Voces

Tuesday 9 Apr 2024 | Actualizado a 07:37 AM

Doctrina Monroe 2019

/ 6 de mayo de 2019 / 11:36

Después de casi dos siglos de su formulación, la Doctrina Monroe está de regreso. Lo dijo sin sonrojarse, o ya colorado, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, a propósito de la reiterada amenaza de intervención de la Administración Trump en Venezuela. El supuesto es inequívoco: “América para los americanos”. Es cuestión de propiedad e intereses.

Con su declaración, Bolton ha  reafirmado con nitidez, sin miedo, algo que se sabía pero hace tiempo no era dicho en voz alta: América Latina es el patio trasero de Estados Unidos. Si algo o alguien amenaza o pone en peligro los intereses estadounidenses en su patio, hay la obligación de intervenir para restablecer el orden. Ello implica mensajes suaves, presiones y/o garrote.

La remozada Doctrina Monroe, planteada originalmente en 1823, asume que cualquier acción de un país europeo en América constituye un acto de agresión. La respuesta estadounidense en tal caso, como mandato, es inequívoca: intervención. La lista de intervenciones en la región es abundante, sea mediante injerencia política, bloqueo económico o, directamente, invasión militar.

En el actual escenario, el patio trasero a proteger es Venezuela y la agresión externa proviene de Rusia. En esa lógica, Bolton acaba de advertir que “todas las opciones están sobre la mesa”. Ello incluye la intervención militar. Aunque ya lo dijo Juan Guaidó el 23 de febrero en mensaje a la comunidad internacional: “Debemos tener abiertas todas las opciones”. Es la Doctrina Monroe.

(Subeditorial)

Comparte y opina:

Cuando un champiñón es un bien de lujo

Estos precios ‘libres pero imposibles’ ya afectan a todos los bienes y servicios, sin excepciones

Alfredo Serrano Mancilla

/ 9 de abril de 2024 / 07:00

Argentina está en disputa. Lo está su modelo económico. Y también sus sentidos comunes. Lo están sus próceres y la Historia; su moneda y el territorio; sus instituciones y los Derechos Humanos. Absolutamente todo. No hay casi nada que escape a esta disputa de época.

Se está librando una batalla cultural tan grande que no me extrañaría que, más pronto que tarde, acabemos discutiendo sobre cuántos son los rayos flamígeros del sol color oro que está en el centro de la bandera celeste y blanca.

El gobierno de Milei, a diferencia del de Macri, decidió desde el primer momento pisar el acelerador para ganar esta batalla cultural con el objetivo de imponer un conjunto de ideas, creencias, valores y sentidos comunes. Son conscientes de que esa es la condición necesaria para construir hegemonía política, mucho más allá de una victoria electoral.

Lea también: El bloque hegemónico en México

Sus principales portavoces, desde el presidente hasta su hermana, creen profundamente en lo que lo pregonan. Defienden sus dogmas, tanto como los miembros de una secta confían en su líder. Están convencidos del camino y del destino. Y parece que nada ni nadie los apartará de ello. Ni siquiera la realidad.

Esta obsesión por ganar la batalla cultural, además, tiene otro objetivo: lograr que una buena parte del país aplauda un truco de ilusionismo que consiste en hacer creer que el nuevo orden económico será exitoso cuando realmente es insostenible.

Dicho de otro modo: Milei necesita aumentar el umbral de tolerancia social a una cotidianeidad económica catastrófica, a sabiendas de que las cuentas macroeconómicas no le cierran ni lo harán en el mediano plazo.

Necesita paciencia en la era de la inmediatez. Necesita comprensión y confianza frente a un escenario altamente complejo caracterizado por la siguiente dupla: malestar microeconómico con desequilibrio macroeconómico.

Y es que se olvidó de algo: que todo está relacionado con todo. Creyó que la economía es la sumatoria de parcelas no relacionadas entre sí. Critica a la Economía Neoclásica, pero abusa de su marco teórico asumiendo que se puede corregir la inflación únicamente cortando el grifo monetario. Y no. No lo logra. Porque la inflación en Argentina depende de los dólares disponibles. Y éstos no aparecen por ninguna parte.

Además, se autoengaña con su propio juego de magia, no contabilizando en las reservas netas todo aquello que tiene como deuda en materia de importaciones. Lo mismo hace con el déficit fiscal. Festeja un superávit sin considerar los pagos pendientes. Y, lo peor, es que no tiene mucho más margen para ajustar. Sumado a que la recaudación viene en caída libre porque la actividad económica está paralizada, los salarios y jubilaciones están por los suelos, y el desempleo en aumento.

Tampoco tiene garantizada la liquidación del “campo”, porque la inflación también es elevada en dólares, más del 60% en los tres primeros meses. Los agroexportadores más grandes exigen devaluación para garantizar su (siempre) pretendida altísima tasa de ganancia. Y Milei sabe que, si cede ante tal presión y devalúa, la espiral inflacionaria no cesará jamás.

Además, no podemos olvidar que hay otra disputa en esta “Argentina en Disputa”: el “campo” vs. las finanzas. Porque el Modelo Milei es el Modelo Caputo, el que premia la financiarización de la economía y, por supuesto, da la espalda a todo lo que tenga que ver con industrialización.

En definitiva, el Gobierno necesita ganar la batalla cultural para ganar tiempo y, así, lograr llegar a fines de 2025 con una economía en crecimiento, aunque sea para alcanzar el mismo nivel de riqueza económica que tenía cuando asumió, pero pretende hacerlo con un centro de gravedad diferente, el de la “timba” financiera. Y algo parecido sucede con los precios: lograr estabilidad algún día lejano, pero con precios estables elevadísimos e inalcanzables para el 99% de la población argentina.

Estos precios “libres pero imposibles” ya afectan a todos los bienes y servicios, sin excepciones. Desde una cobertura privada de salud, que tuvo una inflación promedio de 153% en estos cuatro últimos meses. A una bandeja de ocho champiñones —comprados en un barrio cualquiera de un pueblito cualquiera de la Provincia de Buenos Aires— que me ha llegado a costar 3.500 pesos ($us 3,5).

Cuando en un país este tipo de alimento tiene un precio de bien de lujo, entonces, nos encontramos ante un dilema con solo dos caminos posibles: o se normaliza y naturaliza que hasta lo “básico” deja de ser “básico” gracias a que Milei ganó la batalla cultural o, por el contrario, gana la batalla cultural aquel sentido común que rechaza enérgicamente este atropello a la libertad real, es decir, a aquella libertad que permite que cualquier persona cubra sus necesidades básicas y, de ser posible, un poco más.

A la solución pronto la conoceremos. Lo que es seguro es que la respuesta se encontrará en la Política (y no me refiero exclusivamente a la clase política).

(*) Alfredo Serrano Mancilla es doctor en Economía y director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Bloomberg y su cristal empañado

Los inversores privados internacionales tomaron conocimiento de la realidad del país

Efraín Huanca Quisbert, economista

/ 9 de abril de 2024 / 07:00

Hace unos días, en Wall Street, centro del capitalismo mundial, Bolivia hizo noticia y causó desconcierto en el mercado de capitales. Sus bonos tuvieron un rendimiento del 19% en 2024, lo que la posiciona en una de las mejores apuestas en deuda soberana de los mercados emergentes, según los índices de Bloomberg, la compañía internacional de asesoría financiera con sede en Nueva York. De acuerdo con Bloomberg, “los $us 1.000 millones en bonos con vencimiento en 2028 han aumentado 12 centavos a 59 centavos por dólar este año, mientras en instrumentos al 2030 subieron 5 centavos por dólar”.

Se indicó que Bolivia tiene problemas fiscales y con el sector externo muy serios, y que arrastra un déficit fiscal de 7,5% del PIB del año pasado, que se espera se amplíe alrededor del 7,8% en 2024; por lo tanto, las perspectivas no son nada halagüeñas.

Lea también: Crecimiento, a pesar de todo(s)

Ante el desconcierto de los estudiosos financistas del norte, cabe señalar que el modelo económico en Bolivia tiene la virtud de haber disminuido los niveles de pobreza en base a una participación del Estado en la economía, una redistribución del ingreso generado en el proceso de producción, contar con una inflación baja, entre otros; obviamente esto tiene un costo, que no es trasladado a la población, sino que es asumido por el Estado. 

Otro aspecto importante considerado por la mencionada entidad es la cantidad de dólares en la economía. El BCB está vendiendo bonos y hasta el 20 de marzo captó $us 25 millones, de los $us 10.000 millones que se encuentran en los hogares, por lo que podemos colegir que hay un proceso especulativo originado por economistas de derecha y la oposición política con la creación de expectativas negativas, que orquestaron conjuntamente con medios de comunicación, con el argumento de que la crisis se encuentra a la vuelta de la esquina; sin embargo, ya pasó un año y tal crisis no existe y, a pesar de esto, continúan pregonando su existencia. Ellos son los causantes de la situación actual.

Un tema central recurrente en Bloomberg es el déficit fiscal, pero lo trata de una manera general y laxa. Si hacemos un análisis de los dos últimos años, veremos que prácticamente el déficit en cuenta corriente no existe y si observamos la cuenta capital, ahí sí hay déficit fiscal, porque los recursos están en grandes proyectos que hacen parte de la inversión pública, que a partir de este año empezarán a dar frutos y comenzarán a generar las necesitadas divisas; en síntesis, es un déficit con una cualidad transitoria, que en el corto plazo puede ser revertido.

La inflación controlada es otro elemento central que explica el repunte del rendimiento de los bonos soberanos. Sabemos que la inflación es redistribuidora de ingresos a favor de los más ricos. El objetivo del modelo boliviano es redistribuir los resultados del proceso de producción para el bienestar de la población. 

Otro hecho por demás importante es el acuerdo de 10 puntos entre el Gobierno y los empresarios, que, en términos generales, buscan la generación del ingreso de divisas con la liberación total de exportaciones, principalmente de productos que tenían restricciones porque la norma ordena priorizar el abastecimiento interno. Las divisas provendrán del sector agropecuario y la minería. Otro elemento importante es el gasto en la importación de combustible, que se pretende reducir con incentivos como la promoción de la inversión privada en plantas biodiésel, el fomento de las inversiones para mejorar el rendimiento agrícola y una “subasta” de diésel con grandes compradores.  

Por lo anotado, los inversores privados internacionales tomaron conocimiento de la realidad del país y las perspectivas alentadoras que se tienen a pesar del contexto mundial de incertidumbre y con comportamientos erráticos de países vecinos.

(*) Efraín Huanca Quisbert es economista

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Debilidad académica en el bachillerato técnico

Luis Callapino López

/ 9 de abril de 2024 / 06:56

El talón de Aquiles del Bachillerato Técnico Humanístico (BTH) en unidades educativas fiscales y de convenio, continúa siendo la carencia de maestros con formación en carreras de “Técnica Tecnológica Especializada”, vale decir, agropecuaria, gestión ambiental, transformación de alimentos, mecánica automotriz, electricidad industrial, robótica, diseño gráfico, gastronomía, turismo y hotelería, entre otros.

Ante tal eventualidad, el reglamento de selección y designación de maestros, personal administrativo y de servicio del Subsistema de Educación Regular, Alternativa y Especial (Resolución Ministerial 0123/2023) tiene una disposición específica para solventar la carencia de personal docente con formación inicial y/o complementaria en las carreras del BTH.

Consulte también: Incentivos para actores educativos

Consiguientemente, conforme al artículo 21 de la Resolución Ministerial 0123/2023, podrán ser designados otros profesionales, de manera excepcional, que acrediten una formación mínima de técnico medio y dos años de experiencia de trabajo certificada en la especialidad requerida, en razón de haberse declarado dos convocatorias desiertas de manera consecutiva.

En ese marco, para su procesamiento en planillas del Sistema Educativo Plurinacional (SEP), se debe remitir un informe emitido por el director distrital, que debe ser aprobado por la Subdirección de Educación Regular; una copia simple del título y el certificado que declare la experiencia de dos años en la especialidad requerida, además del memorándum de designación.

Al respecto, cabe aclarar que los otros profesionales designados no ingresan al Escalafón Nacional del Servicio de Educación. Por otra parte, resaltar que la designación tiene vigencia únicamente hasta el 31 de diciembre de 2024, y en ese lapso, aparte del haber mensual, se beneficiarán de los bonos del magisterio en duodécimas.

Otra acción que interpuso el Ministerio de Educación para cubrir las acefalías en “Técnica Tecnológica Especializada”, se circunscribe en el Instructivo IT/DGAA/UGPSEP-SI 0010/2024, del 1 de abril, firmado por el viceministro del Subsistema Regular, Manuel Tejerina, que dispone el acúmulo de horas en designaciones de personal docente del SEP.

En su parte más importantes, este instructivo establece que, para el Subsistema de Educación Regular, luego de haberse declarado la segunda convocatoria desierta, en la tercera se podrá designar a maestros en ejercicio del SEP, mediante el proceso de selección y designación de acúmulo de hasta 160 horas, con vigencia al 31 de diciembre de la presente gestión.

Por tanto, el personal docente en ejercicio interesado en el acúmulo de hasta 160 horas en el área de “Técnica Tecnológica Especializada”, deberá tener título de una determinada Escuela Superior de Formación de Maestros en la especialidad técnica requerida, o en su defecto, instrucción complementaria con grado académico igual o superior al nivel de enseñanza ofertado por la unidad educativa con Bachillerato Técnico Humanístico; asimismo, cumplir con la carga horaria de trabajo e incompatibilidad horaria en el mismo distrito educativo.

(*) Luis Callapino López es magister en Políticas de Formación Docente

Temas Relacionados

Comparte y opina:

No le crean a Trump sobre el aborto

Eso es claramente lo que Trump está tratando de hacer. Si funciona o no depende de todos nosotros

Michelle Goldberg

/ 9 de abril de 2024 / 06:48

Cuando se le preguntó a Donald Trump sobre la reciente decisión de la Corte Suprema de Florida que confirma la prohibición del aborto en su estado adoptivo, prometió que anunciaría su postura esta semana, una señal de cuán complicada se ha vuelto la política de los derechos reproductivos para el hombre que hizo más que cualquier otro para revertirlos. Efectivamente, ayer reveló su última posición en una declaración en video que intentó enhebrar la aguja entre su base antiaborto y la mayoría de los estadounidenses que quieren que el aborto sea legal.

El discurso de Trump estuvo, naturalmente, lleno de mentiras, incluida la afirmación absurda de que “todos los juristas, de ambas partes” querían que se anulara Roe vs. Wade, y la calumnia obscena de que los demócratas apoyan la “ejecución después del nacimiento”. Pero la parte más engañosa de su perorata fue la forma en que insinuó que en una segunda administración Trump, la ley del aborto quedará enteramente en manos de los estados.

Consulte también: El terreno baldío de internet

Probablemente Trump no podrá eludir la esencia de la política de aborto durante toda la campaña presidencial; eventualmente, tendrá que decir si firmaría una prohibición federal del aborto si llegara a su escritorio y qué piensa de las amplias prohibiciones del aborto en muchos estados republicanos. Pero dejemos eso de lado por el momento, porque cuando se trata de una segunda administración Trump, las preguntas más destacadas son sobre el personal, no sobre la legislación.

Antes del lunes, Trump habría considerado respaldar una prohibición nacional del aborto de 16 semanas , pero el hecho de que no lo hiciera debería ser de poco consuelo para los votantes que quieren proteger lo que queda del derecho al aborto en Estados Unidos. Si Trump regresa al poder, planea rodearse de activistas acérrimos del MAGA, no del tipo del establishment al que culpa de socavarlo durante su primer mandato. Y muchos de estos activistas tienen planes de restringir el aborto a nivel nacional sin aprobar ninguna ley nueva.

La clave de estos planes es la Ley Comstock, la ley contra el vicio del siglo XIX que lleva el nombre del cruzado Anthony Comstock, que persiguió a Margaret Sanger, arrestó a miles y se jactó de haber llevado al suicidio a 15 de sus objetivos. Aprobada en 1873, la Ley Comstock prohibió el envío por correo de todo “artículo obsceno, lascivo, indecente, inmundo o vil”, incluido “todo artículo, instrumento, sustancia, droga, medicamento o cosa” destinado a “producir aborto”. Hasta hace muy poco, se pensaba que la Ley Comstock era discutible, y que una serie de decisiones de la Corte Suprema sobre la Primera Enmienda, la anticoncepción y el aborto la habían vuelto irrelevante. Pero en realidad nunca fue derogado, y ahora que los jueces de Trump han descartado a Roe, sus aliados creen que pueden usar Comstock para perseguir el aborto en todo el país.

Una Ley Comstock resucitada no solo impediría que las mujeres pidan píldoras abortivas por correo. También podría impedir que los médicos y las farmacias los dispensen, ya que ni el Servicio Postal ni los transportistas urgentes como UPS y FedEx podrían enviarlos en primer lugar. Y le daría al Departamento de Justicia una justificación para tomar medidas enérgicas contra las redes que ayudan a proporcionar píldoras a mujeres en estados donde se prohíbe el aborto.

Algunas interpretaciones de la Ley Comstock podrían limitar también el aborto quirúrgico, ya que los suministros utilizados para realizarlos viajan por correo. El aborto podría seguir siendo legal en algunos estados, pero volverse casi imposible de obtener.

Algunos líderes antiaborto, sabiendo que sus planes son impopulares, no quieren que Trump hable de ellos antes de asumir el cargo. Hablando de Comstock, un abogado del movimiento le dijo a Elaine Godfrey de The Atlantic: “Obviamente es un perdedor político, así que mantén la boca cerrada. Digamos que se opone a una prohibición federal y vea si funciona”. Eso es claramente lo que Trump está tratando de hacer. Si funciona o no depende de todos nosotros.

(*) Michelle Goldberg es columnista de The New York Times

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Larry David, rey filósofo

Mark Ralkowski

/ 8 de abril de 2024 / 07:46

Curb Your Enthusiasm, la serie de comedia de HBO creada y protagonizada por Larry David, debutó en 1999 y la comedia, la televisión y el mundo han cambiado significativamente desde entonces. Sin embargo, de alguna manera Curb, que llega a su fin después de 12 temporadas, sigue siendo tan relevante como siempre. ¿Como puede ser?

Yo propondría que una de las razones es que Larry David es un filósofo subestimado de nuestra vida cotidiana. Nos ha enseñado verdades importantes sobre cómo vivimos nuestras vidas y cómo debemos vivirlas. Lo más importante es que ha sido nuestro principal crítico de las reglas sociales que gobiernan la forma en que interactuamos, ofreciendo una visión tentadora de la libertad social que sería una tontería ignorar.

Curb está lleno de observaciones sobre restricciones sociales que de otro modo no se mencionarían. Reglas como: Andas de puntillas por la noche; siempre aceptas la invitación de tu amiga para recorrer su nueva casa; nunca robas en monumentos conmemorativos o ataúdes al borde del camino; no repasas tu asignación de caviar en una cena; pides dividir la cuenta cuando sales a comer con amigos.

David, disfrazado de su alter ego semificticio, nos ha presentado innumerables ejemplos de lo que me gusta llamar los “conocimientos desconocidos”: estas reglas y rituales que entendemos y respetamos sin saber muy bien cómo los aprendimos. Pero hay mucho más que podemos aprender y de lo que podemos beneficiarnos del enfoque de David hacia el mundo. Una lección que nos enseña es que todos tenemos muchos conocimientos sociales especiales en los que nunca antes habíamos pensado.

Lo que hace que la visión cómica de David en Curb sea tan especial es que, además de enseñarnos muchas de estas reglas no escritas, nos muestra que somos libres de reimaginar nuestras formas de vida. No existe una necesidad fundamental para estas prácticas; son arbitrarias y abiertas a revisión. De hecho, si observamos de cerca estas “reglas no escritas”, como ha argumentado el filósofo estadounidense contemporáneo Noël Carroll, lo que encontramos es que no tienen otra base que nuestro apego emocional a ellas. Pueden sentirse autoritarios. Ciertamente les dejamos controlar nuestro comportamiento. Pero aquí no hay necesidad, como señala constantemente el personaje de Larry.

La antropóloga británica Mary Douglas ha llamado a este tipo de chistes —en los que se ponen a prueba y cuestionan las normas comunitarias— “antiritos”, porque nos muestran la contingencia de nuestras expectativas sociales. «Un chiste es un juego de formas», escribió Douglas, «que brinda la oportunidad de darse cuenta de que un patrón aceptado no tiene necesidad».

Durante la larga duración de Curb, David nos ha mostrado constantemente cómo las cosas podrían ser de otra manera. Ha sido muy divertido, pero también revelador. Nos ha despertado a las prácticas de fondo de nuestra cultura y nos ha revelado que no son necesarias, lo que nos ofrece un tipo de libertad que quizás no hayamos reconocido.

Este no es un entretenimiento trivial. Como podría haber dicho Friedrich Nietzsche, David ha ido a la batalla contra el “espíritu de gravedad” de nuestro tiempo, el mundo de la moral, las religiones y la tragedia. Al hacerlo, ha ofrecido una visión alternativa de la vida, una de ligereza y sabiduría gozosa.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias