Voces

Monday 6 Feb 2023 | Actualizado a 12:43 PM

Uva nativa, ecológica y potosina

El molle protege a la vid de las plagas,  granizadas y heladas. Sola, en parrales, es más vulnerable

/ 11 de mayo de 2017 / 04:45

Qué tecnologías nativas aplican los pequeños productores potosinos de la uva (vid) para evitar la aplicación de químicos? ¿Existen incentivos para esta prodigiosa forma natural de producción? ¿El árbol del molle y la vid son compatibles?

Durante centenares de años, en los valles chicheños de Potosí se han desarrollado tecnologías dignas de ser conocidas. Existe un árbol muy conocido en los valles andinos de América Latina: el molle (mulli en quechua). También es común en el Brasil, donde se lo llama aroeira. Su nombre científico es el Schinus molle. Los incas le atribuían utilidades sagradas, llamándolo árbol de la vida.

Las plantas de la vid, se cree, fueron traídas por los conquistadores españoles. Sus alargados gajos (ramas) trepan, como en competencia, al árbol del molle, convirtiéndose, ambos, en acompañantes compatibles. Los productores podan y añaden abono animal y vegetal a la vid durante el invierno; riegan y deshierban a lo largo del año.

En invierno el molle es “chapodado” (se le quitan las ramas), a fin de permitir una accesible subida de los racimos de uva al árbol para la cosecha. Además, el molle protege a la vid de las plagas, granizadas y heladas. La vid, sola, en parrales como en Tarija, es vulnerable a las plagas. Sin embargo, el molle es un insecticida natural de amplio espectro, y gracias a ese atributo la uva potosina todavía no requiere ser fumigada con productos químicos.

En el paisaje de las comunidades rurales son más visibles los innumerables arboles del molle solos que acompañadas de la vid. Tal vez por su tosco aspecto, el molle es menospreciado por los técnicos formados en las universidades, que desconocen el aprovechamiento local de su madera en la construcción de viviendas, así como sus cualidades medicinales y otras utilidades. Estos profesionales muchas veces prefieren incentivar la incorporación de variedades afines a la uva mendocina y tarijeña colocando en duda a las potencialidades de la vid tradicional compatible con el molle. Están generando cambios en la rutina laboral de los pequeños productores.

Dos son las variedades nativas de la uva más comunes: la uvilla (negra) y la uva negra. Esta última es de grano menudo, con mayor sacarina (dulzura) que el primero. Existen dos subvariedades de uvilla, una de racimos largos y otra coposa. Los centros de investigación vitivinícolas de Tarija han establecido que la uva potosina tiene mayores propiedades de sacarina en comparación a la producción tarijeña y camargueña. Esta característica científica le lleva, a su vez, a la producción de comprobados mejores vinos tintos elaborados manualmente. Los singanis destilados en falcas de ollas de barro son más fuertes que los singanis bolivianos exportables, pero a falta de iniciativas de inversión pública y privada, todavía no hay condiciones para su comercialización.

Si acaso los especialistas en materia considerasen a estas afirmaciones como apológicas, todavía en mayo subsiste la uva potosina, pese a las heladas de invierno, la inexistencia de políticas públicas de mercados, y apoyo en el transporte y comercialización. La industrialización todavía es un sueño. ¡Qué gran falta hace tener un ojo agrícola y frutícola de Potosí! En Bolivia y en el mundo creen que esta región es netamente altiplánica y minera. ¡Falso! ¿Cuándo se pensará en una estrategia productiva del sur del país de largo aliento?

“Vengan pues aquí a la puerta, pueden vender por kilos sus uvas”, nos dijo un funcionario de la unidad de Desarrollo Agropecuario de la Gobernación días atrás (04-05-17). Es evidente la ausencia de proyecciones. Solo un 50% de la uva potosina está siendo comercializado en los distritos mineros de Uyuni, Tupiza y Potosí.

* es sociólogo, candidato a doctor de la Universidad La Sorbona de París.

Comparte y opina:

Violeta admirable

/ 6 de febrero de 2023 / 01:46

El antipoeta Nicanor Parra describe en un bellísimo poema dramático lleno de dolor tanto como de admiración y amor a su hermana, la increíble artista multidimensional, Viola Chilensis como él mismo la designa, como si se tratara de una especie única e irrepetible. De hecho, así ha sido no solo para su país de origen sino para la historia de la humanidad. No habrá otra “Dulce vecina de la verde selva. Huésped eterno del abril florido”, no habrá otra Violeta Parra. La que recorría toda la comarca “Desenterrando cántaros de greda y liberando pájaros cautivos”.

Violeta nos entregó varias de las canciones más hermosas y agradecidas, las más bellas expresiones de su alma. Terminó con su vida de forma abrupta, disparándose en la sien derecha, una tarde estival en Santiago, exactamente a las 17.45. Un domingo, seguramente caluroso y apacible, como suelen ser los del verano en la capital chilena. Tenía solo 49 años de edad. Un 5 de febrero de 1967, Violeta se fue a los cielos, lo decidió ella con la determinación y arrojo que tuvo durante su vida. Así como por esas contradicciones y angustias que persiguen a las y los genios.

Uno de sus biógrafos, el periodista chileno Víctor Herreros, en su libro Después de vivir un siglo narra que “Muy temprano, tras desayunar, Violeta se encerró en su habitación. Ni Carmen Luisa ni Alberto se atrevieron a hablarle. Allí pasó la mañana. Cuentan que escuchó una y otra vez Río Manzanares”: Mi madre es la única estrella, que alumbra mi porvenir, y si se llega a morir, al cielo me voy con ella, reza parte de la letra.

Algo grande vinculó siempre a la Violeta con Venezuela, ella lleva el cuatro, instrumento nacido en el campo venezolano, a la cultura popular chilena; también incorporó el charango boliviano, y en su canto siempre identificó algún acorde vinculado a la cultura oriental venezolana. Con emoción descubrí que la última canción que escuchó la Viola mientras decidía morir, aquel fatídico día, era aquel canto homenaje al río Manzanares que atraviesa la ciudad de Cumaná, tierra del gran Mariscal de Ayacucho, ahí en su humilde morada previa a la muerte sonaban los acordes compuestos por el venezolano José Antonio López, y que sus hijos Ángel e Isabel reeditaron adaptando la letra.

Al lado de su cuerpo estaba la carta, manchada de sangre, dirigida a su hermano Nicanor Parra, el gran poeta que murió en 2018 con más de 100 años y la guardó por más de medio siglo, como le pidiera expresamente su hermana, hasta después de su muerte. Violeta escribió: “No tuve nada. Lo di todo. Quise dar, no encontré quien recibiera”. “Me cago en los discursos de despedida”. También explica la razón para quitarse la vida. Tal vez, intuyó que la mediocridad —que embarga muchas veces a los medios— expondría su decisión, como lo hicieron, por motivos de amor no correspondido. Por eso Violeta lo dejó bien claro: “Yo no me suicido por amor. Lo hago por el orgullo que rebalsa a los mediocres”.

Estuvimos junto al grupo Kala Marka, este enero, en el museo de la Fundación Violeta Parra, donde realizamos un conversatorio, “un Tinku”, por el reencuentro con la juventud santiaguina. Fueron tantas las emociones que nos embargaron junto con estos grandiosos músicos, conectarse con la memoria viva de la Violeta fue impresionante, llenarse de su energía y la de los jóvenes que asistieron. Fue ese nexo retomado, con el arte de Bolivia, la música, la creación que nos hizo sentir un solo pueblo. Violeta visitó La Paz en dos ocasiones en 1966, impulsó la Peña Nayra, la que fundó Pepe Ballón. Dicen que compuso ahí su canción Gracias a la vida, y que habría comprado el arma de procedencia brasileña. Son datos interesantes, pero no trascendentes. En esa Peña Nayra años después nacen los Kala Marka.

Violeta nos sigue impresionando con su capacidad creativa, su fuerza creadora se regenera con los años y el mundo entero lo recibe. Nos legó sabiduría en la letra de cada canción. En Gracias a la vida, “que me ha dado tanto”, esa brillante cuantificación de los sentidos, no de las cosas ni de bienes, porque no tuvo nada, al contrario, tan injustamente, como suele ser el destino de muchas y muchos grandes artistas, sufrió penurias económicas. Violeta no facturó a pesar de haber creado obras maravillosas. Su Nicanor, por quien ella escribe La carta decía en su extenso poema: “Tu dolor es un círculo infinito que no comienza ni termina nunca. Pero tú te sobrepones a todo. Viola admirable”.

Qué dirá el Santo Padre, Arauco tiene una pena, Los estudiantes, La carta, El guillatún, Volver a los 17, entre cientos de otras. Todas sus letras son claras, precisas, de una profundidad que tanta falta nos hace hoy. Violeta, nuestra eterna e inagotable Viola Chilensis.

Queda tanto por decir.

Cris González es directora de la revista www.correodelal ba.org y exembajadora de Venezuela en Bolivia.

Comparte y opina:

Educación sexual para decidir…

/ 6 de febrero de 2023 / 01:43

 …Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Es la trinidad de derechos fundamentales que piden las feministas y que atañen no solo a las mujeres, sino a toda la sociedad.

En esta columna me voy a ocupar de un tema que nada tiene que ver con mi personal preferencia por temas de innovación y con las oportunidades de mejora y crecimiento, ámbito que retomaré la próxima entrega. Hoy quiero ocuparme del revuelo que ha levantado la nueva malla educativa y, particularmente, el escozor que muchas personas sienten luego de descubrir que la nueva malla contiene la asignatura de educación sexual. En muchos casos siento que el rechazo a la nueva malla tiene el mismo origen visceral que el rechazo que tiene alguna gente a —prácticamente— cualquier cosa que haga este gobierno. Pero en muchos otros siento que es un genuino rechazo a la acción estatal de ocuparse —con varias décadas de retraso— de un asunto de importancia pública: la educación sexual.

“Consternados” padres de familia prefieren que el tema se mantenga encerrado en las cuatro paredes del hogar, donde supuestamente priman y se transmiten los tradicionales valores heredados de nuestros ancestros. Mi hipótesis es que justamente ese conjunto de valores nos ha traído a la situación en la que estamos porque, lamentablemente, hay mucho de doble rasero en los valores que hemos heredado.

Otra hipótesis que sostengo es que no hay “valores tradicionales” compartidos en la sociedad. Primero, porque cada familia es un mundo en sí misma y el sistema de creencias que una misma unidad familiar tenía hace tan solo 10 años puede haber cambiado drásticamente hasta hoy. Segundo, porque lo que una familia considera tradicional puede no ser lo mismo que lo de la familia vecina. Tercero, porque —gracias a la vida— cada nueva generación trae el imperativo humano y hasta biológico de diferenciarse de la generación de sus padres y eso implica cuestionar los valores familiares “tradicionales”.

El cuestionamiento de los valores de antaño nos ha traído muchas cosas buenas, especialmente en la ampliación de derechos de las mujeres: el voto femenino, el reconocimiento del derecho a una misma paga por un mismo esfuerzo, el acceso a la propiedad y el reconocimiento de la autonomía del cuerpo, entre varios otros. Todo lo que menciono ya es parte del aparato legal de nuestro país.

Pero en épocas de incertidumbre —y ésta lo es como pocas— la gente percibe el caos —que siempre nos acompaña— como un fenómeno nuevo, y que este caos es producto del abandono de los valores tradicionales o incluso de los valores religiosos, que son —porque están “escritos en piedra”— aún más incuestionables que los valores de la tradición. La consigna parece ser “no me toque esos valores, que la sociedad se me despatarra”. O, alternativamente: “no les vaya a dar muchas libertades a las mujeres, que la sociedad se me despatarra”.

Las cifras y los datos nos indican que el aferrarnos a los “valores tradicionales” nos está dando una sociedad bastante disfuncional: solo en 2022 tuvimos 81 feminicidios registrados y 2.652 casos de violencia sexual contra las mujeres. La sociedad y los medios de comunicación —manteniendo los cánones de los “valores tradicionales”— no aportan mucho a la real percepción del problema, lo cual se puede percibir a primera vista al leer los titulares sobre feminicidios:

“Fulanita de tal ‘apareció’ muerta”.

“Menganita deja en la orfandad a x hijos”.

“Una discusión por celos termina con una muerte”.

Incluso el acoso es romantizado en los medios, basta ver el tratamiento mediático de rock star que tuvo un ciudadano asiático por venir al país a buscar a una chica que simplemente decidió que no quería tener ningún contacto con el sujeto. Un sujeto que no aceptó un no por respuesta, un sujeto que insistió en ver a la chica que ya le dijo que no quería tenerlo ni como amigo, un sujeto que fue apoyado de manera cómplice por un ejército de periodistas que ejercieron una insostenible presión mediática para que la chica —obligada— se encuentre finalmente con el sujeto. No faltó el gracioso que tituló “ha triunfado el amor”.

Los humanos —y humanas— en general estamos en un nivel de consciencia bastante pobre en relación a nuestra sexualidad y eso impacta en las relaciones entre hombres y mujeres, impacta en la percepción sobre las opciones sexuales y todo ello es reflejo de las identidades en las que los “valores tradicionales” nos encasillan.

Siendo mediterráneos, los residentes del área andina jugamos con otro factor en contra: tenemos nuestros cuerpos cubiertos los 365 días del año. De ahí el viejo chiste: “¿cómo reconoces un boliviano en la playa? Porque lleva sandalias con calcetines”. Una educación sexual integral nos hará sentir más espontáneos con nuestros cuerpos, nos hará comprender que las relaciones sexuales van más allá de lo genital y abarcan el insondable campo de lo emocional, que las relaciones de pareja pueden —y deben— liberarse de la carga de ser una compensación a las frustraciones individuales y que, en suma, podemos vivir más y mejor con menos apegos y más libertades.

Pablo Rossell Arce es economista.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Elecciones judiciales

/ 6 de febrero de 2023 / 01:35

La elección de jueces la podemos encontrar en la experiencia de la Comuna de París en el siglo XIX, y actualmente en EEUU. De acuerdo con la American Judicature Society, 45 estados en EEUU cuentan con mecanismos de elección popular de jueces, siete de estos estados seleccionan a sus jueces mediante mecanismos partidarios (mediante una boleta electoral bajo el lema de algún partido político), logrando el apoyo electoral por su afiliación a dicho partido; 14 estados realizan elecciones apartidarias (aunque en la práctica la American Judicature Society reporta que también hay conflictos partidarios internos), en esta forma de elección se reduce la información que se difunde a los votantes respecto de los candidatos. Otros 16 estados utilizan una forma de reelección mediante retención, es decir, los jueces son nombrados inicialmente en sus cargos y luego se vota por su reelección. Los demás estados poseen formas híbridas que combinan algunas de las fórmulas anteriores.

En Bolivia, la elección por sufragio universal de magistrados y miembros del Consejo de la Magistratura se caracteriza porque se refiere únicamente a la estructura jerárquica del Órgano Judicial y del Tribunal Constitucional Plurinacional, y no así a jueces cercanos a la población, como es el caso de EEUU.

La Constitución Política del Estado (CPE) boliviana establece que la preselección de postulantes la realiza la Asamblea Legislativa Plurinacional por dos tercios de sus miembros presentes y remite al Órgano Electoral la nómina de los precalificados. Asimismo, establece que los postulantes no podrán realizar campaña electoral y señala que es el Órgano Electoral el único responsable de difundir los méritos de los candidatos, aunque para la elección pasada se permitió a distintos medios de comunicación participar en esta difusión.

La primera elección judicial se llevó a cabo el 16 de octubre de 2011. La segunda se realizó el 3 de diciembre de 2017, lo cual hace suponer que las elecciones de este año serán, si todo sale bien, entre octubre y diciembre, para que las nuevas autoridades del Órgano Judicial y del Tribunal Constitucional Plurinacional sean posesionadas a comienzos de 2024. Sin embargo, hay varios escenarios posibles que pueden hacer variar estos plazos, el primero será lograr una nómina de precalificados aprobados por dos tercios, recordemos que ha sido muy difícil el acuerdo de dos tercios en la elección de otras autoridades como el Defensor del Pueblo o el Contralor General del Estado. Otro escenario posible es el sugerido por una propuesta de reforma constitucional, que sin embargo se encuentra en una fase inicial de recolección de firmas y sería muy arriesgado señalar lo que podrá tardar esta reforma. Lo cierto es que las actuales autoridades cesarán de sus cargos a comienzos de 2024.

Farit Rojas T. es docente investigador de la UMSA.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Economía, preocupación para 2023

/ 6 de febrero de 2023 / 01:31

Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial, señala que “la inversión moderada es una preocupación seria porque está asociada con una productividad y un comercio débiles y frena las perspectivas económicas generales. Sin un crecimiento fuerte y sostenido de la inversión, es sencillamente imposible hacer un progreso significativo en el logro de objetivos más amplios relacionados con el desarrollo y el clima”.

El Presupuesto General del Estado 2023 refleja que el Gobierno optó, este año, por reducir la inversión pública en $us 1.000 millones. A esto debemos añadir que la inversión extranjera directa —que llegó en dos años consecutivos (2019 y 2020) a ser negativa— es una de las más bajas de la región.

Según datos del Banco Central de Bolivia, el primer semestre del año pasado, el flujo acumulado de remesas alcanzó los $us 724 millones. En todo 2021, la economía nacional recibió $us 1.398 millones, la mayoría procedente de España, y durante 2020 estos envíos alcanzaron los $us 1.115 millones.

Los más recientes informes señalan que a octubre del año pasado nuestras exportaciones alcanzaron los $us 11.632 millones, superior en $us 2.588 millones (29%) a las ventas en similar periodo de 2021. Se espera que en todo 2022 se superen los $us 13.000 millones.

En los primeros 10 meses del año pasado, el valor de las importaciones llegó a un total $us 10.807 millones, mayor en 3.296 millones (44%) a la registrada en similar periodo de 2021.

El Programa Fiscal Financiero establece una meta de crecimiento económico de 4,86%, una inflación de 3,28%, un déficit de Sector Público No Financiero de 7,49% y una variación positiva de las Reservas Internacionales Netas (RIN) de $us 550 millones, y una inversión pública de $us 4.006 millones.

David Malpass, presidente del Banco Mundial, recordó que “hay una desaceleración en las tres economías clave del mundo. En la zona euro por los precios del gas que han aumentado drásticamente; China que por perturbaciones y por la volatilidad del sector vivienda está creciendo menos, estamos viendo un problema muy importante que está reduciendo el crecimiento, y en Estados Unidos, el mercado laboral sigue siendo un mercado fuerte, pero a la vez está perdiendo impulso porque las tasas de interés empiezan a cobrar efecto”.

El economista senior PNUD Marcelo Arroyo habla de la solución innovadora, cuando señala que “dado el desafío para la región de recuperar los avances en el logro de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), es de vital importancia explorar métodos innovadores para cerrar las brechas de desarrollo que enfrentan los países. Una solución innovadora es el del financiamiento combinado o ‘Blended finance’, que se define como el uso estratégico de recursos públicos para movilizar capital privado en mercados emergentes. El financiamiento combinado permite: el apalancamiento de capitales, incrementar los impactos, atraer a inversionistas privados y lograr una rentabilidad de la inversión ajustada a los riesgos”.

El Banco Mundial ha rebajado del 3% al 1,7% sus previsiones de crecimiento global para 2023, su ritmo más débil en casi tres décadas si se excluyen los periodos de recesión. A esas predicciones añade una importante llamada de atención: dadas las “frágiles condiciones económicas”, cualquier acontecimiento adverso, ya sea una inflación superior a la esperada, aumentos bruscos de los tipos de interés para contenerla, un resurgimiento de la pandemia del COVID-19 o una escalada de las tensiones geopolíticas, podría ser esa llama que empujará a la economía mundial a una posible recesión o crecimiento moderado.

Rolando Kempff Bacigalupo es economista, licenciado en la UMSA, doctorado PhD en Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador de Argentina, Académico de Número de la ABCE y presidente del Directorio de la UREAL. 

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El hombre que desafiaría a Putin

/ 5 de febrero de 2023 / 00:55

Al parecer, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, por fin se dio cuenta de que la guerra en Ucrania creó a un competidor peligroso para su poder: Yevgeny Prigozhin, fundador de la empresa militar privada Grupo Wagner, cuyas tropas combaten junto al ejército ruso. Dependiendo del punto de vista, Prigozhin podría ser considerado la persona del año o el villano del año. Según varias fuentes de Moscú, Putin confía en poder debilitar a Prigozhin, quien ha tenido tensiones con el Estado Mayor del ejército. Sin embargo, el efecto podría ser el contrario, y más gente vería a Prigozhin como la figura con más probabilidades de suceder a Putin.

Desde el principio de la guerra contra Ucrania, Putin se aseguró de que no surgieran rivales a su poder y se esforzó mucho por garantizar que el conflicto no creara un líder militar popular que pudiera suponer una amenaza. Y lo logró. Sin embargo, en años recientes, Prigozhin ha tenido una carrera inesperada. Al principio se le conocía como “el cocinero de Putin”, pues consiguió convertirse en contratista estatal de los almuerzos escolares para los niños de todo el país. Luego creó la fábrica de troles, la Internet Research Agency, y fue señalado en la investigación de Robert Mueller sobre la injerencia en las elecciones estadounidenses de 2016. Por último, Prigozhin se hizo famoso como fundador del Grupo Wagner, cuyos contratistas han combatido en África, Siria y ahora en Ucrania.

Estos logros por sí solos le aseguraron a Prigozhin la responsabilidad de las tareas más delicadas de Putin. Pero este año, Prigozhin pasó a otra liga, con lo que superó a todos los amigos de Putin en el poder. Además de ser el operador político más popular es temido por altos funcionarios y empresarios rusos.

El meteórico ascenso político de Prigozhin comenzó este verano, cuando recorrió todas las cárceles rusas para reclutar prisioneros para Wagner, su ejército privado, para lo cual ofreció indultos a aquellos que combatieran en el frente en Ucrania: seis meses de servicio y luego la libertad. Para hacer esto, Prigozhin tuvo que desafiar a varias agencias rusas de seguridad al mismo tiempo. Todos esos grupos tienen un estatus especial, dependen únicamente del presidente Putin y nadie se atreve a rebatirlos. Pero entonces la situación cambió: apareció un personaje que estaba por encima de todos. Si Prigozhin puede liberar a cualquier prisionero, sus poderes son ilimitados.

El siguiente indicador del nuevo estatus de Prigozhin fue su abierto enfrentamiento con el Ministro de Defensa y los altos mandos del Ejército. Prigozhin consiguió crearse la imagen del guerrero más eficaz. No está subordinado al Ministerio de Defensa, no está incluido en el sistema de la burocracia militar, determina sus propias tareas, objetivos y plazos. Según mis fuentes, Putin estaba de acuerdo con este arreglo y permitió que Prigozhin criticara a otros generales de forma grosera y pública. El Presidente ruso no los tenía en gran estima, por lo que no regañó al fundador de Wagner.

Los políticos y empresarios más radicales muestran su apoyo a Prigozhin. Además, su grupo de influencia incluye a los líderes de las llamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. En general, se trata del clan más influyente de la Rusia moderna, ya que los que están al frente son los que tienen más peso a los ojos de Putin.

Prigozhin también se ha convertido en el héroe de los reporteros militares “patrióticos” (aquellos que trabajan para los medios propagandistas y cuyas opiniones son abiertamente fascistas). Pero Prigozhin ya parece un actor político totalmente independiente. Empezó un enfrentamiento con el gobernador de San Petersburgo, Alexander Beglov, un antiguo colaborador de Putin. “Gente como Beglov será aplastada por nuestra sociedad como un insecto, tarde o temprano”, escribió hace poco.

El 10 de enero, Prigozhin informó en el canal de Telegram de su empresa que los paramilitares de Wagner habían tomado la ciudad ucraniana de Soledar. Esta ha sido su victoria propagandística más poderosa y una prueba convincente de que Wagner es una de las unidades rusas más preparadas para el combate. El Ministro de Defensa aseguró que la toma de Soledar fue un logro suyo, lo que de inmediato fue desmentido por Prigozhin y varios corresponsales militares. Para los propagandistas, una victoria tan insignificante causó un éxtasis absoluto.

Se cree que fue en este momento que Putin se dio cuenta de que tal vez Prigozhin era demasiado popular. Así que encumbró a los enemigos de Prigozhin, los generales Lapin y Valeri Guerásimov, y nombró a este último comandante de las operaciones en Ucrania. Este es el tradicional juego burocrático de Putin, que ha sido eficaz pero que podría no funcionar esta vez. Muchos rusos, atolondrados por la propaganda, se sienten frustrados porque el Ejército no está ganando. Kiev no fue tomada en pocos días como se había prometido. Al nombrar al general Guerásimov, Putin asume la responsabilidad de todas las derrotas posteriores. Y no debilita a Prigozhin, quien no criticó este nombramiento. Esto significa que, en un futuro próximo, Prigozhin podría desafiar al presidente y Putin quizá ya no pueda oponerse a su antiguo cocinero.

Mikhail Zygar es periodista ruso y columnista de The New York Times.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias