Voces

viernes 16 abr 2021 | Actualizado a 09:58

Albergues municipales

/ 28 de mayo de 2019 / 23:24

A raíz del recrudecimiento del frío invernal, las alcaldías de La Paz, El Alto, Santa Cruz y Oruro han habilitado sendos albergues municipales para acoger de manera temporal a los indigentes que viven en las calles y a los inmigrantes, generalmente mujeres y niños, que se trasladan desde otras regiones para pedir limosna. En el caso de La Paz, según explicó la encargada del albergue municipal instalado cerca de la Terminal de Buses, además de cobijo, a quienes acudan a ese lugar se les proporcionará desayuno, cena, duchas y atención médica. Además, se tiene previsto organizar programas pedagógicos para los niños y de empoderamiento para las mujeres.

Se trata sin duda de una excelente iniciativa, pues, como bien se sabe, los niños en situación de calle manifiestan grandes rezagos educativos al no asistir de manera regular a la escuela. Además, la presencia de mujeres indigentes constituye una gran oportunidad para impartirles charlas sobre sus derechos y acerca de programas de capacitación que podrían asegurarles otras fuentes de ingreso. Finalmente, no sobra recordar que pocos sectores necesitan una atención médica de calidad como los indigentes, particularmente los niños y ancianos, ya que manifiestan diversas enfermedades, como infecciones respiratorias agudas, del tracto urinario y sarna, que pueden poner en riesgo su vida.

Por todo ello, es de esperar que la capacidad de estos albergues no colapse por el exceso de demanda como en años anteriores; y en caso de que ello ocurra, que existan planes de contingencia para habilitar otros espacios con los mismos servicios.

Comparte y opina:

Vacunas, ¿la vida o el negocio?

/ 16 de abril de 2021 / 01:56

Venki Ramakrishnan, premio Nobel de Química 2009, al referirse a los efectos del coronavirus, dice: “Este pequeño virus puede causar que la gente se comporte de la mejor y de la peor manera”. Esta afirmación, tan cierta para estos tiempos, con la “guerra de las vacunas”, lamentablemente se está convirtiendo en el peor comportamiento de determinados Estados, entidades financieras y grandes empresas farmacéuticas y del mundo de la biotecnología.

En los momentos más difíciles de la pandemia nos prometimos más solidaridad y equidad, manifestamos que la vida de la humanidad nos preocupaba, pero hoy, cuando todavía está presente el COVID-19, muchos compromisos parecen quedar solo en promesas. Nos alegramos porque en un año se desarrollaron varias vacunas pero inmediatamente, en medio de nuestras esperanzas, aparecen grandes preocupaciones como la producción insuficiente, acaparamiento, lucro y fundamentalmente porque las vacunas se convierten en mercancía del mundo capitalista, dejando de lado su principal objetivo: “salvar vidas”.

Distintas informaciones publicadas recientemente, aunque con cierto grado de confidencialidad, señalan que en 2021 se fabricarían cerca de 3.000 millones de dosis, lo que apenas alcanzará a poco más de un tercio de la población mundial; si se considera que se requiere vacunar al 70% de la población global, única manera de derrotar la pandemia, la producción es insuficiente, además que está concentrada en pocas empresas y países cuando existe capacidad instalada en varios Estados de la mayoría de los continentes.

El acaparamiento de vacunas por parte de los países ricos también es evidente y trae consigo otras consecuencias. Existen países que dispondrán de vacunas en una cantidad mayor a la requerida, en algunos casos hasta seis veces más de lo que necesitan para enfrentar la crisis sanitaria. Hasta el presente, se calcula que los 10 países más ricos han aplicado el 76% de todas las vacunas producidas a nivel mundial, mientras que los habitantes de 130 países no recibieron dosis alguna. ¿Qué explica todo esto? Mucho antes de la conclusión del periodo de pruebas, los países de mayores ingresos compraron grandes cantidades de vacunas por medio de contratos secretos. La demanda de antígenos ha crecido y el mercado tiende a encarecer el precio de las vacunas.

Se ha generado otra forma de exclusión y desigualdad entre países ricos y pobres y lo que es peor, así no se erradicará la pandemia en todo el mundo. Que no exista vacuna para todo el planeta es similar a apagar el incendio de solo un piso cuando todo el edificio está en llamas. Aparece una sutil diferenciación entre los países vacunados y no vacunados, lo que se ha convertido en el “apartheid de las vacunas”. Por otro lado, el control del mercado de las vacunas comienza a acentuar las diferencias o cercanías ideológicas y políticas entre los Estados y un estilo de diplomacia con fines geopolíticos en el que se intercambian favores políticos, restricciones sanitarias, ventajas comerciales y fundamentalmente acentúan las asimetrías.

Ante esta difícil situación se ha generado un movimiento mundial que está luchando para que las vacunas lleguen a todo el mundo. Así, con el propósito de garantizar un acceso justo y equitativo a las vacunas para al menos el 20% de la población de todos los países del mundo, la OMS y la Alianza GAVI para las Vacunas y la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI) decidieron impulsar un acuerdo global denominado COVAX, situación que cada vez más parece que no se consumará por el incumplimiento de compromisos de los países de mayores ingresos. Por su parte, la India y Sudáfrica, 100 países y otras 370 organizaciones internacionales, así como la campaña global “Por una vacuna del pueblo”, solicitaron levantar las patentes, compartir libre y abiertamente el conocimiento tecnológico, no permitir la especulación durante la pandemia y anteponer la vida de las personas a los monopolios empresariales.

No hay respuestas favorables y la pandemia nos sigue afectando. Los caminos que tomamos para controlar el virus se están esfumando. Tenemos que contribuir a cambiar esta historia y hacer que las vacunas se conviertan en un bien público, accesible de manera equitativa para toda la humanidad. ¡Es tiempo de defender la vida!, ¡Vacunas para todo el mundo!, ¡Liberalización de las patentes de las vacunas!

Noel Aguirre Ledezma es educador popular y pedagogo. Fue ministro de Planificación del Desarrollo y viceministro de Educación Alternativa y Especial.

Comparte y opina:

Minería con ‘camisa de fuerza’ (II)

/ 16 de abril de 2021 / 01:50

Siguiendo con el tema, un aspecto primordial es la estructura del sector minero y las opciones que un inversor encuentra cuando quiere generar un nuevo proyecto minero y, sobre todo, cuán complicado es en un país como Bolivia. Como se adelantó, la filosofía de la Ley 535 es empoderar al Estado, ser permisivos con el sector minero artesanal cooperativo y dejar un rol secundario a la iniciativa privada que debe aceptar las reglas o perecer en el intento. El sector estatal, controlado por el Ministerio de Minería y Metalurgia, tiene un brazo legal para la problemática de derechos mineros (AJAM); un brazo operativo (Comibol) que ahora controla las minas: Huanuni, Colquiri, Corocoro, las metalúrgicas Vinto y Karachipampa, que cedió el control del Proyecto Siderúrgico Mutún y del Complejo Industrial de Recursos Evaporíticos del Salar de Uyuni (CIRESU) por presiones políticas y regionales, para dar nacimiento a las autárquicas Empresa Siderúrgica del Mutún y Yacimientos de Litio Bolivianos (ESM y YLB). Tiene algunos proyectos en línea, entre los que destacan Amayapampa y Mallku Khota, emprendimientos privados revertidos al Estado por razones ampliamente conocidas. El sector tiene un brazo de servicios con el Servicio Nacional de Geología y Técnico de Minas (Sergeomin), el Servicio Nacional de Registro de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom) y el Centro de Investigación Minero Metalúrgica (CIMM); también un brazo financiero con los fondos Faremin y Fofin de ayuda a la minería chica y cooperativa. (Detalles en Título II, Cap. I, Arts. 36 y siguientes de la Ley 535, ley de creación de YLB de abril de 2017, ley que refrenda la creación de la Empresa Siderúrgica del Mutún de 24 de noviembre de 2007 y otras normas de detalle).

La estructura es claramente ortodoxa y era obvio que fuera así por los designios de la nacionalización de 1952 que pretendía un sector estatal “omnipotente”, la destrucción de los oligarcas de la plata del siglo XIX y de los Barones del Estaño del siglo XX no fue así, con breves interregnos la tendencia mundial hacia una globalización de la industria, se impuso y se impone frente a esquemas “progresistas”. De esta forma, querer hacer negocios en Bolivia es retornar en el tiempo y las dificultades serán muchas.

La estructura tiene instituciones especializadas en cada etapa del negocio minero pero, ¿funcionan? Sergeomin por ejemplo, tiene entre sus atribuciones destacadas, elaborar la Carta Geológica y un portafolio de proyectos y prospectos mineros para promocionar el potencial minero del país (Art. 80 de la Ley 535) ¿Cómo lo hará con los esmirriados ingresos con que trabaja y donde la coparticipación del 10% del 85% de la Regalía Minera (RM), asignada a los gobiernos departamentales productores, es el ingreso principal? (Art. 229 de la Ley 535). En los últimos años el nivel de la RM en Potosí, principal productor, fue de aproximadamente Bs 600 millones al año, con lo que la participación de Sergeomin sería de Bs 51 millones/año y debe gastarse necesariamente en proyectos mineros en el departamento. Obviamente la suerte de los departamentos con menor participación de la RM sería decepcionante. Exploración se hace con dinero, con aproximadamente $us 7 millones/año en el mejor de los casos para un solo proyecto, normalmente son más; solo se llegaría a evaluaciones preliminares de áreas potenciales y lo que la industria quiere para invertir son proyectos mineros con PEA (Preliminary Economic Assessment por sus siglas en inglés) concluido, o el proyecto se vuelve eterno, como ya ocurrió anteriormente.

Soluciones hay muchas, volveremos a tocar en el futuro estos aspectos que hacen a la “camisa de fuerza” con que los mineros se encuentran cuando deciden invertir en minería en el país.

 Dionisio J. Garzón M. es ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia.

Comparte y opina:

Dos consideraciones y un tema: la educación

/ 16 de abril de 2021 / 01:42

Ha pasado un año y la ciudadanía todavía no logra integrarse a la realidad actual: el nuevo vivir urbano, la evolución de nuevos conceptos del espacio público y la transformación que requiere la extensión del conocimiento, la educación. Esto significa la “toma de una nueva conciencia del tiempo”, como afirma Kant, que conlleve a aceptar y manejar los códigos comunes generados en medio de la desorientación de la gente.

A partir de 2020 las exigencias sobre los cuidados sanitarios limitaron nuestra libertad de acción y por eso la vida urbana se desarrolla hoy de un modo distinto, movida por las nuevas exigencias de este tiempo. Una realidad que debiera llevar a otras tendencias con una teorización renovada que —como afirman los expertos— esté centralizada en tres ejes: los referidos a la función, el significado y la forma. Esto dentro de aspectos relacionados a la valoración del trabajo diario, la vida privada y la identidad cultural.

En lo que se refiere a las ciudades, éstas van dejando atrás la otrora práctica dinámica y vital de su espacio público, donde las expresiones ciudadanas y culturales mostraban que son la fortaleza de una sociedad. Y esto evidencia la necesidad de recuperar ciertos lugares libres, vacíos urbanos que no estén saturados de detalles, sino que ofrezcan como valor agregado la belleza y el cuidado de la naturaleza. En una ciudad donde sobran las áreas abigarradas de edificaciones, el ser humano necesita libertad y esparcimiento; un hecho que ha quedado demostrado durante el tiempo de encierro que vivimos y que podría terminar de enfermar a la población.

En cuanto a la educación escolar, es innegable que en la actualidad la extensión del conocimiento en plena era de la información aún es lenta, pese a su aplicación digital abrupta debido a la pandemia. Ello no significa, sin embargo, restar valor a la enseñanza que se impartió hasta 2010. La idea es que si bien la evolución fue paulatina, hoy se dio un salto importante con la incorporación de la tecnología a la extensión del conocimiento, a través de las computadoras. Una situación que no debiera retroceder, sino enriquecerse mediante la práctica y la dotación de equipos a los estudiantes.

Así, lo conceptual en el aula y la extensión del conocimiento a través de un sistema virtual se constituyen en la nueva realidad de estos tiempos.

Si bien en estos últimos 10 años hubo cambios en la educación, no cabe duda de que hoy los niños y jóvenes tendrán que vivir los nuevos tiempos, y esto significa que la educación los lleve a una especie de madurez intelectual que les permita adquirir el suficiente conocimiento que consolide el “aprehender,” y ello significa dejar atrás la enseñanza memorizante. Resulta importante rescatar lo positivo de estos momentos, especialmente lo referido a la ampliación del conocimiento que promete lo digital, sin desmerecer la extensión del conocimiento tradicional.

Las nuevas investigaciones están llamadas a demostrar, medir la intensidad y originalidad que requieren los hombres y mujeres para hacerle frente al futuro, pese a que sus condiciones económicas no sean las mejores.

En esa línea, los niños y jóvenes requieren un contenido educativo que aliente su curiosidad por la investigación y el descubrimiento de nuevos saberes paralelos. Una verdadera forma de proyectar al futuro a grandes profesionales.

Dentro de todo ello, no se debe descuidar la infraestructura del aula, pues convendrá aprovechar las transformaciones de estos tiempos, como la instalación de un sistema de red, para impulsar la experiencia vivencial del debate abierto, las conclusiones propias del educando, sin olvidar lo fundamental: el que aprenda a “reflexionar”.

 Patricia Vargas es arquitecta.

Comparte y opina:

Palestina y la Corte Penal Internacional

/ 14 de abril de 2021 / 01:58

El viernes 5 de febrero de 2021, la Primera Sala de Cuestiones Preliminares de la Corte Penal Internacional (CPI) decidió, por mayoría, que su jurisdicción regional en el caso de Palestina, que es un Estado parte del Estatuto de Roma de la CPI, se extiende a las tierras ocupadas por Israel desde 1967, a saber, Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental.

La fiscal Fatou Bensouda tomó la determinación, el 3 de marzo, de avanzar en la investigación de los crímenes cometidos por la ocupación y los perpetrados a sangre fría por las bandas de ocupación a través de una larga etapa de injusticia histórica. La CPI se ha basado en principios legales y éticos, y se esfuerza por lograr la seguridad y la paz globales de acuerdo con el Estatuto de Roma. Su decisión permite la detención de líderes políticos y militares israelíes acusados de crímenes de guerra y de genocidio contra los civiles indefensos de nuestro pueblo palestino.

La determinación de la CPI es un paso que fortalece el frente internacional contra los asentamientos y la ocupación, que se basa en un consenso internacional basado en el derecho internacional, y se coopere con él para poner fin a estas prácticas ilegales y delitos.

“Israel” rechazó la decisión de Bensouda, mientras que la Autoridad Palestina la acogió con satisfacción. El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu rechazó con vehemencia la decisión del tribunal y la consideró antisemita, lo que consideramos una manipulación y un engaño barato del lema antisemita. Netanyahu decidió el jueves 8 de abril no cooperar con la investigación; después de reunirse con ministros y funcionarios de alto rango, llevó a cabo deliberaciones y definió que «Israel dejará en claro al fiscal general de la Corte, Fatou Bensouda, que no tiene poderes para iniciar una investigación contra Israel, que no cooperará con él».

A pesar de todos los intentos del gobierno de ocupación israelí de eludir la decisión de la CPI y tratar de interferir en la naturaleza del trabajo y la especialización de la Corte y cuestionar su jurisdicción y escapar de la justicia; después de la Corte, su órgano competente realizó un estudio preliminar de los crímenes israelíes cometidos por las bandas del ejército de ocupación y sus líderes, y el tribunal confirmó que se iniciaron las medidas para investigar la situación en Palestina, y que la decisión de abrir una investigación se produjo a raíz de una minuciosa investigación preliminar llevada a cabo por la oficina durante casi cinco años.

El gobierno israelí también ha amenazado a la Autoridad Nacional Palestina con tomar duras medidas si participa en la investigación con la CPI por crímenes de guerra en los territorios palestinos. Desde entonces Israel se había embarcado en una serie de restricciones a los líderes palestinos y un intento de chantajearlos limitando su movimiento entre las ciudades palestinas y el extranjero después de que interceptara el automóvil del ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad al-Maliki, «y retiró la tarjeta de paso de los dignatarios palestinos, y sometió a los escoltas a una investigación. Nadie me oculta que este trámite se produjo por el importante papel que juega el Ministro de Relaciones Exteriores palestino, especialmente en la preparación de los expedientes necesarios”.

Una de las cosas más extrañas es lo que dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, quien se opone firmemente y está decepcionado por el anuncio de la Corte, y agregó que la CPI no tiene jurisdicción sobre este tema, además de los mensajes amenazantes de Estados Unidos e Israel enviados a los líderes palestinos de que la demanda de una investigación sobre los crímenes de «Israel» era una línea roja que Tel Aviv no aceptaría.

Quizás los países del mundo estén obligados a fortalecer y ampliar el ámbito de interés en la aplicación del derecho internacional, enfrentar a todos aquellos que violan la ley y poner fin a los crímenes cometidos por el gobierno de ocupación militar, y que este paso contribuya directamente a proteger los derechos humanos palestinos.

Los esfuerzos internacionales deben continuar en este campo en la implementación del derecho internacional y el derecho internacional humanitario, y la necesidad de que los gobiernos del mundo y la comunidad internacional apoyen las decisiones de la CPI.

 Mahmoud Elalwani es embajador del Estado de Palestina en Bolivia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

¿Evo o Arce? El MAS masculla su derrota

/ 14 de abril de 2021 / 01:51

Qué ha fallado? La pregunta quizás sea ahora un fuerte zumbido en la dirigencia y la militancia del Movimiento Al Socialismo (MAS). Acaba de consumarse su estruendosa derrota electoral en la segunda vuelta con la que pretendían ratificar su victoria en al menos tres de las cuatro gobernaciones en disputa.

El MAS había ganado con holgura a Jallalla el 7 de marzo en La Paz; se quedó a tres décimas de vencer en primera vuelta y evitar así el temido balotaje. También tuvo resultados favorables en Pando, Tarija y Chuquisaca, que al final se volcaron el domingo en su contra.

Se queda con solo tres gobernaciones: Oruro, Potosí y Cochabamba. Sus rivales electoralres, aunque aislados y sin vínculos políticos entre sí, gobernarán en La Paz, Tarija, Chuquisaca, Pando, Beni y Santa Cruz.

¿Qué pasó? Hace cinco meses el MAS había ganado las elecciones generales con el 55,1% —Luis Arce es el segundo presidente en su historia— y el 7 de marzo había logrado más de dos tercios de las alcaldías del país. Si bien ligeramente menores a los comicios pasados, los resultados le permitían ratificar su hegemonía política en el país.

Su oposición comienza a regodearse por la derrota del MAS más que cuestionarse por su también triste desempeño: no es homogénea (aunque detractores del MAS, Luis Fernando Camacho y Santos Quispe no comulgan principios entre sí, como Óscar Montes) y en algunos casos resulta de la escisión del MAS (Damián Condori, Alejandro Unzueta y Regis Richter).

Pero en el MAS han comenzado a surgir voces en sentido de una “revolución estructural” y una “evaluación profunda” en el partido.

Hay elementos para el análisis y lo primero que salta es el rol de Evo Morales como jefe de campaña. Una evaluación sobre su papel apunta a su influencia en la elección de candidatos y su tarea misma en la campaña.

Morales sigue siendo el líder del MAS, aunque el evismo ha cedido terreno debido a los últimos resultados. Lo apuntan como el responsable de la designación de candidatos.

Aunque Eva Copa dijo que Morales la llamó para decirle que no fue él quien decidió cerrarle el camino a su postulación por la Alcaldía de El Alto, el origen de la derrota de Franklin Flores en su intento de llegar a la Gobernación de La Paz es la candidatura de la exsenadora del MAS por la alianza Jallalla: esa misma fuerza electoral se reprodujo en la segunda vuelta para volcarse a favor de Santos Quispe, ahora a la espera de la confirmación de su victoria.

Algo así también ocurrió en Pando. Siendo alcalde de Porvenir por el MAS, Regis Richter tuvo que prestarse la sigla de Félix Patzi, Movimiento Tercer Sistema (MTS), al ser desplazado por la dirigencia nacional de la precandidatura a pesar del apoyo de los movimientos sociales. El MAS optó por Miguel Becerra y lamenta ahora la elección de Richter.

Similar situación se presentó con Alejandro Unzueta, precandidato del MAS elegido el 7 de marzo gobernador de Beni por el MTS.

Ni la presencia física y consecutiva de Morales en las cuatro regiones ayudó a consolidar la victoria de sus candidatos. Tuvo cuota en ese periplo Arce, quien, junto a algunos ministros, estuvo en intensa campaña por los suyos.

Las declaraciones sobre que las vacunas en Tarija no son para las “oligarquías” pudo ser determinante para la derrota del candidato del MAS en ese departamento, Álvaro Ruiz.

La gestión gubernamental de la pandemia es siempre riesgosa en tiempo de elecciones. La segunda ola del COVID-19 coincidió con las campañas y las dos votaciones.

Finalmente, la segunda vuelta también coincidió con la detención de la expresidenta transitoria Jeanine Áñez. Replicado por los medios, aunque demandado por amplios sectores de la población, el hecho estuvo en agenda permanente en la opinión pública.

Aunque aún fuerte en el país, el MAS masculla su derrota. Es el cierre de un ciclo, ¿implica también el de Morales? Creo que sí.

 Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

Últimas Noticias