Sociedad

miércoles 16 jun 2021 | Actualizado a 07:53

El jueves llegará a Bolivia un lote de 92.430 vacunas Pfizer

Horas antes, el presidente Arce anunció que hasta el 15 de mayo el país recibirá un millón vacunas Sinopharm.

Vacunas Pfizer. Foto: AFP.

/ 27 de abril de 2021 / 11:46

El presidente Luis Arce informó que el jueves arribará al país un lote de 92.430 vacunas Pfizer, del mecanismo COVAX, para garantizar el proceso de inmunización contra el COVID-19 en todo el territorio nacional.

“Este próximo jueves llegará a Bolivia un nuevo lote de 92.430 dosis de vacunas Pfizer. Este envío responde al mecanismo COVAX. Cumplimos con el pueblo boliviano”, expresó el Jefe del Estado a través de su cuenta en Twitter.

Asimismo, el ministro de Salud, Jeyson Auza, durante una entrevista con Unitel, confirmó sobre la llegada de las vacunas Pfizer y, además, dio a conocer que ya existe “la confirmación de la llegada de otras 200.000 vacunas en los próximos días”, sin precisar la procedencia.

“Y así posteriormente vamos a seguir recibiendo (más) lotes (de vacunas), que nos permitirán llevar adelante nuestro plan de vacunación”, destacó Auza. 

Horas antes, el presidente Arce, durante la inauguración de la prueba piloto de la vacunación masiva, también anunció que hasta el 15 de mayo el país recibirá “un millón de nuevas dosis de las vacunas Sinopharm”.

Ahora, lo que debemos hace es “preparar la cadena de frío y los puntos de vacunación (…) porque estamos (en un proceso de) la vacunación más grande de la historia de Bolivia”, subrayó el mandatario.

Las vacunas COVAX proveídas por Pfizer estuvieron rezagadas debido a desacuerdos planteados por el laboratorio respecto de la cláusula de indemnización, consistente en un pago en caso de que el inmunizante eventualmente afectare a los beneficiarios; Bolivia había expresado su oposición a hacerse cargo de ese acápite.

Comparte y opina:

Justiniano confirma que Lizárraga gestionó el ‘préstamo’ de armas químicas de Ecuador

El exministro de la Presidencia dijo que se empezó a buscar otras alternativas para conseguir el material antidisturbios de inmediato porque su compra iba a tardar varios días o tal vez hasta un mes.

Por Edwin Condori

/ 15 de junio de 2021 / 19:08

El exministro de la Presidencia Jerjes Justiniano confirmó este martes que la exministra de Comunicación Roxana Lizárraga gestionó el “préstamo” de armas químicas de Ecuador durante el conflicto postelectoral de 2019.

La exautoridad contó que cuando el gobierno de Jeanine Áñez asumió la administración del país en medio de una convulsión social tras la renuncia de Evo Morales, la Policía dio a conocer que ya no tenía armas químicas para controlar las protestas.

“Entonces, lo primero que se hizo fue aprobar un (primer) decreto autorizando para que el Ministerio de Defensa inicie todos los trámites para conseguir armas químicas, pero resulta que ese proceso iba a tardar siete, diez días (o tal vez) un mes”, dijo.

Frente a esa situación, según su versión, se empezó a buscar otras soluciones o alternativas para conseguir el material que se requería con urgencia en un momento tan conflictivo como el que atravesaba el país.

Es así que “si no recuerdo mal, sí fueron gestiones de la entonces ministra de Comunicación Roxana Lizárraga, ella dijo: yo tengo buenas relaciones con Ecuador, voy a ver si puedo conseguir; y luego ella dijo: sí, se ha conseguido un préstamo, (pero) ni siquiera fue una donación, se prestaron las armas químicas para que luego Bolivia, (después de) comprar, proceda a la devolución, hasta donde yo sé y eso lo supe de manera totalmente extraoficial por lo que ella misma me comunicó que fue un préstamo”, relató Justiniano en una entrevista con Gigavisión.

Este nuevo testimonio surge después de que la pasada jornada el exministro de Desarrollo Rural Mauricio Ordóñez, en una declaración ante la Fiscalía, reveló que en una reunión de gabinete de noviembre de 2019, Lizárraga se contactó con el exministro Carlos Sánchez Berzaín, prófugo de la justicia por la masacre de 2003, para resolver la falta de material antidisturbios.

“Lizárraga junto al resto de ministros nos encontrábamos en una reunión de gabinete, existía una desesperación de (los exministros) Arturo Murillo y Fernando López por adquirir gases lacrimógenos; (entonces) Lizárraga pidió unos minutos en esa reunión de gabinete, salió de la sala de reuniones y volvió a los minutos manifestando ‘asunto arreglado, ya hablé con Carlos Sánchez Berzaín y él hará las gestiones ante Ecuador para que nos envíen los agentes químicos que necesitemos’”, relató Ordóñez en su declaración, según una publicación de “Detrás de la Verdad”.

Justiniano, además, pidió a la opinión pública no olvidarse que en ese momento de “convulsión social entre bandos” de civiles incluso había amenazas de “guerra civil” de parte de algunos grupos en la ciudad de El Alto.

Por tanto, “la guerra civil (que se pedía iba a ser) entre ciudadanos y ahora el hecho de que (es situación de necesidad de compra) haya sido aprovechado para hacer un negociado por parte (del exministro de Gobierno) Arturo Murillo es harina de otro costal”, puntualizó.

Comparte y opina:

Mercado declara por caso Gases y dice no tener temor mientras la Justicia actué con objetividad

“Todos estamos urgidos que esto se pueda resolver a la brevedad y creo que no vale la pena entrar a especulaciones”, remarcó el exministro de Trabajo del gobierno de Áñez.

Por Edwin Condori

/ 15 de junio de 2021 / 15:45

El exministro de Trabajo Oscar Mercado se presentó este martes ante la Fiscalía de La Paz a declarar en calidad de testigo por el caso “Gases lacrimógenos” y aseguró que no tiene ningún temor en este proceso mientras la justicia actué con objetividad.

“Mi persona viene por primera vez a una actuación judicial, espero de que esto se desarrolle de acuerdo al procedimiento y de manera objetiva; mientras la justicia actué con objetividad, los ciudadanos que sentimos haber hecho las cosas siempre con transparencia y en el marco de la ley no tenemos por qué temer, exigimos que la investigación sea objetiva”, dijo al ingresar a su declaración.

La exautoridad agregó que su interés, al igual que de todos los bolivianos, es que este caso se aclare a la brevedad posible y que se determinen las responsabilidades en el marco de la norma y el procedimiento.

Y cuando fue consultado si él también firmó los tres decretos supremos que viabilizaron la compra de los gases lacrimógenos durante el gobierno de Jeanine Áñez, respondió: “por eso es mi convocatoria, entiendo que han convocado a todos los ministros que habrían suscrito y estamos acá para conocer esos detalles”.

Luego, al salir de su declaración, no quiso entrar en muchos detalles y solo señaló de manera reiterativa que todo está en proceso de investigación, a tiempo de subrayar que él ha cumplido con su obligación de presentarse y que está presto a retornar si surge una nueva convocatoria.

“Esto está en proceso de investigación, solo se espera una actitud responsable de quienes están encargados de la investigación; investiguen y den los resultados, todos estamos urgidos que esto se pueda resolver a la brevedad y creo que no vale la pena entrar a especulaciones”, ratificó.

Los exministros de Gobierno Arturo Murillo y de Defensa Fernando López son los principales procesados por la adquisición de gases lacrimógenos durante el gobierno de Áñez con un presunto sobreprecio de $us 2,3 millones.

El exministro de Gobierno se encuentra actualmente detenido en Estados Unidos acusado por lavado de dinero y pago de sobornos que se habrían registrado, precisamente, durante la compra de ese material para Bolivia a través de una empresa intermediaria y de López aún se desconoce su paradero exacto, aunque se sospecha que está en Brasil.

Comparte y opina:

Ministro de Justicia: ‘El Gobierno no tiene ninguna intención de pedir la detención de Mesa’

El ministro Iván Lima ratificó que no cree en la detención preventiva porque considera que “todos los actores tienen que ser sometidos a un debido proceso y ser escuchados”.

Por Edwin Condori

/ 15 de junio de 2021 / 15:36

El ministro de Justicia, Iván Lima, aseguró este martes que el Gobierno no tiene ninguna intención de pedir la detención preventiva del expresidente y líder de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, después de que el Ministerio Público lo convocó a declarar en calidad de testigo por el denominado caso “Golpe de Estado”.

“Este acto no tiene ninguna finalidad de detenerlo preventivamente ni de generar una situación en contra de su libertad, lo que queremos es que él diga la verdad al pueblo boliviano y que declare como testigo; que esto no sea llevado a la desorientación de la población boliviana, el Gobierno nacional no tiene ninguna intención de pedir la detención preventiva del señor Mesa”, dijo Lima.

La autoridad gubernamental agregó que al menos él “siempre fue muy franco” en el sentido de que no cree en la detención preventiva porque considera que “todos los actores tienen que ser sometidos a un debido proceso y ser escuchados”.

En horas de la mañana, el secretario de la Fiscalía General del Estado, Edwin Quispe, informó que la comisión de fiscales que investiga el caso “Golpe de Estado” convocará a declarar a Mesa para que en las siguientes horas preste su declaración informativa respecto a los hechos ocurridos en octubre y noviembre de 2019.

Asimismo, el Ministerio Público anticipó que convocará a declarar a otras personas que fueron mencionadas en una reciente declaración ampliatoria de la expresidenta Jeanine Áñez, que está recluida desde hace tres meses en una cárcel de La Paz por este mismo hecho de supuesto “golpe” de 2019, que terminó con la renuncia del entonces presidente Evo Morales en medio de denuncias de presunto “fraude” electoral y una serie de medidas de presión.

Comparte y opina:

Lizárraga se muestra en fotos con Moreno, en foro del instituto de Sánchez Berzaín

El lunes se conoció que el exministro de Gonzalo Sánchez de Lozada habría intercedido ante Ecuador, cuando su presidente era Lenín Moreno, para que “preste” a Bolivia material antidisturbios durante el conflicto postelectoral de 2019.

/ 15 de junio de 2021 / 13:44

En las últimas horas fueron difundidas varias fotografías de la exministra de Comunicación Roxana Lizárraga junto al expresidente ecuatoriano Lenín Moreno, en un evento que habría sido organizado por “Interamerican Institute for Democracy” y cuyo director es Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Gonzalo “Goni” Sánchez de Lozada.

Según una publicación de “Detrás de la Verdad” en Facebook, “el pasado 8 de mayo la exministra del gobierno transitorio de Jeanine Ańez (…) visitó Ecuador para asistir a un evento organizado por el Interamerican Institute for Democracy y otros, donde participó el expresidente Lenín Moreno”.

De acuerdo con el mismo reporte, en las fotografías también se puede apreciar a Lizárraga junto a la exministra ecuatoriana María Paula Romo, “con quien habría coordinado el préstamo de gases lacrimógenos y armamento letal para enfrentar a los sectores movilizados (en Bolivia) durante octubre y noviembre de 2019”.

El lunes, el exministro del gobierno transitorio Mauricio Ordoñez, en una declaración ante la Fiscalía, reveló que Lizárraga se contactó por teléfono con Sánchez Berzaín y éste intercedió para lograr que Ecuador envíe material antidisturbios a Bolivia en 2019, cuando Moreno era presidente de aquel país y Áñez era la mandataria del Estado Plurinacional.

“Lizárraga junto al resto de ministros nos encontrábamos en una reunión de gabinete, existía una desesperación de Arturo Murillo y Fernando López por adquirir gases lacrimógenos; (entonces) Lizárraga pidió unos minutos en esa reunión de gabinete, salió de la sala de reuniones y volvió a los minutos manifestando ‘asunto arreglado, ya hablé con Carlos Sánchez Berzaín y él hará las gestiones ante Ecuador para que nos envíen los agentes químicos que necesitemos’”, relató Ordóñez en su declaración, también según “Detrás de la Verdad”.

Entretanto, en Bolivia ya se investiga ese “préstamo” de material antidisturbios (entre gases lacrimógenos e incluso municiones) y asimismo la pasada jornada ya se presentó una denuncia en Ecuador contra el expresidente Moreno por el mismo hecho.

Comparte y opina:

La planta de cemento en Oruro reinicia operaciones con una inyección de Bs 58 millones

Al menos 240 funcionarios trabajan en distintos turnos en la reactivación de la empresa estatal.

Por Edwin Condori

/ 15 de junio de 2021 / 13:38

La planta de la Empresa Pública Productiva Cementos de Bolivia (Ecebol), ubicada en la comunidad Jeruyo del municipio de Caracollo del departamento de Oruro, reinició este martes de manera oficial sus operaciones con una inyección económica de Bs 58 millones.

“Este reinicio de operaciones de nuestra planta, no solo ratifica nuestro deseo de la reactivación de la economía orureña, sino también de la economía nacional, porque la calidad del cemento que vamos a producir acá y que estábamos produciendo en Ecebol es de altísima calidad”, dijo el presidente Luis Arce en un acto público realizado en la fábrica.

La autoridad agregó que fue “muy penoso” encontrar que muchas de las empresas públicas del país hayan quedado “básicamente paralizadas” durante el gobierno de Jeanine Áñez y en ese sentido, en el caso de esta empresa, tampoco ya se producía “ni grano de cemento”.

Mientras, “se seguía irresponsablemente erogando recursos y se estaban comiendo el capital de nuestra empresa de cemento. (Sin embargo, al asumir el Gobierno) inmediatamente instruimos un plan de salvataje (…) y han sido más de Bs 58 millones de bolivianos que hemos reinyectado a la empresa”, confirmó.

El Jefe del Estado precisó que ese dinero fue “reinyectado” para dar a la empresa el capital de operaciones, comprar las bolsas de cemento, pagar las planillas adeudadas y adquirir todo el material necesario para el reinicio de la planta.

También la gerencia técnica “me informó que tenemos 240 funcionarios que van a trabajar a marcha forzada en varios turnos porque encendiendo los hornos, no vamos a parar hasta que sea hora de (hacer el mantenimiento) una vez al año”, indicó.

Comparte y opina: