Sociedad

miércoles 19 ene 2022 | Actualizado a 15:57

Las funerarias se triplicaron en los últimos cinco años en El Alto

Se registraron en la Alcaldía 72 negocios relacionados con la venta y servicio funerario. Los precios varían entre los Bs 1.500 y Bs 3.500, dependiendo de la solicitud del cliente

/ 26 de octubre de 2015 / 04:00

La cantidad de funerarias en El Alto se triplicó en los últimos cinco años. En 2010 funcionaban al menos 20 de estos negocios, que hoy llegan a 60, y según los propietarios este fenómeno se da por el crecimiento poblacional y la demanda vecinal.

De acuerdo con los datos recabados por la unidad municipal de Ingresos y Control Tributario de la Dirección de Recaudaciones de la Alcaldía de El Alto, en esta ciudad existen actualmente 60 funerarias y se reportan 12 negocios de venta de ataúdes.

Los propietarios señalan que es una actividad que tiene una demanda constante y reconocen que les genera una rentabilidad que permite obtener recursos económicos sin que tengan que depender de un empleador.

No obstante, los dueños de estos emprendimientos señalan que la reciente proliferación de más casas funerarias les ha afectado. Además, ven una “competencia desleal” en algunos artesanos dedicados a la elaboración de ataúdes, quienes muchas veces ofrecen los mismos servicios a menor precio y en su criterio con menor calidad.

Servicios. Las funerarias de El Alto ofrecen un servicio completo con precios variables entre los Bs 1.500 y Bs 3.500, dependiendo de lo que el cliente solicite y la calidad de ataúd que se requiera para el difunto.

El servicio completo implica la compra del ataúd, el colocado de alfombras, cortinas, velas, flores, luces y  una pequeña capilla ardiente.

La oferta es a domicilio o en algún salón que los dolientes escojan. No todas las funerarias cuentan con ese espacio en un inmueble, pero lo que hacen es recomendar algunos salones para el ritual. “Generalmente, las familias deciden que velarán al difunto en su casa, algunos lo hacen en las sedes sociales de las juntas vecinales”, comentó Alberto Chambi, administrador de una funeraria de El Alto.

El costo de los ataúdes va desde los Bs 100 para bebés. En el caso de las personas adultas, el más económico cuesta Bs 1.500 y Bs 3.500 el más caro.
La muerte llega, muchas veces sin previo aviso, por lo que muchas familias se ven sorprendidas y ante esta situación no tienen otra opción que pedir una rebaja en los costos del servicio funerario. En algunos casos porque no tenían previsto ese gasto o por tener ingresos económicos bajos.

“Se les da una rebaja, porque se nota quiénes no tienen recursos para pagar”, explicó la propietaria de la funeraria El Descanso, Wilma Conde. Por otra parte, hay quienes piden ataúdes con mucho tiempo de anticipación, se dieron casos en que lo hicieron incluso hasta dos años antes del fallecimiento de una persona.

“Esto se debe a que esas personas han sido desahuciadas o son de la tercera edad, entonces los familiares ya se preparan, piden modelos y colores de los cajones”, dijo Julio Lima.

La ubicación de estas funerarias es estratégica, se encuentran en las avenidas principales, cercanas a centros de salud, hospitales y a las carreteras de donde se reportan con frecuencia accidentes de tránsito.

 Frente a la Universidad Pública de El Alto (UPEA), en la avenida Juan Pablo II, Villa Dolores, Senkata, San Roque y los cruce de Viacha y Villa Adela son los sectores donde más se pueden encontrar estas funerarias.

Colores en los ataúdes

Jóvenes
El color blanco de un ataúd se distingue de los demás porque  es utilizado para niños, niñas o jóvenes mujeres o varones solteros. Los demás colores son a elección. El que más requieren es el marrón y con bordes redondos.

Artesanos se dedican a la elaboración de ataúdes

En El Alto existen artesanos que construyen ataúdes para las casas  funerarias. No obstante, otros abrieron su propio negocio y para los dueños de este tipo de emprendimientos es “una competencia desleal” porque venden y ofrecen al cliente precios más bajos.

En El Alto, al igual que en muchos otro rubros, los negocios parten de iniciativas familiares. Estos artesanos elaboran los féretros en sus casas y los venden.

Son personas que adquirieron sus conocimientos relacionados con la carpintería a través de sus padres o sus abuelos.

Es el caso de Julio Lima, quien aseguró que su padre le enseñó a construir los cajones de madera, que son vendidos como ataúdes.

“Trabajé también en una funeraria, pero luego de ver y conocer todo este movimiento, decidimos con mi esposa hace 15 años instalar nuestro propio negocio”, contó. Él vende en la zona Paraíso y su tienda lleva el nombre de Jacob.

Los artesanos, al no tener un espacio establecido y no pagar impuestos, ofrecen sus servicios más baratos con relación a los negocios establecidos legalmente.

 Las funerarias con licencia piden a las autoridades municipales controlar con alguna normativa esta diferencia que les genera pérdidas económicas.

La Paz recibe 7 de cada 10 difuntos

Al menos el 70% de las personas que requieren servicios funerarios en El Alto traslada a sus familiares fallecidos a cementerios de La Paz. La Razón hizo una encuestas en diez funerarias, las que coincidieron en que de cada diez clientes, siete prefieren llevar a sus difuntos a la sede de gobierno.

Hay tres factores por los que los clientes deciden acudir al cementerio de La Paz, según explican los propietarios y administradores de este tipo de negocios.

Uno de ellos es que en el cementerio general de El Alto la construcción del nicho cuesta más porque se debe contratar además a un albañil para que haga el trabajo y éste cobra Bs 780, en cambio en La Paz solo se debe comprar el espacio ya hecho que cuesta entre Bs 250 y Bs 300, en ambos casos es por un periodo de cinco años.

“La diferencia en La Paz es que no se puede elegir el lugar, se hace un sorteo entre las funerarias y si te tocó al medio, arriba o abajo, se acata”, explicó Wilma Conde, de la funeraria El Descanso.

Un segundo aspecto para que las personas decidan trasladar los cuerpos a La Paz es porque trabajan, estudian o hacen alguna actividad cotidiana en esta ciudad y sienten que estarán más cerca de sus seres queridos para poder visitarlos.

La Alcaldía de El Alto comenzó un trabajo de relevamiento de información en 2013 para conocer qué población es la que se entierra más, entre niños, jóvenes, adultos,  mujeres, varones o ancianos, pero hasta la fecha no se cuenta con esos datos.

Un tercer elemento es que El Alto no cuenta con una morgue y La Paz sí, en el Hospital de Clínicas. Tras recuperar el cadáver, se hace más fácil para los familiares contratar servicios funerarios en la hoyada.

Comparte y opina:

El boleto inteligente abarata el transbordo en el teleférico

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

/ 12 de junio de 2018 / 14:49

Mi Teleférico lanzó ayer el Boleto Inteligente (BI), que permite a sus usuarios que no tienen tarjeta beneficiarse también con la rebaja por el uso de más de una línea. El ticket tiene un código QR (respuesta rápida) que registra las interconexiones pagadas.

El BI tiene validez de un día y el o los pasajeros no podrán superar un tiempo de transbordo “x”, que no está establecido. El código QR será reconocido por el lector de los molinetes.

El usuario debe informar sobre su destino y la cantidad de personas al llegar a las cajas. El vendedor calcula cuánto tiene que abonar y le entrega la factura y el BI.

En cada transbordo, el pasajero tiene que acercar el código QR al lector del molinete; una vez que llegue a su destino, el boleto ya no tendrá validez, explicó César Dockweiler, gerente general de la empresa Estatal de Transporte por Cable Mi Teleférico,

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

Por un recorrido en la primera línea pagará Bs 3 y Bs 2 en cada transbordo. Hasta antes de ayer accedían a este descuento solo los usuarios que utilizan tarjeta y que ascendían a fines de febrero a 600.000. “Si una persona quiere ir de Irpavi (Macrodistrito Sur de La Paz) a Río Seco en El Alto usará las líneas Verde, Celeste, Blanca, Naranja, Roja y Azul, solo el primer pase (trazo Verde) le costará Bs 3; por cada interconexión con las otras cinco será de Bs 2”, explicó el directivo.

Todo el trayecto le costará solamente Bs 13; antes hubiera tenido que abonar Bs 18.

Dockweiler aclaró que el pasaje tiene que ser usado en el día  —no se lo puede guardar para otra jornada—, y en un tiempo determinado, por lo que la misma persona que va a Río Seco, por ejemplo, no podrá hacer una escala para ir a comprar a la Uyustus y retomar su viaje en la Línea Roja.

“Si alguien va en familia, puede solicitar este boleto e informar la cantidad de personas que usarán el servicio y el destino al que pretenden llegar”, recalcó.

Para evitar errores y difundir las ventajas de adquirir el BI y la forma de usarlo, brigadas de 26 jóvenes se desplazarán por las estaciones de las diferentes líneas.

Indicaciones

  1. Caja. En caja deberá indicar. El destino al que quiere llegar y si viaja solo o la cantidad de personas que lo acompañan.
  2. Corrido. No puede desviarse, hay un tiempo limitado de viaje hasta llegar a su destino final y   el BI no es válido pasado ese tiempo.
  3. Excepción. En casos en los que haya largas filas, el tiempo de llegada se extenderá automáticamente.

Comparte y opina:

El boleto inteligente abarata el transbordo en el teleférico

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

/ 12 de junio de 2018 / 14:49

Mi Teleférico lanzó ayer el Boleto Inteligente (BI), que permite a sus usuarios que no tienen tarjeta beneficiarse también con la rebaja por el uso de más de una línea. El ticket tiene un código QR (respuesta rápida) que registra las interconexiones pagadas.

El BI tiene validez de un día y el o los pasajeros no podrán superar un tiempo de transbordo “x”, que no está establecido. El código QR será reconocido por el lector de los molinetes.

El usuario debe informar sobre su destino y la cantidad de personas al llegar a las cajas. El vendedor calcula cuánto tiene que abonar y le entrega la factura y el BI.

En cada transbordo, el pasajero tiene que acercar el código QR al lector del molinete; una vez que llegue a su destino, el boleto ya no tendrá validez, explicó César Dockweiler, gerente general de la empresa Estatal de Transporte por Cable Mi Teleférico,

El ticket no debe ser mojado, estrujado, doblado o raspado, ya que el dispositivo no reconocerá el código de respuesta rápida y el pasajero no podrá recuperar la suma invertida.

Por un recorrido en la primera línea pagará Bs 3 y Bs 2 en cada transbordo. Hasta antes de ayer accedían a este descuento solo los usuarios que utilizan tarjeta y que ascendían a fines de febrero a 600.000. “Si una persona quiere ir de Irpavi (Macrodistrito Sur de La Paz) a Río Seco en El Alto usará las líneas Verde, Celeste, Blanca, Naranja, Roja y Azul, solo el primer pase (trazo Verde) le costará Bs 3; por cada interconexión con las otras cinco será de Bs 2”, explicó el directivo.

Todo el trayecto le costará solamente Bs 13; antes hubiera tenido que abonar Bs 18.

Dockweiler aclaró que el pasaje tiene que ser usado en el día  —no se lo puede guardar para otra jornada—, y en un tiempo determinado, por lo que la misma persona que va a Río Seco, por ejemplo, no podrá hacer una escala para ir a comprar a la Uyustus y retomar su viaje en la Línea Roja.

“Si alguien va en familia, puede solicitar este boleto e informar la cantidad de personas que usarán el servicio y el destino al que pretenden llegar”, recalcó.

Para evitar errores y difundir las ventajas de adquirir el BI y la forma de usarlo, brigadas de 26 jóvenes se desplazarán por las estaciones de las diferentes líneas.

Indicaciones

  1. Caja. En caja deberá indicar. El destino al que quiere llegar y si viaja solo o la cantidad de personas que lo acompañan.
  2. Corrido. No puede desviarse, hay un tiempo limitado de viaje hasta llegar a su destino final y   el BI no es válido pasado ese tiempo.
  3. Excepción. En casos en los que haya largas filas, el tiempo de llegada se extenderá automáticamente.

Comparte y opina:

Heridas que no sanan; violaciones en el hogar

La mejor forma de prevenir es la información y comunicación. “Pero es difícil tomar algún recaudo del entorno, ¿dónde uno se siente más seguro?, es en la familia, con los padres”, sostuvo Núñez.

/ 10 de junio de 2018 / 19:42

De enero a fines de mayo, 271 menores de edad fueron víctimas de violación, dentro y fuera del hogar en Bolivia, según la Policía; en al menos 15 casos, madres o abuelas fueron cómplices o encubridoras, y al menos en tres, participaron de los vejámenes.

¿Qué pasa en la cabeza de estas mujeres? y ¿qué mecanismos de prevención deberían activarse en estos casos? Estas dos preguntas fueron planteadas a las psicólogas María Inés Villanueva y María Teresa Núñez, y al director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), coronel Erick Millares.

Una mujer se convierte en cómplice, coincidieron los expertos, por varios factores: miedo, dependencia emocional y económica del agresor, el ejercicio de la violencia y amenazas o una desviación por motivos que deben ser estudiados (madres que formaron “tríos” , por ejemplo).

Según Villanueva, las madres saben que el agresor es violento, lo que les genera miedo, creen que su pareja nunca haría algo así o temen las consecuencias sociales y familiares, el rechazo y repudio a ella y a toda su familia.

Otro aspecto es que la mujer considera a su hija como una rival. “Cree, que ella es la amante de su pareja, y hace de cuenta que no pasó nada, en el fondo es un conflicto emocional interno y perverso”, sostuvo Villanueva.

Núñez apuntó que hay mujeres que vienen de familias violentas, donde pudieron ser víctimas del mismo delito o de otro tipo de maltrato por sus hermanos, tíos, padres e incluso su misma progenitora. “Hay mujeres que salen a trabajar, piden al padre, a los hermanos mayores, a los primos o tíos de la víctima que ayude a cuidarlos y ocurre lo peor”.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón. (10/06/2018)

Comparte y opina:

Heridas que no sanan; violaciones en el hogar

La mejor forma de prevenir es la información y comunicación. “Pero es difícil tomar algún recaudo del entorno, ¿dónde uno se siente más seguro?, es en la familia, con los padres”, sostuvo Núñez.

/ 10 de junio de 2018 / 19:42

De enero a fines de mayo, 271 menores de edad fueron víctimas de violación, dentro y fuera del hogar en Bolivia, según la Policía; en al menos 15 casos, madres o abuelas fueron cómplices o encubridoras, y al menos en tres, participaron de los vejámenes.

¿Qué pasa en la cabeza de estas mujeres? y ¿qué mecanismos de prevención deberían activarse en estos casos? Estas dos preguntas fueron planteadas a las psicólogas María Inés Villanueva y María Teresa Núñez, y al director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), coronel Erick Millares.

Una mujer se convierte en cómplice, coincidieron los expertos, por varios factores: miedo, dependencia emocional y económica del agresor, el ejercicio de la violencia y amenazas o una desviación por motivos que deben ser estudiados (madres que formaron “tríos” , por ejemplo).

Según Villanueva, las madres saben que el agresor es violento, lo que les genera miedo, creen que su pareja nunca haría algo así o temen las consecuencias sociales y familiares, el rechazo y repudio a ella y a toda su familia.

Otro aspecto es que la mujer considera a su hija como una rival. “Cree, que ella es la amante de su pareja, y hace de cuenta que no pasó nada, en el fondo es un conflicto emocional interno y perverso”, sostuvo Villanueva.

Núñez apuntó que hay mujeres que vienen de familias violentas, donde pudieron ser víctimas del mismo delito o de otro tipo de maltrato por sus hermanos, tíos, padres e incluso su misma progenitora. “Hay mujeres que salen a trabajar, piden al padre, a los hermanos mayores, a los primos o tíos de la víctima que ayude a cuidarlos y ocurre lo peor”.

Encuentre la información completa en la edición impresa de La Razón. (10/06/2018)

Comparte y opina:

Diálogo deja a mesa técnica ver viabilidad de modificar la Ley 195 para atender pedido de la UPEA

Los representantes del Gobierno, Legislativo y del Universidad Pública de El Alto (UPEA) sostuvieron este sábado un diálogo que fue declarado en cuarto intermedio hasta contar con el resultado del trabajo de la mesa técnica

/ 9 de junio de 2018 / 22:36

Fueron un poco más de siete horas ininterrumpidas de conversaciones entre autoridades del Gobierno, Legislativo y representantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA). Decidieron dejar a una comisión técnica el análisis de la viabilidad o no de modificar la Ley 195 de asignación de recursos de coparticipación tributaria, principal demanda de los universitarios.

La mesa técnica, que estará formada por personal del Ministerio de Economía y de la casa de estudios superiores, se reunirá a las 08.00 de este domingo. El presidente del Senado, José Alberto Gonzales, informó del acuerdo y que las conversaciones estuvieron centradas, justamente en garantizar las actividades académicas.

Instalaciones de la Vicepresidencia del Estado fueron escenario del encuentro acordado el viernes tras semanas de movilizaciones y piquetes de huelga de hambre. En una de esas movilizaciones, el 24 de mayo, perdió la vida el universitario Jonathan Quispe como resultado de un impacto de canica disparada, según la Fiscalía, por un uniformado parte del operativo de represión.

La principal demanda es modificar la Ley 195 para que se les asigne un mayor porcentaje de los recursos de coparticipación tributaria como una solución de fondo de tal manera de evitar que cada año deban iniciar protestas por un presupuestario extraordinario. El Gobierno, a diferencia del pasado, ahora expresó su disposición a discutir la viabilidad de la demanda.

“Hemos avanzado positivamente, estamos revisando el tema vinculado al presupuesto y lo que ellos piden es la modificación a la Ley 195, nosotros también ya les hemos dado nuestra postura. Nuestro desafío es garantizar los recursos a la UPEA para que pueda trabajar con absoluta normalidad”,  aseguró Gonzales en una conferencia de prensa.

Gonzales compareció ante los medios de comunicación con el rector de la UPEA, Ricardo Nogales, y el resto de delegados de la UPEA.

“Hubo un acercamiento entre el Gobierno y la UPEA, estamos analizando si se puede o no modificar la ley, y hemos ratificado las resoluciones de la asamblea Docente- estudiantil. Una vez que concluya la mesa técnica nos reuniremos para firmar los acuerdos”, explicó Nogales en las escalinatas de la Vicepresidente del Estado, donde se hizo la conferencia.

Hasta el jueves el Gobierno daba por descartada la modificación de los porcentajes de asignación definidos en Ley 195 por su complejidad y porque implicaría necesariamente restarle recursos a otros sectores. El rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, expresó su desacuerdo con un posible ajuste en los porcentajes de redistribución.

Una vez que concluya el trabajo técnico, la comisión en pleno volverá a ser convocada para analizar el trabajo y de darse suscribir un acuerdo, en el que participaría el presidente Evo Morales de acuerdo al compromiso del Ejecutivo.

Comparte y opina: