Voces

jueves 28 oct 2021 | Actualizado a 16:38

Apicultura boliviana

Las funciones que desempeñan las abejas son muy importantes para la naturaleza y la agricultura.

/ 24 de julio de 2019 / 23:49

A principios de julio se realizó en Cochabamba una rueda de negocios dedicada a la apicultura, actividad que, según explican los expertos, se ha intensificado significativamente en los últimos años en el país. Esto gracias al incremento de la demanda de miel, la apertura de mercados internos y una mayor diversificación con la incorporación de cosméticos elaborados a partir de este producto. 

Por caso, según estimaciones oficiales, el año pasado la producción de miel fue de aproximadamente 1.200 toneladas, casi cinco veces más respecto a 2014, año en el que se produjeron 250 toneladas. Para los organizadores del mencionado evento, el apoyo brindado a los apicultores locales por la Empresa Boliviana de Alimentos y Derivados (EBA) explicaría en gran medida este incremento. Esto porque además de facilitar el acopio y el procesamiento de la materia prima, esta empresa se encarga de introducir la miel al mercado nacional a través del subsidio de lactancia y el desayuno escolar.

Se trata sin duda de una muy buena noticia para las familias que se dedican a este negocio y para el país en general. Y es que, como bien se sabe, las funciones que desempeñan las abejas son muy importantes para la naturaleza y la agricultura. Sin ellas no solo no existiría la miel (un exquisito alimento con extraordinarias virtudes medicinales), sino tampoco el propolio, una suerte de antibiótico natural muy utilizado por las personas que manifiestan alergias a ciertos medicamentos, y también para tratar enfermedades que se vuelven resistentes a los antibióticos tradicionales.

Por si todo ello fuera poco, las abejas son las responsables de polinizar gran parte de las especies vegetales que proveen el alimento. De allí que su importancia resulta incalculable tanto para las personas como para el resto del planeta. Por ello, representa un muy buen negocio para el país el “cultivo” de panales por intermedio de la apicultura.

Empero, esta actividad no basta para garantizar la preservación de las abejas, cuyas poblaciones se han visto diezmadas en los últimos años por causa del cambio climático, pero también y sobre todo por el empleo de pesticidas fabricados con sustancias derivadas de la nicotina, los más comunes de su tipo. Por ejemplo, los biólogos estiman que las colonias de abejas han disminuido en 40% en EEUU y hasta en un 50% en algunos países europeos, e incluso aseguran que varias especies ya se han extinguido, y que la población de varias otras no supera el 4% de sus colonias originales.

Por este motivo, varios países europeos han decidido prohibir el empleo de estos pesticidas. En cuanto a Bolivia, las autoridades deberían evaluar si estas sustancias químicas están siendo empleadas en el territorio nacional. Y de ser así, se debería restringir su uso, como en Europa, más aún tomando en cuenta que está en juego no solo la supervivencia de estos insectos polinizadores, sino también la salud del planeta y la seguridad alimentaria de las personas.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Fundempresa, la paradoja de su constitución

/ 28 de octubre de 2021 / 00:50

Probablemente no encontremos una entidad más ilusoriamente altruista que la Fundación para el Desarrollo Empresarial (Fundempresa). Su presidente, Rolando Kempff Bacigalupo, en un artículo publicado en La Razón, titulado Fundempresa, entidad transparente y confiable, no tiene más que buenos cumplidos para la misma, caracterizándola como una fundación sin fines de lucro, la mejor muestra de una alianza público-privada, y que permite alcanzar una mayor formalización de la economía beneficiando a los emprendedores. Nada más alejado de la realidad que sus aseveraciones. Es realmente una gran paradoja, el protector del emprendimiento empresarial desincentiva el emprendimiento empresarial.

Claramente no es la única entidad que genera “trabas” cuando un ciudadano pretende invertir su capital en constituir una empresa; sin embargo, es la única entidad que termina haciendo exactamente lo contrario de lo que predica. Por esta razón, en las siguientes líneas transparentaré sus verdaderas intenciones.

¿Entidad sin fines de lucro? Una de las principales características de una fundación sin fines de lucro es, justamente, no lucrar, es decir, que persigue un fin diferente al de obtener un beneficio económico. Sin embargo, desde 2001 hasta 2020, por concepto de derecho de concesión de la administración del registro de comercio, Fundempresa transfirió al Gobierno el 40% del total de sus ingresos netos ($us 30.209.098) y el restante 60% ($us 45.313.647) quedó en manos de la oligarquía empresarial. En ambos casos, más allá de algunos seminarios o talleres que hayan promovido, no se conoce de una inversión real a beneficio de los ciudadanos emprendedores.

¿La mejor muestra de una alianza públicoprivada? Fundempresa es prueba de que no todo lo privado es bueno y de que no toda alianza significa desarrollo —al menos no para los ciudadanos emprendedores—. Esta entidad fue creada por un conjunto de estructuras de poder: por un lado, la oligarquía empresarial, constituida por la Cámara Nacional de Comercio (CNC), la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), la Cámara Nacional de Industrias (CNI) y la Cámara de Constructores de Santa Cruz (Cadecocruz). Y, por otro lado, por la élite gobernante de 2001 (presidencia de Jorge Quiroga Ramírez).

Actualmente, el gobierno del MAS solo respetó esta “alianza” para que la oligarquía empresarial se dedique exclusivamente al ámbito privado y no se inmiscuya en la política del país; pero, ante su clara participación en el gobierno de Jeanine Áñez, se entiende la razón por la cual decidió no renovar el contrato a Fundempresa y sustituirla por Seprec, una entidad 100% pública que operará en 2022.

¿Fomenta la formalización de la economía y beneficia a los emprendedores? Diversos organismos internacionales señalan que no. El informe Doing Business 2020 del Banco Mundial —el cual proporciona una medición objetiva de las regulaciones para hacer negocios— , ubica a Bolivia en el puesto 150 de un total de 190 países. Así también, según la Organización Internacional del Trabajo, los índices de informalidad empresarial en Bolivia en la gestión 2020 se han elevado a 84,9%. Y Fundempresa, en cierta medida, es responsable de estos datos desfavorables, ya que forma parte de un conjunto de trámites burocráticos, engorrosos y costosos que son necesarios para conformar una empresa legalmente constituida.

En política, cuando hay un problema que dura mucho tiempo es porque a alguien le favorece. ¿Realmente las autoridades creen que la informalidad es un problema? No debería sorprendernos si creen que no lo es, debido a que gran parte de quienes votaron en las elecciones nacionales y subnacionales pertenecen al sector comercial informal.

Históricamente el poder político y económico se ha reservado solo a un puñado de personas; por esta razón, los emprendedores no solamente pagan impuestos al Estado, también pagan impuestos a la oligarquía empresarial a través de Fundempresa. Esta entidad es la confabulación de un conjunto de estructuras de poder público-privadas a desmedro de la sociedad. No es parte de la solución, es parte del problema. Y a los problemas como tal, hay que solucionarlos. No formalizarlos.

Mauricio Quiroga Arias es abogado.

Comparte y opina:

Octubre

/ 28 de octubre de 2021 / 00:45

Octubre es un mes en el que se inscribieron muchos hechos históricos que marcaron y definieron el curso de la historia.

1492. La invasión española a costas caribeñas el 12 de octubre, de nuestra Abya Yala, es el inicio del colonialismo con la explotación, saqueo de nuestros recursos naturales, exterminio de los pueblos.

1952. Para la revolución del 52 la nacionalización de las minas de propiedad de los “barones del estaño” y propietarios de nuestra Patria era un eje fundamental. La COB movilizada le exigió al gobierno del MNR la nacionalización. El 3 de octubre se fundó la Comibol y el 31 de octubre, en los Campos de María Barzola, se firmó el decreto de nacionalización de las minas. Esta decisión marcó uno de los sentidos históricos del nacionalismo revolucionario.

1967. El Che, uno de los símbolos de la izquierda marxista más influyente del siglo pasado, fue rodeado y detenido en la Quebrada del Churo, en La Higuera, el 8 de octubre por el Ejército boliviano. El presidente, el general Barrientos Ortuño, por instrucción y en complicidad de la CIA, ordenó su asesinato el 9 de octubre en la escuela de La Higuera. Como dice el poeta Guillen, “no porque haya caído tu luz es menos alta… no porque te quemen… van a impedir que te encontremos Che comandante amigo.

” 1969. El gobierno nacionalista de Ovando Candia designó a Marcelo Quiroga Santa Cruz ministro de Minas y Petróleo, que impulsó la derogatoria del antinacional Código del Petróleo y el 17 de octubre, se decretó la nacionalización de la Gulf Oil Company.

1970. En el gobierno de Ovando Candia, el general Juan José Torres fue designado comandante de las Fuerzas Armadas. Militares de derecha se levantaron contra Candia, una movilización popular liderada por la COB impidió el golpe e impuso a Torres como presidente el 7 de octubre. Torres exigió la retirada del Centro de Transmisiones Estratégicas de los EEUU, expulsó al Cuerpo de Paz, organismo de voluntarios de EEUU que tenían enfoque antinatalista; concentraron sus acciones en disminuir el crecimiento de la población indígena, esterilizando a las mujeres indígenas en contra de su voluntad. También liberó a Regis Debray, condenado a 30 años de prisión, y a Ciro Bustos, ambos juzgados por su participación en la guerrilla del Che.

1982. La derrota de la dictadura militar de García Meza implicó el retiro de los militares del poder político. Los parlamentarios electos en 1980 sesionaron en octubre de 1982, el día 6, y proclamaron ganador de las elecciones al frente de izquierda UDP y presidente de la República a Hernán Siles Zuazo, y vicepresidente a Jaime Paz Zamora. El 8 de octubre, Siles retornó al país del exilio y el 10 de octubre fue posesionado después de 18 años de dictadura. La democracia tiene en el proletariado y el movimiento campesino sus abanderados principales.

2003. La movilización nacional en octubre para impedir la exportación de gas a EEUU por territorio chileno. El gobierno del MNR ordenó la represión militar contra el pueblo. El saldo fue el asesinato de decenas de bolivianos y bolivianas en El Alto, pero el pueblo no fue acallado, exigió la renuncia del presidente. Sánchez de Lozada dimitió y huyó del país hacia EEUU el 17 de octubre. Se cerró el ciclo del neoliberalismo.

2008. El 13 de octubre se inicia desde Caracollo la marcha más grande en la historia de la democracia convocada por la Conalcam y la COB para exigir la convocatoria a referéndum para aprobar la nueva Constitución Política. El 20 arribaron a la ciudad de La Paz, el Congreso Nacional aprobó el proyecto de Ley de Referéndum Constitucional, un día después Evo Morales promulgó la norma. Este hecho histórico cerró el ciclo del Estado liberal, colonial y republicano, y marcó el nacimiento constitucional del Estado Plurinacional.

2019. El 20 de octubre, Evo ganó su cuarta elección presidencial consecutiva, la Misión de Observación Electoral de la OEA intervino violando nuestra soberanía, denunciando manipulación del resultado electoral sin pruebas, y ordenó la segunda vuelta sin respetar el procedimiento electoral establecido en la CPE. Fue el inicio del justificativo para el golpe de Estado.

2020. El pueblo organizado y movilizado tuvo la capacidad de resistir el golpe de Estado, proponer una candidatura única para enfrentar por la vía democrática a la dictadura. En agosto, la gran movilización popular impuso al gobierno de facto la fecha de las elecciones, el 18 de octubre. Por decisión democrática recuperamos el gobierno que nos arrebató por la violencia fascista la derecha local e internacional.

Octubre tiene múltiples significados por la importancia histórica de los hechos suscitados, marcaron definitivamente el curso de nuestra historia, desde la invasión española hasta los últimos acontecimientos del presente.

César Navarro Miranda es exministro, escritor con el corazón y la cabeza en la izquierda.

Comparte y opina:

Caranavi, historias y carreteras

/ 28 de octubre de 2021 / 00:42

Caranavi es el eje histórico de interrelación andina-amazónica y hoy entre los pueblos de ambas regiones a través de su extendida y accidentada topografía. A. Zalles trató estas relaciones en los años 80 del siglo XX, entre aymaras, quechuas y lecos. En Perú y Ecuador también existen similares relaciones entre poblaciones amazónicas y de los Andes. Está claro entonces que esas relaciones en el pasado y hoy son de ambas vías. Son relaciones interecológicas. Se observa ahora que esa dinámica es de otro modo, con una fluidez más amplia.

¿Qué nuevos hechos existen en esas relaciones, en lo que en nuestra tesis en sociología hemos llamado los “nuevos espacios sociales”, en la región de Caranavi? Sin duda las historias de interrelación son extraordinarias entre ésta con Alto Beni o el departamento de Beni.

En 1988 estudiamos Caranavi para conocer el proceso de la “colonización” de Alto Beni en su estrecha relación entre ambas regiones. Aquel año logramos conocer a la familia Roque, de la comunidad de San Antonio de Bolinda, ubicada al norte de la localidad de Caranavi, a entre dos y tres horas de camino a pie en subida. Allí por excelencia se produce café de altura, tan apreciado en el mercado internacional y poco valorado en nuestro medio.

La familia Roque nos contó sobre cómo llegaron a la zona en los años 80 cuando todavía era selva y con presencia de animales silvestres. Arribaron del altiplano porque allí ya no había tierra. En esa relación, Caranavi resultó ser un lugar extraordinario, como fue con seguridad en el pasado por sus conexiones entre los Andes y la Amazonía. Aunque dentro de esas relaciones interecológicas la familia Roque tuvo que atravesar muchas dificultades por las condiciones climáticas y las enfermedades, que en el pasado también eran factores de importancia como refieren varios estudios.

En 2021 volvimos para averiguar sobre cómo se movían esas relaciones. Pudimos observar que tales dinámicas son aún más intensas y las historias humanas son de distinta índole. Esas historias son, en muchos casos, de éxito económico, aunque otras son de tragedias humanas. Caranavi creció enormemente al presente tanto en población, en producción agrícola y en actividad turística.

Las comunidades productoras de café en las alturas, plátano, cítricos y la crianza de animales en las partes bajas, son trascendentales. Caranavi, así, es el nexo dinamizador del comercio, de las ferias de la región y la migración poblacional entre los Andes y la Amazonía.

Sin embargo, el problema de la carretera La Paz-Caranavi es un factor negativo en esas relaciones. En Choro y Ch’uxña, donde los viernes se prenden velas a los fallecidos y al “tío”, referencia de accidentes de tránsito que en el pasado eran historias oscuras. Entre 1980 y 1990, los derrumbes y los accidentes han cobrado muchas vidas humanas. Y entonces habría que preguntarse ¿por qué las autoridades nacionales y departamentales tienen casi abandonada esta carretera y a la propia ciudad de Caranavi? El túnel de Choro ha estado como 25 años en construcción. ¿Por qué?

Este es uno de los factores que no permiten que esas relaciones sean más fluidas para la dinámica social y económica de la propia ciudad de La Paz y El Alto, junto con las provincias del altiplano y los valles que son actores de esas conexiones interecológicas.

Pablo Mamani Ramírez es sociólogo.

Comparte y opina:

Los hombres y el plan de Biden

/ 27 de octubre de 2021 / 02:08

Pete Buttigieg se enfrentó a las críticas de algunos conservadores por tomarse un permiso de paternidad por sus gemelos recién nacidos, pero su decisión de hacerlo muestra una característica de la política familiar de Estados Unidos: puede parecer endeble comparada con la de muchos otros países, pero ha tendido a reconocer el cuidado de la familia como algo que hacen todos, no solo las madres.

El plan de gasto para la red de seguridad de los demócratas ampliaría y consolidaría esta idea. En conjunto, sus propuestas de política familiar definen el cuidado de personas como una necesidad universal, sin importar el género.

El permiso familiar con goce de sueldo podría solicitarse en una amplia variedad de circunstancias, entre ellas nacimientos, enfermedades y el cuidado de la familia extendida, los suegros, las parejas de hecho y las personas que son el “equivalente” de la familia. Los planes para el cuidado infantil y de los adultos mayores eliminan el supuesto de que hay un cuidador familiar por defecto: una madre o una hija.

Los estados también han adoptado un enfoque de neutralidad de género en lo relacionado con la política familiar, y eso diferencia a Estados Unidos de otros países ricos. Aunque Estados Unidos es un país atípico en cuanto a la falta de apoyo para las familias trabajadoras en general (la mayoría de los estadounidenses no tienen permisos con goce de sueldo ni ayudas económicas significativas para el cuidado infantil o de los ancianos), las políticas estadounidenses han sido mucho más propensas a incluir a los hombres desde el principio.

En gran parte de Europa y en el resto del mundo desarrollado, es más probable que estas políticas hayan sido diseñadas para las mujeres en un principio. En consecuencia, a veces han reforzado la inequidad de género, ya que han provocado que las mujeres ganen menos y queden excluidas de los puestos de poder, y dificultado la participación de los hombres en la vida de sus familias.

Otros países ricos tienen políticas mucho más generosas para los hombres: en promedio, los padres tienen dos meses de permiso con goce de sueldo. En Corea del Sur y Japón, tienen un año, y en Francia, siete meses. Sin embargo, para lograrlo, los países han modificado sus políticas para alentar a los hombres a tomar sus permisos, como sucede en Suecia, Noruega y Canadá con los “días para papás”, que son días de permiso remunerado que deben tomar ellos para que la familia no los pierda.

Paradójicamente, la razón por la que Estados Unidos se ha adelantado en adoptar un enfoque de neutralidad de género en las políticas familiares es que ha tardado mucho en ofrecerlas.

Una idea central de los planes de política familiar del presidente Joe Biden es que el cuidado de las personas es algo que hace todo el mundo. Los demócratas han enmarcado esta necesidad como una cuestión económica y no como un asunto de las mujeres.

Según los investigadores, desde el punto de vista político, es probable que este enfoque sea más difícil que centrarse solo en las madres, en parte porque desafía las ideas preconcebidas sobre los roles de género. No obstante, también opinan que, al incluir a más personas, se reconocen las necesidades de las familias modernas y tal vez se pueda reducir la probabilidad de que se castigue a las madres por brindar cuidados.

Los legisladores que impulsan estas leyes reflejan la idea de que los cuidados no son exclusivos de las mujeres. Muchos de los líderes de esta iniciativa son mujeres y madres. Sin embargo, el esfuerzo ha sido dirigido por Biden, quien habla de manera franca y frecuente sobre su experiencia como padre soltero.

No obstante, hacer que las políticas sean neutrales en cuanto al género no significa necesariamente que tanto los hombres como las mujeres las vayan a utilizar. En teoría, los programas actuales de la red de seguridad están abiertos a cualquiera de los padres y, a pesar de ello, son más las madres las que se inscriben. Aunque los programas estatales de permisos con goce de sueldo aumentan las solicitudes tanto de hombres como de mujeres, son ellas quienes se toman permisos más largos.

El diseño de las políticas marca la diferencia. Es más probable que las mujeres acepten trabajos remunerados si encuentran una guardería de buena calidad que cueste menos de lo que ganan. Es más probable que los hombres tomen un permiso familiar si es con goce de sueldo y ofrece protección laboral.

Claire Cain Miller es columnista de The New York Times.

Comparte y opina:

‘Historiador golpista’ versus ‘dictador fugado’

/ 27 de octubre de 2021 / 02:04

Las tensiones políticas del país se resumen en la guerra de adjetivos de dos actores principales de la crisis poselectoral de 2019: Evo Morales y Carlos Mesa. La relación entre ambos políticos es insostenible desde 2016, cuando el segundo dejó de ser colaborador del primero en la demanda marítima, provocado por las divergencias surgidas luego del referéndum de febrero de ese año.

El encono de ambos llegó a extremos impensables, que también es impensable creer que en enero de ese mismo año Mesa hubiera elogiado por última vez la trascendencia del presidente derrocado: “Es imprescindible reconocer de nuevo que el gobierno de Evo Morales está sin duda entre los más significativos de nuestros casi dos siglos de vida independiente”.

Tres años más tarde, ya como rival electoral, sus conceptos respecto de Morales cambiaron radicalmente, al extremo de culparlo de un “fraude monumental” o llamarlo “dictador fugado”, como repite ahora en respuesta a otros calificativos del líder del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Aquel episodio había comenzado con la suspensión de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), sistema de información en línea no definitivo pero cuyo parón fue fervientemente denunciado por Mesa luego de las elecciones del domingo 20 de octubre de 2019. Entonces había llamado a vigilias en los tribunales electorales —cinco de ellos fueron quemados luego— y se consideró víctima de fraude electoral.

Desde esa vez, Mesa no ha dejado de pronunciar la frase en su intento de librarse de acusaciones y de otro calificativo de Morales en su contra, “historiador golpista”, que lo acuñó para denunciar que el expresidente y ahora político de oposición fue uno de los primeros operadores de lo que considera un golpe de Estado en 2019.

Mesa fue un actor clave de la ruptura constitucional que desembocó en la cuestionada llegada al poder de la senadora de minorías Jeanine Áñez, cuya sucesión defiende con mucha fuerza.

Morales no lo perdona. Escenario que encuentra, aprovecha para endilgarle a su rival el “golpe” y su papel. Mesa hace lo mismo, en respuesta. Pero en réplica, es tildado de haber generado la crisis de 2019 al zafar el referéndum de 2016 que le dijo no a la repostulación y forzado una resolución del Tribunal Constitucional que supuso su derecho a la repostulación.

Cierto, Morales forzó los hechos y por eso se desencadenaron las protestas en 2019, resolución que, sin embargo, no terminó con el resguardo de la institucionalidad democrática del país.

Entonces, a la luz de los hechos, ¿quién de ambos rivales se acerca a la verdad? Obviamente, cada quien defiende sus tesis, lo que mutuamente llaman “relatos”. Pero en ambos casos hay dos hechos y dos relatos.

Claro, habrá que identificar cuáles de esas tesis son relatos y cuáles, hechos. En eso no habrá consenso/acuerdo, debido a intereses políticos, pero los bolivianos vieron cómo sucedieron. Y entre esos relatos está la tesis de la “sucesión impecable”.

Mesa considera y defiende que la sucesión de Áñez “fue impecable”. ¿Impecable más allá de la línea de sucesión? Sabe él, y está registrado en la cobertura de los medios, que exigió que en la sucesión no participe ningún masista y, al contrario, sea una senadora de minoría, fuera de la línea de sucesión, la elegida: Áñez.

Ante hechos inéditos de entonces, impecable habría sido el esfuerzo sobrehumano por instalar los actores políticos y “demócratas” la Asamblea Legislativa, como Mesa proclamaba ese 10 de noviembre, y la reconfiguración de las directivas antes de forzar una sucesión amparada en una declaración constitucional basada en una vieja Constitución, y destinada al “Vicepresidente de la República”. Y bajo el cumplimiento de la Constitución y los reglamentos legislativos, incluso en las formas: no hubo sesión, no hubo quórum ni hubo acto de posesión, sino, al contrario, hubo una imposición de la banda por parte de un oficial de la Casa Militar, y no en la Asamblea Legislativa sino en la intimidad del Palacio de Gobierno, solo con la presencia de correligionarios y familiares.

Que se digan adjetivos Morales y Mesa, pero a la luz de los hechos hubo una sucesión irregular, menos impecable, a no dejarse engatusar con ese relato.

Rubén Atahuichi es periodista.

Comparte y opina:

Últimas Noticias