Sociedad

martes 22 jun 2021 | Actualizado a 22:16

En un mes, 582 niños en cárceles leyeron 239 libros

En febrero de este año, 582 niñas y niños que viven con sus progenitores en los centros penales de Bolivia hicieron una lectura de 239 libros. Este es uno de los resultados del programa implementado por el Ministerio de Educación, a través de los Centros de Apoyo Integral Pedagógico (CAIP).

Por A. Cuevas

/ 10 de abril de 2016 / 04:00

En febrero de este año, 582 niñas y niños que viven con sus progenitores en los centros penales de Bolivia hicieron una lectura de 239 libros. Este es uno de los resultados del programa implementado por el Ministerio de Educación, a través de los Centros de Apoyo Integral Pedagógico (CAIP).

“A todos los niños que leen les fue muy bien en sus cursos”, indicó la coordinadora nacional de los CAIP, Rosa Torres, quien empezó a trabajar desde 2008 en mejorar la lectura de los niños que viven junto a sus madres en el centro penitenciario de Obrajes.

A partir de 2012 este tipo de trabajo se amplió a las 19 cárceles del país, con la instalación de más CAIP. Actualmente cada centro tiene una infraestructura adecuada para los niños entre tres y 14 años.

Registros del Ministerio de Educación señalan que en febrero 582 niñas y niños leyeron 239 libros; la cifra mayor de lectura pertenece al penal de San Pedro, en La Paz, con 73 libros; seguido de la cárcel de Obrajes, con 14; y la de Miraflores, con seis.

Roberto Aguilar, titular de Educación, entregó el 31 de marzo equipamiento para el CAIP del penal de Villa Busch, en Cobija (Pando). “En vez de estar en los pasillos o en las celdas, los niños encontrarán un aula pedagógica en condiciones óptimas y con material didáctico”, expresó.

Destacó que lo más importante es que los maestros acompañan y orientan en las actividades pedagógicas: lectura, informática, psicomotricidad.

El objetivo de este apoyo pedagógico es reducir la tasa de rezago y  deserción escolar, y lograr nivelarlos. Parte de la metodología en las aulas de los CAIP es la lectura de cinco a 10 minutos, explicó Torres. “Son lecturas cortas que aumentan según el nivel y tipo de libros”.

En 2013, una niña de 10 años que acudía a un centro que posteriormente se convirtió en CAIP había leído 229 libros. Ella fue una de las mejores alumnas de su curso y llegó a ser delegada del mismo. En 2015 se identificó a dos niños, hijos de reclusos de San Pedro, con las mejores calificaciones de su curso.

“El niño adquiere el hábito de la lectura y va acumulando puntos, esto le ayuda a conseguir material educativo como marcadores, crayones”, resaltó uno de los técnicos del CAIP, Daniel Viadez. El siguiente paso es llevar la lectura a los hospitales.

Las mujeres leen más

Un informe del CAIP de La Paz indica que las niñas son las que más leen, en comparación con los varones.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Alistan un proceso para medir calidad educativa

A dos años de la aplicación del nuevo currículo educativo en primaria y secundaria, el Ministerio de Educación anunció que en 2016 empezará a trabajar en los sistemas propios de evaluación de la calidad educativa en el país.

Por A. Cuevas

/ 22 de noviembre de 2015 / 04:00

A dos años de la aplicación del nuevo currículo educativo en primaria y secundaria, el Ministerio de Educación anunció que en 2016 empezará a trabajar en los sistemas propios de evaluación de la calidad educativa en el país.

“¿Qué es lo que queda de ahora en adelante?, es la profundización de lo que se logró hasta ahora en todos los planos del nuevo currículo y la Ley 070. El proceso más importante será comenzar en 2016 el desarrollo de sistemas de evaluación de la calidad educativa”, afirmó a La Razón, el ministro de Educación, Roberto Aguilar.

La aplicación del currículo del nuevo modelo educativo se dio en 2013, pero solo en 1° de primaria y secundaria. En un encuentro pedagógico se evaluó la implementación y se concluyó que esta modalidad progresiva de aplicación traería distorsión y complicación, por ello se decidió en 2014 la vigencia del nuevo currículo en todos los niveles.

El ministro señaló que este proceso de evaluación debe contar con la participación de todos los actores educativos: maestros, estudiantes, padres, madres e instituciones de la educación.

La autoridad adelantó que se construirán indicadores para los procesos de evaluación con base en 12.000 trabajos de tesis de licenciatura sobre experiencias aplicadas para medir la calidad educativa, los que fueron parte del Programa de Formación Complementaria para Maestras y Maestros (Profocom).

 “Se aprovechará este tipo de documentos para construir los indicadores de evaluación, sobre la base de éstos se irá haciendo la evaluación en colegios para establecer el grado de aplicación del currículo, de descolonización, de desarrollo del enfoque productivo. Esos serán los nuevos indicadores para la medición”, dijo Aguilar.

Para este efecto, el Ministerio de Educación incorporará equipos de profesionales que clasificarán los trabajos por áreas y temáticas.

“Hay buenos trabajos, ésos son los que queremos identificar”, señaló el Ministro de Educación.

A partir de un trabajo de gabinete ministerial se construirán los indicadores que serán aplicados en las aulas para medir el grado de avance en la calidad educativa, en la aplicación del currículo y en los diferentes componentes que implica el nuevo modelo.

Aguilar anticipó que dicho proceso de evaluación será abordado, en primera instancia, en un congreso nacional de maestros y maestras que está previsto para enero de 2016.

Comparte y opina: