Sociedad

Monday 26 Feb 2024 | Actualizado a 19:48 PM

Jóvenes usan como motel y bar una ex urbanización

Misterio. Las autoridades no saben a quién pertenece el sector ubicado en Mallasa

/ 2 de agosto de 2010 / 05:00

Son las 16.50 del viernes y un viento frío asoma por el sector que está ubicado a unos cinco kilómetros de la zona de Mallasa (Sur de La Paz). Llegar al lugar toma cerca de 45 minutos desde el centro de la urbe paceña. Para ingresar se debe arribar primero a la zona de Jupapina, a dos kilómetros de Mallasa, girar a la derecha y atravesar un accidentado camino. Hasta el momento nada parece raro.

Lo primero que se observa al bajar esta cuesta son infraestructuras que se construyeron para ingresar a la urbanización Pueblo Sofía. «Parece que ya van a empezar a lotear este sector», dijo una de las vecinas de Mallasa, sin embargo no se pudo evidenciar ningún tipo de muro que divida los lotes.

A lo largo del terreno que asciende a más de cinco hectáreas (50 mil metros cuadrados), no se observa nada, sólo unas cuantas ovejas que doña María va a pastear todos los días, además de un carro que saca arena.

Se cruzan dos puentes que al parecer fueron construidos recientemente.

Y subiendo por una gran cuesta empedrada se llega al lugar del que ni la Subalcaldía de Mallasa  pudo identificar su nombre.

Dos árboles de eucalipto quemados y hasta tenebrosos son la entrada a este terreno. Todo parece estar abandonado, pero hay caminos que están empedrados y claramente se nota la instalación de alcantarillado y 20 postes de luz tirados en un sector que está cubierto por la hierba.

CONSUMO. A cada paso se encuentran decenas de latas y botellas de diferentes bebidas alcohólicas, como ron, whisky, vodka, cerveza, y al menos el rastro de unas quince fogatas que a su alrededor tiene troncos a manera de asientos.

El viento no para y, a pesar de tener una atractiva vista del campo, hay indicios que causan temor como una docena de botellas de vidrios enfiladas y destrozadas en el piso. «Cada vez escuchamos disparos. No sabemos qué irán a hacer esos jóvenes. No le miento que hasta dinamita hemos escuchado», dijo otra vecina.

A medida que pasan los minutos, se observan tres vehículos 4 x 4 conducidos por jóvenes que ingresan al lugar, en uno de ellos está una pareja. Se dirigen al fondo del sector, en las faldas de las montañas, donde no se los divisa.

«Siempre vienen con autos finos, de esos caros, y parece que sólo a tomar y a hacer otras cosas», relata la vecina.
Dijo que hace dos semanas vio a dos muchachos y una joven consumiendo bebidas alcohólicas en un auto último modelo.

«Veía cómo le hacían tomar y cuando he vuelto más o menos a las 17.00 de pastear mis ovejas, ella ya estaba bien borracha y los otros chicos la estaban cargando. Qué cosa le habrán dado».

Poco a poco anochece y el sector se hace más tenebroso por la falta de iluminación de luz eléctrica. Es muy fuerte el silbido del viento que no estremece en nada a los dos árboles quemados, testigos de las acciones que realizan jóvenes cada noche en sus vehículos y que dejan rastros como colillas de cigarrillos, preservativos y hasta toallas higiénicas.

Nadie sabe qué sucedió con las tres casas artesanales de ladrillos derruidas en el lugar. Es como si un camión las hubiera aplastado.

Las vecinas comentan que este sector no es parte del Pueblo Sofía, y aseguran que le pertenece a un banco. «Pero parece que lo han abandonado. Nadie viene a construir», dijo una de ellas, mientras retornaba a su hogar.

Los vecinos piden mayor control de  la Policía

Las vecinas del sector de Jupapina piden mayor control policial en el sector conocido como Pueblo Sofia. Denuncian que llamaron muchas veces a los efectivos y nunca llegaron al lugar.

«Ya no sabemos qué hacer, porque nos da miedo que vaya a pasar algo. Es que tanto toman y escuchamos hasta disparos. Es bien peligroso», manifestó doña María al regresar a su casa cuando casi oscurece.

Al ingresar al sector de Pueblo Sofía se pudo evidenciar que sólo en un lugar, en una aparente canta de cemento, existe iluminación eléctrica, pero al atravesar los puentes y subiendo la montaña ésta no existe.

Las vecinas manifestaron que llamaron muchas veces a la Policia para denunciar el constante consumo de alcohol por parte de jóvenes, pero nunca llegó.

La Razón intentó comunicarse con el teléfono de referencia de Pueblo Sofia, pero nadie contestó. 

MÁS ACERCA DEL TEMA

Miradores

Se evidenció que también existe bastante consumo de bebidas alcohólicas en diferentes miradores de la ciudad de La Paz y El Alto. De igual forma en zona alejadas que no cuentan con iluminación. Vecinos de esas zonas denuncian falta de control de la Policía.

Imprudencia

Las vecinas de Jupapina denunciaron además que los jóvenes que ingresan a consumir bebidas alcohólicas en el sector casi abandonado, conducen a toda velocidad y con la radio en alto volumen.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La Paz casi duplica su nivel normal de lluvias de febrero

El Senamhi informó que también El Alto ha superado los niveles acostumbrados para febrero, así como otras regiones.

Las precipitaciones son constantes. Foto: Archivo La Razón.

/ 26 de febrero de 2024 / 19:08

Desde inundaciones hasta decesos, febrero es un mes complicado para La Paz, que está en medio de un temporal de lluvias que no da treguas. El reporte del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) confirma lo que es evidente para la población, las precipitaciones en esta región están por encima de lo normal.

“La Paz está considerado como un valle, hemos tenido casi el doble de la precipitación que debía ser”, informó el director general del Senamhi, Hugo Mamani.

Le puede interesar: Las lluvias continuarán en marzo, según el pronóstico de Senamhi

El informe del monitoreo del Senamhi, correspondiente a la estación Centro de La Paz, refleja que la cifra normal de lluvias para febrero era de 83,8 milímetros, sin embargo, hasta el 25 de este mes ya se había llegado a 158,8 milímetros.

Otra de las regiones que superó sus niveles normales, es El Alto; que, de marcarse en 104,7 milímetros, llegó ahora a 141,6. “En la ciudad de El Alto, la estación que está en el aeropuerto, desde la anterior semana ya se tenía rebasado lo que es la precipitación normal y ya se tiene acumulado hasta la fecha 141,6 milímetros de precipitación en la estación de El Alto”, afirmó.

Similares cifras elevadas muestran Cochabamba, Riberalta y Guayaramerín; todas estas regiones han rebasado los niveles acostumbrados para febrero. El Senamhi prevé que la temporada de lluvias siga al menos hasta finales de marzo.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Las lluvias continuarán en marzo, según el pronóstico de Senamhi

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) prevé que al menos hasta finales del próximo mes se presentarán precipitaciones.

Varios puntos del país están afectados por el temporal. Foto: Archivo La Razón.

/ 26 de febrero de 2024 / 18:19

Causa ya de varios desastres naturales, la temporada de lluvias aún no da señales de retroceso en el país. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) prevé que este frente perdure en marzo e incluso en ese mes se podrían registrar nuevos picos de precipitaciones.

“Tenemos todavía presencia de humedad en casi todo el territorio nacional; entonces esto va a continuar hasta el mes de marzo, probablemente fines de marzo”, expresó el director general del Senamhi, Hugo Mamani.

Lea también: Al menos nueve municipios de La Paz reportan problemas por las lluvias y piden ayuda

Hasta noviembre del año pasado las lluvias eran aún escasas en el país y para diciembre empezaron a subir. Pese a que ya en esa temporada solía ser el pico de las precipitaciones, estas aún no mostraban la intensidad esperada y no fue hasta febrero que los aguaceros se tornaron realmente fuertes.

LLUVIAS

Con este cambio en las temporadas, también podría presentarse una modificación en cuanto a los puntos más altos de las lluvias. El Senamhi está en monitoreo constante.

“Los picos más altos desde el año pasado se habían mencionado para enero y febrero; febrero está causando bastante lluvia y esto, como ha habido un retraso de lluvias, probablemente vayamos hasta marzo y los picos también se vuelvan a repetir en marzo, porque tenemos aporte de humedad para nuestro territorio nacional. Entonces, vamos a continuar con las lluvias en nuestro territorio, contemos con aquello”, afirmó.

Este frente de precipitaciones se ha reflejado en desastres en varios puntos del país. De acuerdo al más reciente informe del Viceministerio de Defensa Civil, los nueve departamentos ya sienten el impacto de esta temporada, con más de 12.000 familias afectadas, 456 viviendas destruidas y 40 decesos.

El Senamhi pidió a las autoridades tomar los recaudos, dado que los estudios muestran aún lluvias por un mes más. “Las autoridades, tanto de las gobernaciones como de los municipios tienen que ir tomando previsiones para que no se vean sorprendidas por algún evento atmosférico extremo; puede ser granizo, como el caso de Colcha K (…), porque todavía tenemos bastante aporte de agua en nuestro territorio”.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Al menos nueve municipios de La Paz reportan problemas por las lluvias y piden ayuda

Agamdepaz informó que estas regiones han comunicado su preocupación por los desastres naturales que los amenazan, debido a las intensas precipitaciones.

Decenas de familias están afectadas por el temporal. Foto: APG.

/ 26 de febrero de 2024 / 17:36

Temor e incertidumbre hay en varios hogares del departamento de La Paz, el más afectado, hasta ahora, por el intenso temporal de lluvias que afecta al país. Los problemas se presentan cada día y ya son al menos nueve los municipios que se han comunicado con la Asociación de Gobiernos Autónomos Municipales de La Paz (Agamdepaz) para reportar inconvenientes y pedir ayuda.

En el norte del departamento, son cinco los municipios que están en problemas por el temporal. Se trata de Guanay, Teoponte, Alto Beni, Palos Blancos y Tipuani, que se han comunicado con Agamdepaz.

Lea también: Un nuevo sifonamiento sucede en la 17 de Obrajes

“En realidad casi todo en norte paceño estamos en emergencia, se nos ha inundado ya Guanay, está llegando a lo que es Teoponte, porque lo que nos han informado es que está creciendo el río; ya también tenemos información de Alto Beni, estábamos hablando con el alcalde que también está llegando a las orillas de Alto Beni y Palos Blancos, afectando a la producción, lo cual es muy preocupante”, informó la presidenta de Agamdepaz, Neusa Coca.

LA PAZ

La situación de Tipuani también genera preocupación. Allí hay al menos 200 familias afectadas. Se empezará una campaña solidaria para hacer llegar artículos de primera necesidad a quienes lo necesitan.

“Estamos lanzando lo que es la ayuda solidaria, “Hoy Por ti, Mañana Por Mi”, porque hay municipios afectados que ya vienen de meses, como es el municipio de Tipuani; que es lamentable la situación, estamos hablando de más de 200 familias (…), son más de 200 familias que han perdido casi todo”.

Las lluvias se han extendido a prácticamente todo el departamento. También hay afectación en Palca, Achocalla, Luribay y Mecapaca, según el reporte de Agamdepaz.

“También tenemos el reporte del municipio de Palca, Achocalla, Luribay, Mecapaca. Al municipio de Palca ya le hemos dado la ayuda, pero eso no basta, sabemos que la pérdida es grande, es inmensa. Estamos coordinando con Defensa Civil, para que se le pueda dar la ayuda correspondiente. Es lamentable lo que está sucediendo, son edificios, casas las que se han perdido”, afirmó.

De acuerdo con el reporte del Viceministerio de Defensa Civil, La Paz es hasta ahora el departamento más afectado por las precipitaciones. Personal del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas acudió a ayudar a zonas como Irpavi II y Callapa de la capital paceña, otro de los municipios que batalla con estos fenómenos climatológicos.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El Gobierno entrega más de 160 toneladas a al menos 10.000 familias afectadas por las lluvias

La ayuda humanitaria del Gobierno alcanzó a 17 municipios en cinco departamentos azotados por las lluvias, según informó el viceministro Juan Carlos Calvimontes.

Miembros de defensa civil tralsadan víberes para afectados por las lluvias.

Por Mauricio Diaz Saravia

/ 26 de febrero de 2024 / 09:54

El Gobierno nacional, a través de varios ministerios, entregó más de 160 toneladas de ayuda humanitaria a al menos 10.000 familias afectadas por las lluvias en varias regiones del país.

La información fue confirmada este lunes por el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes.

“Ya hemos atendido a cinco departamentos. Se han atendido casi a 17 municipios; se han atendido a más de 10.000 familias y se ha entregado en total más de 160 toneladas de ayuda humanitaria”, detalló en entrevista con Bolivia Tv.

Asimismo, Calvimontes destacó que ya se superó Bs 1 millón en inversión para la atención de los afectados.

Sin embargo, aclaró que no solo su despacho participó en esa tarea y detalló que el Ministerio de Salud entregó 14,65 toneladas en ayuda, “con una inversión de más de medio millón de bolivianos en el municipio de Cotagaita”.

También señaló que el Ministerio de la Presidencia entregó 13 toneladas de ayuda en el municipio de Achocalla, cuya inversión alcanzó a Bs 235.000. En Cercado, Oruro, la misma cartera entregó 7,42 toneladas y una inversión de Bs 272.680.

Las lluvias impactaron en los nueve departamentos del país. De hecho, el domingo, el mismo Calvimontes dio el reporte y señaló que la región más golpeada es La Paz.

“Hasta el día de hoy (domingo) ya son nueve los departamentos que han sido afectados, prácticamente los nueve de nuestro territorio nacional. Asimismo, tenemos ocho municipios que se han declarado en desastre municipal; cuatro municipios en emergencia municipal; los afectados son 80 municipios, estamos hablando de 219 comunidades”, apuntó.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

A 2023, la UPEA crece y ya llega a 80.000 matriculados

Con cinco carreras como favoritas, la universidad se abre paso en el país.

Frontis de la UPEA.

Por Aylin Peñaranda

/ 26 de febrero de 2024 / 08:04

Apenas sale el sol y los predios de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) empiezan a llenarse de estudiantes. La casa de estudios ha crecido junto con su historia, cuadras de edificios albergan a su población que se multiplica de forma acelerada.

Hasta 2023, la cantidad de matriculados en esta universidad llegó a 80.000 y para este año en que ya comenzó la inscripción, se espera que incluso supere esa cifra.

“Somos 80.000 estudiantes, las proyecciones son 84.000 estudiantes, hay que pensar que en un fututo la UPEA llegará a más de 100.000 estudiantes”, explica a La Razón el rector de esta casa de estudios, Carlos Condori.

La joven universidad se abre campo como una de las opciones de los bachilleres. En sus 23 años de historia ya logró consolidar 37 carreras, de las cuales cinco son hasta ahora las favoritas.

Los datos de la UPEA reflejan que la primera elección de los estudiantes en este establecimiento es Derecho, carrera que es una de de las que tiene mayor demanda también en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) de La Paz.

El Alto

“Es una profesión de ejercicio independiente, con posibilidad de doble profesión y campo laboral”, señala a este medio el vicerrector de la UPEA, Efraín Chambi.

Derecho llegó a contar en 2023 con 13.600 matriculados, seguido por Ciencias de la Educación, con 6.500; Contaduría Pública, Administración de Empresas e Ingeniería en Sistemas (ver infografía).

UPEA

De esta manera, la universidad se perfila como una de las más importantes en cuanto a población estudiantil en el país.

“Nuestra Universidad Pública de El Alto logró alcanzar 80.000 matriculados al 2023; y según datos estadísticos del Sistema Universitario Nacional, somos la tercera universidad con mayor población universitaria”, destaca el vicerrector de la UPEA.

Lo que empezó como un ambicioso y soñado proyecto entre los años 80 y 90, crece. Actualmente, los datos de la universidad apuntan a que el 85% de su población está en el área urbana y 15% en la rural, es decir, las 11 subsedes también han logrado dar oportunidades de estudios.

UPEA

“Un hecho importante, es que se logró aprobar una sede en Sorata, donde los jóvenes no tenían una universidad pública”, asevera el rector Condori.

La UPEA cuenta su historia con orgullo. Los sueños de los años 80 y 90, cada paso e incluso una huelga para dar oportunidad a El Alto de tener una universidad que abriera las posibilidades de la educación, se consolidaron por fin en 2.000.

“El 3 de abril, día fijado para el inicio para la inscripción de estudiantes a la Universidad Autónoma de El Alto, se presentaron una veintena de jóvenes, algunos acompañados de sus padres, se les explicó que no teníamos permiso, ni presupuesto, pero teníamos legitimidad”, relata la casa de estudios, en su portal electrónico.

La expectativa era en ese momento baja, pero fue superada con creces. Lo más ambicioso era llegar a 3.000 estudiantes, pero se logró alcanzar a 15.000.

“El primero de mayo de 2000, 15.000 estudiantes, y más 8.000 vecinos de esta ciudad se dirigen hacia Villa Esperanza (sector norte de El Alto) a tomar los predios construidos para la Universidad de El Alto”, detalla la UPEA.

Villa

Desde ese día, Villa Esperanza es el centro formador de nuevos profesionales. De la veintena de jóvenes que se acercaron al principio, a los 15.000 estudiantes que se inscribieron en 2.000, ahora la UPEA consolidó 80.000 estudiantes en formación; además, en tres gestiones entregó al país más de 10.000 profesionales.

“Agradecemos a los fundadores que marcharon, se crucificaron y a partir de ahora la marca UPEA tiene que consolidarse en el mercado laboral, porque los jóvenes demostraron que hay mucho talento y conocimiento”, señala a La Razón el presidente del Honorable Consejo Universitario (HCU), en representación del plantel docente, Bernal Mamani.

Incluso se ha logrado captar a estudiantes extranjeros. “Según registro y admisiones, contamos con 76 universitarios provenientes del Perú, estimamos que esta gestión el numero irá creciendo debido a que la universidad viene trabajando en políticas de calidad académica”, asevera el vicerrector.

Los estudiantes colman las aulas y cuando cae la noche, recién las clases acaban en la UPEA.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias