Voces

jueves 1 oct 2020 | Actualizado a 00:59

Ruta clara

Es necesario definir una ruta de gestión clara y transparente de esta crisis, puntualizando los objetivos, hitos básicos e indicadores para evaluar su éxito

/ 25 de abril de 2020 / 08:48

Por La Razón

El Gobierno está ante el dilema de flexibilizar la cuarentena, con sus obvios riesgos para el control de la epidemia, o prolongarla, asumiendo sus elevados costos económicos. Es una decisión difícil que debería hacerse sobre la base de criterios científicos, tomando en cuenta escenarios de corto y mediano plazo, y con una total transparencia. Se precisa una ruta clara que dé certidumbre al país.

A casi dos meses del primer caso de coronavirus registrado en Bolivia, la luz al final del túnel todavía no aparece. La principal certeza que se tiene es que la epidemia y las medidas de aislamiento social no serán un episodio temporal que pasará rápido, tendremos que vivir con la enfermedad activa por un largo periodo y, por tanto, debemos acostumbrarnos a un esquema irregular de actividades.

En el frente sanitario, la cuarentena ha evitado una expansión exponencial del contagio, lo cual hubiera colapsado el sistema de salud, pero no ha impedido la aparición de nuevos casos a un ritmo más pausado pero constante. Aunque hay anuncios de importantes compras de equipamientos e insumos, falta mucho para estar preparados para atender la gran cantidad de enfermos de COVID-19 que, tarde o temprano, aparecerán.

Sobre todo, es inquietante el déficit de insumos para las pruebas epidemiológicas. Sin seguimiento ni control eficaz de la epidemia con un número adecuado de pruebas, esta puede reaparecer con virulencia en los siguientes meses. Cualquier estrategia de retorno a la “normalidad” precisa de esa información básica.

La perspectiva tampoco es halagüeña en el frente económico, pues no se termina de vislumbrar una perspectiva integral del problema. Se han realizado esfuerzos loables para paliar los problemas de corto plazo que enfrentan personas y empresas por el parón de actividades. Sin embargo, no queda claro lo que viene después, considerando que no hay señales de que la actividad productiva pueda reiniciarse totalmente en el corto plazo, ni precisión sobre el grado de debilitamiento financiero de numerosos sectores de la economía. Por si esto no fuera suficiente, la brutal caída del precio del gas y otras exportaciones perfila un escenario fiscal y cambiario complejo para el segundo semestre. 

Estamos, pues, ante una crisis sin precedentes que no podrá ser manejada con una visión de largo plazo, sino, concentrada en resolver el día a día. Por ejemplo, hay medidas que pueden parecer adecuadas ente la urgencia de sostener la cuarentena total sin importar su costo, pero que en tres meses pueden generar efectos indeseados en el ámbito sanitario y en la economía. Es necesario definir una ruta de gestión clara y transparente de esta crisis, puntualizando los objetivos, hitos básicos e indicadores para evaluar su éxito, así como una secuencia básica de orientaciones que atienda el corto plazo, pero sin olvidar que el país tiene que seguir funcionando más allá de mayo.

Comparte y opina:

El debate electoral estará en ‘Piedra, papel y tinta’ desde este jueves por las plataformas de La Razón y Extra

El programa será conducido por la directora de ambos medios, Claudia Benavente, y se difundirá de lunes a viernes, a las 10.00, con emisiones especiales en fin de semana.

/ 30 de septiembre de 2020 / 19:07

Por La Razón

A dos semanas de las cruciales elecciones, vuelve desde este jueves 1 de octubre el programa Piedra, papel y tinta, de los periódicos La Razón y Extra, con una transmisión en vivo mediante sus plataformas digitales, desde las 10.00 hasta las 11.30.

El espacio será conducido por la directora de ambos medios de prensa, Claudia Benavente, y se difundirá de lunes a viernes, con emisiones especiales en fin de semana, por la página web www.la-razon.com y las cuentas de Facebook, YouTube y Twitter de La Razón y Extra.

Piedra, papel y tinta transita de la televisión a las plataformas digitales, con una producción a cargo de La Razón y Extra, un programa de debate político con la participación de periodistas y columnistas de ambos medios, y de invitados y candidatos rumbo a las elecciones del 18 de octubre.

De lunes a viernes, el espacio empezará a las 10.00 y tendrá una duración de al menos 90 minutos, en los cuales se analizará la coyuntura, las propuestas programáticas de los partidos, los temas clave de la agenda del futuro gobierno y se dará lugar a entrevistas y transmisiones en directo cuando la noticia así lo requiera.

(30/09/2020)

Comparte y opina:

La Razón y Extra bajo ataque

Buscamos garantizar nuestro derecho al ejercicio periodístico sin restricciones ni amenazas veladas, como precepto fundamental de la democracia y el Estado de Derecho.

/ 30 de septiembre de 2020 / 02:49

Por La Razón

Este diario y Extra, y su principal accionista, Carlos Gill Ramírez, enfrentan una incesante campaña de desprestigio hace meses. En varios medios de comunicación se publicaron denuncias falsas y malintencionadas de políticos y periodistas que en los últimos días pretendieron afectar esta empresa y a su propietario, tergiversando el contenido de un informe de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), del Ministerio de Economía y Finanzas.

En efecto, sobraron especulaciones y falsos supuestos con la evidente finalidad de desinformar y desprestigiar cuando se denunció hace pocos días que La Razón y Extra habrían sido adquiridos con recursos del programa de inversión social “Bolivia Cambia, Evo Cumple”, financiado en parte con créditos venezolanos.

Este lunes, esta empresa periodística explicó con pruebas documentales que ambos periódicos se compraron mediante un intercambio de acciones entre empresas privadas, no habiendo existido entrega de dinero de por medio. Se dejó sentado también que PRISA vendió al grupo de Carlos Gill Ramírez en octubre de 2009 únicamente La Razón y Extra, dejando en claro que PRISA no vendió al grupo de Gill Ramírez la televisora ATB. Este último nunca tuvo intención de compra sobre dicha red de televisión, pues cuando se relacionó con el Grupo PRISA, las acciones de la cadena televisiva ya habían sido vendidas en enero de 2009. La Razón y Extra se vendieron en octubre de 2009. Las dos ventas realizadas por el Grupo PRISA no están relacionadas de ninguna forma entre sí.

Asimismo, desmentimos que Carlos Gill Ramírez haya constituido la Fundación Siglo XXI para recibir recursos del programa “Bolivia Cambia, Evo Cumple”. El informe de la UIF dice que esta Fundación recibió recursos de manera ilegal de la Embajada de Venezuela en Bolivia. Resulta que de una simple revisión de documentos registrados en la Gobernación del departamento de La Paz, se comprueba que Gill Ramirez no solo no fue socio fundador, sino que en agosto de 2008, cuando renunciaron todos sus asociados y se procede a la inclusión de tres nuevos socios, tampoco figura en los registros. Por tanto, tampoco participó ni pudo haber participado en la disposición de los recursos con los que contaba dicha Fundación.

A estas alturas de tan persistente campaña queda expuesta la violación a los principios fundamentales de la libertad de expresión y libertad de prensa. Reiteramos desde este espacio que dicha situación será denunciada ante la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP), ante la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Buscamos garantizar nuestro derecho al ejercicio periodístico sin restricciones ni amenazas veladas, como precepto fundamental de la democracia y el Estado de Derecho.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Adolescentes embarazadas

Lo razonable no es ingresar en debates ideológicos y descalificación mutua, sino buscar hasta encontrar soluciones que ayuden a evitar los embarazos no deseados y, en consecuencia, eliminar la necesidad del acto trágico y doloroso de acabar con la gestación.

/ 28 de septiembre de 2020 / 03:06

Por La Razón

Entre los beneficios que el desarrollo ha brindado a la humanidad están, por ejemplo, una visión renovada de la infancia, niñez y adolescencia, con sus derechos específicos, o un sinfín de avances médicos y tecnológicos que ayudan a superar lo que hasta hace un siglo o menos parecía una fatalidad. De ahí que no se pueda entender por qué sigue habiendo embarazo entre las adolescentes.

Según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), que a su vez se basa en las estadísticas del Sistema Nacional de Información en Salud (SNIS), en Bolivia, solo entre enero y julio de este año 19.233 mujeres menores de 19 años de edad  resultaron embarazadas. Eso significa que, en promedio, cada día 90 niñas y adolescentes descubren su embarazo.

La cifra es todavía más preocupante cuando se considera que de ese total, casi mil eran niñas menores de 15 años de edad; es decir que en promedio cada día cuatro niñas resultan embarazadas. Es muy difícil imaginar que una sola de ellas hubiese iniciado la gestación por voluntad propia, o siquiera se haya entregado a la actividad sexual con alegría y deseo.

Existen numerosas causas que explican esta situación inaceptable: la pobreza, la desigualdad basada en el género, la violencia, incluida la sexual, la falta de acceso a la educación, incluyendo, sobre todo, la educación para la sexualidad, y la debilidad de los sistemas e instituciones públicas para proteger los derechos de las mujeres, particularmente las menores de edad.

En reacción a estos datos, la Defensoría del Pueblo convocó al Gobierno nacional, gobernaciones y municipios a aplicar políticas prontas y efectivas para precautelar los derechos de esta población, citando como interesantes los resultados del Plan Plurinacional de Prevención de Embarazos en Adolescentes y Jóvenes, que ha logrado reducir el número de embarazos en mujeres menores de 19 años, de 82.416 en 2015 a 47.212 en 2019.

Aunque falta ver si esos avances se mantendrán este año, no solo por la circunstancia impuesta por la pandemia global por COVID-19 y las medidas de cuarentena y aislamiento —que han posibilitado muchas formas de violencia, especialmente contra mujeres y niños y niñas—, sino también por la incapacidad del Gobierno interino para hacerse cargo eficazmente de las muchas tareas que le corresponden al Estado, el Ministerio de Justicia presentó un plan para brindar información, orientación y atención a la población adolescente y joven.

En un día como hoy, cuando en todo el mundo mujeres y hombres se movilizan demandando la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, y emergen toda clase de discursos en contra del aborto, lo razonable no es ingresar en debates ideológicos y descalificación mutua, sino buscar hasta encontrar soluciones que ayuden a evitar los embarazos no deseados y, en consecuencia, eliminar la necesidad del acto trágico y doloroso de acabar con la gestación.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Es totalmente falso que La Razón y Extra se hayan comprado con dinero del programa ‘Evo Cumple’

Respuesta de La Razón y Extra a las recientes denuncias falsas que señalaron que estos periódicos fueron adquiridos con recursos del programa de inversión social 'Bolivia Cambia, Evo Cumple'.

/ 28 de septiembre de 2020 / 00:39

El galpón de La Razón y Extra, en Colinas Santa Rita, Auquisamaña, La Paz.

Por La Razón

Nuestros periódicos y nuestro principal accionista, Carlos Gill Ramírez han venido enfrentando una incesante campaña de desprestigio, iniciada hace varios meses. En varios medios de comunicación se han publicado afirmaciones y denuncias falsas por parte de políticos y algunos periodistas, referidas a su supuesta participación en una organización criminal que se habría constituido por empresarios bolivianos y extranjeros para tomar por asalto algunos medios de comunicación de prestigio del país, habiendo  supuestamente  ejercido presión en ellos, aprovechando de la fuerza del poder estatal para amedrentar, intimidar y extorsionar a sus propietarios, para obligarlos a vender los mismos por cifras ínfimas, con relación a su verdadero valor de mercado y, en algún caso, sin pagar un centavo.

Por lo visto, todo lo anterior no bastó y los detractores de nuestros periódicos, al no obtener resultados con dichas mentiras, en los últimos días, una vez más, pretenden afectar La Razón, Extra y su principal accionista, se vieron afectados con la tergiversación de la realidad del contenido de un Informe de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas.

Con base en dicho informe, se hicieron nuevamente especulaciones y se difundieron falsos supuestos, orientados a desinformar y desprestigiar. Esto ocurre específicamente cuando se afirmó y denunció hace pocos días que La Razón y Extra habrían sido adquiridos con recursos del programa de inversión social “Bolivia Cambia Evo Cumple”, financiado en parte con créditos venezolanos.

De esta manera, nuevamente se trata de mezclar al periódico y su accionista mayoritario en operaciones que no son inherentes a ninguno de nuestros negocios.

Por ello, una vez más y en apego a la ética empresarial y periodística, se hace necesario que expliquemos la realidad, con pruebas documentales, sobre la compra  de nuestros periódicos.

Tenemos que mencionar lo siguiente sobre el Grupo PRISA y la Banca de Inversión Violy & Company, asesora en la operación de compra de los periódicos:

—El Grupo PRISA S.A. (Promotora de Informaciones S.A.) es una compañía multimedia de comunicación española. Es el mayor grupo de medios de comunicación de contenidos informativos, culturales y educativos en España e Hispanoamérica, con presencia en radios, canales de televisión, prensa escrita y editoriales. Esta empresa era la anterior propietaria del 99,7525% de las acciones de Comunicaciones el País S.A. (dueña del periódico La Razón) y del 99,9658% de Información Extra S.A. (dueña del periódico El Extra).

—Violy & Company es una firma internacional de consultoría financiera de renombre mundial, con experiencia única en los mercados iberoamericanos en asesoría de grupos familiares y empresas multinacionales. Presta los servicios de revisión y evaluación de estrategias empresariales, análisis de valoración, formulación de estrategias para transacciones de venta y búsqueda de compradores.

La compañía Violy & Company fue contratada por el Grupo PRISA al momento en que decidió desinvertir en varios países entre ellos Bolivia, para la búsqueda de posibles compradores de su inversión, específicamente  de los diarios La Razón y Extra en Bolivia.

Además, realizó la estructuración para la venta y los análisis exhaustivos de las condiciones de la transacción y también de la capacidad, solvencia y prestigio a nivel mundial que debía contar la empresa compradora. Por lo que, del análisis pertinente, se invitó al Sr. Carlos Gill Ramírez, dado su prestigio a nivel internacional, para participar en la compra de los referidos diarios, efectuando al mismo tiempo todos los trabajos de asesoría necesarios para llevar a cabo dicha adquisición con éxito.

En esos momentos (octubre de 2009) tanto el Grupo PRISA como el Sr. Carlos Gill Ramírez, eran clientes de dicha Banca de Inversión.

Lo anterior se acredita con  la carta expedida por Violy Mccausland en Nueva York, en  fecha 28 de enero de 2020, en la que en su parte pertinente textualmente señala:

“(….) que su firma estuvo contratada por el grupo español PRISA para la búsqueda de posibles compradores de los diarios La Razón y El Extra en Bolivia. De esta forma ofreció al Dr. Carlos Gill Ramírez la compra de los referidos diarios, efectuando todos los trabajos de asesoría necesarios para llevar a cabo con éxito dicha adquisición. Siendo que para la época tanto el Grupo PRISA como el Dr. Carlos Gill Ramírez eran clientes de nuestra Banca de Inversión. Haciendo conocer, que el Dr. Carlos Gill Ramírez es un empresario honesto, íntegro y altamente comprometido con el desarrollo de los países en los cuales efectúa su actividad empresarial, en los cuales siempre ha efectuado su labor bajo criterios de responsabilidad social y empresarial para lograr la sostenibilidad social y económica que preside y de las comunidades donde desarrolla su actividad”.

La desinversión de Grupo PRISA en el negocio de medios de comunicación en el Estado Plurinacional de Bolivia, se llevó a cabo en el contexto de una reestructuración global de los negocios del grupo.

Esta venta se hizo en un proceso público a valores de mercado a través de un proceso de intercambio de acciones del grupo Multimedia de Comunicaciones S.A., poseedor a su vez de las acciones de los diarios La Razón y Extra. El Grupo PRISA, a cambio, adquirió un paquete de acciones de V-ME-Media, Inc. de propiedad del Sr. Carlos Gill Ramírez, comprometiéndose igualmente a aportar contenidos a dicha empresa de la cual ambos grupos, hasta la fecha, se mantienen como accionistas minoritarios.

Asimismo, la carta 1336 Libro Indicador N° 2020 Sección B, de fecha 3 de febrero de 2020, de la Secretaría General y del Consejo de Administración de PRISA Internacional, expresa y textualmente señala que:

“La desinversión de PRISA en el negocio de Medios de Comunicación en el Estado Plurinacional de Bolivia se llevó a cabo en el contexto de una reestructuración global de los negocios del grupo. Esta venta se hizo en un proceso público a valores de mercado a través de un proceso de intercambio de acciones del grupo Multimedia de Comunicaciones S.A., poseedor a su vez de las acciones de los Diarios La Razón y PRISA, a cambio adquirió un paquete de acciones de V-ME-Media Inc., comprometiéndose igualmente a aportar contenidos a dicha Empresa de la cual ambos grupos hasta la fecha, se mantienen como accionistas minoritarios. Es importante destacar, que la Sociedad V- Me Media, Inc. posee la red de televisión V-ME en los Estados Unidos de América, la cual  ofrece una alternativa de calidad a las familias latinas que viven en dicho país (…) Finalmente queremos dejar sentado también que, PRISA únicamente vendió al  grupo del  Sr. Carlos Gill Ramírez La Razón y El Extra, lo cual  ocurrió en el  mes de octubre del  año 2009 (…) Así PRISA no vendió al  grupo del  Sr. Carlos Gill Ramírez la televisora ATB,  la misma se efectuó en el mes de enero de 2009 a un grupo empresarial  totalmente distinto, por lo que ambas compra ventas no están  en forma alguna relacionadas, y ocurrieron en momentos históricos distintos.”

Con el contenido de dichos documentos se demuestra de manera contundente lo siguiente:

a) El Sr. Gill Ramírez solamente compró las acciones de La Razón y El Extra mediante un intercambio de acciones, no habiendo existido entrega de dinero de por medio.

b) PRISA no vendió al Sr. Carlos Gill Ramírez la red de televisión ATB, aclarándose además que se vendió a un grupo empresarial totalmente distinto.

c) El Sr. Gill Ramírez nunca tuvo intención de compra sobre ATB, ya que cuando se relacionó con el Grupo PRISA, las acciones de la cadena televisiva ya habían sido vendidas, es decir, se vendieron en el mes de enero de 2009 y el Sr. Carlos Gill Ramírez compró La Razón y Extra en octubre de 2009, es decir en fechas y tiempos totalmente distintos.

d) Las dos ventas realizadas por el Grupo PRISA no están relacionadas de ninguna forma entre sí. Una transacción no tiene absolutamente nada que ver con la otra.

Asimismo, otra especulación que quiere dañar de manera sistemática a nuestros medios de comunicación y a nuestro principal accionista, que vale la pena sea aclarada y desvirtuada para poner fin a esta campaña de desprestigio con la difusión de información falsa, es la referida a que el Sr. Carlos Gill Ramírez habría constituido la Fundación Siglo XXI para recibir recursos del programa “Bolivia Cambia Evo Cumple”.

El Informe de la UIF dice que esta Fundación recibió recursos de manera ilegal de la Embajada de Venezuela en Bolivia. Textualmente señala: “Se ha podido detectar que los recursos provienen de la Embajada de Venezuela en Bolivia ($us. 143.316,00), fueron a parar a la Fundación Siglo XXI (constituida por Carlos Gill para encargarse de fomentar la exportación de textiles bolivianos).” 

Resulta que de una simple revisión del Acta de Fundación y de la Resolución Prefectural RAP N°047/96 a cargo del Prefecto del Departamento de La Paz, Lic. Germán Quiroga Gómez de fecha 13 de marzo de 1996, se evidencia claramente  que el Sr. Gill Ramirez, no sólo no fue socio fundador, sino que en fecha 22 de agosto del 2008, cuando renuncian todos sus asociados y se procede a la inclusión de tres nuevos socios, tampoco figura el Sr. Carlos Gill Ramírez entre ellos.

Con lo anterior se demuestra que el Sr. Carlos Gill Ramirez no tuvo y no tiene ninguna participación en la Fundación Siglo XXI y, por lo tanto, tampoco participó ni pudo haber participado en la disposición de los recursos con los que contaba dicha Fundación.

Esta malsana campaña en contra de nuestro diario se constituye en una flagrante violación a los principios fundamentales de la libertad de expresión y libertad de prensa, situación que será denunciada ante la Asociación Nacional de la Prensa de Bolivia (ANP), ante la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de tal forma que se garantice nuestro derecho al ejercicio periodístico sin restricciones, ni amenazas veladas, como precepto fundamental de la democracia y el Estado de Derecho.

Por otro lado, a partir de ahora nuestro medio ejercerá legalmente su derecho a proteger su imagen y reputación por los medios legales que sean necesarios.

(28/09/2020)

Comparte y opina:

Canillas, aliados clave de La Razón y Extra

Más de un millar de canillas permiten la llegada de estos periódicos a las nueve capitales departamentales y a otras 54 localidades del mapa nacional, sin duda, la mayor red del rubro.

/ 27 de septiembre de 2020 / 07:38

Por La Razón

Son los aliados clave de La Razón y Extra. Son quienes permiten que ambos periódicos hermanos, parte de la familia de Comunicaciones El País S.A., puedan llegar a sus lectores. También son los voceros de éstos a la hora de recoger sugerencias, evaluaciones. Son los canillas, y más de un millar permiten la presencia de los dos diarios en el país.

María Paola Salazar es parte de este ejército de distribuidores. Tiene su punto de venta en la zona de Bajo San Antonio de La Paz, en la plaza Luis Tapia, y la venta de periódicos corre por sus venas, por generaciones. Sigue la tradición de su abuela María y de su padre Mario. “Hemos visto crecer a La Razón y Extra”, comenta. El primero cumplió 30 años de vida este 2020, el otro, lleva 21 velas apagadas.

“Somos los que llevamos los diarios a la gente, se los entregamos en sus manos. La Razón pisa fuerte en el ámbito nacional, es imparcial, no se va a ningún bando. Siempre ha sido así. Yo recuerdo que de pequeña madrugábamos con mis padres para vender el periódico. Esta crisis nos ha afectado tremendamente, pero estamos saliendo adelante, hay que luchar para que el impreso no se pierda”.

Para Salazar no solo hay que apuntar a salvar la vigencia de los diarios, sino los centenares de trabajos, directos e indirectos, que permiten los medios impresos. “Con esto vivimos más de 500 familias solamente en La Paz”, remarca. Según los datos de Comunicaciones El País S.A., el 97% de su sistema de distribución de La Razón y Extra se sostiene en los canillas, el restante 3% tiene como comercializadores a supermercados, tiendas de barrio, entre otros.

Más de un millar de canillas permiten la llegada de estos periódicos a las nueve capitales departamentales y a otras 54 localidades del mapa nacional, sin duda, la mayor red del rubro. Solo en los municipios de La Paz y El Alto hay 461 vendedores de los cuatro sindicatos que toman las riendas de la distribución en domingo, cuando su número se triplica con relación a los que operan desde lunes hasta sábado. (Ver infografía)

Pastor Guillermo Coaquira tiene su puesto en la zona Central paceña. Al igual que Salazar, heredó este oficio, como la mayoría de sus colegas. “Para mí, el periódico es un documento histórico que no se compara con internet, por eso en este último tiempo hemos tratado de reunir todas las fuerzas con la empresa para salir a las calles. La Razón lidera las ventas y eso no ha cambiado desde antes”.

Eso sí, para Coaquira hay una “competencia desleal” contra La Razón y Extra. “Hay ataques terribles, de otro medio, del Gobierno, no se dan cuenta de que estos impresos están enraizados en La Paz y Bolivia. Con La Razón ya son 30 años de altas y bajas y hemos sabido sobrellevar, salir adelante, junto a periodistas y trabajadores de la prensa, de la administración”.

“Una de las alianzas estratégicas que coadyuvó al crecimiento de La Razón y Extra como periódicos nacionales fue con los sindicatos de voceadores del país. Sus miembros son gente humilde, digna, muy trabajadora, siempre comprometida para brindar un buen servicio a los lectores”, remarca el gerente de Distribución de ambos diarios, Yamil Bustillos.

Arturo Onorio Calle es ejecutivo departamental de los canillas paceños y ofrece los periódicos en su puesto de la calle 6 de Mallasa, incluso sus compradores se extienden hasta Mecapaca, sobre todo los domingos. Lleva 35 años en el oficio. “Somos agradecidos porque vendiendo La Razón y Extra podemos hacer estudiar a nuestros hijos. Somos felices de hacerlo”.

Salazar, Coaquira y Calle tienen plena confianza de que los periódicos saldrán a flote pese a la actual adversidad. “La Razón y Extra van a seguir, son referentes y la gente los necesita para estar bien informada”, dice Salazar. “Son 30 años de La Razón pero hay que seguir, por muchas décadas más”, subraya Coaquira. Son los canillas, la punta de lanza en el sistema de distribución de este proyecto.

Este es un espacio institucional de La Razón en el que compartiremos con nuestro público un detallado repaso a las tres décadas recorridas por este diario, mostrando los grandes hitos, los logros más importantes, los galardones, pero también los tropiezos y los momentos duros, como el que nos ha tocado vivir en este tiempo. A partir de ahora, tanto en su versión impresa como en la digital, comenzamos a contar nuestra historia, pero con la mirada puesta en el porvenir. Acompáñennos.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias