Seguridad Ciudadana

domingo 25 oct 2020 | Actualizado a 00:59

Un accidente en la tranca de Unduavi, camino a Yungas, deja ocho personas heridas

La mayoría de los lesionados en el siniestro son niños, de familias, Apaza, Condori y Huanca.

Personal de Bomberos luego del accidente en Unduavi. Foto: RRSS

/ 17 de septiembre de 2020 / 10:34

Un accidente ocurrió este jueves en Yolosita, camino a los Yungas, cerca a la tranca de Unduavi; dejó ocho personas heridas.

En el hecho sucedió cuando un minibus sufrió un vuelco de costado y luego de eso se encunetó. El motorizado sufrió daños materiales de consideración.

La Razón llamó varias veces al director departamental de Tránsito, coronel Alfredo Vargas, para conocer mayores detalles, pero no hubo respuesta.

Los heridos, entre ellos seis menores de edad, fueron trasladados al Hospital Arco Iris en la sede de gobierno. A continuación el listado: Aurora Huanca Apaza (33 años), Roxana Apaza Tanga (24), Milena Condori Huanca (13), Jhon B Condori Huanca (12), Jhostin Condori Huanca (5), Jhon C. Mamani Apaza (7), Jesy Mamani Apaza (5) y Keydi Mamani Apaza (3).

(17/09/2020)

Comparte y opina:

Importación de bienes de capital sigue en descenso, desde 2015

Maquinaria. Los datos hasta agosto de este año muestran que la pandemia pasará factura a esta internación

Vista panorámica del puerto de Arica

Por Liliana Aguirre

/ 21 de octubre de 2020 / 06:32

En 2014, Bolivia batió récord en la importación de bienes de capital y sus piezas. Los siguientes años hubo descensos y ascensos leves. Desde 2018 hasta 2019, la reducción del valor de las compras fue de 15%, y este año se prevé una mayor caída por la pandemia.

“Entre 2006 y 2019 las importaciones de bienes de capital y sus piezas pasaron de $us 636 millones a 2.072 millones, registrando el pico máximo de $us 2.707 millones en 2014”. Pero a agosto de 2020 las compras suman $us 919 millones, ni la mitad de los $us 2.072 millones del año pasado, según un análisis del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Al respecto, Rosario Quisbert, representante ejecutiva del IBCE La Paz, dijo que “entre los sectores más afectados en la cadena de comercio exterior están los transportistas, importadores, exportadores y agencias despachantes”.

La causa de la caída de estas importaciones se debe a la pandemia por el coronavirus, al cierre de fronteras y la contracción económica. “De enero a agosto 2020 se han importado productos de energía eólica, tractores; aparatos de transmisión, respiratorios de reanimación, de terapia, teléfonos, etcétera, para el sector de energía, telefonía, agricultura, medicina, entre otros”, detalló la funcionaria.

MOVIMIENTO

El principal país de donde Bolivia adquiere estas maquinarias es China, con 29% de la torta. En segundo lugar está Brasil, con 15%. Luego se encuentra Estados Unidos, con 11%, que con los años fue relegado por China. Y en cuarto sitial está Francia, con 5%. (Revisar la infografía)

Otro dato llamativo es que la internación legal de estos objetos se da principalmente por vía marítima y terrestre a través de Arica, Charaña y Tambo Quemado. “El 39% de las importaciones de bienes de capital ingresa por el puerto de Arica, en Chile. La razón principal es el tema geográfico, somos un país mediterráneo y es un puerto natural desde siempre”.

Otra de las rutas principales por la cual pasa la compra de estos bienes es Corumbá-Puerto Suárez (15%), trayecto que une a Brasil y Santa Cruz, en el lado boliviano.

Analizando en detalle los datos del IBCE, se observa que esta importación se destina a la agricultura, un sector clave para garantizar la seguridad alimentaria en el país; además de la internación de equipos de respiradores, lo cual responde a la coyuntura de la crisis sanitaria por el COVID-19.

Para el analista económico Roberto Gómez, el crecimiento y decrecimiento económico se evidencia en la subida o caída de la compra de bienes de capital. “La perspectiva que se observa en este momento es que muchos países están muy golpeados económicamente, sobre todo en América Latina; pero más allá de una crisis mundial, la importación de equipo y maquinaria va a ser una demanda permanente en Bolivia como en otros contextos por el tema de alimentos. No obstante, ya no se verán las cifras altas que eran parte de la bonanza económica que vivió el país”.

La explicación del experto se traduce en que el crecimiento de 231% que hubo de 2006 a 2014 es una radiografía de los tiempos de estabilidad económica y buenos precios del gas. “La economía de un país es como la de una familia, cuando hay dinero se compra y cuando no hay, no”, remarca sobre los datos desde 2014 hasta 2019.

Comparte y opina:

Gabriela Ortiz: Las estrategias visuales buscan subir las ventas en comercios

Cómo mejorar la rentabilidad en el punto de venta, cambiando la experiencia de compra de un producto, es el desafío para un negocio que busca diferenciarse de la competencia. Un tema que impulsa la presidenta de la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising.

Gabriela Ortiz, presidenta de la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising.

Por Liliana Aguirre

/ 21 de octubre de 2020 / 06:30

El visual merchandising, también conocido como el marketing en el punto de venta, es la presentación de una tienda y su mercancía, de tal forma que capten la atención de los clientes y los motiven a comprar los productos que se ofrecen. En Bolivia, esta herramienta no es conocida y puede aprovecharse para el próximo Black Friday. Gabriela Ortiz, especialista en el tema, asesora sobre la importancia de esta estrategia de marketing que involucra la generación de un entorno atractivo, sensorial y emocional, con el fin de incentivar la compra en el usuario utilizando todo el espacio físico disponible.

—¿Cómo se aplica el visual merchandising en los comercios locales?

—El visual merchandising consiste en estrategias visuales para incrementar las ventas en un espacio comercial; también te ayuda a rentabilizar los metros cuadrados para una correcta exhibición del producto. Básicamente es cómo exhibimos el producto de la manera adecuada para llamar la atención de los clientes. La categorización de los productos es uno de los factores importantes en el visual merchandising, es decir, cada producto que vemos en un espacio comercial tiene un por qué y está pensado de la mejor manera posible para nuestros clientes.

—¿Qué es la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising y cómo está organizada?

—Somos una asociación creada por profesionales y expertos en temas de visual merchandising, estamos conscientes de la necesidad que tiene el mercado latinoamericano de competir a la par de las marcas estadounidenses y europeas que están llegando a nuestros países ganando rápidamente mercado. Es por ello que buscamos profesionales de las carreras de Arquitectura, Diseño, Arte, Marketing e interesados en el retail y visual merchandising para actualizarlos y poder brindarles las herramientas necesarias a los empresarios en Latinoamérica, lo grando los objetivos de sus empresas y con esto fomentar la producción y economía de nuestras naciones. Se han desarrollado eventos, cursos, congresos y asesorías en todo Latinoamérica, llevándolos a diferentes cámaras y asociaciones tanto públicas como privadas de comerciantes que requieren de esta especialidad.

—¿Cómo se puede potenciar la venta de productos a través de esta herramienta del marketing?

—Rentabilizando al máximo la tienda y para ello necesitamos una buena estrategia de visual merchandising. Es importante determinar grupos y familias de productos que serán distribuidos y exhibidos en el punto de venta para que el cliente pueda interactuar con la mercancía, generando una experiencia de compra positiva.

—¿Hace cuánto se desarrolla esta tendencia  en Bolivia?

—En los años 90 Benetton y Sisley, tiendas de ropa, eran las marcas que exhibían sus productos con estrategias de visual merchandising, sin embargo en 2014 se empezó a valorizar más esta área con la llegada de franquicias al país. Cada una de estas marcas apuestan por un concepto, lo tienen todo bien pensado hasta el mínimo detalle, desde la exhibición de los productos, la música, el olor de su espacio comercial y la experiencia de compra que brindan a sus clientes.

— ¿Qué ciudades del país o tipo de negocios han desarrollado mejor esta herramienta?

—Los supermercados siempre han diseñado sus espacios de manera estratégica, eso sin lugar a dudas es visual merchandising, pero en cuanto a retail lo que marcó una fuerte oleada fue la apertura de centros comerciales y la llegada de franquicias al país se ha desarrollado e implementado así mejor el visual merchandising y sus beneficios. Estos negocios tienen trabajadas las directrices desde su casa matriz, por tal motivo las empresas de retail nacionales han empezado a notar la necesidad de mejorar sus comercios en cuanto a la parte visual. Estamos cerca al Black Friday, los comercios lo pueden aprovechar como una oportunidad para crear escaparates creativos y crear mayor flujo de clientes en sus negocios.

— ¿Qué la impulsó a desarrollar el emprendimiento denominado Máxima?

—Decidí en plena pandemia desarrollar mi emprendimiento y dar a conocer algunos de mis trabajos y consejos en redes sociales, sé que no será fácil profesionalizar esta área tan importante del retail (al por menor) en nuestro país, pero la clave es trabajar en lo que tanto te apasiona y disfrutarlo.

—¿Cómo potencializa su trabajo usando las redes sociales?

—Publicando algunos trabajos y brindando consejos acerca del visual merchandising y escaparatismo, con el propósito de demostrar mis conocimientos y creatividad a través de propuestas en redes como Facebook e Instagram.

Perfil

Nombre: Gabriela Ortiz

Profesión: Ingeniera comercial

Cargo: Presidenta de la Asociación Latinoamericana de Visual Merchandising

Ingeniera comercial y técnico superior en Decoración de Interiores

Es ingeniera comercial y técnico superior en Decoración de Interiores de universidades de Santa Cruz de la Sierra. Cuenta con una maestria en Visual Merchandising y Escaparatismo, de Barcelona, España. En el viejo continente también obtuvo una formación en estilismo para revistas y manejo de redes sociales para marketing digital. Trabajó para reconocidas instituciones y empresas en gestión de tiendas y cadenas de valor. En la actualidad, la especia lista decidió enfrentar a la pandemia del coronavirus con un proyecto propio, llamado Máxima, en el que aplica la herramienta del marketing y sus conocimientos para potencializar ventas. De esta forma brinda consejos respecto a este tema, utilizando las redes sociales para su promoción. También es presidenta y representante en Bolivia de una asociación creada por profesionales y expertos en temas de Visual Merchandising en la región latinoamericana.

Comparte y opina:

Videntes: Marca del destino

Ubicados en 12 casetas junto al Cementerio General, estos adivinos vieron que sus capacidades se acrecentaron cuando perdieron la vista. Son un ejemplo de resiliencia

Creencia. La magia blanca es la especialidad de Aydi, quien señala que su deber es ayudar a almas afligidas para que encuentren paz y puedan evolucionar

Por Liliana Aguirre

/ 21 de octubre de 2020 / 05:03

En las afueras del Cementerio General se forman 12 casetas de adivinos. El 12 simboliza el orden y el bien, según la numerología, y también está presente en la religión con los apóstoles de Jesús. Quizá sea una casualidad que sean 12 estas personas que aseguran ver el futuro y la suerte en temas como el amor, la salud y el dinero. Lo que no es casual es que estos adivinos además son personas que viven con una discapacidad visual, por lo que hace tres décadas decidieron apostarse en el lugar para ofrecer sus servicios mágicos, en una sociedad en que sobrevivir es mucho más difícil para una persona no vidente.

Cornelio Yagua tiene 70 años y está casi tres décadas en el lugar. Nació en Tarabuco, Chuquisaca, y a los 12 años perdió la vista. “Me trajeron a La Paz y me operó el famoso doctor Javier Pescador Sarget, pero no pude ver porque dijeron que tenía cataratas al nacer que se complicaron porque pasó mucho tiempo”, explica quien cree que su mal se dio porque cuando era niño vio cómo cayó un trueno en los campos que sus padres labraban.

Cornelio asegura que, desde aquella vez, sus sentidos se agudizaron y le dieron poderes divinos para ver cosas que los demás no pueden ver. Lo que sí es evidente es su agilidad y capacidad para moverse sin más ayuda que la de un bastón para llegar solo desde Viacha hasta el Cementerio General, a diario, para subsistir leyendo la coca. Él se comunica en español, quechua y aymara sin problema alguno, algo que le ha ayudado mucho en su oficio.

Cornelio Yaguar, quien atiende consultas en tres idiomas. Foto: José Lavayén

“Hace 30 años que trabajamos aquí. Este trabajo no es fácil porque se gana Bs 10 por una lectura. Entonces, ¿cómo hacemos para sobrevivir? Con la pandemia las cosas se pusieron peor, porque la gente no quiere venir por miedo. A veces no hay ni para comer”, revela el adivino, quien en un espacio de un metro por un metro espera paciente a que algún cliente llegue.

Yagua no es el único con una historia para compartir. Lucía Jaimes, más conocida como Aydi, tiene 50 años y da fe de que puede conocer el futuro a través de la lectura de cartas. Sus cartas son circulares, tiene baraja española y tarot, y en cada una de ellas hay relieves hechos a punta de pinchazos de aguja para que las reconozca con el braille, un sistema de lectura y escritura táctil pensado para personas que no pueden ver,  ideado a mediados del siglo XIX por el francés Louis Braille, que se quedó ciego debido a un accidente de niñez mientras jugaba en el taller de su padre.

En la caseta 12, que es la que atiende Aydi, hay una litografía de una Sagrada Familia en la que el niño Jesús es sostenido amorosamente por María y José. “Yo solo hago trabajos para el bien porque mi objetivo es ayudar a los otros, como el Señor lo manda, no hago trabajos de maldición”, recalca. Ella perdió la vista a los 17 años y es una superviviente de un intento de feminicidio, en el que su exesposo la agredió echándole ácido en el rostro.

“Desde niña era perceptiva y cuando me llegó la ceguera adquirida, mis capacidades sensoriales se agudizaron. Mi pareja me volvió ciega y en un principio tenía mucho dolor y hasta ganas de matarlo. Mi cuerpo y alma estaban ciegos totalmente, pero después de eso me di cuenta de porqué estoy acá y la misión que Dios tiene para mí, que es ayudar a otros. No guardo odio hacia el agresor, él estuvo en la cárcel un tiempo y salió”, narra la madre de tres hijos, quien dice sentirse bendecida por sus retoños, los cuales ya tienen estudios superiores y a quienes formó con su trabajo duro en la caseta pintada de naranja.

“Al principio me pesaba el prejuicio y el qué dirán. Mi mamá averiguó sobre la existencia de un centro para personas no videntes y me dijo que allí podía aprender a leer y escribir. Fui por si acaso y en el centro las personas caminaban solas, hasta manejaban bicicleta y entonces me sentí libre. Así lo logré, me muevo sola y mis hijos nunca fueron mis lazarillos”.

La adivina explica que las plantas son sus aliadas en los trabajos en los que busca sanar el cuerpo y el alma de las personas. El precio de su consulta ronda los Bs 10.

Marks Canaviri Choque lee las manos y las hojas de coca. Este consejero espiritual de más de 50 años proviene de una comunidad de la provincia Los Andes, de La Paz. Cuando tenía 26 años, un golpe le generó un desprendimiento de retina que lo dejó sin visión. “Aunque quedé ciego de adulto, desde mis dos años y medio podía ver personas muertas caminando entre las vivas. No me generaban miedo los espíritus y les decía eso a mis padres. En este oficio no se trata de trabajar por trabajar, hay que tener un don especial”, dice muy serio y cubriendo sus ojos con lentes oscuros.

Marks Canaviri Choque, quien asegura que su comunicación con espíritus de otro plano se da desde que era un niño de dos años y medio de edad. Foto: Álvaro Valero

Estos magos o videntes, como se denominan, recordaron que las casetas existen gracias a una resolución edil durante el gobierno de Jaime Paz Zamora que estipulaba la disposición de estos espacios desde la puerta del camposanto para personas que viven con discapacidad visual.

Según datos estadísticos del Instituto Boliviano de la Ceguera, del 100% de personas que viven con discapacidad visual, un 58% son menores de edad, de 0 a 17 años de edad. Los más afectados son varones, un 55% del total, mientras las mujeres ocupan el restante 45%. Hace unas semanas, este sector marchó por el centro paceño en demanda del bono de Bs 1.000 que beneficie a los ciudadanos con cualquier tipo de discapacidad y fueron reprimidos con gases lacrimógenos.

“Nosotros trabajamos duro y somos autosuficientes, pero una ayuda es necesaria para muchas personas que viven como nosotros sin poder ver”, agrega Yaguar.

El afamado escritor argentino Jorge Luis Borges quedó ciego a sus 55 años y siguió creando. Él decía que “el mundo del ciego no es la noche que la gente supone” y atribuía a estas personas el ser muy valerosas. Ese valor es el que transmite cada una de las historias de los videntes del Cementerio General, que si bien creen en el destino, ellos también han sabido forjárselo.

Comparte y opina:

La hacienda del Mariscal de Zepita: la Glorieta de Santa Cruz, reminiscencia de un gran esplendor

Los balcones eran una construcción muy usada en la arquitectura colonial española. En la vivienda derruida se observan varios de ellos

Por Liliana Aguirre

/ 14 de octubre de 2020 / 06:23

El esplendor que tuvo en tiempos coloniales se desmorona por el olvido en el que se halla la hacienda del expresidente Andrés Santa Cruz, próxima a venirse abajo, ubicada en Tahuapalca, al sur de La Paz.

Entre las paredes de adobe macizo lavadas por las lluvias que ingresan a la estructura patrimonial, por la falta de cubierta en el techo, se esconden objetos históricos de gran valor, como una capilla con piezas religiosas de la época, la cama de madera en la que habría dormido el prócer y paredes interiores con empapelados pintados a mano.

A tres horas de viaje desde La Paz, en el municipio de Palca, se encuentra una familia que cultiva apio, cilantro, yerbabuena, menta, acelgas y yerbamora, entre otras plantas comestibles, en la extensión de más o menos una hectárea donde se ubica esta propiedad. “En este lugar creció mi esposa y su familia. El padre de ella, quien ya murió, conocía muy bien toda la historia del Mariscal Santa Cruz y siempre les abrimos las puertas a todos los que quieren visitar esta casa llamada la Glorieta, pese a que está por caerse”, señala el comunario Belisario Beltrán.

Entre sus muros se guarda la historia del gobernante, quien fue presidente de la Junta de Gobierno del Perú (1827), el sexto presidente de Bolivia (1829-1839) y Protector de la Confederación Perú-Boliviana (1836-1839).

Andrés Santa Cruz Calavmana era mestizo y nació el 5 de diciembre de 1792 en La Paz, en las calles Comercio y Socabaya, como se ve en su fe de Bautismo guardada por su descendientes.  Fue hijo de Joseph Santa Cruz y Villavicencio, un criollo con título de noble, y de Juana Basilia Calavmana, heredera de una rica familia que poseía el cacicazgo de Huarina en cercanías al lago Titicaca.

El mandatario fue declarado en su partida de bautismo como español, nacionalidad utilizada en las colonias para referirse a personas étnicamente blancas, aunque sus rasgos mestizos fueron objeto de constantes ataques discriminatorios por parte de sus enemigos políticos, quienes lo llamaban “el indio” o “el cholo Santa Cruz”, más aún cuando comenzó su prolífica carrera militar que lo llevó a vencer grandes batallas y ser nombrado Mariscal de Zepita. La obra biográfica El Cóndor Indio da cuenta de ello, en sus más de 300 páginas escritas por el intelectual Alfonso Crespo Rodas en 1944.

La gran capacidad para la estrategia militar lo llevó a que ser nombrado Gran Mariscal de Zepita, ya que esa batalla — conocida también como la Batalla de Chua Chua— fue un hecho de armas de la Guerra de Independencia de Perú ocurrido el 25 de agosto de 1823 en la llanura ubicada al norte de Zepita, a orillas del lago Titicaca. En ella se enfrentaron el Ejército Real del Perú —bajo las órdenes del general peninsular Jerónimo Valdés— y el ejército insurgente, al mando del general paceño Andrés Santa Cruz.

La pasión del Mariscal por lo castrense aún se puede apreciar en Tahuapalca en los restos de caballerizas y un mirador, desde donde custodiaba sus dominios.

“Hay cosas impresionantes aquí, como santos que eran del Mariscal. Además hay unos muebles que usaba y una piscina pequeña que tiene vista al río Palca”, revela Beltrán, mientras abre un alto portón de madera. Detrás de el está la capilla con una imagen de la Virgen del Carmen, litografías con imágenes de un Sagrado Corazón de Jesús, una Virgen María, santos y querubines repujados en maderas.

“Quisiéramos que todo esto esté bien conservado porque, antes de la pandemia, venían varios turistas y decían que era una pena que esté olvidado este lugar. Nosotros lo cuidamos, pero hay cosas que no podemos hacer porque no tenemos el dinero para poner bien. Quisiéramos que tenga techo la casa. Nos han dicho que el Ministerio de Culturas debería ayudar para que no se caiga”, explicó el comunario.

Fotogalería

Mariscal de Zepita

Ubicador

Pilares de piedra

uno de los soportes de la cama del personaje histórico

Una pileta circular de tiempos coloniales

Reliquias religiosas

Los interiores de la vivienda tienen paredes forradas con papel pintado a mano

Columnas de piedra al ingreso del lugar

La capilla y sus reliquias religiosas

ILUSTRE DESCENDENCIA

El bisnieto del mandatario tiene casi 90 años, vive en La Paz y lleva el mismo nombre que su ancestro. “Yo soy Andrés sexto”, aclara y recuerda que su bisabuela contaba cómo ella y su familia pasaban los inviernos en la Hacienda de La Glorieta por su clima benévolo durante esas épocas y mucho menos frío que de la hoyada. 

Sin embargo, llegó un fatídico día en 1845 y las conspiraciones políticas expulsaron no solo de Bolivia, sino del continente al mandatario que soñaba con la Confederación Perú-Boliviana como una sola nación por sus similitudes. El mariscal de Zepita se exilió en Francia.

“Durante ese tiempo él perdió todo, les expropiaron sus propiedades y haciendas. Fue un tiempo muy duro ya que él no estaba aquí. Mi abuelo, quien creció en Francia, vino y se encargó de recuperar algunos objetos como cuadros, muebles o vajilla que habían sido saqueados y vendidos de las propiedades. Todo lo demás se perdió”, cuenta.

En aquella época esas piezas eran traídas desde Europa como un símbolo de poder económico y modernidad. Aún en La Glorieta se conservan algunas de ellas, aunque lucen desgastadas por el tiempo como una cama cuja de la época, en la que dormía el personaje histórico.

El valle resguarda además la exhacienda del expresidente José de Ballivián, mariscal de Ingavi y contemporáneo de Santa Cruz, la cual, como documentó Escape en su edición del 31de julio de 2020, también se cae a pedazos, pese a ser un espacio patrimonial de gran valor histórico.

La diputada Fernanda San Martín presentó, hace unos años, un proyecto para revitalizar y rescatar el patrimonio histórico de lo que denomine el Valle de los Mariscales. “Desde 2012, antes de ser diputada intentamos con mi esposo Sergio Bretel realizar la preservación del patrimonio con gestiones ante las autoridades pero fueron infructuosas”, dijo a este medio en aquel entonces.

En la actualidad, Andrés sexto atesora una fotografía de su ancestro tomada seis meses antes de su deceso en Francia en 1865. “En Francia mi bisabuelo era cercano a Napoleón tercero, quien le pedía consejos. Murió allá, lejos del país que amaba y por el que luchó. Cien años después su cuerpo fue repatriado y ahora está en la Catedral Metropolitana. Napoleón tercero lo hizo embalsamar, ya que era un procedimiento muy caro, y por ello se conserva íntegro”, relató el descendiente.

La foto en blanco y negro muestra al héroe de 1,85 metros enfundado en un traje militar. No cuesta nada imaginarlo cabalgar por Tahuapalca y desarrollar su cotidianidad en la Hacienda de La Glorieta, testigo de su valor, hazañas y de la reminiscencia de su gran esplendor.

Comparte y opina:

Interpelarán al ministro Marinkovic por cambiar modalidad de acceso a crédito del FMI

El diputado del MAS Edgar Montaño informó de la interpelación. Aseguró que la opción pactada por el gobierno de Jeanine Áñez puede traer consecuencia en el tipo de cambio

El ministro de Economía, Branko Marinkovic, en la Asamblea Legislativa. Foto: APG

/ 11 de octubre de 2020 / 13:43

El Ministro de Economía y Finanzas, Branko Marinkovic, será interpelado en el Legislativo por las gestiones que hizo ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) para pasar a la modalidad “intercambio de divisas” el crédito de $us 330 millones del organismo internacional y eludir la aprobación legislativa.

El legislador del MAS Edgar Montaño Rojas anunció la interpelación y aseguró que la opción pactada por el gobierno de Jeanine Áñez representa un perjuicio para el Estado.

“Aquí no hay ningún intercambio de divisas, lo que hay es nuevamente una estafa, un robo al pueblo boliviano, y por eso el suscrito diputado va a interpelar al señor Branko Marinkovic, Ministro de Economía y Finanzas Públicas, por engañar, por pagar intereses y mentir al pueblo boliviano (…).Esto es un daño económico al Estado”, anunció.

Marinkovic explicó que $us 330 millones, provenientes del FMI, llegarán bajo la modalidad de “intercambio de divisas”, con lo que se elude la necesidad de aprobación de una ley para la disposición de ese dinero.

Según el ministro, el Gobierno logró que el FMI cambie la figura de crédito por la de intercambio de divisas para que los $us 330 millones comprometidos sean utilizados de forma directa.

Montaño advirtió que esa modalidad de acceso a recursos económicos implicaría una posible devaluación de la moneda, y reveló que ya se registró un depósito de $us 327 millones al Banco Central de Bolivia (BCB) con el rótulo de préstamo, por el que ya se cancelaron $us 1.7 millones bajo el concepto de intereses y comisión.

Comparte y opina: