martes 15 jun 2021 | Actualizado a 13:26

Las canciones más representativas de 2017

10 temas de varios géneros destacan entre las propuestas del año pasado.

Artistas. De fondo: Sampha, cantautor y productor de música electrónica londinense. Arriba: el grupo de rock mexicano Café Tacvba. Foto: radionotas.com

/ 31 de enero de 2018 / 06:28

Al construir este listado, resuena en mi mente la fascinación por los insospechados giros y caminos que ha tomado el rock and roll desde sus inicios hasta su actual expresión. Recuerdo haber preguntado, más de una vez, cuál es la mejor época para la música; después de haber escuchado una variedad de respuestas llegué a la conclusión de que el presente es el mejor momento para la música porque permite disfrutar ese camino de descubrimiento, desde sus raíces hasta sus más recientes frutos. Personalmente, la música siempre será sinónimo de presente. 2017 nos ha dejado importantes contribuciones musicales, sobre todo en esa búsqueda por desdibujar límites entre géneros. Estamos hablando de música, un concepto y un sentir que no tiene nada que ver con límites o imposiciones. En ese espíritu, acá una modesta selección.

Amber Mark – ‘Lose My Cool’

Desde los confines de Soundcloud hasta el catálogo Universal/PMR Records, Amber Mark presenta una sofisticada amalgama de influencias en torno al más puro R&B.

Portugal. The Man – ‘Feel it Still’

Fuertes guiños a Mr. Postman de las Marvelettes conforman la base para una de las canciones mejor logradas en la carrera de este ecléctico acto procedente de Alaska.

Courtney Barnett, Kurt Vile – ‘Over Everything’

Rock independiente con vena folk. La dupla Barnett/Vile suena precisa en cada pasaje de esta canción que constituye un exquisito catálogo de recursos apropiados.

ODESZA, Leon Bridges – ‘Across The Room’

Nunca deja de sorprender la sensibilidad de este dúo para traducir en música el gélido ambiente de Seattle. En esta ocasión con un invitado cuya cálida voz equilibra los fríos paisajes sonoros.

The National – ‘The System Only Dreams in Total Darkness’

Muchas capas de exquisita percusión y teclados conforman un ambiente oscuro del cual emerge una estridente guitarra que revela una canción urgente y agresiva.

Café Tacvba – ‘Me gusta tu manera’

Un trabajo enteramente grabado y producido por la banda y con la participación de Gustavo Santaolalla. Una excelente muestra de una banda en la cúspide de su madurez.

Father John Misty – ‘Ballad of the Dying Man’

Una de las facetas más interesantes de Josh Tillman, el multiinstrumentalista que, bajo este pseudónimo, trabaja una interesante aproximación barroca al pop independiente.

Mondo Cozmo – ‘Plastic Soul’

Desde una perspectiva fundamentalmente revisionista, Josh Ostrander consigue crear un álbum preciosista compuesto por notables y pulidas joyas del indie folk.

Grizzly Bear – ‘Mourning Sound’

El sonido Brooklyn en su mejor expresión. Ritmos marcados, synths que se diluyen en los recovecos de un paisaje urbano postindustrial y una melancólica voz.

Sampha – ‘(No One Knows Me) Like The Piano’

Un debut sorprendente para una de las voces más prometedoras de 2017. Una canción sencilla musicalmente, pero intensa en el trabajo vocal de este joven talento inglés.

Comparte y opina:

The Last Shadow Puppets interpreta la identidad del rock

Foto: ismorbo.com

/ 17 de abril de 2016 / 04:00

Ocho años después del álbum debut (The Age Of Understatement), Alex Turner, quien se dio a conocer mundialmente por su trabajo al frente de los Arctic Monkeys, nos presenta este nuevo trabajo atribuido a su proyecto secundario The Last Shadow Puppets. De alguna manera emparentado a aquel sonido afincado en la música británica de mediados de los años 60 y principios de los 70, este nuevo trabajo suena robusto y lleno de nuevas ideas.

Después de la pausa definida por Arctic Monkeys en 2014, el momento se hizo apropiado para comenzar a trabajar en este álbum junto a su compañero de banda, Miles Kane, reconocido artista británico de rock independiente que junto a Turner componen una de las duplas más infecciosas de los últimos 10 años. Hay algo en ellos que los inclina a componer melodías oscuras y menguantes que de alguna manera reflejan esa manía de aparecer de improviso en pubs y lounges destilando carisma y actitud. Sin embargo, debajo de toda esa parafernalia, encontramos a dos artistas exigentes y perfeccionistas con su trabajo.

No deja de sorprender la capacidad de acomodar versos de alto contenido literario en melodías pop sin sonar forzados en ambos sentidos, sobre todo en este trabajo que está lleno de frases y palabras complejas para la media de la canción pop.

Luego están los conocidos recursos de producción que enriquecen las intenciones melódicas y líricas. Es destacable la capacidad de síntesis sobre toda una etapa de la música que han desarrollado estos artistas. No se trata de homenajes o copias a canciones antiguas, estamos ante una interpretación actual de ciertos elementos que forjaron la identidad del rock hace 40 años y que se encuentran muy bien plasmados en las canciones de este dúo británico.

Llega como un disco viejo que escuchas después de varios años, alcanza un clímax de autocomplacencia burlesca sobre los azares y desventuras de vivir en Los Ángeles y termina como un testamento de la genialidad de estos dos músicos y productores. En medio, una ecléctica colección de influencias y estados de animo en torno a una atmósfera lánguida y oscura. Everything You’ve come to expect cumple con lo prometido con creces, solo esperemos que el siguiente trabajo no sea publicado en 2024.

Comparte y opina:

El disco de corte autobiográfico de ‘Emily’ Spalding

artista. Esperanza Spalding habla en su CD de su alter ego Emily. Foto: Andres Esperanza

/ 13 de marzo de 2016 / 04:00

Durante la versión 53 de los premios Grammy, Esperanza Spalding se hizo acreedora del premio a Mejor Artista Nuevo entre contendientes de la talla de Drake, Florence + The Machine, Justin Bieber y Mumford & Sons. Este insólito resultado le valió un inmediato salto a la palestra musical mundial. Quienes aún no la habían descubierto se enterarían del sólido trabajo de una multiinstrumentalista que toca desde los cinco años y graba profesionalmente desde 2006.

Catalogar el trabajo de Spalding dentro de un género musical no es suficiente para describir la cantidad de influencias, tanto estilísticas como instrumentales, que su música posee. El eclecticismo de géneros colisionando a lo largo de su trabajo confirma la singularidad de un trabajo musical que encuentra hilo conductor en la afinidad estructural hacia el pop, virtud que resulta en una propuesta amigable al oído.

A diferencia de su anterior trabajo (Radio Music Society, 2012), Emily’s D+Evolution posee pasajes mucho más osados musicalmente. Intrincados arreglos, disonancias y signaturas impares juegan a favor de un sonido minuciosamente controlado y exquisito, producto, en parte, del excepcional personal encargado de ejecutar cada instrumento y claro, de la virtuosa Esperanza en el bajo y vocales.

Líricamente se configura un álbum concepto en tanto a lo largo de 12 canciones se narra la historia de Emily (segundo nombre de Spalding) desde una óptica juvenil y crucialmente definitoria. Experiencias, pensamientos, anhelos y frustraciones caracterizan los humores que las letras, la música y la interpretación transmiten de manera magistral. Para ello echan mano de recursos musicales atípicos. En ese ejercicio convergen el groove jazzero de una línea de bajo con la ferocidad de guitarras roqueras sobre una rítmica compleja. De igual manera una cuasi marcha militar ofrece la alternancia necesaria a un coro soul contrastado por puentes y verso en clave de funk. Algunos poemas leídos sobre un frenético bop, este disco tiene de todo en la correcta medida.

La música de los últimos 10 años viene caracterizada por una superación espontánea de los parámetros que fijó la industria hace más de 50 años. Ya no hablamos de géneros, puesto que las fronteras son cada vez más difusas y ahora son recursos que un músico puede aprovechar. Esperanza y todo su trabajo son una muestra de esta etapa postsiglo XX en la que las ideas se van renovando bebiendo de diferentes vertientes.

Comparte y opina:

El disco de corte autobiográfico de ‘Emily’ Spalding

/ 13 de marzo de 2016 / 04:00

Durante la versión 53 de los premios Grammy, Esperanza Spalding se hizo acreedora del premio a Mejor Artista Nuevo entre contendientes de la talla de Drake, Florence + The Machine, Justin Bieber y Mumford & Sons. Este insólito resultado le valió un inmediato salto a la palestra musical mundial. Quienes aún no la habían descubierto se enterarían del sólido trabajo de una multiinstrumentalista que toca desde los cinco años y graba profesionalmente desde 2006.

Catalogar el trabajo de Spalding dentro de un género musical no es suficiente para describir la cantidad de influencias, tanto estilísticas como instrumentales, que su música posee. El eclecticismo de géneros colisionando a lo largo de su trabajo confirma la singularidad de un trabajo musical que encuentra hilo conductor en la afinidad estructural hacia el pop, virtud que resulta en una propuesta amigable al oído.

A diferencia de su anterior trabajo (Radio Music Society, 2012), Emily’s D+Evolution posee pasajes mucho más osados musicalmente. Intrincados arreglos, disonancias y signaturas impares juegan a favor de un sonido minuciosamente controlado y exquisito, producto, en parte, del excepcional personal encargado de ejecutar cada instrumento y claro, de la virtuosa Esperanza en el bajo y vocales.

Líricamente se configura un álbum concepto en tanto a lo largo de 12 canciones se narra la historia de Emily (segundo nombre de Spalding) desde una óptica juvenil y crucialmente definitoria. Experiencias, pensamientos, anhelos y frustraciones caracterizan los humores que las letras, la música y la interpretación transmiten de manera magistral. Para ello echan mano de recursos musicales atípicos. En ese ejercicio convergen el groove jazzero de una línea de bajo con la ferocidad de guitarras roqueras sobre una rítmica compleja. De igual manera una cuasi marcha militar ofrece la alternancia necesaria a un coro soul contrastado por puentes y verso en clave de funk. Algunos poemas leídos sobre un frenético bop, este disco tiene de todo en la correcta medida.

La música de los últimos 10 años viene caracterizada por una superación espontánea de los parámetros que fijó la industria hace más de 50 años. Ya no hablamos de géneros, puesto que las fronteras son cada vez más difusas y ahora son recursos que un músico puede aprovechar. Esperanza y todo su trabajo son una muestra de esta etapa postsiglo XX en la que las ideas se van renovando bebiendo de diferentes vertientes.

Comparte y opina:

Insomnios reflexivos de Suede en ‘Night Thoughts’

Sonidos recomendados

/ 21 de febrero de 2016 / 04:00

Hace algo más de dos décadas atrás, la escena musical británica se encontraba dominada por el apogeo del grunge, el declive del fenómeno Madchester y el discreto Shoegaze. En este contexto, Suede surgió como el golpe de timón necesario para volver a situar a los británicos en la escena mundial. En cierta manera Suede pavimentó el camino para bandas como Pulp, Blur, Oasis y tantos otros actos que se empaquetaron hacia el final del siglo XX, bajo la etiqueta britpop.

Después de estar a la cabeza de esta nueva invasión británica a escala mundial, Suede se fue diluyendo. De manera breve, las ideas frescas del quinteto londinense posibilitaron un debut exitoso (Suede, 1993); continuaron con un segundo trabajo polémico, apreciado en retrospectiva, mas no en el momento (Dog Man Star, 1994) y un tercer disco que recuperó el camino inicial con un par de años de retraso (Coming Up, 1996). En adelante, un par de álbumes, excesos, adicciones y peleas dieron lugar a la separación de la banda y al nacimiento de la leyenda que posibilitó un retorno a los escenarios en 2010 y un nuevo disco el 2013 (Bloodsports).

Night Thoughts es el resultado de una colección de cavilaciones nocturnas que desnudan la vulnerabilidad del ser humano durante uno de sus momentos mas íntimos, la noche. Aún lidiando con fantasmas del pasado, Anderson y los suyos reflexionan sobre la muerte, la incertidumbre y el sentimiento de alienación a lo largo de 12 canciones cuyo tenor gravita entre la melancolía y el optimismo en un delicado y frágil balance.

Una atmósfera taciturna dicta el humor principal a lo largo de casi 50 minutos de música. En contraparte, algunos pasajes ofrecen frenéticos arranques de adrenalina como una especie de acting out al ejercicio de pensar. Musicalmente, el álbum no decae en ningún momento, hay mucha riqueza melódica y rítmica que, sumadas a las fulminantes letras, hacen de éste uno de los mejores trabajos de su carrera. Un excelente testimonio de madurez sin sonar anticuados y frescura sin hacer concesiones.

Probablemente, hay Suede para rato, o al menos hay ganas, la historia de la banda ha probado un temperamento impredecible. Por lo que corresponde a este disco, está dando buenos resultados ante la crítica, sobre todo por el esfuerzo conjunto de conceptualizar el trabajo entero a la par de un filme a cargo del fotógrafo Roger Sargent. Sin duda un favorito instantáneo.

Sepa más

Para conocer más detalles sobre esta banda británica y su música y videografía, visitar la página oficial en internet  www.suede.co.uk.

Comparte y opina:

Insomnios reflexivos de Suede en ‘Night Thoughts’

Sonidos recomendados

Retorno. Los británicos de Suede ofrecen un nuevo trabajo.

/ 21 de febrero de 2016 / 04:00

Hace algo más de dos décadas atrás, la escena musical británica se encontraba dominada por el apogeo del grunge, el declive del fenómeno Madchester y el discreto Shoegaze. En este contexto, Suede surgió como el golpe de timón necesario para volver a situar a los británicos en la escena mundial. En cierta manera Suede pavimentó el camino para bandas como Pulp, Blur, Oasis y tantos otros actos que se empaquetaron hacia el final del siglo XX, bajo la etiqueta britpop.

Después de estar a la cabeza de esta nueva invasión británica a escala mundial, Suede se fue diluyendo. De manera breve, las ideas frescas del quinteto londinense posibilitaron un debut exitoso (Suede, 1993); continuaron con un segundo trabajo polémico, apreciado en retrospectiva, mas no en el momento (Dog Man Star, 1994) y un tercer disco que recuperó el camino inicial con un par de años de retraso (Coming Up, 1996). En adelante, un par de álbumes, excesos, adicciones y peleas dieron lugar a la separación de la banda y al nacimiento de la leyenda que posibilitó un retorno a los escenarios en 2010 y un nuevo disco el 2013 (Bloodsports).

Night Thoughts es el resultado de una colección de cavilaciones nocturnas que desnudan la vulnerabilidad del ser humano durante uno de sus momentos mas íntimos, la noche. Aún lidiando con fantasmas del pasado, Anderson y los suyos reflexionan sobre la muerte, la incertidumbre y el sentimiento de alienación a lo largo de 12 canciones cuyo tenor gravita entre la melancolía y el optimismo en un delicado y frágil balance.

Una atmósfera taciturna dicta el humor principal a lo largo de casi 50 minutos de música. En contraparte, algunos pasajes ofrecen frenéticos arranques de adrenalina como una especie de acting out al ejercicio de pensar. Musicalmente, el álbum no decae en ningún momento, hay mucha riqueza melódica y rítmica que, sumadas a las fulminantes letras, hacen de éste uno de los mejores trabajos de su carrera. Un excelente testimonio de madurez sin sonar anticuados y frescura sin hacer concesiones.

Probablemente, hay Suede para rato, o al menos hay ganas, la historia de la banda ha probado un temperamento impredecible. Por lo que corresponde a este disco, está dando buenos resultados ante la crítica, sobre todo por el esfuerzo conjunto de conceptualizar el trabajo entero a la par de un filme a cargo del fotógrafo Roger Sargent. Sin duda un favorito instantáneo.

Sepa más

Para conocer más detalles sobre esta banda británica y su música y videografía, visitar la página oficial en internet  www.suede.co.uk.

Comparte y opina:

Últimas Noticias