Voces

miércoles 25 nov 2020 | Actualizado a 18:16

Nacionalización de las minas

/ 30 de octubre de 2020 / 02:21

Este 31 de octubre recordamos los 68 años de uno de los hitos históricos más significativos de la historia nacional, la nacionalización de las minas del control que hasta entonces ostentaban los Barones del Estaño. El Decreto de nacionalización 3223 de 31 de octubre de 1952 transfería ese control a la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), que había sido creada para tal efecto mediante el Decreto Supremo 3196 de 2 de octubre del mismo año. Más allá del hecho y sus consecuencias políticas, cabe destacar que el Estado heredaba una estructura grande y compleja, 34 centros nacionalizados entre empresas mineras, plantas metalúrgicas, hidroeléctricas, infraestructura ferroviaria y agencias; y una estructura de negocios donde en el circuito financiero Catavi estaba más cerca de Londres que de La Paz (detalles en mi artículo Comibol un sueño inconcluso, en ¿De vuelta al Estado minero? Fundación Vicente Pazos Kanki, 2013). Ese fue, en mi concepto y por mi vivencia de más de una década en la empresa minera estatal, el origen del todavía no resuelto entuerto de querer manejar una estructura de negocios corporativos de alcance internacional con lineamientos de una empresa social; no funcionó antes, no funciona ahora y no funcionará en el futuro si no se resuelve el entuerto.

Pese a los vaivenes entre posiciones políticas nacionalistas y liberales a través de su historia, Comibol no halló nunca la receta salvadora, se probaron reestructuraciones de todo tipo, hasta se llegó a probar nuevas estatizaciones en la década precedente; su situación hoy es en extremo delicada, todos pretenden acceder a su patrimonio con diferentes propuestas, éste es todavía muy grande y se incrementó substancialmente con los proyectos de exploración, las estatizaciones y la declaratoria de áreas exclusivas para la Comibol que manda el DS 1369 de 3 de octubre de 2012, que añadió a su patrimonio cerca de 40.000 cuadrículas mineras (1 cuadrícula=25 hectáreas) distribuidas en 26 zonas altamente prospectivas del territorio nacional y seleccionadas en base a los resultados del boom de exploraciones de los años 90 de varias empresas Junior de ultramar que llegaron al país en esa época de apertura al capital privado. Todo este patrimonio no se puede desarrollar por las limitaciones económicas, técnicas y tecnológicas de Comibol para hacerlo por cuenta propia, ni por empresas privadas nacionales y/o extranjeras por la camisa de fuerza que representan las regulaciones sectoriales contenidas en la Constitución Política y en la Ley Sectorial 535 de Minería y Metalurgia. Así las cosas volvemos a vivir aquella situación de principios del siglo anterior cuando se consideraba al país un mendigo sentado en una silla de oro.

Estrenando un nuevo gobierno que pretende no ser más de lo mismo, sería oportuno plantearse la necesidad de solucionar el entuerto que vive Comibol, atrapada entre un gran patrimonio y una adversa legislación; en la obra citada líneas arriba y en varias de mis columnas siempre defendí la tesis de que Comibol puede ser una corporación exitosa que fue el mandato de su creación; recetas hay muchas, algunas se describen en mis escritos, solo falta decisión política para definir el cambio que puede ser traumático en un país como el nuestro, pero que es el único camino posible en las circunstancias descritas. Sería el mejor regalo para honrar la gesta que creó la empresa minera estatal y para dar utilidad a sus recursos minerales que, soterrados en la corteza terrestre no tienen ningún valor; se viene una época de dura crisis pospandemia y no usar el potencial que se tiene suena a falta de compromiso con los intereses del país.

Dionisio J. Garzón M. es ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

‘Cazar efefantes en tierra de efefantes’

/ 2 de octubre de 2020 / 03:32

Son tiempos electoreros, de propaganda y promesas variopintas, de reuniones virtuales, de webinares y otras hierbas que ocupan el quehacer y el qué pensar de los potenciales votantes; todos se vuelven especialistas, todos opinan, todos sueñan y como soñar no cuesta nada y todos tenemos derecho a aumentar el nivel de la marea electorera, nadie se entiende y hoy tenemos un país dividido con un panorama incierto sobre el resultado final de esta competencia.

El sector minero no escapa a este comportamiento, se escucha de nuevo el renacer de proyecciones para una minería moderna, competitiva y amigable con el medio ambiente para la próxima década, de fabulosas inversiones que se espera vendrían a apalancar este intento. Se vuelve a hablar del yacimiento de hierro más grande del mundo, del salar con la acumulación de sales más importante, del oro que de la noche a la mañana se lo encuentra en cualquier parte, de los metales tecnológicos y de las tierras raras que muchos no conocen pero de las que todos hablan y, por un lapso indefinido, nadie se acuerda de los movimientos anti-minería, anti-extractivismo ni de los áulicos de la energía verde y de la transición energética; total el extractivismo y la minería en particular son los remedios que están más a la mano para paliar las crisis y recuperar la economía de nuestros países emergentes que nunca terminan de emerger. Todo vale en este periodo pero, no hay que perder la idea de escala de los efectos que este comportamiento de candidatos y de grupos de influencia generarán —cualquiera sea el resultado de las elecciones — en el pueblo, entelequia a la que se recurre en estas circunstancias y que más temprano que tarde, exigirá el cumplimiento de las promesas.

Los geólogos acudimos al aforismo que titula esta columna, para medir las pretensiones de calidad y cantidad de los yacimientos minerales que se podrían encontrar en una zona, de acuerdo a sus características. Extrapolando a la realidad nacional, hoy pretendemos ser el centro energético y el corazón verde de Sudamérica, el principal proveedor de sales de litio y de potasio o la futura Arabia Saudita de la región con la revolución industrial que planeamos; sin embargo, a través de la historia hemos cosechado muchos fracasos por pretensiones sin medida y por falta de ubicuidad de lo que somos y de lo que tenemos, de las condiciones del país y de nuestra competitividad en un mundo donde hay muchos candidatos para cualquier emprendimiento.

Hablando de recursos minerales, no podemos competir con Brasil en exportaciones de hierro o en producción de acero y sus derivados, con Colombia en producción de carbón mineral, con Chile o Perú en producción de cobre, ni con África en producción de cobalto; somos importantes en yacimientos de estaño, plata, zinc, wólfram, antimonio, litio y oro, hemos dilapidado estos recursos a través de la historia y lo seguimos haciendo. Nunca hemos podido construir una cadena de producción e industrialización importante de estos productos mineros, pero siguiendo las corrientes del mercado, cada cierto tiempo cambiamos de objetivo, nos afanamos en hacer inversiones de alto riesgo para el Estado y cuando empiezan los problemas (v. g. los del proyecto de litio en Uyuni) recién vemos el detalle de lo que debía ser y no fue. Así las cosas, es probable que nazca otro elefante blanco y empezaremos con el siguiente objetivo. Es hora de cambiar, es hora de escuchar las propuestas de los candidatos, pero aquellas que vayan más allá del qué se debe hacer y lleguen hasta el cómo se debe hacer; caso contrario seguiremos a vendedores de humo, ilusionistas y magos de toda laya.

Dionisio J. Garzón M. es ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Bolivia, ¿país de gastadores?

/ 4 de septiembre de 2020 / 05:43

Tradicionalmente en Bolivia usamos frases hechas para mostrar el sumun de las intenciones de un gobierno, de una corporación o de grupos de poder, cuando se quiere influir en las mayorías sociales cuyo apoyo es importante circunstancialmente o como componente de un mercado en el que se quiere tener réditos. Recuerdo algunas de ellas: “País de ganadores”, “Exportar o morir”, “Orden, paz y trabajo”, algunas revolucionarias: “Hasta la victoria siempre” o “Patria o muerte venceremos”, alguna de tinte mesiánico: “No soy enemigo de los ricos pero soy más amigo de los pobres”… y podría seguir una larga lista de clichés que adornan nuestra historia política y social desde que somos independientes.

En la situación actual del país, con una tremenda pandemia a cuestas, una elección en puertas y un clima social de desánimo y miedo generalizados sobre lo que nos espera en los años venideros, hay una proliferación de frases hechas en los medios de comunicación que pretenden influir en la gente para controlar sus emociones y marcar tendencias de comportamiento, sin las cuales el control del Estado no sería posible. Todos los niveles de gobierno están centrados en la pandemia y pareciera que las actividades tradicionales del Estado están en statu quo hasta que aquella pase. Esto es muy comprensible, pero en el campo pragmático estamos transitando a una crisis económica y social pospandemia de dimensiones insospechables y no dejamos un resquicio para la ejecución de un plan económico y social de urgencia, que permita tener una alternativa de reacción al impacto negativo de la pandemia.

No me refiero a aumentar el nivel de gastos en bonos, programas sociales y de generación de empleo temporal, sino a la generación de riqueza activando el sector productivo; me llamó la atención un hecho del sector minero que se dio en los días precedentes, la paralización temporal de Minera San Cristóbal, la mayor productora de plomo, zinc y plata del país, casi no hubo reacción significativa, solo aislados comentarios oficiales; lo mismo en el caso de San Vicente, Bolívar, San Bartolomé, las minas de la Comibol, la minería chica, las cooperativas, etc.; todo el sector está con problemas o paralizado. ¿Cómo se reemplazará la generación del 49% de las divisas que entran al país si la situación del sector se agrava?

Nos gusta el despilfarro en tiempos de vacas gordas y acudimos al trámite de endeudarnos en tiempos de vacas flacas para seguir gastando y pasar la tormenta; los elefantes blancos de antaño (Mutún, Karachipampa, La Palca, etc.) y algunos proyectos que van en ese camino (Mallku Khota, Amayapampa y hasta el proyecto de litio y otras sales) confirman este comportamiento cuyo origen se remonta a los arcanos del tiempo colonial cuando la plata del Cerro  Rico de Potosí sentó las bases del capitalismo europeo y el nivel de vida del Potosí colonial no tenía nada que envidiar a las grandes ciudades europeas; la plata del coloso potosino pagaba todo. Eran otros tiempos.

Hoy, con un sector minero sin horizonte (no solo este sector, todos los sectores productivos están en crisis), seguimos aumentando el nivel de gasto y el endeudamiento externo e interno del país para paliar los efectos de la pandemia, pero no tenemos un plan económico paralelo que nos permita activar el sector productivo, ni se vislumbra un cambio substancial en las propuestas de los candidatos en carrera electoral. ¿Quién pagará las facturas en el largo plazo?, ¿cómo se gestiona la incertidumbre?, pareciera que la coyuntura manda, total algún día volverán las vacas gordas y adicionaremos una nueva frase al largo repertorio de frases hechas: “Bolivia, país de gastadores”.

Dionisio J. Garzón M. es ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Minería boliviana, entre la leyenda y el desarrollo

/ 8 de agosto de 2020 / 11:16

En el mes de la Patria y a 195 años de su nacimiento cabe una reflexión que ayude a comprender cómo una tierra bendecida con riquezas naturales sin par, pueda seguir a lo largo de siglos estancada en su pobreza, con esmirriados resultados económicos y siempre viviendo de sueños de grandeza que se disipan en una realidad lacerante donde los únicos beneficiados son los grupos de poder y los intereses corporativos. He escrito mucho a lo largo de décadas sobre el sector minero que fue (y todavía es) a lo largo de la historia, el pilar fundamental para el nacimiento de la República y para su desarrollo actual. Siempre acudo —en el intento — a una leyenda quechua sobre el Cerro Rico de Potosí, la acumulación de plata más grande del planeta y que los nativos llamaban Sumaj Orcko (El cerro supremo, en traducción libre): se dice que los súbditos del Inca Huayna Cápac ya explotaban en esos lejanos tiempos plata en la montaña hasta que un día una voz tronó y exclamó “No saques más plata de esta montaña, está destinada a otros dueños”;ese pareciera ser el sino que persigue a los bolivianos que siempre vivimos la coyuntura y estamos esperando al dueño de las riquezas.

En mis recientes columnas escribí sobre el proyecto de litio y otras sales del Salar de Uyuni, proyecto avanzado que pareciera ajustarse a lo escrito líneas arriba, se ha hecho ya una inversión muy significativa (cerca de $us 1000 millones), pero el proyecto no acaba de entrar en la corriente global de encadenamientos productivos, cuyo destino final es la producción de baterías de litio para autos eléctricos y otros usos finales, y en el caso del potasio, la producción de fertilizantes potásicos. Lo que más se ha producido en el proyecto hasta ahora son anuncios grandilocuentes, conferencias y artículos de prensa; un halo de misterio no permite acceder a los datos económicos y financieros y nadie habla de costos, factibilidad, encadenamiento con usuarios finales, etc., y pareciera que seguimos esperando al dueño de estas riquezas. ¿Quién será?

Quiero referirme hoy al Mutún, uno de varios elefantes blancos que adornan nuestro territorio, que tiene una historia centenaria desde que en 1845 Francis Casteneau descubrió la Serranía Mutún-Urucum. Se intentó explotar hierro e instalar una acería desde 1952 en el lado boliviano de la serranía pero nunca se lo logró, las razones son muchas (detalles en mi libro De oro, plata y estaño, Plural Editores 2014 y 2017) y hacen al manejo político del emprendimiento. El último capítulo de esta historia es el mini-proyecto actual de producción de acero laminado para el mercado local;194.000 ton/año en la primera etapa, según información oficial asequible, con el aval de un crédito del EXIMBANK de China de $us 396,13 millones más un aporte estatal de $us 70 millones, que implican un acuerdo con la operadora china Sinosteelpara el diseño, construcción, ejecución y puesta en marcha de la acería en un plazo de 30 meses. El avance financiero a febrero del presente es de 23% (ya se ejecutaron $us 108,9 millones), pero el avance físico es mínimo (solo 3,6% según algunas publicaciones de prensa). Así las cosas, pareciera que estamos en vías de presenciar otro fracaso, si añadimos que el Estado se comprometió a dotar al proyecto de un acueducto de 105 km y de un gasoducto de 15 km, que por lo que se conoce tendrán muchos problemas de cumplimiento si se considera la emergencia sanitaria que vivimos y la crisis económica que se avecina.  

Este tipo de situaciones no debieran ser tratadas en fechas tan festivas para el país pero, la realidad es determinante, solo queda desear que esta vez la leyenda no se cumpla, FELICIDADES BOLIVIA.

Dionisio J. Garzón M. es ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia

Comparte y opina:

Había una vez un País Minero

La minería debe entenderse como una industria que puede soportar épocas de crisis porque genera riqueza; esta generación no acaba en la extracción de minerales.

/ 12 de julio de 2020 / 09:13

Así empiezan los cuentos de hadas y también los otros cuentos, así parece que vamos a contar en el futuro cercano lo que fueron los años de gloria de la minería de estas altas tierras cordilleranas, si no damos un golpe de timón que devuelva la fuerza y el coraje que caracterizó a los mineros que a lo largo de cinco siglos fueron referente de la minería del oro, de la plata y del estaño.

Siguiendo la línea de esta columna insisto en que el sector minero nacional fue y es en la previsible crisis económica pospandemia que se viene, la tabla de salvación a la que debería acudir el país para generar divisas y empleos en el corto y mediano plazo; no hay otra alternativa de ese calibre, la minería genera riqueza, el problema es que no sabemos administrarla. Solo un ejemplo del primer cuatrimestre de gestión en curso, las exportaciones de oro metálico ($us 444,8 millones) significan el 19,6% de las exportaciones totales del país ($us 2268,4 millones), la extracción y exportación tradicional de otros minerales concentrados el 19,5% ($us 448,1 millones), que convierten al sector minero en el principal exportador con una participación del 39,1%, superior al valor de las exportaciones del gas (32,5% de las exportaciones totales). El país depende de estos dos rubros, los demás sectores tienen un peso porcentual mucho menor que no pasa de un dígito (Datos del INE, Boletín COMEX Enero-Abril de 2020).

En el caso específico del oro, ¿por qué un rubro tan importante no está controlado por el Estado? Comibol que representa la minería estatal; como lo apunté en mi anterior columna (Administración del potencial minero), agoniza explotando estaño, plomo, zinc, cobre, antimonio, etc., de las viejas minas heredad de la minería colonial y aquella de los Barones del Estaño mientras la minería informal del oro se enriquece; se le despojó del proyecto siderúrgico del Mutún y de los salares para generar entidades burocráticas cuyos resultados comenté en varias oportunidades y que van camino a convertirse en “elefantes blancos” si no se toman medidas adecuadas. Este entuerto entre los intereses del Estado y aquellos de los grupos corporativos de toda laya, son los obstáculos que impiden un desarrollo adecuado del sector. No se trata de asumir posiciones chauvinistas ni ultra liberales sino una posición realista que defienda los intereses del Estado como prioridad y que tenga una adecuada apertura al capital privado extranjero y/o nacional, en el desarrollo de los grandes proyectos mineros que precisan de una adecuada administración para generar excedentes que soporten el desarrollo económico y social del país.

Pareciera una letanía lo escrito líneas arriba, no es la primera vez que lo hago pero, la dura realidad de los números indica que el país no tiene otras alternativas de este calibre, en el mediano ni en el largo plazo.

La minería debe entenderse como una industria que puede soportar épocas de crisis porque genera riqueza; esta generación no acaba en la extracción de minerales, va más allá de los socavones y los open pits y se proyecta en industrias colaterales como la industrialización de las sales de litio, potasio, boro y otras presentes en nuestros salares. Hemos invertido cerca de $us 1.000 millones en la infraestructura del proyecto del Salar de Uyuni, los resultados no son muy buenos hasta hoy porque se concibieron como objetivos políticos y no como objetivos industriales, se perdió tiempo en una carrera donde la coyuntura y la competitividad son parámetros definitorios pero, nunca es tarde para enmendarlas cosas; no podemos dejar enterrados en sal la inversión y los sueños de un pueblo, no debiéramos decir en el futuro: Había una vez…

*Es ingeniero geólogo, exministro de Minería y Metalurgia

Comparte y opina:

Administración del potencial minero

Se debe definir un camino crítico y generar sinergias útiles con los operadores importantes del sector

/ 5 de junio de 2020 / 06:18

Comienza la transición a la nueva normalidad post pandemia y es necesario reflexionar sobre lo que vendrá en el sector productivo que como siempre será el que defina los parámetros económicos del país en el corto, mediano y largo plazo; de manera particular en el sector minero del cual se ocupa esta columna. Históricamente este sector se desenvuelve en un ambiente permanente de crisis desde la nacionalización de las minas en 1952 por el indefinido resultado de una lucha constante entre intereses corporativos y los del Estado, actores que pretenden pero nunca concretan una estructura sectorial adecuada al potencial minero del país y a sus características de enclave geográfico y de generación de materias primas minerales.

Hace casi una década en un libro que tuvo bastante éxito y en el que participé junto a otros especialistas (Los dilemas de la minería, Fundación Vicente Pazos Kanki. La Paz, Bolivia. 2012) y en muchas entrevistas en los medios de comunicación, puntualicé sobre estos dilemas irresueltos de la industria y sobre posibles soluciones. El tiempo pasa y seguimos montados a este columpio de indefiniciones; el lector acucioso puede acudir a la publicación citada, aquí deseo puntualizar lo que considero apremiante si queremos avanzar: 1) Todo el mundo conoce nuestro gran potencial minero, ¿Queremos desarrollarlo? 2) ¿Queremos hacer minería de clase mundial con este potencial o mantener nuestra irrelevante estructura sectorial actual? 3) ¿Podemos y queremos garantizar seguridad jurídica al capital privado nacional y/o extranjero para que participe en todas las fases de la industria? 4) ¿Estamos abiertos a modificar la ley sectorial actual y otras normas para definir una nueva estructura sectorial? 5) En caso negativo, ¿Tenemos la capacidad adecuada para emprender estos cambios con la sola participación estatal? Y podemos seguir.

La situación actual del sector es muy delicada, las minas importantes han terminado o están por terminar su vida útil, las minas chicas y cooperativas se hunden en su dependencia de los precios internacionales de los metales, solo la minería informal cooperativa y aquella ilegal del oro están florecientes pero dejan muy poco para el Estado y producen reyes chiquitos que se enriquecen con la explotación inmisericorde de la mano de obra desocupada del país. Patético para un país que era líder de la minería continental y en algún caso mundial en los albores del siglo XX. Comibol agoniza, ya no controla el Mutún, tampoco los Salares, patalea en Huanuni, Corocoro, Colquiri, Karachipampa; no tiene capacidad para generar nuevos emprendimientos (v.g. Mallku Khota, Amayapampa). Así la minería boliviana es la gran ausente de las estadísticas mundiales, ya nadie nos toma en cuenta, las poquísimas empresas que están hoy en Bolivia están con el Jesús en la boca rogando para que no haya avasallamientos o nuevas estatizaciones.

Hemos hecho una pésima administración de nuestro potencial en la era republicana, peor en el reciente intento plurinacional. Cabe pues, otra vez, empezar de cero, contestar las preguntas que esbozo, definir un camino crítico para el sector y generar sinergias útiles con los operadores importantes, dejar la retórica y el discurso fácil y empezar a contestar la primera de las preguntas ¿Queremos desarrollar el potencial minero y administrarlo adecuadamente?, o ¿colocamos un candado al sector minero y empezamos a andar hacia la visión idílica de la pretérita Arcadia de los soñadores de siempre? Hay muy poco margen para el error en ambos casos, la actual pandemia nos enseña que es fácil administrar la riqueza pero es muy difícil generarla.

Dionisio J. Garzón M., ingeniero geólogo, ex ministro de Minería y Metalurgia.

Comparte y opina:

Últimas Noticias