miércoles 28 jul 2021 | Actualizado a 02:16

Bienvenidos al asombro de la selva

El ilustrador argentino Gabriel Pacheco inventa otra forma de imaginar visualmente ‘El libro de la selva’ de Rudyard Kipling

/ 24 de febrero de 2013 / 04:00

El encargo era difícil. “Un reto complicadísimo”, matiza el ilustrador Gabriel Pacheco. La editorial Sexto Piso quería publicar una nueva edición de El libro de la selva de Rudyard Kipling y él era el elegido para ilustrarla. “Y, vaya, uno pone Mowgli o El libro de la selva en Google…”. Y los resultados de búsqueda se inundan de las coloridas imágenes de la adaptación cinematográfica de Walt Disney. “Pero precisamente fue eso lo que me atrajo: ilustrar un libro con un gran peso visual”, explica.

Tras el sí, empezaron los problemas. “El texto está tan bien hecho, tiene tal hechura, que es complicado reelaborar los personajes porque el texto lo tiene solucionado. Trabajé gran parte del tiempo con este gran conflicto porque las imágenes que yo sacaba eran superficiales. No eran más que un reflejo de la majestuosidad del texto”.

 Tras mucho releer, dio con la solución: “Me di cuenta de que no me había percatado del asombro de la selva. Casi nos pasa desapercibido, pero es increíble que un niño crezca en ella. En el libro, el peso de la selva es asombroso, por eso decidí seguir ese camino y trabajar sobre la majestuosidad de la jungla. Sé que parece sencillo, pero me costó tres meses de sufrimiento llegar a esa conclusión”, expresa.

 Sus imágenes no pueden ser más distintas de las de la factoría Disney. “Pero no fue algo buscado. El ilustrador siempre lucha contra el bagaje de un clásico, pero es absurdo pensar que se va a hacer algo novedoso. Nadie puede hacer nada nuevo. Mi selva es oscura porque yo siempre empiezo a trabajar con una paleta de grises. El 70 u 80 por ciento de mi trabajo son grises y sólo es al final cuando empiezo a sacar los colores. En este caso utilicé los básicos —azul, amarillo, rojo— para destacar los personajes y la maraña de la jungla”.

Lo que sí busca Pacheco es “despertar el asombro del lector. Porque el texto es tan majestuoso que no necesita de nada. Me gustaría que las ilustraciones funcionasen como un espacio de ruptura en el que se detuviesen a pensar o imaginar una selva extraña, distinta a las que nos devuelve Google”.

Comparte y opina:

‘Seúl, São Paulo’ o la patria esquivada

Una reseña de la novela 'Seúl, São Paulo' (Premio Nacional de la Novela 2019) del autor Gabriel Mamani Magne.

Por Ariadne Ávila

/ 12 de julio de 2021 / 09:16

“Nací un poco en los Andes.
Y mis demás partes nacerán en una isla”.
(Mamani Magne)

Abrimos el libro y, sin dificultad alguna ni resistencia, nos dejamos llevar. Transitamos por los ojos del protagonista hallando los retazos de lo que es (y no es) Bolivia, encontrando pistas de lo que el futuro le deparará (o no) al adolescente que nos guía a través de una historia simple pero potente. ¿Y qué es Bolivia?, nos preguntamos mientras seguimos al joven Pacsi haciendo su servicio premilitar en El Alto, mientras lo acompañamos en su paseo en el cual mira a los adolescentes de la Zona Sur que arrastran dejos del inglés en su español, mientras pensamos en Tunupa –el monolito de la familia Pacsi– para siempre quieto en medio de una sala que quiere modernizarse y en la cual a veces estorba. ¿Y en quién me convertiré cuando sea un adulto?, piensa el protagonista entre todas sus andanzas y nos deja observarlo mientras intenta responderse.

La novela escrita por Mamani Magne (Seúl, São Paulo, ganadora del Premio Nacional de Novela 2019) nos guía a través de una problemática difícil de tratar; pero lo hace de una manera llana, franca y despojada de complicaciones. Y es que su historia es sencilla, entretenida, alejada de almatrostes argumentativos; es una historia que se deja leer fácilmente. No obstante, como ya anunciábamos, el trasfondo que transitamos a través de sus páginas, detrás de las palabras, es complejo y las respuestas que se nos van tejiendo lo son aún más. La historia nos habla de los primos Pacsi. Uno de ellos, el protagonista, es un chico nacido y criado en Bolivia; mientras que el otro, Tayson, es hijo de bolivianos nacido en Brasil y criado hasta cierta edad allí. Ambos tienen diecisiete años, ambos están haciendo su servicio premilitar en la Fuerza Aérea y ambos, a puertas de la mayoría de edad, tienen que pensar en lo que harán próximamente con sus vidas. Ambos habitan Bolivia mientras intentan descifrarla.

Uno de los detalles que llama la atención en la novela, y que salta rápidamente a la vista trayendo a colación el tema de la identidad, es la dualidad que se presenta entre los dos primos. A pesar de ser integrantes en una misma familia, de cuasi compartir techo dada la cercanía de sus hogares y de transitar juntos una misma etapa de vida, los Pacsi presentan grandes diferencias que, con el tiempo, se van haciendo más grandes: Tayson ha crecido en Brasil, el protagonista no ha vivido en ningún lugar fuera de Bolivia; Tayson abandona el servicio premilitar, el protagonista persiste hasta terminarlo; Tayson –en algún momento– tendrá el deseo de escapar a Seúl, el protagonista algún día se embarcará hacia São Paulo. A medida que el tiempo pasa, los caminos del uno y el otro, así como sus identidades, se separan acercándolos cada vez más a la despedida definitiva en la cual cada uno encontrará los atisbos de la adultez, de su propia adultez.

Por otro lado, en esta novela, se muestran también las complejas capas que componen la identidad de todo ser humano. Entre esas capas hallamos algunas abismáticas, carentes de respuesta, capas en las que los personajes quedan suspendidos, abandonados a su suerte, despojados de certezas. “Cuando nos pregunta qué queremos hacer luego de graduarnos, todos dicen que entrarán al Colegio Militar. Yo guardo silencio”, afirma el protagonista en un pasaje en el que Vida, una de las chicas premilitares, pregunta por el futuro. Después de decirlo, se queda pensando, suspendido, dubitativo, buscando un sueño y encontrando, en su lugar, todo aquello que jamás querrá hacer: “No me veo yendo a la universidad. Tampoco trabajando de comerciante”.

Y la capa más compleja de la identidad, quizás, se encuentra en la búsqueda de la bolivianidad. Para entender quién es uno, pues, debe entenderse el semillero del cual brota: los orígenes, las raíces, la patria. Este tema se hace presente casi en toda la novela, aunque de manera un tanto discreta; hasta que Dino –el amigo sociólogo de los primos Pacsi– saca a la luz todos estos retazos de abismo y nos los lanza (a nosotros y a los otros personajes también) en la cara. “¿Bolivia de qué es intento fallido?”, pregunta luego de afirmar que todos los países de Latinoamérica son el intento fallido de algo; responde unas páginas después afirmando: “Bolivia es un intento fallido de no ser Bolivia”.

Bolivia, pues, parece ser el abismo en el que se flota buscando identidad y se encuentra de todo menos eso: identidad. Bolivia se esquiva. “Ni boliviano ni brasileño. Vos, Taycito, eres igual que nosotros: aymara”, afirma Dino cuando le preguntan de dónde parece Tayson, pues la bolivianidad parece no estar ahí, en el aymara. “Vienen de Achumani o Los Pinos, uniformados con sus mochilas Totto, con una lengua que apesta a inglés de CBA, un amaneramiento que parece decir soy boliviano pero no tanto”, piensa el protagonista al ver a los adolescentes de la Zona Sur, pues la bolivianidad tampoco parece estar ahí. ¿Dónde está entonces?

¿Dónde reside la bolivianidad? ¿En la cholita que el protagonista no elige en el prostíbulo “Las Claudinas”? ¿En la Fuerza Aérea donde se forja patriotismo a fuerza de odio hacia el chileno? ¿En las ganas de escapar a donde sea para no quedar atado a la tierra que a todos nos hace extranjeros? Seguramente reside en todos esos lugares, pero quizás reside más en esa sensación de que Bolivia no es Bolivia y el boliviano no es lo suficientemente boliviano. Y ahí, también, reside la identidad del que ha brotado de esta patria.

Seúl, São Paulo traza los problemas más profundos de la identidad, no solo del individuo, sino del boliviano (sobre todo del boliviano). Y lo hace con tal destreza y soltura que, a pesar de sentirse frente al abismo del ser y no ser, el lector no puede parar de avanzar en sus páginas.

Ariadne Ávila es escritora, autora de la novela El laberinto sin paredes (2016).

Comparte y opina:

‘Viuda Negra’: Un filme de dinámicas femeninas

Una reseña del filme de Marvel 'Viuda Negra, protagonizado por Scarlett Johansson y Florence Pugh, actualmente en cines.

Por Adrián Paredes

/ 12 de julio de 2021 / 09:12

Viuda Negra, el filme protagonizado por Scarlett Johansson y Florence Pugh, dirigido por la relativamente desconocida Cate Shortland (Lore, Berlin Syndrome), no trae mucho de nuevo al cine de acción, pero ello no quiere decir que no sea entretenido.

De hecho, en esta historia de la superheroína miembro de los Vengadores, la acción es una constante, excelentemente ejecutada, con el adecuado balance de suspenso, drama y comedia como para hacerla una genial experiencia para vivir en un cine.

La novedad de este filme, el vigésimo cuarto del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM), no está en su trama y giros predecibles, o en sus personajes estereotipados del cine popular estadounidense. El valor de Viuda Negra está en la perspectiva femenina que desborda en la cinta. Desde de tener a directora, guionista y productoras mujeres, hasta en cómo se maneja las relaciones entre hermanas dentro de la historia.

Las secuencias de acción son muy entretenidas y bien ejecutadas.

En Avengers: Endgame (2019) Marvel y Disney ya mostraron que tienen ganas de vender “feminismo”. Ese poder femenino, pero posado y hediondo a corporación capitalista, que cayó tan mal entre sus fanáticos, pero que fascinó a muchas niñas que disfrutaron ver más protagonismo de las heroínas en la pantalla grande, tal como sucedió con Capitana Marvel (2019).

Viuda Negra es, por decirlo de alguna forma, una refinación de esta fórmula, pues se siente menos vendida y más entrañable. Eso se nota en detalles como que hay pocos hombres en la película que o son villanos o agradables alivios cómicos; incluso en la trama de liberación femenina de las garras de un abusador y controlador villano, un tratante de blancas.

Más allá de eso, la visión femenina se siente en la bien pensada y ejecutada dinámica de los personajes, en una película muy recomendable y fresca, que le dará al cine pipoquero más clientes, pero que también puede terminar inspirando a unas cuantas niñas a ser heroínas y más sororas.

Viuda Negra es una buena película de acción que sigue los mismos clichés de ese género y del cine Marvel, aportando una forma más fresca de presentar las dinámicas entre mujeres en la gran pantalla. Por las geniales actuaciones de Florence Pugh y Scarlett Johansson, hay que buscarla en la actual cartelera de los cines bolivianos para verla subtitulada y en su idioma original, o en Disney Plus, si es que la pericia informática no permite tener otras formas de acceso al filme.

Comparte y opina:

Editorial El Cuervo presenta su primer libro traducido al español

'Animalescos' del autor portugués Gonçalo Tavares será presentada virtualmente este miércoles 9 de junio.

Por Adrián Paredes

/ 7 de junio de 2021 / 22:36

“Escribe tan bien que dan ganas de meterle un sopapo”, dijo el escritor portugués José Saramago, cuando todavía vivía, tras leer Animalescos de su compatriota Gonçalo Tavares. Es, justamente, ese libro el que Editorial El Cuervo ha publicado para Bolivia y que presentará virtualmente este miércoles 9 de junio.

A través de Facebook Live en el perfil de la editorial (@editorialelcuervo), el evento contará con la presencia de Tavares, además del escritor cochabambino Rodrigo Hasbún, autor de Los afectos y Los años invisibles, y el director de Editorial el Cuervo, Fernando Barrientos.

Y si bien la presentación del libro comenzará a las 13.00, Animalescos ya está en circulación e incluso fue leído en el Club de lectura, iniciativa de la editorial, que nombró a la obra como su libro del mes.

¿DE QUÉ TRATA?

«Fábulas protagonizadas por máquinas, parábolas del Cristo de los animales, humanos que se alimentan de locos. Un bestiario contemporáneo y mutante. Las 39 piezas que componen este inclasificable libro abordan la condición humana de manera alucinada, cautivante, genial. Como en un intrincado arabesco, se cruzan y confunden las fronteras entre humano y animal, civilización y barbarie, tecnología y religión, locura y pensamiento», reza la contratapa de la edición boliviana del libro aclamado por The New York Post y Le Figaro, además de Saramago.

Publicado originalmente en 2013, a nivel nacional Animalescos salió de la imprenta en febrero de 2021. Es el primer libro traducido al español por la editorial El Cuervo, para lo cual se contó con el trabajo de Rodolfo Alpizar Castillo, además del apoyo de la Dirección General del Libro, de los Archivos y de las Bibliotecas de Portugal.

Tavares ha sido considerado el maestro de las letras en portugués y cuenta con una extensa obra que consta ya de una treintena de libros, que van desde la poesía hasta la novela, pasando por el teatro y el ensayo.

UN FRAGMENTO DE ANIMALESCOS

padre animal
buenos días
el peor de los hijos
el mejor de los puercos

: hay armas y violencia, un pensamiento no combate como las muchachas: no se trata de halar los cabellos al pensamiento que se le opone, se trata de otra cosa, otros actos, bien diferentes, los movimientos del pensamiento se lanzan a las partes débiles del otro, no tienen piedad física ni moral, el combate es para vencer no es para que hagan fotografías de los combatientes, no se trata de una razón estética sino de una razón animalesca de territorio: este cerebro es mío y, además de que este cerebro sea mío, estos juicios morales son míos, me gusta, no me gusta, o la voz que dice: malo, bueno, malo, bueno, malo, bueno, en el palacio está el padre que dice buenos días a los hijos, un cariñito en la cabeza, el índice que dice —tú eres el peor de los hijos—, y yo apunto a mi cabeza como si tuviera un arma, pero ni arma ni dedos apunto en el pensa- miento, que es mucho más violento, apunto hacia mí y digo como si estuviera delante del espejo: yo soy el peor de los hijos y el peor de los hijos es llamado a dar un beso a un animal, un beso en el lomo de un animal, pues los animales son nuestro oro, no tenemos oro pero tenemos animales: un beso en el lomo del caballo, un beso en el lomo de la vaca, un beso en el lomo de la cabra; todo es para ser besado; solo no me manda besar la tierra porque yo soy el peor de los hijos y solo los mejores de los hijos pueden besar la tierra: yo beso el caballo y estoy bien así, todavía no crecí lo suficiente para que me guste besar muchachas; el padre me enseña cosas detrás de las cosas que parece enseñar: está enseñándome a enamorar, pero yo no entiendo: avanzo hacia el caballo, doy dos caricias, pregunto si está bien así, y el padre dice no y no y no, y me manda para el cuarto de castigo, un cuarto trancado, completamente cerrado bajo ocho llaves por el señor mi padre, pero después extrañamente allí está la ventana enorme abierta y puedo quedarme encerrado en el cuarto toda la vida o puedo lanzarme desde la ventana y muero así a partir de un punto alto y hasta puedo gritar mientras caigo, y claro que un padre no quiere que su hijo sea un suicida, ningún padre desea eso, incluso para el peor de los hijos, pero entonces qué quiere él con la ventana abierta, por qué me encierra en un sitio que tiene una salida, no es justo, digo: y pido y grito para que cierren la ventana, que quiero permanecer preso sin ninguna salida, que no me gusta aquella salida, que no estoy preparado para aquella salida y, sí, alguien oye mis gritos, estoy aterrorizado y por eso el grito es más convincente: ruedan las ocho llaves, abren la puerta del cuarto, cierran la ventana, qué buenos son estos hombres: agradezco la simpatía, la compasión, estoy preparado para salir, cuando me quieran, estoy preparado para ser el mejor de los esclavos ya que soy el peor de los hijos, rechazo pues el estatuto antiguo y me preparo para servir, y tal pedido es aceptado y ahora, desde hace seis años, o diez o veinte, soy el mejor de los que limpian la caballeriza, soy el mejor de los puercos, el mejor animal de la hacienda y los hijos buenos de mi padre me hacen caricias y me dan besos en el lomo, estoy contento y si es necesario puedo dar rugidos que parezcan rugidos de animal, prescindo de mi lenguaje, no me sirve para nada en el oficio que ejerzo, prescindo del lenguaje y avanzo hacia la docilidad como un bello animal mudo, aquí estoy, el más bello y fuerte animal mudo, el mejor animal mudo que mi padre tiene —y él tiene muchos

Comparte y opina:

‘Hermosa venganza’: El morbo de la vida real

Una crítica al filme 'Promising young woman', que con efectividad vuelca expectativas del cine de venganza con una temática relevante para el mundo de hoy.

Por Adrián Paredes

/ 23 de abril de 2021 / 10:08

Pocas películas pueden salirse con la suya a la hora de volcar expectativas de manera realista. Promising Young Woman lo hace desgarradoramente bien.

Su directora y guionista Emerald Fennell toma una típica trama de venganza, además de clásicos elementos de una comedia romántica, y los utiliza en un filme muy real sobre trauma y duelo no resuelto.

Con su cinematografía, estilizada en oscuridad y colores pastel, te establece esas situaciones tan comunes en ese tipo de películas, pero te rompe todas las expectativas.

La película no es lo que esperas, pero tampoco te vuela la cabeza. Hace algo mejor: te hace pensar «esto sucede de verdad», se pone muy «no te complazco el morbo, pero te restriego cosas que pasan en la vida real».

Porque Promising Young Woman tiene como eje el duelo no resuelto, pero también habla de la masculinidad tóxica y cómo esta existe gracias a una cultura y un sistema que son más «justos» con unos en desmedro de otras.

Lo malo del filme es que tiene una estructura algo desconectada por episódica, pero igual siempre se siente genuina porque su protagonista Carey Mulligan la rompe actuando como una mujer autodestructiva que lidia con su trauma castigando psicológicamente a hombres y mujeres cómplices de ese sistema tóxico que la traumó.

El comediante Bo Burnham también destaca como el buen tipo de la historia en un filme lleno de cameos interesantes donde ningún personaje queda bien.

El final es divisivo. Puede que impactar, gustar o desagradar, pero el mensaje siempre será comprendido con claridad. La esperanza de la historia es que eso ayude a comprender mejor el terror sistémico de algunas denuncias que en Bolivia, desgraciadamente, abundan.

Comparte y opina:

¡Detengan todo! Vea el recién estrenado trailer de Shang-Chi de Marvel

Con el título 'Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos', el filme se estrenará en septiembre del año que corre.

Por Adrián Paredes

/ 19 de abril de 2021 / 10:35

Marvel Studios reveló el trailer para su filme Shang-Chi y La Leyenda de los Diez Anillos, el cual ya había sido anunciado en 2019 junto a su actor principal Simu Liu (Pacific Rim), quien encarnará al protagónico Shang-Chi.

Conocido como el Maestro del Kung-Fu, Shang-Chi es un personaje creado en 1973 por Steve Englehart y Jim Starlin y gozó de mucha popularidad hasta 1983. Eso no ha evitado que el personaje haya estado en equipos como los Vengadores, Heroes for Hire, o que apareciera en al aclamada serie de cómics Marvel Knights.

El filme tenía que estrenarse en febrero, pero la pandemia alteró todos lo planes de Marvel, quienes anunciaron que Shang-Chi sería estrenada en cines en septiembre. La película completó filmación en octubre de 2020, tras una pausa atribuida al confinamiento.

Dirigida por Destin Daniel Cretton (Short Term 12), la película se ha caracterizado por dar mayor importancia al tema de la representación, con un elenco predominantemente asiático. El tráiler muestra también cierta influencia de clásicos filmes de artes marciales, como las viejas películas tipo wuxia, y esfuerzos más recientes como Héroe de Yi-MouZhang y Crouching Tiger, Hidden Dragon de Ang Lee.

Puede ver el tráiler subtitulado aquí abajo.

Comparte y opina:

Últimas Noticias