Voces

viernes 21 ene 2022 | Actualizado a 13:48

Informe de gestión

El informe presidencial fue exhaustivo sobre cuánto se ha invertido y/o gastado

/ 24 de enero de 2016 / 04:06

En los 10 años que Evo Morales Ayma lleva en el poder, muchas cosas han cambiado. Y casi todas las transformaciones de la última década las ha resaltado el Presidente en su extenso discurso-informe del viernes último citando cifras económicas. No obstante, hubo muchos cambios que podían ser resaltados de otra forma, debido a la importancia de su dimensión histórica.

Al margen de la extensión de su discurso, es evidente que el mensaje presidencial mostró un matiz primordialmente economicista; incluso la presentación de los logros en el área social estuvo impregnada de variables económicas, debido a la presencia de datos sobre millonarios montos de inversión y/o gasto estatal en esa área. Así, el informe presidencial fue exhaustivo respecto a cuánto dinero se ha invertido en acciones estratégicas, pero también hay otros aspectos que merecían ser resaltados.

Nos referimos a cambios que no pueden ser reducidos a la precisión de una cifra de presupuesto, y que deben entenderse como un parteaguas que marca el momento de inflexión en la historia del país. Por ejemplo, más allá de las cifras de la renta petrolera, la nacionalización de los hidrocarburos permitió retomar el control sobre el excedente de la actividad económica más importante del país. Asimismo, ni poniendo juntas todas las cifras sobre crecimiento de ingresos laborales y reducción de la pobreza se muestra el esfuerzo hecho desde el Estado para devolver la dignidad a las capas más desfavorecidas de la población mediante políticas de redistribución. El mensaje es que el Estado se ocupa de sus ciudadanos, y eso no puede ser expresado en una línea ascendente de datos.

El hecho fundamental de que tengamos un gobierno que no necesita el visto bueno de ningún país extranjero para posesionar a sus autoridades es otro enorme cambio que no puede ser expresado en un gráfico de cifras comparativas. Y así podríamos seguir con varios otros ejemplos. En resumen, los parámetros del informe presidencial —pues el Gobierno es siempre una tarea colectiva— tenían un mayor margen para hilar el relato histórico de cambio.

De regreso al tema de las cifras, es importante resaltar que, más allá de cuánto se gasta en uno u otro ítem, y más allá de cómo han crecido las cifras de infraestructura construida, queda una deuda con la población acerca de cómo han cambiado en la mirada macro las condiciones de vida de la población. Vale decir: ¿el incremento exponencial de la inversión se ha traducido en una mejora de las condiciones de vida que se refleje en un cambio para todos?

El informe presidencial ha sido eficaz en desglosar los datos de inversión, ingresos y egresos, y algunos datos que ponen en el centro a las personas, pero se extrañó la perspectiva histórica del cambio y el sentido de las transformaciones macro de la gestión.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El presupuesto, guía de la gestión pública

/ 21 de enero de 2022 / 03:21

El presupuesto público es uno de los instrumentos más importantes de la política fiscal y la política económica, y es producto de la evolución de las instituciones públicas y del Estado. Inicialmente el presupuesto era un plan financiero anual que contenía el registro de los ingresos y gastos; asimismo, cuando se realizaron los primeros presupuestos en diferentes economías estos eran “pequeños” o “reducidos” por la limitada cantidad de instituciones que eran consideradas en él.

Posteriormente, con el desarrollo de la sociedad los presupuestos públicos fueron creciendo debido, entre otros factores, a la ampliación de las funciones o responsabilidades de los gobiernos, quienes incrementaron sus ingresos por la evolución de los sistemas tributarios, reflejándose en un aumento de los gastos, haciendo que los presupuestos sean más “grandes” y se conviertan en instrumentos esenciales de la gestión macroeconómica y la planificación.

Por otro lado, la planificación, que en la gestión pública se entiende de diferentes maneras, se refleja en diferentes instrumentos como el presupuesto, de esta forma se tiene una visión consolidada de las políticas públicas. Considerando que la planificación se realiza en el corto, mediano y largo plazo, el presupuesto se adaptó a esto, es por eso que ya no se realizan únicamente los presupuestos anuales, sino que la gestión pública se ve complementada con presupuestos multianuales o plurianuales.

Después de una breve revisión histórica y teórica nos preguntamos: ¿es una guía el presupuesto en Bolivia?, para responder a esta interrogante revisemos algunos aspectos. Considerando que la presupuestación ya no es un simple proceso de consolidación de ingresos y gastos, y ésta debe obedecer a una visión de país y/o un plan, vemos que, en el caso boliviano, el reciente Presupuesto General del Estado (PGE) 2022 es concordante con el Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2021-2025, y esto puede ser fácilmente verificado en las metas planteadas, crecimiento económico promedio anual del 5,1%, inversión pública de $us 5.015 millones (que en el quinquenio se planifica llegar a $us 33.197 millones), cambiar la matriz productiva a través de proyectos de inversión orientados hacia la industrialización con sustitución de importaciones, entre los más importantes en el ámbito económico.

Asimismo, podemos evidenciar que en las distintas defensas y socializaciones que realizó el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) sobre el PGE 2022, se presentaron varias de las políticas, nuevas y de continuidad, que se ejecutarán en la presente gestión, mismas que abarcan áreas sociales, como educación y salud, sectores que representan el 10,8% y 10,0%, respectivamente, del presupuesto consolidado, pensiones, transferencias condicionadas (bonos sociales), proyectos de inversión, transferencias a las entidades subnacionales, entre otros.

Por otro lado, considerando que la Autoridad Presupuestaria Central (el MEFP), de acuerdo a las Directrices de Formulación Presupuestaria, captura datos para el presupuesto plurianual, ésta tendría información complementaria para la evaluación de mediano plazo de diferentes políticas públicas y garantizar la sostenibilidad fiscal.

Todos los elementos señalados muestran que el presupuesto boliviano presenta un esquema de reflejo de las políticas gubernamentales, puesto que ya no se hace una exposición puramente numérica, y además se desprende de los planes de mediano y largo plazo. Ciertamente, este instrumento, al considerar diferentes ámbitos de las políticas públicas, es un buen referente de la gestión del Gobierno para este año, y es importante resaltar y destacar el gran cambio que tiene la composición de la inversión pública, debido a que a partir de 2022 los proyectos productivos tendrán una mayor participación, mismos que contribuirán positivamente al crecimiento y desarrollo económico.

Finalmente, tomando en cuenta que el avance de la teoría muestra que “el presupuesto es el instrumento y/o herramienta de planificación integral, a través del cual se plasman en acciones las ideas de los gobiernos, a través de la asignación de fondos públicos a las actuaciones que se quieren llevar a cabo”, respondemos la interrogante planteada de la siguiente manera: el presupuesto público en Bolivia si es una guía para la gestión pública.

Iván Israel Machicado Quiroga Es economista.

Comparte y opina:

Desigualdades y pobreza: ¡se acaba el tiempo!

/ 21 de enero de 2022 / 03:18

Con el título Las desigualdades matan, OXFAM —Confederación internacional formada por 19 organizaciones no gubernamentales que en 90 países contribuyen a la resolución de la pobreza y desigualdad—, en enero 2022, presentó un informe sobre el incremento de las desigualdades producidas por el COVID-19. Una de las principales conclusiones del informe señala: “Los diez hombres más ricos del mundo han duplicado sus fortunas mientras que, según se estima, más de 160 millones de personas han caído en la pobreza. Mientras tanto, se calcula que cerca de 17 millones de personas han perdido la vida a causa del COVID-19, una magnitud de muertes sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. Estos problemas forman parte de una misma enfermedad, aún más profunda: las desigualdades que fragmentan nuestras sociedades y sesgan vidas, y la violencia enquistada en nuestros modelos económicos […] La desigualdad de ingresos resulta más determinante que la edad a la hora de estimar si alguien perderá la vida a causa del COVID-19.” Es más, el informe denuncia que como producto de las desigualdades, en el mundo, una persona muere cada 4 segundos; que la riqueza que poseen las 252 personas más ricas del planeta es mayor a la que poseen las mil millones de mujeres y niñas de África, América Latina y el Caribe; que las emisiones de dióxido de carbono que produce cada uno de los 20 millonarios más ricos del mundo es 800 veces superior a la que emite cualquier persona de entre los mil millones más pobres del planeta.

Dicho en otras palabras, aunque la realidad duela, para el buen lector, OXFAM revela: 1) Que en pandemia, mientras aparecían más pobres los 10 hombres más ricos del mundo duplicaron sus fortunas, ¿quién dijo que la pandemia afectó a todos por igual?; 2) Que la población con mayor cantidad de muertos por la COVID-19 fueron los que tenían menos ingresos económicos, que las desigualdades no solo son carencias materiales sino que afectan a la propia existencia de la humanidad; 3) Que los modelos económicos predominantes en el mundo en lugar de contribuir a solucionar las desigualdades son parte de las “enfermedades” de carácter social, además que niegan el concepto básico de economía que es una “forma de administrar los recursos disponibles para satisfacer las necesidades humanas”, ¿de grupos privilegiados?; 4) Que las desigualdades acrecientan la inequidad de género, afectando con mayor intensidad a mujeres y niñas; 5) Que los más ricos producen mayores efectos contra la naturaleza, por lo tanto, contribuyen de manera determinante a la crisis ecológica. Todo este panorama demuestra que las desigualdades han provocado que la pandemia de coronavirus resulte más letal, más prolongada, más cruenta y más dañina para la vida de los seres humanos y el medio natural.

Confirma que la pandemia se convirtió en sindemia, no solo enfrentamos una enfermedad de carácter biológico sino también a una enfermedad social expresada en pobreza y desigualdad. Sindemia que no es ningún hecho casual, es una expresión de una crisis civilizatoria que está afectando al propio planeta. “Las crecientes desigualdades económicas, raciales y de género, así como la desigualdad existente entre países, están fracturando nuestro mundo. Esto nunca ha sido fruto del azar, sino el resultado de decisiones deliberadas: la ‘violencia económica’ tiene lugar cuando las decisiones políticas a nivel estructural están diseñadas para favorecer a los más ricos y poderosos, lo que perjudica de una manera directa al conjunto de la población y, especialmente, a las personas en mayor situación de pobreza, las mujeres y las niñas, y las personas racializadas.” (Informe OXFAM, 2022) Así no se puede seguir… no hay más tiempo…

Está claro que requerimos cambios estructurales y soluciones sistémicas como revertir la economía centrada en la producción y el consumismo bajo el modelo de “progreso permanente” y la explotación injusta e ilimitada de la naturaleza y los trabajadores, transformar la manera tradicional de cómo se estructura y concentra el capital financiero, políticas fiscales redistributivas que eviten la concentración de la riqueza en pocas manos, privadas y de las multinacionales, asumir que los llamados servicios básicos no son recursos para la mercantilización sino derechos fundamentales para preservar la vida, etc. Es tiempo de repensar, capitalismo y neoliberalismo.

Noel Aguirre Ledezma es educador popular y pedagogo. Fue ministro de Planificación del Desarrollo y viceministro de Educación Alternativa y Especial.

Comparte y opina:

Disputas en el MAS

/ 21 de enero de 2022 / 03:15

10 años después de la Revolución de abril 1952, el partido dirigido por Víctor Paz Estenssoro empieza a arriar sus grandes postulados y junto a eso, comienzan los faccionalismos con los grupos encabezados por el propio Víctor Paz, Hernán Siles Suazo y Wálter Guevara Arce. Para entonces el MNR ya no era ni la caricatura del partido que había introducido el Voto Universal, la Reforma Agraria y la Nacionalización de las Minas y al bajar las grandes banderas de abril, cada caudillo decidió crear su latifundio partidario para llevar tras suyo a los grupos del MNR residual.

En este 2022 algo parecido está sucediendo en el otro partido transformador que tiene a su cargo la conducción de Bolivia. Desde algunos rincones ocultos alguien está moviendo tenebrosos hilos que hacen tocar los tambores de la división en el MAS-IPSP, abriendo la posibilidad de ruptura y división en el movimiento más importante de la historia contemporánea de Bolivia.

El golpe de 2019 ha sido derrotado en las calles y en las urnas con la salida de Jeanine Áñez y Murillo del poder. Sin embargo, la señora usurpadora al parecer también golpeó al MAS, dejando en la Casa Grande del Pueblo un peligroso virus (más letal que el de la COVID-19), que a lo largo de la historia ha destruido gobiernos e imperios. Ese virus es el apetito de poder, sed de poder (por no usar una frase aún mas vulgar) que ahora se cierne como amenaza sobre el MAS y desde luego puede minar la estabilidad del gobierno de Luis Arce Catacora.

Difícil imaginar un proceso de la magnitud del que está teniendo Bolivia desde el 2006 sin tensionamientos internos, aunque es fundamental entender hasta dónde puede llegar una discrepancia y en qué momento la misma debe ser controlada y cerrada. Solo basta imaginarse qué habría sido de la China si después de 1949 Mao Tse Tung no se hubiese jugado todas las cartas para mantener la unidad de su partido.

En ese gran país Mao Tse Tung y los principales dirigentes del Partido Comunista Chino tomaron conciencia de qué era lo que podría ganar China frente al mundo con los comunistas unidos y qué perdería si se anidaba la división y los faccionalismos. No hay que olvidar que en ese momento aun morían millones de chinos de hambre en las zonas rurales, porque el pan escaseaba y el hambre era la mayor amenaza para tirar abajo al nuevo gobierno.

Ese contexto obligó a la alta dirigencia del PCCH a negociar internamente y cuidar por sobre todo la unidad del partido conductor de la Revolución China, el partido que ha convertido al país más poblado del planeta en la primera potencia económica mundial.

Grover Cardozo es periodista y abogado.

Comparte y opina:

Fisuras educativas

/ 20 de enero de 2022 / 03:29

A días del venidero martes 1º de febrero, ocasión de la inauguración oficial (desarrollo curricular) de la Gestión Educativa y Escolar 2022 en unidades educativas fiscales, privadas y de convenio de todo el territorio nacional, la incertidumbre e improvisación se pone de manifiesto.

El ascenso descontrolado de casos positivos por COVID-19 (variante Ómicron) es determinante para que las autoridades del Ministerio de Educación, Viceministerio del Subsistema Regular, direcciones departamentales, distritales y de unidades educativas apliquen cambios imprevistos.

Tal es el caso de la modalidad de inscripción. El pasado 14 de enero, el viceministro de Educación Regular, Bartolomé Puma Velásquez, emitió el Instructivo IT/VER/DGES Nº 001/2022, en el cual detalle el procedimiento y requisitos que se deben cumplir.

No obstante, el 15 de enero, la misma autoridad emanó extemporáneamente el Circular CI/VER Nº 006/2022, instando a las autoridades educativas del nivel departamental y distrital, garantizar la implementación del formulario de inscripción que debe ser descargado (https://www.minedu.gob.bo/) y llenado por la madre, padre o tutor, para su posterior entrega en la unidad educativa, con el propósito de evitar aglomeraciones.

Otro tema que generará debate entre las autoridades educativas del nivel central, departamental, distrital y unidad educativa, con los entes sindicales del magisterio urbano y rural, será sin duda la elección de la modalidad de atención para el inicio del desarrollo curricular.

Al respecto, algunas federaciones departamentales y regionales de maestros urbanos y rurales emitieron manifiestos rechazando el retorno a las aulas en pleno rebrote de la cuarta ola, instando a las autoridades educativas a precautelar la salud de sus afiliados, de lo contrario, amenazaron con iniciar medidas de presión.

Por otra parte, en los contextos educativos rurales, las autoridades originarias emitieron votos resolutivos, exhortando a los maestros a retornar a las aulas desde el 1º de febrero, debido a la inviabilidad de la aplicación de la modalidad a distancia, por la carencia de acceso a internet y dispositivos móviles (celular – tableta).

Por consiguiente, la elección de la modalidad (presencial, semipresencial y a distancia) indudablemente será polarizada, en concordancia al artículo 5, de la Resolución Ministerial 001/2022, porque dispone que la o el director de la unidad educativa definirá, en atención al informe epidemiológico emitido por autoridad competente y en coordinación con maestros, madres y padres de familia, representación estudiantil, junta escolar y autoridades originarias en contextos rurales.

Luis Callapino López es magister en Políticas de Formación Docente.

Comparte y opina:

Críticas que desportillan a los críticos

/ 20 de enero de 2022 / 03:22

Críticas al Vicepresidente, a los ministros, exigencia de cambios de ministros por parte de las organizaciones sociales, de parlamentarios e incluso del Instrumento Político aparentemente estaría demostrando una pugna de poder en el interior del bloque popular que gobierna el Estado.

¿Cuál es el horizonte de este nuevo momento de la revolución democrática cultural liderada por Lucho y David?, ¿o solo tiene tareas inmediatas propias de la gestión pública y política?, ¿por qué critican los dirigentes al Gobierno: por abandonar el horizonte, por incumplir tareas? o ¿por qué?

Son interrogantes necesarias e ineludibles porque estamos hablando de la clase dirigente que está liderando nuestro país.

El momento político emergente del proceso constituyente con la interrupción del golpe de Estado, ha inscrito en reencauzar la construcción del Estado Plurinacional, con el horizonte ideológico del socialismo comunitario y civilizatorio del Vivir Bien. Las tareas inmediatas fueron determinadas por la forma violenta e inconstitucional como se resolvió la crisis de octubre-noviembre y la catastrófica gestión pública del gobierno de facto.

Las críticas amplificadas como titulares principales en los medios de comunicación privados que no dan cobertura a los mismos dirigentes para otro tipo de noticias, hoy son la fuente principal del hecho noticioso, pero ya no solo como crítica al Gobierno, sino que aparecen como la manifestación de fracturas, bloques, disputas por espacios públicos administrativos dentro del Estado.

Las críticas y autocríticas son necesarias e imprescindibles cuando se carece de este ejercicio deliberativo, abandonamos la reflexión y nos dejamos absorber por la monotonía del momento como verdad irrefutable. Pero, por el contenido de las críticas que vertieron los dirigentes, no están precisamente en la línea del horizonte y/o las tareas, sino hacia la actitud que tienen los ministros con las organizaciones sociales.

Este elemento es muy importante porque está interpelando la forma política de relación de las autoridades gubernamentales con el bloque popular, es decir, la relación no se agota en el tiempo electoral, tampoco en tener fuentes laborales —además que es legítimo— sino en la necesidad de constituir una articulación política efectiva. Las autoridades elegidas y designadas por la singularidad nacional popular del proceso deben descolonizar el sentido del ejercicio del poder, lo que nos obliga a ingresar en una nueva pedagogía política propia de nuestra sociedad pluri.

Pero lo que aún no se internalizó como sentido común en los bloques es el horizonte de este segundo momento de la revolución democrático-cultural. Pareciera que redujimos el norte a ganar las elecciones, llegar a los espacios administrativos públicos y disputar mayores espacios administrativos más influyentes. Es sobre este último elemento, como motivación de las críticas y exacerbadas por los medios, que existe una competencia interna para ver quién tiene un discurso más folklórico y sensacionalista que marque la diferencia y le permita tener una portada principal con su foto.

Lo que sí merece un análisis ideológico muy importante es la descalificación más que crítica del vicepresidente Gerardo García del MAS al vicepresidente Choquehuanca; es la manifestación política de ausencia de horizonte por cierto nivel dirigencial, porque no está planteando un problema, sino que está instalando un problema contra-revolucionario en el interior del bloque como posible normalidad política.

La respuesta y/o defensa desde parlamentarios y autoridades gubernamentales no parte del horizonte sino que cae en el juego reaccionario y altamente dañino para el Gobierno, el proceso y el bloque.

Defienden, pero descalificando al líder histórico del proceso, como si en ese acto se estaría exponiendo la importancia del debate. Por el contrario, lo que aflora es la autojustificación para atacar denigrando la imagen y la importancia de ese liderazgo para los pueblos no solo de nuestra Bolivia.

Esta etiquetación que descalifica, más que una caracterización que explique, nos está demostrando que necesitamos institucionalizar en el corto tiempo un escenario político donde se articule gobierno, legislativo, organizaciones sociales e instrumento político para el debate/análisis constante.

El proyecto estatal descolonizador que estamos impulsando es un proyecto de vida, la organización política del bloque, el liderazgo(s) indígena, popular y antiimperialista. El horizonte es la trilogía que nos permite ser hegemónicos, por ello no podemos caer en discursos, slogans sensacionalistas que alimentan a los medios privados y les dan argumentos a los opositores para sobrevivir en los noticiosos.

César Navarro Miranda es exministro, escritor con el corazón y la cabeza en la izquierda.

Comparte y opina:

Últimas Noticias