Sociedad

Thursday 11 Aug 2022 | Actualizado a 13:36 PM

El VIH en Bolivia: Casos en fase sida bajan y la expectativa de vida llega a 20 años

Hace cinco años, las personas con VIH debían tomar 20 píldoras cada día para controlar el virus, pero éstas les causaban sueño y dolor de estómago, entre otros malestares.

/ 31 de julio de 2019 / 08:43

Daniel C. P., de 36 años, fue diagnosticado como portador del VIH hace 12 años. Su familia lo apoyó al principio con la compra de fármacos para evitar que el virus avance a fase sida, luego accedió al tratamiento gratuito y hoy su expectativa de vida mejoró.

“A mis 24 años me dijeron que era positivo al VIH. Fue un jueves, lo recuerdo bien, sentí que mi mundo se acababa, que moriría rápido. Poco sabía de la enfermedad, pese a que mi padre es médico. Con mucho esfuerzo mi familia compró el tratamiento y gracias a ello sigo vivo y si me cuido sé que moriré de viejo”, relató Daniel.

Él es una de las 10.020 (50,5% del total) personas que viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y que reciben del Estado el tratamiento gratuito de retrovirales, que son medicamentos que ayudan a alargar la vida del portador. El fármaco impide que el virus se expanda dentro del organismo y elimine las defensas.

“Los retrovirales están cubiertos por el SUS (Sistema Único de Salud) y existe la provisión suficiente para cubrir la demanda. A la fecha más de 10.000 personas cuentan con sus medicamentos y los recogen de forma oportuna y sostenida. Ellos tienen mayor expectativa de vida”, informó el responsable nacional del Programa VIH/Sida, Alejandro Sánchez.

El dato fue corroborado por el último informe del programa, en el que se especifica que al principio de la epidemia (1984-1999) el 38% de personas estaba en fase sida (etapa terminal), pero para finales de 2018 el porcentaje disminuyó a 11%. (Ver infografía).

Sánchez señaló que hace 10 años, los portadores desarrollaban la fase sida en cinco o seis años desde el diagnóstico y morían, pero la expectativa de vida aumentó a 20 años. Lo atribuyó a que la confianza en los retrovirales creció entre los pacientes.

Recordó que hasta hace cinco años, las personas con VIH debían tomar 20 píldoras cada día para controlar el virus, pero éstas les causaban sueño, dolor de estómago y otros. “Su calidad de vida no era buena, incluso muchos andaban de mal humor. Pero la cantidad de pastillas redujo paulatinamente hasta llegar a una, manteniendo la eficacia. Todo esto mejoró su situación”.

Píldoras. Así lo confirma Rossío M., quien fue detectada como portadora hace tres años. Ella es miembro de la Red Nacional de Personas que Viven con VIH/sida en Bolivia (Redbol). “Cuando me dijeron que era positiva al virus, lloré y recién valoré la vida. Pero con el apoyo psicológico llevo una vida casi normal. Los retrovirales permiten que trabaje, salga con amigas, aunque no bebo ni fumo, pero viviré más que otros”.

De acuerdo con la Redbol, en el país hay portadores que comenzaron el tratamiento hace 20 años. Ellos están con vida gracias a los retrovirales que disminuyeron drásticamente la carga viral.

Según un reciente informe de la Organización Mundial de Salud  (OMS), cuando un portador sigue el tratamiento, se reduce en 96% el riesgo de que transmita el VIH a su pareja sexual sin la enfermedad. “La recomendación de iniciar el tratamiento en todos los individuos que viven con el virus contribuirá significativamente a reducir la transmisión en el mundo”, indica el documento.

David Segurondo, especialista del tema y médico del centro piloto de La Paz, donde se entregan los retrovirales, indicó que el tratamiento consiste en la combinación de medicamentos que bloquean el progreso normal del VIH, al evitar que se multiplique.

“Esta terapia previene los daños del virus al sistema inmunológico y reduce la transmisión a otras personas. Los fármacos nuevos son más eficaces y tienen menos efectos secundarios”, detalló.

Sánchez expresó que el área recibe cada año Bs 21 millones del Tesoro General de la Nación, de los cuales Bs 18 millones se destinan a la compra de medicamentos y el resto a la prevención. “Estamos poniendo más énfasis en la detección temprana de casos”. (30/07/19)

Comparte y opina:

Con cuatro nuevos casos de la viruela del mono, el número sube a 10, todos en Santa Cruz

La Dirección de Epidemiología estableció que todos los pacientes con la enfermedad deben ser aislados.

Foto: mibebeyyo.mx

/ 11 de agosto de 2022 / 12:07

El director nacional de Epidemiologia del Ministerio de Salud, Freddy Armijo, informó sobre cuatro nuevos casos de viruela del mono, con los cuales la cifra sube a 10 en el país, todos en Santa Cruz de la Sierra. Asimismo, indicó que se activó el protocolo de alerta, que consiste en el aislamiento de los pacientes.

“Estos últimos casos se han dado en Santa Cruz, y en realidad los 10 casos que tememos están en este municipio”, aseguró la autoridad, a tiempo de señalar que “la Dirección General de Epidemiologia ha establecido que todo caso de viruela del mono debiera ser aislado”.

El director Freddy Armijo, en la conferencia de este jueves. Foto: Ministerio de Salud

Añadió que solo dos de los pacientes identificados han tenido nexo epidemiológico, es decir, que tuvieron contacto con otras personas, como familiares y amigos.

Del total de las personas contagiadas con la viruela del mono, tres son importados. Estos habrían contraído la infección a través de un viaje al vecino país del Brasil, el resto de los enfermos son por contagio nativo.

Armijo también explicó que tres de los infectados no son de nacionalidad boliviana. “De los 10 casos, el segundo es de nacionalidad brasileña, hay de nacionalidad venezolana que es el sexto caso, y el séptimo caso es de nacionalidad chilena”.

Todos los pacientes que se han infectado son hombres. Están aislados y son sujetos a un seguimiento por el Ministerio de Salud y Deportes, en coordinación con los subgobiernos.

Comparte y opina:

Hospital del Niño cumple 50 años con la meta de renovación

El nosocomio apunta a la construcción de una nueva infraestructura.

El personal, autoridades y la población se reunieron para conmemorar este aniversario.

/ 11 de agosto de 2022 / 01:47

Con la misión intacta de ayudar a salvar vidas, el Hospital del Niño Ovidio Aliaga Uría de La Paz cumplió 50 años, desde aquel 10 de agosto de 1972 cuando abrió sus puertas a la población, con la meta de consolidar una nueva infraestructura.

“Estamos buscando (nuevo espacio) porque nuestro hospital ha quedado viejito, ha quedado corto, estamos buscando financiamiento junto con nuestras autoridades para un nuevo hospital y ahí sí necesitamos ayuda de nuestra población, porque un nuevo hospital es necesario, porque ha crecido nuestra población de niños y adolescentes y necesitamos buscar financiamiento sobre todo”, explicó el director del Hospital del Niño, Miguel Quispe.

El nosocomio ha logrado ayudar a salvar la vida de cientos de niños y adolescentes tanto de todo el departamento de La Paz como de otras regiones y también, en estas cinco décadas de servicio, fue pilar para la formación de especialistas en Pediatría.

“En los últimos años también estamos generando médicos subespecialistas, estamos aportando a nuestra nación con subespecialidades como Terapia Intensiva, Oncología, Infectología, Traumatología, que eran necesarias y agradecer a mis colegas que han hecho un esfuerzo personal y se están quedando con nosotros trabajando para los niños de nuestros departamentos”, indicó.

Al ser un hospital de tercer nivel, el Hospital del Niño presta servicio a más de 10.000 niños anualmente, que llegan de diferentes regiones del país en busca de atención especializada, que va desde una consulta con una pediatra, hasta cirugía o procedimientos más delicados.

A sus salas han llegado niños y adolescentes con diversas patologías para ser tratados e incluso víctimas de accidentes y abusos.

“Anualmente, superan los 10.000 niños y adolescentes, la atención de los niños tiene que ver mucho con la calidad que necesitan, cada paciente necesita mucha intensidad de trabajo es la diferencia, es un hospital de tercer nivel y aquí trabajamos 450 personas en total”, afirmó Quispe.

HISTORIA.

El nosocomio lleva el nombre del médico pediatra Ovidio Aliaga Uría, debido a que fue en su gestión como director, este establecimiento de salud alcanzó el nombramiento de mejor hospital de Bolivia en 1988.

En 1993 el especialista falleció a causa de un problema cerebro vascular, contó su esposa Yolanda Valenzuela viuda de Aliaga, quien recordó con cariño que su pareja entregó su máxima dedicación a impulsar el nosocomio.

“El Hospital del Niño para él era más que nosotros, era su amor realmente, vivía aquí, dejó la medicina privada para dedicarse tiempo completo al hospital; me siento agradecida que hubieran tenido ese detalle de reconocimiento a una persona que ha amado tanto a este hospital que (…) ahora ya no es pequeño el hospital es grande”, dijo Valenzuela.

La dedicación de Aliaga para salvar a los niños fue inspiración para sus hijos, uno de ellos decidió seguir sus pasos en la carrera de Medicina y en la actualidad trabaja en la ciudad de Santa Cruz, en la especialidad de Ortopedia y Traumatología Infantil.

Cada uno de los funcionarios del nosocomio se han convertido en un pilar en los 50 años de historia del Hospital del Niño.

Uno de estos pilares fue la médico Mary Tejerina, quien estuvo casi desde el inicio de operaciones del hospital, quien actualmente colabora en la Jefatura de Pediatría Ambulatoria. Recordó que esa infraestructura formaba parte del Hospital de Clínicas, pero que ante la demanda se fue consolidando como un centro independiente.

El Hospital del Niño abrió sus puertas el 10 de agosto de 1972, entonces, tenía la capacidad de atender a 50 pacientes, en la actualidad anualmente 10.000 niños de entre 0 a 14 años reciben atención ambulatoria y de hospitalización, curación y rehabilitación. Uno de sus avances importantes está relacionado al trasplante de medula ósea, gestionado por el Gobierno para que sea gratuito.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Vecinos piden paz y exigen cierre de los mercados de la coca de Villa Fátima y Villa El Carmen

Buscan precautelar la seguridad de los estudiantes del sector y evitar destrozos que se generan en los enfrentamientos de ambos bandos.

Vecinos del Distrito 13 marchan pidiendo paz a los conflictos de Adepcoca.

/ 10 de agosto de 2022 / 15:39

Vecinos del Distrito 13 de La Paz realizaron una marcha pacífica este miércoles en inmediaciones de la Plaza del Maestro, en la zona de Villa Fátima, donde pidieron el cese del conflicto entre cocaleros así como los enfrentamientos con la Policía.

También exigieron el cierre definitivo de los mercados de la coca para evitar más daños en la infraestructura de sus viviendas, que fueron afectados por las explosiones de agentes químicos y cachorros de dinamita.

El perjuicio ocasionado por las protestas de los cocaleros ha ocasionado el cierre de las unidades educativas que se encuentran en la zona, privándo a niños y jóvenes de pasar clases de forma normal.

“Se ha pedido desde el año pasado que de una vez las autoridades pongan solución a los conflictos. Uno de los mercados está al lado de un hospital, el otro está al lado de un colegio prestigioso. Mientras exista la apertura de estos mercados, y exista la venta de la coca, la zona está siendo perjudicada, y estos problemas van a ser de por vida”, manifestó uno de los pobladores a un medio televisivo.

Otra de las vecinas informó que dos colegios, uno en Villa El Carmen y el otro en Villa La Merced, cerraron sus puertas por temor a la inseguridad y a poner en riesgo la integridad de estudiantes y plantel docente.

“Nuestros hijos no están pasando clases, el colegio Irene Nava del Castillo se ha cerrado, en vano hemos vuelto de las vacaciones de invierno, estamos ahora parados. El colegio de La Merced está cerrado, los negocios están cerrados”, señaló la mujer a tiempo de expresar que estas disputas deberían ser solucionadas en sus respectivas regiones.

Este miércoles se cumplió el séptimo día de protestas sin solución entre grupos de cocaleros liderados por Freddy Machicado y Arnold Alanes, quienes defienden la comercialización de la hoja de coca en sus respectivos mercados, tanto en Villa Fátima como en Villa La Merced.

El sector que lidera Alanes alega que el funcionamiento del mercado es legal y que sus afiliados tienen derecho al trabajo.

Comparte y opina:

Cocaleros exigen la liberación de sus compañeros aprehendidos por el conflicto de Adepcoca

Los movilizados encontraron un fuerte resguardo policial cerca de las oficinas de la FELCC, en la avenida Sucre, en la zona Norte de La Paz.

Cocaleros protestando en la avenida Sucre, en La Paz.

Por Mauricio Diaz

/ 10 de agosto de 2022 / 15:06

Un grupo de cocaleros afiliados a la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) exigió este miércoles la liberación de 24 personas, 19 varones y cinco mujeres, que fueron aprehendidos por la supuesta portación de explosivos en un enfrentamiento con efectivos policiales.

“Estamos pidiendo la liberación de nuestros hermanos, caso contrario, vamos a masificar las medidas de presión”, dijo Freddy Machicado, presidente de Adepcoca, a los periodistas.

Este miércoles se cumple el séptimo día de movilizaciones que exigen el cierre del mercado paralelo de Adepcoca.

Más de un centenar de cocaleros, liderados por Freddy Machicado, llegaron hasta la avenida Sucre, en la zona Norte de la sede de gobierno, e instalaron una protesta cerca de las oficinas de la Fuerza Especial del Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Los movilizados encontraron un fuerte resguardo de efectivos policiales que impidieron el avance de la marcha.

“¡Liberación, liberación, liberación!”, arengaron los cocaleros que también reclamaron por el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía al momento de arrestar a las 24 personas. “Se han vulnerado sus derechos”, reclamó Machicado.

Por su parte el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, aseguró que los dirigentes de ese sector “contratan personas ajenas”, y calificó de “delincuentes” a quienes se enfrentan con la Policía.

Comparte y opina:

Arias se ofrece de mediador en el conflicto de Adepcoca

El alcalde de La Paz convocó al Gobierno y al sector en conflicto resuelvan el conflicto, que mantiene en vilo a las zonas de Villa Fátima y Villa El Carmen.

El alcalde Iván Arias en la reunión del Comité Interinstitucional que recibirá a los técnicos del INE el 17 de agosto.

/ 10 de agosto de 2022 / 13:23

En medio de una creciente tensión por el comercio de coca de los Yungas en La Paz, el alcalde de La Paz, Iván Arias, se ofreció de mediador para un diálogo entre el sector en conflicto y el Gobierno, de manera que se resuelva pronto el problema que genera enfrentamientos en las zonas de Villa Fátima y Villa El Carmen.

«No puede ser que estemos ciegos a esta situación que está poniendo en incertidumbre a la gente. No es mi competencia pero si alguna mediación necesitan, alguien que genere confianza y que sepan que piensa en el bien común, el alcalde de La Paz se ofrece para bajar esa tensión y mediar en oficinas de la Alcaldía», afirmó Arias.

Cocaleros afiliados a la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) se movilizan desde la anterior semana en demanda del cierre del mercado de Villa El Carmen, donde se instaló otro grupo de cocaleros.

Los vecinos de esa zona y Villa Fátima expresaron su preocupación y alarma, pues de estas movilizaciones emergen detonaciones de dinamita por parte de cocaleros, y gases lacrimógenos así como bolas de pintura como respuesta de la Policía. Se pidió un diálogo urgente para frenar los enfrentamientos.

«Dejemos de convertir a Villa El Carmen en un campo de guerra. Ahí vive gente, ciudadanos de La Paz que necesitan vivir, trabajar, mandar a sus hijos a la escuela. Es cuestión que se sienten a la mesa de diálogo, yo me sumo a este pedido de diálogo en la zona», dijo.

También puede leer: La Policía se suma al pedido de diálogo y cese del conflicto del mercado paralelo de Adepcoca

Comparte y opina:

Últimas Noticias