Santa Cruz

Sunday 25 Feb 2024 | Actualizado a 15:01 PM

Rubén Costas fue reelegido como líder de Demócratas

La militancia de Demócratas celebró este martes un congreso en Santa Cruz en la cual Rubén Costas fue proclamado como el presidente de esta casa partidaria. Le acompañan el alcalde de San Borja, Ronald Tovías, y la exprefecta de Chuquisaca, Savina Cuéllar, en la primera y segunda vicepresidencia, respectivamente.

/ 28 de diciembre de 2022 / 00:57

El Movimiento Demócrata Social (Demócratas) celebró ayer martes un congreso en el que Rubén Costas, su líder histórico, fue ratificado como titular de ese partido. El alcalde de La paz, Iván Arias, estuvo presente en el evento. El exgobernador cruceño volvió a presentar su propuesta de pacto fiscal 50-50.

Rubén Costas fue aclamado como presidente de Demócratas, ratificando su liderazgo en esa casa partidaria. Las novedades se dieron en lo referido a las dos vicepresidencias. Ronald Tovías Simón, alcalde de San Borja, fue elegido como primer vicepresidente, en reemplazo del exgobernador beniano, Ernesto Suárez. La segunda vicepresidencia quedó en manos de Savina Cuéllar, exprefecta de Chuquisaca.

“Hemos conseguido que haya la elección de gobernadores y parlamentos regionales. Pero falta algo que durante toda nuestra gestión venimos luchando, que es el pacto fiscal y la ley de autonomías, a la cual le llamo el gran acuerdo nacional”, afirmó Costas.

Rubén Costas insiste en el pacto fiscal

“El 82% se lleva el centralismo para despilfarrarlo, para invertir en empresas nacionales que dan pérdida; para agrandar la burocracia, para hacer corrupción y el 18% se queda en las regiones, municipios y universidades públicas. Un 50% implicará un pacto nacional”, explicó el exgobernador de Santa Cruz.

“Se trata de un federalismo fiscal, es lo que determinaría un complemento a una verdadera desconcentración y descentralización y eso, obviamente, tiene que ver con la propuesta que hizo Demócratas hace unos 10 años, que es el 50-50”, recordó el líder de Demócratas.

El alcalde de La Paz, Iván Arias dijo que “esto estamos haciendo por la agenda nacional, en el eje troncal. Que nos permita tener posiciones comunes o diversas, pero saber que tenemos que tomar decisiones, no hay que dormirse. El 2023 será un año importante y no podemos volver a tener largos paros ni confrontación”. El burgomaestre participó en el congreso como invitado.

Te puede interesar: Vidrios polarizados: A cuatro días del plazo, hay largas filas y aumentan horarios de atención e inspectores

Comparte y opina:

La subvención a los carburantes desincentiva la electromovilidad en Bolivia

José Carlos Márquez: habló sobre la situación del avance de la electromovilidad en el mundo, Sudamérica y Bolivia.

La micromovilidad eléctrica tiene como referente en Latinoamérica a Quantum. Su CEO, José Carlos Márquez, compartió los planes de su empresa en 2024.

/ 25 de febrero de 2024 / 07:04

Entrevista

La micromovilidad eléctrica tiene como un referente importante en Latinoamérica a la empresa boliviana Quantum. Desde sus inicios, en Cochabamba, ha seguido un ambicioso plan de expansión que ya le ha llevado no solo a exportar sino a aterrizar con su producción en otros países.

Conversamos con su fundador y CEO, José Carlos Márquez, para una mayor comprensión sobre la situación de la electromovilidad en Bolivia, los desafíos actuales y qué factores favorecen, o no, el tránsito a esta tecnología.

—¿Cuál es la situación del avance de la electromovilidad en el mundo y en Sudamérica?

—La electromovilidad a nivel mundial está en plena expansión, con un crecimiento significativo en la producción y venta de vehículos eléctricos (EV). Europa y China lideran el avance gracias a políticas gubernamentales activas, subvenciones y conciencia ambiental de los consumidores. En Sudamérica, aunque el mercado es pequeño todavía, países como Chile y Brasil muestran progresos notables, adoptando estrategias para fomentar la adopción de EV mediante incentivos fiscales y la mejora de la infraestructura de carga.

—¿Cuál es la situación del avance de la electromovilidad en Bolivia?

—En Bolivia, la electromovilidad está en sus etapas iniciales, pero con un potencial importante, el lanzamiento de iniciativas como Quantum S.A. a pesar de los desafíos, como la limitada infraestructura de carga en la calle, la falta de políticas específicas de fomento, el interés por los vehículos eléctricos va en aumento. Esto se debe en parte al ahorro generado y la necesidad de diversificar las fuentes de energía del país. Hay mucho por hacer al respecto.

También puede leer: La ciberseguridad, clave para las finanzas en 2024

—¿Cuáles son los principales incentivos y desincentivos que existen en Bolivia para la electromovilidad y qué puede mejorarse en el corto plazo?

—Los principales incentivos para la electromovilidad en Bolivia incluyen la reducción de impuestos para la importación de vehículos eléctricos y equipos relacionados. Sin embargo, los desincentivos incluyen principalmente la comparación con costos de la gasolina y el gas subvencionados, la falta de infraestructura de carga adecuada y una política clara de promoción. A corto plazo, se puede mejorar mediante la implementación de más estaciones de carga, la oferta de incentivos en tarifas de electricidad e incentivos fiscales para compradores de vehículos eléctricos y la promoción de la conciencia sobre los beneficios ambientales de la electromovilidad. La subvención a los carburantes fósiles en Bolivia reduce el costo directo de los combustibles tradicionales, lo que puede disminuir el atractivo económico de los vehículos eléctricos para los consumidores. Esta política afecta la percepción de conveniencia y la relación entre costo y efectividad de transitar hacia la electromovilidad, haciendo que el cambio sea menos atractivo en términos financieros a corto plazo para el consumidor promedio.

—¿Qué debe mejorar el país en términos de infraestructura, redes y generación de energía para favorecer la electromovilidad?

—Para favorecer la electromovilidad en Bolivia, es crucial mejorar la infraestructura de carga, ampliando la red a nivel nacional y facilitando el acceso en áreas urbanas y rurales. También es importante fortalecer la generación de energía renovable para asegurar una fuente limpia y sostenible para alimentar los vehículos eléctricos. Además, es necesario implementar políticas que fomenten la inversión en tecnologías limpias y educar al público sobre los beneficios de la electromovilidad.

—¿Cuál es la situación actual de Quantum y qué planes tiene la empresa para 2024?

—Quantum, como compañía pionera en la industria de vehículos eléctricos en Bolivia, ha experimentado un crecimiento importante desde su lanzamiento y también expansión hacia otros países. Actualmente, estamos enfocados en expandir nuestra gama de productos, mejorar la tecnología de nuestros vehículos y aumentar nuestra capacidad de producción. Para 2024, planeamos introducir nuevos modelos, crear una red de estaciones de carga a la medida de nuestros vehículos y colaborar con entidades gubernamentales y privadas para promover la adopción de la electromovilidad en Bolivia. Ya obtuvimos los permisos que nos faltaban en México para ensamblar a mayor escala y ya planeamos arrancar en unos meses. Respecto a Perú, Paraguay y El Salvador, estamos consolidando los modelos y nuestro liderazgo como pioneros que somos. Hay retos importantes en cada país.

También puede leer: Quantum brilla con luz propia

QUANTUM MOTORS

PERFIL

Nombre: José Carlos Márquez

Profesión: Ingeniero Industrial y de Sistemas

Cargo: CEO de Quantum Motors SA

Trayectoria José Carlos Márquez estudió Ingeniería Industrial y de Sistemas en la Universidad Privada Boliviana (UPB) y tiene una certificación en Planificación estratégica de la Asociación de Estudiantes Latinos Unidos. Fue cofundador de Amerpages, empresa especializada en Bases de datos y marketing. Fue CEO de Metalin Ltda, compañía encargada de importación de maquinaria, producción de equipos livianos para la construcción y logística. Actualmente es director y gerente general de Industrias Quantum Motors SA, una empresa boliviana pionera en la fabricación y comercialización de vehículos eléctricos.

José Carlos Márquez: El fundador y CEO de Quantum habló sobre la situación del avance de la electromovilidad en el mundo, Sudamérica y Bolivia. Señaló también los principales incentivos y desincentivos que existen en el país para la electromovilidad y qué puede mejorarse en el corto plazo en términos de infraestructura, redes y generación de energía para favorecerla. Finalmente, comentó la situación actual de Quantum y qué planes tiene la empresa para 2024.

Comparte y opina:

Multipolaridad y fragmentación

Las placas tectónicas del mundo están en movimiento y va emergiendo un nuevo orden posterior al del momento unipolar.

El futuro es conflictivo, distópico, incierto

/ 25 de febrero de 2024 / 06:59

El punto sobre la i

La llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos el 20 enero de 2017, dejaba en claro que había cosas que estaban cambiando, no sólo en la potencia del norte, sino en el mundo. El millonario del jopo rubio se las arregló para derrotar en el camino tanto a demócratas y republicanos de viejo cuño, proponiendo una política centrada en asuntos domésticos y que se aleje de conflictos en otras latitudes.

Previamente, el 23 de junio de 2016, en el Reino Unido pasaba lo inimaginable: ganaba el Brexit, la salida bretona de la Unión Europea, en un referéndum cuyas consecuencias continúan dividiendo a esa sociedad cada vez más.

Las placas tectónicas en las que se asentaba el orden mundial del momento unipolar ya mostraban en ese entonces evidentes señales de desgaste. La llegada de la pandemia del Covid- 19 en un principio hizo que estas cuestiones pasen a un segundo plano. Sin embargo, luego acabaría por confirmar que las aguas ya no seguían el viejo curso establecido luego de la caída del muro de Berlín. Las guerras en Ucrania y Oriente Medio están acelerando la comprensión del tamaño colosal de los cambios en marcha. El orbe dominado por una única superpotencia se ha diluido y lo que va quedando es un escenario fragmentado y en reordenamiento, en la medida en que nuevos bloques de países, con un nuevo conjunto de acuerdos e instituciones, va surgiendo.

El profesor estadounidense de relaciones internacionales, John Mearsheimer, de la Universidad de Chicago, sostiene que “la caída del orden internacional liberal horroriza a las élites occidentales que lo construyeron y que se han beneficiado de él de muchas maneras. Estas élites creen fervientemente que este orden fue y sigue siendo una fuerza importante para promover la paz y la prosperidad en todo el mundo. Muchos de ellos culpan al presidente Donald Trump por su desaparición. Después de todo, expresó desprecio por el orden liberal cuando hizo campaña para presidente en 2016. Sin embargo, sería un error pensar que el orden internacional liberal está en problemas únicamente por la retórica o las políticas de Trump. De hecho, están en juego problemas más fundamentales, que explican por qué Trump pudo desafiar con éxito un orden que goza de apoyo casi universal entre las élites de la política exterior de Occidente”.

Liberalismo

Ahora bien, es necesario ir precisando qué es el orden liberal. Siguiendo con Mearsheimer, “Estados Unidos ha liderado dos órdenes diferentes desde la Segunda Guerra Mundial. El orden de la Guerra Fría, al que a veces se hace referencia erróneamente como ‘orden internacional liberal’, no era ni liberal ni internacional. Era un orden acotado que se limitaba principalmente a Occidente y era realista en todas sus dimensiones clave. Tenía ciertas características que también eran consistentes con un orden liberal, pero esos atributos se basaban en una lógica realista. El orden posterior a la Guerra Fría liderado por Estados Unidos, por otro lado, es liberal e internacional y, por lo tanto, difiere en aspectos fundamentales del orden acotado que Estados Unidos dominó durante la Guerra Fría”.

Aquí entra Francis Fukuyama. En su libro El Fin de la Historia y el Último Hombre (1992), este politólogo estadounidense postula que, la caída del comunismo y la disolución de la Unión Soviética marcaron el fin de las grandes ideologías políticas y el triunfo definitivo de la democracia liberal como el sistema político más deseable y efectivo. Entonces, Estados Unidos, al erigirse como la única superpotencia dominante tiene la oportunidad única de moldear el orden internacional de acuerdo con sus valores e intereses.

Fukuyama argumenta también que el individuo liberal democrático, al satisfacer sus necesidades materiales y políticas básicas, carece de grandes aspiraciones trascendentales y se conforma con una vida cómoda pero relativamente superficial. Esto plantea desafíos en términos de cómo mantener la vitalidad y la creatividad en sociedades que pueden volverse complacientes y conformistas.

A partir de entonces, lo que queda es acomodarse a vivir bajo los cánones de la democracia liberal y a procurar expandir este orden a aquellos países que aún no tienen la “suerte” de haberlo adoptado ya. Este es, de manera muy sintética, el planteamiento medular que subyace en el mito del orden liberal dominado por Estados Unidos después de 1989.

George Herbert Bush ilustraba esto en 1990 cuando decía que “no hay sustituto para el liderazgo estadounidense”. Ese año, el 11 de septiembre, vaya casualidad, expuso su visión ante una sesión conjunta del Congreso norteamericano. Acababa de regresar de una reunión con su par soviético, Mikhail Gorbachov, y la guerra en Kuwait había comenzado un mes antes.

“Es evidente que un dictador ya no puede contar con la confrontación Este-Oeste para obstaculizar la acción concertada de las Naciones Unidas contra la agresión. Ha comenzado una nueva asociación de naciones. Nos encontramos hoy en un momento único y extraordinario. La crisis en el Golfo Pérsico, por grave que sea, también ofrece una rara oportunidad de avanzar hacia un período histórico de cooperación. De estos tiempos turbulentos puede surgir un nuevo orden mundial: una nueva era”, dijo Bush padre in illo tempore.

Ahora bien, Mearsheimer define un orden mundial como un conjunto organizado de instituciones internacionales que ayudan a gobernar las interacciones entre los estados que lo conforman. “Pero cuando el sistema es unipolar, la ideología política del polo único también importa. Los órdenes internacionales liberales sólo pueden surgir en sistemas unipolares donde el Estado líder es una democracia liberal”, precisa el profesor de la Universidad de Chicago.

En su criterio, “el orden internacional liberal posterior a la Guerra Fría estaba condenado al colapso, porque las políticas clave en las que se basaba eran profundamente defectuosas. Difundir la democracia liberal en todo el mundo, que es de suma importancia para construir tal orden, no sólo es extremadamente difícil, sino que a menudo envenena las relaciones con otros países y a veces conduce a guerras desastrosas. El nacionalismo dentro del Estado objetivo es el principal obstáculo para la promoción de la democracia, pero la política de equilibrio de poder también funciona como una importante fuerza de bloqueo. Además, la tendencia del orden liberal a privilegiar las instituciones internacionales por encima de las consideraciones internas, así como su profundo compromiso con las fronteras porosas, si no abiertas, ha tenido efectos políticos tóxicos dentro de los propios estados liberales líderes, incluido el unipolar estadounidense. Esas políticas chocan con el nacionalismo en cuestiones clave como la soberanía y la identidad nacional. Dado que el nacionalismo es la ideología política más poderosa del planeta, invariablemente triunfa sobre el liberalismo siempre que ambos chocan, socavando así el orden en su núcleo”.

Actualidad

La guerra en Ucrania está poniendo a prueba a Occidente. Más allá de que muchos analistas consideran que se trata en realidad de una confrontación intermediada (proxy war) entre Estados Unidos y Rusia, son los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y los ucranianos los que están teniendo que lidiar con las consecuencias negativas. En el fondo está China, cuyas relaciones con el gobierno de Vladimir Putin no han hecho otra cosa que fortalecerse.

Las sanciones contra Rusia, principalmente por parte de la Unión Europea y Estados Unidos, no han tenido los resultados esperados. Todo lo contrario, son los países europeos los que tuvieron que verse privados de acceder al gas ruso, al que reemplazaron por el suministrado desde Estados Unidos. Esto está afectando directamente a economías como la alemana, que esta semana confirmó que pasa a estar en recesión.

Más aun, la guerra está poniendo a prueba qué tan posible es realizar la presunción liberal del momento unipolar, de expandir su hegemonía a otros países.

“Es muy importante entender que lo que pasó es que el momento unipolar quedó en el espejo retrovisor. Se fue. Ahora estamos en un mundo multipolar en el que pasamos de una gran potencia a tres grandes potencias: Estados Unidos. China y Rusia. Ahora consideramos a Rusia una gran potencia porque Vladimir Putin, desde que asumió el poder en 2000, ha resucitado a los rusos de entre los muertos. La mayoría de ustedes saben que en la década de 1990 Rusia básicamente había muerto. Putin los resucitó. Entonces, Rusia es una gran potencia y China es una gran potencia y, por supuesto, el Tío Sam es una gran potencia”, afirma Mearsheimer.

También puede leer: Elecciones en tiempos de inteligencia artificial

Prosigue señalando que “la hiperglobalización, que buscaba minimizar las barreras al comercio y la inversión globales, resultó en la pérdida de empleos, la caída de los salarios y una creciente desigualdad de ingresos en todo el mundo liberal. También hizo que el sistema financiero internacional fuera menos estable, lo que provocó crisis financieras recurrentes. Esos problemas luego se transformaron en problemas políticos, erosionando aún más el apoyo al orden liberal”.

“Una economía hiperglobalizada socava el orden de otra manera: ayuda a que países distintos del unipolar se vuelvan más poderosos, lo que puede socavar la unipolaridad y poner fin al orden liberal. Esto es lo que está sucediendo con el ascenso de China, que, junto con el resurgimiento del poder ruso, ha puesto fin a la era unipolar.

El mundo multipolar emergente consistirá en un orden internacional basado en el realismo, que desempeñará un papel importante en la gestión de la economía mundial, el control de armas y el manejo de problemas de bienes comunes globales como el cambio climático. Además de este nuevo orden internacional, Estados Unidos y China liderarán órdenes acotados que competirán entre sí tanto en el ámbito económico como en el militar”, concluye el profesor de relaciones internacionales.

(*)Pablo Deheza es editor de Animal Político

Comparte y opina:

Ranking CAMEL: el BancoSol logra los mejores indicadores en Bolivia

El Banco Unión es el más grande del país por patrimonio y cartera.

Ranking Camel.

/ 25 de febrero de 2024 / 06:53

Informe

Al 31 de diciembre de 2023, los bancos de Bolivia muestran un incremento en la solvencia, un aumento en la rentabilidad e incremento en la liquidez, lo que refleja la fortaleza y robustez del sistema bancario.

El BancoSol se consolida como la casa financiera con mejores indicadores técnicos y el Banco Unión se asienta como la entidad más grande del sistema. La información se desprende del Ranking CAMEL de Bancos 2023, que fue presentado el jueves por el reconocido economista Hugo Siles Espada, en Santa Cruz de la Sierra.

De acuerdo con el Ranking CAMEL, la fortaleza del sistema bancario que se refleja en el coeficiente de adecuación patrimonial (CAP), indicador de solvencia, subió de 11,8% en 2022 a 12,4% en 2023. De la misma forma, la rentabilidad patrimonial ROE, que en 2022 llegaba a 9,4%, en 2023 subió a 10,5%; mientras que la liquidez se incrementó de 29,1% a 33,5%. Por tanto, concluye que el sistema bancario presenta buena y adecuada salud financiera.

Según el reporte, tomando datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi), la mora bancaria pasó de 2,1% a 2,8%.

Al cierre de 2023, la cartera de créditos de los bancos descendió un 2,5% con relación a 2022, llegando a Bs 187.357 millones. Igual situación se tuvo con los depósitos del público, que bajaron 43,2%, fijándose en Bs 112.443 millones.

El método CAMEL es un sistema de evaluación que aplica la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y lo toman diversos países del mundo como metodología para diagnosticar la salud y la estabilidad de sus sistemas financieros. La Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC), la Fed y la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC) son algunas de las agencias regulatorias norteamericanas que emplean el sistema CAMEL para supervisar y regular a los bancos. En Bolivia, la metodología es aplicada desde hace más de dos décadas por el economista y analista financiero Hugo Siles Espada.

RESULTADOS.

El Ranking CAMEL 2023 (por su sigla en inglés Capital, Activos, Management, Earnings o ganancias y Liquidez) evalúa el desempeño de las entidades bancarias de Bolivia.

En ese contexto, ubica en primer lugar, como el Mejor Banco de Bolivia, a BancoSol, con una evaluación de 2,15 puntos, en una escala de 1 al 5 (donde 1 es mejor y 5 es peor). En segundo lugar, se encuentra Banco FIE, con 2,49 puntos. En tercer lugar, Banco Prodem, con 2,74 puntos; seguidos por el Banco Bisa con 2,84 puntos y el Banco Ganadero con 3,04 puntos, en cuarta y quinta posición, respectivamente.

BancoSol se ubica en el primer lugar del ranking “por su adecuado desempeño en las áreas de rentabilidad, incremento de solvencia (coeficiente de adecuación patrimonial), incremento de liquidez y mora por debajo del promedio del sistema bancario”, según indica el informe final del Ranking CAMEL 2023. La entidad financiera lleva ocho años en esa posición.

También puede leer: Cómo y por qué invertir en el sector inmobiliario

“Liderar el Ranking CAMEL por octavo año consecutivo nos llena de mucha satisfacción y nos motiva a seguir con nuestro propósito de transformar vidas acompañando, de forma inclusiva, a quienes creen en un mejor futuro. La posición alcanzada en esta clasificación fue obtenida en función a la rentabilidad, manejo óptimo del riesgo, bajos gastos administrativos y sobre todo solvencia del banco. Estamos agradecidos con la calificación otorgada porque también refleja el resultado del trabajo de todo un equipo humano de colaboradores y colaboradoras, que cada día se esfuerzan por impulsar el progreso de los empresarios y las empresarias de la microempresa”, dijo al respecto el gerente general de BancoSol, Marcelo Escobar.

El ejecutivo añadió que “esta positiva evaluación que hace el Ranking CAMEL al desempeño financiero del banco sumado al sólido compromiso de los accionistas nos permite ampliar nuestra actividad y contribuir al desarrollo económico y social de Bolivia. Adicionalmente, los resultados de esta rigurosa evaluación internacional del comportamiento de las entidades financieras muestran de forma clara y precisa la fortaleza del sistema bancario boliviano”.

Los tres bancos más grandes de Bolivia por cartera de créditos y por depósitos del público en 2023 son: el primer lugar, el Banco Unión; seguido por el Banco Mercantil Santa Cruz; y, en tercer lugar, el Banco Nacional de Bolivia.

Banco Unión registra el mayor valor en cartera de créditos con Bs 30.404 millones y depósitos del público por Bs 22.673 millones.

Al 31 de diciembre de 2023, las utilidades de los bancos sumaron Bs 2.032 millones, reflejando un incremento de 15,4% respecto a 2022.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Cuatro tips para evitar caer en los ciberfraudes

Cuide sus datos personales e información bancaria.

Los estafadores están recurriendo incluso a la inteligencia artificial para perfeccionar sus delitos.

Por Pablo Deheza

/ 25 de febrero de 2024 / 06:17

Tecnología

Las estafas a través del internet y las redes sociales están a la puerta. En inglés lo conocen con el término scam (estafa) y abarca diversas técnicas como el phishing (a través de correo electrónico); vishing (a través de la voz), smishing (mensajes de texto) y recientemente se conoce casos de fraudes a través de citas en línea (romance scams) e incluso hacen uso de Inteligencia Artificial (IA).

Carola Aguilera, subgerente de Marketing del Banco Ganadero, explica que los ciberdelincuentes utilizan diferentes formas para ganarse la confianza de la población, identifican su vulnerabilidad e incluso utilizan la IA para, por ejemplo, simular las voces de familiares para que la posible víctima no dude de una solicitud.

“El fin de las estafas es principalmente económico. El ciberdelincuente intentará todo tipo de mecanismos para conseguir el número de la tarjeta de crédito o de débito, información personal, contraseñas, correos y, una vez consiga esta información, buscará chantajearle o contactarse directamente. Blindarse estas estafas puede parecer sencillo, pero la sofisticación de los ciberataques está encontrando desprevenidos hasta a los más cautos”, expresó.

Aguilera presenta cuatro recomendaciones para defendernos de estos fraudes y evitar pérdidas de dinero.

También puede leer: Cambio energético y ciberseguridad: dos caras de la misma moneda

1. Sentido común. Piense dos veces antes de llevar a cabo cualquier acción en internet. La primera defensa es realizarse preguntas como “¿será que desde una entidad financiera me van a pedir esos datos personales? ¿El correo del usuario remitente parece sospechoso? ¿Le han enviado ese mismo mensaje a otro familiar que tiene cuenta en esa entidad? ¿El tipo de letra y la gráfica parecen realmente del banco? ¿hay esa información en los canales oficiales del banco? Siga su sentido común.

2. Dude. Los ciberdelincuentes se esmeran en preparar un disfraz para parecer un banco, cooperativa o familiar que convenza al cliente de que el mensaje no es erróneo. Algunos optan, además, por llamar a las personas para grabar su voz y, mediante IA, presentar un mensaje mejor elaborado.

3. Privacidad. Cada persona debe saber de memoria sus contraseñas y debe tener mucho cuidado cuando navega por las redes y revela a través de ella todo lo que hace, donde almuerza, a qué hora sale y retorna a casa.

4. Verifique. Si no está seguro, contáctese con oficial de la entidad financiera o con su familiar o amigo que le está solicitando sus datos personales o pidiendo ayuda. Recuerde que más vale prevenir que lamentar.

 

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Las renovables suman el 95% de los nuevos proyectos energéticos en América Latina

Un 65% de la electricidad se produce con fuentes limpias. La mayor parte de esta generación es basada en hidroelectricidad y por lo tanto hay una necesidad de diversificarse

Andrés Rebolledo, secretario ejecutivo de la Olade

Por Pablo Deheza

/ 23 de febrero de 2024 / 10:23

La situación energética mundial actualmente está caracterizada por una elevada incertidumbre, como resultados de las guerras en Europa del Este y Oriente Medio, además de las tensiones geopolíticas en medio de la conformación de nuevos bloques de países. En medio de todo esto se viene dando la transición hacia fuentes limpias y la descarbonización en el orbe. América Latina no es la excepción y enfrenta este proceso a partir de las diferencias y particularidades de los países presentes en la región. Conversamos con Andrés Rebolledo, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), sobre los desafíos actuales del sector energético.

Lea también: El crudo se estabilizará alrededor de $us 80 el barril en 2024

América Latina

—¿Cuál es el panorama energético a nivel mundial hoy en día?

—Lo que caracteriza la situación hoy día es la incertidumbre, esto ha afectado de manera muy importante a América Latina y el Caribe. Tuvo que ver básicamente con el precio de los energéticos principales en los últimos años, pero también es un momento con la pandemia y las complicaciones de suministros que se dio en esos tiempos. Esto ha llevado a América Latina a reponer un debate que hace años no existía, sino que se señalaba que estábamos y estamos todavía en un proceso de transformación hacia nuevas energías. Sin embargo, el tema de seguridad energética vuelve a ponerse como un asunto principal en la conversación. En ese sentido, yo diría que también se repone la urgencia de la integración energética en América Latina como un aspecto que de alguna manera es una respuesta a esta incertidumbre que se vive en el mundo y también en la región. El tema de los precios energéticos, que en algunos casos los países deficitarios requieren importar, también ha logrado acelerar la propia transformación del sector, incorporando energías renovables, entendiendo que es una alternativa frente a otros energéticos más caros. En el caso particular del mercado eléctrico, justamente en esta temporada los precios altos tienden a acelerar las inversiones de energías renovables.

—¿Cómo usted ve el panorama de América Latina y específicamente de Sudamérica?

—Bueno, yo creo que hay hoy día una decidida fuerza y decisiones en los países de transformación del sector energético. Nosotros, en Olade, planteamos que lo que existe en América Latina y el Caribe son transiciones energéticas en plural, porque tienen un carácter diferente, nuevamente muy determinado por la dotación de recursos de un país y otro. Hay países que son ricos en recursos energéticos de fuentes limpias y otros más bien en hidrocarburos; éstos también están haciendo sus cambios tomando en cuenta su propia realidad y economía. Pero lo fundamental es que América Latina y Sudamérica están en un proceso de transformación hacia un modelo de desarrollo energético más sustentable, incorporando energía limpia. En algunos casos incluso desarrollando nuevas fronteras tecnológicas, como es el caso con el hidrógeno, combustible sintético, biocombustibles; Brasil, por ejemplo, es una potencia en eso. El programa general es que vivimos un escenario de transiciones hacia un modelo con el de incorporación de energía limpia y descarbonización de las economías, particularmente en el mercado eléctrico.

—¿Cómo está el desempeño de la solar, eólica e hidráulica en la región?

—Lo primero es llamar la atención sobre el hecho de que, no solo por la energía renovable no convencional, eólica o solar, sino que en general por toda la energía renovable, América Latina y el Caribe es la región más verde del mundo. Un 65% de la electricidad se produce con fuentes limpias. Claro, la mayor parte de esta generación es basada en hidroelectricidad y por lo tanto hay una necesidad de diversificarse de manera importante, de incorporar otras fuentes. Actualmente la eólica y solar, en el último año, han crecido de manera muy relevante. En 2023 la eólica se incrementó casi 40%. Lo interesante es que casi el 95% de todos los nuevos proyectos de inversión que se desarrollan en la región son fundamentalmente con base en estas tecnologías. Por lo tanto, estas dos fuentes van a seguir creciendo en los siguientes años. En América Latina y el Caribe, desde 2015 –cito esa fecha para tomar como una referencia los acuerdos de la COP de París–, la energía eólica y solar se han multiplicado por cuatro. Han pasado de una participación del 5% al 20%. En América del Sur, en particular, eso ha crecido incluso un poco más. Este crecimiento de las renovables abre a otros debates también, como por ejemplo la necesidad de almacenamiento, etcétera. Pero bueno, son otras agendas que surgen en el proceso de transformación.

—¿Cuál es su perspectiva sobre la situación del mercado del litio?

—En América Latina efectivamente tenemos un gran potencial en litio, pero también en cobre y otros recursos. En Olade acabamos de lanzar un estudio sobre los minerales críticos para la transición energética. Es muy interesante porque nos da algunas pistas sobre cómo se puede visualizar en el futuro. Claro, se ha tenido volatilidad en los precios. Eso afecta a las decisiones de inversión, por cierto. Pero quizá uno debiera mirar esto en perspectiva más bien de mediano y largo plazo. De hecho, nuestro estudio indica que, en un plazo de 20 años, entendiendo que la movilidad eléctrica va a seguir creciendo en el mundo y las baterías, el almacenamiento, el mercado eléctrico también, van a ser cada vez más importantes en los sistemas eléctricos nacionales. Todo eso requiere el litio y se puede establecer que, en el tiempo, eso va a seguir creciendo. Nuestro estudio indica que, en el plazo de 20 años, la producción del litio se debiera multiplicar por 10 para poder satisfacer la nueva demanda. En ese sentido, lo interesante es mirar esto en una perspectiva de mediano y largo plazo. También es relevante y cada día más urgente las decisiones que se tomarán respecto a cómo se produce este litio, cuáles son los procesos productivos, cuáles son los impactos ambientales que esto tiene, el impacto en las comunidades que viven en esos territorios. Todos esos son elementos que nuestros países tienen que tomar en cuenta y entiendo que así lo están haciendo, pero, claramente me parece que la coyuntura es compleja y se requiere una mirada estratégica para que este sector crezca en nuestra región y particularmente en los tres países que conforman el triángulo del litio.

—¿Cómo está avanzando el tránsito a la electromovilidad en la región? 

—Como región hemos ido avanzando y dando pasos en las últimas décadas con los vehículos eléctricos, también incorporando en esto no solo a los de uso personal, sino a los buses eléctricos, que es donde se ha avanzado mucho en algunos países. La última década se ha ido multiplicando por dos, cada dos años, la cantidad de los vehículos eléctricos. Ahora bien, todavía somos una región marginal en el mundo en términos de incorporación de vehículos eléctricos, los protagonistas siguen siendo China, Europa, Estados Unidos. Sin embargo, los países en América Latina están desarrollando estrategias para incorporar electromovilidad, con programas y otros instrumentos. En algunos casos, con apoyo financiero. Por lo tanto, están comprometidos con tratar de avanzar. Si se toma toda la economía, toda la matriz energética, todavía un 70% de la energía es fósil y eso es básicamente el transporte. Para descarbonizar a América Latina es fundamental incorporar movilidad sostenible, movilidad eléctrica. Es verdad que hay países que tienen algo más avanzado, Chile es uno de esos, Colombia también, además de Costa Rica. Brasil es fundamental para producir vehículos eléctricos con empresas chinas. Es el caso de México, también. En Bolivia ustedes tienen estos microvehículos que los están vendiendo no solo en Bolivia, sino que están exportando. Algunos esfuerzos hay, pero no hay un encadenamiento regional. Son esfuerzos nacionales, no todos los países en América Latina tienen el tejido industrial y automotriz, que es una de las bases para construir estos vehículos. Diría que América Latina está dando sus primeros pasos, está avanzando y está comprometida en incorporar cada vez más movilidad sostenible. Un aspecto específico que marca la diferencia en esto son los buses eléctricos, porque eso tiene otra dimensión en las ciudades.

—¿Cómo considera usted los avances en eficiencia energética en la región?

—Pese a todos los avances antes mencionados, donde todavía tenemos una brecha, y donde más bien incluso lo que ha sucedido en los últimos dos años es un retroceso, es justamente en la eficiencia energética. En nuestro panorama energético estadístico que hacemos anualmente, hemos encontrado que el indicador de intensidad energética de América Latina – es decir, cuánta energía necesitamos para producir la misma unidad de productos, eso es por definición el indicador– ha aumentado. Esto quiere decir que la eficiencia energética es un asunto importante, pendiente, que más bien debiéramos darle prioridad porque ha venido a la baja en los últimos años. Nosotros, como Olade, queremos impulsar varias cosas. Una es tener instalada una mesa colectiva regional de eficiencia energética, como la tenemos en energías renovables. También, propiciar marcos regulatorios y leyes que den instrumentos concretos y que generen incentivos para la eficiencia energética en el sector industrial, residencial, pero también en el consumo de los sectores públicos. Además, están todos los otros elementos que son centrales, como el etiquetado de artefactos, viviendas e incluso automóviles, que es absolutamente necesario porque es un mecanismo de transparencia para saber cuánto se consume de energía. La certificación de todo aquello es relevante para la eficiencia energética. Lo claro es que allí todavía, como región, tenemos que avanzar.

—¿Qué actividades tiene planificadas Olade en este año?

—El tema de la eficiencia energética es una prioridad, vamos a impulsarlo en la región. En nuestro ámbito de capacitación, tenemos varias iniciativas en marcha. Hemos lanzado estos días nuestro programa anual, donde existen cursos en distintos temas. Vamos a lanzar este año un magíster en transición energética, en este contexto de capacitación que también es muy relevante. Este año también lanzaremos un observatorio de metano para los distintos países, fundamentalmente los que tienen producción de hidrocarburos, como un asunto central en la descarbonización de ese sector en particular. Seguiremos impulsando la certificación regional de hidrógeno verde como un tema muy importante hacia la integración en América Latina. Tenemos una agenda muy llena de actividades durante este año.

Perfil

Nombre: Andrés Rebolledo

Cargo: Secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade)

Desde inicios de 2023 ocupa el cargo de Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía para el período 2023-2025, cargo electo en la LII Reunión de Ministros de Energía de América Latina y el Caribe, realizada en diciembre de 2022, y en cumplimiento de lo establecido en el Convenio de Lima. Con una destacada trayectoria profesional de más de 30 años, Andrés Rebolledo Smitmans ejerció diversos cargos técnicos de liderazgo y responsabilidad política en ámbitos del sector energético, de las relaciones económicas internacionales y organismos multilaterales. Economista de la Universidad de Chile, Andrés Rebolledo Smitmans se desempeñó como Ministro de Energía de Chile en el período 2016-2018 y como Presidente de la Empresa Nacional de Petróleo de Chile. También ejerció el cargo de Viceministro de Relaciones Económicas Internacionales de Chile, Embajador en Uruguay, Representante ante la ALADI y consultor en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros organismos.

Comparte y opina:

Últimas Noticias