Voces

martes 20 oct 2020 | Actualizado a 22:24

¿Vamos a creernos el relato?

/ 19 de agosto de 2020 / 02:18

Horas antes de la masacre de Senkata, como llamó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un periodista especuló en sus redes sociales sobre la posibilidad de la “voladura” de una planta en El Alto, cuyo impacto alcanzaría unos cinco kilómetros a la redonda. La posibilidad causó impacto en los medios y en la población. El relato se instaló en el imaginario.

Bastó un link de Wikipedia para generar pánico antes de la represión policial del 19 de noviembre de 2019. Miles de alteños se encontraban movilizados contra el gobierno recién inaugurado de Jeanine Áñez y por la vuelta del dimisionario Evo Morales.

El Gobierno denunció que la intención de los movilizados tenía ese objetivo: volar la planta. Luego de días de bloqueos de la zona, que impedían la salida de carburantes para el abastecimiento de las ciudades de La Paz y El Alto, no tardó en señalar que la protesta era sediciosa y terrorista.

Al amparo del Decreto Supremo 4078, las Fuerzas Armadas, con el resguardo de la Policía, movilizó sus contingentes a la zona de conflicto, como lo había hecho cuatro días antes en Huayllani, en Sacaba (Cochabamba). El saldo de la intervención en ambas zonas de movilizaciones fue una treintena de fallecidos, centenares de heridos y familias devastadas.

Hace unos días, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, repitió el relato: “En noviembre (de 2019), en la peor época de la democracia, las Fuerzas Armadas no dispararon ni un cartucho; ningún fallecido fue a causa de la Policía o las Fuerzas Armadas”.

Lo mismo había dicho el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, quien incluso culpó de las muertes a los propios manifestantes, que, en su criterio, se dispararon entre sí. Otro relato.

No hay instancia del Estado seria que valide la apreciación ni hay posibilidad de que las investigaciones tengan éxito, salvo resultados de instituciones externas, como la CIDH, que concluyeron que en ambos casos hubo represión del Estado, con el saldo lamentable, que el Gobierno se resiste a aceptar.

Si no hubo intervención policial-militar que hubiera tenido tan triste desenlace, ¿por qué Áñez firmó el decreto que liberaba de acciones penales a los militares? Basta leer el fin de la norma ahora abrogada.

Entonces, el Gobierno afirmó que había propiciado la “pacificación” del país. Cierto, las movilizaciones cesaron, pero el miedo comenzó a cundir, como la necesidad de justicia o el esclarecimiento de las muertes.

Casi nueve meses después, la historia se repite. Esta vez, el relato es la falta de oxígeno a causa de los bloqueos de la COB y el Pacto de Unidad. Cierto, las protestas impidieron el traslado del insumo medicinal para pacientes con COVID-19 en La Paz, Cochabamba y Oruro.

Pero oxígeno, como medicamentos, no había desde principios de julio, cuando las familias comenzaron a comprar balones y hacer filas en tiendas del elemento vital, y el Gobierno declaró prioridad nacional su provisión el 31 de julio, tres días antes de que los bloqueos comiencen.

Este último conflicto, contra la postergación de las elecciones, terminó con una ley sancionada en la Asamblea Legislativa y luego promulgada por Áñez. Sin embargo, la mandataria, que nunca se había reunido con los movimientos en conflicto, se atribuyó la solución de la crisis. Otro relato.

Ahora, Áñez, como sus ministros, dice que fue la “segunda pacificación”. Y el ministro Murillo afirma que esa resolución de la crisis tampoco fue con un solo tiro.

¿Vamos a creernos los relatos? Que las obsesiones no nos nublen; los asuntos sensibles suelen tener un efecto falso, pero potente, para esconder la realidad.

Rubén Atahuichi es periodista.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El TSE reconoce la demora en la difusión de resultados y dice que es una lección aprendida

El TSE destaca la participación del 87% de los ciudadanos en la votación, “una participación elevada” que supera el promedio boliviano del 80% y la media regional, dijo Salvador Romero.

Salvador Romero, presidente del TSE

/ 19 de octubre de 2020 / 20:13

En su primera evaluación sobre el desarrollo de las elecciones generales del domingo, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, admitió que el órgano electoral tuvo fallas en la emisión de resultados preliminares y destacó el papel de los medios de información en esa materia.

Sin nombrarlo, el vocal se refirió así a la anulación del sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), anunciada el sábado, a horas del inicio de la votación en el país y en el exterior. La decisión fue criticada por algunos candidatos y aplaudida por la misión de observadores internacionales.

“Ciertamente, lo reconocimos, hemos tenido una falla en el equilibrio entre la seguridad que le hemos dado al proceso, en la aprobación de todas las actas, y una celeridad que hubiera sido deseable; lo asumimos con una de las lecciones importantes a retener de este proceso”, dijo Romero en conferencia de prensa la noche de este lunes.

El domingo, al terminar la jornada electoral, la ausencia de resultados de los comicios generó susceptibilidades en las fuerzas políticas y la opinión pública. Dos redes de televisión, luego de dubitaciones técnicas por varias, finalmente publicaron los resultados de conteo rápido que disiparon la impaciencia de los ciudadanos.

Romero destacó ese rol en su evaluación de esta noche. “Queremos destacar el papel de quienes han difundido conteos rápidos, que han buscado verificar su información, blindar los elementos de garantía estadística a la población antes de difundir sus resultados”, afirmó.

En rueda de prensa, el vocal relievó 10 elementos a manera de evaluación del proceso electoral, entre ellos “una participación muy elevada, del 87%, a pesar de la pandemia” de los ciudadanos. “Hemos demostrado la vocación democrática de los bolivianos”, cuya participación ha superado el promedio boliviano del 80% y la media regional, explicó.

Además, destacó la jornada pacífica y ordenada, “que ha desmentido esos pronósticos de miedo y violencia”. También una votación segura para la salud pública.

Las elecciones del domingo terminaron sin mayores incidentes y el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, se consolidó como el virtual presidente, con el respaldo del 52,4% de los votos, según datos de conteo rápido de la encuestadora Ciesmori.

Las nuevas autoridades de los órganos Ejecutivo y Legislativo tomarán posesión de sus funciones en la primera quincena de noviembre.

(19/10/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Un país a ciegas y un silencio ‘estruendoso’ tras los comicios del domingo

En las elecciones generales de 2019, Carlos Mesa se había declarado ganador ante la difusión de los primeros resultados de la votación.

/ 18 de octubre de 2020 / 23:25

Anulado el sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre) por causas técnicas y el fiasco de encuestas a boca de urna anunciadas por algunas televisoras, el país se encuentra a ciegas respecto de los datos de la votación de este domingo.

A esa situación se suma el silencio “estruendoso” de los candidatos presidenciales, principalmente los de mejor proyección a juzgar por las encuestas previas, que hasta las 23.00 no pronunciaron comentario alguno respecto de su performance.

Hasta el cierre de esta publicación, el llamado Sistema de Consolidación Oficial de Resultados de Cómputo en Proceso, dependiente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), apenas había procesado 792 actas de 35.000, solo el 2,2%.

La noche del sábado, el TSE anunció la suspensión del Direpre, que había sido pensado en vez del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), cuyo corte en la difusión parcial de datos en las elecciones generales de 2019 había originado la descalificación y posterior anulación de los comicios.

El año pasado, minutos después de la difusión de los primeros resultados, el candidato presidencial de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, ya se había declarado ganador de los comicios. “Hemos logrado un triunfo incuestionable que nos permite decir con certeza que estamos en segunda vuelta”, desafió ante apenas los datos iniciales del cómputo oficial.

Hasta este momento, a más de ocho horas de cerradas las mesas de votación, ni el candidato ni su campaña dijeron nada.

Tampoco dijo nada el candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, cuya campaña se encontraba reunido en su casa de campaña de la avenida Ecuador de La Paz, que al comenzar la noche fue blanco de ataques de detractores.

Sin embargo, el jefe de campaña de ese partido, el expresidente Evo Morales expresó su extrañeza por la ausencia de datos. “Resulta muy extraño y preocupante que, a casi una hora del tiempo permitido para la publicación de los datos de los resultados en boca de urna, las empresas no lo hagan. ¿Por qué el retraso? ¿Qué se quiere esconder?”, escribió en Twitter.

Varias redes de televisión resultaron un fiasco para sus televidentes al anunciar encuestas en boca de urna que nunca fueron publicadas. Ejecutivos de Ciesmori, la empresa contratada para ese trabajo, anunció que no logró alcanzar la cobertura del 95% de las mesas escrutadas, como exige la ley.

Comunidad Ciudadana comunicó que va a esperar los resultados oficiales. “Esperamos tener certeza de los resultados oficiales”, dijo el vocero de la alianza, Ricardo Paz, quien pidió a la población tranquilidad, paz y serenidad.

“Vamos a tener resultados confiables, seguros y transparentes. Pedimos paciencia”, exhortó el presidente del TSE, Salvador Romero, la noche de este domingo.

Mientras, en las redes sociales se desató una serie de críticas y mofas contra las televisoras y el TSE.

Comparte y opina:

Mesa exhorta paciencia y promete prudencia al emitir criterios sobre resultados

“Eliminar eso podrá ser negativo, pero vamos a tener el recuento acta por acta”, se resignó a señalar el candidato de Comunidad Ciudadana sobre la suspensión del Direpre.

El candidato de CC, Carlos Mesa, al emitir su voto en Mallasilla, La Paz. Foto: Óscar Capriles

/ 18 de octubre de 2020 / 11:14

Luego de que emitiera su voto en un colegio de la zona de Mallasilla de La Paz, el candidato presidencial de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, exhortó a los ciudadanos esperar con paciencia los resultados y prometió prudencia cuando tenga que referirse a los resultados.

“Vamos a actuar con muchísima prudencia, sabiendo que cualquier declaración puede generar conflictos”, aseguró el expresidente en conversación con los periodistas al salir de su mesa de votación.

Mesa, que el año pasado fue uno de los primeros en reaccionar ante la caída del sistema de Transmisión de Resultados Electorales (TREP), que fue el origen del cuestionamiento de los resultados electorales, lamentó la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de suspender la difusión de resultados preliminares (Direpre), aunque expresó su comprensión por la determinación.

“Eliminar eso podrá ser negativo, pero vamos a tener el recuento acta por acta”, se resignó a señalar.

Además, Mesa consideró que es importante la asistencia de los bolivianos a las mesas de votación. “Nuestro compromiso es irrenunciable y no puede ser expresado sino con el voto”, insistió.

Mesa decidió nuevamente postularse a la Presidencia del Estado luego de las frustradas elecciones del 20 de octubre del año pasado.

(18/10/2020)

Comparte y opina:

Arce afirma que el MAS apuesta a la ‘solución democrática’ de la crisis política en el país

El candidato de oposición dijo que le extraña la suspensión de la difusión de resultados preliminares anunciada la noche del sábado por el TSE, a horas de las elecciones.

Luis Arce, luego de emitir su voto en un colegio de Miraflores, en La Paz. Foto: Roberto Guzmán

/ 18 de octubre de 2020 / 10:42

Luego de emitir su voto en un colegio Cervantes de la zona de Miraflores de La Paz, el candidato presidencial del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce, aseguró que su partido apostó a la “solución democrática” de la crisis y no por las armas.

Cuando una periodista le preguntó sobre si el MAS respetará los resultados y la posibilidad de disturbios en medio del proceso electoral, el exministro de Economía dijo que “esa pregunta hay que hacerle a quienes van a perder las elecciones, no al ganador”.

“Ojalá que el día y los siguientes días transcurran de manera pacífica. El MAS le ha apostado a la solución democrática, no tomamos el poder con las armas, nosotros tomamos el poder por esta vía democrática”, respondió Arce.

La pregunta recurrente a los candidatos fue cuál es su criterio respecto de la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de suspender la difusión de resultados preliminares (Direpre). Arce contestó que la determinación extraña al MAS. “Ellos argumentan un tema técnico, que a nosotros nos extraña mucho”.

Si bien entendió que el TSE no tuvo el tiempo suficiente para desarrollar el sistema, recordó que su partido hizo observaciones escritas sobre las condiciones técnicas ante el tribunal como ante la misión de observadores internacionales. “Les hicimos notar que era un retroceso en la transparencia”, afirmó.

“Vamos a ser cautelosos, nosotros tenemos felizmente desarrollado nuestro propio sistema que nos va a dar el cómputo, para saber los resultados con anticipación”, dijo Arce.

El candidato comentó que esperará en La Paz el desarrollo de los comicios, como, más tarde, la emisión de los resultados. Expresó su optimismo por una eventual victoria del MAS.

(18/10/2020)

Comparte y opina:

Elecciones ‘más complejas’ en marcha, Romero promete seriedad, imparcialidad y transparencia

Ante la presencia de la presidenta Jeanine Áñez, el titular del TSE recordó que la fecha estas elecciones “fue el compromiso del TSE, una fecha definitiva, inamovible e impostergable”.

El titular del TSE, Salvador Romero, inaugura las elecciones generales. Foto: Roberto Guzmán

/ 18 de octubre de 2020 / 07:45

En la inauguración de las elecciones generales, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, destacó la seriedad técnica, la imparcialidad política y la transparencia con que encaró el Órgano Electoral este proceso.

Estamos frente a “un horizonte común, deseamos reencontrarnos en el abrazo de cada voto”, dijo el vocal, quien recordó que las de este domingo son las elecciones más complejas de la historia democrática del país.

Ante la presencia de la presidenta Jeanine Áñez, Romero recordó que la fecha estas elecciones “fue el compromiso del TSE, una fecha definitiva, inamovible e impostergable”.

Consideró que, en el marco de la seriedad técnica, “algunas tareas inicialmente contempladas no podían ejecutarse y era preferible dejarlas”. Aludió así a la suspensión intempestiva del sistema de Difusión de Resultados Preliminares (Direpre), decidida la noche del sábado, a horas del inicio de las elecciones.

Respecto de la imparcialidad política, el titular del TSE afirmó que esa condición se tradujo “en la suma de decisiones sin sesgos a favor o en contra de ninguna candidatura”.

Y sobre la transparencia, Romero dijo que el TSE rindió cuentas de cada una de sus acciones, en su afán de mantener informados a los ciudadanos y a los actores políticos.

Una vez más, el vocal consideró que estas elecciones son las más complejas de la historia democrática del país, debido a la fuerte polarización política y con los antecedentes de la convocatoria a estos comicios: la crisis política, la anulación de las elecciones y la emergencia sanitaria por la irrupción del COVID-19  en el país.

“Debimos enfrentar numerosos desafíos, aquellos que implicaban una elección más compleja de la historia democrática del país”, enfatizó.

Además, reclamó que durante todo este proceso el TSE sufrió ataques, noticias falsas y medias verdades “que procuraron mellar al Órgano Electoral”.

Unos 7,3 millones de bolivianos están habilitados para elegir este domingo al Presidente y el Vicepresidente del Estado, además de 36 senadores, 130 diputados, divididos en plurinacionales y uninominales, y nueve representantes ante organismos parlamentarios supraestatales.

(18/102020)

Comparte y opina: