Su padre, Junior, hizo una demostración ante las cámaras de una televisora local, colocando cubiertos, teléfonos celulares, controles remotos y hasta ollas de cocina que quedaban adheridas a la piel del pequeño.

Junior explica que descubrieron el magnetismo de Paulo un día que le pidió que le trajera unos cubiertos y «para mi sorpresa, venían pegados» a su piel.

Celebridad adhesiva

Aunque los médicos que han sido consultados no logran explicar el fenómeno y aseguran nunca haber visto un caso similar, estiman que la salud del niño no corre peligro.

«Podemos ver que hay cierta adhesividad. Que él logra hacer que los objetos se peguen a su cuerpo, algunos de ellos muy pesados, pero no es algo completamente fuera de lo ordinario», aseguró el Dr. Dix-Sept Rosado Sobrinho.