Columnistas

La despatriarcalización

La Razón (Edición Impresa) / Con la punta de la aguja - Julieta Paredes Carvajal

00:00 / 07 de abril de 2019

Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó?

Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mujeres.

Eso es lo que empezó, eso es lo que llegó como respuesta a las luchas de las mujeres en los anuncios que a propósito del 8 marzo hizo el presidente Morales: la creación del Servicio Plurinacional de la Mujer y la despatriarcalización. Un espacio que si se lo toma en serio puede ser un terreno para que, desde las mujeres, se propicie la construcción, la deliberación reflexiva y las propuestas políticas que el país necesita. En esta materia sí hay voluntad política para hacerlo.   

El proceso de cambio abrió un momento histórico, de profundo cuestionamiento, en la Bolivia del siglo XXI; así como interrogantes existenciales sobre quiénes somos y quiénes queremos ser, como bolivianas y bolivianos. Preguntas fundamentales como qué país y qué futuro queremos y soñamos. No fue sencillo pretender el autogobierno. Sin duda sabíamos que tener el mandato, en manos de los movimientos sociales, no sería tarea fácil, que se tendrían contradicciones y chocarían unas con las otras. Porque la administración de este nuevo Gobierno no iba a ser solamente para tareas burocráticas, se tenían y se tienen que cumplir todavía con las tareas revolucionarias.

Todo un primer momento vivimos asediados por capitalistas y racistas, y se tenían que tomar en cuenta a los empresarios y burgueses fascistas, que nunca dejaron el poder económico y la hegemonía cultural. Es verdad que hay una formula económica en Bolivia que nos permite tener una economía estable con distribución de recursos hacia sectores populares, pero no podemos cerrar los ojos ante la realidad de que quienes están con jugosas ganancias, son por ejemplo los bancos, que no producen nada más que deudas.

Un proceso de cambios revolucionarios implica un profundo ejercicio de imaginación creativa, atrevimiento, inteligencia y paciencia. La administración de un gobierno es pesada, y pesa mucho más cuando el pueblo, a través de sus organizaciones sociales, deja de cuestionar, proponer e impulsar las medidas revolucionarias; pesa más cuando se pierde las ganas de cambiar y, lamentablemente, nos quedamos con solo administrar el poder.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia