Voces

jueves 4 mar 2021 | Actualizado a 03:06

¿Asalto al Capitolio a la boliviana?

/ 20 de enero de 2021 / 03:10

Mucho se ha abundado en comparaciones del asalto al Capitolio, “el templo de la democracia” de Estados Unidos, con lo que sucedió en Bolivia en 2019, cuando sucesivamente se puso en dudas las elecciones del 20 de octubre, se generó un grave conflicto político, renunció el presidente Evo Morales y, para terminar ese año fatídico, el gobierno transitorio propició las masacres —como llamó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)— de Sacaba y Senkata a título de defender la democracia y la vida de los bolivianos.

¿Serán comparables ambos hechos? Todo es posible, dependiendo de los ojos con que se los mire. Hubo un caso llamativo.

Vayamos al origen. El hasta hoy presidente de Estados Unidos, Donald Trump, nunca aceptó la victoria electoral del desde hoy sucesor suyo, el demócrata Joe Biden, y al contrario, denunció que le “robaron” el voto.

Desde las elecciones de noviembre se ocupó de defenestrar a su rival y nunca congratularlo. Hizo un lobby político, impulsó las protestas y el día del asalto incitó la “insurrección”, como luego lo tildó el Congreso.

Entre las muchas reacciones en el mundo sobre el evento que puso en cuestión la democracia en la potencia, Carlos Mesa calificó de “vergonzosa” la acción de Trump, de la que dijo que “se puede tipificar como un intento del poder Ejecutivo de dar un golpe al sistema electoral y al poder Legislativo”.

Sin embargo, en una segunda parte de su mensaje en redes sociales, el expresidente hizo una comparación —forzada, en mi criterio— de los sucesos del Capitolio con los hechos ocurridos en Bolivia en 2019. Dijo que la acción perpetrada en Estados Unidos (el asalto) fue “muy similar al fraude perpetrado en Bolivia en 2019 por @evoespueblo”.

¿Similar al fraude? ¿Trump cometió fraude? ¿Cómo se entiende esa declaración? Sí, lo sabemos, no se refirió a eso, sino que hizo una comparación forzada.

Rival directo de Morales en las elecciones de 2019, Mesa fue el primero en denunciar que aquél “hizo un fraude monumental”, en coincidencia con el informe —judicialmente no corroborado aún— de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El candidato de Comunidad Ciudadana (CC) nunca aceptó su derrota, aunque por un momento, a la luz de los resultados preliminares, desafió a Morales ir a segunda vuelta. Pero, ante las irregularidades denunciadas por la OEA, llamó a movilizarse frente a los tribunales departamentales —movilizaciones que más tarde derivaron en la quema de edificios del Órgano Electoral— contra Morales.

Esa convocatoria fue el inicio de la crisis política e institucional de 2019, aunque los detractores de Morales evocan la tozudez de éste a la repostulación a pesar del referéndum de 2016 que le dijo No y un fallo del Tribunal Constitucional que validó su candidatura.

Movilizados los cívicos y opositores al entonces mandatario, la crisis degeneró en un motín policial, en el acoso a instituciones de parte del “movimiento pitita”, la toma de medios de información (Bolivia Tv, Patria Nueva, Abya Yala, ATB), la quema de viviendas de autoridades y pesonalidades, la sugerencia de renuncia de Morales planteada por las Fuerzas Armadas, la toma del Palacio de Gobierno por los otrora líderes cívicos Marco Pumari y Luis Fernando Camacho, la invocación de éste a la Policía Boliviana y a las Fuerzas Armadas, y la dimisión del presidente del Estado.

Ante la polarización política del país respecto de esos sucesos de 2019, que terminaron con la cuestionada sucesión de la entonces senadora Jeanine Áñez, la historia de ese episodio crítico termina también dividida entre quienes propiciaron una “golpe de Estado” y quienes hicieron un “fraude monumental”.

Lo cierto es que esos sucesos resultaron poco después en las masacres de Sacaba y Senkata, la muerte de más de una veintena de manifestantes, y en la candidatura de una devenida mandataria —que Mesa dijo que validaría la tesis del golpe— llamada solamente a presidir un proceso transitorio.

Volviendo a las comparaciones con los hechos en Washington, ¿fue el asalto al Capitolio un suceso a la boliviana? Haga un ejercicio, sopese las acciones y las reacciones de Trump.

             Rubén Atahuichi es periodista.

          

Comparte y opina:

Reyes Villa, de nuevo en carrera y luego del linchamiento político del vocal Romero

Cuatro vocales del TSE respaldaron la decisión de rehabilitar la candidatura de Reyes Villa a la Alcaldía de Cochabamba por la alianza Súmate.

El abrazo entre Jeanine Áñez y Salvador Romero, cuando éste fue designado representante del örgano Ejecutivo ante el TSE. Foto; La Razón-archivo

/ 3 de marzo de 2021 / 17:44

Por unos días, Salvador Romero, el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), fue blanco de un linchamiento político incluso de sus admiradores: la decisión del órgano electoral de inhabilitar a Manfred Reyes Villa, el viernes, lo puso al paredón.

El 25 de noviembre de 2019, Romero fue designado como el primer vocal del nuevo TSE por la entonces presidenta transitoria Jeanine Áñez. “El doctor Romero es un profesional altamente capacitado y estoy segura de que se convertirá en un garante de la limpieza del proceso electoral”, lo halagó entonces la exmandataria.

La nominación del vocal causó repercusión favorable en la comunidad política. El otrora candidato presidencial Carlos Mesa calificó la designación de Áñez como “un gran acierto” y dijo que Romero es “la personalidad más idónea para formar parte del nuevo TSE”.

“Su trayectoria, su experiencia y su prestigio latinoamericano lo avalan”, remató el expresidente sobre la trascendencia del ahora presidente del TSE.

Poco más de un año después, los halagos de Mesa a favor de Romero y el TSE cambiaron por descalificaciones. “Lamentablemente el TSE actúa como funcional al gobierno. Así, No habrán elecciones creíbles (sic)”, escribió en su cuenta de Twitter.

“La inhabilitación de Manfred Reyes Villa es un complot electoral del MAS que, como siempre, usa el martillo judicial para destruir a sus adversarios con la complicidad del TSJ y el TCP”, argumentó.

Sin embargo, Mesa cambió de posición al saber que el TSE rehabilitó este miércoles a Reyes Villa. “Celebró la habilitación de Manfred Reyes Villa. El TSE revisó su decisión anterior y actúa nuevamente como un órgano del Estado, independiente y con voz propia (sic)”, escribió.

Ante la disconformidad en el oficialismo por la decisión de este miércoles del TSE, el expresidente reaccionó a favor del TSE, al que había denostado el viernes 26. “La amenaza masista contra el TSE es un ataque a la democracia. El Órgano Electoral es independiente. El MAS solo acepta un camino, el de la sumisión. Es tiempo de que deje de actuar como si el país fuera su feudo”, escribió.

Otro que cuestionó y descalificó la decisión inicial del TSE fue Samuel Doria Medina, jefe de Unidad Nacional (UN). “Inhabilitación de Manfred Reyes Villa es la mayor prueba de un Tribunal Supremo Electoral intervenido y manipulado por intereses políticos. Tarde o temprano tendrán que rendir cuentas”, dijo en sus redes sociales.

Este miércoles, el líder político opinó diferente: “Manfred sigue en carrera. No fue cuestión de suerte, sino de la voluntad de la gente para no dejarse engañar. La Alcaldía es nuestra”.

“En Cochabamba venció la democracia, pese a la presión del MAS. Es señal de un nuevo tiempo, Cochabamba tendrá una alcaldía para todos”, insistió.

Por presión del MAS @TSEBolivia inhabilita a @ManfredBolivia, a 9 días de elecciones. Así violan principio legal de preclusión, se burlan del electorado de #Cochabamba y dañan la democracia en #Bolivia. Manfred debe pedir medidas cautelares d emergencia en @CIDH”, escribió el expresidente Jorge Quiroga.

Las descalificaciones contra Romero abundaron desde el viernes, muchas de ellas de parte de políticos y activistas.

“Lo de Salvador Romero es igual a lo de Vilma Velasco el 2015 cuando inhabilitó a los candidatos que lideraban las encuestas en el Beni. Ambos instrumentos del masismo para violar la democracia e imponer el dedazo lo que no pueden en las urnas”, dijo el senador cruceño Carlos Pablo Klinsky.

“Vergonzosa actuación del @TSEBolivia a la cabeza de Salvador Romero”, había dicho el exministro de Gobierno Arturo Murillo.

Incluso reclamaron “cárcel” para el vocal, como la periodista Melissa Ibarra.

“Y el Sicario de la Democracia #SalvadorRomero lo va a hacer de nuevo, ante la mirada pasiva de la oposición inútil”, escribió Nadia Beller, excandidata a diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) y luego aliada de Áñez.

Este miércoles, el TSE rehabilitó a Reyes Villa. “Saludamos la objetividad de los cuatro vocales del @TSEBolivia que demostraron su independencia ante presiones políticas y, en honor a jurídicamente correcto, votaron a favor de la justicia y la legalidad”, dijo el candidato en sus redes sociales.

Cuatro de los siete vocales votaron a favor de la rehabilitación del candidato de Súmate: Romero, María Angélica Ruiz, Rosario Baptista y Nancy Gutiérrez. Los otros tres optaron no respaldar la decisión.

Comparte y opina:

Copa promueve a Santos Quispe y cuestiona que Quispe y Flores quieran desplazarlo

"¡Carajo!, quiero decirles a esos señores, que yo tuve el valor de luchar con nuestra gente”, protestó en medio de aplausos y vivas por su nombre en Lahuachaca.

La candidata Eva Copa estuvo este miércoles en Lahuachaca y Calamarca. Foto: Campaña Eva Copa

/ 24 de febrero de 2021 / 20:12

Muy efusiva en su discurso contra sus detractores, Eva Copa impulsa en el altiplano la candidatura de Santos Quispe, de quien dijo que es víctima de una estrategia que promueven Rafael Quispe y Franklin Flores, los otros candidatos a la Gobernación de La Paz, por desplazarlo.

Apuntó especialmente a Quispe, el ‘Tata’, candidato de la alianza Somos Pueblo. “Me indigna, como aymara y como mujer, que se disfracen como nosotros. Miren al señor Rafael (Quispe), se pone poncho y dice ‘arréstenme, llévenme a la cárcel’”, denunció la exsenadora, ahora candidata a la Alcaldía de El Alto por Jallalla.

Copa, blanco de duras críticas de partidarios del Movimiento Al Socialismo (MAS) que creen “una traición” su postulación luego de ser desahuciada en esa fuerza, también aludió a Flores, candidato del oficialismo.

Dijo que entre Quispe y Flores buscan desplazar la candidatura del hijo de Felipe Quispe, ‘El Mallku’. “Como si fuéramos tontos, como si no supiéramos que hay una estrategia ahí, que pelean entre Franklin Flores y Rafael Quispe y desplacen a nuestro hermano Santos”, protestó Copa en Lahuachaca, donde apoyó la proclamación de Santos Quispe, como antes en Calamarca.

En varias partes de su discurso, la expresidenta de la Cámara de Senadoes aprovechó la oportunidad para fustigar los ataques en su contra y aludió a militantes del MAS.

“No es posible que porque pensemos diferente nos digan que somos de la derecha; no es posible que porque digamos que ‘esto está mal’ nos digan opositores; ¡carajo, tenemos derechos a pensar diferente también”, arengó en Calamarca ante una concentración de campesinos.

“Me cansé de escuchar cada estupidez que dicen: ‘que son de la derecha, que son golpistas’. ¡Carajo!, quiero decirles a esos señores, que yo tuve el valor de luchar con nuestra gente”, protestó en medio de aplausos y vivas por su nombre en Lahuachaca, camino a Oruro.

Copa acompañó en Calamarca y Lahuachaca la proclamación de candidatos locales de Jallalla, como la de Santos Quispe. “Ahora nos vamos a hacer respetar; no vamos a permitir que vengan a chantajearnos y condicionarnos con el voto: voten por su gente, voten por su pueblo, voten con el corazón. No dejen que nadie venga a confundirnos”, exhortó Copa en Calamara, en la que fueron proclamados candidatos a la Alcaldía por Jallalla.

Además reivindicó las luchas sociales en las crisis de noviembre de 2019, como en octubre de 2003. Sobre esto último, afirmó que unos lucharon, pero otros se atribuyen esas acciones. Unos dicen haber echado a los “privatizadores” y otros se dicen “nacionalizadores”, dijo.

“Otra vez, La Paz tuvo que dar muertos, sangre, luto y dolor para recuperar la democracia y la dignidad del pueblo boliviano”, arengó en alusión a la “masacre” de Senkata en noviembre de 2019, como llamó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Aquí no se van a embanderar (sic) luchas de otros, porque ese proceso de cambio que tanto hablan es nuestro, porque nuestro padres y abuelos lucharon por eso. Así que no es de un color ni de unas cuantas personas; es del pueblo boliviano, por la reivindicación de nuestros derechos, ¡carajo!”, aludió al MAS.

Tanto en Calamarcay Lahuachaca Copa exhortó rebeldía a los comunarios, tanto para la consecución de sus propósitos como para el control de la gestión local. “Cuando vean que las cosas están mal, no se callen, hay que hablar; por eso Dios nos dio boca, hay que hablar”. “Aquí no necesitamos autoridades de escritorio, sino autoridades de territorio”, pronunció.

Comparte y opina:

El diseño del billete que mostró Carlos Mesa lo desmiente: tiene el escudo nacional

Todos los cortes nuevos de Bs 10, Bs 20, Bs 50, Bs 100 y Bs 200 tienen el emblema nacional, visto a través de rayos ultravioleta.

/ 23 de febrero de 2021 / 14:09

El diseño del billete de la nueva serie de Bs 200 que mostró el expresidente Carlos Mesa lo desmiente: tiene el escudo nacional, como medida de seguridad vista a través de rayos ultravioleta.

El lunes, en su sistemática denuncia sobre una supuesta eliminación de símbolos patrios por parte del gobierno de Luis Arce, el líder de Comunidad Ciudadana (CC) cuestionó el diseño de los nuevos billetes, que, en su criterio, omiten el escudo nacional. “No es un azar, está planificado. Todos los billetes antiguos CON escudo, todos los billetes nuevos SIN escudo. Es un plan que viene de hace ya años. Objetivo: sustituir nuestros símbolos patrios”, escribió en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, todos los cortes nuevos de Bs 10, Bs 20, Bs 5, Bs 100 y Bs 200 tienen el emblema nacional, visto a través de rayos ultravioleta.

La semana pasada, Mesa y CC anunciaron un recurso constitucional contra la marca o logotipo del gobierno de Arce, que, en su opinión, sustituye el escudo nacional. El diseño que la administración gubernamental presentó como su emblema es una “chakana”, la cruz andina, con motivos de pueblos indígenas de todo el país.

A partir de esa denuncia, que el canciller Rogelio Mayta consideró una “falso debate”, Mesa hizo varias publicaciones para denunciar la supuesta sustitución de símbolos.

El sábado, el exmandatario, en cuya gestión presidencial (2003-2005) rediseñó los emblemas del Estado, escribió que el gobierno “pasito a pasito” está sustituyendo el escudo nacional. “Somos herederos, somos hijos, hemos sido nombrados, pertenecemos a un lugar y compartimos una comunidad”, escribió el exmandatario sobre la historia republicana del país, en la que destacó el valor de la bandera y el escudo.

Los nuevos billetes circulan en el país desde abril de 2018. En la explicación que entonces publicó el Banco Central de Bolivia (BCB), los objetivos del nuevo diseño eran: incluir en los billetes personajes e imágenes con representatividad nacional, regional y de género; además, consolidar el mayor uso de la moneda nacional, y mejorar las medidas de seguridad.

Los billetes de la nueva serie consignan símbolos patrios como la kantuta y el patujú, o próceres republicanos como Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Juan Azurduy de Padilla o la niña Genoveva Ríos, además de líderes indígenas históricos como Túpac Katari, Bartolina Sisa, Pedro Ignacio Muiba o José Santos Vargas, y edificios históricos y republicanos como la Casa de Moneda de Potosí o la Casa de la Libertad de Sucre.

Comparte y opina:

Ahora Carlos Mesa observa la ausencia del escudo nacional en los billetes nuevos

“No es un azar, está planificado. Todos los billetes antiguos CON escudo, todos los billetes nuevos SIN escudo. Es un plan que viene de hace ya años. Objetivo: sustituir nuestros símbolos patrios”.

/ 23 de febrero de 2021 / 00:29

En sistemáticas denuncias, el jefe de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, observó este lunes la ausencia del escudo nacional en los nuevos billetes. Desde que su organización presentó un recurso contra la marca del gobierno de Luis Arce, el exmandatario no cesa en sus denuncias.

“No es un azar, está planificado. Todos los billetes antiguos CON escudo, todos los billetes nuevos SIN escudo. Es un plan que viene de hace ya años. Objetivo: sustituir nuestros símbolos patrios”, escribió el dirigente político en su cuenta de Twitter, en la que comparó los billetes antiguo y nuevo de Bs 200.

Los nuevos billetes —de cortes de Bs 10, Bs 20, Bs 50, Bs 100 y Bs 200— circulan en el país desde abril de 2018. En la explicación que entonces publicó el Banco Central de Bolivia (BCB), los objetivos del nuevo diseño eran: incluir en los billetes personajes e imágenes con representatividad nacional, regional y de género; además, consolidar el mayor uso de la moneda nacional, y mejorar las medidas de seguridad.

Los billetes de la nueva serie consignan símbolos patrios como la kantuta y el patujú, o próceres republicanos como Simón Bolívar, Antonio José de Sucre, Juan Azurduy de Padilla o la niña Genoveva Ríos, además de líderes indígenas históricos como Túpac Katari, Bartolina Sisa, Pedro Ignacio Muiba o José Santos Vargas.

Desde hace una semana, Mesa y su organización política, la segunda contra representación legislativa, se encuentran en una sistemática denuncia contra la presunta intención del gobierno de Arce de “sustituir” el escudo nacional con la “chakana”, la cruz andina.

 La semana pasada, CC interpuso en un recurso constitucional contra la marca del Gobierno, una cruz andina con motivos indígenas del país, para supuestamente resguardar el emblema patrio.

Mesa publicó el sábado sus argumentos en su blog. “Somos herederos, somos hijos, hemos sido nombrados, pertenecemos a un lugar y compartimos una comunidad”, escribió el exmandatario sobre la historia republicana del país, en la que destacó el valor de la bandera y el escudo.

El canciller Rogelio Mayta consideró las denuncias de Mesa y CC como un “falso debate” y explicó que el gobierno de Arce no sustituye el escudo nacional con una emblema que solo representa a la administración gubernamental actual.

Comparte y opina:

Copa devela que la ‘sucesión constitucional’ del MAS fue amedrentada hasta renunciar

“Ha sido un golpe (de Estado) porque es el Comandante de las Fuerzas Armadas (William Kaliman) quien pide la renuncia del hermano Evo Morales”, dijo Eva Copa a La Razón Radio.

Eva Copa conversó vía Zoom con La Razón Radio, este viernes.

/ 19 de febrero de 2021 / 20:22

En noviembre de 2019, luego de la renuncia del entonces presidente Evo Morales, el gobierno en ciernes de Jeanine Áñez y sus seguidores amedrentaron, atacaron y obligaron a los legisladores de línea de sucesión constitucional a renunciar.

La develación corresponde a la expresidenta de la Cámara de Senadores y ahora candidata a la Alcaldía de El Alto Eva Copa, difundida este viernes en al ‘streaming’ La Razón Radio. “Adriana (Salvatierra) nos dijo que la estaban esperando con una citación de aprehensión en el aeropuerto y tuvo que irse a asilar a la Embajada de México, a (Rubén) Medinaceli le pusieron dinamita en su casa de Oruro, iban a hacer explotar si no renunciaba, y al hermano del diputado (Víctor) Borda lo agarraron y corretearon en la plaza (en Potosí)”, recordó.

Salvatierra era entonces presidenta de la Cámara de Senadores, la segunda en la línea de sucesión luego de la renuncia del entonces vicepresidente Álvaro García. Entretanto, Medinacelli era el primer vicepresidente de los senadores y Borda, presidente de la Cámara de Diputados.

¿Quiere decir que apuntaron a los cuadros de la sucesión constitucional? “Así es”, respondió Copa al periodista de La Razón, y contó que su objetivo era atacar a “personas más visibles en ambas cámaras”, “para que renuncien”.

Pero principalmente a quienes estaban en la línea de sucesión, retrucó La Razón. “Exacto, los dos presidentes de las cámaras y las dos vicepresidencias. Susana Rivero tuvo que escapar, estaba en la clandestinidad; también uno prevé su vida”, replicó la política alteña.

A otro que le quemaron la casa en Sucre fue al senador Omar Aguilar, complementó Copa.

El parágrafo 1 del artículo 169 de la Constitución Política del Estado (CPE) dispone que la línea de sucesión sigue con el Vicepresidente del Estado, el presidente de la Cámara de Senadores y, finalmente, el presidente de la Cámara de Diputados. “En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de 90 días”, señala la carta fundamental.

“La Constitución es clara, dice que la sucesión pasa por las presidencias de ambas cámaras; no dice las primeras vicepresidencias ni las segundas vicepresidencias”, afirmó Copa.

Entonces, el 12 de noviembre, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores, Jeanine Áñez, en sendas sesiones sin quorum ni presencia de la bancada mayoritaria del Movimiento Al Socialismo (MAS) se proclamó titular del Senado, primero, y presidenta del Estado después. “No hubo sesión, (Áñez) se ha autoproclamado”, recordó la exsenadora.

Copa, candidata a la Alcaldía de El Alto por la alianza Jallalla, rememoró ese episodio y afirmó que fueron blanco de amedrentamiento. “Todo pasó tan rápido, no había como llegar (a la Asamblea) debido a los bloqueos. Los que vivimos en La Paz tratamos de ingresar a jalones; había gases en las cuatro esquinas, empezamos a pelear para poder ingresar”, contó.

“No nos dejaron ingresar; los pititas se creían más que policías, nos pedían credenciales y nos hacían repetir de memoria nuestros números de carnet”, insistió Copa.

Puede seguir la entrevista con Eva Copa a partir de la hora con 22 minutos.

Al recordar los hechos, la exlegisladora señaló que se trató de un golpe de Estado. “Ha sido un golpe (de Estado) porque es el Comandante de las Fuerzas Armadas (William Kaliman) quien pide la renuncia del hermano Evo Morales y, lamentablemente, fuerzan la Constitución con un comunicado (del Tribunal Constitucional) que tiene que investigarse y sancionarse estos hechos tan nefastos”.

Ese día, el luego ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, esperó impaciente el comunicado del Tribunal Constitucional, según supo La Razón entonces. Hasta que llegó a sus manos en la tarde, documento que invocó Áñez para proclamarse mandataria transitoria.

Copa develó también que la intención del gobierno de Áñez fue errar la Asamblea Legislativa. “Después de que hubo ese vacío (de poder, dos días), no podíamos permitir que cierren la Asamblea, porque ése era el objetivo: cerrar la Asamblea Legislativa y tener todo el control. Ahí íbamos ser todos perseguidos y la libertad de expresión iba a acabar; no hubiera habido derechos humanos, como no hubo durante toda la gestión (de Áñez)”, dijo

Luego de unas semanas de tensión, Áñez y Copa, ella en calidad ahora de titular en ejercicio de la Asamblea Legislativa, tuvieron que encarar la convocatoria a nuevas elecciones, definidas inicialmente para mayo de 2020.

El acuerdo implicó una serie de cuestionamientos a la legisladora del MAS, a la que sindicaron de traicionar a su partido y al pueblo. Este viernes, Copa se defendió señalando que había gente que estaba “siendo secuestrada y torturada”, que había que actuar para frenar esos extremos.

“La única forma de salvar la democracia era yendo a una elección y que ellos (los del gobierno transitorio) no se queden mucho tiempo en el poder”, remató.

Comparte y opina: