Columnistas

El reto de reducir las desigualdades

El mensaje se centra en remediar las desigualdades a través de enfoques superadores en tres grandes áreas.

La Razón (Edición Impresa) / Luciana Mermet

06:52 / 09 de diciembre de 2019

Hoy es un día importante para (re)pensar los nuevos y grandes desafíos sobre el desarrollo. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) lanza el informe global insignia del desarrollo de Naciones Unidas, el “Informe de Desarrollo Humano 2019: Más allá del ingreso, más allá de los promedios, más allá del presente: desigualdades del desarrollo humano en el siglo XXI”, reconocido y esperado periódicamente por la comunidad internacional.

El informe llega en un momento crucial para nuestra región, convulsionada por explosiones políticas y sociales, manifestaciones que son una señal de que, a pesar de los progresos, algo en nuestra sociedad globalizada no está funcionando. Si bien los desencadenantes son específicos a cada contexto, un hilo conductor es la creciente frustración causada por la desigualdad.

El mensaje de este informe se centra en remediar las desigualdades a través de enfoques superadores en tres grandes áreas. La primera, “Más allá del ingreso”, plantea que si bien cualquier evaluación integral de la desigualdad debe considerar ingresos, debe también ir más allá para comprender otros aspectos del desarrollo humano y sus determinantes. Es decir, pensar no solo en desigualdades económicas, sino también en condiciones de salud, educación, dignidad y respeto por los derechos humanos.

La segunda, “Más allá de los promedios”, propone observar las formas en que se desarrolla la desigualdad en distintos segmentos poblacionales, territoriales y a lo largo del ciclo de vida. Con ello se evita recurrir a imágenes parciales a través de medidas agregadas.

Por último, plantea ir “Más allá del presente”, puesto que gran parte de los análisis se centran en lo urgente, pero es necesario considerar cuál será la fuente de desigualdad en el futuro con un enfoque intergeneracional. Este análisis será impactado por fuerzas sociales, económicas y ambientales, signadas por dos cambios sísmicos del siglo XXI: el cambio climático y las transformaciones tecnológicas, que afectan a los más pobres y pueden dejar atrás grupos enteros de personas y países.

El Índice de Desarrollo Humano 2019 (IDH) y el índice complementario, el Índice de Desarrollo Humano Ajustado por la Desigualdad 2019, muestran que la distribución desigual de la educación y la salud, entre otros, obstaculiza el progreso. Según estas variables, en 2018 se perdió el 20% del progreso del desarrollo humano global debido a las desigualdades. América Latina y el Caribe, con un IDH de 0,759, se ubica por encima del grupo de países en desarrollo, pero con el ajuste por desigualdad, la región pierde un 22% de avance en desarrollo humano. En el caso de Bolivia, existen buenas nuevas con el cálculo para 2018: con un IDH de 0,703, coloca al país, por primera vez desde que el índice es calculado, en la categoría de “desarrollo humano alto”.

El informe revela también que mientras muchas personas se ubican por encima de los pisos mínimos de desarrollo humano, persisten disparidades generalizadas y nuevas desigualdades. Evaluar correctamente las desigualdades en el desarrollo humano exige un cambio de paradigma en la forma de medirlo; y corregirlas será posible solo si actuamos ahora, antes de que los desequilibrios en la distribución del poder económico se traduzcan en un dominio político arraigado.

El informe plantea que los gobiernos no pueden basarse en soluciones aisladas ni únicas, y propone tres tipos de políticas: políticas premercado, políticas de mercado y políticas posmercado. Éstas pueden ayudar a las personas a acceder al mercado laboral con mejor preparación, afectar la distribución de ingresos, oportunidades e incidir en las desigualdades una vez que el mercado y las políticas adoptadas han determinado la distribución equitativa de ingresos y oportunidades.

El primer Informe sobre Desarrollo Humano en 1990 captó la atención de la comunidad global porque ofrecía una forma diferente de ver el mundo y medir su progreso. Hoy, casi 30 años después de su creación, sigue brindando un mensaje poderoso para encarar los nuevos desafíos de la desigualdad en el siglo XXI.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia