Voces

Wednesday 17 Aug 2022 | Actualizado a 18:08 PM

España en vilo

El 21 de diciembre los partidos independentistas podrían recuperar con creces el poder en Cataluña.

/ 31 de octubre de 2017 / 05:03

La crisis iniciada en España semanas atrás, cuando el gobierno regional de Cataluña, la Generalitat, convocó a referéndum para consultar si el pueblo catalán se separa de España o no, y que fue violentamente reprimido, pero no impedido, parece haber llegado el fin de semana a un punto de inflexión. Los catalanes amanecieron ayer sin Presidente y sin Congreso.

En una suerte de competencia por mostrar quién toma las decisiones más atrevidas primero, el viernes pasado el Congreso catalán votó mayoritariamente por constituir la República, solo para que horas después el Senado español diera al Presidente de Gobierno el mandato necesario para cesar al Presidente regional y a su Congreso, implementando así el tantas veces nombrado artículo 155 de la Constitución Política del Estado española. La intervención de los poderes autonómicos se resolverá el 21 de diciembre, para cuando se convoque a elecciones.

Al día siguiente de su destitución, el sábado, el ahora expresidente de la Generalitat pidió al pueblo catalán que haga “oposición democrática” y “cívica” al Ejecutivo español, renunciando así no solo a movilizar masas, que de todos modos llenaron las calles de Barcelona el domingo, sino también a implementar el proyecto secesionista aprobado el viernes.

Es posible encontrar explicaciones a esa súbita decisión de quienes hasta hace pocos días exhibían una inflamada retórica independentista en el hecho de que algunas corporaciones han iniciado los trámites para buscar una nueva sede fiscal y otras amenazaban con hacerlo; a lo que se suma la amenaza de la Unión Europea y muchos otros países de no reconocer a una república catalana. También, sostienen otros analistas, por la posibilidad de que el 21 de diciembre los partidos independentistas podrían recuperar con creces el legítimo poder otorgado por las urnas y secuestrado por el Gobierno central. Finalmente, con excepción del diario El Mundo, los medios de comunicación publicaron encuestas que muestran un tenso equilibrio entre quienes desean la independencia y quienes quieren seguir siendo españoles.

Tal ha sido el rechazo al proyecto independentista catalán que ayer en Bolivia coincidieron en pronunciarse en sendos mensajes el Ministro de Justicia y el Gobernador de Santa Cruz, hasta hace poco uno de los principales líderes del proyecto de emancipación cruceño.

No se muestra fácil el futuro inmediato en España. La reacción excesivamente violenta del gobierno de Madrid del 1 de octubre, ya lo dijimos en esta misma página, ha insuflado más bríos que nunca al discurso independentista; aunque las esperanzas están puestas en la votación de diciembre, hará falta mucho más que eso para restituir la confianza del pueblo catalán en el Gobierno Nacional y para que éste logre demostrar por qué es mejor que España evite esta separación y cualquier otra que se sienta inspirada en el caso de Cataluña.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Una perspectiva genérica del sistema financiero

/ 17 de agosto de 2022 / 01:48

Los mercados financieros son un espacio físico y/o virtual, cuya función es la de canalizar recursos excedentes de un grupo de agentes económicos (familias, empresas y/o gobiernos) hacia otros grupos que tienen necesidad de financiamiento. Su desarrollo y rápido crecimiento se debe a factores como el avance tecnológico que permitió su integración mundial, así como a otro que no ha estado exento de controversia: la liberalización financiera, que en esencia elimina restricciones o disminuye la regulación financiera.

En un principio se creía que la liberación financiera podía estimular la economía, sin embargo, los países que se guiaron por estas recomendaciones condujeron a la banca a asumir riesgos excesivos por medio de la colocación de grandes cantidades de crédito sin una regulación prudencial en sus operaciones, elemento que causó una inmensa acumulación de préstamos en mora y posteriores crisis bancarias. Los casos de México en 1994, Argentina en 2002, la crisis subprime de EEUU en 2008, son algunos ejemplos.

Producto de estos acontecimientos, se ha venido trabajando a nivel mundial para tener acciones que regulen el funcionamiento de los mercados financieros y garanticen su eficiencia, como aquellas que están enmarcadas dentro los pilares en los acuerdos de Basilea: requerimientos mínimos de capital, la supervisión y la disciplina de mercado.

La regulación en Bolivia tiene un punto de inflexión a partir de la Ley 393 de servicios financieros (promulgada el 21 de agosto de 2013), proporciona un marco regulatorio consecuente con los cambios económicos y sociales del país, sigue una línea muy clara hacia la transformación del sistema financiero por medio de acciones como la regulación a las actividades de intermediación financiera, la de garantizar el acceso universal a los servicios financieros, la protección del consumidor financiero y la participación del Estado como el principal supervisor. Desde 2013 hasta junio de 2022, la cantidad de personas que accedió al crédito creció en 44%, de 1.268.200 a 1.827.820, el crédito se incrementó en 60% y los depósitos en 100,4%, con una mora de solo el 2%.

Además de los mencionados resultados, uno que cobra gran relevancia considerando el actual contexto de la economía mundial es la bolivianización del sistema financiero, los depósitos en moneda nacional representan el 85,1% del total y en créditos, el 99,1%. Esto sin duda permite contar con una política monetaria eficaz y soberana, con resultados que saltan a la vista en el complicado escenario internacional, como la inflación controlada que se tiene: 1,2% acumulada en el año, la más baja de la región y una de las más bajas del mundo.

Sin embargo, la Ley 393 no puede lograr por sí misma el crecimiento, desarrollo y estabilidad del sistema financiero. Además, se requiere, por un lado, una reglamentación muy clara de la ley, y por otro la implementación de políticas económicas coordinadas que coadyuven a conseguir el objetivo mayor de mantener la estabilidad y crecimiento sostenido, acciones que se vienen implementando desde 2006 con la puesta en vigencia del Modelo Económico Social Comunitario Productivo. Destacar en el plano de la bolivianización, la medida de política tributaria plasmada en la Ley 3446 de 2006 del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF), que grava las operaciones realizadas en moneda extranjera y en moneda nacional con mantenimiento de valor, y que a la fecha grava con una alícuota de 0,30%. La política monetaria a su vez ha implementado el encaje legal diferenciado por tipo de moneda, la tasa de encaje requerido en moneda extranjera es mayor al requerido en moneda nacional, desincentivando indirectamente la oferta de créditos en moneda extranjera por parte de las entidades financieras.

Producto de medidas coordinadas como las expuestas, hoy el sistema financiero se encuentra “bolivianizado” y estable, además un manejo coherente y responsable de las reservas internacionales netas garantizan que nuestra moneda sea fuerte y preserve el poder adquisitivo de las familias bolivianas.

Jarold Escóbar Mayta es economista.

Comparte y opina:

Santa Cruz, el paro que separa

/ 17 de agosto de 2022 / 01:42

La reciente resolución de la mesa técnica del Censo suscrita por autoridades del Gobierno, funcionarios del Instituto Nacional de Estadística (INE), el gobernador Luis Fernando Camacho, el alcalde Jhonny Fernández, el rector Vicente Cuéllar y los alcaldes del departamento implica la puesta en punto cero del conflicto por el Censo de Población y Vivienda para 2024, que en los últimos días había caracterizado a Santa Cruz.

Es que las conclusiones resultaron sabor a poco, aunque suficientes para Camacho, que se llenó de halagos al decirle a los cruceños que el Gobierno se abrió a una eventual modificación de la fecha del Censo, fijada ahora para mayo o junio de 2024. La Comisión Interinstitucional cruceña porfía en que el empadronamiento sea en 2023.

Mucho consuelo para algo que ya se había dicho antes en la reunión entre el presidente Luis Arce y los alcaldes: una consideración posterior del cronograma será posible con base en argumentos técnicos. Y ayer, en una entrevista con el streaming Piedra, papel y tinta, el alcalde Fernández dijo que la propuesta aprobada en la mesa técnica es la misma que llevó a Santa Cruz luego de su reunión con el mandatario y por la que lo tildaron de ‘traidor’.

Fernández se había desmarcado del último paro, consideró que no había motivos para la protesta luego de escuchar las explicaciones del Gobierno. En una entrevista con La Razón, el Alcalde justificó su decisión señalando que no se sumaba a las logias cruceñas ni al poder político y económico, expresión que lo distanció más del movimiento interinstitucional.

Un punto en contra de la unidad necesaria para una lucha regional.

Sobre llovido, mojado. Cuéllar desautorizó a Camacho en otra conversación con La Razón Radio, cuando dijo que el Gobernador no define nada. Al terminar el último paro, Camacho había adelantado propiciar más paros, más marchas e incluso cabildos.

Es más, el rector reivindicó su papel de coordinador de la Comisión Interinstitucional cuando se le preguntó si Camacho era vocero de la organización: “No, yo soy el coordinador”.

Era visible el quiebre, que se develó aún más con una “cumbre” fallida del jueves. Ante esa situación, Camacho debía buscar una salida honorable de la situación.

Sin haber sido tomado en cuenta en la mesa técnica prevista para el lunes, porque los interlocutores del Gobierno debían ser solo alcaldes, la universidad y el sistema asociativo municipal cruceño, el Gobernador optó por aceptar lo que había desahuciado antes: asistir a la mesa técnica. “Me inviten o no, voy a la reunión”, desafió.

Y asistió a la mesa técnica, el ministro Sergio Cusicanqui le abrió las puertas. Pudo exponer sus puntos de vista, se despojó de su actitud confrontacionista y hasta se expresó satisfecho por los resultados. La mesa técnica no hizo referencia a la fecha, solo mencionó, en el punto 3, que “las instituciones solicitaron compartir la presentación y el nuevo cronograma (…)”.

Mientras no haya una argumentación técnica, no hay posibilidad de modificar la nueva fecha del Censo. La mesa técnica no definió una eventual modificación. Y el Gobierno, por su lado, logró incluir a organismos internacionales en las mesas técnicas, como la CEPAL o la UNFPA, que antes había sugerido la postergación del empadronamiento para octubre de 2024.

Es más, en la reunión, “las instituciones coincidieron en que el desarrollo del Censo es un trabajo netamente técnico”.

Por eso afloraron ayer cuestionamientos radicales contra Camacho, que lo apuntan del fracaso de las protestas e insisten en retomar las movilizaciones. Como el Gobernador asintió las conclusiones, obligado por su incapacidad de mantener un conflicto y justificar las objeciones al Censo de 2024 que no tienen correspondencia en otros gobernadores y alcaldes, salvo Iván Arias, es blanco de las críticas.

No hay otros asuntos a la vista aglutinadores contra el Gobierno. A Camacho se le agotaron los argumentos; ahora tendrá que lidiar con su fracaso en el intento de contagiar descontento en todo el país. Tiene un serio problema que incluso dejó fisuras en la dirigencia cruceña, quizás por el interés de las logias y los grupos de poder.

Lo que antes del primer paro parecía un movimiento unitario, en el segundo de 48 horas se hizo trizas. Le tocará hacer tripas corazón para adherirse a las reglas democráticas que otros cultivan. Menos él.

Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

TIPA en acción

/ 17 de agosto de 2022 / 01:36

El otro día me hacían notar que, en el habla coloquial, “tipa” se entiende como alguien muy hábil (ejemplo, ¡qué tipas para jugar al fútbol son esas muchachas!). También hay una connotación positiva, las TIPA a las que me refiero son las Áreas Tropicales Importantes para las Plantas (por la sigla en inglés Tropical Important Plant Areas). Éstas son áreas de riqueza vegetal excepcional en los trópicos. Identificar y conservar dichos lugares es importante, pues las plantas suelen estar poco representadas en los planes de conservación y se estima que a nivel mundial dos de cada cinco especies están en peligro de extinción. Muchas de dichas especies se encuentran en los trópicos, donde se exponen a la destrucción de hábitats naturales, el cambio climático y prácticas insostenibles.

La iniciativa Áreas Importantes para las Plantas, establecida por Plantlife International, y el trabajo del Royal Botanic Gardens Kew con socios en países de los trópicos, ofrece un modelo eficaz para designar TIPA que utiliza criterios simples, científicamente sólidos y verificables. De los ocho países priorizados para identificar TIPA a nivel global, Bolivia es el único de Sudamérica.

Por el tamaño y diversidad de nuestro país, se ha comenzado por evaluar una ecorregión, el Bosque Seco Chiquitano en el departamento de Santa Cruz. Este es uno de los bosques secos más biodiversos del mundo, que proporciona funciones ambientales y medios de subsistencia a la población rural, enfrenta una tasa de deforestación creciente y es vulnerable a sequías y grandes incendios.

Allí, se han explorado, documentado y mapeado una red de 18 sitios TIPA. La calidad y envergadura de la información obtenida tiene el nivel de esquemas reconocidos como los sitios IBA (Áreas Importantes para las Aves) y los sitios Ramsar (Convención Ramsar sobre los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas). Por esto, se están usando en conjunto para apoyar las acciones de planificación de la conservación del patrimonio natural a nivel del departamento.

Las TIPA, además de coincidir con centros de diversidad de plantas útiles, son sitios ricos en conocimientos ancestrales del uso de las plantas. Por esto a nivel local, las comunidades que viven dentro de estos sitios están trabajando de manera consciente para conservar su riqueza natural y cultural.

Como ejemplo, en la TIPA Ipias en el municipio de San José de Chiquitos, las mujeres y hombres de la comunidad se organizaron para formar una organización emprendedora de productos del bosque en torno a la recolección silvestre, transformación y venta sustentable de aceite de pesoé. Este aceite se extrae de las semillas de un árbol silvestre local del mismo nombre, y posee acción antiinflamatoria, antirreumática y cicatrizante. En la comunidad están revalorizando los conocimientos sobre su gran diversidad de plantas locales y ya tienen planes de aprovechar sustentablemente otras especies como la almendra chiquitana y el fruto de la palmera totaí. Reconocen que es importante realizar esta actividad, de manera que se conserven las áreas silvestres, por lo que aplican buenas prácticas de recolección, a la vez que generan ingresos para sus familias.

Así vemos que el disponer de los datos de diversidad y distribución de las TIPA, es una oportunidad con gran potencial para priorizar eficazmente los esfuerzos de conservación en Bolivia y más allá de nuestras fronteras.

Ruth Delgado es gerente de Proyecto de la FAN.

Comparte y opina:

Niños y redes sociales

/ 17 de agosto de 2022 / 01:35

Tener hijos siempre ha estado lleno de culpas y preocupaciones, pero cada vez más padres en la época de las redes sociales enfrentan un tipo de impotencia particularmente intensa. No es que las redes sociales no tengan un valor rescatable, pero en general no son un lugar para los niños.

Técnicamente, las principales empresas de redes sociales exigen que los usuarios sean mayores de 12 años. Pero esa regla suele pasarse por alto. Casi el 40% de los niños estadounidenses de entre 8 y 12 años usan las redes sociales, de acuerdo con una encuesta reciente de Common Sense Media.

Cuantificar los peligros que esto implica ha sido un reto para los investigadores, y sin duda hay quienes dicen que los riesgos se han exagerado. Pero hay evidencia de que la exposición a las redes sociales presenta un daño serio para los preadolescentes y también para los adolescentes. Al menos eso sugieren las investigaciones mismas que han realizado las plataformas.

Junto con otras plataformas de redes sociales, TikTok —que también es muy popular con los usuarios en etapas de pubertad y adolescencia— también se ha relacionado con cuestiones de imagen corporal, y con problemas que van desde la dismorfia corporal a un síndrome como el de Tourette, la explotación sexual y diversas acrobacias mortales. Otros problemas más anticuados, como la intimidación, el acoso y el conspiracionismo, también suelen verse amplificados y exacerbados por la mediación de las plataformas en la vida social de los niños.

Las redes sociales también presentan beneficios para los jóvenes. En ocasiones, ahí encuentran conexión y apoyo, descubren cosas y afinan su curiosidad. Como respuesta a los informes negativos sobre sus propias investigaciones, Facebook señaló que había encontrado que, según algunas consideraciones, Instagram “ayuda a muchos adolescentes que batallan con algunos de los problemas más difíciles de esa edad”.

Los encargados de elaborar políticas pueden ayudar. Si se eleva la edad mínima de la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet de 13 a 18 años (con la opción de que los padres aprueben de forma verificable una exención para sus hijos, como ya permite la ley), y si se establece una verificación efectiva de la edad y sanciones significativas para las plataformas, el Congreso podría ofrecer a los padres una poderosa herramienta para hacer frente a la presión de usar las redes sociales.

La verificación fiable de la edad es factible. La verificación real de la edad también permitiría restringir más eficazmente el acceso a la pornografía en línea, una plaga inmensa y deshumanizadora que nuestra sociedad ha decidido inexplicablemente que no se puede solucionar. También en este caso, es evidente que las preocupaciones sobre la libertad de expresión, sean cuales sean sus méritos, no aplican a los niños.

Quizá resulte extraño abordar el problema del uso de las redes sociales por parte de los niños a través de la protección de la privacidad en línea, pero esa vía ofrece algunas ventajas claras. La Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet ya existe como mecanismo legal. Su marco también permite a los padres decidir por sus hijos si lo desean. Aunque el proceso sea laborioso, los padres que estén convencidos de que sus hijos deben estar en las redes sociales podrían permitirlo.

Este enfoque también abordaría un problema central de las plataformas de redes sociales. Su modelo de negocio es la clave de por qué las plataformas están diseñadas de formas que fomentan la adicción, la agresión, el acoso, las conspiraciones y otros comportamientos antisociales. Si las empresas quieren crear una versión de las redes sociales orientada a los niños, tendrán que diseñar plataformas que no moneticen los datos y la participación de los usuarios de esa manera y luego dejar que los padres tomen sus propias decisiones.

Empoderar a los padres es realmente la clave de este enfoque. Fue un error dejar que los niños y los adolescentes entraran a las plataformas en primer lugar. Pero tenemos las herramientas para corregir ese error.

Yuval Levín es columnista de The New York Times.

Comparte y opina:

La fortaleza de la moneda nacional

/ 16 de agosto de 2022 / 01:22

Muchas personas, especialmente las generaciones más jóvenes que no sufrieron los embates de las diferentes crisis económicas que sacudieron al país, consideran como una situación normal —es decir, que no requirió de ningún esfuerzo ni trabajo— la estabilidad económica acontecida durante el periodo 2006-2018, interrumpida a fines de 2019 y gran parte de 2020, y que actualmente se está recuperando. Por esta razón es muy importante repasar los hitos históricos que dieron lugar a que la economía boliviana no esté siendo golpeada por las turbulencias externas que aquejan a los países de la región.

La teoría económica ortodoxa tiene como precepto que el mercado es el “mejor” asignador de recursos y, por lo tanto, la intervención del Estado debe reducirse a la mínima expresión. Sin embargo, hechos históricos como la Gran Depresión y la Crisis Financiera Subprime evidenciaron los efectos catastróficos de una elevada desregulación, cuyos costos fueron asumidos no solo por los actores que generaron las mencionadas crisis, sino por la población en su conjunto.

En Bolivia, un acontecimiento histórico que aún está presente en la memoria de las personas que soportaron ese fenómeno fue la hiperinflación experimentada en el periodo 1982- 1985. La “solución” que el gobierno de entonces dio al mencionado problema, fue la aplicación de una serie de medidas enmarcadas en la “Nueva Política Económica (NPE)”, liberando las operaciones en moneda extranjera, las tasas de interés, el régimen de exportaciones e importaciones, los precios de bienes y servicios; se estableció la libre contratación de trabajadores tanto en el sector público como privado y, en este último, se obligó a la aplicación de programas de racionalización de personal.

La incertidumbre asociada a la pérdida de valor del peso boliviano y la libertad otorgada para transar en moneda extranjera, derivó en que varios precios de bienes y servicios se indexen al dólar estadounidense, y en la preferencia por ahorrar en esa moneda, es decir, el dólar desplazó a la moneda nacional en sus funciones de medio de cambio y depósito de valor. El accionar restringido de la política monetaria —que caracteriza a una economía dolarizada— y el carácter contractivo de la política fiscal reprimieron la economía nacional, cuyo peso recayó en la clase obrera y, por lo tanto, en sus familias.

Durante los 20 años de aplicación de medidas como la NPE, la privatización de las empresas públicas, las continuas devaluaciones del boliviano y un Estado que dejó en manos del sector privado el accionar de la economía, no se solucionaron los problemas de pobreza y desigualdad de la población, es más, las brechas sociales se ensancharon.

Desde 2006 se implementa el Modelo Económico Social Comunitario Productivo, caracterizado por la activa participación del Estado en la economía, el énfasis en ampliar la capacidad productiva y un enfoque social orientado a la mejora de la calidad de vida de la población (principalmente de los sectores más vulnerables).

El escenario de certidumbre y estabilidad macroeconómica —evidenciado en un crecimiento económico sostenido durante el periodo 2006-2018, aún en épocas de turbulencia externa— posibilitó las continuas apreciaciones de la moneda nacional entre 2006 y 2011 y, desde entonces hasta ahora, una estabilidad cambiaria; de igual forma, la aplicación del Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF) que grava operaciones realizadas en moneda extranjera, las modificaciones al encaje legal estableciendo mayores requerimientos para los depósitos en moneda extranjera, así como las previsiones diferenciadas por moneda, entre las más importantes, resultaron en la fortaleza del boliviano, que recuperó sus funciones de medio de pago y depósito de valor.

Hoy gozamos de los efectos positivos de la implementación acertada y oportuna de las mencionadas medidas que se traducen en una mayor confianza de la población en el boliviano, reflejada en que el 99% de los créditos del sistema financiero y el 85% del ahorro financiero están denominados en moneda nacional. En virtud a esto, no sufrimos la incertidumbre asociada a las continuas devaluaciones que están ocurriendo en otros países vecinos o a los procesos inflacionarios desatados por la guerra entre Rusia y Ucrania.

Por ejemplo, en lo que va del año, la moneda argentina anotó una devaluación de más de 25%; en Chile, el valor del dólar respecto al peso chileno aumentó en 8% y la moneda colombiana se devaluó en casi 7%.

Finalmente, enfatizar en que la estabilidad cambiaria que tiene Bolivia es resultado de un proceso que se inició en 2006.

Pamela Troche es economista.

Comparte y opina:

Últimas Noticias