Sociedad

Monday 15 Aug 2022 | Actualizado a 15:00 PM

Posesivo y violento, el perfil del feminicida de Vania Trujillo

Vania recibía malos tratos, por lo que decidió alejarse de su agresor en marzo de 2021. Sin embargo, luego de ocho meses, la madrastra del acusado le había pedido regresar con el ahora prófugo.

Vladimir Irahola. Foto: RRSS.

/ 20 de marzo de 2022 / 19:58

Alegre y muy querendona de su familia, así la describen a Vania Trujillo (37) que el 18 de febrero de este año fue presuntamente asesinada por su pareja Vladimir Irahola (21), quien desde que convivió con la víctima mostraba un perfil posesivo y violento.

A finales de 2020, el hombre acudió a averiguar sobre las carreras que ofrecía la Universidad Franz Tamayo (Unifranz); allí lo atendió Vania y desde ese día comenzaron a frecuentar hasta que se hicieron pareja. En enero de 2021 decidieron convivir en un departamento que Vania tenía en la zona Bajo San Antonio de La Paz; sin embargo, los problemas comenzaron por los celos que tenía aquél a pesar de que la mujer se dedicaba solo “a su trabajo y a él”.

“Antes de que lo conozca a Vladimir, mi prima siempre estaba con nosotros, siempre se acordaba de tíos, primos y visitaba a todos a menudo. Somos una familia muy unida y los fines de semana nos reunimos para compartir el almuerzo u otra actividad; pero desde que conoció a su pareja, ella se alejó de nosotros; ya no asistía a ninguna actividad”, relató Denisse Blanco, prima de la víctima.

A medida de que pasaban los días, Vania recibía malos tratos, por lo que decidió alejarse de su agresor en marzo de 2021. Sin embargo, luego de ocho meses, la madrastra del acusado le había pedido a Vania regresar con Vladimir. “Nadie lo quería en su familia y mi prima, por compasión y quizá porque lo quería, regresó con él en enero de este año. Incluso, mi prima le contó a una tercera persona que lo estaban buscando por un caso de violación y le pidió a esa persona no comentar  nada con nosotros”, dijo Denisse.

Vania era comunicadora social y trabajaba en la Unifranz desde hace algunos años. Era la mayor de dos hermanas. Su madre se dedicaba al comercio y su padre falleció en año pasado.

“Vania conoció a muchas personas en la universidad donde trabajaba, tenía amigas y amigos, y Vladimir les bloqueó a todos sus contactos del WhatsApp sin motivo alguno, a pesar de que ella no le daba motivos para que desconfíe”, acotó la prima de la víctima.

El 18 de febrero, Vania se convirtió en una cifra más de feminicidio. Falleció por estrangulamiento, pero el hombre intentó hacer creer que la mujer se había quitado la vida con un líquido para limpiar la grasa de la cocina.

Ese día, la Policía lo trasladó hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) donde brindó su declaración, sin embargo, la falta de una orden de aprehensión dio paso a que el feminicida se dé a la fuga.

“Luego de su declaración lo han conminado a que se presente en 48 horas, pero no volvió más, a pesar de que mi familia les pidió a las autoridades que lo detengan no lo hicieron. El asesino se fue ese día con su padre”, dijo Denisse.

El viernes, la Policía aprehendió al coronel de la Policía Militar I. Irahola, acusado como coautor del hecho, ya que permitió que su hijo se dé a la fuga. El Ministerio Público afirmó que pedirá prisión preventiva para el sindicado.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Con violencia, puñales y agonía, así fue el final de Silvia en EEUU

Por ese caso hay un detenido que también es oriundo de Bolivia

Silvia murió apuñalada y quemada en Estados Unidos.

Por Rosío Flores

/ 14 de agosto de 2022 / 15:47

Hace seis años, Silvia Vaca Abacay de 40 años de edad, dejó su país, Bolivia, y a su familia. Viajó a Estados Unidos en busca de mejores días. Esos sueños fueron truncados el miércoles, cuando un hombre la golpeó, la apuñaló y le prendió fuego.

Paulo Vaca Abacay, hermano de la víctima, relató que Silvia sufría violencia de parte de su expareja con quien vivía en el Estado de Virginia (EEUU); sin embargo, hace una semana, la mujer se mudó a la casa de una amiga.

Según el informe que brindó la Policía de ese país a la familia de la víctima, cerca de las 15.00 del miércoles, un vecino de la zona donde ocurrió el hecho escuchó una discusión entre un hombre y una mujer y alertó a las autoridades policiales, quienes de forma inmediata acudieron al lugar.

“Cuando llegaron vieron a mi hermana botada en el piso, su cuerpo tenía varias puñaladas y, lo que es peor, le prendieron fuego estando aún mi hermana viva. Trataron de auxiliarla porque todavía tenía signos vitales, pero por la gravedad de las lesiones falleció”, relató Paulo a la prensa.

Según datos recabados por las autoridades de ese país, el sospechoso del asesinato es el también boliviano Richard Montaño (47), expareja de la amiga de Silvia, a quien aprehendieron en su casa la noche del mismo día cuando ocurrió el crimen, gracias a las cámaras de seguridad. La Policía investiga si el acusado mantenía una relación sentimental con la mujer.

Montaño fue acusado de asesinato en segundo grado, robo con intención de cometer asesinato y por quemar una vivienda ocupada. El hombre está detenido en la cárcel y sin derecho a fianza. Sin embargo, también investigan al exesposo de la víctima, ya que hace unos meses, antes de su separación, la mujer interpuso una denuncia por violencia en su contra.

Silvia, también conocida como Kelly, oriunda de Santa Cruz, tenía la intención de llevarles a Estados Unidos a sus hijos de 13 y 18 años de edad. Desde que llegó a ese país trabajó en faenas eventuales. Se dedicaba a la limpieza y también gastronomía, contó su hermano.

Las personas que conocían a Silvia colocaron velas, flores y pancartas cerca del departamento donde la mujer fue asesinada.

En tanto, los familiares realizan trámites ante el Ministerio de Relaciones Exteriores para repatriar el cuerpo de la víctima y darle cristiana sepultura en su tierra natal, Santa Cruz. En la que fue su casa instalaron un velorio simbólico.

Comparte y opina:

El INE invita al alcalde Fernández y un técnico a la mesa del Censo del lunes

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) propicia una serie de mesas técnicas como la de Santa Cruz, que se llevará a cabo a las 14.30 en la sede nueva de YPFB.

La mesa técnica del INE en Tarija, el viernes. Foto: APG

/ 14 de agosto de 2022 / 08:50

El Instituto Nacional de Estadística (INE) invitó al alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, y un técnico que designe éste a participar de las mesas técnicas relativas al Censo de Población y Vivienda de 2024. La reunión está fijada para el lunes 15 de agosto, desde las 14.30.

“Debido a la solicitud de participación de los alcaldes municipales del departamento de Santa Cruz, solicito pueda ser acompañado de un técnico especialista que pueda aportar con su conocimiento en la mesa técnica de trabajo sobre aspectos del Censo de Población y Vivienda, mismo que debe ser acreditado por escrito”, dice la misiva cursada el 12 de agosto por Gastón Cordero, director general suplente del INE.

Este encuentro forma parte del cronograma de reuniones con los equipos técnicos de los gobiernos autónomos municipales, asociaciones departamentales de municipios y universidades del sistema público.

El INE ya desarrolló esas tareas en Oruro, Cochabamba y Tarija, donde los técnicos explicaron el avance de las actividades precensales y las tareas posteriores.

La mesa técnica de Santa Cruz se realizará en las oficinas del edificio nuevo de YPFB Corporación, ubicadas en la avenida Doble Vía a La Guardia.

Comparte y opina:

Libre Carla, estuvo en prisión por error y un crimen que no existió

La joven fue acusada por cuatro delitos, ninguno se comprobó.

Encarcelada sin Crimen

Por Rosío Flores

/ 12 de agosto de 2022 / 01:06

Tras cinco meses de estar recluida en la cárcel de Morros Blancos de Tarija, acusada por un asesinato que no existió, Carla Bravo obtuvo detención domiciliaria. La joven fue víctima de errores judiciales y la falta de objetividad en las investigaciones.

En 2021, Carla Bravo de 18 años de edad conoció a William Benítez de 25. Ambos iniciaron una relación sentimental y en enero de este año decidieron convivir. Sin embargo, con el pasar de los días, comenzaron los roces entre la pareja.

Una noche, a finales de febrero, Carla y William fueron a una discoteca donde compartieron bebidas alcohólicas. Al regresar a su habitación tuvieron una discusión que terminó en agresiones físicas entre ambos. Entonces, el hombre se fue de la casa y no retornó.

Pasaban los días y William no aparecía. Su familia reportó la desaparición en la Policía y responsabilizaron a la joven por el hecho, a quien denunciaron y poco después fue aprehendida.

Así, Carla Bravo fue imputada, primero, por el delito de trata y tráfico de personas y luego por asesinato, ya que en la habitación encontraron manchas de sangre. La Justicia determinó entonces la detención preventiva para la joven en la cárcel de Morros Blancos.

“La Fiscalía la imputó sin hacer ningún tipo de investigación, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) tampoco hizo la investigación correspondiente, solo tomaron como pruebas manchas de sangre encontradas por la madre de Benítez, ella dijo que desde la ventana vio que había manchas”, relató a LA RAZÓN la activista por los Derechos Humanos, Melania Torrico, quien realizó el seguimiento del caso y acompañó a la familia de Carla.

Fotos: Melania Torrico

Dos meses después, William Benítez apareció y afirmó que había salido de Tarija porque temía por su vida, ya que la joven le había amenazado de muerte. Según Torrico, el hombre dijo que estaba en Camargo, luego en La Paz y finalmente en Santa Cruz, donde afirmó que trabajó en un negocio de comida rápida. Sin embargo, cuando se le pidió que presente las pruebas de descargo de que salió de esa ciudad no lo hizo.

“Al darse cuenta del error que cometieron, los administradores de justicia determinaron cambiar la tipificación del delito a homicidio en grado de tentativa y finalmente, al no encontrar elementos de convicción, volvieron a cambiar el tipo penal a violencia intrafamiliar”, explicó la activista.

Tras la aparición de Benítez, el 10 de junio, la Justicia determinó que Carla Bravo salga del penal de Morros Blancos para defenderse en libertad mientras avancen las investigaciones. Para ello, el vocal Erick Donoso tuvo que enviar tres cartas a la jueza Claudia Gamarra para que pueda dictar libertad para la joven; sin embargo, la administradora de justicia pedía dos garantes con Bs 20.000 cada uno.

“Era imposible conseguir dos garantes con ese monto de dinero, ya que la familia de Carla es de condición humilde. ¿Se dan cuenta de todo lo que ha vivido Carla? Se ha luchado más de cuatro meses para que esta joven pueda salir. Han vulnerado de forma total los derechos de una familia pobre, una familia humilde”, dijo Torrico.

Finalmente, en una audiencia realizada el miércoles, la jueza Rocío Lima otorgó la detención domiciliaria para Carla. La joven aún no obtuvo su libertad pura y simple, ya que continúan las investigaciones por las manchas de sangre halladas en la habitación donde convivía la pareja, a pesar de que un investigador de la Fiscalía afirmó que de las 14 manchas hemáticas, 11 son de Carla y las restantes tres son de William.

La activista afirmó que presentarán una demanda internacional en contra de la Policía, los administradores de justicia y contra la expareja de Carla por la vulneración de derechos de la joven quien estuvo encarcelada por un delito que nunca existió.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Potosí reporta la pérdida de 140 cabezas de ganado camélido por las bajas temperaturas

Una familia del municipio de Ocurí, en el Norte de Potosí, perdió sus enseres por un incendio luego de que un niño prendió una fogata para calentar el ambiente.

/ 11 de agosto de 2022 / 13:39

El departamento de Potosí registra temperaturas de hasta 12 grados bajo cero, lo que provocó la pérdida de al menos 140 cabezas de ganado camélido, según un reporte de la Gobernación.

«Seguimos registrando temperaturas bajas de hasta 12 grados bajo cero entre las 04.00 y 06.00 particularmente en el sudeste potosino. Esto nos preocupa porque se ha perdido ganado camélido y también ovino a consecuencia del frío», informó el secretario de Desarrollo Productivo y Seguridad Alimentaria, Deymar Cruz.

También advirtió sobre un incendio en una vivienda del municipio de Ocurí, donde en el intento de calentar el ambiente, un niño de una familia de ocho miembros prendió una fogata y el fuego consumió todos sus enseres.

«Estamos apoyando a la familia porque lo ha perdido todo, solo hubo daños materiales, los miembros de la familia se encuentran bien», dijo el funcionario.

Comparte y opina:

Directora de radio La Asunta afirma que la pugna de Adepcoca es por el ‘manejo administrativo’

El conflicto de la organización cocalera comenzó tras la reelección de Franklin Gutiérrez en la dirigencia. La entidad genera medio millón de bolivianos al mes, señala Daysi Poma.

Los dirigentes enfrentados, Arnold Alanes y Freddy Machicado.

/ 11 de agosto de 2022 / 13:36

El interés por el manejo administrativo de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de La Paz es lo que genera la pugna entre cocaleros de los Yungas, ya que el mercado de la coca genera de forma mensual cerca de medio millón de bolivianos, según la directora de radio La Asunta, Daysi Poma.

«Hay una pugna de exclusividad por el manejo administrativo de Adepcoca porque se genera importantes ingresos económicos de forma mensual, los cuales no han sido manejados de manera transparente y los socios, que son 40.000, no han recibido ningún beneficio», sostuvo Poma en una entrevista con La Razón Radio.

Señaló que los conflictos comenzaron en 2017 cuando se aprobó la Ley 906 General de la Coca, por la que surgió un descontento entre los Yungas y el Trópico de Cochabamba por la distribución de las hectáreas.

A ello se sumó el descontento por la reelección de Franklin Gutiérrez como ejecutivo de la organización cocalera, razón por la que Freddy Machicado tomó el liderazgo de un grupo paralelo, elegido por un Comité de Autodefensa.

El conflicto se agudizó en las últimas semanas. Un mercado paralelo de la hoja de coca es lo que pone en disputa a ambos grupos. Producto de los enfrentamientos, un cocalero está en una sala de terapia intensiva luego de que le explotó una granada de dinamita que le afectó a gran parte de su cuerpo.

Comparte y opina:

Últimas Noticias