Voces

domingo 3 jul 2022 | Actualizado a 19:33

Tristes episodios

Si algún error va a alejar a un alcalde del cargo, que sea uno grande, evidente, probado

/ 16 de septiembre de 2010 / 05:00

Se trata de un proceso judicial más, pues ya cursa otro en contra del contralor Gabriel Herbas, quien se habría apresurado en acusar al Alcalde sin cumplir con los procedimientos que marca la ley. El alcalde Revilla, por lo demás, se guarda el derecho de iniciar otros juicios, a nivel personal, mientras desde la Contraloría se insiste en que hay mucho más que fiscalizar en las obras ediles…

Lo cierto es que a diario se derrocha energía que seguramente, en el caso de La Paz, se resta de las muchas y verdaderas ocupaciones que la ciudadanía espera de sus autoridades. ¿A quién pasar la factura?

Desde la Contraloría se dirá que simplemente se cumple un deber, que el manejo correcto de recursos, el desarrollo adecuado de la gestión deben ser garantizados. Irrefutable argumento. Pero, si el trabajo de evaluación de toda la labor que se ha cumplido a favor de una urbe durante una década —como es evidente en el caso de La Paz— se va a reducir a un detalle —por ahora no probado de la rendición de cuentas por gastos de representación—, algo no está siendo bien evaluado.

Tan poco sustentable parece el argumento en perspectiva: poner en vilo toda una gestión, con el riesgo hoy evidente dadas las reglas de juego, de alejar al Alcalde del poder para el que ha sido elegido por el voto ciudadano, que la palabra que emerge para calificar los hechos parece una: exceso.

Así parecen percibirlo también los ciudadanos. La prueba está en las firmas que se están estampando en puntos callejeros instalados por el Movimiento Sin Miedo (MSM). La firma, en rigor, más que defender a una persona, traduce el deseo de la gente de que su decisión, expresada en elecciones democráticas, sea respetada. La mayoría de los paceños votó por Luis Revilla y ése es un hecho. Si algún error cometido en el ejercicio de sus funciones va a derivar en su alejamiento del cargo, éste tiene que ser realmente grande, evidente, probado. De lo contrario, qué nefastas las reglas que permiten el despropósito de cortar aquello por lo que los paceños se pronunciaron: la continuidad de una gestión, la tranquilidad de gobierno y no más los sobresaltos que traen las crisis políticas de las que La Paz tiene triste memoria del pasado no muy lejano.

Las acusaciones apresuradas, los juicios a los que éstas obligan, pasarán a la historia como uno más de los tristes episodios de una vida política que sobrepone el conflicto a la capacidad de diálogo.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Eliminatoria: todos contra todos y desde marzo

Jorge Barraza, columnista de La Razón

Por Jorge Barraza

/ 3 de julio de 2022 / 17:28

Circuló en estos días una especie según la cual la Eliminatoria para el Mundial 2026 se disputaría en un nuevo y extraño formato: dos zonas de cinco equipos, que no se enfrentarían entre sí sino con los del otro grupo, y que los dos primeros de cada segmento irían directo al Mundial, en tanto los terceros y cuartos disputarían luego un cuadrangular para determinar a otros dos representantes. Y que la FIFA estaba estudiando la viabilidad.

El presidente de una importante asociación de fútbol sudamericana nos puso luz al respecto desmintiendo la noticia: “Sinceramente, eso es una desinformación que no sé de dónde pudo haber salido, nunca se habló de tal esquema y no tiene ninguna veracidad. Hoy hay ocho países que siguen firmes con la idea de continuar en el sistema de todos contra todos, exactamente como hasta ahora. Sólo Argentina quiere cambiar, y un poquito Brasil. Pero pienso que va a seguir todo igual. La decisión se tomará en la reunión de Conmebol prevista para los primeros días de julio en Cali, el día anterior a la inauguración de la Copa América femenina”.

La FIFA no interviene en la modalidad de disputa, lo deja a criterio de las confederaciones, por eso las seis clasificatorias mundialistas son diferentes en cada continente. Porque estas se adaptan al número de participantes, a las distancias y peculiaridades de cada región. “Lo que sí está confirmado es que a partir del próximo Mundial habrá 6 cupos y medio para nuestro continente”, nos confió la misma fuente. Y que, al igual que el Premundial pasado, comenzará en marzo. Serán, pues, otras 18 fechas y con el mismo calendario con que se han venido disputando las últimas dos carreras mundialistas. Los seis primeros ganarán un boleto y el séptimo irá a un repechaje con rival a designar.

Lo curioso es que sean justamente Argentina y Brasil quienes se opongan al todos contra todos, pues para ellos es la vía más segura. En cualquier sistema por eliminación podrían correr algún riesgo, de este modo no. Deberían salir octavos para quedar fuera de Estados Unidos, México y Canadá. Y eso parece ciertamente de ciencia ficción. Menos cuando están los dos atravesando un óptimo momento en sus selecciones.

El hecho de que comiencen los partidos en marzo, con tanta antelación (más de tres años antes del Mundial 2026), responde a que es un año que ha quedado en blanco en cuanto a competencias oficiales, de modo que se aprovecharían las fechas FIFA de 2023 para adelantar la Eliminatoria y descomprimir la Copa América 2024, que se supone debería realizarse en Ecuador, de acuerdo al cronograma estipulado hace años. Y porque existe la idea de que en esa misma temporada Sudamérica juegue la Liga de Naciones con Europa.

Que la maratón para el Mundial 2026 empiece apenas tres meses después de Catar 2022 conmina a las asociaciones a tener asegurado a su entrenador nacional. Eso explica por qué Chile y Colombia se apresuraron a contratar uno, y por qué Argentina, Ecuador y Perú están ansiosos por renovarles a los que tienen en funciones. Todos buscan comenzar el nuevo proceso cuatrienal de selección con los cuerpos técnicos ya armados con meses de anticipación para no dar ventajas.

En este rubro, el más importante, porque sin un conductor capaz no se llega a nada aunque haya buenos jugadores, el panorama no está claro. Tite acaba de anunciar que su objetivo máximo es ganar el título el 18 de diciembre. “Ahora toca llegar a la final y ser campeones, no hay más”, se sinceró. “Y si eso se da, puedes elegir. Mi idea definitivamente no es seguir trabajando en Brasil“. Pero, en todo caso, triunfe en Catar o no, se olfatea que se despediría. Tampoco se sabe qué ocurriría con Lionel Scaloni. AFA tiene toda la intención de que siga y ya le ofrecen renovar, pero él podría querer continuar su profesión en Europa, puesto que vive en Mallorca y hace años se lo pasa viajando constantemente. Uruguay está muy satisfecho con Diego Alonso, que le dio el pasaje mundialista al dirigir los últimos cuatro partidos eliminatorios y ganar los cuatro. Es joven y le ha inyectado un giro más técnico y menos defensivo al estilo de la Celeste. Chile optó por Eduardo Berizzo, quien viene de estar al frente de Paraguay. Berizzo dejó un gran nombre en Chile cuando en 2013 se coronó con el modesto O’Higgins haciendo un trabajo impecable con recursos mínimos, según todo el medio.

Colombia ya se decidió por Néstor Lorenzo, exasistente de Néstor Pekerman en la selección amarilla. En su primera experiencia en solitario, Lorenzo está a punto de lograr una hazaña: ser campeón con el inopinado Melgar FC, de Arequipa. Aparte, colocó a Melgar en los octavos de final de la Copa Sudamericana ganándole el grupo a Racing. Y esto en un año nefasto para los clubes peruanos en lides internacionales. José Pekerman liderará, esta vez desde el inicio, la ilusión venezolana de llegar por primera vez a un Mundial. Y con el aumento de cupos, ahora puede darse. No es ningún imposible. Más allá de cómo le vaya en Catar, Ecuador busca extender el vínculo con Gustavo Alfaro, que ha resultado para ellos toda una revelación. Se metió en la piel de los ecuatorianos.

Paraguay, como Uruguay, cambió de jinete antes de finalizar la carrera anterior. Le pidió la renuncia a Berizzo y contrató al mellizo Guillermo Barros Schelotto, quien está llevando a cabo una profunda renovación en el alicaído fútbol guaraní. Ya veremos con qué resultados. Perú ruega al Señor de los Milagros y espera casi con angustia que Ricardo Gareca dé el sí a la renovación y permanezca otros cuatro años. Para ello le han ofrecido incluso mejorar su contrato, muy alto de por sí (2.300.000 dólares anuales para todo el comando técnico). Pero todo indica que, sin otras opciones en la mano ahora mismo, el Flaco firmaría de nuevo en la nación inca.

La preeminencia de entrenadores argentinos en clubes y selecciones resulta abrumadora. Es muy marcada desde hace décadas, aunque nunca como ahora. En principio, siete de ellos comandarán a las diez selecciones del continente, un récord mundial que quizás nunca se iguale. Si se da lo de Batista o algún otro compatriota suyo en Bolivia, serían ocho, algo que entraría en el terreno de lo insólito. El goleador colombiano Rafael Borré explicó el por qué: “La tendencia es por la mentalidad, por la competitividad del fútbol argentino, de sus entrenadores”.

El único sin técnico, y sin conversaciones por ahora, es Bolivia. Se mencionaron algunos posibles candidatos (Miguel Ángel Portugal, Beñat San José, Erwin Sánchez, Sergio Batista), pero sin profundizar en el tema. El vicepresidente de la FBF, Ronald Paz, aclaró que abordarán la cuestión del técnico una vez hayan cerrado el contrato por los derechos de televisación de la Eliminatoria. “Cuando sepamos cuánto se percibirá por ese rubro, tendremos claro a quién podremos contratar -dijo en la transmisión de La-Razon.com-. Por la Eliminatoria pasada Bolivia cobró 12 millones de dólares, ahora estamos negociando una cifra mayor”.

Aún sigue el debate sobre si debe ser un nacional o un extranjero. El ingeniero Guido Loayza, histórico expresidente del Bolívar y de la Federación Boliviana, sin duda el factótum de la campaña que consiguió un lugar en Estados Unidos 1994, declaró: “No se trata de nacional o extranjero, sino de traer lo mejor, y lo mejor no está acá”. Él fue quien descubrió -y acertó- a Xabier Azkargorta cuando en Sudamérica nadie lo conocía. Guido se decantó: si fuera por él, elegiría al español Beñat San José.

Comparte y opina:

Always Ready, campeonas

Ricardo Bajo, periodista

Por Ricardo Bajo

/ 3 de julio de 2022 / 17:18

Introducción: la cancha del Kilómetro Tres ‘Antonio López Maruzzi’ de Pura Pura está más llena que nunca y no es para menos. La numerosa barra del Club Always Ready rivaliza en cánticos y apoyo con sus pares de del Club ABB. Es la final del torneo femenino de La Paz. Las dirigidas por el colombiano Diómedes García Madrigal ponen sobre el “field” lo mejor que tienen: el tridente ofensivo de lujo formado por Karen Rodríguez (ex The Strongest), María Cristina ‘Coquito’ Gálvez (ex Plan Tres Mil y La Crema de Santa Cruz y con paso por clubes de Paraguay y España) y Karla Ticona (ex Atlantes de La Paz y club Teldeportivo de las islas Canarias). Las tres están llamadas a conectar/asistir a la mejor de todas: la goleadora del campeonato, la habilidosa cruceña Joselyn Portales (ex Real Tomayapo de Tarija). Las dirigidas por Lucho Mollinedo confían a plenitud en su número diez, la talentosa Janeth Morón.

Nudo: las amarillas de ABB (Academia de Balompié Boliviano) no cometen el mismo error que en las semifinales frente al club Bolívar y apuestan por la tenencia de la pelota. Así llega la apertura del ‘score’ con un golazo marca de la casa Morón: un misil -tiro libre- escorado, directamente al ángulo de la mejor arquera del torneo, Mónica Ballón Palle. La chapa de grandes favoritas y la ansiedad son el mayor rival de la ‘banda roja’.

Desenlace: la segunda parte es otra historia. Always Ready se quita la presión en el vestuario y sale decidido a remontar. Las dos copas han llegado en el entretiempo; han costado 1.800 bolivianos. “No salgan de ahí sin darlo todo”, es la arenga del preparador físico colombiano Rómulo Charrupi Poopo. Y así va a ser. El empate llega temprano con un gol de la platinada Karla Ticona que ahora es otra. Entonces el ‘match’ se vuelve de ida y vuelta; nadie quiere los penales. Una tijera de Wendy Soria asusta; un palo de Joselyn es la respuesta. ‘Coquito’ ya maneja la mitad de la cancha a gusto y placer. En una ‘contra’ a falta de quince minutos, llega el gol de la victoria gracias a ‘Jos’ Portales. Solo sobre el final sufren las campeonas.

Post-scriptum: el club Always Ready es la institución que mejor está haciendo las cosas con sus ramas deportivas. La apuesta por sus equipos femeninos es decidida y de largo aliento. El vicepresidente Steven Díaz promete -a nombre del presidente Andrés Costa- un premio. Las vicecampeonas, sin quitarse sus medallas, hacen el pasillo -entre risas y buena onda- a sus colegas ‘millonarias’. El fútbol femenino -rescatando los viejos valores- es otra cosa.

Comparte y opina:

La moda y la economía

/ 3 de julio de 2022 / 01:50

La versión más barata del Cosmograph Daytona, el modelo en acero inoxidable de Rolex que se volvió famoso gracias a Paul Newman, tiene un precio sugerido al público de $us 14.550. Sin embargo, es improbable que consigas uno tan barato. En los últimos años, la demanda de relojes mecánicos de pulsera de lujo ha superado por mucho la oferta y la lista de espera para los modelos más populares de Rolex —si puedes convencer primero a un distribuidor autorizado de que eres merecedor de uno— se dice que ahora es de varios años. Según Watch- Charts, una base de datos de precios para coleccionistas de relojes, un modelo actual del Daytona se vende por más de $us 40.000 en el mercado secundario; durante los últimos cinco años, el precio del Daytona en el mercado secundario ha crecido a un promedio de 20% al año, lo cual lo ha convertido en una mejor inversión que cualquiera de las registradas en el S&P 500 durante el mismo periodo.

Los precios de los relojes de gama alta no son los únicos que se dispararon durante la pandemia. Para una gran variedad de productos coleccionables —entre ellos obras de arte, autos clásicos, bolsos de lujo, zapatos deportivos, cómics y tarjetas coleccionables—, los últimos años fueron más efervescentes que una botella de Dom Pérignon (cuyo precio para ciertas cosechas también se ha disparado). Luego, está el mercado de las casas, sin duda un producto escaso más práctico, donde los precios también aumentaron a nuevos máximos intolerables en años recientes.

Últimamente, he estado pensando mucho sobre estas burbujas de activos, en especial ahora que he seguido el desplome del bitcóin, el ethereum, los tókenes no fungibles (NFT, por su sigla en inglés) y la industria más amplia de las criptomonedas que se volvió tan de moda durante la pandemia. Los defensores de las DeFi —la criptojerga que en inglés se refiere a las “finanzas descentralizadas”, las cuales en esencia buscan reproducir la industria de los servicios financieros con sistemas basados en criptomonedas— arguyen que la tecnología expandirá el acceso a productos financieros y desatará una ola de innovación que ahora obstaculizan los jefes supremos de las finanzas tradicionales, a las cuales llaman TradFi de forma burlona.

No obstante, cada vez con más rapidez, nos damos cuenta que las criptomonedas son tan solo otro artículo coleccionable impulsado por las mismas fuerzas que inflaron el mercado para los Yeezys y bolsos Birkin: mucho dinero salpicado por todo el mundo, sin muchos lugares obvios donde ponerlo y un temor a perderse de algo que todos los demás parecen pensar que está de moda.

Así como un Rolex no da la hora mejor que un reloj de pulsera ordinario—de hecho, los relojes electrónicos son mucho más precisos que los mecánicos—, las DeFi no parecen hacer nada mejor que las TradFi y de muchas maneras prácticas son peores.

Entonces, ¿por qué tanta gente invirtió? Porque el temor a perderse de algo es una superdroga. Porque, cuando los precios se están disparando y sientes el temor de perderte de algo, puedes convencerte de imaginar un valor intrínseco para cualquier cosa: un reloj mecánico es una maravilla de la ingeniería miniatura, casi una obra de arte en su complejidad intrincada. O: una moneda estable algorítmica es una maravilla de la ingeniería tecnológica financiera, una forma de reproducir los bancos y las redes de pago pasados de moda en la cadena de bloques para crear una infraestructura financiera abierta.

Por otro lado, se promocionaron las criptomonedas a todos, ricos y pobres. En redes sociales, en cadenas de televisión financiera y en anuncios salpicados de celebridades para el Super Bowl, estos productos complejos, volátiles, propensos a colapsar y sin regulación fueron vendidos a las masas como oportunidades de las que no podían perderse.

Hace poco, he visto mucha alegría en línea por el mal ajeno: mucha gente que no participó en el auge de las criptomonedas y se burla de quienes entraron con todo, lo cual tal vez solo sea justo para los escépticos que tuvieron que soportar durante años a criptopersonajes detestables que les decían: “Diviértete siendo pobre”.

No obstante, ¿puedes culparlos? Los estudios sugieren que la gente menor de 40 años ha estado mucho más dispuesta que la gente mayor a invertir su dinero en criptomonedas. Esto tiene sentido cuando tomas en cuenta que una gran parte de sus vidas adultas han estado dominadas por estos ciclos de altibajos y un crecimiento constantemente bajo de los salarios reales.

Para millones de personas, las criptomonedas, al igual que los bienes raíces y las puntocom antes que ellas, ofrecían una salida para lo que de otra forma ha sido un callejón económico sin salida. Simplemente querían salir adelante casi de la única manera que uno puede hacerlo en estos días: poniendo tu dinero en algo de moda y esperando que sea un éxito. Es el estilo estadounidense.

Farhad Manjoo es columnista de The New York Times.

Comparte y opina:

Los amarillos

/ 3 de julio de 2022 / 01:47

El color amarillo, como todos los demás, influyen en los sentimientos y la razón, no son ajenos a la vida y el comportamiento humanos.

Según la estudiosa Eva Heller, es el color más contradictorio y representa optimismo y celos a la vez, también asegura que es el color de la diversión, del entendimiento y de la traición. Existen 115 tonos de amarillo que parten del color primario amarillo junto al magenta y al azul. Con ellos se pueden realizar miles de mezclas.

Está relacionado con el oro y el sol y los emoticones (smile buttons) que pululan en las redes, son de ese color porque este es considerado divertido.

Está emparentado con lo rubio, porque no suena bien decir a una mujer que tiene el cabello amarillo; así fueron creados los nombres para designar a seres humanos con el color amarillento del cabello: Flavio o Flavia, significa el rubio, la rubia. Los griegos representaban a sus dioses con cabellos rubios, porque este color se identificaba con Helios, Apolo y todos los dioses que emanaban del Sol y representaba al dorado supra-terrenal. Así, el prestigio de ser rubio se extendió desde las culturas occidentales como algo superior y el afán de teñirse el cabello de color rubio ya se practicaba con un ungüento decolorante que se fabricaba en Atenas.

En la astrología se le asigna ese color al sol y a los meses de julio y agosto. Vale decir, para los amantes de las astrólogas que leen cartas y bolas de cristal, son los meses propicios para amarres amorosos y el rescate de los amores perdidos con siete fumadas poderosas por algún perspicaz chamán. Son benignos también para los nacidos bajo el signo de Leo, el león, el rey amarillo.

El verano es amarillo, como la primavera es verde. En la mayoría de las flores, predomina el color amarillo, se dice que es el color del amor sensual; así el girasol es el símbolo del amor ciego porque gira para mirar al sol. En año nuevo, las mujeres bolivianas jóvenes compran ropa interior amarilla para llamar al amor, algunas señoras de la mal llamada Calle de las Brujas consideran que esa prenda es esencial en el preparado de sus poderosos mates de calzón para domeñar al varón chúcaro. También es el color de la envidia, de los celos y la mentira, está relacionado con lo ácido y servía para identificar a los judíos y homosexuales durante el nazismo. En el diseño se usa para advertir daños, al igual que en el semáforo en las transiciones del tránsito peatonal. En fin, la historia de este maravilloso color es mucho más larga y rica.

La identificación a los medios de comunicación como prensa amarilla tiene una intrincada historia. Prensa amarilla es un calificativo originado en la competencia (1895) entre medios norteamericanos que, en su afán de capturar la mayor cantidad de lectores, difundían noticias con titulares escandalosos o exagerados para aumentar las ventas; aunque por lo general estas noticias no contaban con fuentes serias y creíbles. El origen de esta descalificación tiene al personaje de una historieta protagonizado por un niño amarillo o yellow kid que sirvió como ejemplo. En inglés, yellow significa además cobarde, vil o cruel.

También, por esas épocas, empezaban a circular versiones del “peligro amarillo” refiriéndose a la emigración china, cuyo país se encontraba en conflictos por las invasiones colonizadoras europeas desde la dinastía manchú.

En nuestro país se califica de amarillos a las personas que se ufanan de no tener banderas ideológicas, deportivas o religiosas; tal calificativo se extiende a los políticos oportunistas — por su similitud— que esperan, agazapados, cualquier resquicio para migrar de un partido a otro, escalar posiciones y servirse del Estado para sus fines personales, es decir un delincuente cuyas habilidades camaleónicas no están calificadas como delito. No es raro constatar que el oficialismo esté plagado de viejos militantes neoliberales o viceversa, supuestos revolucionarios tránsfugas, de acólitos de grupos conservadores y neonazis. Generalmente se atribuyen supremacía moral y resultan fatales cuando asumen responsabilidades ejecutivas en ministerios u otras instituciones gubernamentales. Esta estofa política es un engendro de las prácticas republicanas que ahora afloran en las instituciones corroídas por la podredumbre moral.

Édgar Arandia Quiroga es artista y antropólogo.

Comparte y opina:

Se refuerzan las tensiones internacionales

/ 3 de julio de 2022 / 01:44

En las semanas pasadas, Estados Unidos ha logrado fortalecer sus alianzas políticas y militares con Europa. En efecto, en la Cumbre del G7 llevada a cabo en Baviera (Alemania) se ha decidido por unanimidad incrementar sustancialmente el apoyo a Ucrania, al tiempo que se modifica el tipo de relaciones de cooperación que se establecieron en el pasado con Rusia. En dicho evento se ha buscado además atraer a dicha órbita a países como la India e Indonesia (Asia), Senegal y Sudáfrica (África) y Argentina, en representación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).

Por otra parte, en la Cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) realizada en Madrid se ha adoptado el Concepto Estratégico para los próximos 10 años, donde se señala a Rusia como una amenaza significativa y directa, y a China como un desafío sistémico que utiliza herramientas híbridas y cibernéticas maliciosas. También se inició el proceso de adhesión de Finlandia y Suecia, que tras la invasión a Ucrania rompieron con su tradicional neutralidad. En el evento también participaron Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur, no solo debido su apoyo a Ucrania contra Rusia, sino también en cuanto claro mensaje a China respecto de la situación en la región del Indo-Pacífico.

De esta manera, la OTAN ha incorporado nuevos miembros y ha aumentado asimismo su presupuesto operativo con el propósito de ampliar significativamente su presencia en las fronteras de Europa del Este y del Báltico, incluyendo el estacionamiento de nuevos contingentes de tropas y armamentos en países fronterizos con Rusia.

Aunque es evidente que la guerra en Ucrania ha marcado los resultados centrales de ambos eventos, el contraste es notorio con la Cumbre de las Américas en Los Ángeles.

Lo que me interesa destacar una vez más, sin embargo, es la parálisis latinoamericana ante los riesgos que significan para la seguridad y el desarrollo de la región los conflictos militares en curso y la consiguiente perspectiva de bloques de poder y zonas de influencia.

El contexto internacional contiene desafíos que hay que enfrentar con respuestas apropiadas y oportunas, con visión de largo plazo. Las medidas adoptadas por la OTAN en las fronteras con Rusia traen inevitablemente una reacción simétrica del otro lado, con los consiguientes resultados de una escalada del gasto armamentista en el mundo, al mismo tiempo que las sanciones aplicadas contra Rusia tienen repercusiones internacionales, ilustradas con el aumento de las cotizaciones de los hidrocarburos y los fertilizantes, y la escasez de alimentos que ya se siente en la región.

Por consiguiente, es imprescindible que América Latina adopte posiciones conjuntas y establezca mecanismos para asegurar su seguridad geopolítica, comercial, financiera y de acceso a recursos que le permitan atender sus emergencias inmediatas en materia de financiamiento y recuperación económica, creación de empleos y reorganización de sus sistemas de educación y salud. También se requiere proporcionar respuestas concertadas a las modificaciones y desplazamientos en curso de las cadenas internacionales de suministros, aprovechando algunos componentes de los mecanismos de integración existentes, que podrían funcionar a geometría variable para comenzar, y luego sentar las bases para la transformación productiva de más largo aliento, que responda regionalmente a la fragmentación del orden internacional y la perspectiva de una proliferación de sistemas proteccionistas y guerras comerciales estratégicas.

Para concluir, conviene recordar que América Latina es Zona de Paz y que las armas nucleares están proscritas en la región a partir del Tratado de Tlatelolco de 1967. Ambos aspectos deberían servir de fundamento de la posición latinoamericana en el contexto de las peligrosas tensiones que debilitan la seguridad internacional.

Horst Grebe es economista.

Comparte y opina:

Últimas Noticias