Sociedad

jueves 29 oct 2020 | Actualizado a 13:34

Crisis y desempleo, escenarios propicios para ‘discutir’ una nueva Ley del Trabajo

En el programa Piedra, Papel y Tinta, la cientista social Lourdes Montero cuestionó la falta de políticas para superar la paralización del aparato productivo.

Lourdes Montero, en el Piedra, Papel y Tinta de este viernes. Foto: Álvaro Valero

/ 2 de octubre de 2020 / 14:42

La actual crisis económica ocasionada por el COVID-19 incrementó el desempleo en el país, una situación que se debe aprovechar para iniciar una discusión para elaborar una nueva Ley del Trabajo en Bolivia, según la analista y cientista social Lourdes Montero.

En el programa Piedra, Papel y Tinta, transmitido este viernes por las plataformas digitales de La Razón, la experta cuestionó la falta de políticas del Estado para enfrentar la paralización del aparato productivo, que ocasionó el incremento de la tasa desocupación en el país a un 11,8% conforme a datos del Instituto nacional de Estadística (INE).

Considerando el incremento del desempleo en el país, que de 5% registrado en 2019 subió a 11,8% a julio de este año, planteó la necesidad de iniciar un proceso discusión para la elaboración de una nueva Ley General del Trabajo, en el cual participen todos los actores, inclusive la población desocupada, trabajadoras del hogar y zafreros, entre otros, que se encuentran al margen de la norma.

“No podemos seguir trabajando cuando el Estado no solucionó el problema de la paralización del aparato productivo y no hay políticas para recuperar”, dijo Montero.

Además observó que los bonos otorgados por el Gobierno transitorio no aliviaron el impacto crítico que atraviesan las familias más necesitadas del país; por ello señaló que es importante “mirar el sistema de protección social, que a la fecha presenta fallas”.

También reflexionó que en función al proceso electoral que atraviesa el país la responsabilidad de los actores políticos es muy grande, porque éstos —en su criterio— deben fijar el horizonte que debe seguir el país para superar la crisis, en particular, generar nuevas fuentes laborales y nueva normativa para el sector.

Teletrabajo

Con datos de un estudio realizado por la Fundación ARU, Montero explicó que el 89% de la población ocupada no puede hacer teletrabajo debido a que el mercado laboral es “esencialmente físico, manual y de relacionamiento”.

En ese contexto, dijo  que las principales industrias que se han visto golpeadas por la crisis son agricultura, manufactura y servicios, y que la mayor parte del trabajo de las mujeres se encuentra en la manufactura, pero principalmente en los servicios.

“Ahí teníamos 2,3 millones de personas trabajando y es donde la pandemia ha golpeado mucho”, comentó.

Por tanto, en la discusión de la nueva Ley del Trabajo debe incluirse el tema del teletrabajo y otras formas de “explotación laboral”, finalizó.

Piedra, Papel y Tinta es una producción de La Razón y Extra, que se difunde en las plataformas digitales de ambos medios de lunes a viernes a las 10.00.

(02/010/2020)

Comparte y opina:

¿Hacia dónde debe apuntar Luis Arce ante la recesión?

Transición. Dos analistas plantean una hoja de ruta para el presidente electo de Bolivia

El presidente electo, Luis Arce

Por Marco A. Ibañez

/ 28 de octubre de 2020 / 05:34

Superar la crisis económica que enfrenta el país a consecuencia del coronavirus requerirá que el presidente electo, Luis Arce, aplique un plan “sin inprovisaciones” y arme un equipo técnico “no politico”, subrayan dos analistas.

La economía boliviana se encuentra en terapia intensiva por la recesión que ha provocado el decrecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), un mayor desempleo, una caída de las exportaciones y un déficit fiscal preocupante.

“Realmente los indicadores a mí me asustan, es la primera vez que estamos viendo indicadores tan graves. Nunca habíamos visto un -11% (PIB). Es muy preocupante la magnitud de la crisis que vamos a enfrentar”, declaró antes Arce, quien fue ministro de Economía en el gobierno de Evo Morales.

Al respecto, el economista Horst Grebe dijo a LA RAZÓN que una fórmula para salir de la crisis es una estrategia a largo plazo. “Arce ha trabajado con éxito cuando las arcas estaban llenas, cuando había ingresos extraordinarios, cuando había un viento de cola favorable, pero ahora las circunstancias han cambiado”, remarcó.

Para no recortar gastos y dar un empujón a la economía será importante acudir al financiamiento de organismos internacionales, añadió Grebe, para lo cual deberá renegociar la deuda externa. Dijo que ello no será fácil por el tipo de acreedores que tiene Bolivia, es decir, Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre los principales. “Yo creo que hay que negociar con los acreedores, dos a tres años, lo que fuere necesario, pero que sea aceptable para los acreedores, caso contrario hacer una suspensión de pagos unilateral no resulta conveniente”.

Con relación a la reactivación de la demanda interna, Grebe afirmó que se debe intervenir en la población más necesitada o afectada por la crisis. “Hay que gastar en la gente, hay que crear capacidad adquisitiva y estimular a los productores, a las empresas del mercado interno a que mantengan su plantilla de empleados, que continúe su producción, hay que dar probablemente incentivos”. En criterio de este analista, estos temas son conocidos Arce, por su experiencia en la cartera de Economía y Finanzas Públicas, y lo que “tiene que hacer es definir su estrategia congruente, que no sea una cosa improvisada y de corto plazo, sino que tiene que tener un horizonte largo porque las dificultades no van a desaparecer a muy corto plazo”.

Mientras que el economista Jimmy Osorio aseveró que el nuevo gobierno debe llevar adelante un diagnóstico de las cuentas nacionales porque existe una “subestimación y sobreestimación”, a fin de establecer un estado de situación de las finanzas bolivianas.

En función a los resultados, planteó Osorio, recién las autoridades electas podrán planificar a futuro los programas financieros y monetarios. Dijo que el siguiente paso es aplicar una política urgente de austeridad porque “las cosas no están bien (en el Estado), las cuentas no son azules, sino rojas”. Complementó que es “imperativo hacer un ajuste al gasto corriente de una forma imaginativa”, para lo cual se requerirá un equipo técnico “no político” para delinear acciones sin afectar sectores.

A diferencia de Osorio, Grebe no sugiere reducir gastos porque “normalmente cuando hay un déficit muy grande, los organismos internacionales recomiendan austeridad y más austeridad, pero se ha visto que eso no es conveniente en situaciones como las que estamos atravesando nosotros”.

“El secreto de un buen gobierno es cubrir todos los resortes ministeriales que son relevantes con gente con experiencia y muy capacitada, eso va a definir si responde a las demandas de los sectores sociales que han votado por Arce”, coincidió Grebe, al referirse a las demandas de diferentes organizaciones que comenzaron a emerger por el apoyo brindado al presidenciable del Movimiento Al Socialismo.

Tal es el caso de la Dirección Regional del MAS en El Alto, que reclamó al menos cinco ministerios; la Central Obrera Boliviana (COB), cuatro y la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” demandó la creación del  Ministerio de la Mujer.

Otro factor que Osorio consideró importante poner sobre la mesa de discusión es el ajuste del tipo de cambio, un tema que “tarde o temprano” deberá considerar el próximo gobierno porque es una “válvula de escape que permite regular la inflación y el crecimiento de las Reservas Internacionales Netas (RIN)” nacionales.

Cochabamba. La planta de urea, Arce impulsará más la industrialización

DEMANDA

Sin embargo, en sus intervenciones públicas y ante medios de comunicación, Arce dejó en claro que ello no está todavía en su horizonte, por lo menos por ahora. Aparte, dejó en claro que volverá a aplicar una fórmula que le dio éxito cuando fue parte del gabinete de Morales: fomentar la demanda interna, sea con bonos u otros beneficios para la población.

Por ello, una de sus primeras medidas será el pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000, una propuesta que presentó para desafiar a la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, quien postuló el Bono Salud de Bs 500. El planteamiento de Arce fue recibido por la Asamblea Legislativa, con mayoría del MAS, y fue aprobado mediante una ley promulgada por la presidenta del Senado, Eva Copa (MAS), empero, la Mandataria rechazó la cancelación del bono bajo el alegato de que no tiene fuentes de financiamiento.

Bono. El nuevo gobierno impulsará la demanda interna con el pago de bonos

Ya tiene claras sus primeras medidas

El presidente electo, Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS), ya delineó algunas medidas clave que llevará adelante para enfrentar la crisis económica que agobia al país. Sus primeras acciones serán el pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000 y negociar con organismos internacionales la moratoria o condonación de capital e intereses de la deuda externa, a fin de utilizar esos recursos para reactivar la demanda interna y la inversión pública.

“Vamos a reconstruir el modelo económico que lo han destruido (el Gobierno transitorio). Nos están dejando una crisis en -11% de tasa de crecimiento. Si no nos ponemos a trabajar de inmediato, vamos a necesitar de tres a cuatro años para salir de todo esto. Ingresos y empleos es lo inmediato y de lo primero que nos vamos a ocupar”, anticipó en entrevistas con medios.

Respecto al Bono contra el Hambre, el exministro de Economía fue claro al señalar que el beneficio se pagará en 10 o 20 días, luego que asuma el mando presidencial, que será el domingo 8 de noviembre. Dijo que fondos de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial financiarán la cancelación de este beneficio a sectores con bajos recursos económicos.

IVA

Entre las otras decisiones que impulsará el nuevo gobierno se encuentran tres proyectos de ley que son parte del plan denominado “Agenda del pueblo para el Bicentenario y el vivir bien”, que tienen que ver con la reducción del 13% al 8% del pago del Impuesto del Valor Agregado (IVA) a quienes lo consuman con tarjetas de crédito o débito, y su devolución a personas de bajos ingresos, y la aplicación de un impuesto a las grandes fortunas.

De acuerdo con Arce, los indicadores económicos “empeoraron mucho” en los 11 meses del mandato de transición de Jeanine Áñez, que dejará al país con una recesión (-11%) dura. “Ni en la década de los años 80, durante el gobierno de Hernán Siles y la Unión Democrática y Popular (UDP), que fue uno de los peores momentos económicos, alcanzamos esa tasa de decrecimiento”.

Comparte y opina:

El COVID-19 desnudó más el desigual acceso a los alimentos

Informe. Un sencillo plato de comida está fuera del alcance de millones de personas

La venta de comida en las calles tiene un abanico de ofertas económicas

Por Freddy Choque y Marco A. Ibañez

/ 28 de octubre de 2020 / 05:31

El costo de un plato de comida marca las diferencias en los ingresos económicos de las personas en el mundo y en Bolivia. La desigualdad en el acceso a los alimentos se hizo más evidente con la pandemia del COVID-19, revela un análisis de Naciones Unidas.

Se trata de un estudio publicado por el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés), que estableció que a consecuencia de la emergencia sanitaria, un plato de comida sencillo está mucho más allá del alcance de millones de habitantes en el mundo.

Este año, la pandemia se sumó a los conflictos del cambio climático y la crisis económica que enfrentan en la última década varios países de América, Europa, Asia y África, los cuales provocan el incremento de los niveles de hambre. El costo de un plato de comida en 2020, así se denomina el informe presentado el 16 de octubre con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, a través del cual el organismo internacional identificó un desigual acceso a los alimentos, sobre todo en naciones en las que una comida simple, como arroz y frijoles, cuesta más en comparación con los ingresos de las personas.

«Este informe expone el impacto destructivo de los conflictos, el cambio climático y la crisis económica, ahora agravados por el COVID-19, en el aumento del hambre», dijo el director del WFP, David Beasley. 

Se identificó que el ingreso diario gastado en alimentos por alguien que vive en Sudán del Sur (centro de África) aumentó 27 puntos hasta 186%. Es decir, si un residente de Nueva York tuviera que pagar la misma proporción de su salario por una comida básica, la comida costaría $us 393. Además, reveló que en Haití los consumidores gastan más de un tercio de sus ingresos diarios en un plato de comida, es decir, un equivalente a $us 74 para alguien que habita en Estados Unidos.

Negocios. En la urbe alteña hay platos de comida para todos los bolsillos. Foto: Freddy Choque

BOLIVIA

Ante ese desigual acceso, evidenciado más por la pandemia, Beasley consideró que “las personas en las zonas urbanas ahora también son muy susceptibles, y el COVID-19 ha provocado un enorme aumento del desempleo, lo que deja a las personas sin poder (adquisitivo) para utilizar los mercados de los que dependen para obtener alimentos”.

El análisis contempla 20 países, en los cuales no aparece Bolivia; no obstante en los pasados días, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) proyectó que en esta gestión la pobreza extrema en suelo boliviano alcanzará a 16,8% de la población, afectando sobre todo su acceso a los alimentos, debido a los efectos negativos del coronavirus.

Entre la población boliviana que lucha diariamente para salir de la crisis, destaca la de El Alto, donde pese a las necesidades la oferta de comida es variada y acorde a todo tipo bolsillo, pese a que este rubro fue uno de los más afectados por las cuarentenas declaradas por el Gobierno transitorio.

“Hemos paralizado la actividad por completo y estamos de a poco levantándonos. Las ganancias no son como antes, pero alcanza para mantener el capital”, comenta a LA RAZÓN Doña Teresita, conocida propietaria de un tradicional snack en una de las avenidas principales de esa urbe.

En este negocio se puede encontrar un plato de asado y arroz a Bs 8, un almuerzo completo a Bs 10, y por la noche un pollo al spiedo a Bs 15, y chuleta a Bs 12.

De igual manera, en el comercio de Doña Dayanita se puede consumir un almuerzo completo a Bs 15 (sopa y segundo) y platos especiales de entre Bs 15 y Bs 45, “todos bien servidos”, afirma la propietaria, al relatar que a pesar de la crisis las ventas se mantienen. “Mucha gente compra comida para llevar y nosotros nos adecuamos a ese sistema”, remarca.

Igualmente, en zonas céntricas de El Alto se puede encontrar puestos callejeros de comida que ofertan el tradicional ají de fideo a Bs 5, un chicharrón de pollo a Bs 8 y la deliciosa sajta de pollo a Bs 10. O sea, para todo bolsillo.

De acuerdo con el recorrido efectuado por este medio, los precios de los platos de comida son accesibles para una buena parte de la población alteña, a diferencia de otras ciudades y países donde los costos son altos.

Comparte y opina:

Mypes piden al nuevo Gobierno $us 1.500 millones para la reactivación del sector

Los micro y pequeños empresarios no pudieron acceder a las medidas de alivio del régimen transitorio, ahora piden al electo presidente un fondo exclusivo para el sector.

Pequeños productores de prendas de vestir en El Alto. Foto: La Razón-archivo

/ 27 de octubre de 2020 / 14:13

El presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña (Conamype), Néstor Conde, demandó este martes al presidente electo Luis Arce una “inyección exclusiva” de $us 1.500 millones para reactivar la economía de ese sector.

Según evaluación del dirigente, el gremio que representa fue el más afectado por la crisis económica ocasionada por la pandemia del COVID-19 y más aún por que las mypes no pudieron acceder a las medidas aplicadas por la administración de Jeanine Áñez, como el “Crédito 1, 2, 3”, debido a los requisitos.

“Las medidas que ha lanzado el gobierno de transición, ninguna de ellas se ha efectivizado; por ello creemos que es importante la inyección económica de por los menos $us 1.500 millones, lo cual realmente beneficiara a los micro y pequeños empresarios”, dijo Conde a La Razón.

Para ello propuso que se aplique un fondo de fideicomiso o créditos a través del sistema financiero nacional. “Necesitamos créditos por lo menos con un año de gracia y bajos intereses como dan a la gran empresa de 4% a 5% anual, con un plazo mínimo de cinco años. Creemos que una medida así será de mucha ayuda al sector”, sostuvo.

Agregó que la micro y pequeña empresas también requieren la gestión de mercados internacionales para la exportación de sus productos, para lo cual exhortó a las nuevas autoridades, que asumirán sus funciones el 8 de noviembre, la organización “urgente” de ruedas de negocios presenciales o virtuales con potenciales compradores o importadores de países vecinos como Perú y Chile, además de Estados Unidos, Canadá y Europa.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Hasta 2022, se busca incrementar el consumo per cápita de leche a 91 litros por año

Los lecheros aseguran que tienen la capacidad industrial y productiva para satisfacer el incremento de la demanda nacional.

La ciudadanía aglomerada para comprar leche. Foto: La Razón-archivo

/ 26 de octubre de 2020 / 18:17

Conmemorando el 26 de octubre, que se celebra el Día Nacional de la Leche, los productores del sector se propusieron incentivar e incrementar el consumo de ese producto alimenticio a 91 litros por persona, al año, hasta 2022.

Según el presidente de la Federación Departamental de Productores de Leche de Santa Cruz (Fedeple), Klaus Frerking, en el país solo se consumen 63 litros de ese producto al año, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de 160 litros.

“La Organización Mundial nos dice que tenemos que llegar a los 160 litros por persona, y vemos que nuestros vecinos, como Brasil, están en 120 (litros), Argentina con 140 y Bolivia ¿por qué tiene que estar con 63?”, cuestionó el ejecutivo.

Frerking afirmó que impulsarán el mayor consumo de leche en el país porque es un alimento integral e indispensable para la salud, cuyos beneficios van más allá de la proteína y del calcio.

“Necesitamos llegar a completar un vaso de leche por día, por persona, lo que va a significar que el año 2022 podemos estar con 91 litros por persona, por año. Así estamos creando una demanda y nosotros, los productores, tenemos toda la capacidad industrial y productiva para satisfacer esa demanda”, aseguró en una entrevista para BTV.

En Bolivia se producen 1,9 millones de litros de leche por día, de los cuales, el 60% corresponde al sector lechero de Santa Cruz, es decir, 1,2 millones de litros.

(26/10/20)

Comparte y opina:

Laboratorios Vita reporta pérdidas de hasta el 60% de sus ingresos por conflicto sindical

La empresa farmacéutica ingresó en una etapa “crítica” debido a la paralización del 100% de su producción, tras 15 días del paro de brazos caídos que asumieron sus trabajadores.

La planta industrial de Laboratorios Vita en El Alto. Foto: La Razón-archivo

/ 26 de octubre de 2020 / 17:47

Laboratorios Vita ingresó en una etapa “crítica”. El 100% de su producción se encuentra paralizada y las pérdidas económicas ascienden al 60% de sus ingresos, tras 15 días del paro de brazos caídos que asumieron sus trabajadores y la toma de su planta principal.

Según la gerente general de Laboratorios Vita, Magna Cachi, la empresa paralizó su producción y el abastecimiento de medicamentos esenciales para el tratamiento del COVID-19 como sueros, antigripales y otros, debido a un conflicto originado por dos exdirigentes que fueron desvinculados de la empresa tras haber ejercido la representación sindical, durante los últimos cuatro años, sin contar con la declaratoria en comisión del Ministerio de Trabajo y sin el reconocimiento de la Federación de Fabriles.

“Hablando en relación a nuestro presupuesto mensual, estamos en un 60% (de pérdidas) en octubre”, dijo la ejecutiva a La Razón. Precisó que en los próximos dos días su administración deberá encontrar una solución al conflicto porque la situación “crítica” de la empresa pone en riesgo las fuentes laborales de 340 trabajadores.

“Se está buscando entablar las mesas de negociación, pero lo que nos preocupa es la tozudez de estas dos personas que no quieren admitir que son extrabajadores, que no pertenecen a la empresa y se aferran a un cargo sindical que ya no existe”, afirmó.

Cachi indicó que la producción de la empresa se encuentra paralizada y que sus operaciones se han reducido al movimiento de los insumos enviados al interior del país. “Estamos agotando nuestras reservas y en lo que es la planta de La Paz, ya no se ha producido en estas semanas porque ellos (los trabajadores) han tomado la planta y no nos dejan ingresar”, sostuvo.

En septiembre pasado, la empresa farmacéutica desvinculó a Wilson M. y a Edwin A. por abandono de labores, al no presentar la Resolución Ministerial de Declaratoria en Comisión que exige el Artículo 97 del Decreto Supremo Nº 22407, del 11 de enero de 1990.

“Durante cuatro años esperamos pacientemente por ese documento que nunca llegó; sin embargo, de buena fe, continuamos con el pago de sus sueldos”, acotó.

(26/10/20)

Comparte y opina: