Sociedad

miércoles 23 jun 2021 | Actualizado a 13:36

Benedicto XVI celebra confinado en el Vaticano sus 93 años

El pontífice emérito recibió en cambio muchas llamadas telefónicas, incluso de su hermano mayor Georg, de 96 años, también sacerdote, quien reside en Baviera, Alemania.

El papa emérito, Benedicto XVI. Foto: Archivo-AFP

Por AFP

/ 16 de abril de 2020 / 20:28

El papa emérito Benedicto XVI celebra este jueves en el Vaticano su 93 cumpleaños, rodeado por un estricto cordón sanitario para protegerlo del coronavirus, anunció su secretario privado.

Joseph Ratzinger, el primer papa de la era moderna que renunció a su cargo, en 2013, se encuentra ‘confinado’ en el monasterio Mater Ecclesiae, en los jardines vaticanos, donde no podrá recibir visitas por precaución.

«Como vivimos bajo ‘arresto domiciliario’, como tantos otros en Italia, por supuesto no habrá visitas», explicó a Radio Vaticana su secretario privado, el arzobispo alemán Georg Gänswein.

El pontífice emérito recibió en cambio muchas llamadas telefónicas, incluso de su hermano mayor Georg, de 96 años, también sacerdote, quien reside en Baviera, Alemania.

Según su secretario privado, el papa emérito sigue «con preocupación» las noticias sobre la pandemia de coronavirus.

«Quedó muy afectado por la cantidad de muertes de sacerdotes, médicos y enfermeras», comentó.   Ratzinger dedicó la jornada a la lectura y a la oración, así como a escuchar discos con canciones de su Baviera natal.

El papa número 265 de la historia recibió como regalo una nueva biografía sobre su vida, de mil páginas, escrita por el periodista alemán Peter Seewald, la cual tenía previsto lanzarla en mayo.

«Tenía la intención de entregarla al propio papa emérito en estos días. Desafortunadamente con la pandemia de coronavirus es imposible. Presentaremos esta ‘opus magnum’ como un regalo de cumpleaños», adelantó Gänswein. (16/04/2020)

Comparte y opina:

‘Nos están matando’: el miedo a ser trans en la conservadora Venezuela

La semana pasada una mujer trans fue asesinada y mutilada en un barrio de Caracas, bajo circunstancias que las autoridades aún no aclaran.

Pedidos por los derechos LGBTI en Venezuela

Por AFP

/ 23 de junio de 2021 / 13:36

Un retén de la Guardia Nacional venezolana detiene el vehículo en el que viaja Alexa. Al ver que su documento dice Alexander, le piden bajarse para requisarla. «Me quisieron desnudar» por «morbo», recuerda, acostumbrada a pasar por episodios de transfobia.

«Me dijeron ‘bájate la pantaleta [braga] porque necesitamos ver si llevas droga’, me hicieron quitarme el sostén», relata esta mujer trans de 33 años. «Me ultrajaron», comenta, aunque dice no haber sufrido «tanto» maltrato físico por ser «muy grande».

No es la primera vez que le pasa en una Venezuela conservadora, donde reina el rechazo, muchas veces solapado, hacia la comunidad LGBT+ y no existen leyes destinadas a garantizar sus derechos.

Alexa La Galana es el nombre que asumió hace 10 años cuando inició su transición. Recibió tratamiento hormonal y gracias a un programa de telerrealidad pudo hacerse la operación de cambio de género.

Tiene una cintura reducida, unos senos gigantescos y el cabello más abajo de los hombros. Vive en la peligrosa barriada del 23 de Enero y la «necesidad» la ha llevado a ser trabajadora sexual. Hasta ahora, celebra, no ha sido agredida físicamente.

Pero lidia con insultos, miradas y murmullos.

Sin embargo, «en un país tan violento como Venezuela, lo mejor es hacerse la loca y seguir caminando», sostiene.

Tiene razón: 2020 registró una tasa de 45,6 muertes violentas por cada 100.000 habitantes, siete veces mayor a la media mundial, según el Observatorio Venezolano de Violencia, referencia ante la falta de cifras oficiales.

Mutilación genital

En el caso de la comunidad LGBT+, lo mismo: nada oficial. Solo hay data recopilada por oenegés, que dan cuenta de más de 100 personas asesinadas por su orientación sexual e identidad y expresión de género desde 2008, principalmente hombres homosexuales y personas trans.

La semana pasada una mujer trans fue asesinada y mutilada en un barrio de Caracas, bajo circunstancias que las autoridades aún no aclaran.

Ni la fiscalía ni la alcaldía respondieron a los llamados de la AFP por una explicación de lo ocurrido.

Alberto Nieves, director de la Acción ciudadana contra el sida (ACCSI), asegura que este tipo de conducta no es nueva.

Un informe que su organización, que registró 109 muertes violentas en la comunidad LGBT+ entre 2008 y 2017 (la data más reciente), da cuenta de asesinatos por disparos, apuñalamiento, estrangulamiento, mutilación genital, rostros desollados, golpes, columnas fracturadas. La mayoría de las víctimas son personas trans.

«En Caracas, por ejemplo, lanzaron a personas trans del piso 17 de un edificio en construcción y en Barinas [oeste] se consiguieron dos cadáveres que le cortaron la cabeza con un machete», cita Nieves.

Una decena de personas protestó el lunes por este crimen de una semana atrás. Esa misma noche mataron también a una pareja gay.
Los participantes llevaban cruces negras con nombres de las víctimas. Una pancarta resumía la cruel realidad: «Nos están matando».

Me pueden matar

Venezuela no tiene un procedimiento claro para cambiar la identidad. En 2017, la corte suprema admitió un recurso sobre el reconocimiento del derecho a cambiar de nombre y de género ante la ley, que hasta ahora permanece sin respuesta.

Como Alexa, Michelle Artiles ha tenido problemas con las autoridades por el mismo tema del documento.

«¿Qué tienes ahí entre las piernas», recuerda que le preguntó el policía, también en un retén. «Me pegaron a una pared y hubo un caso de abuso duro [fuerte] porque empezaron a toquetearme de pies a cabeza (…), ¿para qué? Para nada porque terminé soltándole 10 dólares» al policía de soborno.

Michelle está consciente que no es fácil «transicionar» en este país y está lista para emigrar «adonde sea».

«Es muy complicado ser trans en Venezuela», afirma, «pero así me muera mañana tengo seguir con esto», dice a la AFP esta estudiante de

Comunicación Social en un lujoso hotel de Caracas donde participa de un evento universitario.

Lleva un elegante traje gris con un blazer azul, zapatos negros de tacón, uñas largas pintadas de rosado y el cabello hasta los hombros.

La transición «fue un proceso complicado, duro», que arrancó con la pandemia, poco después de la muerte de su padre. Su madre aún tiene problemas en llamarla Michelle, hay gente que le quitó el habla y hasta le dio el pésame.

Quiere «romper estereotipos y decir ‘sí se puede'», aunque asegura que al conocer la muerte de la mujer trans sintió miedo.

«Esta es la primera vez que temo por mi vida», confiesa. «Con este tema fue: ‘es una mujer como yo, me pueden matar'».

Comparte y opina:

El Princesa de Asturias premia a los artífices de las vacunas anticovid

Entre los premiados se encuentran los turcos Özlem Türeci y Ugur Sahin, los fundadores del laboratorio alemán BioNTech, especializado en el ARN mensajero, y que junto al laboratorio estadounidense Pfizer desarrolló la vacuna que fue pionera mundial frente al coronavirus.

El laboratorio estadounidense Pfizer se unió con la alemana BioNTech para desarrollar una vacuna contra el COVID-19

Por AFP

/ 23 de junio de 2021 / 13:30

Siete científicos de diversos países cuyos aportes permitieron desarrollar con rapidez varias vacunas contra el COVID-19 fueron galardonados este miércoles en España con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica.

«Con sus largas trayectorias en investigación básica, han conducido a innovadoras aplicaciones como la obtención, en un tiempo extraordinariamente corto, de vacunas efectivas para luchar contra la pandemia de la COVID-19», escribió el jurado en su acta.

Entre los premiados se encuentran los turcos Özlem Türeci y Ugur Sahin, los fundadores del laboratorio alemán BioNTech, especializado en el ARN mensajero, y que junto al laboratorio estadounidense Pfizer desarrolló la vacuna que fue pionera mundial frente al coronavirus.

Fueron reconocidos también la bioquímica de origen húngaro Katalin Kariko y su colaborador principal, el inmunólogo estadounidense Drew Weissman, precursores en investigar «las posibilidades terapéuticas del ARN», allanando el camino a las vacunas tanto de Pfizer/BioNTech como de Moderna, señaló el comunicado de la Fundación Princesa de Asturias.

Precisamente el fundador de la empresa de biotecnología Moderna, el biólogo canadiense Derrick Rossi, fue incluido entre los premiados, por «explotar su descubrimiento sobre la capacidad de transformar y reprogramar células madre pluripotentes gracias a tecnologías basadas en el ARN».

El jurado, presidido por el físico Pedro Miguel Echenique, distinguió por igual a la británica Sarah Gilbert, investigadora de la universidad de Oxford, quien lideró el desarrollo de la vacuna de Oxford/AstraZeneca, así como al inmunólogo estadounidense Philip Felgner, cuyos hallazgos «llevaron al desarrollo de las vacunas de ADN».

En conjunto, estos investigadores dieron «una demostración extraordinaria de la capacidad de la ciencia para hacer frente» a una pandemia «que cambió la vida cotidiana y la economía mundiales», agregó la Fundación Princesa de Asturias.

Penúltimo premio

Con este galardón, solo queda por atribuir uno de los ocho premios que anualmente y a ritmo de uno por semana otorga la Fundación Princesa de Asturias, el de Cooperación Internacional, que se anunciará el próximo miércoles.

En la categoría de Investigación Científica y Técnica competían este año 48 candidaturas de 17 nacionalidades diferentes. La de los ‘padres’ de las vacunas anticovid fue presentada por el biólogo británico Peter Lawrence, reconocido con el Princesa de Asturias en 2007.

Los ganadores del año pasado en este apartado fueron los matemáticos franceses Yves Meyer y Emmanuel Candès, la belga Ingrid Daubechies y el australiano Terence Tao, por su trabajo en el desarrollo de teorías modernas del procesamiento de datos y señales.

En las semanas anteriores la fundación anunció el premio de las Artes, para la serbia Marina Abramovic, icono de la ‘performance’, y el de Humanidades, para la feminista estadounidense Gloria Steinem.

Asimismo, se fallaron el de Ciencias Sociales, que recayó en el economista indio Amartya Sen y el de Deportes, para la nadadora paralímpica española Teresa Perales.

En las dos semanas anteriores, se otorgaron el de las Letras, para el escritor francés Emmanuel Carrère, y el de de Cooperación Internacional, para la Campaña por la Educación Femenina, una oenegé internacional que apoya a las mujeres en África.

Los premios, instituidos en el año 1981, están dotados con $us 60.000 y una escultura diseñada por el fallecido artista catalán Joan Miró.

Los galardones deben su nombre a la heredera del trono de España, la princesa Leonor, y son entregados por los reyes en octubre en una ceremonia solemne en Oviedo, capital de la región de Asturias.

Comparte y opina:

Un restaurante en Israel propone degustar pollo de laboratorio, una ‘revolución alimentaria’

El restaurante 'El pollo' sirve hamburguesas en un marco original puesto que, del otro lado de la elegante sala, los comensales ven el laboratorio donde los técnicos trabajan detrás de grandes tanques de acero inoxidable.

Restaurante El Pollo.

Por AFP

/ 23 de junio de 2021 / 13:23

Un restaurante israelí cercano a Tel Aviv sirve pollo fabricado en un laboratorio, presentado como un producto ecológico que puede responder a la creciente demanda alimentaria.

En la planta baja de un edificio sin pretensiones en Ness Ziona, en el centro de Israel, el restaurante «El pollo» sirve hamburguesas en un marco original puesto que, del otro lado de la elegante sala con luz tamizada, los comensales ven, a través de ventanales, el laboratorio donde los técnicos trabajan detrás de grandes tanques de acero inoxidable.

«Es la primera vez en el mundo que se puede degustar carne cultivada en laboratorio mientras se observa su proceso de producción», comenta entusiasmado Ido Savir, director de la empresa SuperMeat.

Aquí no hay animales. En su laboratorio se cultivan células de huevos de gallina fertilizados en biorreactores, alimentadas con líquidos de origen vegetal ricos en proteínas, grasas, azúcar, minerales y vitaminas.

Gracias a estos líquidos nutritivos, las células se desarrollan como lo harían en el cuerpo del animal, y se convierten en tejido muscular y grasa.

Al final del proceso, el líquido se retira del reactor de donde se recoge la carne artificial.

«Delicioso», afirma Gilly Kanfi, que se describe a sí misma como una «carnívora». «Si no lo supiera, creería que es una hamburguesa de pollo como cualquier otra», explica esta mujer de Tel Aviv.

Kanfi había reservado meses antes para ser conejillo de indias en este restaurante que no hace pagar a sus clientes la experiencia culinaria.

En diciembre se había servido pollo artificial en un restaurante de Singapur. Y el primer filete in vitro elaborado a partir de células madre de vaca por un científico holandés de la universidad de Maastricht, Mark Post, fue presentado en 2013.

Desde entonces se han creado varias nuevas empresas en este sector.

Carne invitro

A la cabeza de SuperMeat, el israelí Ido Savir, un informático vegano, se considera en «primera línea de una revolución alimentaria», destinada a producir alimentos limitando al mismo tiempo el impacto sobre el medio ambiente.

La carne ‘in vitro’ es un sector que puede «aumentar la seguridad alimentaria en todo el mundo, con un proceso sostenible, respetuoso con los animales y eficaz», según él.

Permite «reducir la cantidad de tierra, agua y muchos otros recursos utilizados» para la producción de carne, asegura, ya que la ganadería intensiva es una fuente de metano, un gas que favorece el efecto invernadero.

Sin embargo, persisten dudas sobre el impacto medioambiental real de la producción de carne de laboratorio, en particular sobre su consumo energético y sobre su seguridad sanitaria.

Ido Savir espera obtener certificados que le permitan vender su pollo en Israel o en el extranjero. Su empresa es capaz de producir cientos de kilos de carne cada semana, explica a la AFP.

Tener carne en su plato sin sentirse culpable por el bienestar animal, «es increíble», estima Annabelle Silver, que no había comido productos cárnicos desde hacía años.

«Una de las razones por las que me convertí en vegetariana es porque [la industria de la carne] no es ética, no es sostenible», explica.

¿Pero pollo ‘in vitro’ es carne? Los vegetarianos no son los únicos que se plantean la cuestión en Israel, donde muchos habitantes siguen las reglas del código alimentario del judaísmo.

El rabino Eliezer Simcha Weisz cree que la producción de carne respetuosa del medio ambiente y de los animales podría resolver algunos «problemas en el mundo» y que el pollo de laboratorio podría pronto obtener la certificación ‘kósher’.

Comparte y opina:

La ONU condena por 29º vez el embargo de EEUU contra Cuba por abrumadora mayoría

Hubo tres abstenciones: Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y por segunda vez Colombia, otro gran aliado de Washington; Estados Unidos e Israel votaron en contra y Brasil no votó.

La Asamblea General de la ONU de este miércoles. Captura: Telesur

Por AFP

/ 23 de junio de 2021 / 13:20

La Asamblea General de la ONU condenó este jueves por 29ª vez el embargo estadounidense impuesto a Cuba hace casi 60 años por 184 votos contra dos, los de Estados Unidos e Israel.

Hubo tres abstenciones: Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y por segunda vez Colombia, otro gran aliado de Washington. Brasil, que en la última votación en 2019 se opuso a la resolución, no votó en esta oportunidad.

Por primera vez desde 1992, el voto anual de condena al embargo estadounidense contra la isla fue suspendido en 2020 debido a la pandemia de coronavirus.

«Como el virus, el bloqueo asfixia y mata y debe cesar. íPatria o muerte! íVenceremos!», dijo el canciller cubano, Bruno Rodríguez Padilla, al culminar un discurso presencial de 30 minutos en la Asamblea General.

El embargo estadounidense, impuesto a La Habana hace 59 años y endurecido en varias oportunidades, no ha logrado derribar el gobierno del Partido Comunista cubano.

El canciller cubano indicó que desde que el presidente John F. Kennedy impuso el embargo a Cuba en febrero de 1962, en plena Guerra Fría, menos de un año después de que Fidel Castro declarase el carácter socialista de la revolución, este ha provocado perjuicios a la isla por 147.853 millones de dólares a precios corrientes.

«Estados Unidos está con todos en la defensa de la libertad de Cuba. Los cubanos, como todas las personas, merecen el derecho a libertad de expresión, reunión, cultura», dijo por su lado en la Asamblea el coordinador político de la misión estadounidense ante la ONU, Rodney Hunter.

«Ningún gobierno debe silenciar a sus críticos mediante violaciones de sus derechos humanos. Estados Unidos se opone a esta resolución».

El embargo a Cuba fue aprobado por ley y solo el Congreso estadounidense puede ponerle fin.

Una sola vez, en 2016, Washington se abstuvo de votar en contra de la resolución cubana de condena al embargo, en un contexto de acercamiento del gobierno de Barack Obama hacia la isla.

Comparte y opina:

En los escombros de 20 años de presencia estadounidense en Afganistán

el ejército estadounidense está evacuando su gran base aérea en Afganistán, a menudo blanco de ataques en el pasado, dentro de su plan de retirada tras 20 años de presencia militar.

Infantes de marina de EEUU en una ruta de Trikh Nawar, en las afueras de Marjah, Afganistán

Por AFP

/ 23 de junio de 2021 / 13:17

Mir Salam, en cuclillas al borde de la carretera principal de Bagram, recoge entre el polvo minúsculas piezas de aparatos electrónicos hechas trizas. «Esto es lo que hacen los estadounidenses: ídestrozar absolutamente todo!», se indigna.

En torno a este hombre de cuarenta años hay teléfonos militares incompletos, teclados de ordenador rotos, neumáticos reventados, lo que queda de algunas impresoras y otros materiales casi irreconocibles. Todo lo que las tropas estadounidenses ya no necesitan antes de su salida del país.

A pocos kilómetros, el ejército estadounidense está evacuando su gran base aérea en Afganistán, a menudo blanco de ataques en el pasado, dentro de su plan de retirada tras 20 años de presencia militar.

El 1 de junio, un responsable estadounidense aseguraba que la retirada se concretaría en «20 días».

Bagram, heredada de la ocupación soviética, se sitúa a unos 50 kilómetros de Kabul, y será entregada en estos días a las autoridades afganas tras haber albergado desde 2001 a decenas de miles de soldados occidentales e incluso una prisión secreta.

«Los preparativos para devolver integralmente» el control de la base a las fuerzas de seguridad afganas están en curso, dice el gobernador de Bagram, Lalah Shrin Raufi.

«Hemos empezado a reclutar soldados», otros vendrán de otras provincias: en total 2.800 hombres van a tomar el relevo, dijo. «Contrataremos a quienes cumplan los criterios», agregó.

Al dejar sus bases, el ejército estadounidense hace una limpieza exhaustiva. Todo lo que no pueden llevarse «lo queman o lo hacen explotar», se indigna Mir Salam.

«Claro que estoy enfadado. Mataron a nuestros padres y a nuestros hijos en esta guerra. En esta base había muchas cosas nuevas, había material para reconstruir Afganistán 20 veces. Pero destruyeron todo», agrega.

A su lado, Mohamad Amin concuerda. «Vinieron a reconstruir nuestro país, pero ahora destruyen todo. Hubieran podido darnos todo este material», lamenta.

Los dos hombres alquilan por 1.000 afganis (12 dólares) al mes un terreno en el que hurgan entre los escombros para buscar metal y piezas en buen estado para revender.

A lo largo de la carretera se alinean otros hangares, algunos igualmente precarios, otros, vigilados por hombres armados. Por ejemplo el de Hajji Noor Rahman, resguardado por una impresionante puerta corrediza. «Todo lo que está en buen estado, la gente lo compra», dice.

Miles de empleos perdidos

Dentro, en varias decenas de metros cuadrados, se amontonan sillones de oficina, pantallas de televisión, pesas y otros instrumentos para hacer gimnasia, material médico de primeros auxilios y hasta adornos de Navidad.

Todo lo que forma parte de la vida diaria de una base militar en la que viven, se preparan para el combate y descansan jóvenes soldados y oficiales.

Abdul Basir ha llegado con un amigo desde Kabul y ha encontrado ya seis puertas de metal en buen estado que van a comprar.

Un poco más lejos, un joven rescata un par de botas apenas usadas y otro un oso de peluche y un minibalón de rugby.

«La retirada de las tropas estadounidenses va a tener un impacto negativo en la economía del país y en la de la región de Bagram», se preocupa el gobernador, admitiendo su pesimismo.

«Su presencia aquí ha dado trabajo a miles y miles de afganos», desde el mecánico hasta el panadero, explica.

«Me he reunido con empleados de una empresa que suministraba víveres a la base y todos han perdido su empleo», cita.

Sin embargo, el gobernador asegura que el plan para retomar el control del lugar está listo. «Trabajamos con la policía, el ejército y el NDS [servicios de inteligencia] para proteger la base e impedir ataques enemigos», dice.

Porque los talibanes no están lejos, dice Hajji Noor Rahman, que recuerda que durante el mes de ramadán, periodo de ayuno y oración de los musulmanes, atacaron una patrulla del ejército en la zona. Por eso, nadie se entretiene en la zona y hay que apresurarse para regresar a casa.

Comparte y opina:

Últimas Noticias