Sociedad

martes 2 jun 2020 | Actualizado a 22:55

Médicos voluntarios develan que Beni está en un estado catastrófico por el COVID-19

Faltan personal médico y auxiliar, fármacos, camas para la internación y equipos para UTI. Los galenos, enfermeras y trabajadores de apoyo trabajan 24 horas seguidas bajo mucha presión de los familiares. El panorama es desolador.

/ 23 de mayo de 2020 / 14:05

Especialista en terapia intensiva explica a profesionales del hospital Germán Busch el manejo del respirador analógico

Por Wilma Pérez

El grupo de especialistas voluntarios que viajó a Beni para apoyar a sus colegas evidenciaron en el terreno la precaria situación de los establecimientos de salud de la capital, Trinidad, donde centros de salud y hospitales están deteriorados, faltan medicamentos, insumos, y camas para pacientes. Además, el 60% del personal de salud está diezmando a causa del nuevo coronavirus (COVID-19).

“Beni está en un estado catastrófico, el problema es la mala infraestructura, los centros de salud están colapsando de pacientes, los pocos médicos que salieron de la cuarentena o no fueron infectados trabajan más de 24 horas seguidas sin insumos y poca protección; ni qué decir de terapia intensiva, es terrible. Así no se puede pelear contra el virus”, lamentó el presidente de la Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva, Adrián Ávila, en contacto con La Razón Digital.

El especialista explicó que los profesionales no dan abasto a la demanda de atención de la población y muchos sufren reprimendas y quejas de los familiares porque no se les atiende adecuadamente, sin tomar en cuenta que en pleno tratamiento se termina el botellón de oxígeno y no hay cómo cargarlo. Se sabe que únicamente hay cerca de 100 botellones en el municipio de Trinidad.

Profesionales

El grupo voluntario de profesionales de La Paz –entre ellos ocho especialistas de las áreas de terapia intensiva, anestesia, pediatría y medicina interna, además de médicos generales y enfermeras– se trasladó a Trinidad el 18 de mayo para reforzar las tareas de contención de sus colegas, además de capacitar en las especialidades a los médicos del lugar.

Con 1.015 casos confirmados del nuevo coronavirus y 57 fallecidos en todo el departamento, la región se constituye en la segunda del país con el mayor número de infectados, después de Santa Cruz. Pero las condiciones del sistema hospitalario beniano son las peores.

En toda Bolivia, según el reporte oficial hasta el viernes 22 de mayo, los casos sumaban 5.579 y los decesos, 577.

Intensivistas

Ávila –quien hoy regresó a La Paz, tras hacer una evaluación sobre la situación en Trinidad, especialmente de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI)– explicó que tras una conversación con el único médico intensivista habilitado en la capital trinitaria (los otros dos están aislados por sospecha del mal) se consiguió que vuelva al cargo, con el compromiso de las autoridades de que le entreguen un ítem. El galeno había renunciado ante el cansancio y la sobresaturación laboral, a lo que se sumó toda la presión de los familiares de los pacientes, que claman por atención especializada.

“¿Se imagina? Este médico trabaja a contrato con un sueldo excesivamente bajo para su especialidad, esa es otra falla en el departamento, los profesionales tienen un sueldo de entre 3.000 y 7.000 bolivianos. Además deben soportar las malas condiciones de infraestructura y carencia de medicamentos e insumos, es inaudito”, aseveró Ávila a La Razón Digital.

De las ocho provincias del Beni, siete presentan casos COVID-19, según el delegado presidencial para el departamento, Jesús Justiniano, solo la provincia Iténez no reporta infectados. Las demás –Vaca Díez, Cercado, General José Ballivián Segurola, Moxos, Yacuma, Marbán y Mamoré– tienen por lo menos un municipio afectado.

“De los 1.015 casos de Beni, Trinidad reporta 974 casos, Guayaramerín 29, Riberalta cuatro y a uno en Santa Ana, San Ramón, San Andrés y San Borja. Además hay 311 pruebas que están en análisis laboratorial y solo cuatro recuperados” informó

En el municipio de Guayaramerín, además de los 14 positivos internados en el hospital, 99 están la espera del resultado de las pruebas que les tomaron.

Consternación

El periodista Miguel Mercado, en un video que circula en las redes, manifiesta su impotencia con llanto porque la gente sigue saliendo de sus casas sin las medidas de bioseguridad. “La situación está mal en Guayaramerín, me siento triste e impotente porque no hay respuesta directa de las autoridades”, se le oye decir con la voz quebrada.

En tanto que en Riberalta, el concejal Ciriaco Rodríguez, lamentó que el personal del centro de salud esté diezmado debido a que una profesional dio positivo al virus y todos los otros galenos, los trabajadores, pacientes internados por otras enfermedades y familiares tuvieron que aislarse para evitar que se propague la infección.

“Es lamentable que no se haya realizado la preparación necesaria para enfrentar este momento que vivimos, el hospital no tiene lo necesario en insumos, equipos, no se hacen análisis de las muestras y estamos en incertidumbre por el número de infectados, no sabemos que nos pasará a futuro”, declaró hoy a radio Fides.

(23/05/2020)

Comparte y opina:

Bolivia suma 460 casos en 7 departamentos y el total asciende a 10.991

Por segundo día consecutivo se supera los 30 decesos a causa del coronavirus en el registro de una sola jornada.

/ 2 de junio de 2020 / 22:35

Control COVID-19 en el aeropuerto de El Alto

Por Guiomara Calle

Santa Cruz, Beni, Cochabamba, La Paz, Potosí, Oruro y Chuquisaca confirmaron este martes un total de 460 infectados, con lo que el acumulado en el país subió a 10.991 casos, según el último informe epidemiológico del Ministerio de Salud. En esta jornada también hubo 33 decesos.

De los nuevos contagios, 217 pertenecen a Santa Cruz; 80, a Beni; 72, a Cochabamba; 59, a La Paz; 23, a Potosí; 8, a Oruro; y 1, a Chuquisaca. Con estas últimas cifras, Santa Cruz tiene un acumulado de 7.235 casos; Beni, 1.965; Cochabamba, 786; La Paz, 614; Oruro; 218; Potosí, 93; Tarija, 37; Chuquisaca, 29; y Pando, 14. El total acumulado en el territorio nacional es de 10.991 desde el 10 de marzo, cuando aparecieron las dos primeras pacientes.

En cuanto a los decesos, 20 de los 30 reportados hoy pertenecen a Santa Cruz, aunque el Servicio Departamental de Salud (Sedes) aclaró que 16 de ellos son registros atrasados de municipios alejados. En Beni hubo seis fallecidos; en Cochabamba, 5; en La Paz, 1; y en Oruro, 1. El país reporta por segundo día consecutivo más de 30 muertes a causa del virus. El acumulado es de 376 muertes.

El reporte epidemiológico también da cuenta de 1.298 recuperados y 809 sospechosos, quienes están a la espera de la prueba o de los resultados. Desde el 10 de marzo, el Ministerio de Salud descartó el COVID-19 en 20.195 personas.

Comparte y opina:

Santa Cruz suma 217 infectados y su total sube a 7.235 casos de COVID-19

El departamento cruceño ya registra 184 decesos y 843 personas recuperadas.

/ 2 de junio de 2020 / 21:44

Estadística de Santa Cruz

Por Aleja Cuevas

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) Santa Cruz reportó este martes 217 nuevos casos de COVID-19 y 20 fallecidos, con lo que el total acumulado asciende a 7.235 personas contagiadas y 184 decesos. El departamento lidera las cifras en el país.

El director del Sedes Santa Cruz, Marcelo Ríos, detalló que de los 217 casos, 132 están en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra; 34, en Montero; 9, en La Guardia; 8, en Colpa Bélgica; 7, en San José; 5, en San Juan; 4, en Yapacaní; 3, en El Torno; 3, en Mineros; 3, en San Julián; 3, en Warnes; 2, en Camiri; 1, en Concepción; 1, en Fernández Alonso; 1, en Porongo; y 1 en San Ignacio.

Aclaró que de los 20 fallecidos, solo seis corresponden al reporte de este martes, pues los otros 14 son casos recién actualizados de municipios y provincias alejados que por diferentes razones no hicieron llegar sus registros en su momento.

Ríos destacó que a la fecha registran un total de 843 personas que lograron vencer el virus. Este miércoles, el hospital de Montero comenzará a funcionar como hospital COVID-19 y empezará a recibir a pacientes con coronavirus.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

HRW ve ‘amenaza’ a la prensa boliviana por conminatoria del Ministerio de Gobierno a un periodista

“El @MindeGobierno dice que la denuncia de @RedGigavision de supuesto sobreprecio en un contrato sin licitación es falsa. Pero no publica documentos que lo demuestren, sino que acusa al periodista..." escribió José Miguel Vivanco en Twitter.

/ 2 de junio de 2020 / 20:41

Imagen de trabajadores de la prensa en La Paz.

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de la ONG Human Rights Watch (HRW), calificó de una “amenaza” a la prensa boliviana la conminatoria del Ministerio de Gobierno al periodista de Gigavisión Junior Arias para que se retracte de las denuncias sobre un supuesto sobreprecio en la adquisición de equipos anti motín.

“El @MindeGobierno dice que la denuncia de @RedGigavision de supuesto sobreprecio en un contrato sin licitación es falsa. Pero no publica documentos que lo demuestren, sino que acusa al periodista de guerra sucia y guerra política. Es una amenaza para toda la prensa de Bolivia”, escribió Vivanco en su cuenta de la red social Twitter.

El mensaje fue acompañado por el comunicado del Ministerio de Gobierno emitió el 31 de mayo sobre las denuncias de un supuesto sobreprecio en la compra de granadas lacrimógenas y balines de goma en diciembre de 2019. La intervención de un intermediario implicó $us 2 millones.

Esa cartera de Estado acusó a Arias de denunciar una “historia falsa” e ingresar en una guerra sucia y política, además de construir una historia absurda, de manipular y de actuar maliciosamente.

“Es una falsedad y no vamos a descansar hasta que el Sr Arias rectifique y restaure la dignidad e imagen de las personas dañadas”, dice el comunicado en su parte final.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también observó el tono de la posición asumida por el Ministerio de Gobierno respecto a la denuncia de Arias.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Maestros de prekínder y kínder optan por la videollamada y videos para las clases virtuales

En algunos establecimientos educativos fiscales utilizan solo el WhatsApp para mandar tareas por la red de internet limitada.

/ 2 de junio de 2020 / 19:50

Un niño de prekínder en sus clases virtuales con su maestra.

Por Angélica Melgarejo

La cuarentena cambió la forma de vida de la población y entre ellos está la educación, pues los profesores trasladaron las aulas a los hogares a través de computadoras o teléfonos celulares. Pero en el caso de los estudiantes más pequeños del sistema, de cuatro y cinco años de edad, la situación es aún más compleja, por lo que algunos profesores optan por videollamadas.

“Cuando inició la cuarentena total vi complicada mi tarea, debía ver cómo llegar a los niños y con qué herramienta, considerando que los colegios están usando plataformas como Zoom y Google Meet para trabajar con 25 o 35 niños” explicó Clara Luz Veas, profesora de preescolar del centro infantil Creciendo Juntos, en Cochabamba.

En la institución, donde enseñan a niños de tres a cinco años de edad, se decidió usar WhatsApp. “Todos los papás tienen la herramienta, no nos restringe el tiempo de las llamadas y vimos que era mucho mejor para pasar clases personalizadas y poder interactuar”.

Durante esta cuarentena para evitar contagios de COVID-19, los maestros enviaron tareas a través de WhatsApp y videos que explicaban cómo hacer números y aprender las vocales; sin embargo, hace tres semanas que incorporaron las clases virtuales a través de plataformas, en la mayoría de los casos.

“Trabajar con niños de preescolar es poder deslumbrarlos cada día, debemos ver la forma de llamar su atención con dibujos y objetos. Nosotros tenemos que crear para enseñarles, pensar como un niño, en cómo me gustaría a mí que me enseñaran”, detalló Veas.

Danitza Ríos, que tiene a su hija de cuatro años en prekínder de la unidad educativa Maryknoll, contó que las clases iniciaron con varios problemas que aún persisten. “La conexión es muy inestable por parte de los profesores, a veces se desconectan a mitad de la clase y no logran reconectarse”, dijo.

La maestra usa Zoom para conectar a sus 30 alumnos por una hora u hora y media. “Explica todo en la pizarra, ahí escribe y a veces les muestra un video”, relata Ríos, a tiempo de explicar que luego deja mucha tarea que deben realizar usando Classroom.

Ella debe sentarse al lado de su hija para ayudarla en caso de desconectarse la clase y para evitar que pierda la atención. Muchas veces no pueden ayudarla por cuestiones de trabajo y ella debe faltar a clases.

Veas imparte clases a 14 niños de prekínder y tiene otro grupo en kínder, a quienes llama dos veces por semana. Por ejemplo, a Luis le toca pasar clases los lunes y viernes a las 11.30 de la mañana. “Él espera la llamada y se prepara, quiere contarle cosas a su profe Clarita. Ella enseña con cuentos, con dibujos, objetos y conversa con él, interactúan, le pide escribir y ella sigue el trabajo”, contó María Alanes, la mamá del pequeño.

Pero en otros establecimientos educativos no aplican estos métodos. Emily, que está en kínder, en un establecimiento de convenio, dejó las aulas y ahora su maestra “envía tareas por WhatsApp cada día y debemos mandar fotos de la tarea por el mismo medio”, contó Julia Flores, su mamá.

“Mi hija no pasa clases ni nada, alguna vez le mandan videos para juegos o psicomotricidad. Ella está en fiscal”, manifestó Zulma Camacho, madre de una alumna de prekínder.

Carlos Mercado, también inscribió a su pequeño en una escuela fiscal. “Solo mandan tareas vía WhatsApp, la profesora quería hacer clases virtuales, pero como algunos padres no cuentan con internet no se concretó. Mi esposa es quien lo guía, no sé si aprende lo que está en el currículo, pero aprendió mucho por el empeño que pone su mamá en enseñarle, todos los días destina horas en la mañana y en la tarde”.

Comparte y opina:

Ante más de 50 casos de COVID-19 en Viacha, el Alcalde anuncia inminente encapsulamiento

Cerca de la mitad de 75 muestras tomadas en el regimiento Bolívar dieron positivo, según Radio Fides.

/ 2 de junio de 2020 / 19:32

Municipio de Viacha.

Por Paula Jordán

Molesto, el alcalde de Viacha, Delfín Mamani, informó este martes que, de manera extraoficial, hay más de 50 personas contagiadas en ese municipio, cuando el reporte oficial del Ministerio de Salud de ayer lunes registró solamente 21, lo cual significa un eminente encapsulamiento de la población.

De acuerdo con radio Fides, en las últimas horas se tomaron cerca de 75 muestras para detectar COVID-19 a militares del Regimiento Bolívar de Viacha atendidos en Cossmil, la mitad de las cuales dieron positivo. No solo hay instructores y militares infectados, sino también familiares que viven con ellos.

“Consideramos que el epicentro es el Regimiento Bolívar… son más de 50 contagios como tal para considerar un eminente encapsulamiento para cuidar a la población”, dijo Mamani, quien cuestionó que no se haya comunicado sobre esta situación al gobierno municipal.

Cossmil

“Los casos que se están dando son a partir de la atención de Cossmil, aspecto que el gobierno municipal desconocía, incluso de las muestras que se tomaron. No se tuvo una información transparente y clara para que el gobierno municipal pueda apoyar esta contingencia”, dijo.

La Razón intentó comunicarse con el director del Servicio Departamental de Salud de La Paz (Sedes), para conocer sobre la variación respecto a la cifra oficial, pero no obtuvo respuesta.

El 30 de abril, la población de Viacha fue encapsulada por primera vez en cuanto se conoció del primer caso de coronavirus en ese municipio. (02/06/2020)

Comparte y opina: