miércoles 16 jun 2021 | Actualizado a 19:38

La vanguardia de la tradición

El genio irreverente de Astor Piazzolla reinventó todo un género, el tango, que aún le extraña a 25 años de su muerte.

Piazzolla con Aníbal Troilo, otro genio del bandoneón y de la música argentina. Foto: neuqueninforma.gob.ar

/ 16 de julio de 2017 / 04:00

Cuando estaba a punto de realizar mi primer viaje a Buenos Aires, un amigo me recomendó: “puedes hablar de todo pero nunca hables mal de Maradona”. Su consejo se orientaba hacia el respeto por un país orgulloso de una riquísima cultura que aportó y aporta tanto al mundo. Un país seguro de sus referentes culturales y de su pasado de lucha y construcción migrante. Y Buenos Aires, la casi mítica ciudad europea en Latinoamérica donde habitan tantos cuentos de Borges y Cortázar, es un lugar que en nuestros recuerdos se viste de tango, huele a tango y suena a tango. Y es justamente ahí donde surge la transgresión desacralizadora de Astor Piazzolla, el compositor y bandeonista que decidió ser fiel a sí mismo juntando sus instintos estéticos vanguardistas con sus profundas raíces culturales.

Ser capaz de reinventarse es quizás uno de los retos con los que un artista tiene que lidiar de manera casi cotidiana. Mayor aún resulta el desafío de reinventar todo un discurso, todo un género, todo un lenguaje. Una empresa mucho más exigente y arriesgada para la que se requiere un espíritu atrevido, irreverente, incluso irrespetuoso, rebelde; es así como se desmarcan los progresivos. En la música es posible citar muchos ejemplos de genios irreverentes y otros genios que, como Mozart, no necesitaron transgredir ningún lenguaje para lograr la absoluta maestría de sus obras.

Temerario. En el siglo XX, cuando gran parte de la tendencia musical vanguardista se basó en la irreverencia, una de las más valiosas y auténticas manifestaciones de esta tendencia tuvo un perfume latinoamericano, específicamente argentino y concretamente porteño. No hablo del maravilloso aporte de Ginastera, quien pasó a los reduccionistas libros de historia de la música universal como un exótico caso de anacrónico nacionalismo. Hablo de un ejemplo de música viva porteña, un género nuevo acusado incluso de canibalismo y cuyas características pusieron en conflictos a musicólogos y a managers de tiendas de discos que aun hoy no están seguros bajo qué etiqueta —jazz, clásico, contemporáneo, tradicional, fusión— describir lo que, quizás por falta de mejores palabras, lo denominaron como Tango Sinfónico.

“En la Argentina, se puede cambiar todo menos el tango” es la denuncia y reclamo del maestro que invirtió sus días buscando la fidelidad a su contemporaneidad y a sus raíces. Su obra es la crítica a una sociedad obsesionada con el “todo tiempo pasado fue mejor”. Su música es una mirada auténtica, optimista, fresca y progresiva a su presente, una mirada que buscó conservar el carácter melancólico y dramático que caracteriza al tango pero a su vez lo mezcló con exploraciones armónicas, riesgos disonantes, temerarias expansiones contrapuntísticas y técnicas instrumentales extendidas como los glisados, el látigo y el grillo, efectos producidos con técnicas específicas en el violín.

El resultado de esas arriesgadas exploraciones es efectivo, y logró provocar mi fascinación la primera vez que escuché Adiós Nonino. Quedé melancólico y completamente seducido por una sonoridad fresca con aires de antaño, fue como ver mi retrato en tonos sepia y vistiendo el traje de mi abuelo.

Después de ese descubrimiento tuve otros tres inolvidables encuentros con este transgresor maestro: el primero, cuando me tocó dirigir una versión coral de Chiquilín de Bachín. Recuerdo el cargado y hasta exagerado dramatismo de algunas frases del poema de Horacio Ferrer —como “si la luna brilla sobre la parrilla, come luna y pan de hollín”— un texto de alto calibre dramático que sonaba del todo pertinente con la música. Recuerdo sentir que redescubrí el poder contextualizador de la música, algo que hasta antes solo lo viví en la ópera.

Mi siguiente encuentro con Piazzolla fue dirigiendo una versión para cuerdas de Oblivión. Una vez más el dramatismo logrado con pensantes y casi dolorosas figuras rítmicas propias del tango contrasta notablemente con una melancólica, extensa, sensual e intensa línea melódica. El resultado es nuevamente efectivo tanto para la orquesta como la audiencia que, pese a la distancia cultural —la tocábamos en Estados Unidos— quedó absolutamente conmovida.

Finalmente dirigí Tangazo, que transmite un sabor auténtico con contrastes muy característicos de su obra: una larga y dramática introducción contrapuntística y un final que desintegra la densidad musical lograda. Ambos, introducción y cierre, tienen un carácter oscuro y hasta pesimista que contrasta con un tango vigoroso lleno de efectos sonoros y rítmicos logrados con una orquestación pintoresca. El resultado es nuevamente genial, una obra que comunica claramente y a la que no se puede negar el carácter sensual.

Resulta fácil escuchar esta música a 25 años de que muriese su compositor. Da gusto dejarse seducir por ella para que nos conmueva y sugiera una metrópolis moderna y conectada con lo externo sin negar la sensualidad de un melancólico pasado. Escuchar a Piazzolla es escuchar a un Buenos Aires animado, irreverente, intenso y atrevido, cargado de imágenes e historias, de tradición y vanguardia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Editorial El Cuervo presenta su primer libro traducido al español

'Animalescos' del autor portugués Gonçalo Tavares será presentada virtualmente este miércoles 9 de junio.

Por Adrián Paredes

/ 7 de junio de 2021 / 22:36

“Escribe tan bien que dan ganas de meterle un sopapo”, dijo el escritor portugués José Saramago, cuando todavía vivía, tras leer Animalescos de su compatriota Gonçalo Tavares. Es, justamente, ese libro el que Editorial El Cuervo ha publicado para Bolivia y que presentará virtualmente este miércoles 9 de junio.

A través de Facebook Live en el perfil de la editorial (@editorialelcuervo), el evento contará con la presencia de Tavares, además del escritor cochabambino Rodrigo Hasbún, autor de Los afectos y Los años invisibles, y el director de Editorial el Cuervo, Fernando Barrientos.

Y si bien la presentación del libro comenzará a las 13.00, Animalescos ya está en circulación e incluso fue leído en el Club de lectura, iniciativa de la editorial, que nombró a la obra como su libro del mes.

¿DE QUÉ TRATA?

«Fábulas protagonizadas por máquinas, parábolas del Cristo de los animales, humanos que se alimentan de locos. Un bestiario contemporáneo y mutante. Las 39 piezas que componen este inclasificable libro abordan la condición humana de manera alucinada, cautivante, genial. Como en un intrincado arabesco, se cruzan y confunden las fronteras entre humano y animal, civilización y barbarie, tecnología y religión, locura y pensamiento», reza la contratapa de la edición boliviana del libro aclamado por The New York Post y Le Figaro, además de Saramago.

Publicado originalmente en 2013, a nivel nacional Animalescos salió de la imprenta en febrero de 2021. Es el primer libro traducido al español por la editorial El Cuervo, para lo cual se contó con el trabajo de Rodolfo Alpizar Castillo, además del apoyo de la Dirección General del Libro, de los Archivos y de las Bibliotecas de Portugal.

Tavares ha sido considerado el maestro de las letras en portugués y cuenta con una extensa obra que consta ya de una treintena de libros, que van desde la poesía hasta la novela, pasando por el teatro y el ensayo.

UN FRAGMENTO DE ANIMALESCOS

padre animal
buenos días
el peor de los hijos
el mejor de los puercos

: hay armas y violencia, un pensamiento no combate como las muchachas: no se trata de halar los cabellos al pensamiento que se le opone, se trata de otra cosa, otros actos, bien diferentes, los movimientos del pensamiento se lanzan a las partes débiles del otro, no tienen piedad física ni moral, el combate es para vencer no es para que hagan fotografías de los combatientes, no se trata de una razón estética sino de una razón animalesca de territorio: este cerebro es mío y, además de que este cerebro sea mío, estos juicios morales son míos, me gusta, no me gusta, o la voz que dice: malo, bueno, malo, bueno, malo, bueno, en el palacio está el padre que dice buenos días a los hijos, un cariñito en la cabeza, el índice que dice —tú eres el peor de los hijos—, y yo apunto a mi cabeza como si tuviera un arma, pero ni arma ni dedos apunto en el pensa- miento, que es mucho más violento, apunto hacia mí y digo como si estuviera delante del espejo: yo soy el peor de los hijos y el peor de los hijos es llamado a dar un beso a un animal, un beso en el lomo de un animal, pues los animales son nuestro oro, no tenemos oro pero tenemos animales: un beso en el lomo del caballo, un beso en el lomo de la vaca, un beso en el lomo de la cabra; todo es para ser besado; solo no me manda besar la tierra porque yo soy el peor de los hijos y solo los mejores de los hijos pueden besar la tierra: yo beso el caballo y estoy bien así, todavía no crecí lo suficiente para que me guste besar muchachas; el padre me enseña cosas detrás de las cosas que parece enseñar: está enseñándome a enamorar, pero yo no entiendo: avanzo hacia el caballo, doy dos caricias, pregunto si está bien así, y el padre dice no y no y no, y me manda para el cuarto de castigo, un cuarto trancado, completamente cerrado bajo ocho llaves por el señor mi padre, pero después extrañamente allí está la ventana enorme abierta y puedo quedarme encerrado en el cuarto toda la vida o puedo lanzarme desde la ventana y muero así a partir de un punto alto y hasta puedo gritar mientras caigo, y claro que un padre no quiere que su hijo sea un suicida, ningún padre desea eso, incluso para el peor de los hijos, pero entonces qué quiere él con la ventana abierta, por qué me encierra en un sitio que tiene una salida, no es justo, digo: y pido y grito para que cierren la ventana, que quiero permanecer preso sin ninguna salida, que no me gusta aquella salida, que no estoy preparado para aquella salida y, sí, alguien oye mis gritos, estoy aterrorizado y por eso el grito es más convincente: ruedan las ocho llaves, abren la puerta del cuarto, cierran la ventana, qué buenos son estos hombres: agradezco la simpatía, la compasión, estoy preparado para salir, cuando me quieran, estoy preparado para ser el mejor de los esclavos ya que soy el peor de los hijos, rechazo pues el estatuto antiguo y me preparo para servir, y tal pedido es aceptado y ahora, desde hace seis años, o diez o veinte, soy el mejor de los que limpian la caballeriza, soy el mejor de los puercos, el mejor animal de la hacienda y los hijos buenos de mi padre me hacen caricias y me dan besos en el lomo, estoy contento y si es necesario puedo dar rugidos que parezcan rugidos de animal, prescindo de mi lenguaje, no me sirve para nada en el oficio que ejerzo, prescindo del lenguaje y avanzo hacia la docilidad como un bello animal mudo, aquí estoy, el más bello y fuerte animal mudo, el mejor animal mudo que mi padre tiene —y él tiene muchos

Comparte y opina:

‘Hermosa venganza’: El morbo de la vida real

Una crítica al filme 'Promising young woman', que con efectividad vuelca expectativas del cine de venganza con una temática relevante para el mundo de hoy.

Por Adrián Paredes

/ 23 de abril de 2021 / 10:08

Pocas películas pueden salirse con la suya a la hora de volcar expectativas de manera realista. Promising Young Woman lo hace desgarradoramente bien.

Su directora y guionista Emerald Fennell toma una típica trama de venganza, además de clásicos elementos de una comedia romántica, y los utiliza en un filme muy real sobre trauma y duelo no resuelto.

Con su cinematografía, estilizada en oscuridad y colores pastel, te establece esas situaciones tan comunes en ese tipo de películas, pero te rompe todas las expectativas.

La película no es lo que esperas, pero tampoco te vuela la cabeza. Hace algo mejor: te hace pensar «esto sucede de verdad», se pone muy «no te complazco el morbo, pero te restriego cosas que pasan en la vida real».

Porque Promising Young Woman tiene como eje el duelo no resuelto, pero también habla de la masculinidad tóxica y cómo esta existe gracias a una cultura y un sistema que son más «justos» con unos en desmedro de otras.

Lo malo del filme es que tiene una estructura algo desconectada por episódica, pero igual siempre se siente genuina porque su protagonista Carey Mulligan la rompe actuando como una mujer autodestructiva que lidia con su trauma castigando psicológicamente a hombres y mujeres cómplices de ese sistema tóxico que la traumó.

El comediante Bo Burnham también destaca como el buen tipo de la historia en un filme lleno de cameos interesantes donde ningún personaje queda bien.

El final es divisivo. Puede que impactar, gustar o desagradar, pero el mensaje siempre será comprendido con claridad. La esperanza de la historia es que eso ayude a comprender mejor el terror sistémico de algunas denuncias que en Bolivia, desgraciadamente, abundan.

Comparte y opina:

¡Detengan todo! Vea el recién estrenado trailer de Shang-Chi de Marvel

Con el título 'Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos', el filme se estrenará en septiembre del año que corre.

Por Adrián Paredes

/ 19 de abril de 2021 / 10:35

Marvel Studios reveló el trailer para su filme Shang-Chi y La Leyenda de los Diez Anillos, el cual ya había sido anunciado en 2019 junto a su actor principal Simu Liu (Pacific Rim), quien encarnará al protagónico Shang-Chi.

Conocido como el Maestro del Kung-Fu, Shang-Chi es un personaje creado en 1973 por Steve Englehart y Jim Starlin y gozó de mucha popularidad hasta 1983. Eso no ha evitado que el personaje haya estado en equipos como los Vengadores, Heroes for Hire, o que apareciera en al aclamada serie de cómics Marvel Knights.

El filme tenía que estrenarse en febrero, pero la pandemia alteró todos lo planes de Marvel, quienes anunciaron que Shang-Chi sería estrenada en cines en septiembre. La película completó filmación en octubre de 2020, tras una pausa atribuida al confinamiento.

Dirigida por Destin Daniel Cretton (Short Term 12), la película se ha caracterizado por dar mayor importancia al tema de la representación, con un elenco predominantemente asiático. El tráiler muestra también cierta influencia de clásicos filmes de artes marciales, como las viejas películas tipo wuxia, y esfuerzos más recientes como Héroe de Yi-MouZhang y Crouching Tiger, Hidden Dragon de Ang Lee.

Puede ver el tráiler subtitulado aquí abajo.

Comparte y opina:

Una breve historia de la revista boliviana ‘El Chaski’

La escritora Mariana Ruíz habla de los momentos más importantes de la publicación infantil.

Por Adrián Paredes

/ 24 de febrero de 2021 / 13:24

Todo empezó en el Centro Cultural y Pedagógico de Portales en Cochabamba, en 1983, cuenta la escritora Mariana Ruíz Romero, autora de la investigación Historia de la revista infantil El Chaski, donde analiza la importancia, tanto del formato como de la revista misma, a lo largo de los años.

“Es la primera revista en Bolivia que se abre a dos bandas: la primera es hablar a los niños y la segunda es dejar que ellos se expresen”, dijo Ruíz en contacto con La Razón.

Sus creadores son Elisabeth Hüttermann, Jesús Pérez y Rosalba Guzmán junto a un equipo de escritores e ilustradores que cada mes la preparaban y publicaban.

Los primeros años

La historieta ‘Los rebeldes’ escrita por Rosalba Guzmán y con dibujos de Jesús Pérez fue la primera historieta hecha pensando en los niños bolivianos.

Para Ruiz, la revista debe mucho de su importancia al impulso que le dio el diario Los Tiempos al distribuir gratuitamente el suplemento La Yapa, lleno de historias importantes, cuentos bolivianos y de la literatura universal como El príncipe feliz de Óscar Wilde.

El tiraje de la revista llegó a ser de 9.000 ejemplares y su suplemento llegó a los 28.000 en los ochenta, en plena crisis económica del gobierno de la Unión Democrática y Popular (UDP).

En 1987, bajo el amparo de editorial La Luciérnaga, dirigida por Hüttermann, nace en sus páginas la historieta Los rebeldes, con guión de Rosalba Guzmán y dibujo de Jesús Pérez, una de las instancias de este genero dedicada a representar a los niños del país.

Ese mismo año, gracias a un decreto ministerial, El Chaski es declarado texto oficial escolar.

Un legado conservado digitalmente

Una de las portadas de la revista cuando Manuel Vargas asume el control editorial.

En 1990, la revista ahora propiedad exclusiva de editorial La Luciérnaga, obtiene la Gran Orden Boliviana de la Educación en el Grado de Comendador.

Tras llegar a los 100 números ingresaron más colaboradores importantes como Joaquín Hinojosa, Graciela Neira, Juan Carlos Parra y Manuel Vargas. Este último fue, según la investigadora, el principal impulsor de la revista, quien la llevó más lejos.

“Manuel llegó a conseguir financiamiento para viajar en lo que fuese: canoa, camión, carretón, a distintas partes del país y entrevistar en el idioma original a los niños”, aclara la escritora.

“Manuel Vargas, junto con Rosalba Guzmán, son héroes por seguir, frente a toda dificultad, produciendo contenido para niños”, añade Ruiz, presidenta de la Academia Boliviana de Literatura Infantil y Juvenil.

En 1992 la editorial se muda a La Paz donde opera por tres años.

Su fin llega debido a que la Reforma Educativa lo cambió todo, incluso el financiamiento que permitía un trabajo profesional.

Hoy su legado será conservado digitalmente en el sitio web www.elchaskisiguecorriendo.org.

Comparte y opina:

Del trazo al píxel, la revista Chaski sigue corriendo

Un proyecto independiente reunió todos los números de la revista infantil en un solo sitio web.

Por Adrián Paredes

/ 24 de febrero de 2021 / 13:22

El sitio web El Chaski sigue corriendo se estrenó el pasado jueves 18 de febrero con la misión de traer de manera digital y gratuita los contenidos de la revista infantil que marcó época, publicada por primera vez hace 38 años.

Entre 1983 y 2000 se publicaron 144 ediciones del Chaski, revista creada para educar y darle voz a niños y niñas de manera entretenida. A lo largo de los años, la publicación contó con cuentos, recetas, cómics, manualidades y cartas de sus jóvenes lectores.

En 2014, Cecilia Vlahovic Mendoza, diseñadora gráfica que había crecido leyendo la revista, notó que esta, de alguna forma, estaba desapareciendo de la memoria. Por ello emprendió una iniciativa, el proyecto Del trazo al pixel, El Chaski sigue corriendo, del cual es directora y productora ejecutiva.

En su actual etapa, el proyecto presentó una página web que incluye todos los números del Chaski, además de material audiovisual producido por editorial La Luciérnaga, responsable de la publicación de la revista desde 1986.

La parte más difícil

Mural de la iniciativa en Cochabamba

Si bien esta etapa cuenta con el apoyo financiero de la Fundación Simón I. Patiño y Save The Children, Vlahovic comenzó el proyecto sin financiamientos ni ganancias, enfocada en la tarea que resultó la parte más difícil de todo el proyecto: conseguir todos los números del Chaski para poder digitalizarlos y restaurarlos.

“Uno de los ilustradores, Juan Carlos Parra, entusiasmado con la perspectiva de que El Chaski no se pierda, me pasó varios números de su colección digitalizada, dijo Vlahovic en contacto con La Razón.

El resto tuvo que ir buscándolos en bibliotecas, mercados y colecciones personales.

El siguiente paso fue escanear más de 3400 páginas para editarlas en un programa con el que Vlahovic pudo restaurar los contenidos para que sean legibles.

Sea por el descuido de sus dueños previos o por el paso del tiempo, muchas de las revistas terminaron con manchas, arrugas o garabatos. Al reconstruirlas logró que sus versiones digitales parecieran como nuevas, pero sin quitarle su característica visual de revista de antaño.

“No podía tomarme la atribución de corregir errores de origen, como cuando se corrían las lacas de impresión, un error común en cualquier impresión de esos años”.

La directora del proyecto admira el proceso casi artesanal con que se hacía la revista, además de una diagramación pensada para los niños.

La búsqueda de apoyo

Cecilia Vlahovic, directora de El Chaski Sigue Corriendo

Los resultados del esfuerzo de Cecilia Vlahovic pueden verse en la web www.elchaskisiguecorriendo.org, desde cualquier dispositivo.

“En la pandemia profesoras me buscaban para preguntarme si tenía textos del Chaski. Me mandaban sus planes anuales y la mayoría de lo que necesitaban estaba en la revista,”

Para continuar, el proyecto está en busca de patrocinadores que deseen ayudar a perpetuar los contenidos de una revista que fue importante en la niñez de varios adultos y que todavía son útiles y relevantes en el mundo, pese a haber sido redactados hace más de 30 años.

Comparte y opina: