá de la disputa por su fecha de realización.

Si bien el sentido común indicaba que el Censo Nacional de Población y Vivienda era inviable en la fecha definida por el Órgano Ejecutivo (noviembre de este año), su postergación hasta 2024 provocó la molestia de la institucionalidad cruceña. Pese a que gobernadores, alcaldes y rectores asumieron el nuevo horizonte temporal del Censo, la Gobernación de Santa Cruz, el Comité Cívico y la alianza Creemos (que más o menos expresan lo mismo) decidieron exigir, dar ultimátum y, una vez más, optar por el paro.

A reserva de cómo discurran las medidas de presión impulsadas por la élite cruceña, que en el paro de mañana y el martes expresa división interna con disidencias (alcaldes, gremiales, transportistas), lo importante es discutir técnicamente las condiciones para un censo de calidad, cuyos datos sean incuestionables. Eso no se logrará si priman las consignas en desmedro del debate informado. El reto principal, asumiendo de manera razonable que el Censo se hará el primer semestre de 2024, es cuidarlo.

En ese contexto, que anticipa futuras tensiones y conflictos respecto a los resultados del Censo 2024, el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, no tuvo mejor ocurrencia que anunciar un levantamiento estadístico, esto es, un estudio departamental que provea datos sobre población, desempleo, salud y educación. Camacho sabe que no puede realizar un censo, ya que solo el nivel central tiene competencia para el efecto. Por ello dispondrá de recursos públicos para elaborar una encuesta.

En principio la idea de tener estadísticas propias es buena, excepto por el hecho de que pretende sustituir el Censo y, por tanto, condicionar sus resultados. Y son precisamente los resultados los que cuentan para cuestiones esenciales, que no se están discutiendo, como la distribución de recursos en el marco de un pacto fiscal, la redistribución de escaños en Diputados y, en general, la definición de políticas públicas con arreglo a los nuevos datos. La disputa sigue concentrada en la forma.

Si el liderazgo cruceño sigue batiéndose puertas adentro, sin mirar y menos entender el país, no podrá ir más allá de sus murallas, que además tienen cada vez más grietas. En esa lógica de trinchera se sitúa el levantamiento estadístico del gobernador Camacho. Claro que al Gobierno también le falta mirar y entender Santa Cruz. Así pues, haríamos bien todos en concentrar energía y recursos a fin de blindar técnicamente la realización del Censo y construir puentes para la gestión de sus resultados.

Comparte y opina:

Fiesta de los libros

La FIL es un evento cultural de importancia equivalente a otras manifestaciones de la cultura.

Por La Razón

/ 4 de agosto de 2022 / 02:32

Aunque desde hace años parece superada la antigua idea de que el conocimiento humano termina registrado y conservado en textos escritos e impresos, a menudo en forma de libro, es evidente que este objeto de la cultura ha perdido presencia en los mercados, así como está perdiendo su forma física para transformarse en digital, pero no su importancia para el conocimiento y la cultura.

De ahí que son muchas las ciudades en el mundo donde se realizan, generalmente una vez al año, ferias del libro, donde las y los escritores se encuentran con las y los editores y, sobre todo, con el público. La Paz no es la excepción y desde ayer se realiza en la sede de gobierno la versión número 23 de la Feria Internacional del Libro (FIL), un evento que trasciende los límites del negocio de libreros, editoriales y lectoras y lectores.

Como ya es tradición, además, la feria tiene invitados especiales, este año son el Centro Cultural de España en La Paz y la ciudad chilena de Iquique. Escritoras y escritores españoles y chilenos están en la lista de personalidades que visitarán La Paz y su feria, que se extenderá hasta el domingo 14 de agosto.

Los organizadores de la FIL, la Cámara Departamental de Libro de La Paz, a través de su presidente, anunciaron que este año hay más de 150 expositores instalados en el evento que se inauguró anoche, pero que al margen de la compraventa de materiales impresos, están agendadas 218 actividades que incluyen presentaciones de libros e investigaciones, coloquios, conciertos musicales y otras relacionadas con el quehacer cultural; personas de todas las edades, desde la niñez, encontrarán algo qué hacer.

Precisamente por eso es que el presidente de la Cámara de libreros explicó que lo que busca la FIL es “diversificar la oferta y que no sea una feria solo de libros; es la tendencia en todo el mundo”. Significa también que los objetos de la cultura por lo general no se presentan solos, sino que en la vida cotidiana se articulan unos con otros, y qué mejor que ofrecerlos así.

Se trata, pues, de un evento en el que casas editoriales y distribuidoras de libros tienen un espacio dedicado a su comercio, pero sobre todo donde el público puede acceder, en una sola visita, en un mismo lugar, toda la oferta literaria, académica y científica; un evento que dinamiza un mercado cada día más difícil, pues si bien no necesariamente faltan lectores, sí es posible que sean cada vez menos las personas dispuestas a invertir dinero en libros.

La FIL es un evento cultural de importancia equivalente a otras manifestaciones de la cultura, como las fiestas patronales, por ejemplo, y su realización ayuda a la sociedad a conocer la producción de sus intelectuales y artistas de manera directa. Debe celebrarse su realización anual, y debería acompañarse de políticas públicas que fomenten la producción intelectual, pero sobre todo la lectura de ésta.

Comparte y opina:

Encuesta de hogares

El 26,5%de la población encuestada reconoce pertenecer a alguna nación o pueblo indígena originario campesino.

Por La Razón

/ 1 de agosto de 2022 / 00:40

Días atrás, el Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo público el informe de la Encuesta de Hogares 2021, un estudio que arroja importantes datos en víspera de la preparación y ejecución del Censo Nacional, postergado posiblemente hasta 2024. Los hallazgos de la encuesta son reveladores, pues muestran a una Bolivia cuya población se transforma a pasos agigantados.

El dato que destaca en primer lugar en el informe del INE es el que revela que de un total aproximado de 11,9 millones de personas, siete de cada 10 viven en algún centro urbano (70,5%), con Santa Cruz y Beni como los departamentos más urbanizados (84% y 75,4% de su población viviendo en áreas urbanas, respectivamente) y los menos Chuquisaca y Potosí (51,6% y 43,4%, respectivamente). En prácticamente todas las categorías del análisis esta distancia entre el departamento oriental y el minero se repite.

La distribución de la población urbana y rural según edad muestra que la proporción de personas viviendo fuera de las ciudades es mayor entre aquellos que tienen de cero y 17 años y quienes tienen 50 años o más. La población urbana es ostensiblemente mayor en los segmentos de entre 18 y 49 años de edad. Así, el dato confirma lo que diversos estudios ya han mostrado antes: Bolivia se está urbanizando a gran velocidad, y aquellos departamentos con mayor población rural, por esta misma razón, concentran más pobreza.

De ahí que Santa Cruz, el departamento más urbanizado, tenga un promedio de 25% de su población viviendo en la pobreza frente a Potosí, donde el 57,8% de la población es pobre; además, este número coincide casi plenamente con el de personas habitando en el área rural. Chuquisaca es el siguiente departamento con mayor porcentaje de personas viviendo en pobreza: 53,3%. La alarmante constatación debería motivar un mejor esfuerzo del Estado para disminuir tanta pobreza.

El dato más controversial aparece cuando se indaga la identidad étnico cultural de las personas, pues en promedio solo el 26,5% de la población encuestada reconoce pertenecer a alguna nación o pueblo indígena originario campesino (NPIOC); el porcentaje es similar al de personas que reconocen hablar algún idioma nativo. Las diferencias en la identificación étnica y el uso del idioma coinciden con los porcentajes de distribución urbano-rural. Es decir que el proceso de urbanización implica no solo la migración del campo a la ciudad sino también aculturación.

Los datos que aquí se comentan son apenas unos cuantos de los contenidos en el informe del INE. Permiten actualizar proyecciones, muy en boga ahora que un pequeño segmento de la población ha decidido hacer causa suya la pronta realización del Censo. También actualizan prejuicios, al revelar, por ejemplo, la correlación entre residencia e identidad; tal vez eso ayude a explicar el interés de algunos en contabilizar personas “mestizas”: la Encuesta de Hogares acaba de hacerlo, sin necesidad de emplear la discutible categoría.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Reforma de los juristas

La iniciativa de los juristas, que pretenden llegar a referendo constitucional, debe superar varios pasos.

Por La Razón

/ 31 de julio de 2022 / 00:33

Diez meses después de haber lanzado una convocatoria de reforma judicial, un grupo de juristas presentó oficialmente su propuesta al TSE a fin de activar un referendo, por iniciativa ciudadana, de reforma parcial de la Constitución. Se trata de una importante propuesta que debiera ser discutida. Y que debe sortear todavía un conjunto de requisitos, plazos y procedimientos.

En septiembre de 2021, una decena de juristas del país (que se autodenominan “independientes”, pero que en su mayoría provienen del campo de la oposición) hizo pública una propuesta de reforma de la justicia, cuya realización implica la modificación parcial de la Constitución Política del Estado. El mecanismo de convocatoria asumido fue la iniciativa popular. En los siguientes meses el grupo conformó comités departamentales, socializó la propuesta con otros juristas y la afinó hasta su versión actual.

En esencia, la propuesta busca modificar el sistema de selección y designación de magistrados y jueces (además del Fiscal General), con una Comisión de Postulaciones; establecer un presupuesto anual mínimo del 3% con autonomía presupuestaria del Órgano Judicial y reestructuración del Consejo de la Magistratura; y garantizar el acceso universal a la justicia revitalizando la jurisdicción indígena y mediante juzgados de paz. Para el efecto se plantea modificar 15 artículos e incluir otros dos en la Constitución.

Considerando la evidencia de crisis del sistema de administración de justicia en el país y asumiendo la necesidad de su reforma integral, la iniciativa de los juristas suma valiosos elementos de diagnóstico y propositivos para el gran debate nacional que se requiere sobre el tema. Hay otras iniciativas en curso con el mismo propósito, como los diálogos plurales para la transformación de la justicia impulsados por la Vicepresidencia del Estado y el Ministerio de Justicia con acompañamiento de Naciones Unidas.

La iniciativa de los juristas, que pretenden llegar a referendo constitucional, debe superar varios pasos. El primero es la verificación técnica que hace el TSE de las cuatro preguntas planteadas a fin de garantizar que sean claras, precisas e imparciales. Luego corresponde lograr la declaración de constitucionalidad de las preguntas. Y lo más complejo para los promotores: la recolección de adhesiones en el porcentaje previsto en la norma, esto es, cerca de un millón y medio de firmas en un plazo de 90 días.

Si todo fluye bien, la iniciativa popular para convocar un referendo tiene una temporalidad mínima de ocho a nueve meses (incluida la verificación de firmas y huellas dactilares de los adherentes). Estará muy cerca pues de la convocatoria, el primer semestre del próximo año, a la elección de altas autoridades judiciales. Lo fundamental, en todo caso, es que todos los caminos para la imprescindible reforma de la justicia confluyan en un gran acuerdo nacional con amplia participación y deliberación pública.

Comparte y opina: