Sociedad

sábado 11 jul 2020 | Actualizado a 08:02

Presionado, Arias deja Gigavisión: ‘Lamento la cobardía y al abuso de poder de este Gobierno’

La CIDH, la ONU y Human Rights cuestionaron las amenazas del Ministerio de Gobierno al periodista, que destapó varios casos de corrupción en el Gobierno.

/ 3 de junio de 2020 / 15:53

Junior Arias en el programa de este miércoles.

Por Rubén Atahuichi

El periodista Junior Arias, de la red Gigavisión, se acogió a una licencia temporal de sus funciones en medio de una advertencia del Gobierno, por una investigación de un presunto caso de corrupción que puso en cuestión al Ministerio de Gobierno, al que sindicó de “cobarde” y con “fecha de expiración”.

“Lamento la cobardía y al abuso de poder de este Gobierno que no tiene límites, pero sí tiene fecha de expiración”, dijo el profesional en el informativo de mediodía de la red, del que se despidió de forma temporal.

Por varios minutos, al final del programa, Arias hizo un repaso a todas las investigaciones que propició, las que en su criterio pudieron haber molestado al Gobierno, entre ellas, por ejemplo, citó el pago irregular de finiquitos en Entel, la contratación de catering en YPFB (a Bs 420 por trabajador día) o el uso indebido de avionetas de la FAB por parte de la hija de la presidenta Jeanine Áñez y el ministro Yerko Núñez.

Los casos

Los casos terminaron de ser escándalos de presunta corrupción, que terminaron luego en procesos o detenciones de los implicados.

“La gota que parece haber colmado el vaso es el reportaje que pasamos el domingo en torno al uso, una vez más, de un intermediario para la compra de agentes químicos por un valor de Bs 40 millones”, comentó Arias.

Este caso obligó una advertencia del Ministerio de Gobierno a través de comunicado de prensa: “Repetimos: es una falsedad y no vamos a descansar hasta que el Sr. (Junior) Arias rectifique y restaure la dignidad e imagen de las personas dañadas”.

Según la denuncia, un día después de haber invitado a una empresa brasileña para que le haga llegar su propuesta para la provisión de “225.000 agentes químicos”, el Ministerio de Gobierno cambió de criterio y decidió adquirir, “sin demoras ni dilaciones”, el material a través de un intermediario proveedor, la empresa Bravo Tactical Solutions LLC, con sede en Estados Unidos.

Carta

La carta firmada el 26 de noviembre de 2019 por Sergio Zamora, director administrativo de ese despacho gubernamental, hace notar a la firma brasileña que la compra de productos no letales de la Policía Boliviana y el Ejército Nacional ya no será a través de su representante en Bolivia.

Finalmente, de acuerdo con la documentación publicada por ese medio, el 20 de diciembre fue el ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien firmó el contrato con el representante de Bravo Tactical Soluctions LLC, Brayan Samuel Berkman.

“Asumo esta determinación consciente de que es una medida para precautelar la seguridad de nuestras familias, para precautelar la integridad física de todos quienes componemos esta red de televisión”, dijo Arias al acogerse a la “licencia temporal” que le había sugerido el director de la red Gigavisión, Jorge Arias.

Este último había adelantado la determinación posterior del periodista. “¿El Estado nos puede ofrecer las garantías necesarias para el ejercicio libre, independiente y soberano de la libertad de expresión”, se preguntó.

Al mismo tiempo se respondió: “Si el Gobierno no puede ofrecernos las garantías, entonces tenemos que tomar nuestras propias precauciones”, dijo.

Seguridad

Junior Arias había dicho que le preocupaba la seguridad de su familia ante las “amenazas veladas” a raíz de las denuncias publicadas contra el Gobierno.

Aunque los gremios de la prensa del país no expresaron aún su posición sobre el caso, la situación del periodista conmovió a organismos internacionales como la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o la organización no gubernamental de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), que coincidieron en el esclarecimiento de las denuncias antes que el hostigamiento al trabajo del periodista. (03/06/2020)

Comparte y opina:

Tarija reporta 170 contagios y el país supera 45.000 casos de COVID-19 en cuatro meses

Este viernes fueron reportadas 63 muertes; Santa Cruz y La Paz continúan liderando las cifras, seguidos de Cochabamba y Beni.

/ 10 de julio de 2020 / 23:27

La cifras del 10 de julio.

Los contagios del nuevo coronavirus en Tarija se duplicaron este viernes con relación al jueves, que pasaron de 70 a 170. Y en Bolivia, los casos positivos superaron la barrera de los 45.000, a cuatro meses de la aparición del virus.

Según el reporte del Ministerio de Salud, de los 1.452 contagiados del día, el departamento oriental reportó 614, seguido de La Paz (328) y Cochabamba (146). Más atrás, Tarija, con 170; Beni, 99; Oruro, 89; Potosí, 3; Chuquisaca, 3, y Pando, nada.

En casos de fallecimientos, la mayor prevalencia tuvo también Santa Cruz, con 26; seguido de Cochabamba (19), Oruro (5) y Chuquisaca (4). Potosí, La Paz, Tarija, Beni y Pando reportaron cada uno dos muertes. En total, en el país fueron registrados 64 fallecidos, para un total hasta ahora de 1.702.

Este viernes se cumplieron cuatro meses de la irrupción del COVID-19 en el país; el 10 de marzo fueron reportados los primeros contagios, una mujer de 63 años en Santa Cruz (municipio de San Carlos, provincia Ichilo) y otra de 60 en Oruro; ambas habían vuelto por separado de Italia, entonces el país con más incidencia de la pandemia.

Con los registros de esta jornada, Santa Cruz totaliza 24.025 casos (687 fallecidos), seguido de La Paz, con 5.704 (116); Cochabamba, con 4.915 (346); Beni, con 4.794 (259); Oruro, con 1.635 (110); Tarija, con 1.454 (41); Chuquisaca, con 1.165 (56); Pando, con 1.026 (56), y Potosí, con 847 (31).

En cuatro meses, en el país hay 45.565 pacientes de coronavirus.

(10/07/2020)

Comparte y opina:

Ante la lluvia de críticas, gobernadora Soria niega que haya dudado del COVID-19

Indignada y de luto reciente por la pérdida de su padre, Manolo Molina, la concejala Rocío Molina incluso pidió la renuncia de la Gobernadora de Cochabamba.

/ 10 de julio de 2020 / 21:05

La gobernadora Esther Soria, en mesas de diálogo en la crisis de K'ara K'ara. Foto: Gobernación Cochabamba

El jueves fue blanco de todas las críticas, hasta una concejala de Cochabamba pidió su renuncia. Circuló un audio presuntamente con su voz y en la que expresaba sus dudas sobre la presencia del COVID-19. Este viernes, la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, salió al paso para decir que ese comentario fue noticia falsa.

“Nuevamente debo soportar un acoso político, por parte del Gobierno Central y Asambleístas, atentaron contra la vida de mi familia, ahora generan noticias falsas para desprestigiarme, nos conducimos con transparencia y seguiremos en la batalla contra el #covid19 (sic)”, escribió en su cuenta de Twitter.

En un audio filtrado el jueves se le atribuye las dudas sobre el nuevo coronavirus presuntamente en una reunión con los llamados “autoconvocados” de la zona de K’ara K’ara, al sur de Cochabamba, sector que bloquea el botadero municipal en reclamo de servicios y cuestionamientos al gobierno de Jeanine Áñez.

“No tengo miedo a morir o vivir, compañeros. Es más, ni siquiera tengo miedo a esa enfermedad; hasta yo he dudado, ¿será que existe esta enfermedad?”, se escucha en la voz que se le atribuye a Soria.

Conocido el audio, la concejala, Rocío Molina, se expresó indignada por la declaración. La legisladora local del Movimiento Al Socialismo (MAS) acaba de perder a su padre, el comediante Manolo Molina Pablos, precisamente afectado por el nuevo coronavirus.

“Yo soy una más de las 1.500 personas que han perdido a un ser amado y otra de las 42 mil que tenemos otro ser amado enfermo. En mi caso, mi madre, Cecilia Travesi”, protestó la concejala.

Molesta, Molina pidió la renuncia de Soria, también del MAS, en una extensa carta publicada el jueves en su cuenta de Facebook, en la que contó el suplicio que pasó y pasa por encontrar atención médica. “Ud. no ha, sido electa como Gobernadora. Por ello, si no puede hacer su trabajo, váyase, señora Gobernadora, váyase, y deje el puesto a alguien que se preocupe por nosotros. No diga nada más”, escribió.

Los cuestionamientos también emergieron del gobierno de Jeanine Áñez, también afectada por el COVID-19. “Tristeste estás autoridades tenemos en Cochabamba unas se ríen de la pandemia otras lucran con ella”, dijo el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en un ilegible mensaje.

Más frontal fue su colega de Obras Públicas, Iván Arias, quien ironizó diciendo que la Soria “gobierna Marte”. “Yo (estoy) feliz de pelear contra el coronavirus; pero es muy difícil pelear contra la estupidez humana”, insinuó.

Soria sucedió en el gobierno departamental al gobernador electo Iván Canelas, quien renunció en la crisis política de octubre y noviembre de 2019.

(10/07/2020)

Comparte y opina:

A cuatro meses de COVID-19 en el país, el promedio diario de contagios es de 961

Según el balance de cifras, entre el 10 de junio y este 10 de julio hubo 37,5 fallecimientos diarios y 369 recuperados. Se teme que los casos positivos lleguen a 130.000 en la última semana de agosto.

/ 10 de julio de 2020 / 10:32

Personal de salud atiende a un paciente de COVID-19 en Santa Cruz. Foto: Gobernación Santa Cruz

El 10 de marzo aparecían los primeros dos casos de contagio de COVID-19. Desde esa fecha, el crecimiento de casos ha sido incesante, hasta llegar a 44.113 confirmados y a un incremento promedio de 961 diarios entre el 10 de junio y este 10 de julio.

Hasta el 10 de junio había 15.281 casos confirmados, 512 fallecidos y 2.261 recuperados. Al menos en los casos positivos y de muertos las cifras se han triplicado en 30 días, hasta este 10 de julio: 44.113 y 1.638, respectivamente; los casos de recuperados llegaron a 13.354.

En el balance de La Razón, en los últimos 30 días hubo un promedio diario de 37,5 muertos y 369 recuperados. Y los números de pacientes seguirán aparentemente; en las últimas tres semanas no bajaron de 1.000 diarios.

Respecto de la prevalencia de los casos en el país, Santa Cruz sigue liderando las cifras; totalizó 23.411 pacientes el jueves. Le siguen La Paz, con 5.376; Cochabamba, 4.769, y Beni, 4.695. Más atrás, Oruro tiene 1.546; Tarija, 1.284; Chuquisaca, 1.162; Pando, 1.026, y Potosí, 884.

Antes de declararse en pausa por contagio del nuevo coronavirus, el domingo, la ministra de Salud, Eidy Roca, dijo que la cuarentena rígida, “aplicada oportunamente”, pudo evitar “más de un millón de contagios y la pérdida de miles de vidas” entre mayo y junio en el país.

Y, apelando a informes de la Unidad de Análisis de Política Económica (Udape), la autoridad dijo que para la última semana de agosto el país podría llegar a los 130.000 contagios. “Es decir, cuatro veces más que los que registran hoy”, previo.

En medio de esa situación, la presidenta Jeanine Áñez anunció la tarde del jueves que fue contagiada por el COVID-19. “Junto con mi equipo hemos estado trabajado por las familias bolivianas durante todo este tiempo y dado que en la última semana muchos de ellos dieron positivo al coronavirus, me hice la prueba y también he dado positivo”, comunicó a través de un video difundido en sus redes sociales.

El caso de la mandataria transitoria sucede a los de los ministros de la Presidencia, Yerko Núñez; de Minería, Jorge Fernando Oropeza, y Roca. El ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, también estuvo infectado, aunque por su condición de asintomático no se dio cuenta sino después de un estudio de “inmunoglobulina” posterior.

La pandemia ha complicado además la gestión del Ministerio de Salud, la cabeza de las acciones de la emergencia sanitaria en el país. Por razones personales había renunciado el ministro Aníbal Cruz, quien fue sustituido luego por Marcelo Navajas. Éste fue reemplazado a su vez por Roca debido el escándalo de la compra irregular y con presunto sobreprecio de 170 respiradores.

Para variar, mientras Roca se recupera, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, asumió sus funciones. “No vamos a dar un paso atrás para seguir insistiendo en salvar vidas; pero no vamos alcanzar si cada individuo no pone de su parte. No hay otra opción, estamos todos en esto”, arengó el jueves en una rueda de prensa improvisada.

(10/07/2020)

Comparte y opina:

El Ministro de Defensa también dirige el Ministerio de Salud

Luis Fernando López instó disciplina de la ciudadanía ante las restricciones contra el coronavirus y recomendó a los bolivianos poner de su parte en esta emergencia sanitaria.

/ 9 de julio de 2020 / 22:17

El ministro López en una conferencia sobre un caso de presunta corrupción. Foto: ABI

El ministro de Defensa, Luis Fernando López, asumió este jueves de forma interina las funciones de su colega de Salud, Eidy Roca, afectada en los últimos días por el nuevo coronavirus.

En rueda de prensa improvisada una vez que se supo la convalecencia con el mal de la presidente Jeanine Áñez, la autoridad aseguró que continuará las tareas de la titular de su despacho para contrarrestar la propagación del COVID-19.

“No vamos a dar un paso atrás para seguir insistiendo en salvar vidas; pero no vamos alcanzar si cada individuo no pone de su parte. No hay otra opción, estamos todos en esto”, arengó el ministro, un exmilitar que acompaña a la mandataria desde el 14 de noviembre del año pasado, aunque con una pausa de horas luego de haber sido censurado por la Asamblea Legislativa por su papel en la represión de Sacaba y Senkata, cuyo saldo de fallecidos fue una treintena.

López, cuota de Luis Fernando Camacho al principio del gobierno de Áñez, es uno de los ministros que trabaja directamente en la persuasión sobre la propagación de la enfermedad en el país. Se caracteriza por su carácter duro ante el incumplimiento de las restricciones.

Muy eufórico la noche de este jueves, recomendó disciplina a los ciudadanos. “Si el boliviano, de manera individual, no pone de su parte, no va a servir de nada; convengamos eso”, reclamó.

“Podemos tener toda la ayuda de los países, la mayor de las voluntades y el mayor de los esfuerzos, pero si cada boliviano no se toca la mano al pecho, no piensen que puede perjudicar al otro boliviano”, insistió López.

En su criterio, y a manera de reflexión, ministro interino de Salud explicó que “técnicamente, un contagiado, en 30 días contagia a 430 personas”.

En el final de su comparecencia ante los periodistas, López consideró que las tareas del Gobierno en la lucha contra el coronavirus son “sin colores políticos”. Vamos “totalmente desarmados en términos de política”

(09/07/2020)

Comparte y opina:

Jeanine Áñez da positivo a la prueba de COVID-19

"Voy a estar en cuarentena durante 14 días, hasta que me haga una nueva prueba para ver cómo estoy. Me siento bien, me siento fuerte", dijo la mandataria en un video en sus redes sociales.

/ 9 de julio de 2020 / 18:21

Jeanine Áñez asistió el miércoles a la cumbre virtual de la CAN junto con Karen Longaric. Foto: ABI

En un mensaje difundido a través de sus redes sociales, la presidenta Jeanine Áñez confirmó la tarde de este jueves que fue contagiada del nuevo coronavirus.

“Junto con mi equipo hemos estado trabajado por las familias bolivianas durante todo este tiempo y dado que en la última semana muchos de ellos dieron positivo al coronavirus, me hice la prueba y también he dado positivo”, dijo la mandataria a través de un video difundido en Twitter.

Áñez, de 53 años, es la cuarta persona de la jerarquía gubernamental que cae contagiada de COVID-19, una semana después del caso confirmado del ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, y sus colegas de Minería, Jorge Fernando Oropeza, y de Salud, Eidy Roca.

El miércoles, asistió a la vigésima sesión del Consejo Presidencial de la Comunidad Andina (CAN) junto a su canciller, Karen Longaric, y otros ministros de Estado desde la casa presidencial de San Jorge. La televisión la mostró sin barbijo, aunque con la distancia debida señalada en los protocolos de la emergencia sanitaria.

El anuncio de contagio de Áñez ocurre en coincidencia con la víspera de cumplirse cuatro meses desde que la enfermedad se cobró los primeros dos casos el 10 de marzo, una mujer de 63 años en San Carlos (Santa Cruz) y otra de 60 en Oruro.

La mandataria quiso mostrar tranquilidad en el mensaje de la tarde de este jueves. “Voy a estar en cuarentena durante 14 días, hasta que me haga una nueva prueba para ver cómo estoy. Me siento bien, me siento fuerte; voy a seguir trabajando de forma virtual desde mi asilamiento”, dijo.

Áñez tomó el poder en noviembre del año pasado tras la dimisión del expresidente Evo Morales. Su tarea principal fue la convocatoria a elecciones generales, que se complicó con la emergencia sanitaria. Al final, los comicios fueron definidos para el domingo 6 de septiembre.

(09/07/2020)

Comparte y opina: