lunes 29 nov 2021 | Actualizado a 02:19

Celebremos El Jazz

Hoy, desde el domingo 28 de abril a las 17.00 en la Plaza Mayor de San Francisco se ofrecerá cinco horas de música

Jazz

/ 2 de mayo de 2019 / 17:00

El Día Internacional del Jazz se celebra el 30 de abril de cada año, y músicos de jazz de todo el mundo celebran este gran estilo particular de música y todo lo que conlleva este género, desde su filosofía, su historia y los hechos socioculturales que lo hacen un legado de vida.

Los músicos que aman el jazz y los impulsores de este género musical en la ciudad de La Paz realizarán un extraordinario concierto de celebración desde el domingo 28 de abril a las 17.00 en el escenario popular de la Plaza San Francisco. Es la primera vez en esta ciudad que se ofrecerá un concierto de jazz de cinco horas continuas. El objetivo es llegar a diferentes públicos y visibilizar el jazz como un estilo musical y social, para generar un espacio de encuentro entre músicos, aficionados, amantes e impulsores y regalarle a la gente de a pie un espectáculo único, como nunca antes se festejó al jazz en nuestro país.

La celebración del Día Internacional del Jazz contará con la presencia de más de 50 músicos de diferentes bandas como la Big Band Jazz de Sucre, Takesi, Frecuencias Bajas, Zembu Bossa Jazz, Carlos Fischer Band, Gustavo Orihuela Quartet y la Big Band Bolivia. Además de la música, la celebración tendrá la participación de expertos en el tema —Nicolás Peña y Walter Gómez— para hilvanar con sus charlas y explicaciones didácticas todo lo que acontece con el jazz en Bolivia, el mundo y su historia.

El evento está organizado por la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Gustavo Orihuela Quartet, Bolivia FestiJazz Internacional y la Quinta Disminuida, con el apoyo de la Secretaría Municipal de Culturas del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, Andrés Zaratti, FestiJazz, Walter Gómez, Nicolás Peña y Jallalla Cocktail Bar, así como con el apoyo de colectivos de músicos afines al jazz, como el Centro Cultural Thelonious de Juan Carlos Carrasco, centros educativos musicales y empresas privadas.

En noviembre de 2011, durante la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la comunidad internacional proclamó el 30 de abril como el Día Internacional del Jazz. Esta jornada tiene como objetivo “sensibilizar al público general sobre las virtudes de la música jazz como herramienta educativa y como motor para la paz, la unidad, el diálogo y el refuerzo de la cooperación entre pueblos. Gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas y ciudadanos particulares ya implicados en la promoción de la música jazz aprovecharán esta oportunidad para fomentar la idea de que no se trata tan solo de un estilo de música, sino de que el jazz contribuye también a la construcción de sociedades más inclusivas”, señala el portal web de la institución.

“Jazz Day” es una celebración que se realiza a nivel mundial y simultáneamente en diversos países.  Las actividades son conciertos de acceso libre para comunidades, así mismo actividades educativas sobre el jazz y todas sus características sociales y conceptuales.

En Bolivia ya se realizaron celebraciones previas en espacios públicos y privados cerrados, clubes, y en esta ocasión se lanza la celebración del jazz como un festival abierto a todo público.

El jazz no solo es un estilo musical, es un estilo de vida, filosofía de vida, es libertad, igualdad, diversidad, la legitimación de los derechos humanos a través de la música, por lo tanto emprender una celebración este día es celebrar la dignidad de los derechos de los humanos sin importar su origen, religión o nacionalidad. Todos somos iguales en el jazz y en la música.

“El jazz puso música al valor que impulsó el movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos, y sigue siendo una fuente de inspiración para millones de personas de todo el mundo que buscan la libertad y luchan por el respeto y la dignidad humana”, escribió en su mensaje de 2016 Irina Bokova, la entonces directora general de la Unesco.

El jazz es además una importante herramienta educativa. En él puedes comunicar tus emociones y como intérprete puedes también crear y recrear en el momento real, esto es la improvisación musical, donde el intérprete puede dialogar con el compositor y proponer nuevas melodías en plena performance y además de estar en contacto con el público.

La improvisación musical es análoga a la vida real, mientras más preparado esté el músico, más intuitivas serán sus respuestas musicales ante los retos de las obras a interpretar, ésta es una cualidad de todo lenguaje y así mismo del musical, que puede ser transferido a las conductas cotidianas.

El jazz ofrece una gran oportunidad para descubrir la diversidad a través de lenguajes musicales que están en constante cambio. Una mezcla de fusiones es lo que ha llevado al jazz a constituirse en un género extraordinario, diversificado con sus épocas en la historia y con una característica en común: su estética y creatividad musical sin límites y en el acto, su relevante significación sociocultural en la historia de la humanidad y la importancia educativa como un hecho transcultural.

El jazz educa, sensibiliza, enaltece las emociones, lucha por reivindicaciones de igualdad y libertad de expresión y es un ejemplo de instrumento para la diversidad gracias a su aplicación en diversos países, culturas y realidades.

En Bolivia, ya existe jazz gracias a sus músicos impulsores y también gracias a los formadores. Por ejemplo, existe una corriente jazzística de formación musical en algunos colegios que ya presentan la creación de Big Band estudiantiles, así mismo el Conservatorio Plurinacional de Música que lo imparte desde su área Moderna, La Big Band Bolivia formadora de grandes músicos, el Centro Cultural Thelonious y otros centros privados que ofrecen su formación.

Asimismo, las grandes actividades y los festivales han demostrado que va creciendo el interés de los auditorios por el género, siendo el Bolivia Festijazz Internacional el principal festival impulsor en nuestro país; por consiguiente nacen nuevos festivales como el Copacabana Jazz Festival, Encuentro Boliviano de Músicos de Jazz, Bus del Jazz, Llajta Jazz, Jazz por La Paz, Bolivia Django Festival (que se realizará en agosto) y muchos otros emprendimientos que promueven este género.

¡El jazz en La Paz y en el resto de Bolivia sí existe! Y será oportuno celebrarlo en grande hoy en la concurrida plaza San Francisco.

Comparte y opina:

Celebremos El Jazz

Hoy, desde el domingo 28 de abril a las 17.00 en la Plaza Mayor de San Francisco se ofrecerá cinco horas de música

Jazz

/ 2 de mayo de 2019 / 13:00

El Día Internacional del Jazz se celebra el 30 de abril de cada año, y músicos de jazz de todo el mundo celebran este gran estilo particular de música y todo lo que conlleva este género, desde su filosofía, su historia y los hechos socioculturales que lo hacen un legado de vida.

Los músicos que aman el jazz y los impulsores de este género musical en la ciudad de La Paz realizarán un extraordinario concierto de celebración desde el domingo 28 de abril a las 17.00 en el escenario popular de la Plaza San Francisco. Es la primera vez en esta ciudad que se ofrecerá un concierto de jazz de cinco horas continuas. El objetivo es llegar a diferentes públicos y visibilizar el jazz como un estilo musical y social, para generar un espacio de encuentro entre músicos, aficionados, amantes e impulsores y regalarle a la gente de a pie un espectáculo único, como nunca antes se festejó al jazz en nuestro país.

La celebración del Día Internacional del Jazz contará con la presencia de más de 50 músicos de diferentes bandas como la Big Band Jazz de Sucre, Takesi, Frecuencias Bajas, Zembu Bossa Jazz, Carlos Fischer Band, Gustavo Orihuela Quartet y la Big Band Bolivia. Además de la música, la celebración tendrá la participación de expertos en el tema —Nicolás Peña y Walter Gómez— para hilvanar con sus charlas y explicaciones didácticas todo lo que acontece con el jazz en Bolivia, el mundo y su historia.

El evento está organizado por la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, Gustavo Orihuela Quartet, Bolivia FestiJazz Internacional y la Quinta Disminuida, con el apoyo de la Secretaría Municipal de Culturas del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, Andrés Zaratti, FestiJazz, Walter Gómez, Nicolás Peña y Jallalla Cocktail Bar, así como con el apoyo de colectivos de músicos afines al jazz, como el Centro Cultural Thelonious de Juan Carlos Carrasco, centros educativos musicales y empresas privadas.

En noviembre de 2011, durante la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), la comunidad internacional proclamó el 30 de abril como el Día Internacional del Jazz. Esta jornada tiene como objetivo “sensibilizar al público general sobre las virtudes de la música jazz como herramienta educativa y como motor para la paz, la unidad, el diálogo y el refuerzo de la cooperación entre pueblos. Gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas y ciudadanos particulares ya implicados en la promoción de la música jazz aprovecharán esta oportunidad para fomentar la idea de que no se trata tan solo de un estilo de música, sino de que el jazz contribuye también a la construcción de sociedades más inclusivas”, señala el portal web de la institución.

“Jazz Day” es una celebración que se realiza a nivel mundial y simultáneamente en diversos países.  Las actividades son conciertos de acceso libre para comunidades, así mismo actividades educativas sobre el jazz y todas sus características sociales y conceptuales.

En Bolivia ya se realizaron celebraciones previas en espacios públicos y privados cerrados, clubes, y en esta ocasión se lanza la celebración del jazz como un festival abierto a todo público.

El jazz no solo es un estilo musical, es un estilo de vida, filosofía de vida, es libertad, igualdad, diversidad, la legitimación de los derechos humanos a través de la música, por lo tanto emprender una celebración este día es celebrar la dignidad de los derechos de los humanos sin importar su origen, religión o nacionalidad. Todos somos iguales en el jazz y en la música.

“El jazz puso música al valor que impulsó el movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos, y sigue siendo una fuente de inspiración para millones de personas de todo el mundo que buscan la libertad y luchan por el respeto y la dignidad humana”, escribió en su mensaje de 2016 Irina Bokova, la entonces directora general de la Unesco.

El jazz es además una importante herramienta educativa. En él puedes comunicar tus emociones y como intérprete puedes también crear y recrear en el momento real, esto es la improvisación musical, donde el intérprete puede dialogar con el compositor y proponer nuevas melodías en plena performance y además de estar en contacto con el público.

La improvisación musical es análoga a la vida real, mientras más preparado esté el músico, más intuitivas serán sus respuestas musicales ante los retos de las obras a interpretar, ésta es una cualidad de todo lenguaje y así mismo del musical, que puede ser transferido a las conductas cotidianas.

El jazz ofrece una gran oportunidad para descubrir la diversidad a través de lenguajes musicales que están en constante cambio. Una mezcla de fusiones es lo que ha llevado al jazz a constituirse en un género extraordinario, diversificado con sus épocas en la historia y con una característica en común: su estética y creatividad musical sin límites y en el acto, su relevante significación sociocultural en la historia de la humanidad y la importancia educativa como un hecho transcultural.

El jazz educa, sensibiliza, enaltece las emociones, lucha por reivindicaciones de igualdad y libertad de expresión y es un ejemplo de instrumento para la diversidad gracias a su aplicación en diversos países, culturas y realidades.

En Bolivia, ya existe jazz gracias a sus músicos impulsores y también gracias a los formadores. Por ejemplo, existe una corriente jazzística de formación musical en algunos colegios que ya presentan la creación de Big Band estudiantiles, así mismo el Conservatorio Plurinacional de Música que lo imparte desde su área Moderna, La Big Band Bolivia formadora de grandes músicos, el Centro Cultural Thelonious y otros centros privados que ofrecen su formación.

Asimismo, las grandes actividades y los festivales han demostrado que va creciendo el interés de los auditorios por el género, siendo el Bolivia Festijazz Internacional el principal festival impulsor en nuestro país; por consiguiente nacen nuevos festivales como el Copacabana Jazz Festival, Encuentro Boliviano de Músicos de Jazz, Bus del Jazz, Llajta Jazz, Jazz por La Paz, Bolivia Django Festival (que se realizará en agosto) y muchos otros emprendimientos que promueven este género.

¡El jazz en La Paz y en el resto de Bolivia sí existe! Y será oportuno celebrarlo en grande hoy en la concurrida plaza San Francisco.

Comparte y opina: