Voces

sábado 31 jul 2021 | Actualizado a 12:32

Sepulcros blanqueados

/ 16 de noviembre de 2014 / 05:25

Cada vez resulta más claro que la violencia de género no es un hecho casual, fortuito o de mala suerte de las mujeres a quienes les tocó una pareja violenta. La violencia hacia las mujeres es un hecho estructural; o sea, que la sociedad se cimienta para su funcionamiento opresor sobre la violencia hacia las mujeres. El patriarcado capitalista, colonial y neoliberal necesita matar, golpear, torturar, disciplinar a las mujeres para que todo el orden establecido de poderes, jerarquías, explotaciones, discriminaciones y opresiones funcione.

El Estado, en tanto y cuanto no tenga políticas públicas claras, contundentes y con presupuesto asignado, es responsable de este genocidio hacia las mujeres, hoy denominado feminicidio. Creo por cierto que en algunos sectores del Gobierno hay voluntad política para este cometido. Sin embargo no podemos hablar lo mismo de las iglesias cristianas, donde está incluida la Católica. Las iglesias son instituciones que se dedican a fomentar la violencia hacia las mujeres desde sus propios principios patriarcales y machistas, expresados en teologías que cotidianamente son echadas como látigos sobre las cabezas de las mujeres; sus homilías dominicales son parte de este trabajo político ideológico permanente de someter a las mujeres a los designios de los hombres, empezando con Dios que también es hombre.

Las iglesias se esfuerzan en pregonar la minusvalía de las mujeres, a quienes, según ellos, hay que tutelarlas, pues se presume su inmoralidad a causa del pecado original. Las mujeres para las iglesias cristianas somos infantiles, no razonamos y estamos gobernadas por la voluptuosa naturaleza; no somos responsables de nuestros actos. Por eso los hombres, padres, maridos, hijos, que son la razón y la ley, deben controlarnos y tutelarnos y nosotras obedecer.

Estas mismas iglesias, que pregonan la sumisión de las mujeres a los hombres, opinan sobre el Gobierno y las políticas del Estado hipócritamente, diciendo que no hacen política, que solo defienden al pueblo, la democracia y las buenas costumbres; estas mismas iglesias decían que no había esclavitud entre nuestros hermanos y hermanas guaraníes en el Parapetí. Estas mismas iglesias son las que manejan grandes cantidades de dinero sin control del Estado; y a título de obras sociales, caritativas hasta lavaron dinero de las armas para paramilitares en Nicaragua, con el Banco di Santo Spirito en Roma. Hoy estas iglesias piden al Gobierno boliviano rebaja casero, no quieren pagar los derechos de los y las trabajadoras, pretenden además amenazar con cerrar sus obras. ¡Qué las cierren! Así dejan de manipular a la gente que asiste a estas llamadas obras sociales; así el Estado Plurinacional, que hoy según los datos macroeconómicos tiene mucha plata, comienza de una vez a invertir en la gente y en el vivir bien, real, poniendo en práctica y dándole sentido al Estado laico de la nueva Constitución. Sin dioses en el cielo, ni patrones en la tierra.

 

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La despatriarcalización

/ 7 de abril de 2019 / 04:00

Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó?

Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mujeres.

Eso es lo que empezó, eso es lo que llegó como respuesta a las luchas de las mujeres en los anuncios que a propósito del 8 marzo hizo el presidente Morales: la creación del Servicio Plurinacional de la Mujer y la despatriarcalización. Un espacio que si se lo toma en serio puede ser un terreno para que, desde las mujeres, se propicie la construcción, la deliberación reflexiva y las propuestas políticas que el país necesita. En esta materia sí hay voluntad política para hacerlo.   

El proceso de cambio abrió un momento histórico, de profundo cuestionamiento, en la Bolivia del siglo XXI; así como interrogantes existenciales sobre quiénes somos y quiénes queremos ser, como bolivianas y bolivianos. Preguntas fundamentales como qué país y qué futuro queremos y soñamos. No fue sencillo pretender el autogobierno. Sin duda sabíamos que tener el mandato, en manos de los movimientos sociales, no sería tarea fácil, que se tendrían contradicciones y chocarían unas con las otras. Porque la administración de este nuevo Gobierno no iba a ser solamente para tareas burocráticas, se tenían y se tienen que cumplir todavía con las tareas revolucionarias.

Todo un primer momento vivimos asediados por capitalistas y racistas, y se tenían que tomar en cuenta a los empresarios y burgueses fascistas, que nunca dejaron el poder económico y la hegemonía cultural. Es verdad que hay una formula económica en Bolivia que nos permite tener una economía estable con distribución de recursos hacia sectores populares, pero no podemos cerrar los ojos ante la realidad de que quienes están con jugosas ganancias, son por ejemplo los bancos, que no producen nada más que deudas.

Un proceso de cambios revolucionarios implica un profundo ejercicio de imaginación creativa, atrevimiento, inteligencia y paciencia. La administración de un gobierno es pesada, y pesa mucho más cuando el pueblo, a través de sus organizaciones sociales, deja de cuestionar, proponer e impulsar las medidas revolucionarias; pesa más cuando se pierde las ganas de cambiar y, lamentablemente, nos quedamos con solo administrar el poder.

Comparte y opina:

Voluntad del pueblo

/ 23 de diciembre de 2018 / 04:00

Se dice que la democracia es la voluntad del pueblo, y su voluntad es que Evo sea el próximo candidato del oficialismo, pues es el que más posibilidades tiene de ganar, con el voto del pueblo dentro de la democracia. Empero, se quiere evitar que el pueblo exprese su voluntad a través del voto democrático. Disculpen la redundancia.

¡Qué más democrático puede haber que rechazar a Evo en las urnas! Pero eso es lo que no quieren, expresarse en las urnas, sin privilegios ni violencia. Lo que pasa es que han agotado la estrategia de manipulación de la opinión pública a través de mentiras y calumnias por las redes. El efecto que tuvo la mentira en el referéndum del 21 de febrero de 2016 ya no surtirá. Ya no lograrán parar el apoyo a Evo y cambiar el voto como lo hicieron el 21F.

La violencia, el asesinato y la conmoción social son hoy algunas de las estrategias que utiliza la derecha entreguista, neoliberal y racista para volver al Gobierno de Bolivia. Quieren amedrentarnos en las calles, amenazar a nuestras familias, nuestras casas. Están sembrando el miedo, señoras y señores. Eso es dictadura, eso es fascismo. Y al fascismo lo sabemos combatir. Somos luchadoras y luchadores contra todas las dictaduras.

Lo difícil ha sido callarnos y contenernos ante tanta mentira y sinvergüenzura. Nos hemos desconcertado ante la impunidad de las redes sociales. Pero ya no más; hemos aprendido que lo que otrora era la calumnia del chisme boca a boca hoy se monta en las redes sociales, escondiéndose tras las pantallas del Facebook.

Nos hemos confundido, pues era necesario cuidar un gobierno que debe obedecer a los hombres y mujeres de las organizaciones y movimientos sociales del pueblo. Nos hemos cuidado y todavía nos cuidamos de las provocaciones. Porque había que cuidar el proceso de cambio. Pero es necesaria una respuesta organizada. Por eso, primero se debe identificar a los fascistas y maleantes que golpean, matan, incendian y asaltan al pueblo y a lo que es del pueblo. Al mismo tiempo necesitamos poner en marcha, hermanas y hermanos, un plan de cuidado, protección y defensa de la voluntad democrática del pueblo. ¡Los sueños y las esperanzas se defienden! Las mujeres vamos a defender este proceso de cambios para profundizar el Vivir Bien de nuestras familias y comunidades, como es el Seguro Único de Salud.

Pregunto a la opinión pública, si es verdad que la mayoría del pueblo no quiere que Evo permanezca en el Gobierno, ¿por qué no quieren ir a elecciones? Su argumento es decir que ya dijeron “No”. Les respondo: dijeron no a la habilitación de Evo y manipularon la voluntad popular, mintiendo. Así ganaron, con la mentira, un referéndum por poco porcentaje. Ojo, no ganaron las elecciones. Y como son unos mentirosos y mentirosas, ahora deben defender su supuesto voto, y debemos ir a las elecciones a ver si es verdad que la mayoría no quiere a Evo. Aprendan a manejar sus vidas sin privilegios ni caprichos. Hagan propuestas.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Firmes en la lucha

/ 14 de octubre de 2018 / 04:00

A propósito de las últimas elecciones en Brasil y de todo el proceso que los pueblos latinoamericanos viven dentro de las democracias burguesas, es oportuno reflexionar sobre los métodos que tenemos los pueblos para elegir a las autoridades; nuestras formas de participación, decisión y consulta para organizarnos y también para soñar con la vida que queremos tener.

A mí, que nací a la vida política en medio de las luchas contra las dictaduras de los años 80, me cuesta entender que los pueblos acudan a las urnas para elegir presidentes que representan pensamientos fascistas, métodos dictatoriales y propuestas de mayor explotación de la fuerza de trabajo, con el pretexto de que hay desorden y que es el orden fascista el que garantizará mejoras económicas para los pueblos. ¿Cómo fue que el pueblo argentino eligió a su verdugo, creyendo que era un salvador? ¿Qué mecanismos internos funcionan en el pueblo trabajador, empobrecido por estos mismos riquillos explotadores, que creen que de parte de sus verdugos vendrá la liberación? Es imprescindible analizar y reflexionar.

En principio, huelga decir que fuimos formadas y formados en una escuela de izquierda que planteaba el centralismo democrático y la vanguardia iluminada como un valor del pueblo concientizado. También una izquierda donde las mujeres en realidad no cuentan y los pueblos originarios son atrasados, y lo máximo que lograrán será ser campesinos bajo la sospecha de ser pequeño burgueses por tener “la propiedad” de la tierra. Por último, la conceptualización de la Pachamama como un recurso a utilizar dominar y explotar por los hombres. Creo que aquí radican los graves errores que cometen y siguen cometiendo las izquierdas cuando están en los gobiernos por mandato de los pueblos.

Desde las reflexiones del Feminismo Comunitario, consideramos que las izquierdas debemos reflexionar en profundidad como parte de una escuela política permanente, que alimente día a día nuestras luchas y nuestros profundos deseos de cambiar. Cuando las izquierdas están en los gobiernos, caen en la tentación del pragmatismo gubernamental, se afloja la crítica y la autocrítica, y se bajan los niveles del control social y la participación en las decisiones por parte de las organizaciones sociales.

Todo lo anteriormente dicho viene desde reflexiones de una boliviana que siente a sus hermanas y hermanos que viven en el Brasil. Ese Brasil que quiere al hermano Lula libre, y que siente recorrer un estremecimiento de pensar que podría llegar al poder un hombre conservador de pensamiento fascista, que ofrece métodos violentos y machista de control hacia las mujeres, los jóvenes y las personas activistas, y manifiesta muchas más amenazas sin ninguna vergüenza en los medios de comunicación. ¡Es terrible! Macri en Argentina ha resultado una maldición para el pueblo argentino que lo apoyó, pero Bolsonaro en Brasil puede ser una peste mayor. Por ello, las luchadoras y luchadores brasileños deben tener la sabiduría y la fuerza suficientes para revertir su ascenso a la presidencia en las calles, en las urnas y en las organizaciones sociales. 

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Firmes en la lucha

/ 14 de octubre de 2018 / 04:00

A propósito de las últimas elecciones en Brasil y de todo el proceso que los pueblos latinoamericanos viven dentro de las democracias burguesas, es oportuno reflexionar sobre los métodos que tenemos los pueblos para elegir a las autoridades; nuestras formas de participación, decisión y consulta para organizarnos y también para soñar con la vida que queremos tener.

A mí, que nací a la vida política en medio de las luchas contra las dictaduras de los años 80, me cuesta entender que los pueblos acudan a las urnas para elegir presidentes que representan pensamientos fascistas, métodos dictatoriales y propuestas de mayor explotación de la fuerza de trabajo, con el pretexto de que hay desorden y que es el orden fascista el que garantizará mejoras económicas para los pueblos. ¿Cómo fue que el pueblo argentino eligió a su verdugo, creyendo que era un salvador? ¿Qué mecanismos internos funcionan en el pueblo trabajador, empobrecido por estos mismos riquillos explotadores, que creen que de parte de sus verdugos vendrá la liberación? Es imprescindible analizar y reflexionar.

En principio, huelga decir que fuimos formadas y formados en una escuela de izquierda que planteaba el centralismo democrático y la vanguardia iluminada como un valor del pueblo concientizado. También una izquierda donde las mujeres en realidad no cuentan y los pueblos originarios son atrasados, y lo máximo que lograrán será ser campesinos bajo la sospecha de ser pequeño burgueses por tener “la propiedad” de la tierra. Por último, la conceptualización de la Pachamama como un recurso a utilizar dominar y explotar por los hombres. Creo que aquí radican los graves errores que cometen y siguen cometiendo las izquierdas cuando están en los gobiernos por mandato de los pueblos.

Desde las reflexiones del Feminismo Comunitario, consideramos que las izquierdas debemos reflexionar en profundidad como parte de una escuela política permanente, que alimente día a día nuestras luchas y nuestros profundos deseos de cambiar. Cuando las izquierdas están en los gobiernos, caen en la tentación del pragmatismo gubernamental, se afloja la crítica y la autocrítica, y se bajan los niveles del control social y la participación en las decisiones por parte de las organizaciones sociales.

Todo lo anteriormente dicho viene desde reflexiones de una boliviana que siente a sus hermanas y hermanos que viven en el Brasil. Ese Brasil que quiere al hermano Lula libre, y que siente recorrer un estremecimiento de pensar que podría llegar al poder un hombre conservador de pensamiento fascista, que ofrece métodos violentos y machista de control hacia las mujeres, los jóvenes y las personas activistas, y manifiesta muchas más amenazas sin ninguna vergüenza en los medios de comunicación. ¡Es terrible! Macri en Argentina ha resultado una maldición para el pueblo argentino que lo apoyó, pero Bolsonaro en Brasil puede ser una peste mayor. Por ello, las luchadoras y luchadores brasileños deben tener la sabiduría y la fuerza suficientes para revertir su ascenso a la presidencia en las calles, en las urnas y en las organizaciones sociales. 

Temas Relacionados

Comparte y opina:

¿Cuál democracia?

/ 5 de agosto de 2018 / 04:00

Democracia es una palabra que en los años 80 resonó en nuestras bocas y en nuestros corazones. Para nuestra generación significaba la esperanza del pueblo. Para nuestros pueblos, significaba pelear por la canasta familiar y el salario mínimo vital, sin que te encarcelen, te maten o te hagan desaparecer. Democracia significaba poder elegir a nuestros gobernantes para que impulsen políticas que protejan el trabajo y a los llamados recursos naturales. De manera general, esas eran las ideas y esos los sentimientos.  

Luego de que echáramos al dictador Hugo Banzer Suárez, arrancándole una amnistía general e irrestricta, volvieron muchos compañeros y compañeras a sumarse a los partidos políticos; cada uno se creía dueño de la verdad. La derecha, por supuesto, también estaba bien armada, y ahí comenzó la práctica electoral de la democracia. Fuimos entendiendo que la democracia tenía significados distintos, según quien lo decía. El pueblo trabajador, del cual formo parte, quería el autogobierno para acabar con la acumulación capitalista. Otros entendían a la democracia como un instrumento para ser Gobierno, y desde allí, favorecer sus intereses individuales y capitalistas.

La democracia es un instrumento creado por la burguesía para poder controlar los cuerpos, a través de la complicidad del voto. Mientras que la práctica electoral pasa por la confiscación de los derechos del pueblo a elegir su gobierno. Los partidos políticos son los que se apropian de ese derecho y lo convierten en el privilegio de ser elegidos. Por eso es tan importante para el sistema capitalista controlar las leyes electorales y las cortes electorales, para no dejar que el pueblo les sorprenda. A pesar de todos estos controles, el 2006 Evo Morales ganó las elecciones presidenciales. Y aunque se sorprendieron, no le dieron mucho tiempo al “indio” en el Gobierno. Pero cuando seguía y seguía, y además refundó el país con la nueva Constitución, comenzaron a conspirar para cambiar las reglas del juego. Típico del matoncito de barrio, que cuando está perdiendo el juego, se hace qhelly y se lleva su pelota.

Eso pasa en Bolivia. La burguesía, la oligarquía y los dueños de las transnacionales no aguantan que los pueblos se les escapen de su control. No pueden creer que hayamos aprendido a cuidar el voto y a cuidarnos de las manipulaciones electorales. Es más, hoy nos atrevamos a hablar de democracia profunda o de democracia socialista. Peor se jalan los pelos de rabia cuando decimos que, como pueblos originarios, teníamos una mejor forma de elegir nuestros gobiernos y que queremos recuperar esa memoria. Y tal vez por estrategia seguirle llamando democracia, pero comunitaria, o también ponerle otro nombre. Porque la democracia, como palabra, encubre injusticias a tal punto que le llaman dictadura al hecho de que el pueblo participe en libertad; mientras que a su terrorismo y a sus formas abusivas y dictatoriales de proceder las llaman democracia. Por eso digo, ¿cuál democracia?

Temas Relacionados

Comparte y opina: