Voces

Wednesday 30 Nov 2022 | Actualizado a 17:13 PM

Sexualidad y concursos de belleza

Los cánones de belleza que promueven los concursos están íntimamente ligados al erotismo y la sexualidad.

/ 27 de abril de 2018 / 04:27

Ante el incremento de la violencia sexual ejercida contra los niños, niñas y adolescentes del país, el Concejo Municipal de La Paz aprobó el martes una norma que prohíbe los concursos de belleza infantil y desfiles de moda que incluyan a menores de edad, así como la utilización erotizada de modelos entre seis y 16 años en las gigantografías y otros carteles publicitarios.

Respecto a los concursos de belleza, no sobra recordar que estos certámenes fueron concebidos para promocionar marcas de ropa y agencias de modelos, y en poco tiempo se convirtieron en lucrativos negocios que además de apuntalar la industria de la moda hoy abarcan diversos rubros. No por nada Donald Trump decidió comprar en 1996 los derechos del concurso de belleza más famoso del mundo: Miss Universo.

Ahora bien, además de estar impulsados por amor al dinero, “motor” que, como bien se sabe, conlleva innumerables males (por ejemplo, en ciertas regiones los concursos de belleza se encuentran vinculados con la trata de personas con fines de explotación sexual), estos certámenes promueven estereotipos en los que prima una delgadez extrema e influyen en el imaginario de las personas en general y de las adolescentes en particular. De hecho, no son pocos los que incursionan en dietas recurrentes, ejercicios extremos y/o costosas cirugías para parecerse a los modelos que ven en los desfiles y en las revistas de moda.  

Además, estos cánones están íntimamente ligados al erotismo y la sexualidad. De allí la preocupación de algunos investigadores respecto a los impactos que puedan tener los concursos de belleza tanto entre las niñas, niños y adolescentes que participan, así como en los espectadores que consumen este tipo de espectáculos.

Y es que procurar encajar en los moldes de belleza que marcan los adultos previsiblemente induce a los niños, niñas y adolescentes a asumir su sexualidad no solo de manera precoz, sino también bajo un prisma distorsionado; amén de generar desánimo y falta de autoestima entre quienes no encajan según estos estereotipos estéticos.

En cuanto a los espectadores, no cabe duda que los certámenes que erotizan el cuerpo de los niños, niñas y adolescentes pueden potenciar los trastornos de personas con problemas mentales que se sienten atraídos por menores de edad. Y lo propio puede decirse, en mayor o menor medida, respecto a los anuncios publicitarios que erotizan el cuerpo y el rostro de las niñas y niños.

Por ello, la norma que suscita este comentario constituye ciertamente un avance en la lucha contra la violencia sexual ejercida contra este grupo etario, potenciada en cierta medida por los cánones de belleza occidental actuales que exaltan el erotismo de los cuerpos, particularmente femeninos.

Comparte y opina:

Desconfiguración mundial

/ 30 de noviembre de 2022 / 01:28

En los textos todavía vigentes del comercio exterior figura que el libre comercio es la mejor opción para los países y que la globalización es la integración de todas las naciones al mercado global.

Atrás había quedado, en el olvido de los siglos, Alexander Hamilton (1789), padre de la política comercial y la industrialización en los EEUU, y Friedrich List (1841), padre del proteccionismo alemán y también, desde los años 70 del siglo XX, Prebisch y la CEPAL, padrastros de la industrialización basada en la sustitución de importaciones. Sin embargo, los economistas globalizados del norte y de sus sucursales en el Sur cuando el proteccionismo renació en el norte con Trump, con su guerra comercial, lo tomaron a broma, en cambio, recientemente con Biden con su Estrategia de Seguridad Nacional, han entrado en un silencio cómplice.

En su estrategia, Biden postula: “Nuestro objetivo es claro: queremos un orden internacional libre, abierto, próspero y seguro”, para lo cual se deberá: 1) invertir en las fuentes subyacentes y herramientas del poder y la influencia estadounidense; 2) construir la coalición de naciones más fuerte posible para dar forma al entorno estratégico global y para resolver desafíos; y 3) modernizar y fortalecer las fuerzas armadas.

De esta forma concluye: “Utilizaremos estas capacidades para superar a nuestros competidores estratégicos, galvanizaremos acciones colectivas sobre los desafíos mundiales y configuraremos las normas de conducta para la tecnología, la ciberseguridad, el comercio y la economía”.

La estrategia es clara: reconfigurar (reset) el orden económico mundial a su imagen y semejanza en función de su objetivo de la seguridad nacional.

Economistas muy críticos de la hiperglobalización en el pasado, como Dani Rodrik, se preocupan porque “la geopolítica está matando la economía mundial” y que la administración Biden está “apuntando a nada menos que evitar el ascenso de China como una potencia de alta tecnología”, “en lugar de acomodar las realidades de un mundo post-unipolar” y que China “encontrará formas de tomar represalias, aumentando las tensiones y aún más los temores mutuos”.

Pinelopi Koujianou, de Project Syndicate, demuestra que el argumento de seguridad nacional utilizado para justificar las nuevas restricciones simplemente no cuadra: “La tecnología desarrollada para uso comercial a menudo se usa con fines militares”. Entonces, “si la seguridad nacional es realmente la preocupación, Estados Unidos debería detener todo el comercio con países hostiles, no solo el comercio de productos tecnológicamente avanzados”.

El problema de fondo, que es la trampa de Tucídides, consistente en la inexorable tensión causada por el rápido cambio en el balance del poder entre dos potencias rivales, como son EEUU vs. China, se enmascara bajo un objetivo idealizado de democracia. Así, la estrategia de seguridad nacional plantea que: “La naturaleza de la competencia es entre democracias y autocracias”.

Según la Real Academia, autocracia se define como: Forma de gobierno en la cual la voluntad de una sola persona es la suprema ley. El problema es quién certifica si es un gobierno autocrático. Freedon House, que hace un ranking de los 195 países, encuentra que la tendencia mundial en los últimos 15 años es un deterioro de la libertad global siendo que solo el 42% de los países son libres y representan un 20% de la población mundial. En cambio, un 30% de los países son parcialmente libres con 42% de la población y 28% países son no libres y representan el 38% de la población mundial.

La gran pregunta es cómo administrará EEUU su estrategia de seguridad nacional. Si lo hace en la misma forma completamente discrecional con que administra sus sanciones económicas el resultado será desastroso. Ahora, si lo hace mediante reglas va a tener que incluir en los regímenes autoritarios a sus grandes socios petroleros como Omán, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes que, según Freedon House, están entre los países menos libres y democráticos del mundo.

En suma, no solo está la amenaza de desglobalización, sino de una nueva configuración de manos de los EEUU que fijará “las normas de conducta para la tecnología, la ciberseguridad, el comercio y la economía”. ¿Habrá que esperar sentados?

Gabriel Loza Tellería es economista, cuentapropista y bolivarista.

Comparte y opina:

Cinco mujeres y un libro

/ 30 de noviembre de 2022 / 01:23

Enheduanna es la señora del amor.

Safo tiene nombre de puta. Aspasia es la hetaira por excelencia. Hiparquia, la cínica. Y Sulpicia es poeta, todas las poetas. Por el libro El infinito en su junco: la invención de los libros en el mundo antiguo de Irene Vallejo pasan mujeres que escriben cuando las mujeres no escribían. Pasa la lectura como ritual, pasan historias de librerías, pasan libreros y ladrones de libros; viaja la memoria, el eros y la revolución. Todo se hace comestible con humor, ese ingrediente que nos diferencia de las bestias y de los fascistas.

En la página ciento y trece me detengo para sonreír. Irene Vallejo narra una anécdota sabrosa. En los años 70, la editora Ana María Moix almuerza en Barcelona con los capos del boom. ¿Te imaginas en un restaurante a Vargas Llosa, Gabo, Bryce Echenique, Donoso y Edwards? Parece el inicio de un chiste: van dos peruanos, dos chilenos y un colombiano a comer… Los seis se enfrascan en una charla tan amena que se olvidan de pedir. El boliche tiene la costumbre de recibir los platos por escrito en una comanda. El camarero, enojado por la tardanza, pregunta: “¿Es que nadie en esta mesa sabe escribir?”.

Vallejo cuenta la broma para poner de manifiesto que (casi) todos, hoy en día, leemos y escribimos. Hace unos siglos no era así. La escritura y la lectura eran un privilegio. Ahora es “natural”. Aunque solo escribamos listas de mercado o cosas que hay que meter en la maleta antes de un viaje largo. “Primero las cuentas, luego los cuentos” (Irene dixit). Las historias que ponemos en un papel o en una pantalla, reales o inventadas, son un refugio; esas verdades y esas ficciones nos salvan; son esas palabras que nos permiten sobrevivir al sinsentido. Son los libros de ayer que homenajea Vallejo con un estilo ágil, erudito y entretenido; son nuestros compinches para cancelar el tiempo, para que el dolor desaparezca por un rato.

Por eso, el libro nació preparado para el viaje y la aventura. Por eso, leemos en silencio, de manera mágica y misteriosa, como un hechizo. Aunque no fue siempre así. Ni lo es. En Cuba entré hace 25 años a una fábrica de puros habanos y los trabajadores escuchaban a una compañera —mientras liaban tabaco— leer en voz alta fragmentos de una novela. Era El siglo de las luces de Alejo Carpentier. “Que todos podamos amar el pasado es un hecho profundamente revolucionario”, dice Irene Vallejo.

Enheduanna es la señora del amor. Es considerada la “Shakespeare de la literatura sumeria”. Escribe himnos y cantos para su diosa favorita, Inanna, divinidad lunar del amor y de la guerra. Se mete en política y acaba en el exilio. ¿Cuántas Enheduannas conoces? “Safo —lo cuenta ella misma— era bajita, morena y poco atractiva”. Es otra mujer que escribe cuando las mujeres no escribían. Y menos poemas épicos y amorosos. Se suponía que para hacer el amor y la guerra estaban solo los hombres. A Safo por escribir poemas eróticos la acusaron de puta, de provocadora. Y eso que su falda no era corta. El papa Gregorio VII ordenó quemar todos sus libros por peligrosos. Aspasia es otra hetaira. De yapa, extranjera y rebelde, como Medea. Pericles rompe su matrimonio de linaje para irse con ella. A la primera no la quiere; a Aspasia, sí. Es lista, buena oradora y besa a su enamorado por las calles de Atenas. Otra inmoral. Aspasia también escribe los mejores discursos de Pericles; no por nada Sócrates la llama “maestra”. Hoy, sus textos se han perdido y sus frases son atribuidas a otros; hombres, por supuesto. ¿Cuántas Aspasias desconocemos?

Hiparquia de Maronea es otra transgresora, filósofa para más señas, de la escuela cínica. Lo deja todo para vivir en la calle con su amante Crates. Prefiere leer a pasar horas de horas en el telar. Tampoco pudo dejar nada escrito aunque los antiguos le dedicaron una biografía en sus diccionarios de filosofía, la única entrada con nombre de mujer. Serán otros quienes cuenten su historia.

Sulpicia es otra mujer notable, rica. Es de la “jai” de la Roma del emperador Augusto. Por su casa pasan tipos como Ovidio. Se da el lujo de escribir y solo seis poemas suyos han sobrevivido al olvido, atribuidos hasta hace poco a su tío Tibulo. Tiene un amor prohibido, Cerinto, un esclavo. De su amor clandestino solo quedan esas palabras, palabras que hace siglos eran dominio exclusivo de los hombres. Hay más mujeres valientes en el libro de Vallejo, mujeres como Cornelia o Julia Agripina, que se atrevieron a escribir, a leer en público, en la plaza, en el mercado, en el ágora. Si alguien lee en voz alta para ti es que desea tu placer, el mismo placer que regalaron al mundo estas cinco mujeres y este libro de Irene Vallejo.

Ricardo Bajo es periodista y director de la edición boliviana del periódico mensual Le Monde Diplomatique. Twitter: @RicardoBajo.

Comparte y opina:

Currículo 2023

/ 30 de noviembre de 2022 / 01:16

En el marco de la socialización del Currículo Actualizado 2023 “Por una educación de calidad rumbo al Bicentenario”, para el Sistema Educativo Plurinacional (SEP) se desarrollarán cursos de especialización en línea (virtual) y talleres presenciales en mesas de trabajo, dirigidos a estudiantes en formación docente y maestros de los subsistemas regular, alternativa y especial, en todos sus niveles.

En tal sentido, es menester resaltar que los procesos de socialización del Currículo Actualizado 2023 son organizados y promovidos por el Ministerio de Educación, de forma gratuita. Al respecto, los interesados en el ciclo de cursos especializados en línea podrán inscribirse mediante el enlace https://evento.minedu.gob.bo/evento/176, hasta el 30 de noviembre.

El ciclo de cursos especializados en línea empezará el 30 de noviembre y culminará el 2 de diciembre del año en curso, en concordancia con las temáticas y fechas establecidas, sobresaliendo estimulación y fortalecimiento de la lecto-escritura y matemática para inicial, primaria y secundaria, en este último nivel se amplía física, química y biología.

Por otro lado, para la participación en los talleres de socialización del Currículo Actualizado 2023, los interesados podrán inscribirse mediante el enlace https://epedagogico. minedu.gob.bo/talleres, hasta el 30 de noviembre. Para tal efecto, se habilitaron 50 sedes en el país, en fechas variadas, desde el 5 al 15 de diciembre.

Los talleres de socialización se circunscribirán en mesas de trabajo, vale decir, inicial, primaria y secundaria, en sus vertientes Comunidad y Sociedad, Ciencia y Tecnología, Vida Tierra y Territorio, Cosmos y Pensamiento. Además, Especial, Alternativa EPJA (Educación para Jóvenes y Adultos Humanística y Técnica) y permanente.

Asimismo, las temáticas de los talleres de socialización se enmarcarán en el currículo base del SEP, lineamientos curriculares, planes y programas de los subsistemas regular, alternativa y especial para la gestión 2023.

A fin de evitar conflictos con las confederaciones y federaciones del magisterio urbano y rural, el Ministerio de Educación fue taxativo al aclarar que el ciclo de cursos especializados en línea y los talleres de socialización del Currículo Actualizado 2023 tienen carácter voluntario en la participación de los maestros activos.

Consecuentemente, en sujeción a la modalidad, temáticas y, principalmente, la metodología de trabajo de los talleres de socialización del Currículo Actualizado 2023, se constituye en el mejor escenario de análisis, debate, observación y sugerencias, a fin de fortalecer los contenidos curriculares para la venidera gestión. En tal extremo, es imperante la participación masiva de los maestros.

Luis Callapino López es magister en Políticas de Formación Docente.

Comparte y opina:

Adiós a Enzo de Lucca

/ 30 de noviembre de 2022 / 01:13

En sentido estricto era un anarquista… Llevaba sus días en constante desacuerdo con la “normalidad”, desde su mismo nombre: Enzo de Lucca Calderón de la Barca… Pero para nosotros era solamente “el Enzo”, nuestro Kropotkin… siempre envuelto en una estela de humo… Vivía dentro de varias obsesiones… En una de ellas, iba modificando su casa, sin concesiones… Era el último piso de un viejo edificio en la Mariscal Santa Cruz, una herencia aminorada por ser pariente lejano del presidente Pando… El espacio era como una suma de buhardillas, dispuestas casi en forma de laberinto… Tenía un albañil a tiempo completo que hacía cambios estructurales y retoques… Cambiaba de lugares las puertas, ventanas… Construía escaleras, camas colgantes… pasadizos ciegos… Y todo tenía detalles… Un tiempo, recuerdo, la cadenita del jalador de water tenía un cabeza de Marx… Del interruptor de la luz de la escalera colgaba una calavera… y el colgador de la toalla era un cuerno de rinoceronte que le había enviado un colega africano que “también vivía en el pecado de la Revolución”… Había ventanitas por todos lados, con fotos antiguas, collages, estatuillas… Hamacas… Sillones… Una vez se enamoró de repente de Elizabeth Salgueiro y se mudó con ella… No recuerdo en qué condición nos dejó al cuidado de su casa… Todo pintaba para que aquello fuera un romance de esos que “solo la muerte los separe”… Pero no fue la muerte, fue una puerta… Elizabeth vivía en un departamento de esos complejos habitacionales de Los Pinos y una mañana que fue a la oficina… Enzo llamó a su albañil y cambiaron de lugar a la puerta del departamento… Ahí empalideció el amor y ella lo dejó…

Enzo-de-Lucca

Los lectores de Cortázar podrían decir que Enzo era un extravagante, un cronopio… Y no, no era un cronopio porque no era ni afectado ni imbécil, era un hombre extremadamente inteligente… y muy político y politizado… Por eso se integró en un momento a El Caraspas y aun antes de la efervescencia indigenista a El Juguete Rabioso y Le Monde Diplomatique… En esos tiempos, para el periodismo convencional los indios todavía no podían ser actores de primera línea en la política… Enzo iba a los bloqueos y las marchas y los fotografiaba con una dedicación de cazador… Y no traía al periódico fotos de grandes masas, sino retratos… “es que yo los veo como si no fueran anónimos, los veo como si fueran importantes. Fíjate, Sergio, aquí hay uno que parece presidente”… Era 2001.

Por el tiempo en que hicimos El Juguete Rabioso juntos… por esos martes de spaghetti y de risas… Por esas noches de humo y de Sabina… me hubiera gustado ir esta noche a su velorio… ¡Adiós, Enzo!.. Ya lo dijeron tu pariente y los graffitis… “La vida es una barca” (Fdo. Don Calderón de la Mierda).

Wálter Chávez es periodista.

Comparte y opina:

Haití, cólera y violencia

/ 29 de noviembre de 2022 / 02:03

Para llegar al hospital, las madres tuvieron que recorrer el frente de batalla en una guerra entre pandillas, cargando a sus bebés enfermos durante las pausas de los tiroteos y pasando por delante de los cadáveres en el camino. No tenían otra opción: el cólera, que resurge en Haití, había llegado para llevarse a sus hijos. El cólera se está disparando en todo el mundo. Sin embargo, el resurgimiento del cólera es un giro del destino bastante cruel en Haití, que en febrero declaró la victoria de la erradicación de la enfermedad tras combatirla durante más de una década. Ahora, ese triunfo ha sido arrebatado por las mismas fuerzas que están sumiendo a la nación en un profundo caos y desesperación: se trata de los grupos armados que han convertido vastas franjas de la capital en paisajes infernales de violencia sin ley, mientras el Gobierno parece ser incapaz de tomar el control.

En octubre, el país registró su primer caso de la enfermedad en tres años y los contagios han aumentado desde entonces. Haití tiene experiencia en el combate al cólera, que se propaga a través del agua contaminada y es relativamente fácil de tratar con una simple rehidratación. Pero las autoridades sanitarias no pueden ofrecer la atención más básica en los barrios pobres, donde las pandillas han bloqueado el acceso al mundo exterior impidiendo la entrada de los médicos y dejando que los enfermos mueran en sus casas.

Varias crisis entrelazadas han obstaculizado la batalla contra el cólera. En septiembre, grupos armados tomaron el control del mayor puerto de Haití bloqueando el suministro de combustible en todo el país durante casi dos meses, lo que desencadenó una serie de acontecimientos que propiciaron las condiciones ideales para la propagación de la enfermedad.

La recolección de basura se detuvo por completo en zonas de Puerto Príncipe, convirtiendo las calles de los barrios marginales en ríos de lodo infecto y creando montañas de basura junto a los mercados de alimentos. El servicio de agua del país dejó de funcionar con normalidad y el agua potable empezó a escasear en los grandes barrios marginales. Miles de personas que huían de la violencia se refugiaron en un parque público ubicado cerca del aeropuerto de Puerto Príncipe, donde muchos dormían junto a desechos humanos antes de que las autoridades los obligaran a salir.

Los hospitales redujeron sus servicios, al carecer del combustible necesario para mantener las máquinas en funcionamiento. Los suministros de oxígeno se quedaron varados en los puertos, por lo que murieron recién nacidos que no podían respirar por sí mismos. El número de ambulancias operativas cayó en picada.

La Organización de las Naciones Unidas informó el mes pasado que, por primera vez, el hambre, que ha acechado a Haití durante mucho tiempo, había alcanzado niveles “catastróficos” en el barrio de Cité Soleil, una designación del hambre más extrema que ha hecho que miles de personas experimenten condiciones similares a la hambruna. Algunos residentes dicen que recurren a beber agua de lluvia y a preparar comidas con hojas hervidas.

La devastación que sufre Haití ha conmocionado a un país acostumbrado a la agonía. El mes pasado, el Gobierno haitiano hizo una notable petición de intervención armada al extranjero para poder enfrentar sus crisis actuales, pero aún no está claro si algún país enviará soldados. Desde octubre, la enfermedad ha matado a más de 100 personas y 8.000 se han contagiado, aunque los expertos dicen que las cifras oficiales quizá subestiman el verdadero número de víctimas.

El cólera, que según científicos llegó a Haití por primera vez hace más de una década de la mano de las fuerzas de paz de las Naciones Unidas, es causado por una infección bacteriana y provoca incesantes oleadas de diarrea y vómitos. El tratamiento es sencillo —rehidratación, por vía intravenosa en los casos más extremos— pero debe administrarse de manera rápida.

La enfermedad puede matar a sus víctimas en un día, sobre todo a los niños que sufren desnutrición y que pronto pueden pasar de la deshidratación a la falla orgánica.

Según los expertos, una de las formas más sencillas de prevenir la muerte generalizada es establecer puestos de avanzada para suministrar rehidratación oral dentro de los asentamientos donde viven las personas más vulnerables. Ahora que el combustible fluye por todo el país, es técnicamente factible viajar a esos barrios, pero a menudo eso solo se puede hacer arriesgando vidas. Como las pandillas controlan la mayor parte de la capital de Haití, los grupos de ayuda tienen que negociar constantemente para poder entrar y salir de sus territorios. A veces, los líderes de las pandillas les niegan la entrada.

Natalie Kitroeff es columnista de The New York Times.

Comparte y opina:

Últimas Noticias