Sociedad

Saturday 18 May 2024 | Actualizado a 07:58 AM

Revelan vínculos de exjuez con el abogado Jhasmany; aparecen dos nuevas víctimas

Ivana C. y un sargento de Policía son las dos nuevas víctimas del consorcio de abogados, jueces, fiscales y policías liderado por Jhasmani T. La primera alquiló su casa a una pareja cercana al abogado que se niega a pagar; y la segundo dijo haber perdido a su familia y sus bienes

/ 20 de febrero de 2019 / 11:46

La expareja del juez Rolando V., quien fue enviado a la cárcel en pasados días por, se presume, favorecer a una litigante, aseguró que éste tuvo fuertes vínculos con el abogado Jhasmany T. y que era cómplice de los delitos de extorsión, que recibía dinero de las torturas y que redactaba los fallos y resoluciones de su despacho en la vivienda del denominado «abogado torturador».

“Le favorecía de manera directa en los proceso que tenía en su juzgado y posteriormente ha realizado trabajos, memoriales, apelaciones, incidentes y resoluciones para el señor Jhasmany T. en su domicilio particular en horas de la noche, en la segunda circunvalación, una casa roja, donde algún rato me he apersonado y he visto que ha realizado memoriales junto con la abogada Rocío P.”, contó la mujer a la red ATB.

La denunciante dijo también que fruto de estos trabajos, su entonces esposo llegaba a su vivienda y le entregaba fuertes sumas de dinero que recibía del Jhasmany T., que oscilaban entre los $us 500 y $us 1.000 y que, inclusive, en una ocasión llegó a recibir como forma de pago una vagoneta Nissan Murano.

Asimismo, sostuvo que Jhasmany T. asistió al juez como su abogado defensor en varios procesos que tenía el juez.

Rolando V. no fue suspendido de su cargo y continúa figurando como juez de la Sala 5ta Cautelar de Cochabamba, pese a estar con detención preventiva en el penal de Arani tras ser acusado de haber influenciado en vocales y otras autoridades para beneficiar a una familia que fue denunciada por apropiación indebida de bienes y abuso de confianza.

Nuevas víctimas en caso del abogado extorsionador

Ivana C. es la duodécima víctima del consorcio de abogados, jueces, fiscales y policías liderado por Jhasmani T.; la mujer alquiló una casa en 2016 pero los inquilinos ni la desocupan ni pagan alquileres, que según la afectada, son parientes del abogado recluido en Chonchocoro.

En noviembre de 2016, la víctima alquiló una vivienda al teniente de Policía Gabriel Vargas y a su esposa Kelly T., pero, al encontrar irregularidades en el uso del bien y el retraso en el pago de alquileres, les pidió que desalojen su casa.

El 1 de febrero de 2018, Kelly T. le informó que su abogado se iba a encargar del tema. Ivana C. informó que poco después, un grupo de personas, al mando de Jhasmani T., irrumpió en su vivienda.

“‘El problema lo arreglará conmigo. ¿Cómo quiere arreglar?, porque yo arreglo esto de otra forma, ¿No ve?’, les dijo a sus colaboradores, que empezaron a filmar con celulares; en eso, llegó mi abogado”, contó la afectada.

Su defensor conocía al dueño de Leclere & Asociados, así que la dejaron ir y se comprometieron a desocupar el inmueble cuanto antes; pero no cumplieron y ella denunció amenazas.

También se presentó ante las autoridades un sargento de Policía —la decimotercera víctima—, quien acusó al abogado y a su “brazo operativo”, el capitán Jhamil S., de haberlo despojado de su familia y sus bienes.

Ese capitán —agregó— “proporciona información institucional, confidencial, armas, granadas, archivos de policías y sus familiares” y otros, al cabecilla del consorcio.

Desde 2017, el sindicado fue ayudante del hoy comandante de la Policía de Cochabamba, coronel Raúl Grandy, cuando éste era aún subcomandante, y como tal tenía acceso a documentos confidenciales, según reza la denuncia. (19/02/2019)

Comparte y opina:

Muere tras ser arrastrada por auto de esposo

Grave. Una mujer fue abusada y atacada con ácido por su expareja

/ 1 de septiembre de 2015 / 06:37

A las 00.15 del sábado 29 de agosto falleció Olga Natividad Solano Subia, de 26 años, en la unidad de cuidados intensivos del hospital San Juan de Dios de Tarija. Su esposo Godofredo R.S., de 28 años, la arrastró con su camioneta unos 15 metros, ocasionándole graves lesiones.

A las 02.15 del viernes 21 de este mes la joven se enteró de que su esposo estaba en compañía de otra mujer. Tomó un taxi y dio con él en el barrio de Miraflores, Tarija. Dispuesta a reclamarle su infidelidad, bajó del auto de alquiler y se dirigió a la camioneta Chevrolet ploma con placa de control 3799MGH y trataba de abrir la puerta cuando su pareja, que tenía 0,55 gramos de alcohol en la sangre (sancionable), arrancó.

“La señora trató de interceptarle y se agarró de la parte izquierda del auto y, viendo esto, su esposo partió y la arrastró unos 15 metros”, dijo ese día el coronel Wálter Valda, comandante departamental de la Policía. Veinte metros más adelante la víctima se soltó y cayó de espaldas sobre el pavimento. “Tenía un edema cerebral masivo con isquemia (disminución de la irrigación sanguínea) e infarto cerebral en varias zonas del tejido del cerebro, además de politraumatismo, con fractura doble de tibia y peroné”, informó ese día el director del nosocomio, Roberto Marqués.

El esposo fue arrestado y al día siguiente, sábado 22, fue enviado con detención preventiva al penal de Morros Blancos imputado por el delito de tentativa de feminicidio. Tras la muerte de Olga Natividad, el tipo penal cambiará a feminicidio.  

Desfigurada. En Cochabamba, un padre denunció que la expareja de su hija Sara M.Q., de 42 años, la interceptó, la abusó sexualmente y luego le arrojó ácido en la cara. La mujer está internada en el hospital Viedma de la capital departamental.

El coronel Alejandro Pozo, de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, precisó que el ataque se produjo a las 08.00 del domingo 30 de agosto, cuando ella se dirigía al mercado de Quillacollo, donde tenía un puesto de venta.

El sujeto de 36 años, con el que había terminado, la interceptó, discutieron y él le arrojó ácido en la cara. “Se presume que estaba preparado”, dijo el jefe policial. Sara M.Q. tiene quemaduras de primero, segundo y tercer grado en el rostro, pecho y abdomen. El 25% de su masa corporal fue afectada, se informó en el hospital. El principal problema son sus ojos; ayer fue sometida a cirugía.

FELCV recibe maletines de investigación

UNFPA

El Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) entregó maletines de investigación a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) e inició el curso de criminalística para fortalecer sus capacidades de investigación de la violencia contra las mujeres. Los implementos serán usados en El Alto, La Paz, Cochabamba, Quillacollo, Vinto, Sacaba, Betanzos, Muyupampa, Santa Cruz, Montero, Yacuiba, Villa Montes y Oruro, donde se identificaron altos índices.

Comparte y opina:

La violencia machista causa en Bolivia otras dos muertes

Feminicidio. María Elena Q., de 27 años, y Nora C., de 28, son las víctimas

/ 20 de mayo de 2015 / 09:19

Dos nuevos casos de feminicidio se registraron en Bolivia el fin de semana. El primero en el municipio fronterizo de Yacuiba, Tarija, y el segundo, en Shinahota, departamento de Cochabamba. En ambos casos los asesinos eran parejas de las víctimas.

La comunidad de La Grampa, en el municipio de Yacuiba, se vio conmovida este domingo por el hallazgo del cadáver de María Elena Q. M., de 27 años, abandonado en medio de los matorrales, con una data de muerte de entre ocho y diez días.

La desaparición de la joven, quien se dedicaba al comercio, fue reportada por su pareja David B., de 28, exrecluso del penal de El Palmar, el 4 de mayo, quien es el principal sospechoso.

De acuerdo con las primeras indagaciones, ambos comenzaron a convivir hace tres meses. La víctima se había divorciado de Franklin Q. A., con quien tuvo un hijo. Según el diario El Chaqueño, María Elena Q. M. solicitó asistencia en el Servicio Legal Integral de la Alcaldía debido a que su exmarido continuaba llamándola. Sin embargo, tras ocho horas de arresto, Franklin Q. A. fue liberado al no hallarse indicios.  Asimismo, el informe forense estableció que la causa de muerte fue asfixia mecánica por ahorcamiento.

Trópico. Nora C. V., de 28 años, madre de tres niños, fue la segunda víctima de feminicidio.   Su cónyuge Ronald C., de 32, fue remitido a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia de Villa Tunari como principal sospechoso de su muerte. La tarde de ayer, la jueza mixta de Instrucción Penal Cautelar de Villa Tunari, Mary Luz Montaño, ordenó su detención preventiva en la cárcel de San Antonio, informó el fiscal que indaga el caso, Reynaldo Arguelles.

De acuerdo con los reportes de la Policía, el sábado 16 de mayo el sujeto llegó a la casa de los padres de la víctima con el cadáver de Nora. Les explicó que luego de una discusión de pareja, ella se había envenenado.

El sujeto ese día temprano se fue con ella a su chaco, ubicado en Palmar Pampa B, dentro del parque Carrasco. Sin embargo, en la autopsia de ley el forense estableció que la causa de su deceso fue un trauma cervical, ocasionado presuntamente cuando el sujeto intentaba hacerle ingerir por la fuerza un insecticida.

  En la audiencia de medidas cautelares, él alegó que tal vez le ocasionó la lesión cuando la auxiliaba después de que ella ingiriera el veneno.   Vecinos de la pareja testificaron que Nora era víctima de constantes malos tratos y agresiones físicas y psicológicas del sujeto, al que describieron como un hombre violento. 

Suman 24 hechos

Alarmante

Con los dos últimos feminicidios, los casos en lo que va del año suman 24, según un recuento de prensa efectuado por este diario. Del total, 12 se registraron en Cochabamba.

Comparte y opina: