Sociedad

sábado 24 jul 2021 | Actualizado a 00:14

Ocho casos en Oruro: las claves para entender el ‘silencio epidemiológico’

Con el continuo crecimiento de casos en el país, 81 hasta la noche del sábado 28, llama la atención el “estancamiento” en Oruro, con ochos pacientes desde cuando se confirmó la primera de ellas, el 10 de marzo.

Oruro bajo cuarentena. Un grupo de especialistas en la gobernación orureña durante un control sanitario. Foto: La Razón / archivo

/ 29 de marzo de 2020 / 18:10

El 19 de marzo, el Gobierno confirmó la existencia de un octavo caso positivo del nuevo coronavirus en Oruro. Una mujer de 24 años resultó la última contagiada por parte de la llamada “paciente cero”, una mujer de 65 años que volvió enferma de Italia el país el 29 de febrero.

Con el continuo crecimiento de casos en el país, 81 hasta la noche del sábado 28, llama la atención el “estancamiento” en Oruro, con ochos pacientes desde cuando se confirmó la primera de ellas, el 10 de marzo.

Con los últimos reportes, Santa Cruz es el ejemplo más claro de descontrol; suma 44 casos positivos. Las cifras también crecieron en Cochabamba  (14) y La Paz (10); apareció un caso en Potosí y uno en Chuquisaca y otro en Pando. Y Oruro, con los mismos ocho desde hace 10 días.

En entrevista con La Razón, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Henry Tapia, evalúa la situación y ofrece algunas pautas para encontrar las claves de lo que técnicamente se llama “silencio epidemiológico” en Oruro.

Reacción inmediata

Incluso antes de que se supiera de la existencia del primer caso positivo de coronavirus en Oruro, las autoridades de Salud locales se ocuparon de “captar a los primeros contactos de la familia”, cuenta Tapia.

“Nos dio buen resultado. Los aislamos en sus viviendas hasta dar con los ocho casos”, dice.

Las medidas urgentes

A las horas de haberse conocido del primer caso positivo de coronavirus en Oruro, la Dirección Departamental de Educación dispuso el 11 de marzo la suspensión, “hasta nuevo aviso”, de las actividades educativas en el municipio.

La medida hasta causó protesta en el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, quien dijo que dicha suspensión era contraproducente y generaría pánico innecesario en la población.

Pero al día siguiente, el mismo Gobierno emuló la decisión y suspendió las actividades educativas en todo el país.

La cuarentena

Dos días después, el viernes 13 de marzo, Oruro fue la primera ciudad grande del país en declarar cuarentena local.

En coordinación con autoridades de la Gobernación, instituciones y vecinos, el alcalde Saúl Aguilar firmó el Decreto Municipal 127 para establecer la medida por 14 días, con la suspensión de viajes desde y hasta la ciudad, el cierre de mercados y la circulación restringida de las personas a solo las mañanas, de 06.00 a 10.00, los martes, miércoles y viernes.

“Fue oportuna” la medida, dice Tapia.

El alcalde Aguilar coincidió el viernes con la apreciación. “El secreto del éxito orureño fue tomar decisiones rápidas y oportunas, cueste lo que cueste”, dijo a La Razón.

Aislamiento familiar

Los ocho casos positivos en una familia no “salieron” del entorno, salvo el contagio del primer caso de Cochabamba. Tapia considera que la identificación temprana del caso positivo y el cierre del círculo familiar contuvieron la propagación del virus en la ciudad.

“La disciplina de la familia de la mujer de 65 nos ayudó mucho”, dice.

Si bien al principio estuvieron aisladas 18 personas del entorno familiar en tres viviendas diferentes, el número se amplió ahora a 77. “Están en observación hasta definir su situación”, informa Tapia.

Disciplina ciudadana

Como Aguilar, Tapia cree también que la “disciplina” ciudadana ayudó a mantener el número de casos positivos de coronavirus se mantuvo en ocho.

Salvo la reacción y desobediencia a las restricciones por vecinos de la zona Pumas Andinos, el 22 de marzo, la cuarentena en Oruro se cumple con mucha disciplina. Ese día, decenas de vecinos protestaron por el control policial, al influjo, esta vez, de la cuarentena nacional dictada hasta el 31 de marzo por el Gobierno.

Socialización

Desde el 11 de marzo, la Alcaldía de Oruro y la Gobernación del departamento coordinan sus acciones conjuntamente con las juntas vecinales, organizaciones sociales e instituciones civiles, acerca de las medidas y la necesidad de concientizar sobre los efectos del coronavirus.

Una constante campaña de información a través de parlantes y altavoces móviles en vehículos del gobierno local y la Policía Boliviana acompaña ese trabajo. 

Otras medidas

Desde el martes 24 de marzo, el personal de Paisajismo y Forestación, y de Zoonosis comenzó a fumigar centros educativos, mercados y calles de la ciudad.

Además, la Alcaldía instala tanques de agua y lavamanos en los mercados y principales vías dela capital.

A pesar de las medidas “exitosas” impuestas en Oruro para frenar la propagación del COVD-19, llamado clínicamente así el nuevo coronavirus, Tapia cree que hubo acciones que desordenan los filtros de la emergencia sanitaria:

Medidas dispares

Mientras Oruro cumplía el Decreto Municipal 127, que disponía salidas peatonales los días martes, miércoles y viernes de 06.00 a 10.00, el Decreto Supremo 4196, del 17 de marzo, abrió la circulación peatonal entre las 05.00 y 17.00.

Ante las medidas dispares, la ciudadanía resultó confundida. Con las medidas locales se han “contrariado desde el Ministerio de Salud”, afirma Tapia.

Más tarde, el Decreto Supremo 4199, de “cuarentena total”, limitó mejor la circulación peatonal. Permitió la salida de los ciudadanos entre las 07.00 y 12.00 hasta el 4 de abril, que todavía discrepaba con la norma municipal en Oruro.

Ante esta deficiencia, la restricción en Oruro comenzó a fallar, situación que obligó al alcalde Aguilar a reclamar “estado de sitio”, el miércoles 25 de marzo, en los medios de información.

Al día siguiente, el gobierno de Áñez dictó la ampliación de la cuarentena hasta el 15 de abril con restricciones más fuerte, entre ellas la circulación peatonal según el último dígito del carnet de identidad, de 07.00 a 12.00: lunes 1 y 2, martes 3 y 4, miércoles 5 y 6, jueves 7 y 8, y viernes 9 y 0; los sábados y domingos está prohibido circular, salvo necesidad de seguridad y salud.

En Oruro, la restricción se adecuó a sus normas, también de 07.00 a 12.00, pero en solo tres días: martes 1, 2 y 3, miércoles 4, 5, 6 y 7, y viernes 8, 9 y 0. Sábados y domingos también está prohibida la circulación peatonal.

“En la evaluación posterior, fueron oportunas las medidas de Oruro”, más allá de las restricciones del Gobierno, se defiende Tapia, director del Sedes de Oruro.

Retornos masivos

Una segunda preocupación de Tapia es al retorno masivo de ciudadanos bolivianos desde Chile, país afectado con fuerza por el coronavirus y la crisis social y económica.

Unos 70 ciudadanos regresaron a Oruro en los últimos días. “Se hizo una valoración” y se hace el seguimiento, dice.

Sin embargo, puede que hayan personas que se zafan al control, especialmente quienes ingresaron al país de forma clandestina.

Para la noche de este sábado estaba previsto que unos 150 ciudadanos bolivianos que viven en Chile lleguen a frontera con Bolivia.

Otras decenas de bolivianos retornaron directamente a sus provincias.

Reactivos e insumos

Consultado sobre la necesidad de insumos y reactivos para la detección del coronavirus, el Director del Sedes considera que aún alcanza, aunque no descarta que sea necesario.

Considera una dificultad que los estudios de laboratorio de los casos sospechosos tengan que resolverse en La Paz.

Por ejemplo, entre este domingo y el martes serán enviados de Oruro a La Paz las muestras de seis de los ocho pacientes positivos para una evaluación final. Un séptimo caso esperará aún esa evaluación.

De todos modos, “los siete están estables”, dice Tapia.

Se espera que para esta semana Oruro tenga un laboratorio propio, como prometió el Gobierno, dice el funcionario. (29/03/2020)

Comparte y opina:

Camacho pidió en 2019 refugio a Argentina si fracasaba en su intento de derrocar a Morales

El 4 de noviembre de 2019, seis antes de la renuncia de Evo Morales, el entonces líder cívico se reunió en Santa Cruz con los cónsules de Argentina y España.

Luis Fernando Camacho, en el cabildo del 2 de noviembre de 2019. Foto: Archivo La Razón (Marco Curi)

/ 22 de julio de 2021 / 12:51

Días antes de la renuncia de Evo Morales en 2019, obligada por una crisis política, un motín policial y la “sugerencia” de dimisión presidencial de las Fuerzas Armadas, Luis Fernando Camacho solicitó a la Cancillería de Argentina refugio en caso de fracasar en su intento de derrocar al mandatario.

La información fue confirmada entonces a La Razón por fuentes de la legación de ese país en Bolivia. Camacho, entonces presidente del Comité pro Santa Cruz, se reunió en Santa Cruz con el cónsul argentino, acompañado de su entorno.

Esta reunión —que debía considerar la eventual autorización a la solicitud— no fue coordinada con el embajador de entonces, Normando Álvarez, sino directamente con la Cancillería en Buenos Aires.

Un cable al que accedió la periodista Alejandra Dandan (portal Cohete a la Luna) corroboró la reunión y los motivos. En su reportaje publicado el 17 de noviembre de 2019, la periodista argentina contó los detalles de esa reunión.

Dijo que esa cita estaba inicialmente prevista para el 1 de noviembre, pero por fin se cumplió el 4 de noviembre, a seis días de la renuncia de Morales. Contó que Camacho “pidió asilo al consulado argentino ante un eventual fracaso de lo que llamaba ‘insubordinación civil’”.

No solamente estuvo el cónsul argentino, sino también su colega español. Dandan relató que ambos cónsules buscaron disuadir al fanático empresario de lo que consideraban una locura”.

Al final, la que debía encargarse de la tramitación del asilo era la Embajada de Argentina en La Paz, que no conocía el hecho.

Desde esa vez, Camacho no habló de esa reunión.

La noche del lunes 4 de noviembre, Camacho llegó sorpresivamente a La Paz, un día antes de lo previsto. Previamente, en un cabildo en Santa Cruz, desafió a Morales a renunciar, por quien incluso redactó una carta de dimisión.

“Yo personalmente le voy a llevar esta carta a La Paz, llegará sin armas, solo con la Biblia en la mano derecha y con su carta de renuncia en la otra mano. Y tengo fe de que regreso a Santa Cruz son su renuncia firmada”, retó.

El sábado 2 de noviembre, en un encendido cabildo al pie del Cristo Redentor en Santa Cruz, Camacho había invocado a los Fuerzas Armadas, había anunciado el “punto final” del gobierno de entonces y había conminado a Morales a renunciar en 48 horas.

Entonces agradeció a la cúpula castrense por “no aceptar las órdenes de disparar contra su pueblo”. “En este momento tan dramático y crucial de nuestro país, deben estar al lado de su pueblo; no se dejen amedrentar por ambiciones desmedidas; el que gobierna pasa, el pueblo perdura y Dios castiga”, dijo el dirigente.

“El lunes (4 de noviembre), el hombre se va de Palacio, eso se los prometo”, arengó Camacho.

Morales renunció el 10 de noviembre, presionado por las movilizaciones de Camacho, los cuestionamientos a los resultados de las elecciones del 20 de octubre, un motín policial y la “sugerencia” de dimisión presidencial de las Fuerzas Armadas.

Ese día, Camacho plantó en el Palacio de Gobierno la carta de renuncia de Morales que redactó, una Biblia y la bandera tricolor en el hall del Palacio de Gobierno.

Comparte y opina:

Mesa dice que Morales ‘urdió un golpe’ en 2019 y se desmarca del gobierno transitorio de Áñez

En una amplia cronología, el expresidente Carlos Mesa denunció que Evo Morales perpetró “cuatro rupturas de la democracia”, tres antes de la crisis poselectoral de 2019.

Carlos Mesa, mientras fue candidato en 2019, junto a periodistas. Foto: APG

/ 22 de julio de 2021 / 12:31

Carlos Mesa acaba de afirmar que en 2019 Evo Morales “urdió un golpe de Estado” a través de una serie de acciones. El jefe de Comunidad Ciudadana (CC) hizo una retrospectiva de la crisis poselectoral de ese año y, con énfasis, se desmarcó del gobierno de Jeanine Áñez.

En una larga cronología publicada en su blog, el expresidente (2003-2005) apeló a ciertos sucesos de entonces, declaraciones del propio Morales, entrevistas de los involucrados, algunos medios de información, el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA sobre las elecciones de 2019 y el informa de la Iglesia Católica sobre las reuniones extralegislativas en la Universidad Católica del 10, 11 y 12 de noviembre.

En criterio de Mesa, quedó “probado” que Morales —que renunció el 10 de noviembre de 2019— “urdió un plan para dejar sin gobierno a Bolivia quebrantando la CPE y la democracia, al intentar perpetrar un golpe de Estado”.

Justificó su acusación, dijo que, para consumar el golpe, el expresidente —que renunció presionado por conflictos, un motín policial y la “sugerencia” de dimisión presidencial de las Fuerzas Armadas— “planificó, junto a su renuncia, la renuncia del vicepresidente, la presidenta del Senado, el presidente de Diputados, el primer vicepresidente del Senado y la primera vicepresidenta de Diputados”.

La tarde del 10 de noviembre, al saber la renuncia de Morales, la entonces presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra, renunció a sus funciones luego de hablar con el mandatario dimisionario. En una entrevista con La Razón, dijo que no había condiciones para continuar con la sucesión constitucional.

En tanto, Víctor Borda, entonces titular de Diputados, renunció a las 13.30 de ese día, presionado, como dijo también a este diario, por la amenaza de movilizados en Potosí que lo conminaron a hacerlo si es que quería evitar que su hermano sea quemado. Y el entonces primer vicepresidente de la Cámara de Senadores, Rubén Medinacelli, siguió los pasos, aunque se supo que otros movilizados en Oruro amenazaron con dinamitar su casa.

En una entrevista con La Razón, la expresidenta de la Cámara de Senadores Eva Copa afirmó que entonces los ataques estaban dirigidos a la “sucesión constitucional”. Pero principalmente a quienes estaban en la línea de sucesión, retrucó La Razón. “Exacto, los dos presidentes de las cámaras y las dos vicepresidencias. Susana Rivero tuvo que escapar, estaba en la clandestinidad; también uno prevé su vida”, replicó la ahora alcaldesa de El Alto.

Minutos después de la renuncia de Morales, Mesa se dirigió al centro de la ciudad, donde festejó los sucesos junto a una muchedumbre. En relación a la sucesión presidencial, dijo a los periodistas: “Nosotros sabemos y creemos que nadie que sea militante del MAS puede continuar este proceso”.

En su escrito, Mesa acusa a Morales de haber consumado antes de noviembre de 2019 otras tres “rupturas de la democracia”, como llamó: 1) avalado por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), “que estaba a su servicio”, se presentó en 2014 a una tercera elección; 2) también con el consentimiento del TCP en 2016 “quebrantó” la Constitución al desconocer los resultados del referéndum del 21 de febrero, y 3) en 2019 se presentó “inconstitucionalmente” a las elecciones y “ordenó” al Tribunal Supremo Electoral (TCP) “perpetrar un gigantesco fraude”.

Mesa, que participó las reuniones extralegislativas del 11 y 12 de noviembre en la Universidad Católica, se respalda en el informe de la Iglesia Católica para considerar que la proclamación de la entonces segunda vicepresidenta de la Cámara Senadores, Jeanine Áñez, fue “constitucional”.

El texto de Carlos Mesa: Evo Morales y su desprecio por la Constitución y la democracia: https://bit.ly/3rqIjvX

En criterio de Mesa, Morales «intentó además —sin éxito— que todos los parlamentarios del MAS (titulares y suplentes) renunciaran». En su momento, Salvatierra, Rivero y Copa denunciaron que fueron impedidas de ingresar entonces en la Asamblea Legislativa. Incluso, Copa denunció en entrevista con este diario que sus correligionarios tuvieron que sortear sin éxito tres cordones de “seguridad” en el contorno de la plaza Murillo: al extremo, “pititas”; luego policías y, finalmente, militares.

En una primera reunión de la Universidad Católica, luego de las 18.00 del domingo 10 de noviembre, el asesor de Mesa, Ricardo Paz, llamó a Áñez para plantearle la idea de que se haga cargo de la sucesión, según cuentan el informe del clero católico y las declaraciones de la propia Áñez ante el fiscal Omar Mejillones.

Áñez se proclamó primero titular del Senado y luego mandataria en sendos actos en la Asamblea Legislativa la noche del 12 de noviembre. No hubo quorum ni asistencia de legisladores del MAS, aunque la otrora senador justificó su llegada al poder en un comunicado del TCP que invocaba la Resolución 003/2001, con la que el entonces vicepresidente Jorge Quiroga sucedió al enfermo terminal Hugo Banzer.

Sin embargo, Mesa se desmarca de la gestión de la exmandataria con un subrayado: “Las decisiones de gobierno tomadas y ejecutadas a partir de la noche del 12 de noviembre de 2019 hasta la mañana del 8 de noviembre de 2020, son de exclusiva responsabilidad de la entonces presidenta Jeanine Áñez y los miembros de su gobierno”.

Mesa es considerado por Morales y su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS) como “golpista”. En las elecciones de 2019 rozó la segunda vuelta, pero al día siguiente de los comicios llamó a hacer vigilias en los tribunales electorales, que desató una serie de protestas, a las que se sumó el entonces líder cívico cruceño Luis Fernando Camacho, hasta desembocar en la renuncia de Morales.

El 25 de octubre, el TSE publicó el cómputo final: 47,08% de los votos para el MAS de Morales y 36,51% para CC de Mesa. Con el informe de la OEA, que denunciaba “graves irregularidades” en el sistema informático, los comicios de aquel 20 de octubre fueron anulados.

Comparte y opina:

O’Reilly, el ‘fraude’ y el mensaje a los ‘amigos’

/ 21 de julio de 2021 / 00:57

La noche del 25 de julio de 2019, el embajador Bruce Williamson invitó una cena al subdirector adjunto del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Kevin O’Reilly, en su residencia en La Paz. Asistieron a la comida otros amigos, los representantes y embajadores de la OEA, la Unión Europea, de Brasil, de Perú y de Argentina. A tres meses de las elecciones del 20 de octubre.

El funcionario de Donald Trump había llegado al país un día antes con el objetivo de evaluar los intercambios comercial y educativo. ¡Y, obviamente, asuntos políticos!

Un cable diplomático argentino, al que tuvo acceso LARAZÓN, develó la intimidad de la cita, en la que O’Reilly expresó su preocupación sobre las elecciones. Puso especial atención en la transparencia de los comicios, las “idas y venidas” del Tribunal Supremo Electoral (TSE), la contratación de la empresa que regiría la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) y en una eventual victoria de Evo Morales, sea porque lo dicen las encuestas o debido a que “podría configurarse un escenario de fraude, en particular, en las localidades más pequeñas del interior del país, en los departamentos en los que la fórmula del MAS es ampliamente favorita”.

Es más, O’Reilly había señalado a los embajadores amigos que “resultaba clave que los países citados para la ocasión levantaran, al tiempo que bajan el nivel de la agenda, la voz respecto de la transparencia del acto electoral en ciernes” en Bolivia.

“Estados Unidos, en este momento en Bolivia, carecen de recursos eficaces como los de los países de la región”, alude el cable.

En otras palabras, O’Reilly dijo a sus interlocutores que instalaran la tesis del “fraude”. En sendas reuniones con periodistas durante esos días, el mismo Williamson se encargaba de mostrar una “encuesta” que decía que el “72% de los bolivianos cree que en octubre habrá fraude”.

El fraude comenzó entonces, de acuerdo al guion establecido.

Las preocupaciones de O’Reilly no fueron casuales, y al final coincidieron con lo que supuestamente ocurrió en las elecciones.

El TSE fue blanco de ataques, presiones y cuestionamientos durante todo el proceso electoral de 2019. Incluso los entonces candidatos presidenciales Carlos Mesa, que permanentemente calificó al TSE de funcional al gobierno, y Óscar Ortiz propiciaron una serie de protestas contra el tribunal.

La paralización del TREP, a las 19.40 del domingo 20 de octubre de 2019, fue la mecha que encendió las alarmas. Aquél es un sistema de conteo rápido oficial, no vinculante ni definitivo sino informativo a medida que avanza el cómputo oficial. Tres meses antes de los comicios, O’Reilly le había puesto ojo a esto.

Dicho problema fue el mayor argumento del conflicto poselectoral de entonces que terminaría por derrocar a Evo Morales, y la misión de la OEA basó en eso su auditoría posterior. En las elecciones de 2020, ese mismo sistema de transmisión preliminar de resultados fue suspendido un día antes de la votación sin ninguna objeción de la OEA ni de las fuerzas políticas ni de los candidatos.

O’Reilly también se preocupó por la votación favorable a Morales en poblaciones pequeñas. Una de las observaciones de la misión de la OEA precisamente coincidía con esa preocupación y señalaba que hubo un “procedimiento altamente irregular” en actas de 86 centros de votación en 47 municipios del país cuya votación a favor de Morales fue 91%.

En las elecciones de 2020, en las mismas poblaciones la votación se repitió.

A estas alturas de los hechos, el informe de la OEA ha sido desahuciado por una serie de estudios independientes y los mismos denunciantes no pudieron probar los extremos.

Mientras, los debates continúan irreconciliables, aunque poco a poco se están conociendo pormenores de aquellos sucesos. Y en la trama, la OEA, la UE y Brasil, al menos, aparecen en los hechos, como aquella reunión de la Universidad Católica en la que participaron para promover la sucesión de Jeanine Áñez.

Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

Mesa llama ‘tramoya’ al caso de pertrechos argentinos y Morales lo refuta: ‘Miente y justifica’

“El único material realmente bélico que llegó en ese material de apoyo de la Argentina era para funcionarios de la Embajada Argentina”, dijo Carlos Mesa.

Carlos Mesa, junto a sus correligionarios este lunes. Foto: APG

/ 19 de julio de 2021 / 13:44

Carlos Mesa consideró que el caso del envío de pertrechos de Argentina durante la crisis poselectoral de 2019 en Bolivia es una “tramoya vergonzosa” y Evo Morales refutó diciendo que el jefe de oposición miente y justifica el ingreso ilegal de dicho material antidisturbios.

Horas después de que el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, y el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, presentaran este lunes los saldos del material antidisturbios, el jefe de Comunidad Ciudadana (CC) reaccionó ante el hecho descalificándolo.

“Esta tramoya vergonzosa, que pretende hacerle creer ahora no solamente a Bolivia, sino a la Argentina y también incluso al Ecuador”, es la base para “la construcción de un ‘golpe de Estado’”, dijo Mesa en conferencia de prensa este lunes.

“El único material realmente bélico que llegó en ese en ese material de apoyo de la Argentina era para funcionarios de la Embajada Argentina”, dijo el expresidente (2003-2005) en relación al “material bélico”, como llamó el general Gonzalo Terceros en 2019, que ingresó al país el 13 de noviembre de 2019 en medio de una convulsión social.

Puede leer: El Gobierno investiga si el ‘material faltante’ del envío argentino fue usado en ‘masacres’: https://bit.ly/3wUPNIC

Mesa se refirió al caso en medio de la conferencia que este lunes ofreció al presentar un anteproyecto de ley de restricción de los interinatos en distintas entidades del Estado.

En respuesta a esas declaraciones, el expresidente Evo Morales consideró que Mesa justifica el hecho. “Carlos Mesa, el historiador golpista, miente y justifica el ingreso de armamento ilegal de #Argentina que fue usado para reprimir al pueblo en el golpe que él mismo promovió. Cada día se desenmascara y demuestra su complicidad con las masacres y corrupción del gobierno de facto”, escribió en su cuenta de Twitter.

El material antidisturbios, cuyo saldo fue presentado este lunes por el ministro Del Castillo en compañía del embajador Basteiro y el comandante de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, llegó a Bolivia tres días después de la renuncia de Morales y un día luego de la proclamación de Jeanine Áñez.

Comparte y opina:

Basteiro: Macri y cuatro de sus ministros están involucrados en el envío de material bélico

“Para mí es un dolor muy grande poder apreciar esto, confirmar lo que se sabía a través de notas, informes y testigos sobre la llegada de material de forma ilícita”, dijo Ariel Basteiro.

El embajador Ariel Basteiro, en conferencia de prensa junto al ministro Eduardo del Castillo, Foto: Ministerio de Gobierno

/ 19 de julio de 2021 / 12:00

El Gobierno y la Embajada de Argentina en Bolivia mostraron el material antidisturbios que en la crisis de noviembre de 2019 fue enviado a La Paz presuntamente de forma irregular. El embajador Ariel Basteiro dijo que el expresidente Mauricio Macri y cuatro de sus ministros están implicados incluso en contrabando de armas.

“En ese envío actuaron y participaron ministros del gobierno, al menos cuatro, y, obviamente, el propio Presidente”, dijo el diplomático en una conferencia conjunta con el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, y el comandante de la Policía Boliviana, coronel Jhonny Aguilera.

El fiscal argentino Carlos Navas Rial, a instancias de los ministros de Justicia, Martín Soria, y de Seguridad, Sabina Frederic, decidió inicialmente investigar a los exministros de Seguridad Patricia Bullrich y de Defensa Óscar Aguad.

La mañana de este lunes, el Gobierno mostró los saldos de los pertrechos que la madrugada del 13 de noviembre de 2019 —un día después de la proclamación de Jeanine Áñez y tres días luego de la renuncia de Evo Morales— llegaron a La Paz, previa solicitud presentada por Argentina el 12 de noviembre.

Incluso Basteiro pidió disculpas, como lo hiciera el 8 de julio el presidente de su país, Alberto Fernández. “Nuestro país, en la presidencia de Macri, ha participado de un hecho tan lamentable, tan criticable, que, obviamente, viola la legislación argentina y boliviana, y tratados internacionales”, afirmó.

Informó que a raíz del envío de “material bélico —como señaló el excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) Gonzalo Terceros en su carta de agradecimiento al embajador Normando Álvarez, aquel 13 de noviembre— en Argentina fueron abiertas dos causas contra autoridades del gobierno de Macri, una sobre la salida de explosivos y armamentos, y otra sobre contrabando de armas.

“Para mí es un dolor muy grande poder apreciar esto, confirmar lo que se sabía a través de notas, informes y testigos sobre la llegada de material de forma ilícita, entregado a la Policía y a la Fuerza Aérea”, dijo Basteiro.

Le puede interesar: El Gobierno investiga si el ‘material faltante’ del envío argentino fue usado en ‘masacres’: https://bit.ly/3hOZGmK

Inicialmente, en Argentina se había abierto un debate político sobre el envío de dicho material en plena convulsión en Bolivia. Si bien parte de estos pertrechos estaban destinados al equipo de gendarmes del Grupo Alacrán, que viajó a Bolivia, hay dudas sobre la cantidad de cartuchos que fue enviada: 70.000, no 40.000, como se reportó.

En un informe preliminar del Ministerio de Seguridad de Argentina hubo contradicciones sobre dicha cantidad. Se supo que gran parte de ese lote fue usado en entrenamientos de esos efectivos.

Sobre este hecho, Basteiro informó que en su país, en sus primeras declaraciones, los gendarmes involucrados en el viaje a Bolivia dijeron que no conocían de ese material. “En Argentina, los gendarmes han declarado administrativamente, y obviamente pasará esto a la justicia, que cuando llegaron al avión vieron cajas que no lo habían cargado ellos y no sabían qué tenía adentro, que nadie le explicó; un dato que no es menor”.

También puede leer: Del Castillo acusa al gobierno de Trump de diseñar un manual de ‘golpe’ en Bolivia: https://bit.ly/3xUsRuy

“Y los propios gendarmes han informado que no dispararon un solo tiro aquí en Bolivia, lo cual hace caer la mentira de la ministra (Patricia) Bullrich, diciendo que 70.000 municiones habían gastados en entrenamientos”, insistió Basteiro.

La trama está en plena ebullición política en Argentina y en Bolivia. Ante la duda expresada inicialmente sobre la carta de Terceros a Álvarez, la FAB y la Embajada de Argentina certificaron la existencia de ese documento.

Y el domingo, el ministro de Defensa argentino, Agustín Rossi, reveló que el entonces Segundo Agregado Naval corroboró haber recibido la misiva.

Tanto en Argentina como en Bolivia fueron abiertas las causas del caso. Terceros es investigado por el incidente, y la mañana de este lunes Del Castillo afirmó que el caso se trata también de tráfico de armas, sancionado en la Ley 400.

Comparte y opina:

Últimas Noticias