Hasta octubre, en La Paz se registraron 28 gestantes con Virus de Inmunodeficiencia Adquirida/Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (VIH/Sida), además de nueve bebés que nacieron con el virus, según el Servicio Departamental de Salud (Sedes).

“Tenemos registrados 440 contagios de enero a octubre: 371 con VIH, 54 con sida, con una mortalidad de 13 personas. De ellas, 28 son embarazadas”, explicó Arturo Pinto, responsable departamental de ITS-VIH/Sida.

Indicó que la mortalidad por esta enfermedad constituye un problema de salud pública por el incremento de la incidencia debido a la transmisión sostenida por vía sexual en un 97%. También existen contagios por vía materno-infantil, que constituyen solo un 2% y por sanguínea el 1%.

“En esta gestión nacieron nueve infantes con VIH, y en coordinación con los CRVIR (Centro Regional de Vigilancia y Referencia de VIH/Sida) se define la condición de cada niño para brindar el tratamiento, porque hay diferentes esquemas que determinan la evolución de la enfermedad” dijo.

Los bebés no pueden consumir la leche materna y se les brinda sucedáneos y una leche específica para su desarrollo, explicó. La probabilidad de vida del niño depende del tratamiento y el cuidado de su familia, pero —según Pinto— estos infantes son discriminados y aislados, situación que influye en su medicación.

Desde 1998 hasta octubre de 2020 nacieron un promedio de 10 niños infectados por año; en 22 años suman 374 niños nacidos con esta enfermedad en La Paz.

En la etapa de confinamiento, por la emergencia sanitaria del COVID-19, fue atendida una embarazada que presentó coronavirus y VIH, quien fue internada en un centro de aislamiento.

“En los últimos años se diagnosticaron con mayor incidencia contagios en amas de casa. Los esposos de estas mujeres contagiaron a sus cónyuges en la mayoría de los casos”.

Lejos de ser un problema regional o nacional, el VIH genera miles de contagios en el mundo. Se estima que hasta finales de 2019 se registraron 38 millones de personas con el virus, según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La pandemia del COVID-19 influyó de manera negativa en la lucha contra esta afección.

Según una encuesta realizada por la OMS, 24 países notificaron la bajada a niveles críticos de reservas de antirretrovíricos o alteraciones en el suministro de estos medicamentos que salvan vidas.

En La Paz, si bien se realizaron esfuerzos por mantener los tratamientos, se considera que la emergencia sanitaria sí tuvo repercusiones. Los pacientes confirmados con esta enfermedad recogen de forma gratuita sus fármacos, pero durante la pandemia la entrega se complicó. “Llegar a las provincias fue dificultoso, pero coordinamos con los responsables municipales para llegar a los domicilios de los pacientes y entregarles los retrovirales”, dijo Pinto.

También se considera que pudo incidir en la cantidad de casos que fueron detectados este año, pues las brigadas no pudieron hacer los rastrillajes y aplicar otras estrategias.

(01/12/2020)